INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6396 Artículos. - 100288 Comentarios.

¿Qué Dios? ¿Qué cristianismo? La necesidad de repensar la fe

La guerra de Ucrania, con todas las otras crisis enlazadas con ella, tanto causas como consecuencias, está dejando en segundo plano la discusión sobre cristianismo con o sin teísmo, incluso en la revista ADISTA, que sigo desde hace veinte años y que es patrocinadora de este evento.  Yo no podía negar a Santiago Villamayor dar publicidad este evento, al que me he inscrito y me uniré en lo que me permitan otros compromisos de ese día. AD.

Primer Congreso Internacional “MÁS ALLÁ DE LAS RELIGIONES”.

en la plataforma Zoom Webinar con traducción simultánea Acceso previa inscripción (15 €) en:  Gabrielli editori  [Efectuado el pago, ricibirás un correo con el enlace para acceder al Encuentro]

SÁBADO 2 ABRIL 2022, 10.00 – 13.00 y 15.30 – 18.30

  • Mañana: El sentido del creer enelparadigmaposteísta. Coordina: Claudia Fanti (Italia), colaboradora de Adista y del Manifiesto, experta en movimientos eclesiales y sociales en América Latina, autora de numerosos artículos y ensayos.
    • Ponentes: 

José Arregi (España), teólogo vasco, es profesor de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Deusto: Del Dios teísta al Dios misterio

Maurizio Busso (Italia) es profesor de Astrofísica Nuclear y Física Moderna en la Universidad de Perugia y asociado visitante desde hace mucho tiempo en el Instituto de Tecnología de California: Mirada de la ciencia a los nuevos paradigmas teológicos

    • Intervienen también: santiago villamayor – régine ringwald – gilberto squizzato – rita maglietta – enrico peyretti – alberto bosi
  • Tarde: Hacia un cristianismo posteísta. Coordina: Paolo Scquizzato (Italia), sacerdote, responsable de la Oficina para el Ecumenismo y el Diálogo de la Diócesis de Pinerolo, muy activo a nivel nacional en lo que se refiere a la formación espiritual y al redescubrimiento y cuidado del Silencio.
    • Ponentes:

Mary Judith Ress (Chile), teóloga ecofeminista, ex misionera católica laica de Maryknoll, nació en Estados Unidos pero vive en Chile desde 1991, donde contribuyó al nacimiento de la revista “Conspirando” sobre ecofeminismo, espiritualidad y teología: Recordamos quiénes somos: hijas e hijos de la Madre Tierra

José María Vigil (Panamá), presbítero claretiano español, es coordinador de la Comisión Teológica de la Asociación Ecuménica de Teólogos y Teólogas del Tercer Mundo: Subir de matrioska: deconstruir el teísmo y continuar el camino.

    • Intervienen también: emma martínez ocaña – paolo gamberini – paolo zambaldi – federico battistutta – franco barbero – domenico basile

22 comentarios

  • M. Luisa

    ¿Realmente a lo que nos lleva las preguntas  iniciales del presente artículo es a un replanteamiento de la naturaleza de Dios?  Si   el problema consistiera en esto, todo se   resolvería  tras  un nuevo planteamiento desde luego, pero sin movernos de la  perspectiva antropológica de la cual venimos.

    Es en esta perspectiva donde lo pendular del pensamiento ha gravitado por el lado racionalista y, por tanto, este  re-pensar  del enunciado más que un volver a pensar   lo que está reclamando  es el término  formal en el que recae todo pensamiento. Esto es  a lo que me referí en  mi anterior comentario, de que al no obrar por su cuenta la razón   haya de enfrentarse con la realidad, la cual es ella precisamente el término de su objeto. Desde esta perspectiva el conocimiento es estructural y no esquemático, como queriéndolo hacer  a nuestra medida.  Por lo que si el conocimiento    es entonces estructural,  la razón   es un momento de esa misma estructura,  aquel momento en el que la intelección se hace inquiridora, es decir, se hace exigente. Y en esta estamos…

  • Antonio Duato

    ¿Habéis asistido alguien a la sesión de la mañana de este Congreso? Yo, como dije en la entradilla, me inscribí y he asistido desde el principio al fin en la sesión de la mañana y espero hacerlo por la terde.

    Me dicen que ha habido 350 inscritos, principalmente de Italia, donde radica la Editorial Gabrielli, muy difundida engtre cristianos de frontera y promotora del encuentro. Pero ha habido también muchos de legua española y algún frances. Hay trdaucción simultánea italiano-español.

