INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6393 Artículos. - 100231 Comentarios.

El programa de Jesús (2)

II.- UNA SOCIEDAD DE FELICES

        Como puede apreciarse a simple vista, todas las proposiciones presentadas en el texto se abren de igual modo: “Felices” o “Dichosos”. Aluden de ese modo a los sujetos que disfrutan de las situaciones expuestas en la segunda parte de cada una de dichas proposiciones.

4,25 “Lo siguieron grandes multitudes procedentes de Galilea, Decápolis,  Jerusalén, Judea y Transjordania.

5,1 Al ver Jesús las multitudes subió al monte, se sentó y se le acercaron sus discípulos. 2 Él tomó la palabra y se puso a enseñarles así:

3 Dichosos los que eligen ser pobres,
porque esos tienen a Dios por rey.

4 Dichosos los que sufren,
porque esos van a recibir el consuelo.

5 Dichosos los sometidos,
porque esos van a heredar la tierra.

6 Dichosos los que tienen hambre y sed de esa justicia,
porque esos van a ser saciados.

7 Dichosos los que prestan ayuda,
porque esos van a recibir ayuda.

8 Dichosos los limpios de corazón,
porque esos van a ver a Dios.

9 Dichosos los que trabajan por la paz,
porque a esos los va a llamar Dios hijos suyos.

10 Dichosos los que viven perseguidos por su fidelidad,
porque esos tienen a Dios por rey.

11 Dichosos vosotros cuando os insulten, os persigan y os calumnien de cualquier modo por causa mía. 12 Estad alegres y contentos que grande es la recompensa que Dios os da; porque lo mismo persiguieron a los profetas que os han precedido”

 

1. “Aquí y ahora” es más que “allá y después”

        Como puede apreciarse a simple vista, todas las proposiciones presentadas en el texto se abren de igual modo: “Felices” o “Dichosos”. Aluden así a los sujetos expuestos en la segunda parte de cada una de dichas proposiciones. Este idéntico arranque asegurando felicidad, junto al hecho de que no vaya unido a los sujetos mediante verbo en ninguno de las proposiciones, le da a la aseveración “Dichosos” un énfasis especial y un carácter fuertemente actual. El texto habla de un colectivo de individuos que disfrutan ya, en el presente, de la felicidad que tanto ansiaban y parecía imposible conseguir.

        La traducción tradicional de ese comienzo: “bienaventurados” contiene rasgos beatíficos que desentonan fuertemente con el resto de expresiones contenidas en el texto. El desencaje se advierte en su contradicción: En vez de alegrar, decepciona; defrauda las aspiraciones más humanas y castiga con el conformismo. Fuera de toda lógica, aleja la garantía de felicidad del presente para desterrarla más allá de la muerte. Tal interpretación se descarta por sí misma porque falsea el sentido del relato, confunde y resulta descorazonadora para unos destinatarios a quienes condena de por vida a la resignación.

2. Enseñar para escuchar y aprender

        Antes de entrar a escudriñar el significado de cada una de las proposiciones, importa conocer y comprender su relación con la breve fórmula introductoria, redactada cuidadosamente por el autor del evangelio. No se trata de un discurso ni de una arenga; tampoco del dictado de unas leyes o la exposición de una doctrina. El Galileo, afirma con concisión el texto, se dispuso sencillamente a E N S E Ñ A R:

“Él tomó la palabra y se puso a ENSEÑARLES así” (v.2).

        Una vez completada la escenografía, con los actores en sus lugares correspondientes, Jesús asume todo el protagonismo. Él habla, el resto de los personajes, discípulos y multitud, prestan atención a lo que él les va a transmitir. Su contenido es pedagógico: “enseñarles”, lo que supone:

  • por parte del Galileo: exposición y explicación de una novedad.
  • por la de sus oyentes: escucha, esfuerzo para comprender tal novedad y libertad para aceptarla o rechazarla.

        Reducir la escena y el relato a ética y estética es cosa de películas.

 

3. Primero es lo primero: “Elegir”

        La primera de las proposiciones presenta unas características especiales:

“Dichosos los que eligen ser pobres,
Porque esos tienen a Dios por rey” (v.3).

        El sujeto plural “los pobres” hace referencia a personas de una categoría social caracterizada por su dependencia e incapacidad de subsistir por sus propios medios. Son pobres aquellas personas que carecen hasta de futuro. El pobre (πτωχός) es el abatido, el arrugado en contraposición al rico (πλούσιος), que suele presentarse estirado, planchado, como diciendo: “Aquí estoy yo”. En el gran tablero global humano, pobres y ricos ocupan los extremos. No puede haber más distancia entre unos y otros. Sin embargo, existe una estrecha y directa conexión entre riqueza y pobreza, un vínculo aborrecible. Cuanta más acumulación logran los ricos, mayor extensión de la pobreza. La concentración de la riqueza aumenta el conjunto de los pobres. Los pobres proceden de la riqueza obtenida de ellos por los poseedores del capital.

 

4. Alquimia entre ricos y pobres

        Ricos y pobres se distinguen por sus opuestas formas de actuar. El rico se hace notar; el pobre trata de que no se le note. Mientras el rico actúa sin vergüenza, el pobre se avergüenza al actuar. Uno ríe y el otro vive apenado. El rico pasa la vida derrochando; el pobre, en una estrechez que la constriñe hasta no merecer el nombre de vida. Uno presume de dinero; el otro se achica por no tenerlo. El rico va de sobrado; el pobre ni siquiera va. Solo se da una coincidencia entre ricos y pobres: los ricos quieren ser ricos y los pobres, en su mayoría, también. La riqueza es una opción a la que se apunta una generalidad de personas; la pobreza, resulta consecuencia derivada de esa opción. Una vez alcanzado el espacio propio del capital se participa en el poder que humilla a los pobres. Y estos, a pesar de padecer esa ignominia, suelen envidiar a quienes les degradan. El capital actúa con una perversidad sin límites. Llega tan lejos en la deformación de la mente humana, que incluso sus víctimas, los pobres, se identifican con su canallesca praxis y llegan a desear con ansia transformarse en verdugos.

5. Importancia del “dativo de relación” o “¡Sonría! Dios lo ama”

        Pero el conocido texto de Mateo no habla aquí de “pobres” que han caído hasta ese mínimo nivel a consecuencia del enriquecimiento y la acumulación de otros. Asociado a ese término (πτωχός: ‘pobre’) el evangelista añade un sustantivo (πνεῦμα: ‘viento’, ‘aliento’, ‘soplo’, ‘espíritu’) escrito en dativo (τῷ πνεύματι). Se trata de un caso llamado técnicamente: ‘dativo de relación’, porque expresa la relación entre dos elementos de la oración. De manera que no se trata específicamente de quienes sufren el padecimiento de la pobreza. El texto, pues, no bendice a quienes se hallan en una situación de miseria y falta de independencia, algo completamente ajeno al pensamiento y la praxis de Jesús. En tales condiciones resulta imposible ser feliz. La felicidad se consigue una vez salidos del abatimiento y la humillación… ¡con la sonrisa en el rostro!

 

6. ¿Yo…, “pobre”? – ¡No insulte, por favor!

        La traducción más extendida, por la que se conoce esta primera proposición del Programa de Altura del Galileo es: “Bienaventurados los pobres de espíritu”. Con ese enunciado, la felicidad parece trasladarse fuera de la historia y el vocablo ‘pobre’ disimularse por endulzamiento. Aunque decir “pobres de espíritu” más bien suena insultante; parece querer identificar a personas cortas de inteligencia. Se diría que ser feliz es una promesa a largo plazo para apocados y pusilánimes. Ahora bien, además de los términos confusos que emplea esa traducción, ¡ha omitido del texto original un elemento de importancia!: El artículo determinado que acompaña al dativo (τῷ πνεύματι). Es decir, siguiendo esa línea equivocada de traducción, esas versiones deberían escribir: “Bienaventurados los pobres DEL espíritu”. Pero… ¿de cuál espíritu? ¿Cómo entender ese enunciado?

