• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6076 Artículos. - 96398 Comentarios.

Curas obreros: la próxima generación

 Hay veces que ante el agobio de grandes y complejos temas, uno agradece un sencillo relato que de esperanza. Si no fuera porque sé que 95 personas al menos he pinchado en él, diría que fue un error querer participar con vosotros la manera como Edgard Morin sigue buceando a sus 100 años en la complejidad de la realidad global. Pero veo que no estoy ni para reflejar en un comentario lo que a mí me sugirió. Un sentimiento más sereno de esperanza me ha traído La Croix International, esa revista de los grande problemas de hoy. Ha sido este relato sobre un joven que no vivió la experiencia de los curas-obreros pero que, habiendo oído de ella, se ha hecho cura-obrero. Con sencillez y si alaracas. AD.

El movimiento obrero-sacerdotal, que se hizo popular en Francia en la década de 1940, prácticamente ha desaparecido. Pero un sacerdote “joven” mantiene viva la tradición.

Por Fanny Magdelaine

El padre Lionel Vandenbriele no es el típico sacerdote. Nativo de Bailleul, de 40 años, una pequeña ciudad en Flandes francés a unas dos millas de la frontera belga, también es asistente de atención de ambulancia, una especie de paramédico. Eso puede parecer extraño para algunos, pero él se ve a sí mismo como un “hombre común” que decidió unirse al ministerio.

“La fe era una parte esencial de mi vida familiar, un buen caldo de cultivo para el futuro”, dice Vandenbriele, quien es el segundo de cuatro hermanos.

Al crecer, fue monaguillo.” Lo que una vez llamábamos monaguillo”, dice con una sonrisa. Recuerda que los sacerdotes estaban felices. Y después de que hizo su confirmación y continuó ayudando en su parroquia, comenzó a pensar en el sacerdocio. Después de obtener un título en química, ingresó al seminario en 2000 y fue ordenado presbítero de la Diócesis de Lille en noviembre de 2009. Vandenbriele se interesó en la idea de ser un sacerdote obrero después de enterarse del movimiento en una clase de historia de la Iglesia.

“Quería trabajar y vivir como los demás”, recuerda.” Compartí esto con mi obispo [Laurent Ulrich] y me pidió que le presentara un proyecto profesional”, recuerda el padre Vandenbriele. “Siempre me ha interesado la salud y quería un curso rápido en un sector donde había trabajo. El trabajo de asistente de ambulancia cumplía todos estos requisitos”, dice el sacerdote de barba castaña y ojos azules.

Cuatro años después de graduarse, no se arrepiente de su elección. “Son las mismas condiciones de trabajo que un jornalero, cajero o barrendero”, dice. “Hacemos nuestro turno, a veces de noche, y transportamos personas durante todo el día; es un trabajo agotador”, dice Vandenbriele con una sensación de satisfacción.

Es uno de los quince sacerdotes obreros que todavía existen en Francia. Trabajan en los campos de la educación, la salud y la construcción. Es una doble vocación para el padre Vandenbriele. Dice que tomó esta decisión “por amor a Jesucristo y a los hombres y mujeres de la clase trabajadora de nuestro tiempo”. Dice que también pensó en convertirse en bombero. “Los bomberos son más reconocidos que los asistentes de atención de ambulancia”, explica. “No somos considerados cuidadores, el Ministerio de Salud emite nuestro diploma, pero estamos adscritos al Ministerio de Transporte”, dice el trabajador-sacerdote.

Al padre Vandenbriele le gusta recargar sus baterías espirituales pasando unos días con los monjes trapenses en la abadía de Mont-des-Cats en Bélgica o en la abadía de Tamié en Saboya. Dondequiera que va, siempre tiene su Biblia y su “libro de la vida”, una especie de diario en el que escribe cosas que lo conmueven o lo conmueven.”He estado haciendo esto desde el seminario. Es una forma de orar”, dice. En este momento, está leyendo simultáneamente Le Cantique des Cantiques del biblista francés y erudito griego Jacques Cazeaux y, “para relajarse”, una obra del novelista franco-belga Eric-Emmanuel Schmitt. Los otros pasatiempos del padre Vandenbriele son montar en bicicleta y cuidar un pequeño huerto que alquila cerca de su casa.

Pero trabaja en una antigua zona minera, “una región con otra cultura, y mucha solidaridad”. “Me gusta escuchar a los ex mineros contar sus historias”, dice el sacerdote. “Les escuchamos antes y después de la consulta que les traerá buenas o malas noticias”, dice el asistente de atención de ambulancia, que siempre trabaja con los mismos dos compañeros. “Esta vida cotidiana en medio de personas que a veces se encuentran a miles de kilómetros de la Iglesia me hace avanzar en mi fe”, continúa el padre Vandenbriele. “Los colegas han descubierto recientemente que soy un sacerdote”, revela.“ Es mi celibato lo que a menudo cuestionan. Algunos de ellos a veces me piden que ore con ellos o por ellos. Un colega me pidió que la acompañara a la Eucaristía”, explica. Vandenbriele fue puesto en desempleo de corta duración durante dos meses debido a la pandemia de coronavirus y es muy consciente de que algunos de sus colegas están preocupados por su salud y su situación financiera. “Soy un privilegiado, no tengo dependientes y pago una renta modesta”, dice. Sociable y solitario, discreto y comprometido, el joven de cuarenta años es apreciado por su sencillez.