    Esta mañana el primer y principal ponente ha sido José Arregi, que es muy conocido en y estimado en Italia. Ha repetido los diez puntos expresados aquí en una entrada. No sé si por conocido y discutido ya no es lo que me ha llamado más la atención. Lo mismo que con la intervención más breve de Santiago Villamayor, que se ha presentado con su acostumbrada sencillez como miembro de la comunidad cristiana de Zaragoza y abuelo que cuida y disfruta con sus nietos. Siento más sintonía con él porque no pretende ser intelectual y sigue recurriendo a textosteístas de la biblia judía, sobre todo sapienciales. Arregi se esfuerza mucho en rechazar el caracter verdaderamente personal de Dios (“porque no me lo puedo imaginar como una persona distinta de mi”) e insiste en un no-dualismo que para mí contradice la experiencia humana de la alteridad. Pero no vamos a seguir discutiendo aquí.

    Me han gustado las intervenciones de científicos auténticos (un cosmólogo y un neurocientífico) que han insistido sobre todo en la humildad con que deben hablar los científicos concretos, sin apelar a la autoridad surema de “la ciencia” que está llena de dudas cada vez mayores y de mitos y metáforas para designar la realidad tan desconocida como siempre.

    Y esta es la pregunta que he hecho en chat, que no han llegado a contestar tal vez por enviarla demasiado tarde:

    “Y esta es mi pregunta al final de la mañana: ¿No puede el no-dualismo y la no-personalidad (que Dios no puede ser un verdadero TÚ para mí) reducir este sentido cristiano de la oración, dejando sólo la posibilidad de un “estado de consciencia” más bien ateo y budista? Mi pregunta está motivada por la referencia de Franco Barbero a la oración de Lenaers, que no quería entender a Dios, pero para quien Dios era el TU presente en su oración y silencio más profundos”.

  • Isidoro García

    Mi comentario anterior, tuvo un exceso de racionalismo y lo quiero matizar. El uso de la razón no es malo, más aún es algo que nos caracteriza como humanos.
        Pero el problema como todo es hacerlo bien. Decía Rafael Sánchez Ferlosio, que no hay ninguna necesidad de aprender a tocar las castañuelas, pero que si se pone uno a ello, hay que hacerlo bien.
        El uso de la razón para guiar nuestra vida, supone conocer las causas de todos los fenómenos, y sacar consecuencia de ello. Pero si por lo que sea, no se conoce muy bien la mecánica de un fenómeno, utilizar la racionalidad a ultranza, nos va a llevar al desastre. Por eso se dice que los sueños de la razón, producen monstruos.
        Y esto es lo que sucede con el análisis del comportamiento humano, que tradicionalmente se considera como un fenómeno consciente y voluntario, ignorando que la inmensa mayoría de los procesos mentales, son inconscientes e involuntarios.
        Entonces si analizamos el fenómeno de la religión sin tener en cuenta la poderosa existencia de la mente subconsciente, erramos el tiro, porque clarísimamente, ni sabemos si existe Dios, y menos aún, sabemos su hipotético comportamiento con nosotros, si es deísta o teísta: es una cuestión metodológicamente improcedente.
         Ahora bien, el fenómeno religioso existe, y siguiendo el principio básico de la psicología evolutiva, todos los fenómenos humanos, tienen una mejora significativa en la supervivencia de la especie, lo que se suele llamar el “fitness”.
         El problema de la cuestión planteada por Santiago Villamayor y sus compañeros, es que están intentando analizar el fenómeno religioso desde la Modernidad, cuando ya hace 50 años se inició poco a poco la Postmodernidad.
        La Modernidad, con la ciencia del s. XIX y XX, que tuvo muchas deficiencias, (como todo lo que se inicia), y especialmente en el tema del estudio científico de la mente y sus dinámicas.
            Ignorando prácticamente la existencia del iceberg sumergido de la mente subconsciente. (Cuando se dijo que solo utilizábamos el 10-15 % del cerebro, a lo que se referían en verdad, es a que el otro 85-90 %, no teníamos ni idea de como funcionaba).
         Pero a partir de 1970, (aprox.), ha ido cambiando todo mucho, aunque todavía hay muchos que no quieren enterarse.
         Para la Modernidad, la religión era un absurdo lógico, y no se le veía ningún futuro. Pero para la Postmodernidad, el fenómeno religioso, adquiere otro sentido, de tal forma que se empieza a considerar que los rezos, los rituales, los sacramentos, etc., muy posiblemente activen a unos programas latentes arquetípicos del inconsciente, y tengan efectos “milagrosos”, en el comportamiento humano y muchos fenómenos adyacentes.
         Por eso se dice que esos programas arquetípicos tienen carácter “psicoide”, o sea que tienen efectos en el cuerpo y hasta en la realidad, por ejemplo, el efecto placebo, o las “sincronicidades” de Jung, etc.
         La mente humana es cada vez mas compleja, y como decía Shakespeare, “hay más cosas en el Cielo y en la Tierra, Horacio, que todas las que pueda soñar tu filosofía”.
          Se comete un grave error en interpretar la maduración humana, como lograr la concienciación de toda actividad mental, ignorando lo inconsciente. La autorealización consiste en integrar ambos pensamientos, el racional voluntario y el inconsciente, a base del conocimiento de este último.
        Ya dije hace tiempo, que la Iglesia que va retrasada siempre en las batallas culturales, intentó con el Concilio Vaticano II, conciliarse con la Modernidad, justamente, cuando esta estaba al final de su recorrido, y estaba muriendo.
        Total, que acertó Pio X, en su condena antimodernista, (a pesar de que acertó equivocándose, como casi siempre en la Iglesia), porque con el Modernismo de principio del XX, que aún se mantiene en muchos todavía, su crítica de la Religión no tenía mucha sentido, por deficiencia de muchos conocimientos científicos.
     