 

7. Para comprender mejor el intríngulis

        La antropología reinante en el entorno de Jesús contemplaba al ser humano desde dos perspectivas:

  1. Una, centrada en cómo es ese ser humano;
  2. la otra, ceñida a su comportamiento.

        Respecto a la primera (a), se estima que su manera de ser: su sinceridad, su calma, sus costumbres y hábitos, su moderación, sus sentimientos, su cercanía o distanciamiento… se alojan en su corazón (καρδíα).

        En cuanto a la segunda (b), su energía y vitalidad, su vigor, su empuje, sus decisiones radican en su aliento vital o espíritu (πνεῦμα).

        Así pues, el dativo de relación τῷ πνεύματι (“el espíritu”) enlazado a los sujetos denominados por su condición social “los pobres” (οἱ πτωχοὶ) determina que se habla de pobres por elección. Se trata aquí de personas que voluntariamente, en contra de la corriente seguida por la mayoría de las personas, han desistido de ser ricos. La traducción más aproximada al texto original es:

“Dichosos los que eligen ser pobres”.

        El problema surge cuando esa rotunda afirmación se entiende disociada del segundo elemento de la proposición. Considerarla en forma aislada y absoluta conduce al absurdo de entender que la indigencia, la debilidad, el desmayo, la sumisión… son factores de felicidad. Resulta una evidencia que la alegría no se consigue por el hecho de ser pobre, sino por dejar de serlo. Cuando Jesús propuso que se le juzgara por su praxis, dejó a las claras que su Proyecto daba solución a penurias, incapacidades y carencias:

“Id a contarle a Juan lo que estáis viendo y oyendo:

– Ciegos ven y cojos andan, leprosos quedan limpios y sordos oyen, muertos resucitan y pobres reciben la buena noticia” (Mt 11,4b-5).

        La lógica es aplastante; la concomitancia despeja dudas: ciegos ven, cojos andan, leprosos quedan limpios, sordos oyen, muertos resucitan y pobres… ¡¡¡…DEJAN DE SERLO!!! Que pobres salgan por fin de la miseria y la dependencia forma parte esencial del contenido de la Buena Noticia (Evangelio).

 

8. La Soberanía que no se arruga ante la riqueza

        La razón que les proporciona la dicha se expone en el segundo elemento de la proposición:

“porque esos tienen a Dios por rey”.

        Al rechazo del caudillaje absoluto del capital, le acompaña el reconocimiento y la aceptación de una nueva soberanía que el texto original de Mateo la describe con la fórmula: ἡ βασιλεία τὠν οὐρανῶν (literalmente: “el reinado de los cielos”). El termino griego (οὐρανός) escrito en plural y con artículo sustituye el nombre de Dios; así se hacía habitualmente en la literatura rabínica. Se trata del “reinado de Dios”, el ejercicio de su soberanía llevada a cabo por aquellos que han renunciado al reinado de su oponente: el dinero y se han decidido por la sociedad alternativa caracterizada por la libertad, la justicia y la igualdad, unas condiciones indispensables para hacer posible la felicidad anhelada por el ser humano. Un pronombre en plural: “ESOS” se repite en todas las proposiciones, determinando con precisión a los sujetos: Son exclusivamente quienes toman la iniciativa y se comprometen a aceptar dicho reinado.

        La renuncia a la riqueza no supone la aceptación de la penuria y la dependencia. En la sociedad alternativa anunciada por la Buena Noticia no tienen cabida la miseria ni la sumisión que arrugan e invaden de tristeza.

        Tras esa razón: “porque esos tienen a Dios por rey” hay años de reflexión y sólido convencimiento de aquel hombre de Nazaret. La primera Ley constitucional de Israel establecía el reconocimiento de Yahvé como único soberano. La historia demostró que dicha Ley quedó en papel mojado y fue la riqueza la que el pueblo adoró en la práctica diaria, mientras a Yahvé se le enclaustró en la creencia religiosa y entre los muros del templo. Los profetas se desgañitaron denunciando el fraude y la traición:

“¿Qué me importa el número de vuestros sacrificios? -dice el Señor-. Estoy harto de holocaustos de carnero, de grasa de cebones, la sangre de novillos, corderos y machos cabríos no me agrada. ¿Por qué entráis a visitarme? ¿Quién pide algo de vuestras manos cuando pisáis mis atrios? No me traigáis más dones vacíos, más incienso execrable. Novillos, sábados, asambleas, no los aguanto. Vuestras solemnidades y fiestas las detesto; se me han vuelto una carga que no soporto más. Cuando extendéis las manos cierro los ojos; aunque multipliquéis las plegarias no os escucharé. Vuestras manos están llenas de sangre. Lavaos, purificaos, apartad de mi vista vuestras malas acciones. Cesad de obrar mal, aprended a obrar bien; buscad el derecho, enderezad al oprimido; defended al huérfano, proteged a la viuda. Entonces venid y litigaremos -dice el Señor-.” (Is 1, 10-17).

 

9. Repetimos: “Él tomó la palabra y se puso a enseñarles así”

        Jesús supo interpretar a la perfección el sentido de la primera ley del Decálogo. La aceptación de Dios como único rey exige la renuncia total al dios de pacotilla, el capital. Tuvo la certeza de que, aunque los profetas vociferaron hasta quedar afónicos, sus quejas y reivindicaciones cayeron en saco roto. Se dio cuenta de que el movimiento masivo del Bautista en pro de la justicia fue frustrado a las primeras de cambio. Prescindió, por tanto, de arengas para atraer a las masas. Lo suyo no fue un movimiento. Él optó por constituir una célula alternativa con personas comprometidas a abandonar al dios dinero y decididas a aceptar por entero la soberanía que daba origen a la fraternidad y el desarrollo humano. No se trataba de utilizar el dinero para hacer obras de caridad o aportarlo a objetivos benéficos, sino del abandono absoluto de la riqueza.

 

10. La Religión desvirtuando el Evangelio

        La dicha que Jesús asegura en esta primera proposición está lejos de ser una promesa para el otro mundo. Se trata de una garantía de cumplimiento en la historia para quienes se han comprometido en el inicio y la andadura de su utopía: un modelo de sociedad que vive la alegría de la fraternidad tras haber rechazado el dominio del capital. La sociedad alternativa, edificada con la hermandad y mantenida con el amor y la lealtad, ha hecho posible erradicar la obligada servidumbre a que somete el yugo del dinero. El Galileo asegura que sus integrantes serán dichosos de inmediato. No habla de futuros: de una felicidad a alcanzar en el más allá. El esfuerzo histórico de la religión por presentar su afirmación desenraizada del presente no hace sino querer enmendarle la plana al Maestro, cuya enseñanza fue presentada al detalle y con inteligencia por Mateo. Conviene no perder de vista este dato: El único verbo que encontramos en esta primera proposición ¡ESTÁ EN PRESENTE!:

“Dichosos los que eligen ser pobres,
Porque esos TIENEN a Dios por rey”.

        La dicha que Jesús asegura en esta primera proposición está lejos de ser una promesa para el otro mundo. Se trata de una La proposición anuncia el acabamiento de la dependencia del dios dinero. Quienes eligen ser pobres, son aquellos que en lugar de optar por tener han elegido compartir. Y no pasan hambre, disponen de alimento en abundancia:

“Comieron todos hasta saciarse y recogieron de trozos doce cestos llenos, también de los peces” (Mc 6,42-43).

