• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6006 Artículos. - 95624 Comentarios.

La marcha accidentada de las reformas de Francisco

  Respecto a esa tensión acelereda que el Papa está queriendo introducir en la Iglesia católica, hemos traducido hoy para ATRIO una entrevista con el veterano vaticanista Marco Politi, que ya escribió una biografía de Juan Pablo II muy contraria a la oficial de Weigel. En una revista de la diócesis de Linz (Austria) expone con acierto la difícil situación en que se encuentra la Iglesia y Francisco. Pero en algunas diócesis de Austria las renovación sinodal avanza, como se ve en estas dos entradas del Foro de curas de Vizcaya: Un laico representante del obispo en Vaud y vicarios episcopales laicos en diócesis suizas. AD.

Entrevista con el experto del Vaticano Marco Politi | Por Josef Wallner | Kirchen Zeitung Linz, 28/09/2021

  • Hay odio en la iglesia”
  •  El Papa Francisco preside una Iglesia en crisis.
  • La Iglesia está en crisis: Problemas con los balances del Vaticano, manejo intolerable de los abusos, una reforma de la curia que se tambalea. Y en medio de todo ello, el Papa Francisco. El experto vaticanista Marco Politi explica cómo el Papa Francisco está llevando a la Iglesia católica en esta situación y hacia dónde quiere llevarla. 

En el Vaticano, un cardenal está ahora en el banquillo de los acusados por mala gestión y corrupción. Todo lo que sale a la luz suena a puro caos financiero, al menos visto desde la lejana Austria. ¿Todavía tiene el Papa un control sobre él?
Marco Politi:
No es el caos, es lo contrario. La mala inversión de la Secretaría de Estado del Vaticano -desgraciadamente se despilfarraron 300 millones de euros en Londres- no fue puesta en conocimiento de la opinión pública por periodistas o desde fuera, sino por el propio Banco Vaticano y los Auditores Generales. Esto demuestra que las estructuras que el Papa Francisco ha reforzado y también las de nueva creación están funcionando. Esta es una noticia real. En el pasado, la suciedad se habría barrido bajo la alfombra.

¿Ha conseguido el Papa hacer algo?
Politi:
Sí. El Papa Francisco está haciendo limpieza.

De la economía a la pastoral. El Papa Francisco adopta reiteradamente una postura comprensiva con la homosexualidad y en un abrir y cerrar de ojos -en febrero de 2021- la Congregación para la Doctrina de la Fe publica la prohibición de la bendición de las parejas homosexuales con su aprobación. Esto es confuso.
Politi:
Sí, es ciertamente confuso. Pero hay que tener en cuenta que Francisco es un político. Por eso, a veces, puede zigzaguear. Francisco prefiere gobernar con gestos y palabras en lugar de cambiar las leyes. Desde que es Papa, ha borrado toda la demonización de la homosexualidad que existía en los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI. Y ese fue el momento en que dijo: “Quién soy yo para juzgar a una persona homosexual”.

Pero el documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe sigue existiendo.
Politi:
Esta carta anticuada existe porque la relación de fuerzas en la Iglesia es tal que todavía hay una corriente conservadora muy fuerte. El Papa es como el capitán de un barco que tiene que navegar entre los icebergs. Pero la gente de la Iglesia ya ha entendido que la homosexualidad no es un problema. Dentro de unos años, este pequeño documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe será completamente olvidado.

Para muchos católicos, el resultado del Sínodo de Amazonía de octubre de 2019 fue una amarga decepción. De antemano, el Papa alimentó la esperanza de que abriría la posibilidad de ordenar sacerdotes a hombres casados. No hay nada más sobre esto en el documento sinodal “Querida Amazonia”.
Politi:
Esto refleja la situación de la Iglesia Católica. El Papa Francisco hizo posible el Sínodo de la Amazonia y el debate libre de los obispos. Eso es un gran avance si pensamos en el pasado. No había ninguna posibilidad de discutir sobre los sacerdotes casados antes y con el Papa. El Papa Francisco no ha dado permiso a los sacerdotes casados porque en la Iglesia católica hay una guerra civil desde hace años.  Comenzó en el Sínodo de la Familia de 2015, donde las fuerzas tradicionalistas y conservadoras se movilizaron con fuerza contra el Papa. Hay odio en la iglesia. La agresividad es cada año peor. El Papa debe tomar nota y aceptar el equilibrio de poder dentro de la Iglesia. No es cierto que el Papa sea autócrata y pueda decidir todo como quiera.

