INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6398 Artículos. - 100308 Comentarios.

Coraje profético o diplomacia vaticana

He retenido este nuevo artículo de Robert Mickensen  La Croix International hasta ver si el papa hoy en su aparición desde su palacio en plaza San Pedro para el Angelus, tenía el gesto de condenar con su nombre al país y gobernante causante de la guerra. Ha elevado el tono llamando al bombardeo de un hospital una masacre y no solo inaceptable. Pero, en esta guerra mediática, queda la duda de quién es el que puede y tiene que parar la masacre. ¿El que ha iniciado la invasión o el que debería rendirse para evitar más muertes?  Ese es el testimonio que hoy espera el mundo de quien dice representar a Jesús, Verdad y Vida. AD. 

Inaceptable

Las limitaciones inherentes a los esfuerzos de la Santa Sede por ser un “actor” en la esfera geopolítica

Por Robert Mickens | Ciudad del Vaticano | 12 de marzo 2022

Es evidente que el Papa Francisco cree en los milagros.

En los nueve años que lleva como Obispo de Roma, ha canonizado a más santos (899) que el total combinado de sus ocho predecesores anteriores y canonizará a 10 más en mayo. También ha aprobado un número récord de 1.475 beatificaciones.

Casi todos estos santos y algunos de estos beatos (a excepción de los mártires) fueron elevados oficialmente como modelos de fe cristiana sólo después de que se demostrara que hicieron al menos un milagro. Eso significa que Francisco ha reconocido oficialmente la validez de bastante más de 1.000 milagros durante su pontificado.

Y ahora más que nunca, él y sus ayudantes diplomáticos necesitan uno más. Y con bastante urgencia. Al menos si creen que Rusia les va a permitir mediar en la preocupante crisis mundial que el Kremlin desató hace más de dos semanas cuando invadió injustificadamente Ucrania.

No hay duda de que el Papa de 85 años y los diplomáticos del Vaticano están tan horrorizados como cualquiera por el terror que Vladimir Putin ha hecho llover sobre el vecino occidental de Rusia. Y han repetido una y otra vez que están dispuestos a hacer todo lo posible para detener el derramamiento de sangre y la destrucción en Ucrania.

Ayuda (no) solicitada

Francisco incluso se ha abstenido de mencionar a Rusia o la palabra “invasión” en sus declaraciones públicas –es decir, abstenerse de nombrar y avergonzar a Putin– con la vana esperanza de que esto pueda convencer al Kremlin de que el Vaticano podría ser un intermediario honesto en la crisis.

Cyril Hovorun, un destacado teólogo ortodoxo ruso nacido en Ucrania, recordó esta semana a los lectores de La Croix que no es probable que eso ocurra, y señaló que Putin desconfía de los líderes de Occidente, considerándolos “herejes, malos y mentirosos, ya seab católicos o protestantes”. Y Bernard Lecompte, periodista francés que ha realizado un extenso reportaje sobre la Iglesia en Europa del Este y ha escrito un libro sobre el papel de Juan Pablo II en el colapso del comunismo, está de acuerdo en que hay pocas posibilidades de que el Vaticano pueda participar en cualquier tipo de mediación. Rusia no cree que la Santa Sede pueda ser imparcial dada la considerable población católica en Ucrania.

Según el Anuario Estadístico de la Iglesia, editado por el Vaticano, hay unos 4,8 millones de católicos entre los 42 millones de habitantes del país, casi el 11,5% de todos los ucranianos, pero la mayoría de ellos son católicos de rito bizantino. Y sus hermanos ortodoxos, tanto los de Rusia como sobre todo los de Ucrania, los consideran “uniatas” traidores por su lealtad al Papa romano. Así que, como dice la vieja canción de R&B, si hay alguna esperanza de que el Vaticano desempeñe un papel, aunque sea minúsculo, en las negociaciones entre estos dos países, “será necesario un milagro“.

Trabajar a partir de un paradigma que se desmorona

Pero probablemente la mayoría de los católicos –sin duda los de la jerarquía y la Curia romana– creen de verdad que la Santa Sede sigue desempeñando un papel vital y necesario en la promoción de la paz, la seguridad y la dignidad humana en todo el mundo, principalmente a través de su antiguo y venerable aparato diplomático. Tienen razón, al menos parcialmente. Pero olvidan que el precio de sentarse a la mesa de los ricos y poderosos del mundo puede ser bastante elevado para la Iglesia, incluida la pérdida de su voz profética.

El aparato diplomático del Vaticano está vinculado a un paradigma de la Iglesia romana que fue moldeado por la Cristiandad y el antiguo régimen, un paradigma que se ha ido derrumbando a distintas velocidades y en diferentes grados desde la Revolución Francesa y la Ilustración.

La diplomacia papal se estableció durante “una fase en la que todavía existía el poder temporal (de la Iglesia) y el Papa era, ante todo, un soberano”, señaló el difunto erudito jesuita de las escrituras y arzobispo, el cardenal Carlo Maria Martini. “Ese poder, gracias a Dios, ha terminado y no puede ser restaurado”, dijo en una entrevista de 2009 con La Repubblica.