        Todo lo poseen multiplicado:

“Os lo aseguro: No hay ninguno que deje casa, hermanos o hermanas, madre o padre, hijos o campos por causa mía y por causa de la Buena Noticia, que no reciba cien veces más: AHORA, EN ESTE TIEMPO…” (Mc 10. 29-30).

        Esta primera proposición dará sentido a todas las demás.

39 comentarios

  • carmen

    Sigo pensando. No hay nada como hacer cosas en casa para.pensar.

    En realidad, lo que perviven son las ideas, no las personas. Creo que es un error enorme el culto a la personalidad, porque entonces todo lo que dice, hace, piensa, expresa esa persona venerada tenemos la tendencia a verlo justo y necesario. Y no es por nada, pero una teoría o idea brillante, o un cuadro magnífico, o un edificio de esos alucinantes o una novela que te deja atónita o una película que te hace volar, o un poema maravilloso o… Es suficiente para sacralizar a alguien? Creo que no. Y por ahí andan las biografías.

    Quiero decir que porque defienda una posición no hay que encerrarse en ella y citar al autor como si fuese el evangelio, pues no sé yo eso… además con esto de Salvador y sus exégesis te das cuenta de que ni el evangelio.

    Ahora con esto de la Guerra en Europa me asombra un montonazo el ver que volvemos a manejar conceptos que causaron auténticas tragedias a nivel mundial. Pero lo grande es que siguen causandolas. Y no lo entiendo. No logro entender, también es cierto que no soy muy lista y me cuesta entender las cosas, soy lenta. Muy lenta.

    No sé.

    Creo que lo que Jesús quiso decir con esto del dinero y tal. Lo dijo clarísimo. Al cesar, dáselo al César, yo voy por otro lado. Porque como os atrape el afán de posesión, lo tenéis claro. Menudo talón de Aquiles. Como bobos os engañan. Y al final, qué? Si pierdes tu alma, qué? Porque no todo vale .

    Eso en cuanto al dinero. Y en cuanto al Poder. Uf, es que me encanta su postura

    Y eso creo que era lo que pensaba respecto del dinero, que no es el número de monedas que tienes, es el afán de tener un número infinito más una.

    No son felices los pobres por el hecho de serlo. Por favor. Solamente hay que mirar las colas del hambre, por favor. No es eso. En absoluto. Lo que habrá que hacer es luchar contra el sufrimiento, contra la pobreza

    Y vuelvo al principio. Hay una gran idea, un gran modelo que sirva a día de hoy para solucionar la pobreza? No lo creo, porque primero hay que cambiar las cabezas de todos, por eso Jesús decía, id por ahí, contad que la manera de acabar con el sufrimiento no es acumular riqueza, hay otro camino y tendrá suerte aquel que lo descubra.

    Pero claro, mi Jesús es imaginario y…

  • carmen

    Antonio.

    Me faltan días para cumplir 69 años. Ya es imposible educarme. Lo que escribí fue una bromica que por lo visto no te hizo gracia. Además, pensaba como pensé la otra vez que solamente lo ibas a leer tú cuando revisases esa bandera que dices que hay con los comentarios rechazados. Pero no.

    No acabo de entender. Quieres que no escriba? Estoy haciendo esfuerzos para no molestar a nadie, no me meto en temas delicados de esos de iglesia, me dirijo a personas que creo que me tienen un cierto grado de simpatía, aunque a veces me equivoque.

    Qué quieres que haga? Que no escriba? Pues no lo hago. Pero no entiendo eso de siempre igual. Si piensas que no doy la talla, que digo sancedes y demás, dímelo y callaré. Pero dímelo.

  • carmen

    De verdad, Antonio.

    De verdad… Uf.

    Siempre idem?

    De verdad, uf.

  • carmen

    Pues esta vez no he dicho nada incompatible con el blog. Creo.

    • Equipo Atrio

      ¿Y no se te ha ocurrido pensar, Carmen, que tal vez habías cometido algún error tú en vez de achacar al moderador que no se publicara tu comentario abierto a todos? Tú lo tenía ahi y ahora está a todos. Ha añadido un punto a tu nombre “carmen”. Para el sistema eso significaba que eras una escribía por primera vez y reclamaba la atención del moderador, que a las 10 menos veinte de la noche ya no estaba en ello… ¡Semper idem!

  • carmen.

    Es que los recuerdos son muy selectivos. Y por lo que dicen los psiquiatras y psicólogos y estudios de la mente humana, los modificamos.

    Creo que es cierto. Hay cosas que sencillamente no quiero recordar y si me asaltan los rechazo. No quiero dedicarles un momento de mi vida consciente. El subconsciente no lo puedo controlar. Y después hay otras cosas que me encanta recordar, lo que no sé es si son como sucedieron o como dicen han pasado ese filtro que añade y suprime  escenas que creo haber vivido. Es todo muy extraño, a veces comentando con amigos o con familia algo que sucedió y cada cual lo recuerda de manera diferente. Y es que nuestra cabeza es muy compleja.

    Lo cierto es que no quisiera que nadie que durante un tiempo de su vida no me haya , digamos visto con buenos ojos, me recordase. Me gustaría que todo aquel que me dedique un pensamiento en el fondo de su alma dibuje algo parecido a una sonrisa. Quizás por eso la vida eterna me trae sin cuidado. Con que me recuerden aquellos que me amaron, que diría Juan Ramón Jiménez, tengo suficiente. Porque como sigue diciendo en su poema el adiós definitivo, el pueblo se hará nuevo cada año. Y ya no estaré. No me produce la más mínima inquietud. Nunca he entendido mucho ese afán que tienen determinadas personas por pasar a la historia. A lo mejor creen que por ello no mueren. No sé, no llego a comprender.

    Y me gusta ir a hacer una visita a mis padres, a mí hermana, a algún amigo al lugar donde están enterrados. Porque es como dedicarles un recuerdo. No sé. También es cierto que tiene que pasar tiempo, bastante, para que me decida a ir. La primera vez es duro, pero luego todo se calma.

    Mis hijos saben que quiero descansar en la Alberca. Me gusta. Y como se les ocurra incinerarme me pienso aparecer por la noche. No . Me gusta dar verde a los pinos. Si fuese vikinga… pero no lo soy. Polvo al polvo…

    Quiero decir que para mí no acaba todo en el sepulcro, acabará cuando la última persona que me haya conocido y me haya querido en mayor o menor medida, desaparezca.

    No sé si es esto muy normal o no. Pero es que la vida eterna no me atrae en absoluto. Me asusta. Para siempre es mucho tiempo.

    Fin.

  • oscar varela

    Ok Salvador!
    Hoy ya es domingo por la mañana en Buenos Aires.
     
    La “DICHA” en el “Aquí y Ahora”
    Te leo en tu reciente:
    “Decía un amigo que ya murió …”
     
    Reflexiono y te digo:
    1- … que “de eso se trata”:
    de RE-CORDAR (dices lo que él decía)
     
    2- Guste o no
    – Para bien o para mal
    – Más o menos
    seremos ‘RE-CORDADOS’
     
    3- Ese es nuestro MÁS-ALLÁ;
    el ‘PRO-GRAMA’ (VOCACIÓN)
    que cada cual no podrá soslayar
    – Guste o no
    – Para bien o para mal
    – Más o menos
     
    4- Ese es nuestro MÁS-ALLÁ
    configura nuestro “Aquí y Ahora”
    Los hijos, los nietos ‘configuran’ a padres y abuelos.
    ……………………………………………………
     

    LEGADO
    (de una amiga: Marta Ruffini)
     
    Él, absorto y triste,
    de gesto duro y áspero
    forjó con amor y sin palabras
    cuanto me ha sido dado.
     