        (Este pasado mes, el psiquiatra Francisco Traver, en su blog “Neurociencias y Neurocultura”, ha estado publicando una serie de posts, sobre la organización multimodular de la mente humana, que es una hipótesis muy moderna, en boga.
            Es decir, la mente estaría compuesta por módulos, independientes entre sí, (todos ellos inconscientes e involuntarios, y de naturaleza arquetípica –en la acepción de Jung), y que habrían evolucionado por separado para afrontar distintas tareas relacionadas con la preservación, reproducción y cooperación, en suma para la supervivencia.
           Este planteamiento divulgado por Francisco Traver, abre nuevas perspectivas para plantearse los temas que se plantean en el reciente artículo, ¿por qué creemos en Dios?…).
     

  • M. Luisa

    Vamos a ver Santiago,  el acto propio de la razón  no se activa independientemente    de su objeto   y en consecuencia    no es que la razón sola, como tú dices, no pueda dar todas las respuestas,    sino que en tal condición no puede dar ninguna. Otra cosa es que al no obrar por su cuenta la razón  tenga que enfrentarse con la realidad de la cual precisamente  es objeto suyo.

    ¿Acaso la imperfección humana  es algo dado que tú puedas afirmar  ya de entrada?   Únicamente si se confunde razón por entendimiento que es justo lo que a ti te sucede.

  • carmen

    Santiago. Es que esto de Dios va de pura intuición, de sentimiento, de reflexión…y de la educación recibida. Hay personas que están completamente identificadas con su religión, y no hablo solo del cristianismo, hay un montón más. Pero hay otras que cuando se hacen adultas y les gusta pensar en este tema, se pierden, claro que se pierden, como no nos vamos a perder? Acaso se puede saber que es Dios? Y mucha gente que conozco, abandona porque las religiones son muy cerradas, y es que tampoco pueden ser de otra forma. Una religión sabe usted perfectamente lo que es Dios, se te demanda la célebre Fe.

    Hay un artículo interesante hoy. A mí siempre me ha llamado la atención el interés que despierta lo que piensa La Ciencia y no le digo los Grandes de la Ciencia acerca de Dios. Como si ellos tuviesen LA respuesta . Es algo que nunca he entendido. De manera que si lLa Ciencia dice que Dios existe o determinado científicos o científica dice , opina, piensa , que Dios existe y es de esta manera u otra entonces podemos creer sin problemas? Por favor. Es que no lo he entendido nunca. Además de que dirán lo que crean oportuno que no tiene que coincidir con lo que piensan.

    Es que hay algo más que cinco sentidos. Es que somos una especie por descubrir. Es que en el fondo necesitamos creer en algo para no sentirnos solos. A lo mejor la cuestión está en tu selección, por lo que decides que merece la pena apostar.

    Lo que encuentro absurdo es la posición de yo tengo La Verdad. Nosotros tenemos La Verdad. Vosotros estáis en un error, tú estás en un error…    pero bueno, y eso por qué? Es posible que haya detrás de las religiones otros intereses que no estén  relacionados exactamente con Dios? Bueno, o delante.

    No sé si me explico.

    Buen día.