¿Cómo se formó un bloque conservador tan fuerte en la Iglesia?
Politi:
Porque en los últimos cuarenta años, el Papa Wojtyła y el Papa Ratzinger siempre nombraron sólo obispos muy obedientes que no plantearon ningún problema. La mayoría de los obispos no quieren cambiar nada en la doctrina o tienen miedo. Esa es la situación. El Papa inaugura una obra, pero luego tarda en hacerlo, más allá de su pontificado.

La cuestión de las mujeres también es candente. Ahora ya existe la segunda comisión de estudio sobre el diaconado de las mujeres. Uno tiene la impresión de que el Papa no quiere decidir.
Politi:
Sí, es una gran decepción para los fieles. Pero el Papa no lo pospone. La primera comisión estuvo totalmente dividida, y hasta ahora no ha salido nada de la segunda. Por eso, mientras tanto, el Papa está intentando que muchas mujeres ocupen puestos de liderazgo en el Vaticano. Por primera vez, hay una mujer en el Consejo del Sínodo de los Obispos. Será la primera mujer con derecho a voto en un Sínodo de Obispos.
El Papa recibe una gran aprobación por su encíclica “Laudato si'”, que trata de la integridad de la creación.
Politi:
El Papa tiene un excelente ojo para los problemas de la época.

Uno de los mega-temas de la iglesia es el abuso. ¿Ve usted la posibilidad de que la Iglesia vuelva a recibir la ley de la acción y no sea llevada de escándalo en escándalo?
Politi:
A veces tengo la impresión de que la gente de los países de habla alemana olvida lo mucho que se ha hecho ya en los países de habla alemana. También en el norte de Europa se ha formado una buena estructura para tratar los casos de abuso. Digamos que el 80% se hace bien y el 20% menos. Pero la estructura está ahí. Aquí, el Papa ha aportado una gran innovación que no existía antes en la Iglesia católica. Piensa en cuántos obispos han sido destituidos. No son palabras, son hechos.

El Papa Francisco se ha propuesto reformar la Curia con celo, pero poco parece haber cambiado. Por ejemplo, los nombramientos de obispos, que son bastante cruciales para las diócesis, siguen siendo tan opacos como siempre.
Politi:
Creo que el documento sobre la reforma de la Curia que saldrá pronto será una decepción para muchos. Parece que no hay nada especial en ella, salvo que la Curia se ha adelgazado un poco y que la Congregación para la Doctrina de la Fe ya no es la primera, la principal. La Congregación para la Evangelización estará en primer lugar. Mucho más importante que el documento será el gran Sínodo, que ahora comienza.

El Sínodo, que trata de la sinodalidad de la Iglesia.
Politi:
Sí, deberíamos discutirlo: Qué significa la iglesia como comunidad, cómo funciona la participación. También es el lugar para la cuestión del nombramiento de los obispos. Sin embargo, el éxito de este Sínodo no depende del Vaticano, sino de los obispos, hasta qué punto quieren escuchar a los fieles, a las mujeres, a los cristianos que se han alejado de la Iglesia.