    Él, casi un desconocido
    en la entrañable galería del tiempo.
    Dueño de mil secretos,
    de la lucha sin pausa.
    Propietario de deudas y de sueños.
     
    Campesino y carrero,
    compañero del viento.
    Inmigrante cavando su destino
    y andando sin ver cielo,
    desgranó sus auroras sin descanso
    el abuelo Nazareno.
    Quisiera rescatarlo en el retrato
    que nos unió en mi infancia
    para saber del hombre,
    del cotidiano pecho
    opuesto al devenir y a su misterio.
    Oyendo el llamado de la tierra
    y entre trinos, brindándole la siega.
     
    Distancia y desarraigo.
    Una patria perdida y otra patria
    y por delante, sólo fe,
    renovado vigor, fuerza y constancia.
     
    Ahora sé que concretó la empresa
    definitiva y simple de fundar una familia.
    Él fue el punto inicial en este suelo
    y el fruto de esperanzas y de soles
    de generosa entrega
    constituye un legado
    eterno, real, incalculable,
    liberado de gravámenes y ajustes.
     
    Porque el legado se nutre
    con el amanecer de cada día
    seguiré buscando el horizonte
    como él lo hizo, sin demorar partidas.
     
    Él era sólo un hombre en la tormenta.
    Hoy su mirada habita mi recuerdo.
    Sé que lo llevo para siempre
    con las cosas que quiero.
    …………………………………..

    • mª pilar

      Gracias Oscar:

      ¡¡¡Hermoso!!!

      Un abrazo.

    • salvador santos

      Hola Oscar

      Leído al detalle.

      También: LEGADO, de Marta Ruffini.

      Pienso que re-COR-dar

      tiene más de COR-azón

      que de memoria.

      La memoria sirve para olvidar.

      Un abrazo

       

      • oscar varela

        Hola Salvador!

        Te leo, sorprendido de que digas:
        “La memoria sirve para olvidar”

        ¿Qué estás diciendo?

         

        Justamente vos, que estás metido hasta el cuello

        con lo que imagino mamotretos centenarios de asuntos milenarios.

        …………………………….

        En Argentina no olvidamos

        – un 17 de octubre de 1945 y

        – un 24 de marzo de 1976.

        ……………………………..

        ¿Qué son los “‘s’emen-terios”

        y el Nombre de las Calles y Avenidas

        y las Estatuas

        y el Album familiar de fotos?

        • salvador santos

          Hola Oscar

          De forma breve:

          Esa es la tesis de un filósofo frances del s.XIX. Ahora no recuerdo su nombre. Por describirlo gráficamente. Es como un colador por donde pasan los millones de datos que vemos, oímos, tocamos, sentimos… durante el día. Entran todos en nuestro disco duro. Pero la mayoría son insignificantes. El colador desecha lo accesorio y retiene lo importante. Es decir, la memoria hace la función de discernir. Hablando un día con un  amigo profesor de psicología, me decía, de acuerdo con ese criterio, que esa función se hace durante el sueño.

          Abrazos

           

           

          • oscar varela

            Hola Salvador!

            Yo que vos, cambiaría de filósofo.

            …………………….

            Pero, ya que me has hecho volver a escribir

            aprovecho a plantearte algo que ya planteé

            pero no ha sido analizado:

            el Asunto de EL DINERO.

             

            ¿No te parece que ES el Asunto, tal vez, el más importante que se juega en esta GUERRA (ruso-ucrania) entre DOLARES y YUANES?

             

            Y ya se está pensando (y ejecutando) la instauración de CRIPTO-MONEDAS.

             

            ¿Necesariamente son de EL MALO?

             

            Gracias!

          • salvador santos

            Hola Oscar

            Imposible cambiar de filósofo. No estoy adscrito a ninguno.

            La memoria me ha resultado siempre tema de interés. El que fuera ministro de Franco, Manuel Fraga Iribarne, se distinguía por su prodigiosa memoria. A mi juicio, su colador, con agujeros minúsculos, estaba incapacitado para dejar pasar lo inútil. Un sistema educativo (incluido oposiciones de todo tipo) basado en la memoria me parece una equivocación de graves consecuencias. El cuento “Funes el memorioso de José Luis Borges hace pensar:

            El dios de cartón piedra llamado Dinero también promete ser dichosos. Pero solo desencadena división, guerra y crueldad. Tras la invasión, destrucción y masacre de Ucrania  existen hechos complejos sobre bases también económicas, aunque por encima de esos hechos sobresale la idiotez de un acomplejado y psicópata, de nombre Putin, y la de los ladrones del pueblo ruso que le abrigan y le mantienen intresadamente en el poder.

            Soy un ignorante en el asunto criptomonedas, pero huelo que salen del mismo sitio: el engaño.

            Un abrazo

             

          • mª pilar

            Totalmente de acuerdo contigo Salvador.

            Solo hay que mirar donde la guerra es la que hace y deshace…todo es muerte y miseria para la mayoría…mientras otros se engordan a su costa.

            Miras allá donde existen verdaderos seguidores del Galileo Jesús, y ahí la Vida crece y el amor resplandece.

            Cierto…no somos mayoría…¿y si quizá algún día, aunque no sean mayoría consiguen romper lo que ahora reina en este mundo cruel?

            Un abrazo.

  • oscar varela

    Hola Salvador!
    (a tu 18 marzo 2022, 20:48 pm
    1- JESÚS –el Galileo- ¿fue DICHOSO?
     
    NOTA pequeña: pienso que c/cual tiene su “ecuación” de Felicidad.
     
    2- Te leo:
    si hay un después o no lo hay,
    resulta tan inútil como la mirada fijada en el sepulcro
     
    Respondo:
    Sin embargo, la “SEÑAL” más innegable de que haya habido “Sociedad
    es el hallazgo de “sepulcros” (cementerios).
     
    NOTA: en mi Barrio no lo descartan como una “inutilidad”.

    • salvador santos

      Hola Oscar

      1. Me atrevo a decir que tuvo la dicha de ser consecuente y comprobar cómo su mensaje iba produciendo.

      2. A la Nota:

      En mi barrio, tampoco.

      Fuerte abrazo

       

      • oscar varela

        Ok, Salvador!
         
        En Bs. As son ahora las 23 hs del sábado (allí serán las 03 hs del domingo)
        Mañana te comentaré algo sobre estas cosas.
        Hoy no pude porque
        – por la mañana me hice estudios cardíacos (controles de rutina)
        – por la tarde pileta municipal (agua calefaccionada)
        – por la tarde-noche ver tenis (Indian Wells) (semifinales con Alcaraz/Nadal)
        Ha sido un Programa dichoso, que culmina con una comida casera de mi esposa, rociado con cerveza de la fábrica que -en su tiempo- construí (Quilmes) e irme a la cama (dicha sobre dicha)
        Hasta mañana!

        • salvador santos

          Algún día te pediré que me imvites. Llevaré el pan y algún vino muy bueno. Decñía un amigo que ya murió que vino hay de dos clases: Buenos y Muy buenos. Y entre los primeros está el vinagre.

          Un abrazo

           

  • carmen

    Es que en este momento histórico es muy difícil todo.