“La estructura diplomática del Vaticano podría ser desmantelada” (Cardenal Martini, 2009)

El cardenal, fallecido tres años después, se preguntaba si era necesario y compatible con la verdadera misión de la Iglesia mantener este último vestigio de poder, el servicio diplomático. Ciertamente hay una estructura diplomática de la Santa Sede, pero aún está compuesta por sacerdotes cuyo fin último es testimoniar la predicación evangélica y su contenido profético. Yo añadiría que la estructura diplomática, en mi opinión, es demasiado redundante y gasta demasiadas energías de la Iglesia.

No siempre ha sido así. En la historia de la Iglesia, durante muchos, muchos siglos, esta estructura ni siquiera existía y en el futuro podría reducirse mucho, si no desmantelarse. La tarea de la Iglesia es dar testimonio de la palabra de Dios, del Verbo Encarnado, de la vida del mundo que viene. Todo lo demás es secundario (Carlo Maria Martini SJ, entrevista en La Repubblica, 18 de junio de 2009).

La Santa Sede goza, por un estatuto sui generis, de una personalidad jurídica soberana en la comunidad internacional, que incluye el privilegio de mantener relaciones diplomáticas plenas con los Estados. A través de este acuerdo único ha intentado celosamente preservar su legado, que se desvanece gradualmente, como “potencia” mundial (o al menos europea).

La Santa Sede es hoy un vestigio de los antiguos Estados Pontificios, que se disolvieron en 1870. Sus jerarquías siempre han argumentado que, al renunciar a su condición de Estado territorial, la Santa Sede renunció a su poder temporal y se centró en ejercer una autoridad moral global.

Pero esa autoridad se ha visto muy erosionada en el último siglo o más. Sólo en las últimas décadas se ha visto casi completamente destrozada por la crisis de los abusos sexuales del clero y su encubrimiento por parte de la jerarquía, incluidos los funcionarios del Vaticano. Y, lo que es peor, los abusos y el encubrimiento continúan hasta el día de hoy.

“Inaceptable”

El precio por sentarse a la mesa con los líderes mundiales se está pagando ahora mismo durante el actual ataque militar de Rusia a Ucrania. El Papa no sólo se ha negado a culpar públicamente al Kremlin, sino que su esfuerzo por situar a la Santa Sede como un observador neutral y no partidista ha alcanzado cotas absurdas y vergonzosas, gracias a algunos de sus colaboradores más cercanos.

Ninguno fue más impactante que la declaración pública del cardenal Pietro Parolin sobre el bombardeo ruso de un hospital infantil. El Secretario de Estado, nombrado por Francisco en 2013, calificó la acción de simplemente “inaceptable”. El diplomático más inteligente del Vaticano se mostró así, quizás, solo medianamente inteligente.

Inaceptable es cuando tu hijo llega a casa tres horas después de su toque de queda a medianoche. Inaceptable es cuando alguien falta al trabajo cuatro días seguidos sin una excusa válida. E inaceptable es cuando un sacerdote regaña a la gente en medio de la misa. Pero bombardear un hospital infantil no es inaceptable. Es abominable. Es la maldad por antonomasia.

Afrontando los hechos

El blog de noticias católicas en línea “Il Sismografo” recordó -con incredulidad- que Parolin tuvo palabras mucho más fuertes en 2015 cuando en Irlanda un referéndum aprobó el matrimonio gay. “Creo que esto no es sólo una derrota para los principios cristianos, sino una derrota para la humanidad”, dijo el cardenal.

Y, de hecho, él y otros jerarcas católicos han utilizado palabras y frases igual de fuertes, o incluso más fuertes, al describir todo tipo de cosas que la Iglesia considera pecaminosas o criminales.

Obviamente, el enfoque del Vaticano en este momento -que está siendo dictado por el Papa- es evitar hacer o decir cualquier cosa que le pueda enemistar con Putin. El megalómano presidente ruso tiene un arsenal nuclear, al fin y al cabo. Pero en algún momento, Francisco y sus clericales diplomáticos deben enfrentarse al hecho de que no hay ningún papel negociador o mediador para ellos aquí.

De hecho, como señaló Il Sismografo, la Santa Sede ha mediado con éxito en un conflicto entre dos naciones sólo una vez en las últimas décadas. Fue el conflicto del Canal de Beagle entre Argentina y Chile a finales de los años 70 y principios de los 80. “Desde entonces, el Vaticano, cuando ha intentado favorecer procesos de acercamiento, a menudo ha obtenido intervenciones fallidas, resultados exiguos y momentáneos”, señala el sitio, citando lugares como la República Centroafricana, Sudán del Sur, Venezuela, Nicaragua, Colombia y Cuba/Estados Unidos.

Tal vez sea hora de que el Vaticano y sus partidarios abandonen la idea de que el Romano Pontífice y la Santa Sede siguen siendo “actores” importantes en la escena mundial y admitan que tienen mucho menos peso en la esfera geopolítica de lo que creen.