  • Santiago

    Pero el “deísmo” presenta innumerables incosistencias, tanto como el no-teísmo y el a-teísmo…porque pretenden sustituir la Revelación divina por la mera razón humana…pero ya hemos visto que la razón humana también presenta sus problemas por su escasa amplitud y por su limitación biológica dada la imperfección humana….La razón sola no da todas las respuestas existenciales ni mucho menos…Menos podemos “crear” nosotros a Dios y establecer sus límites…ya que el Ser es infinito por definición…

    No es coherente pensar que Dios ciertamente creó la complejidad del Universo y luego lo abandonó a su caótico destino…sin asumir ningún control sobre la vida, sin ejercer influencia sobre el fenómeno natural y sin expresarse en una Revelación sobrenatural…Por eso el “deísmo” comienza con lo sobrenatural y rápidamente lo abandona para aferrarse al naturalismo…Está claro que existe un constructo humano como base para todo lo que cae bajo el estricto dominio de la “razón pura”…Pero es que el deísmo adquiere tantas diversas formas, como existen diversas tendencias y opiniones..por eso no se puede hablar de un concepto claro cuando se habla de esta forma de pensamiento humano…porque el deísta puede apelar tanto al teísmo como al naturalismo, a la razón, al libertinaje moral…etc y obtienen de la Revelación el unitarismo, el amor y y la adoración a Dios…porque sin alguna pista de Revelación el deísmo jamás hubiera visto su comienzo

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • Isidoro García

    Redundando en mi comentario de ayer, el replanteamiento cognitivo de la naturaleza de Dios, necesariamente conlleva la necesidad de replantearse las religiones correspondientes.

    Un Dios teísta, providente y atento escucha de nuestra vida personal, inevitablemente nos conduce a un tipo de religión rogativa, peticional, y consolador de angustias. Si uno tiene un padre supermillonario, lo lógico es que lo usemos para nuestra utilidad personal, y más cuando tenemos una vida difícil e infeliz.

    Un Dios teísta, obligatoriamente infantiliza, y nos hace seguir el patrón conductual del mamífero: durante el periodo inicial de la vida, no hacemos más que chupar de la teta de la madre, y solicitar su protección.

    Pero eso con el Dios deísta, no-teísta, no funciona, y nos exigiría un nuevo replanteamiento de la religión. Y en nuestro caso eso repercute en la naturaleza del cristianismo.

    Con un Dios deísta, no-teísta, Jesús es un gran maestro humano, del tipo de Sócrates, o Espinoza, y no tiene ningún sentido, nominarse como “socratiano” o “espinoziano”, más que en un sentido cognitivo-cultural. No existen iglesias kantianas, ni siquiera gandhianas.

    Y de entrada, estrictamente hablando, en el caso del cristianismo, debería hablarse de jesuanismo, más que de cristianismo. “Cristo” es un concepto cósmico, y significa el elegido o nombrado, ¿pero por quién?.

    En el no-teísmo, no tiene sentido religión alguna, y menos organizaciones religiosas normativas y cultuales.

    A no ser que retomáramos una visión gnóstica y esotérica de la historia de la humanidad, e introdujéramos la presencia en ella de otros seres inteligentes, no divinos, también miembros de nuestro Universo, cuya intervención en la historia humana, pudiera habernos ocasionado, el mismo síndrome y confusión, que les sucedió a los aztecas, a la llegada de Hernán Cortés.

    Ellos estaban en un mundo cultural a punto de extinguirse, y no supieron reaccionar, más que tarde.

    Lo mismo pasa con el teísmo y las religiones normativas organizadas: son elementos de un mundo del pasado y ya no tienen ningún futuro más que en personas infantiles o infantilizadas culturalmente. Pueden ser muy brillantes, pero de un mundo pasado a extinguir, como los dinosaurios.

    Hoy no estamos tanto ante una era de cambios, como ante un cambio de era.

    A menos que exista / una nueva mentalidad / no puede existir una nueva estirpe, / la vieja se repite con contundente / monotonía: sin invención / nada yace bajo el olmo escocés. (William Carlos Williams).

     

  • M. Luisa

    De un agregado de elementos,  nunca  entre  ellos podrá surgir jamás la idea testimonial del no-teísmo. Considerar a la religión como un elemento de conllevancia es a mi modo de ver  el origen de haber cerrado las puertas a la espiritualidad que habría  de haber sido su  principal y radical misión. ¿Qué experiencia así puede tenerse    para plantearse las preguntas que de inicio abren el presente artículo? Si solo se trata de conllevar las adversidades, serán muchos  quienes con ello les será suficiente  ese teísmo personal. Para otros, en cambio,  este teísmo les hará las veces   como de un gran muro para descubrir (derribado por la experiencia) los propios retos que precisamente  la naturaleza humana  les exige.