    Personalmente, o sea, yo, yo misma y nadie más, hablo por mí, por lo que pienso, hay que tomar una decisión muy personal todo aquel que se considera cristiano.  O crees que Jesús es Dios y entonces ahí está todo lo de la otra vida, lo de la resurrección, lo de Dios es amor, la iglesia y todo eso. Punto

    O ves a Jesús como he leído definido aquí, como un gran maestro. Un maestro no vive por ti. No te dice lo que tienes que hacer, como mucho te indica un camino que si lo deseas, puedes seguir. Explica algunas cosas básicas y deja que cada alumno vuele por su cuenta. Un maestro no es un cocinero con tres estrellas Michelin que te dice lo que hay que hacer para sacar un bacalao al pil pil de aplauso. No.

    Y esa es la primera decisión. Pero mezclar las dos opciones nada más que lleva a confusión y a un jaleo de mucho cuidado.

    La mía la tengo clara. Y me gusta mucho Jesús como maestro, pero tampoco tengo por qué pensar exactamente igual que él en todo. Vivo dos mil años después. Ahora, estoy convencida de que el camino que señala trae paz interior, convencida. Pero ahí está la guerra , a las puertas de lo que hasta el 89 era el bloque occidental. Eso te trastoca mucho la cabeza. Me planteo muchas cosas. Creo que sería de las que lucharía hasta el fin del fin, sobre todo si fuese joven.

    El mundo que conozco  está tambaleàndose. Y mi cabeza, con él. No soy tan pacifista como creí que era. Y eso va en contra de la línea del maestro. O quizás no?

    No lo sé.

    Buenas noches

  • oscar varela

    Hola Salvador!

    Sobre este II.- UNA SOCIEDAD DE FELICES
     
    Pregunto:
    En el Aquí y Ahora (más algunos añitos posteriores)
    ¿fueron “FELICES” Jesús mismo y sus 12 Mosqueteros y algunas Mujeres?
    ¿no resultaron esos varones “de él” desleales urdebroncas prófugos?
     
    Esas Vidas personales MURIERON
     
    ¿Dónde les ves la “DICHA”, la de ellos (supuesta en el Título de este II-?
     
    ¿Habrá que hacer la “escapadita” a “después de la muerte”?
     
    Ya nos dijiste que “el seno de Abraham” era solo una ficción:
    ¿Entonces?
    ¿Qué tiene que hacer ese Abba y su Reinado “después de la muerte”?
     
    ¿Resurrección?
     
    ¿No es que fue un genial “invento imaginario” de la de Magdala?
    El cual terminó cristalizado en un “más allá-después” de ultratumba llamado Cielo.
     
    En fin, en fin …

    • salvador santos

      Hola Oscar
       
      Veo unas cuantas preguntas. Respondo en bloque:
       
      Los evangelios presentan sin tapujos un trayecto de Jesús con los suyos plagado de desencuentros, deslealtades y traiciones. He procurado explicarlo con abundancia de datos en numerosos artículos, incluso sacando a la luz detalles que suelen pasar desapercibidos (https://www.atrio.org/2018/01/el-galileo-esta-que-trina/). Los discípulos no gozaron felices con el Galileo. Su Programa no respondía a sus expectativas. Huyeron a Galilea como el rico, tristes.
       
      Ningún integrante del grupo de discípulos fue autor material de los evangelios. Quienes lo hicieron no conocieron en persona a Jesús. Pertenecían a comunidades comprometidas con su Programa. Esas comunidades no surgieron de la desdicha, sino de la alegría. Las comunidades y los textos nacieron de la iniciativa de los desleales. Se dedicaron por entero a proponer la alegría de la Buena Noticia. Y no ocultaron ni disimularon su traición. Su actividad demostraba que superaron el miedo y la tristeza hasta atravesar el largo circuito desde la traición al compromiso leal. ¿Cómo lo hicieron? También se ha explicado: Una mujer se dio cuenta de que mirar a la tumba resultaba inútil. Se decidió entonces por volver la mirada al lado opuesto y tuvo el coraje y la alegría, ¡hace más de diecinueve siglos!, de movilizar al grupo de abatidos. El Proyecto comenzó su andadura. Cercano el final del primer siglo Mateo escribió su texto. El Programa (Mt 5, 6 y 7) declaraba insistente en su inicio: “Dichosos”…  
       
      A mi entender, la discusión acerca de si hay un después o no lo hay, resulta tan inútil como la mirada fijada en el sepulcro. Pero es posible constatar si hay o no resurrección en este tiempo: “…ciegos ven y cojos andan, leprosos quedan limpios y sordos oyen, muertos resucitan y pobres reciben la Buena Noticia”. Los desleales se lanzaron a comprobarlo. Necesitaron, eso sí, un meneo, un empujón… y decidir. Decidir es lo que se lee en el subtítulo del apartado 3: Primero es lo primero: “Elegir”.
       
      Abrazo

  • Pedro D.

    Salvador, como tu sabes la sociedad alternatiba que propuso Jesús y que tu bien nos explicas tal vez fué una realidad muy localmente y durante unas décadas o el primer siglo. No hay indicios de que avanzemos hacia ella aunque algún progreso ha habido (abolición legal de la esclavitud, declaración de derechos humanos…..). Basta leer lo que escribe todos los domingos Alberto Revuelta: Crímemes, abuso de poder, guerras olvidadas, desigualdad y pobreza extremas, un desastre ambiental en marcha acelerada, etc. Muchas veces dudo de si la humanidad tiene remedio, está formada por la especie biológica que más mata a sus semejantes.

    Muchas de las personas que escriben en ATRIO y en otros medios comprometidos denuncian todo clase de males e injusticias pero creo que no pasan de insinuar caminos para una gran y urgente transformación social y ambiental desde la democracia y en democracia. ¿ Por ejemplo realmente sabemos como acabar con la pobreza planetaria ?

    Me interesa y mucho Jesús de Nazaret aunque no crea en su divinidad. Se que fué un extraordinario hombre con una muy especial relación con Díos. Admiro también a muchos cristianos actuales y de otro tiempo.

    Para Alberto Revuelta: Soy gallego y siento gran curiosidad de saber como un andaluz fué cura en las aldeas de la península de O Morrazo o de Barbanza y después vicario de Mondoñedo.

    Salud

     

  • oscar varela

    Ad I-
     
    Te leo:
    1) “el Galileo, estuvo convencido de que EL FINAL era LA VIDA”
     
    Respondo:
    ¿Y quién no? – Poco y nada “original”.
    Sinderesis” siempre la hubo –desde que el hombre es hombre-
    “bonum est faciendum; malum est vitandum”
     
    2) “su propuesta de empezar aquí y ahora la vida esperada para después”.
     
    Respondo:
    ¿para “después”?
    ¿dónde y cuál?
    ……………………….
     
    Ad II-
     
    Te leo:
    1) “La expresión “en este tiempo” equivale a ‘historia’.
    Incluye por tanto el momento actual.
     
    Respondo:
    “este tiempo” –del “aquí y ahora”-
    queda “incluido” en la ‘historia’,
    pero no “abarca” la ‘historia’
    (que son el ‘ahora’ con sus ‘antes’ ‘después’).
     
    2) “Renunciaba, pues, a avanzar mirando hacia atrás, una forma de orientarse y caminar característica de este orden social enfermo”.
     
    Respondo:
    ¡Atenti! al pronombre demostrativo “este”.
    Para nosotros, el de Jesús es “ese” (el de su “allí y entonces”).
     
    Estimo eso un ‘desliz’ por lo que sigues:
    3) “por los datos a nuestro alcance,
    no ha cambiado en lo esencial desde la primera civilización conocida”


    Respondo:
    Yo tengo otros datos,
    ocultados al decir “en lo esencial”.
    La ‘historia’ no tiene “esencia” mas que el “cambio”;
    La VIDA no tiene ‘naturaleza’ sino ‘historia’.
     
