• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6006 Artículos. - 95619 Comentarios.

Greg Epstein, un humanista ateo, nuevo capellán jefe de Harvard

La noticia ha saltado a todos los medios. Nosotros la damos como la ha presentado NYT en su edición de ayer. ¿Una baza para el No-teísmo en nuestro debate? ¡Ojo! En el humanismo ateo se trata de una espiritualidad laica o atea, que siempre ha tenido acogida en ATRIO y que está ya siendo una voz a tener en cuenta en todo diálogo secular e interreligioso por la ética y la espiritualidad. Pero lo que se debate aquí es la posibilidad de un cristianismo sin Theos (=sin un Dios a quien invocar). Estoy ya leyendo el libro de Epstein. Iremos hablando más de él próximamente. AD.

La elevación de Greg Epstein, autor de “El bien sin Dios”, refleja una tendencia más amplia de jóvenes que se identifican cada vez más como espirituales pero no afiliados a la religión.

Los colonos puritanos que se establecieron en Nueva Inglaterra en la década de 1630 tenían una inquietante preocupación por las iglesias que estaban construyendo: ¿cómo se asegurarían de que los clérigos estuvieran alfabetizados? Su respuesta fue la Universidad de Harvard, una escuela que se estableció para educar al ministerio y adoptó el lema “La verdad para Cristo y la Iglesia”. Llevaba el nombre de un pastor, John Harvard, y pasarían más de 70 años antes de que la escuela tuviera un presidente que no fuera clérigo.

Casi cuatro siglos después, la organización de capellanes de Harvard ha elegido como su próximo presidente a un ateo llamado Greg Epstein, quien asumirá el cargo esta semana.

En este vídeo de 7 min. (subtítulos en inglés) Greg cuenta como un sacerdote católico fue el primer capellán en Harward y cómo lo es él hoy.

Epstein, de 44 años, autor del libro “Bueno sin Dios”, es una elección aparentemente inusual para el papel. Coordinará las actividades de más de 40 capellanes universitarios, que dirigen las comunidades religiosas cristiana, judía, hindú, budista y otras en el campus. Sin embargo, muchos estudiantes de Harvard, algunos criados en familias de fe, otros nunca están seguros de cómo etiquetar sus identidades religiosas, atestiguan la influencia que el Sr. Epstein ha tenido en sus vidas espirituales.

“Hay un grupo creciente de personas que ya no se identifican con ninguna tradición religiosa pero que aún experimentan una necesidad real de conversación y apoyo sobre lo que significa ser un buen ser humano y vivir una vida ética”, dijo Epstein, quien fue criado en un hogar judío y ha sido el capellán humanista de Harvard desde 2005, enseñando a los estudiantes sobre el movimiento progresista que centra las relaciones de las personas entre sí en lugar de con Dios.

Para los capellanes del campus del Sr. Epstein, al menos, la noción de ser dirigido por un ateo no es tan contradictorio como podría parecer; su elección fue unánime.

“Quizás en un clima universitario más conservador podría haber una pregunta como ‘¿Qué diablos están haciendo en Harvard, que un humanista sea el presidente de los capellanes?’”, Dijo Margit Hammerstrom, capellán de la Ciencia Cristiana en Harvard. “Pero en este entorno funciona. Greg es conocido por querer mantener abiertas las líneas de comunicación entre diferentes religiones “.

Las docenas de estudiantes a quienes el Sr.Epstein orienta han encontrado una fuente de significado en la organización de humanistas, ateos y agnósticos de la escuela, lo que refleja una tendencia más amplia de jóvenes en los Estados Unidos que se identifican cada vez más como espirituales pero no afiliados a ninguna religión. Esa tendencia podría ser especialmente destacada en Harvard; una encuesta de Harvard Crimson de la clase de 2019 encontró que esos estudiantes tenían dos veces más probabilidades de identificarse como ateos o agnósticos que los jóvenes de 18 años en la población general.

“El liderazgo de Greg no se trata de teología”, dijo Charlotte Nickerson, de 20 años, estudiante de ingeniería eléctrica. “Se trata de la cooperación entre personas de diferentes religiones y de reunir a personas que normalmente no se considerarían religiosas”.

Los capellanes de Harvard desempeñan un papel enorme en el campus, tocando la vida de cientos de estudiantes, ya sea a través de la misa ofrecida por el Centro de Estudiantes Católicos o cenas de Shabat en Harvard Hillel. Su líder depende directamente de la oficina del rector de la universidad.

Para Epstein, convertirse en el director de la organización, especialmente a medida que gana más reconocimiento por parte de la universidad, es la afirmación de un esfuerzo de un año, iniciado por su predecesor, para enseñar en un campus con raíces religiosas tradicionales sobre el humanismo.

