INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6553 Artículos. - 101953 Comentarios.

Esperanza contra toda experiencia

 Artículo publicado hoy en La Vanguardia.

Más que nunca quiero añadir un rotundo Amén a este articulito de Faus en el día de Todos los Santos. AD

        Uno de los episodios más serios de la trayectoria creyente de Etty Hillesum nos ha llegado por pura casualidad. Ya en el tren hacia Auschwitz logra escribir una carta apoyándose en una pared, y lanzarla por la ventana. Un campesino la encuentra y la hace llegar a su destino.

        En esas letras a su amiga Christine le cuenta que, en aquel vagón de hacinados, ha podido abrir una pequeña Biblia que llevaba consigo y se ha encontrado con la frase de un salmo. El texto (que cita de memoria) es impreciso y parece aludir al salmo 18: “El Señor es mi roca y mi baluarte”.

        Impresiona que se puedan rezar esas palabras camino de Auschwitz. Quien ha vivido situaciones sin horizonte sabe lo que cuesta llegar a decir eso, sobre todo cuando el dolor y la desesperación muerden tu propia carne y no solo a una persona querida. Lástima no tener más textos que nos permitan conocer cómo trabajó Etty esa confianza en los días siguientes, hasta el momento en que, con otros judíos, entró desnuda en el horno crematorio, racional y satánicamente preparado. En ese momento último debe ser más fácil confiar que en los días anteriores, cuando el final, aunque estaba ya previsto no era aún real, y dejaba abierta la posibilidad de algún milagro (como de hecho ocurrió cuando las tropas aliadas entraron en Auschwitz con sorpresa de los detenidos, y liberaron a quienes estarían destinados al horno en los días siguientes).

        En esa confianza inaudita, hay algo que (con el amor a todos como hermanos) concentra toda la fe cristiana. La concentra tanto que, sin  eso, todos los demás elementos de la fe, dejan de ser cristianos. Y es tan serio que, yendo ahora más allá de Etty, el salto de Jesús desde la experiencia del abandono de Dios hasta las manos del Padre, me parece el momento más decisivo y más importante de toda la historia humana. Aunque nadie se enterara de ello. Porque, en nuestra historia, lo mejor suele estar profundamente escondido; y lo más aplaudido y jaleado, no pasa de ser mera baratija humana.

        Desde ahí, me gusta completar el texto de los Ejercicios ignacianos cuando, al hablar de la redención, comienza proponiendo una mirada a “la haz de la tierra en tanta diversidad así en trajes como en gestos: unos blancos y otros negros, unos en paz  otros en guerra, unos llorando y otros riendo, unos sanos y otros enfermos, unos naciendo y otros muriendo” (EE 106). “Unos explotando y otros siendo cruelmente explotados” es lo que creo necesario añadir al texto de san Ignacio. Porque entonces, la decisión divina: “Hagamos redención del género humano” (EE 107) resulta más increíble y más llamada a la fe.

Es cierto que, aun sin ese añadido, tras la decisión redentora de la Triunidad divina, pareció que nada cambiaba: Roma siguió haciendo guerras, Virgilio componiendo églogas, los fenicios comerciando y las gentes yendo y viniendo. Cierto que, en un lugar perdido, una chavala se queda embarazada; pero eso pasa cada día y carece de novedad.

        Pues bien: es en ese escándalo del mal y el aparente silencio de Dios donde cuaja una fe verdadera. Ahí cobra su fuerza la frase atribuida a Teresa de Jesús: “Dios no tiene otras manos que las nuestras”. Y todos los milagrerismos y maravillosismos tan típicos de la religión como ajenos al cristianismo, quedan desautorizados: cuando Dios decide intervenir, “no pasa nada”. Pero veinte siglos después, todavía están ocupándose de aquello miles de millones de cristianos. Y solo un siglo después, un grupo de pescadores galileos analfabetos pone en marcha un movimiento “sin futuro”, pero que fue capaz de superar y vencer a los tres grandes poderes de la época: el poder político romano, el de la sabiduría griega, y el poder religioso judío.

        En resumen, con frases del Evangelio: -“Señor ¿no te importa nada que perezcamos?”. Y la respuesta: – “¡Hombres de poca fe!”. Con palabras de Pablo: “esperanza contra la desesperanza”. O, como parodiaba el Pep Vives: esperanza contra toda experiencia…

 

4 comentarios

  • M.Luisa

    Para mí en  el punto del escrito donde  se habla del abandono que sintió Jesús no veo ahí  determinación ninguna de  experiencia, sí en cambio  puede definirse de experiencia,  la realización práctica de toda su vida.

    Jesús, como todo ser humano  pudo sentirse en este momento (al cual se refiere el autor) abandonado, pero sin que tal abandono fuese real, teniendo en cuenta su trayectoria de vida. Por tanto  en cuanto momento  pienso que pudo tratarse de uno de  tantos  en los que los seres humanos quedamos  sintiendo ciertos estados de ánimos, pero sin que en ellos se produzca ningún salto trascendental. Para mí la trascendencia, Jesús, la realizó paso a paso en su vida terrenal. Esto es lo que quería expresar más detenidamente.

  • M.Luisa

    Bien, ayer tras leer este  artículo en el que testimonia episodios  durísimos vividos por una mujer   encomiable  solo me detuve, porque me llamó la atención, en  la última frase en la que  ahora al releerla he caído en la cuenta  que no era más que  otra forma de entender o de parodiar la frase de Pablo, porque así como en la de él que dice  “esperanza contra la desesperanza”   incluye la experiencia, y por tanto la experiencia de esta mujer,   en la de Pep Vives, entiendo que  sí la excluye.

    Mil disculpas!

  • M.Luisa

    A mi entender pienso que no fue un “salto” sino un “paso” dentro de la experiencia misma, por supuesto la de Jesús y la de todos nosotr@s. De momento no me puedo alargar.

  • Alberto Revuelta

    Yo, Juan, vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar ya no existe.Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén que descendía del cielo, de parte de Dios, preparada como una esposa que se ha adornado para su esposo.Y oí una gran voz desde el trono que decía: «He aquí la morada de Dios entre los hombres, y morará con ellos, y ellos serán su pueblo, y el “Dios con ellos” será su Dios». Y enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni duelo, ni llanto, ni dolor, porque lo primero ha desaparecido. Apocalipsis 21. Conmemoracion hoy de los marcharon 

Deja un comentario