  • Santiago

    No sólo son “bienaventurados los pobres”, sino toda la pléyade de seres humanos de buena voluntad que tratan de buscar lo que es verdad y lo que es honestidad…entre los cuáles seguramente estamos muchos de nosotros que tuvimos la gracia y el don de “venir a existir” en un planeta muy pequeño situado al borde de una de entre las más de las  mil millones de galaxias de que se compone nuestro Universo en que vivimos actualmente, ya que la aparición de la “vida racional” en el, se da contra toda probabilidad…

    Por eso Dios no es una mera idea subjetiva y fantástica creada por el ser humano para resolver sus problemas sino porque los fenómenos existenciales son objetivos e implican la realidad en la que nos movemos que se encuentran por encima de nuestro control. Por otro lado, si nosotros no somos sino sólo recipientes de un don como el de la vida que nos fue dada para que lleguemos al objeto final que es la felicidad suprema en Dios, es nuestra capacidad de relación con Dios lo que nos distingue del mundo irracional… Sin ésto perderíamos nuestra identidad humana…

    La Inteligencia Creadora no se limita a la creación de todo cuanto existe sino a la conservación de Su obra de manera que vemos  no solo la permanencia y el orden de las leyes naturales, sino tambien la regulación homeostática de nuestras propias “constante vitales ” sin nuestra intervención…Sería imposible el Cosmos y la vida en el, sin la presencia inmanente y providente de Dios….puesto que somos en realidad una “improbabilidad entre lo improbable”…y nuestro ser no puede seguir existiendo sin Alguien que lo mantiene en el…

    Es por eso que la existencia cósmica es el punto de partida de la Revelación “natural” divina a nosotros…Y así los atributos divinos invisibles se encuentran visibles en la Creación. Es esta expresa Inteligencia Creadora como primer pensamiento lo que creó e informó, y continúa informando constantemente al Universo y estos atributos son percibidos con claridad por el ser humano ya que los seres que han sido creados poseen una Causa suprema. No se trata del Dios onttológico, o intuitivo, o filosófico, sino que El es”EL QUE ES”, EL TRASCENDENTE.

    Os felicito por vuestros comentarios…..Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • carmen

    Y yo me quedo muerta.

    Pues bienaventurados los pobres porque de ellos es el reino de los cielos.

    Amén.

  • Isidoro Garcia

    Yo particularmente creo que el no-teísmo es un elemento poco apto para conllevar una religión, al estilo tradicional del que estamos todos acostumbrados, y por el contrario el teísmo, el pensar que hablamos con un Dios personal que nos oye y atiende nuestras peticiones, es el elemento central de la religión, en el sentido organizativo, ritual y normativo.

    Constituye un elemento atávico y propio de la naturaleza humana primitiva que todos tenemos.

    Y los intentos bienintencionados de reformular una religión basada en un principio de autenticidad con una imagen de Dios deísta, no-teísta, y mistérica están condenados al fracaso sociológico, pues no responden a las necesidades psicológicas intrínsecas de nuestra naturaleza.

    Y me venía la imagen de los caramelos de naranja, plátano o fresa. A todos de niños, (y de mayores), nos gustan esos caramelos, y los comemos con gusto. Pero ya de mayores sabemos que no tienen nada de naranja, ni plátano, ni fresa.

    Tienen un colorante y un saborizante químico industrial, que los hace muy atractivos para nuestro gusto, pero realmente no son caramelos de frutas, sino solo son con color o sabor a fruta.

    Cabría la idea de algún fabricante, de hacer caramelos auténticos con fruta, que serían mucho más sanos, pues en vez de ser una golosina, serían un alimento nutritivo.

    Serían un pelotazo, pues iría con el curso de los tiempos, pero desgraciadamente, no existen, porque no se pueden hacer. El sabor de los saborizantes artificiales, es mucho más potente y agradable, que el de la fruta natural, y si alguien lo duda, que de elegir a un niño, entre una naranja y un buen caramelo de naranja.

    Desgraciadamente, a veces lo auténtico no satisface lo mismo que el sucedáneo, y así el gran pelotazo futuro, será cuando genéticamente podamos cultivar fruta con el mismo sabor que esos saborizantes, tan ricos e intensos.

    (Que se conseguirá. O más aún, se fabricarán las frutas con impresoras 3D, con una masa nutritiva y saborizantes industriales tentadores).

    Esa es la realidad de las cosas y de la naturaleza humana.

    Entonces, claro que se podrá ser auténticos, y ser maduros, y dejar de comer caramelos y comer fruta. Pero eso es algo muy distinto, y tiene menos atractivo natural, lo que inevitablemente repercutirá en su popularidad.