“No buscamos respuestas en un dios”, dijo Epstein. “Somos las respuestas de los demás”.

El trabajo del Sr. Epstein incluye organizar cenas para estudiantes universitarios donde la conversación es profunda: ¿Existe Dios? ¿Cuál es el significado de la vida? Anteriormente dirigió una congregación de humanistas y ateos del área de Boston que se reunían en Harvard Square para los servicios semanales que se centraban en sermones seculares. En 2018 lo cerró para centrar su tiempo en construir relaciones en el campus, incluso en el MIT, donde también es capellán. El Sr. Epstein se reúne con frecuencia individualmente con estudiantes que luchan con problemas tanto personales como teológicos, y los asesora sobre cómo manejar la ansiedad por los trabajos de verano, las disputas familiares, las presiones de las redes sociales y la turbulencia endémica de la vida universitaria.

“Greg es irreverente y bueno para disipar la presión”, dijo Nickerson, recordando un momento en el que bromeó diciendo que si su pasantía de verano se volvía demasiado estresante, siempre podría ser despedida, entonces tendría una buena historia para compartir.

Crédito…Tony Luong para The New York Times

Algunos de los estudiantes atraídos por la comunidad secular del Sr. Epstein son refugiados religiosos, personas criadas en hogares observadores que llegan a la universidad en busca de un significado espiritual en una forma menos rígida.

Adelle Goldenberg, de 22 años, creció en la comunidad jasídica de Brooklyn, donde recuerda que le dijeron que no podía asistir a la universidad. En preescolar, cuando se le preguntó qué quería ser de mayor, su respuesta fue simple: una novia. Era lo único que podía imaginarse para una chica como ella. Cuando cumplió 19 años, se postuló en secreto para Harvard y huyó de la comunidad.

Una vez en Harvard, temía asumir cualquier etiqueta religiosa, pero aún anhelaba encontrar personas luchando con problemas más profundos que el rendimiento académico. Comenzó a asistir a reuniones del grupo humanista y descubrió en Epstein una forma de tutoría que se sentía casi como tener un rabino secular, dijo.

“Cuando llegó la pandemia, pensé, ‘Greg, ¿tienes tiempo para hablar sobre el significado de la vida?’”, Recordó Goldenberg. “Me mostró que es posible encontrar una comunidad fuera de un contexto religioso tradicional, que puedes tener el valor agregado que la religión ha proporcionado durante siglos, que es que está ahí cuando las cosas parecen caóticas”.

La Sra. Goldenberg reflexionó nuevamente sobre lo improbable que había sido su camino cuando su madre pidió ver el anuario de la universidad: “Le dije: ‘No creo que te vaya a gustar’”, dijo Goldenberg. “Dice que fui copresidente de los Humanistas, Ateos y Agnósticos de Harvard. Y puedes ver mis hombros “.

La no religión está aumentando mucho más allá de los confines de Harvard; es la preferencia religiosa de más rápido crecimiento en el país, según el Pew Research Center. Más del 20 por ciento del país se identifica como ateo, agnóstico o no religioso, llamados los “nones”, incluidos cuatro de cada 10 millennials.

Las razones por las que más jóvenes estadounidenses se están desafiliando en el país desarrollado más religioso del mundo son variadas. El sociólogo de Notre Dame Christian Smith atribuye la tendencia en parte a la creciente alianza entre el Partido Republicano y la derecha cristiana, una disminución de la confianza en las instituciones, un creciente escepticismo de la religión a raíz de los ataques terroristas del 11 de septiembre y un alejamiento de los tradicionales. estructuras familiares que se centraban en la asistencia a la iglesia.

La comunidad del Sr. Epstein ha aprovechado el creciente deseo de significado sin fe en Dios. “Ser capaz de encontrar valores y rituales, pero no tener que creer en la magia, es algo poderoso”, dijo AJ Kumar, quien se desempeñó como presidente de un grupo de estudiantes graduados humanistas de Harvard que asesoró el Sr. Epstein.

Otros capellanes de Harvard han aplaudido los esfuerzos de Epstein para proporcionar un hogar en el campus para aquellos que no tienen ningún apego religioso, son escépticos pero aún buscan. Algunos dijeron que su elección para liderar el grupo, siguiendo a su anterior líder judío, parecía obvia.

“Greg fue la primera opción de un comité que estaba formado por un luterano, un científico cristiano, un cristiano evangélico y un bahá’í”, dijo la reverenda Kathleen Reed, capellán luterana que presidió el comité de nominaciones. “Estamos presentando a la universidad una visión de cómo podría funcionar el mundo cuando las diversas tradiciones se centran en cómo ser buenos seres humanos y vecinos”.