La pregunta sigue siendo: ¿Cuánto de lo que ha iniciado el Papa Francisco es irreversible, o qué podría eliminar del mundo un sucesor?
Politi:
Creo que la mayor parte es irreversible. Lo que es irreversible es sobre todo que la Iglesia no debe mandar, sino que es una comunidad que vive en medio de la gente. No se puede volver atrás. «

Marco Politi

El periodista Marco Politi, nacido en Roma en 1947, trabajó durante décadas como reportero del Vaticano para periódicos italianos. Está considerado como uno de los “vaticanistas” más conocidos y absolutamente serios. Con motivo de su último libro “En el ojo de la tormenta” (Im Auge des Sturms, Herder 2021, 187 páginas, € 18,60.), el KirchenZeitung se reunió con él para una entrevista.

Señor Politi, ¿cómo caracteriza la situación actual de la Iglesia católica?
Politi:
Tengo la impresión de que hay demasiada pasividad en la Iglesia universal en este momento histórico. Hay muy poca discusión. Alemania es una excepción. La vía sinodal es muy interesante. Pero los obispos y cardenales no reaccionan, ni siquiera cuando el Papa dice algo. El gran silencio es negativo para el desarrollo posterior de la Iglesia. Si no hay debate, no puede haber reforma. Lo único peor que la crisis puede ser prolongarla con el silencio.

¿Qué espera todavía en el otoño del pontificado, como usted muy noblemente dice, en términos de medidas concretas del Papa Francisco, a punto de cumplir 85 años?
Politi:
Esto es claramente el Sínodo de la Sinodalidad. La sinodalidad significa transformar la Iglesia desde el antiguo modelo monárquico a una Iglesia más participativa y dialogante. Es una gran noticia.

 

5 comentarios

  • Santiago

    Francisco ha dicho que en muchas cosas la Iglesia “ha hablado” ya de manera definitiva. El no es Jesucristo que es el autor de la gracia sacramental y co-igual con el Padre que promulgó la Ley eterna para nuestra salvación. Vino pues Jesús a  ratificar esta “doctrina” paternal divina sin cambiar ni una “iota” de la ley eterna del Amor del Padre.

    Esta Ley NO está sujeta a nuestros gustos de la época y del siglo, sino a la Revelación hecha en Cristo a nosotros y en el cual todo fue recapitulado en El en orden a nuestra salud eterna , y NO a nuestro bienestar puramente “temporal” qué pasa con el tiempo sin retorno. Los bienes permanentes no se encuentran en la vida de la tierra, sino que son de naturaleza escatológica, y pertenecen a la fe, la esperanza y la caridad, vida espiritual de todo el  que sigue a Cristo.

    Por tanto, ningún Papa puede “cambiar” la Revelación de Dios en la Escritura. Puede aclararla, definiendo lo que YA se encuentra en la FE de la Iglesia que nos fue transmitida por el “carisma apostólico” y que es independiente de los “pecados de los clérigos y laicos”

    Por eso, no hay duda que Francisco puede reformar la Curia y combatir la corrupción humana. No hay tampoco duda sobre ordenar  el sacerdocio “casado” común en la historia y existente todavía en el sacerdocio casado de la Iglesia Católica de Rito Oriental pues existen al menos 7 ritos en la Iglesia y sólo el rito romano está obligado al celibato.

    Sin embargo no puede ningún Papa cambiar el Evangelio ni el resto del Canon de la Escritura, y lo que la Iglesia ha aceptado ya como doctrina apostólica irreformable y definitiva. Esto es lo que Cristo quiso y quiere desde “el principio” como se vio claramente en el Evangelio de Marcos de ayer Domingo 3 de Octubre. Los seres humanos no hemos cambiado la esencia de nuestra humanidad básicamente a través de los siglos. Tenemos tendencias y pasiones capaces de trastornar nuestro entorno y a nosotros mismos.