    ………………………………………………………….
    NOTA desconcertante:
    Todo el ‘modo de pensar’ occidental se asienta en la creencia (fe)
    de que “el ser es”, y que por ello (tarde o temprano)
    será un “LOGRO” (DICHA, FELICIDAD).
    Ese Pensamiento es “teleo-lógico”
     
    ¿Alguien se atreve a pensar en un “SER” que se “MAL-LOGRE”?
    Esto es mucho decir (y oír: in-audito).
    ¿No se estará necesitando un modo de pensar que sea:
    no una “Teleo-logía” sino una “Dis-teleo-logía”
    es decir: que incluya el MAL (posible)?
    ………………………………………………………….
     
    Ad III-
     
    Te leo:
    “La sociedad enferma, con un personal aburrido, NOS PERSIGUE sin parar con todo tipo de entretenimientos”.
     
    Respondo:
    Entiendo que te refieres a la Sociedad “RELIGIOSA derivada en SECTA”;
    es con la que se enfrentó el Galileo, Ok!
    Pero nada que ver con la Sociedad “RELIGIOSA madurada en CIUDADANÍA

    • salvador santos

      Hola Oscar
      Como aclaración:
      Ad I-
      1) Me parece que en general se piensa que la muerte es el final de la vida. A ese idea contraponía que el Galileo demostraba con su Proyecto que la Vida es el final de la muerte. Es lo que transmite a los emisarios del Bautista: que ha llegado la vida y está a la vista.
      2) Mi afirmación: “su propuesta de empezar aquí y ahora la vida esperada para después” está referida a esa vida que entonces y ahora muchas personas esperan tras el final de la historia. En la explicación que aporto del Proyecto, me ciño escuetamente a cómo la planteó Jesús.
      Ad II-
      2) y 3)
      Cuando he escrito a “este orden social”, me he referido al que existe desde la primera civilización conocida, la sumero-acádica. El “orden este”, expresión típica del cuarto evangelio (en las versiones tradicionales: “este mundo”), identifica a la estructura social que permite que la tierra esté en manos de unos pocos mientras otros muchos carecen de lo necesario para vivir. Desde esa civilización hasta ahora, se han cambiado muchas cosas, pero no lo que impide la vida en régimen de fraternidad. A eso aludo al decir: ‘en lo esencial’; la fraternidad, a mi juicio, forma parte de lo esencial del ser humano.
      Ad III-
      Por sociedad enferma entiendo aquí la sociedad global actual, en la que una cuarta parte de la humanidad no tiene acceso al agua potable y más de 20.000 personas mueren de hambre a diario sin que nos lo retransmitan por televisión de continuo ni se identifique a los causantes de dicho drama. Este orden social permite que la mayor parte de la riqueza mundial se reparta en muy pocas manos, mientras una mayoría viven con lo puesto. Llamo a eso un organismo enfermo y a los neutrales, los aburridos entretenidos.
      Otro abrazo

       

  • oscar varela

    Hola!
     
    I-
    Leo:
    “Aquí y ahora” es más que “allá y después”
     
    Pregunto:
    En el Programa de Jesús.
    ¿hay “allá y después”?
    ……………………………………
     
    II-
    Leo:
    “Os lo aseguro: No hay ninguno que deje casa, hermanos o hermanas, madre o padre, hijos o campos por causa mía y por causa de la Buena Noticia, que no reciba cien veces más: AHORA, EN ESTE TIEMPO…” (Mc 10. 29-30).

    Pregunto:
    ¿también “AHORA, EN ESTE TIEMPO…”,
    – EL NUESTRO –“siglo XX Cambalache” (y siglo XXI)?
     
    Opino:
    Un poco (bastante) anacrónico, el muchacho ¿no?
    ……………………………………
     
     III-
    Leo:
    La Soberanía que no se arruga ante la riqueza
     
    Opino:
    RIQUEZA” (y “DINERO”) utilizados en el Programa de Jesús
    (así “acotados” y “cooptados” por EL MALO)
    hoy son in-aplicables si se quiere actuar en una Sociedad más humana.
     
    Esos conceptos en el Programa … quedan cooptados por “Dios y su Reino
     
    Por lo tanto: nos per-sigue el ANACRONISMO.

    • salvador santos

      Hola Oscar
       
      A tus interrogantes:
       
      I- El Programa de Jesús plantea una alternativa social a realizar aquí y ahora. Su autor, el Galileo, estuvo convencido de que EL FINAL era LA VIDA. De ahí, su propuesta de empezar aquí y ahora la vida esperada para después. Tal vez pensó: Si es lo que deseamos, y está en nuestro alcance, ¿a qué esperar?
       
      II- La expresión “en este tiempo” equivale a ‘historia’. Incluye por tanto el momento actual. El Galileo enfocaba con su planteamiento social hacia adelante. Renunciaba, pues, a avanzar mirando hacia atrás, una forma de orientarse y caminar característica de este orden social enfermo, que, por los datos a nuestro alcance, no ha cambiado en lo esencial desde la primera civilización conocida.
       
       III- ‘Reinado de Dios’ es la fórmula utilizada en tiempos de Jesús para referirse a la sociedad fraterna anhelada desde siempre. Una realidad con futuro capaz de dar ánimos para levantarse y echar a andar. La sociedad enferma, en cambio, con un personal aburrido, NOS PERSIGUE sin parar con todo tipo de entretenimientos.
       
      Un abrazo   
       

  • Juan A. Vinagre

    Gracias, Salvador. También yo te envío un abrazo. (A=Antonio, sí)

  • carmen

    También a nosotros nos toca pensar y deducir. Luego, en función de conclusiones, asumir responsabilidades.

    Lo he leído en tu respuesta a Juan Antonio. Toda la razón. Absolutamente toda. En función de tus conclusiones, asumir responsabilidades. Totalmente de acuerdo. Ahí está el mensaje. Lo demás es cosa nuestra. Nuestra decisión según el momento en que vives.

    Ok gracias.

     

  • carmen

    Perdón.

    Se me ha olvidado decirte que quizás tú y yo tengamos visiones diferentes de Juan. Lo veo un señor que cantaba las cuarenta en bastos. Un señor rudo, en la línea de los profetas judíos, pero no se limitaba a hacer penitencia. Eso era como su forma de andar por la vida. Se llama austeridad, y desde luego no comparto. Tampoco sé si es una metáfora de esas judías. No lo sé. Lo que admiro de él es esa capacidad para enfrentarse al Poder. Arrepentiiiiosss…!! Me encanta. No creo que predicase el sacrificio por el sacrificio. Yo no lo entiendo así. Sencillamente era austero y se retiraba de vez en cuando a pensar al desierto. Eso lo comprendo perfectamente. Soy desde siempre de esas personas que necesitan momentos de soledad.

    Ahora, cuando bajaba a la arena de la denuncia, era único. Por algo lo seguiría Jesús, digo yo, no sé.

    Qué Jesús vio otro camino, como dice Salvador, bueno, como dice la historia, que la visión belicista de Juan  llevó a la destrucción del mundo judío en Jerusalén?  Pues seguramente. Pero, qué había que hacer? Vivir siempre de rodillas? Pregunto.

    No sé.

    No lo sé.

    De hecho los dos acabaron igual. Pero claro, si empezamos a esgrimir el argumento de que Jesús es el mismo Dios, ahí no tengo otra que callar. Es cuestión de esa famosa Fe. De esa vida prometida para el pobr sufriente. Ahí me callo. No puedo opinar. Porque sencillamente para mí Jesús era un señor magnífico. Lo adoro. Me encanta. Pero si pasamos de pantalla ya no puedo opinar.

    En fin.

    Maneras de pensar. Sobre todo, ya te digo, estas semanas está girando todo a mi alrededor.