    (Hay que hacer publicidad para fomenta el comer futa, pero de los caramelos no es necesario hacer publicidad).

    Las cosas son lo que son, y se adaptan a nuestras necesidades humanas, pero cuando queremos mejorarlas, y hacerlas más auténticas y perfectas, vamos variando una cosa aquí, otra allí, y acaban no siendo lo que eran.

    Cuando había coches de caballos, alguien pensó qué bueno sería tener un coche de caballos, sin caballos, que van por ahí cagándose y meando, y hay que darlos de comer y beber, aunque no se necesiten. Y se inventó el coche mecánico. Pero eso ya era una cosa totalmente distinta, era otra categoría.

    Como yo me enrollo mucho, aclaro que en este comentario, el caramelo, y el coche de caballos, son metáforas de la religión organizada tradicional, y la fruta y el coche mecánico lo son de la religiosidad o espiritualidad de la bondad y la belleza, de que habla Santiago Villamayor.

  • carmen

    Vaya dos Santiagos diferentes.

    Santiago, amigo de diálogos extraños donde cada uno de nosotros jugamos a no movernos. Mejor lo dejamos. A mí me gusta cuando usted habla sin nombrar para nada a ni la Biblia ni la iglesia. Pero no está el patio para bromicas.

    Cuídese mucho.

    Santiago Villamayor. Gracias a vosotros.

  • Santiago

    Es que nosotros no creamos, “per se”, nada de nada puesto que sólo  “creamos” con materia “pre-existente”…Entonces TODO lo recibimos “en principio” y “desde el principio”, porque empezamos a existir, y con la existencia recibimos la libertad que también fue “creada” ya que nosotros no podemos tampoco crearla.

    .Es en esta libertad que podemos trascender y llegar a un conocimiento superior a nuestra biología natural que no es capaz ni siquiera de pensar a Dios como el Ser Absoluto si no se nos hubiera concedido como don. No somos los dioses que creemos ser desde el engaño del mal en el jardín del Edén y por otro lado sólo podemos llegar a la santidad por la perfección de la caridad que es siempre compasiva.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • Santiago villamayor

    Gracias Antonio por la divulgación de este congreso internacional. Gracias también a todos los que escribís en estos comentarios, en un sentido o en otro. No nos mueve otra intención que ser corregidos y así se plantean nuestras consultas y así ahora este congreso.

    En unos países la religiosidad aumenta en formas muy variadas pero en nuestro mundo occidental las religiones están en franca decadencia. La convergencia entre el ateísmo y el teísmo comprometidos en la misma causa ecosocial es cada día mayor. Y allí se abre un espacio nuevo donde nuestras referencias clásicas quedan muy cuestionadas especialmente por las nuevas maneras de entender el conocimiento y la realidad. No llegaremos a saber qué significa creer y que significa Dios pero sí seguiremos las huellas de la bondad y de la belleza con unas u otras fórmulas.

    Hace ya un tiempo que le doy muchas vueltas a esta paradoja: “nosotros creamos al Dios que nos crea”, (entiéndase que no hay un Dios objetivo ni nosotros somos autosuficientes) y no sabemos por dónde empieza y por dónde acaba este círculo virtuoso pero sí podemos sentir que cuánto mejor recreamos a “Dios” mejor nos recrea. Acontece una creatividad que generamos y nos genera a la vez y hacia lo mejor. Es como un vórtice cada vez más hacia dentro y hacia afuera, cada vez más finalmente sentido, un movimiento cada vez más desinteresado y comprometido. Así vivido, el “después de “Dios”, puede entenderse como el permanente dejar a Dios por Dios, la libertad de creer y crear la referencia primera de nuestra vida. Con la más sincera y bella razón o sentir, como hicieron nuestros antepasados.
    Esta libertad acerca de “Dios” me parece que es un rasgo básico de eso indefinido que llamamos posteísmo y reinicio del cristianismo, como lo fue hace 50 años la teología de la liberación. Cuando cambiamos la santidad por la compasión y no sin sensaciones de traición al principio y fundamento de alabar a Dios y salvar el alma.
    No obstante otras y otros sabéis más que yo.
    Un abrazo Santi Villamayor

    • M. Luisa

      Aunque pienso que no todo converge entre el ateísmo y el teísmo,  sino solamente lo que de real les compete  a cada término, estoy muy de acuerdo con usted  señor Villamayor.    De ahí que se dé  cada vez mayor convergencia entre ambos conceptos, pues  el efecto convergente  viene dado no por ellos  sino por la realidad que tales conceptos envuelven.