Y para algunos miembros de la comunidad humanista y atea de Harvard, explorar el humanismo les ha traído consigo una comprensión más rica de la fe.

La Sra. Nickerson creció en un hogar católico de clase trabajadora donde luchó por conectarse con rituales como la misa. Pero durante su primer año en Harvard, se encontró capaz de mantener conversaciones largas y animadas con su abuela devota. La Sra. Nickerson se dio cuenta de que su participación en el humanismo de Harvard le había dado el lenguaje para comprender la teología de su abuela.

La primavera pasada, los dos estaban cuidando rosas y azucenas en el jardín familiar cuando abordaron el tema de la rendición. La abuela de la Sra. Nickerson reflexionó sobre los aspectos de su vida que estaban en manos de Dios; La Sra. Nickerson estuvo de acuerdo en que era importante reconocer todos los eventos más allá del control humano, aunque no cree que haya una deidad involucrada. La Sra. Nickerson luego compartió una parábola budista que había aprendido del club humanista, que su abuela luego pasó a su grupo de estudio bíblico.

“Entendimos la idea de rendirse de manera similar, aunque una de esas explicaciones vino con Dios y la otra no”, dijo la Sra. Nickerson. “Ahora encuentro que soy más fluido en mis conversaciones espirituales”.

26 comentarios

  • Honorio Cadarso

    Con la venia, me atrevo a sugerirles como lectura espiritual o filosófica o teológica una novela de una tal Mary McCarthy, que junta en una “comuna”, allá por los años 60 del siglo XIX, a una serie de pensadores o “bienpensantes” que pretenden elaborar con sus reflexiones y la vida monacal de su comuna la superación del comunismo y el  capitalismo en una síntesis definitiva y milenarista (no sé si se dice así…) Los hay realistas, que piensan que ya se ha llegado por aquellos años a  la única conclusión posible, el capitalismo neoliberal, los hay puristas que creen que se puede superar ese aterrizaje neocapitalista-neoliberalista, los hay idealistas…analizan los logros de los políticos del tiempo, las predicciones de Karl Marx, Lenin,  Trotsky, los fracasos de la guerra civil española y de la guerra mundial de 1940, etc. etc.

    A algunos a lo mejor les parece esa novela un tanto pueril, al uso del americano de clase media docente y escribiente, y resulta al final que los choques entre las distintas tendencias de la comuna desemboca en una debacle y un abandono de la comuna.

    Hoy, con la experiencia china, cubana, de teología de la liberación y de los afganos talibanes y demás, creo que seguimos en la línea de esa novela que se titula “Oasis”. Pero tengo para mí que se nos impone la receta de una palabra de la Biblia “CONTRA TODA ESPERANZA, CREYO EN LA ESPERANZA”…

  • M.Luisa

    Considero más adecuado   partir como lo hizo    André Comte-Sponville en su libro con  la pregunta ¿Qué es la espiritualidad sin Dios? Tal autor filósofo humanista-  empirista, ateo, materialista, pero de un materialismo abierto es decir adherido a un concepto más amplio  de lo físico más allá  del límite de  lo inanimado  como  hasta hace bien poco se entendía   la física. En cambio  la ciencia actual no solo ha extendido lo físico al universo material, sino que nos ha hecho ver que nuestro propio mundo terrestre en todas sus estructuras y procesos físicos está pendiendo constitutivamente de los procesos y de las estructuras del universo entero, de ahí que lo físico sea idéntico a lo cósmico… En fin es la realidad física de las cosas lo que trasciende… y por supuesto nadie  puede hacer comprensible a Dios como he leído   en alguno de estos hilos.

  • M.Luisa

    Tras unos días  secuestrado mi ordenador,  entro en este hilo  que por lo que veo ha estado muy concurrido, aunque por mi parte muy  poca cosa diré  pues  con el título del libro    “El bien sin Dios”  que escribió el autor del artículo no puedo decir mucho si quiero ser coherente con mi línea de pensamiento.

    Son de las cosas buenas y no de la idea del  bien al estilo platónico de lo que en inicio hay que tomar postura sí se quiere de verdad un cambio de sentido que lleve al ser humano al cumplimiento de la   espiritualidad,   pues  son las cosas las que nos ponen en relación con todo al hacer nuestra vida.

    Observo que para la propuesta  secular que se impone  Epstein elige de inicio el mismo camino iniciado por las religiones y precisamente   estas con sus apriorismos han sido un verdadero obstáculo para allanar el camino a la espiritualidad.

  • Está claro que para el nuevo humanismo “occidental”, y su ética, ni Dios, ni sus atributos son dignos de ser tenido en cuenta.

    Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios! aunque se consideren ateos. Los limpios de corazón, los de un corazón abierto al amor .
    Aquí, en España, lo que yo conozco, (que no es mucho), está, (como muy bien dice el amigo Luis Troyano -¡decíamos ayer, Luis!)), Mariá Corbí, y su Centro de Estudios de las Tradiciones de Sabiduría (CETR), de Barcelona.
    Y en Madrid, lo poco que conozco un poco es a Mónica Cavallé, y la Asociación española para la práctica y el asesoramiento filosófico.
    Cito estos tres textos (Roman, Gonzalo, isidoro) porque dan pie a considerar que estamos ya en un nuevo paradigma.
    Me ha gustado que se haya citado a MARIÀ CORBIa, cuyos esfuerzos dan fruto al menos en algunas universidades de América. Su último libro: PROYECTOS AXIOLOGICOS COLECTIVOS, vale la pena clomo sus anteriores. Y no digamos los de “meditación”. Làstima que en España no tenga resonancia.

    Hay Enrique Martínez Lozano y otras entidades en esa línea. Lo he indicado en un párrafo anterior.
    buen avance en el debate. Tal vez “Dios” pida que hablemos de otra forma de “Dios”.

    Buen domingo

    • Hola Jaime:
      Un discípulo le preguntaba a su maestro que debía hacer para alcanzar la iluminación. Este se limito a alzarse su faldón y enseñarle los cayos que tenia 3n el culo. De sentarse a meditar…
      Nos equivocamos de nuevo si nos centramos en el estudio de las tradiciones de sabiduría, sabremos mucho, pero ese saber lo tenemos en los libros y en Internet a disposición cuando lo necesitemos.
      Estudiar nos da saber. Practicar alguna tecnología mística transformativa nos da sabiduría.
      Hay auténticos maestros del espíritu que sigo en Internet. Enseñan fundamentalmente -practicas- meditativas y lo relacionado con esa esfera. Una cosa es saber que el fuego quema, y otra es quemarse.

      Un saludo cordial

      • El CETR es sabiduría porque nace de la meditación. Horas de silencio.
        No quita la indagación, que es necesaria.
        No sé qué idea te ha dado mi aportación, pero cualquier menos quedarse en los estudios de LA SABIDURÍA….. y el sabio después de meditar vuelve la vida para cambiarla.

        • Vale Jaime el CETR quizá sea fuente de sabiduría, mejor.
          Entiendo que el sabio no tiene porque volver de ningún sitio, solo viviendo está transformando el mundo. Aunque sea en una cueva del Himalaya, su consciencia elevada influye en la consciencia universal.

  • Carmen

    Es que la religión y el Poder político han ido de la mano siempre, bueno, muchos siglos, o quizás siempre. No sé. Y Funcionó genial. Pero las cosas han cambiado, nuestras cabezas son otras. Sobre todo nos da igual que el que tenemos al lado sea de religión judía, musulmana , o cristiano. Detestamos profundamente el fanatismo religioso. Nos da miedo. Y con razón. Muchas personas no perdonan muchas cosas a la iglesia católica. En las religiones o como se llamen de línea protestante hay como mil iglesias diferentes…

    Claro, para personas que ya piensan por sí mismas en estos temas, es que ya ese marco religioso ni lo entienden, ni les gusta. Y el poder político se ha dado cuenta. Y aquí está la respuesta. Porque los estudiantes de Harvard alguna relación tienen con el Poder en EEUU. Y si pertenecer a una religión concreta antes ayudaba y ahora es un estorbo,  bienvenidos sean todas las religiones. Y por supuesto los que se llaman a sí mismo ateos. Habría que definir la palabra ateo. Digo yo que vendrá de no creer en un Theos, pero no lo sé. Se puede creer o querer creer en otro tipo de Dios. De todas formas no creo que a nadie de los que mueven el mundo les interese mucho las creencias personales. Les interesan en tanto en cuanto les pueda beneficiar a sus intereses. Pero si se convierte en un estorbo, pues ampliemos el abanico. Y eso es lo que ha hecho oficialmente la universidad al nombrar a este señor capellán general de la universidad , o como se llame el cargo que le han dado.

    Genial. De aplauso. Genial.

    Pero no hay que preocuparse, la semilla que sembró Jesús de Nazaret, ahí están. En realidad todo eso de los derechos humanos y la compasión, y la solidaridad y…a ver de dónde viene. Y esa es justamente la bandera que se enarbola ahora.

    La verdad, me ha sorprendido mucho porque no estoy muy puesta en esto de las religiones en EEUU. A todos los presidentes cuando se ponen a nombrar a Dios y tal, los veo unos cínicos. A lo mejor soy injusta. No entiendo de política global, bueno, ni parcial, pero sí se que no se puede empezar una guerra o participar  aunque no la hayas declarado tú y acabar diciendo: con la ayuda de Dios, venceremos.