    Y ya está. Sin más. Solamente digo lo que pienso. Y mientras se me permita y vea un hueco adecuado y me apetezca, lo seguiré haciendo. El día que calle será un indicador de que el tema ha dejado de importarme. Y a lo mejor es lo mejor. Para mí, desde luego y para vosotros, pues también.

    No sé. El tiempo dirá.

     

  • carmen

    No lo sé, José Antonio. A lo mejor tienes razón, pero a veces me identifico mucho más con el Bautista. Supongo que irá en maneras de ser. Lo encuentro un personaje fascinante. Jesús es otra historia pero lo que no sé es si es demasiado bueno para mí. Seguramente me pasa lo que a Juan, no soy digna de quitarle las sandalias o algo de eso le dijo.

    Tengo muchísimas dudas de si una vez declarada una guerra, es decir, una vez que lo que dice Jesús no lo hacemos, quizás entonces haya que pasar a Juan. Es decir. Qué se hace ahora con la guerra en Europa? Esa es la pregunta que le hice a Salvador.

    Me parece genial todo eso que leo de construir un mundo diferente. He leído un artículo de un joven jesuita que habla de cómo debería ser el futuro. Pero es que el futuro empezó hace dos mil años. Porque Jesús vivió hace dos mil años.

    No sé. Creo que el cristianismo no es lo mío. No sé si es suficiente. Estoy empezando a pensar que funciona a nivel individual pero en grandes comunidades es imposible, porque los seres humanos somos como somos. Creo que eres psicólogo o algo de eso. Sabrás entonces de dinámica de grupos. Sabrás que los roles en un grupo se suelen repetir. Entonces quizás todo esto del cristianismo no se vale para grupos grandes. Para grupos pequeños, quizás, y tampoco. Siempre saldrá un líder al que venerar. No sé.

    Sin embargo a nivel individual o de poca gente quizás. No lo sé.

    Como verás lo que estoy cuestionando es si el proyecto de El Galileo como dice Salvador Santos es algo posible o sencillamente una utopía. Preciosa. Me gusta.

    Y eso es lo que pienso. Sobre todo desde que veo a la cristiana Europa y a los supercristianísimos  estadounidenses abandonar a su suerte a un país que hasta hace cien años pertenecía a la Rusia imperial. Europea a tope. Todo porque hubo un reparto en Yalta y a Ucrania le tocó vivir en la parte de Stalin. Detesto a Stalin.

    No entiendo nada.

    Y es que estamos en un momento de grandes cambios culturales y lo que me parecía sólido ya no me lo parece. Vivimos tiempos líquidos, dicen.

    En fin.

  • carmen

    Ok.

    Leeré con atención.

    Gracias.

    Un abrazo

     

     

  • mª pilar

    ¡¡¡Muy hermosa esta lección, del significado de: La Buena noticia!!!

    Me siento plenamente… ¡Dichosa!… ante esta opción tomada desde muy temprana edad.

    Me he sentido tan cerca de las palabras que el Galileo proclamaba, de su manera de hacer, vivir, y de:

    ¡¡¡Enseñar a quienes quieren escuchar y optar!!!

    Y es totalmente cierto el:

    ¡Aquí y ahora! 

    Porque si lo vives de verdad, se hace realidad, te sientes dichosa; no porque la vida pase por tu lado sin causarte dolor; primero, ante los fallos personales, las debilidades humanas que acompañan tu crecer de cada día, eso es general para toda persona nacida; es otra manera de ser, sentir actuar, y cuando lo haces por otras personas, y puedes ver en sus ojos que se sienten cerca, que son especiales para ti, te sientes…Dichosa…porque se va haciendo realidad lo que Él proclamó.

    Estoy muy agradecida por tantas personas que han pasado por mi vida, que también hicieron el seguimiento, a costa de cualquier precio que les pudieran hacer pagar, y compruebas el gozo, la pasión que ponen en ello.

    Hay una realidad en mi vida, siempre me he sentido… “Acompañada, amada, apoyada…hasta en mis debilidades”…lo siento en mi misma entraña; no se explicarlo mejor, pero estoy llena de gratitud por tanto bueno como me han enseñado desde su vivir cotidiano y de verdad, eran:

    ¡Dichosos/as!

    Si esperar nada ha cambio, se daban a si mismos/as; un ejemplo vivo: Los HH. de Jesús, mis padres, mi hermano Paco muy en especial…porque era un ser de luz...en medio de tanto sufrimiento ¡Jamás se oyó de sus labios una queja! un rechazo a cuanto le sucedía, sin saber, que era lo que le estaba pasando, ni los médicos sabían…cuando al fin, un médico que estudió su caso, por fin ¡diagnosticó! al poco tiempo se nos fue y por fin descansó.

    No se siente feliz la persona que tiene…o quizá si…pero las personas que de verdad optan por seguir las enseñanzas del Galileo:

    ¡Es Dichosa/so, plenamente!

    Gracias Salvador, al leer esta lección, han venido ha mí tantos momentos de mi vida, que he vuelto ha sentir ese ser:

    ¡Dichosa en plenitud!

    Un abrazo entrañable.

    Ayer no pude comenta…estuve pachucha…hoy mejorando.

  • carmen

    Y es que creo que soy más de Juan el Bautista que de Jesús. Te lo he dicho alguna vez. De Jesús algo se me escapa, por eso me imaginé uno a mí medida, mi Jesús imaginario. Creo que no logro entenderlo del todo. O que, sencillamente, pienso diferente. No sé.

  • carmen

    Hola.

    Es un bálsamo leer esto en los tiempos en que de repente nos hemos metido. No me lo podía ni imaginar. Jamás creí que esto de Ucrania fuese a suceder y cuando Biden empezó a decir que Putin se estaba moviendo, como mucho llegué a pensar, pobre Ucrania, primero Crimea y ahora toda ella enterita. Y no pasará nada, como en el 2014. Eso pensé y fíjate. No doy una.

    He leído, estoy pensando aquí, en mi terracica, respirando polvo rojo de Marte. Y me pregunto. Bueno, me pregunto muchas cosas, pero oigo decir a algunas personas que lo que tiene que hacer Ucrania es rendirse para evitar más muertes. Y me pregunto. Vale la paz a cualquier precio? Desde luego yo no me rendiría. Puestos a morir, muero con dignidad si puedo elegir. Ya sabes que no soy una cristiana modelo, ni quiero ser.

    Pero imagínate que Jesús hubiese vivido en el año 66, creo que fue ese año cuando el jaleo enorme de los judíos. A veces pienso que todo ese movimiento apocalíptico en la gente que escribía fue debido a que veían que aquella situación se estaba volviendo insostenible, que todo iba a estallar y se avecinaba una etapa de destrucción.

    Bueno. Tengo claro que Jesús no era partidario de la violencia, creía que las cosas se podían hacer de otra manera, bueno, no te lo voy a contar porque lo he aprendido de ti.

    Vale. Pero vamos al 66. Se lía el apocalipsis para los judíos. Lo que me pregunto es: Jesús hubiese dicho: rendíos, dejad que os maten, que os destruyan. Pasaréis al cielo donde mi padre os está esperando.   No sé. No me lo puedo imaginar así. Me lo imagino justo al contrario, dando cada latigazo…

    Como verás, no llego a entender bien el mensaje de Jesús. Lo encuentro precioso. Creo que es una utopía que como dijo un señor una vez y luego se ha repetido por otros, la utopía es como la línea del horizonte, señala un camino y nunca se alcanza. Me gusta. Pero, todo eso sirve también para tiempos de guerra? No me refiero a guerra soterrada, de lucha en el seno de la sociedad tratando de construir otra sociedad alternativa. No estoy hablando de esto. Me refiero a tiempos de guerra, cuando dejan de sonar los tambores y empiezan a oírse las bombas.