“Lionel crea una relación de igualdad”, dice Stéphane Haar, un buen amigo que coordina la actividad misionera en la diócesis de Lille. “Es un hombre y un activista, como cualquier otro, que quiere que los laicos ocupen el lugar que les corresponde”, dice el funcionario diocesano. El padre Vandenbriele cree que la Iglesia pudo haber perdido el barco en el cierre de COVID-19. “Podríamos haber desarrollado celebraciones de la palabra, volvernos más creativos”, reflexiona. Pero, aun así, no le preocupa el futuro de la Iglesia ni la crisis de vocaciones. “Siempre habrá sacerdotes en el sentido de pastores, incluso a medida que el ministerio evolucione”, dice con seguridad.

“Si el sacerdote es casado o soltero, si el ministerio es permanente o no, ¿es ese realmente el tema principal? Lo principal es la llamada a vivir el bautismo”.

5 comentarios

  • Eduardo

    Cuánta ternura provoca en mi ese relato sobre alguien que quiere continuar la labor que tantos miles de curas obreros desarrollamos durante muchos años. Fuimos felices porque creiamos en lo que hacíamos.  Sin embargo,  el poder de la institución nos ataco por todos lados y al final cada uno fuimos buscando distintas salidas personales, abandonando la mayoria el ejercicio del ministerio, no nuestra fe en la solidaridad y la lucha por la justicia. Decia que me produce ternura porque hoy, en mi  opinión,  ya no se debe discutir sobre el tipo de sacerdocio, sino sobre si tiene sentido el ministerio ordenado en sí. De todas formas siempre es mejor este ejemplo que los que vemos con frecuencia en nuestro entorno.

    • mª pilar

      Totalmente de acuerdo con su idea expresada aquí.
      Viví muy cercana ha alguno de los grupos de curas obreros y fue:

      ¡¡¡Genial!!!

      Yo también pienso como Vd. ¿Qué sentido tiene hoy, tal y como está implantado?

      Toda persona, puede presidir una reunión dispuesta a conmemorar el Proyecto de Vida que Jesús proclamó.

      Como tampoco encuentro sentido, que los curas que abandonaron ese camino, sigan sintiéndose tales.

      Ahora responden de otra manera, y no es menos importante dedicarse totalmente a ella; además, por respeto a quienes le acompañan en el camino.

      Gracias por su comentario, que comparto totalmente.

      Un abrazo entrañable.

  • Carmen

    Es que cada día que pasa estoy más convencida de que para las personas de a pie, si quieres seguir siéndolo y no montarte en una simple bici, los problema complejos están fuera de nuestro alcance, se mete siempre un tipo de Poder por enmedio y no tienes más remedio que alinearte con él o combatirlo. Alinearse es mucho más sencillo siempre. Pero te envuelven, te envuelven y acabas siendo un tipo de persona que posiblemente no hayas querido ser. Luego están los  que por una u otra razón se han convertido en personas Grandes, han sido capaces de no dejarse envolver por el Poder y gritan a los cuatro vientos lo que piensan. Pero claro, son muy pocos, muy pocas. No es fácil en absoluto. Hay que ser un luchador de primera y tener ese algo que te permite convertirte en un referente. No sé, quizás su propio convencimiento, su honestidad , su propia valía personal.

    Y también cada día que pasa estoy más convencida que el Maestro de Nazaret se dirigía a personas de a pie, esas que no utilizamos ni siquiera un patinete. Creo que estaba convencido de que entre todos y todas, porque él sí contaba con todas, seríamos capaces de lograr cambios profundos en la sociedad, o al menos iniciarlos. Un proyecto a largo plazo. Ingenuo quizás, por eso me gusta.

    Pero no hubo tiempo de comprobar si ese proyecto era viable o no, muy pronto , cuando se dieron cuenta de la fuerza que tenía esa forma de entender la vida, pues se llevaron a su terreno a los dirigentes y su bandera dejó de ser un águila con una cabeza para convertirse en una bicéfala. Eso es Ganar? Tener una cabeza en las banderas y demás  , no sé la palabra exacta , insignias? de Poder es un éxito de las ideas que propuso el Maestro? Diría que fue una rendición muy muy muy ventajosa , enhorabuena. Pero fue una rendición.

    Por eso hay personas que están pidiendo volver a los orígenes. Están convencidos de que es una alternativa estupenda para ensayar otro tipo de convivencia que podría llevar a otro tipo de gestionar el planeta.

    Pero claro, el problema será el mismo. Para tener capacidad de decisión tienes que tener un grado de Poder. Entonces? Pues quizás, creo, pienso , opino que el Gran Maestro iba por otro lado. Por la vida del día a día de las personas de a pie

    Seguramente es una reflexión no muy acertada, pero, qué quieren que les diga, es lo que creo, pienso y opino.

    No sé.

  • Gonzalo Haya

    “Ahí tenéis un israelita de verdad, sin falsedad” (Jn 1,47)

Deja un comentario