Ciertamente, la intención es noble y loable: utilizar el prestigio y el poder que aún posee la Iglesia para actuar como una fuerza del bien, pero ahí radica el problema: ¿ser esa fuerza del bien se tiene que basar, como muchos en el Vaticano parecen estar convencidos, en conservar y aumentar el prestigio y el poder que conlleva ser una entidad soberana casi estatal? ¿O puede lograrse con la misma eficacia siendo una Iglesia pobre y misionera? Tal vez algunos piensen que puede ser ambas cosas, sin renunciar a su asiento en la mesa de los más poderosos del mundo.

Pero, ¿es eso posible sin aumentar más su histórica decadencia, sacrificando así su misión profética y evangélica? La voz de Carlo Maria Martini sigue llamándonos a la verdadera reforma.

Sígueme en Twitter @robinrome

3 comentarios

  • carmen

    Qué más quisiera que la mediación del Papa sirviera para parar esta guerra. O la del señor Krill que no sé quién es, o la de cualquier líder religioso. Qué no daría yo…que dice la Rocío Jurado. Supongo que hacen lo que pueden. Hace unos días sacaron en procesión a mí virgen de la Fuensanta por el centro de la ciudad para pedir lluvia y el fin de la guerra. Ahora está lloviendo barro aquí y bombas en Ucrania.

    He leído que su santidad va a consagrar a Rusia al sagrado corazón de Jesús o a la virgen, no sé exactamente, porque los tres pastorcitos de Fátima hablaron con la virgen y ésta les dijo que tenían que hacer eso para que Rusia se convirtiera, ningún Papa se había atrevido a hacerlo hasta ahora por miedo, dice la noticia de ABC, pero este Papa es un valiente y lo hará el 25 de Marzo. Creo que es la fiesta de la Anunciación.

    Yo no puedo más. Lo prometo. No puedo más. Mi desolación es infinita. Para mí, que no soy una buena cristiana, ni cristiana ni nada, para mí la Guerra era algo lejano. Y sobre todo era algo que pertenecía a la Historia. Nunca más pasará eso aquí. Nunca. En países de esos del medio oriente o en África sí, pero en Europa Jamás.

    La realidad me tiene absolutamente descolocada porque la historia se repite de manera inmisericorde. Veo un cinismo en todo el mundo mundial tan brutal que se me han roto muchos, muchos esquemas. Se ha ofrecido en sacrificio a todo un país para aplacar a una persona que se cree Stalin en persona. Todos están de acuerdo. La OTAN no puede intervenir, ni un solo avión de papel puede cruzar el espacio aéreo de Ucrania, Putin se puede enfadar y apretar un botón nuclear. Así que dejemos que destruya Ucrania.

    Acuerdo general. Incluso he oído y leído que lo que tiene que hacer su líder es rendirse sin condiciones. Nos va a meter a todos en una guerra.

    Y se me han roto todos los esquemas, que creí tener claros. Todo es una farsa. Todo.

    Así que el que confíe en la virgen o en el Papa para acabar con esto, suerte que tiene. Personalmente no confío en nada ya. Si esto para será por puro interés para los países. No es cuestión de  eso que llaman Principios, es cuestión de petróleo, de cereales, de aluminio, de gas, de…

    No solamente esta guerra está destruyendo Ucrania físicamente, matando a personas de un bando y otro, no únicamente. También está acabando con los Principios de algunas personas ingenuas que todavía conservabamos algunos. Así que los que sigan creyendo en que la virgen o el Papa pueden hacer algo para parar esto, tienen suerte.

    Yo estoy desolada.

     

  • Esta guerra en Ucrania, no solo es un campo de batalla  entre los valientes ucranianos que defienden su país exponiendo sus propias vidas y los demoníacos invasores rusos psicológicamente envenenados por un psicópata megalómano dictador de Rusia, sino tambien, es un campo de btalla psicologica  y emocional en los hogares y paises de los que tenemos familiares en Ucrania: noches enteras sin conciliar el sueño, con los celulares clavados a la oreja esperando oir la voz de nuestros seres queridos, inseparables de los televisores, periódicos o inernet para enterarnos de las noticias, y por supuesto orando y pidiendo a Dios como católicos que somos.
    Hasta el momento no hay nación o naciones, institución o instituciones, personalidad o personalidades, que se decidan intermediar entre Putin y Zelenski y detener esta guerra tan brutal y devastadora.
    El Papa Francisco era nuestra esperanza, por toda su carisma e influyente personalidad en el mumdo. Pero se va esfumando nuestra esperanza, puesto que el Papa se ha quedado solo en horrorizarse por la matanza de niños y ataque a los hospitales e impetrar anónimamente que paren esta guerra brutal en nombre de Dios. Sus declaraciones cada vez más parecen de un diplomático jefe del estado Vaticano, y, no de un profeta Evangélico representante del Galilio Jesus de Nazaret.
     
     

  • Gonzalo Haya

    No entiendo de política, pero creo que la misión de la Iglesia consiste en mantener la palabra profética aunque suscite enemigos poderosos que pueden causar aún más daño. A la larga su prestigio aumentará y será de más valor para toda nación de buena voluntad. En esta misión profética debería buscar la solidaridad con otros representantes religiosos, como el Dalai Lama y las confederaciones protestantes.

Responder a Nicolás Cancelar comentario