• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5837 Artículos. - 93471 Comentarios.

Fantasías sexuales, alta política y el Abad Lojendio

 Fantasías sexuales, alta política y el Abad Lojendio

“Los experimentos con los legos, con los legos”

Horror en los pasillos de las oficinas de la Comisión Europea al ver sentadica en un sofá a la recatada señora Van der Linden, presidenta a la sazón de dicho ente, mientras el señor Michel, presidente del Consejo UE, está sentado en un sillón modelo Sagrada Puerta, en paridad de pompa y circunstancia con el sultán turco señor Erdogan. 

A qué se deberá tal escarnio a una mujer con poder político y administrativo, antigua ministra de Defensa de Alemania, país con residentes turcos en número creciente sobre los que ejerce poder y vigilancia policiaca subrepticia el tal sultán?.

El sultán es casto. No tiene serrallo. Es marido de una única señora, discreta y devota. Como seguidor de la enseñanza de los diversos mullahs y ayathollas que inundan las sagradas tierras del Islam. Mas el sultán lee las Mil y una noches y recuerda a menudo los cantos de las huries desde los eternos jardines de Arabia felix y de Babilonia espléndida. Y ha de cuidar su cerebro excitable y controlar el rumbo de su afición al griego Eros, pese a sus diferencias territoriales con Atenas y sus peligrosos políticos al mando.

¡Absque mulieres!. Y en consecuencia sus edecanes y visires situaron a la mujer presidenta en un sesgado plano alejado de las posibles licenciosas miradas del sultán, velando, cual predicadores de la Casa Pontificia por los castos oculorum de los eminentísimos cardenales.

Es lo que tiene que el sultán sea dionista, nada que ver con la pléyade uranista que rodea a otros hombres dedicados a la política y al mando. El sofá en el cual aparece perdida la presidenta de la poderosa burocracia de la Comisión Europea lo pueden haber fabricado en Salteras o en Pilas, en el Aljarafe sevillano donde los árabes cultivaron olivos, azofaifos y rosas de olor. 

Cuando el abad Lojendio, que tras ser embajador de España, con don Francisco, se hizo benedictino y abad del Valle los Caídos, enfermó de pulmonía el médico le recomendó penicilina que estaba entonces en fase de experimentación, como la AstraZeneca de la señora Van der Linden, el buen abad sacó la mano de entre las sábanas y le respondió “Los experimentos con los legos, con los legos”. Sabia y prudente postura que deberían haber seguido los funcionarios del gabinete de la presidenta, enviando antes de ella a visitar a Erdogan a una empleada temporal del nivel D5 de la plantilla.

 

10 comentarios

  • Jordi Morrós

    La señora presidenta de la Comisión Europea desde el 1 de diciembre de 2019 no se llama Van der Linden sino Ursula von der Leyen (nacida en Bélgica, pero con carrera política en Alemania) y la vacuna AstraZeneca propiamente hablando no esta relacionada con la señora presidenta ni con su país de carrera política previa sino que es fruto de una compañía británica(Zeneca)-sueca(Astra AB). La crítica siempre fluye mucho mejor con precisión.

  • Carmen

    Ja ja jaaaaaaaaaaaa

  • mª pilar

    ¡Genial…doloroso para las mujeres…pero Genial!

    Gracias una y otra vez, gracias.

  • Román Díaz Ayala

    Se puede enjuiciar el episodio desde muchas facetas, toda válidas, aunque algunas más que otras, pero deja algunas interrogantes. ¿Realmente falló la inspección del protocolo obligado en este tipo de encuentro entre las delegaciones?

    ¿Fue una maniobra de última hora del Gobierno turco?

    Pudo haber sido un gesto “político”.  Últimamente se están dando estos supuestos “desaires” en el mundo diplomático. Hace poco en Rusia, aunque no fuera precisamente a propósito del protocolo, sino en declaraciones. La Unión Europea está cediendo escalones en el estrado de la geopolítica. La pérdida de prestigio de EEUU frente a las otras dos potencias, arrastra a Europa. Existe una confrontación circunscrita a la Europa oriental entre la Rusia de Putin y la Europa Occidental. Turquía gana relevancia, ya quedan lejos aquellos años cuando llamaba a las puertas de la Unión. Su nacionalismo le ha llevado a posturas más conservadoras dentro de su herencia islámica. La doctrina  de los Derechos Humanos está siendo fuertemente cuestionada, por el liderazgo emergente de China que los reinterpreta a su modo., considerándolos de “factura occidental”, y que los mismos occidentales los utilizan  a conveniencia.

    El humanismo “europeo” ya no vende.

  • Isabel

    Erdogan y el islam ya sabemos lo que son.

    Pero creo que se minimiza llamar a esto mala educación. Y un error no tener muy en cuenta (en distintas informaciones) la actuación de Charles Michel, que con su indiferencia ante la situación, ha dado un mensaje de aceptación de ese desprecio machista, incluso lo legitima. Podía haber dado a entender que faltaba un asiento o ceder el suyo, pero no.

     

  • Ludovico

    Alberto, en los manuales de bioética es clásico el ejemplo de la experimentación en humanos (negros, por supuesto), realizada en Estados Unidos, una línea de investigación que duró decenios y sólo recientemente fue clausurada por los NIH. El caso de Lojendio y los hermanos legos recuerda más bien el mester de los catadores de venenos de emperadores, reyes, zares y otros dueños de vidas ajenas. Aunque ingeniosa la llamativa la anécdota, convendrá conmigo en que cuesta creer su verdad en un abad de nuestros días y en un lego de nuestros días. Felizmente. En cambio,  el dictador Erdogan, como le ha llamado Draghi, no ha superado el test de educación. No es sólo machismo impresentable, atavismo de su religión. Es estúpida falta de educación.

  • ana rodrigo

    Ah, me olvidaba, el otro día escuché a una periodista que condenaba el hecho, pero a continuación decía (más o menos): estuvo muy mal pero con la cantidad de problemas más importantes que hay, no deberíamos dedicarle tanto tiempo a esto. ¿Acaso en problema de la mujer y de tantísimo machismo no es importante? Mamma mía, lo que hay que ver y oír.

  • ana rodrigo

    Qué asco de machismo….Me da igual que sea contra la presidenta del Consejo de la UE que con la última empelada de cualquier nivel. Aquí era cuestión de protocolo, además de desprecio de la mujer, porque para Erdogan, y cualquier machista, las mujeres no cuentan nada con protocolo y sin él.

  • Juan García Caselles

    Chico, ¡no se te ocurra ir a Turquía!

Responder a Ludovico Cancelar comentario