    Eso mismo ha dicho el señor jefe de los talibán. Hemos llegado hasta aquí con la ayuda de Dios.

    No sé si me explico. No se trata de creer en un dios teísta o no teísta. El problema no es ese. Que cada cual crea en lo que pueda. Y que dejen a Dios tranquilo.

    Bueno. Pues buenos días

     

     

  • Isidoro García

    Esta noticia de Harvard, es la vanguardia de lo que será la espiritualidad laica del tercer milenio.

    En que en el pasado, la guía de las personas, estuvo en manos de los clérigos, en la Modernidad, está actualmente en mano de los periodistas y blogueros, y en el futuro próximo estará en manos de los psicólogos y filósofos, dando la vuelta a la historia, y retomando la vía socrática de hace 2.400 años.

    Aquí, en España, lo que yo conozco, (que no es mucho), está, (como muy bien dice el amigo Luis Troyano -¡decíamos ayer, Luis!)), Mariá Corbí, y su Centro de Estudios de las Tradiciones de Sabiduría (CETR), de Barcelona.

    Y en Madrid, lo poco que conozco un poco es a Mónica Cavallé, y la Asociación española para la práctica y el asesoramiento filosófico.

    En estos momentos, los intelectuales clásicos, han perdido casi toda su influencia, de tiempo pasados, quizás porque muchos se han quedado enredados en el pasado, y en el día a día, lo que es fatal para la perspectiva.

    Por eso cuando aparecen personas, con verdadera sabiduría, la gente los busca, sobe todos los jóvenes, (nosotros los mayores ya nos lo sabemos todo, ¡!).

     

    La concepción del hombre sobre sí mismo, se va haciendo cada vez más compleja y más definida, y por eso hay que afinar también todas las concepciones mentales que giran sobre el hombre.

    Esa es la razón de que haya algo en el mundo de lo espiritual que no le cuadra al hombre moderno.

    Por ello la obra de los grandes pensadores espirituales de este tiempo, desde el mundo occidental, (los orientales tienen una gran crisis de adaptación mayor aún), tales como Simone Weil, Dietrich Bonhoeffer, Theilhard de Chardin, Thomas Merton, etc. consiste más o menos acertadamente, en descubrir un nuevo enfoque al tema espiritual que proporcione coherencia a un planteamiento que evidentemente hace aguas.

    Y para esta labor necesitamos “capellanes laicos sabios”.

  • Gonzalo Haya

    Estos relatos me confirman en que una cosa son las explicaciones y otra la vivencia espiritual. Las explicaciones son un laberinto del que no saldremos sin saltarnos (contra toda lógica) algún obstáculo. La vivencia religiosa ¿se apoya en Dios o en la propia conciencia (llámese humanismo, psicología? Para justificar a Dios o a la conciencia no podemos volver al laberinto de la vía racional, y ¡en esas estamos! “Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios! aunque se consideren ateos. Los limpios de corazón, los de un corazón abierto al amor (en la medida en que esté abierto al amor) ellos  verán a Dios (Amor originario, Causa primera y sustentadora). Quizás sea mejor que no lleguemos a demostrar nada para que no confiemos más en “nuestra verdad” que en el amor desinteresado e incondicional.

  • Carmen

    He leído el artículo, en diagonal, la verdad.

    Por algo Harvard tiene el prestigio que tiene. Buenas cabezas dentro. Saben que ese es el futuro.

    Y eso es lo que hay.

    Han decidido que cada cual crea en el Dios que quiera. Se  reconoce que  todas las personas del mundo mundial, sean cuales sean sus creencias pueden colaborar en el progreso de EEUU. Mantenerse como líderes del mundo occidental. Todos a Harvard. Bueno, todos los que la puedan pagar. Y a seguir en la lucha por el Poder.

    Una jugada maestra.

    En fin.

  • Román Díaz Ayala

    Conviene manejar los datos, analizándolos, para tenerlos en cuenta en el momento en que de querer progresar en el intercambio de opiniones.

    La Universidad de Harvard, Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, está considerada la número uno en el ranking mundial, con 371.000 alumnos y el presupuesto más elevado de cerca de 40.000 millones de dólares. Es la universidad más elitista de todas.

    Estudiantes de todo el mundo, y de mchas formas de creencias. Existe la necesidad de coordinar más de 40 capellanes universitarios de toda su variedad de religiones y otras instancias. El cargo  que se le ha ofrecido a Greg Epstein tiene un cometido administrativo de coordinación, la ” Harvard Chaplains”.