      Gracias, un abrazo

    • Gonzalo Haya

       
      Santiago, comprendo y comparto tu actitud de búsqueda y tu rechazo de fórmulas “creadas” artificialmente por circunstancias de la cultura de cada época. En cuanto a la “era postreligiosa” reconoces que estamos hablando de la zona occidental, no de la mayoría de países de este mundo. Y yo añadiría que lo de post-religioso nos afecta más a los intelectuales pequeñoburgueses que a los empobrecidos; esos han sobrepasado hace tiempo las normas cristianas, pero han conservado una manera de religiosidad, con sus devociones. Una gitana me decía que ”todos semos hijos de Dios”. Creo que habría que distinguir entre religión, religiosidad, cristianismo y evangelio. Y la “buena noticia” del evangelio está dirigida especialmente a los empobrecidos. Pero estas reflexiones son propias de los que no tenemos necesidades urgentes que atender. Lo importante no son nuestras explicaciones (aunque las necesitamos y tienen influencia a largo plazo) sino nuestras acciones en justicia y fraternidad. Creo que el camino más eficaz sería centrarnos en el proyecto y el ejemplo de Jesús, que coincide en lo fundamental con el de diversas religiones o filosofías, aunque sus explicaciones parezcan diversas o incluso contradictorias. Un cordial abrazo.
       

  • carmen

    Pues en esas estamos muchos, acercándonos al místerio porque lo buscamos. No entendemos, pero buscamos.

    Otros tienen la suerte de haber encontrado La Verdad absoluta. Pues estupendo. Así es si así les parece.

    Ve? A esto me refiero cuando digo que a veces me sorprende. Si no nombra a la iglesia, los evangelios y demás, aunque se vuelva más oscuro hablando, se vuelve a la vez más razonable.

    Buen día, o lo que sea por allí. Por aquí estamos acostumbråndonos al cambio de horario. En todos los años que llevo sufriéndolo, aún no he entendido el porqué.

    En fin.

  • M. Luisa

    ¿Qué Dios y qué cristianismo? Son preguntas que nos hacen  ir críticamente de vuelta hacia el  fundamento,  bien porque el conocimiento resbaló sobre él  o bien porque se tuvo del conocimiento una idea equivocada. Son preguntas que surgen al hilo de la experiencia. No es que nos las debamos hacer por nuestra condición de adultos,   sino que es la propia experiencia la que nos exige  ir de nuevo al fundamento para probarlo en razón    y no solo contrastándolo mediante conceptos.

  • Santiago

    El Dios Misterio mismo es el Dios que se nos reveló, no sólo por una Inteligencia Creadora irrepetible sino por nuestra capacidad -aun limitada- de poder abrirnos a lo que se encuentra por encima de nosotros ya que sabemos que nosotros no somos “creadores” de nuestra realidad existencia.

    Es esa capacidad de buscar la Verdad absoluta que es connatural a todo ser humano la que nos acerca al Misterio porque nuestra “razón creada” busca y encuentra “la Razón Increada” sin salirnos del Misterio Absoluto que es la explicación de todo lo que existe.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

  • Carmen.

    Es que estoy convencida de que ese asunto de lo que llamamos Dios es absolutamente personal. O Cada cual se hará una imagen de él a su modo y manera. O está la posibilidad de adscribirse a una religión y creer lo que te digan que tienes que creer. Me parece genial todo. Lo que no puede ser es que te hagan sentir mal , o una materialista pura y dura, una persona sin ninguna dimensión espiritual, condenada a la insatisfacción personal profunda porque te sea imposible aceptar determinados modelos de algo que por pura definición no admite modelo alguno. Porque quién sabe lo que es Dios?

    A eso me refiero cuando digo que pueden ayudar a mucha gente. Y también a que la palabra Dios no suene a cosa del pasado, de personas retrógradas sin capacidad crítica ninguna. Porque es una injusticia tan tan grande y un error tan enorme que hay que buscar una salida a esta situación.

    Porque está muy bien eso de volver al evangelio del principio del principio. Pero que se explique bien. Que no te sientas mal por no poder creer una serie de cosas preciosas pero que sientes irreales. Que no van contigo. Porque entonces la figura del Maestro, como lo llamáis algunos, se ve como Dios y, los Dioses al Olimpo. Su valor como persona humana decae porue, como es Dios… así cualquiera. Además de que estoy con Salvador Santos. Jesús iba de otra cosa.