    El camino sinodal puede ser un medio de apertura a lo “cambiable” pero no puede convertirse en un “Parlamento” como el del Reino Unido o el de USA donde se promulgan leyes “según” la política partidista  del país. Ante todo la Iglesia necesita la UNIDAD de la FE que Jesús quiso y de la que habló antes de morir a Sus Apóstoles: “Que todos sean UNO” en la FE “como Tu, Padre, eres en Mi y Yo en Ti, que también ellos en nosotros sean UNO, para que el mundo crea que Tu me enviaste”(Juan 17: 21-23)

    Puesto que el mundo “no creerá” que Jesús fue enviado por el Padre si no existe una base doctrinal común por la que tengamos al menos el testimonio cierto de los que han seguido y continúan siguiendo La Palabra eterna del Padre donde reside la Suma Verdad, lo único que puede salvarnos del abismo del mal.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

     

    • Carmen

      Es superior a mí callarme. Y no quiero meterme en líos.
      Pero…
      Ha dicho usted algo genial, al menos para mí lo es. Dice que el Papa no es Jesús.
      Cierto.
      Ni Pedro
      Ni Santiago
      Ni Pablo
      Ni ningún Padre de la Iglesia
      Ni tampoco ningún Papa que en el mundo han sido, nos gusten más o menos o nada.
      Ni Agustín de Hipona
      Ni Tomás con todo su Tomismo
      Ni Torquemada.
      Ni siquiera los evangelistas lo son, sean personas o comunidades

      Entonces…?

      Pero si aceptamos las reglas del juego, la Iglesia es la Iglesia. Y el Papa no es Jesucristo, cierto, pero sí que, en teoría es su vicario

      Entonces?

      Mire, si vamos a Iglesia, vamos a Iglesia. No se puede cambiar de opinión según me guste un Papa o no me guste.

      Y le aseguro que, aún deseándole lo mejor al señor Bergoglio o como se escriba, no es santo de mi devoción. Porque yo no voy a Papas,ni a Iglesia. Voy a eso que destilan los Evangelios.

      No se me enfade.
      Un abrazo.

      • Santiago

        Exactamente. Gracias por su comentario Solamente podemos tratar de imitar a Jesús de Nazaret, no suplantarlo.
        El obispo (y el sacerdote), por su ordenación, actúa solamente “en nombre de Cristo” y por Cristo bautiza, confirma, perdona pecados, celebra la Eucaristía, ordena a otros, testifica el matrimonio, unge a los enfermos, predica la Palabra divina etc. Sólo por el poder otorgado por Cristo a sus Apóstoles transmitido a sus sucesores en orden al ministerio salvífico.

        Es el carisma de Cristo,que es la gracia,lo que se infunde sacramentalmente. Obviamente este poder nada tiene que ver con la dignidad “personal” porque va dirigido y ordenado a la salvación eterna y no puede depender de los pecados de los ministros.

        La función de Pedro y sus sucesores está especificada por Jesús en el Evangelio: “apacentar las ovejas” o sea, reunirlas en un solo redil para que se UNAN al bien proclamado por el Padre, Hijo y Espíritu Santo.

        Eso ha sido la vida de los santos que imitaron,como Francisco de Asís y Teresa de Lisieux , el camino de Jesús. Pedro debe ser el vínculo de la UNIDAD para los que deseen creer en Cristo. Vínculo de comunión para los que entran en el redil, para los que reciben la fe y actúan en ella, no dejando que se escape su fulgor ni “en el querer, ni en el obrar” y dejar que la iluminación de la fe sea total.

        No es la Iglesia como institución humana, sino “Cristo en Su Iglesia”, no una imitación, ni la corrupción, ni los pecados de sus miembros, sino es Cristo el que “misteriosamente” se encuentra vivo en Ella y listo para acoger a todos los que estén agobiados y cansados de la vida porque a través de Cristo y Su Iglesia encontrarán la verdadera paz que reside solamente en la Verdad.

        Un saludo cordial
        Santiago Hernández

  • ¿Pero cuando no  ha estado la Iglesia en crisis?

  • Gonzalo Haya

    ¿Qué podemos hacer los participantes de Atrio para que este Sínodo no sea una decepción como el Sínodo de la familia y el de la Amazonía? Porque este Sínodo está abierto a la participación de los laicos, de todo el pueblo que queremos seguir el proyecto de Jesús.

Deja un comentario