    En Estados Unidos las encuestas están a la orden del día. Según el Pew Research Center en 2019 los Estados Unidos predomina la religión cristiana con un 43% en el protestantismo y un 20% de católicos, mientras que un 26% se declara ateo, agnóstico o “nada en particular” (indiferente) En el año 2009 este grupo cifraba un 17%. Han influido varias cosas para ese incremento. Se citan entre ellas, los atentados del 11 de septiembre y la identificación de las iglesias cristianas tanto católicas como protestantes con las derechas políticas más extremas de los últimos años.

    En diciembre de 2020 el American Enterprise Institute en una encuesta revelaba que la identidad religiosa más común para los estudiantes de entre 18 y 29 años era “ninguna”, un 34 % diciendo que se identificaron como no afiliados a la religión (ateos, agnósticos o nada en particular)

    Una encuesta reciente en Harvard reveló que los estudiantes de primer año tenían el doble de probabilidades de identificarse como ateos o agnósticos que sus contrapartes estadounidenses de 18 años de la población general. ¡Significativo!

    El año pasado un 40% de los estudiantes de Harvard afirmaron ser ateos o agnósticos.

    Está claro que para el nuevo humanismo “occidental”, y su ética, ni Dios, ni sus atributos son dignos de ser tenido en cuenta.

     

    • Román Díaz Ayala

      P.D. Queda claro que para los estadounidenses el giro que dio la política americana, y la sociedad americana, tras el 11 de septiembre, no se correspondía con sus valores tradicionales. De aquella locura de Bush hijo participó también Aznar, arrastrando al Partido Popular.

  • No me atrevo a “descalificar” y que vayan al “psiquiatra” todos los buscadores sinceros de la profundidad del ser humano. Pues sí, deísmo, teísmo, no-teísmo, panteístas o panenteísmo y otros  substantivos como religiosidad, espiritualidad, interioridad o cualidad humana profunda en nuestro entorno occidental secular que se pongan a clarificar para mí no es solo interesante, sino necesario. La pluralidad es digna de ser respetada, pero no descalificada. Y aquí iría bien frases de sabiduría, como ves la paja en el ojo ajeno y no percibes…..
    Por cierto hay un libro de otro jesuita, Carlos Domínguez Morano: Mística y psicoanálisis. Trotta, 2021 que iría bien al debate.
    Y a no desfallecer….
    Atrio da para mucho y más.

    • Alberto Revuelta

      Me excuso si he ofendido. Y pido perdón por la adrenalina de algunas de mis palabras. Opino como decía ayer – rebajadas las inconveniencias y la lechecica murciana añadida – por lo que trato de resumir ahora: 1/ los capellanes de Harvard, laicos o no, siguen ayudando a fabricar entes humanos de excelencia técnica que ocupan los altos puestos en compañías industriales, de la industria militar por ejemplo, de Wall Street por ejemplo, de las administraciones estatales y federal, de otras universidades con la ética neoliberal que muestra en EEUU la fracción social con niveles de pobreza y abandono que quienes tenemos ocasión de visitar con cierta periodicidad el pais comprueba de inmediato. Esa visión neoliberal en Harvard y en otras universidades no tiene padres ni madres religiosas ni ateas. Tiene detrás y delante y en medio, dinero y poder. La bolsa de futuros, en alimentos por ejemplo, está, si mi información no es errónea copada por gestores que proceden en más de un sesenta por cien de Harvard y otras del nivel. Y ahí, de esa gestion, se produce en las hambrunas y carencias alimentarias teledirigidas y no por causas providenciales. Para saber eso no hacen falta capellanes. Hace falta ver, informarse, compadecerse, luchar y combatir contra ese melifluo submundo en el que Dios, los dioses, ni antes de muerto el de Nietzsche, ni después con el del Dahes, ha tenido sitio. 2/ Con todo respeto digo que me enciende el pelo leer como una adquisición salvadora la discusión y disertaciones entre ateismo, teísmo, deismo y otros paradigmas, asociando la adquisición de la sabiduría a tener callos en el culo mirando la nada. No estoy de acuerđo. Me parece una aberración moral, intelectual y vital adquirir callosidades en el trasero para llegar a la conclusión de que no hay Dios sino hombres como nosotros para cambiar la sociedad y escuchar a estudiantes haciéndoles reflexionar sobre ello, miembtras las multitudes del Boston de la pobreza, por ejemplo, elevan la tasa de suicidios y enfermedades mentales de lös pobres hasta índices insoportables. 3/ No se, ni he sabido, ni sabré si existe Dios. Si se el lenguaje de la tradición en que he nacido y que es válido desde que Lucy bajo del árbol y echó a andar por la estepa: el día transmite al día su noticia, sin palabras. Esa noticia permite ver y disfrutar y compadecerse y oír desde una barca una llamada a la sabiduría: todos vosotros sois hermanos y parte el pan con el hambriento y no desprecies tu propia carne. Vuelvo a pedir excusas, pero para ese descubrimiento no necesito alforjas ni poéticas, ni fundadas, ni orientales. Llevo 68 años luchando con y por el que puso casa en Cafarnaum. Y, modestamente, he sido, soy y no dudo que morire así, feliz.