    Y este planteamiento que estoy haciendo es el de una persona atea, que no le interesa Dios, materialista, hedonista, capitalista…? No ven que esto ya no es sostenible?  Estamos en época de cambios profundos, está clarísimo desde hace años, y ahora, o sea, en lo que llevamos del año 2022 no puede ser más obvio. Es el momento de abordar un cambio de paradigma sobre Dios que pueda reconciliar al ser humano con esa idea.  A mí juicio es de justicia.

    Pero claro, lo tendrán que hacer los que estén preparados para ello. Las personas de a pie únicamente podemos decir; es que eso no es lo que es. Hay otro movimiento que dice otras cosas.

    Y eso es lo que intentó hacer cada vez que puedo. Me hacen caso? Pues el mismo que ustedes. Me miran como el gusano de la película de Disney Alicia en el país de las maravillas y me preguntan : y quien eres tuuuuuuu?

    Así que he decidido atravesar otra vez el espejo.

     

  • Gonzalo Haya

    El título general de este Encuentro presenta dos preguntas que todo adulto cristiano debe hacerse: “Qué Dios y qué cristianismo?”. La organización lo presenta como “Primer Encuentro Internacional más allá de las religiones”; supone por tanto que el mundo, o por lo menos los ponentes, van más allá de las religiones. ¿Quiénes? ¿ los musulmanes respecto al islamismo? ¿los hindúes? ¿los cristianos de América del Sur? ¿Qué se entiende por religiones?

    Los títulos de las sesiones de mañana y tarde se centran en el paradigma posteísta, y me resultan ambiguos, o incluso equívocos. Está muy por aclarar qué se entiende por posteísmo. Arregi plantea el paso del Dios teísta al Dios misterio. En cuanto al Dios misterio, estamos totalmente de acuerdo desde hace muchos siglos. En cuanto a superar al Dios teísta queda mucho por precisar. ¿Suprime la creación, la Providencia, o la independencia de Dios respecto al mundo material? De los no teístas que he leído, unos suprimen esto, otros suprimen aquello; si lo suprimen todo ¿qué queda? ¿en qué se diferencia ese Dios no Theos del mero materialismo? ¿Una palabra abstracta sin contenido concreto? Ya he dicho en alguna ocasión que prefiero el planteamiento del panenteísmo, que aquí ha defendido Leandro Sequeiros: también depura la idea de Dios, y la enmarca mejor como un conjunto que engloba al universo como un subconjunto.

    Totalmente de acuerdo en “deconstruir el teísmo” para reconstruir un Dios misterio, del que sin embargo podemos tener experiencias espirituales o éticas, y algunas ideas o imágenes aplicadas “analógicamente”, por símbolos que orientan pero no definen (no ponen límites conceptuales y excluyentes).

    Creo, como dice Carmen, que este encuentro ayudará a muchos para descargar la idea de Dios de tanta rémora acumulada durante cuarenta o cincuenta siglos; pero no me siento con energía suficiente para escuchar todas las conferencias, prefiero leer sus escritos. Algunos dejarán entre paréntesis el término “Dios” y lo sustituirán por el de Causa originara o Fundamento de todo lo material o inmaterial, Vida, Conciencia universal, o simplemente Misterio; lo importante es qué relación mantenemos con ese Misterio.

     

  • carmen

    Madre mía, Santiago. Esa sí que es otra guerra mundial. Os deseo mucha suerte. Personalmente me va mejor desde que en mi cabeza he disociado totalmente el concepto de iglesia con mi idea de Dios. La mía, que coincide básicamente con la vuestra. La iglesia es para mí una organización digna de estudio, me gusta saber cosas sobre ella. Ha sido determinante en nuestra cultura occidental. Y soy Europea y de sentimiento profundo occidental, no tengo solución. Por mucho que lea u oiga decir todos los fallos enormes que hemos tenido, siempre pienso en los aciertos para contrarrestar.

    Ahora, Jesús de Nazaret para mí ni es Dios ni fundó ninguna iglesia. Lo tengo ya meridianamente claro. Mi trabajo me ha costado. Muchos textos leídos a lo largo de mi última década vivida. Muchas horas de reflexión desde que me recuerdo capaz de razonar. Creo que estáis en la línea adecuada. Creo que Europa al menos, va por ahí. Podéis hacer muchísimo bien a muchas personas si le abrís un camino que conduzca a poder creer en algo más allá de lo que podemos ver en estos tiempos tan extraños y difíciles que nos están tocando vivir. Porque estoy convencida de que la dimensión espiritual o como se le quiera llamar de las personas, sigue siendo tan necesaria como lo ha sido siempre. Otra cosa es que se presente ante nosotros un Dios que ya es imposible aceptar.

    En fin.

    Mucha suerte.

    Sois unos valientes.

Responder a Isidoro García Cancelar comentario