    La respuesta podría ser, SI construyeramos una sociedad siguiendo sus parámetros, no se llegaría a la guerra.  Un condicional . Pero no lo hemos hecho. Me pregunto. Y ahora qué hay que hacer? Rendirse? Y vuelvo a preguntarme: paz a cualquier precio?

    Y no puedo evitar cada día alejarme un poco más de todo esto que llaman cristianismo.

    Espero que me entiendas. A lo mejor sales diciéndome o pensando cosas raras sobre la intención que he tenido cuando escribo esto. Ya no me extraña nada.  Sencillamente me apetecía decírtelo. Si tienes respuesta y me la quieres dar, adelante. Y si no hay respuesta o no la quieres dar, pues adelante también.

    Porque si el evangelio no vale para ver la realidad en el momento en el que estás viviendo y solamente se vale para elucubraciones filosóficas, entonces no se vale para nada. Sería una teoría más. Y se da la circunstancia de que el momento actual va de guerra.

    Un abrazo.

    No respires mucho. Mascarilla FP 2 hasta que salgamos de Marte.

     

    • salvador santos

      Hola Carmen 
       
      El mismo texto que analizamos aquí responde a las dudas que planteas. Las guerras se hacen por poder. Generalmente, la provocan quienes tienen el dinero. Jesús plantea elegir. Su Proyecto no va de simpatías o antipatías, sino de praxis. Exige tomar la decisión vital de ir en dirección contraria a la del dinero. Se concreta constituyendo pequeñas células sociales donde resulte inviable la violencia. No podrá haber una gran sociedad con esas determinadas características, si no hay embriones que la inicien. Una de las letras de canciones que escribió mi amigo Juan Mateos dice:
       
      “Un pizco de levadura
      en medio quintal de harina,
      fermenta toda la masa,
      aunque parezca mentira”.

       
      Pero, ¿cómo hacer frente a la violencia? El Galileo pasó toda su vida en una nación invadida y sometida por el imperio dominante de entonces. Los romanos no se andaban con chiquitas. Cualquier reacción contraria a su dominio era cortada de razíz. Desde Nazaret y siendo niño, Jesús pudo divisar las ruinas achicharradas de la antigua capital, Séforis. Las legiones romanas la habían incendiado con todos sus habitantes dentro y con los revolucionarios que se había atrincherado allí. Los discípulos de Jesús estuvieron empeñados hasta el final en que Jesús asumiera el liderazgo de un movimiento armado contra los romanos. Él rechazó de plano tal idea. Esa vía llevaba a la destrucción, como pudo comprobarse en el año 70.
       
      Ahora bien, él nunca reculó; ni ante el invasor ni ante las autoridades de la nación. Cuando le pusieron la trampa del impuesto al César, él echó mano de inteligencia. Primero, hizo que quienes le preguntaban sacaran de la faja la moneda especial con que se pagaba dicho impuesto. De esa manera, denunciaba que ellos sí estaban por la sumisión; él, no. Y al descubrirlos, les declaró: “Romped con el César”, lo que coincide de alguna manera con este primer versículo del Programa que `planteó: “Dichosos los que eligen ser pobres”.

       El asunto del impuesto al César y la respuesta de Jesús puedes leerlo aquí: https://www.atrio.org/2012/12/leyendo-a-marcos-27/.
       
      Esta elección (“los que eligen ser pobres”) supondrá tomar partido por los débiles y los que sufren la injusticia y la violencia. Esto se tratará en próximos artículos.
       
      Te mando un beso, Carmen. Y no salgas ahora mucho al balcón.
          

      • Juan A. Vinagre

        Una vez más, gracias, Salvador, por tus comentarios e interpretaciones. Al acabar de leer tus finos análisis, me pregunté si para entender bien estos (y otros) textos, no habría que analizarlos también dentro del contexto general de los evangelios sinópticos. Por ejemplo, ¿la parábola de la evaluación final no da algunas pistas que ayudan a entender más completamente el pensamiento-mensaje que transmitía Jesús en su enseñanza?  Dentro de una visión global,  a veces entendemos mejor un texto concreto. En esa parábola Jesús se sitúa en el “aquí y ahora y en el después”, al mismo tiempo.   ¿Qué te parece, Salvador?

        Aprovecho para decirle a Pilar que algunas de sus reflexiones “saben a gloria” porque hablas desde el corazón, que también siente. (Perdona que lo diga así y aquí.)  Y no soy capaz de terminar sin decirle a Carmen que, por favor, no dude que Jesús supera a Juan en todos los terrenos… Juan era un hombre muy riguroso, penitente y  VTestamentario. Su concepto de Dios era duro, muy lejos del Dios Abbá de Jesús, del Jesús que prefería y andaba entre pecadores, y además no hacía penitencia ni advertía a Herodes por sus pecados nefandos…  Parece que le preocupaban más otros valores más importantes.  Quizá por eso Juan dudó de si Jesús era o no el que esperaba… (A veces me he preguntado si, en parte, el sentido penitente de la espiritualidad tradicional cristiana, ligada el concepto de la muerte de Jesús como expiación,  -en parte, digo- también se debe a él, hombre demasiado penitente, y muy popular en tiempos pasados.. (Salvador puede corregirme o matizar…)

        • salvador santos

          Hola Juan A. (¿Antonio?)
           
          Tienes razón en lo que dices. El análisis de los textos exige llevarlo a cabo desde su contexto próximo y desde el del evangelio al que pertenece; diría incluso: considerando el global de los cuatro evangelios.
           
          Fijémonos en el texto al que aludes. Estamos en Mt 25, 31ss. Se trata de un juicio. Pero, ¿a quién se va a enjuiciar?
           
          Mateo lo precisa en la entrada: “…reunirá ante sí a todas las naciones”.  “Las naciones” en la mentalidad del AT y NT es una expresión referida a todos los pueblos extranjeros. No se habla aquí de los adheridos a su proyecto.
           
          Para ser breve, prescindo de entrar en otras profundidades de este texto, que las hay; solo un detalle: toda la acción del juicio se limita a la historia. Es la historia la que juzga. Ahora bien, cualquier juicio precede a la sentencia. Los adheridos a su Programa están exentos de sentencia: “El que le presta adhesión no está sujeto a sentencia” (Jn 3,18). Jesús dejó claro que para los suyos no hay juicio. Ya disfrutan (“Dichosos…”) de la vida: “Sí, os aseguro que quien escuche mi mensaje, y así da fe al que me envió, posee vida definitiva Y NO ESTÁ SUJETO A JUICIO: ya ha pasado de la muerte a la vida” (Jn 5, 24).
           
          Quienes tienen las espaldas cubiertas piensan de continuo, como el rico del relato, en el más allá. Como todas las religiones, quieren también asegurarse el otro futuro, el de aquí ya lo tienen arreglado a base de chanchullos. Ante la pregunta del Bautista, Jesús no aportó a sus emisarios doctrinas, teologías o dogmas; le dio hechos para que Juan pensara y dedujera: “…ciegos ven y cojos andan, leprosos quedan limpios y sordos oyen, muertos resucitan y pobres reciben la Buena Noticia”. También a nosotros nos toca pensar y deducir. Luego, en función de conclusiones, asumir responsabilidades.
           
          Respecto al tema de Juan el Bautista y Jesús, hay publicados dos artículos en Atrio titulados: ‘Juan y Jesús, esos dos tipos tan raros’ y ‘Evidencias para una duda’.
           
          Te mando un abrazo, Juan A.

Responder a carmen Cancelar comentario