      • Javier Peláez

        Estoy de acuerdo.Es más el DSM debería incoporar una nueva parafilia,la llamada “dinerofilia” o “dolarifilia” o “eurofilia”;dícese de la obsesión excesiva por el dinero …Es una enfermedad mental poco tratada…Yo prefiero otro libro que estoy escribiendo Sabiduría y Psicoanálisis; la Mística produce desarreglos cognitivos…

  • Alberto Revuelta

    Como arcipreste catolico que fui en una ciudad como La Línea donde hay gente “pa tò” y por tanto habíamos desde bahais a cientologos a islamicos sufistas, luteranos, espiritistas varios y ocho párrocos diocesanos, más salesianos y hasta un capellán militar asimilado, pues no me extraña lo del capellán ateo de Harvard. Recuerdo a san Manuel Bueno el cura del rector de Salamanca. Y he conocido algunos clérigos catolicos ejercíentes y ateos de todo ateismo. Con mi reverencia al moderador y a los partidarios del teísmo, el deismo y el ateismo, estimó que este asunto es una sosada  digna de loa. Si un estudiante de 20 años necesita un clérigo ateo y sin religión para que le haga consciente de que tiene que arreglar el mundo el solo sin creer ni invocar a dioses, es que lo que necesitan son psiquiatras. A mi me enseñaron en el catecismo que sin las obras de misericordia, corporales y espirituales que dependían de mi acción, no había Dios que valga. Y ahí sigo. Soy yo mismo mi capellán. !Hay que hoderse!

  • Espero la traducción del libro. La idea básica, que agradezco a Antonio, es una búsqueda o un encuentro consigo mismo en la dimensión más profunda de todo Ser Humano. Hay otro libro inglés, traducción al castellano. UNA ESPÌRITUALIDAD SIN DIOS. Su historia y su práctica de Peter Heehs. Kairós, 2021. Lo trata desde Oriente. Y otro que he citado muchas veces, de un jesuita catalán, Marià Corbí: HACIA UNA ESPIRITUALIDAD LAICA. Herder, 2007. Lo interesante de Epstein es formar “capellanes”….tal vez haya que buscar otro término. Y nos encontramos con lo del “término” más adecuado para nombrar esa realidad que decimos “Dios”. ¿Personal o Realidad Última? Ese es el debate abierto y por suerte imposible de cerrar: SIEMPRE ABIERTO. Pero “la” opción personal es imprescindible.

    Y hay el otro enfoque, cuyos términos tampoco son adecuados: LA PSICOLOGIA(s) TRANSPERSONAL(es), que sería mejor : LA TEORÍA TRANSPERSONAL, que parte del supuesto que el ego tiene una dimensión de “trans”, que debe ir des.velando, des.cubriendo, re.velando…

    Lo que nos “inunda”, “·engloba”, veremos cómo lo explica Epstein….
    Gracias, Antonio, por dar a conocer este libro. 

  • Isabel

    Varios puntos sorprendentes en el artículo, empezando por la posibilidad de que a alguien le pueda parecer que esto es dar baza a los no teístas.

    Continuando con el descubrimiento de un capellán ateo que es un rabino humanista ordenado, que nos hace saber que se puede ser bueno y buen vecino sin Dios!!! Pienso que si realmente universitarios estadounidenses necesitan que un dirigente al que se ha investido de autoridad les cuente eso, a lo mejor la educación religiosa en España no ha sido tan mala, después de todo. Solo alguien muy, muy carca lo negaría.

    Y de Aj Kumar, de la élite tecnológica, si no me equivoco, que busca alivio al sufrimiento en el budismo y dice:  “Ser capaz de encontrar valores y rituales, pero no tener que creer en la magia, es algo poderoso”. Claro, en la magia de tener fe en Dios, que el karma y la reencarnación no tienen nada que ver con la magia.

    Con expresiones como “exiliados religiosos”.

    Con esto, “de 10” en la categoría de absurdo: “ La no religión está aumentando mucho más allá de los confines de Harvard; es la preferencia religiosa de más rápido crecimiento en el país, según el Pew Research Center”

    Y esto, exudando narcisismo por todos los poros de la piel: “No buscamos respuestas en un dios”, dijo Epstein. “Somos las respuestas de los demás”.

  • Javier Peláez

    Es curiosa la sociedad norteamericana,hiperreligiosa,y estos dilemas(sin leer el libro,eh)como “Bueno sin Dios” que para mí como europeo me parecen una antigualla porque quién va a negar que se puede ser bueno sin Dios…Os voy a poner una respuesta de Rafael Reig (escritor con el que he disfrutado mucho con algún libro y que tanto me  gustaban sus columnas de  público en papel), reflexión que el califica de generacional(de los nacidos en los 60 y yo comparto) y a la pregunta de porque se asocia la bondad con estupidez :”igual la gente piensa que los asesinos en serie son inteligentísimos,pero nunca piensa que el verdadero misterio y lo verdaderamente imtrigante es la bondad.Ser bueno es algo mucho más complicado que ser malo,y por tanto es mucho más misterioso:por qué hay gente buena ,y tam buena?,cómo funcionan esas cabezas y esos corazones?.No sé porque tendemos a pensar que el mal es sofisticado.Para mí el cerebro de un asesino en serie tiene el mismo interés que un botijo.El problema del mal nos ha embobado y nos ha distraído de lo verdaderamente importante que es el problema del bien”….Siguiendo con esta línea de pensamiento yo pienso en la cantidad de productos televisivos estadounidenses que nos meten aquí de asesinos en serie,la mente de los asesinos y la madre que les parió…..Yo creo que en España tienen bastante éxito porque básicamente somos un pueblo de cotillas(sólo hace falta ver la audiencia que tienen el Sálvame de Luxe y otros opios del pueblo),pero creo que los estadounidenses exportan algunos productos culturales que parecen apuntar a que el mal y la violencia es sofisticada…y luego a poco que se rasca y preguntádselo a los forenses se mata por los motivos más fútiles…Dicho esto yo comparto la intuición de Reig de que lo misterioso es la bondad…Es más yo pienso que en la versión ligth de cristianismo que yo practico(que no ha lllegado a la fase mística) ,yo sólo reconozco alguien como cristiano cuando le idendifico con la siguiente frase:”coño es que es tan bueno es que hasta parece tonto”.Y no lo digo como un insulto que yo ya me he visto en alguna situación así y lo que yo he hecho es reírme de mí mismo y de mi orgullo….Yo todavía no he entrado en fase mística…

    • Javier Peláez

      Como he quedado avegonzado con eso de “coño…que parece tonto”,lo que quiero decir es que la bondad no tiene incentivos ,o todos los que debiera,en la sociedad que vivimos…

  • Están los cuatro categorías elementales, son: Tierra, Agua, Aire, y Fuego. Existe otro quinto elemento que es la base los otros cuatro. El Vacío.

    Si este Vacío es la base del mundo manifestado ¿Es Dios?. Es lo que quieras denominarlo, el caso es que Es.

    Siempre me ha parecido absurdo calificarse como ateo, porque creo que básicamente significa ateo del Dios abrahámico. Pero el Uno de Plotino, por ejemplo, no es asimilable al Dios abrahámico.

    A grandes rasgos la espiritualidad oriental no tiene un Dios “personal” y es la mas rica y la que mas altas cimas espirituales ha conseguido. Pueden ser ateos, pero no son materialistas.

    En nuestra estrechez de miras occidental, se suele identificar ateo con materialista. Y eso es un evidente error, y se ha utilizado falazmente por muchos mal intencionados.

  • Carmen

    Me voy a echar un ratito. Pero antes quiero decir lo que he mantenido mil veces. El cristianismo nunca podrá ser no teísta por una razón muy sencilla: Jesús es Dios. Más concreción, imposible. Además de ser hijo y compartir no sé exactamente qué con el espíritu Santo. Nunca lo he entendido. Aunque creo que en realidad es el único de los tres que puede ser Dios.

    Hablo como persona normal. No como  “teólogo”. Porque las personas normales también pensamos.

    El día que se plantee, dentro de unos siglos, la posibilidad de que Jesús no sea El Cristo, sino una persona normal, como todos, entonces, quizás, a lo mejor sería posible que los que ahora se denominan cristianos puedan tener un Dios No Teísta.

    Todo esto lo he aprendido aquí. Leyendo a unos y otros teølogos y alguna teøloga, sin comillas. Y pensando lo que significa el teísmo y el no teísmo. Aquí se aprende un montón.

    Buena tarde

  • Carmen

    Exactamente.

    Lo que se Debate aquí es un cristianismo sin Theos, es decir, sin un ser a quien invocar.

    Gracias. Creí que no había entendido nada. Pero por lo visto , al menos, sē sobre qué se debate.

    Gracias.

    Pero no quiere decir que no se pueda invocar a Nada. Al menos, eso creo.

Deja un comentario