Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5755 Artículos. - 92230 Comentarios.

El ‘pecado original’ del 23-F

los cuarenta años del golpe de Tejero, los mismos hechos y su interpretación siguen siendo objeto de polarización en la opinión pública y los partidos políticos, siete de los cuales no acudirán hoy a la conmemoración preparada por la socialista catalana que preside el Congreso. Creo que este relato de un historiador riguroso, que tenía solo cinco cuando ocurrieron los hechos, puede aportar una visión bastante objetiva sobre aquel golpe de Estado. Otros artículos semejantes en EL PAÍS: Editorial y Javier Cercás:El gran secreto sobre el 23 de febrero . Todos podéis aportar hechos y opiniones relacionadas con esos hechos y nuestra actualidad. AD.

Por Alfonso Pinilla

Dos polémicas cuestiones siguen coleando, cuarenta años después, en torno a la asonada de Tejero. Una, el papel del Rey; dos, el de los servicios secretos

El precio del petróleo ha vuelto a subir en 1979 y la economía pronto es azotada por un paro galopante y una inflación sin freno. Muchos ciudadanos están desencantados con un sistema político que les ha traído la libertad, pero no les asegura la prosperidad. ETA no deja de matar –16 asesinatos en 1975, 66 en 1978, 92 en 1980– y la mayoría de las víctimas pertenecen a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. El Ejército está inquieto, un “ruido de sables” recorre las salas de banderas. Así era el ambiente político y social de la España de la Transición hace 40 años. Así se produjo la asonada del 23-F.

A regañadientes, las Fuerzas Armadas han aceptado la Transición, pero la gestión de Suárez ha dejado abiertas heridas difíciles de suturar. Algunos ya han intentado rebelarse, como el teniente coronel Antonio Tejero y el capitán de infantería Ricardo Sáenz de Ynestrillas, en aquella “operación Galaxia” donde planearon asaltar la Moncloa en pleno consejo de ministros “para someter la nueva situación a Su Majestad el Rey”. Un chivatazo a los servicios de inteligencia desarticula la operación en noviembre de 1978 y los conspiradores son arrestados. Un año después estarán en la calle… y Tejero volverá a intentarlo.

Poner en riesgo la Corona

Hay temor de un golpe duro que puede, incluso, llevarse por delante la monarquía, por eso el prestigioso teniente general Jaime Milans del Bosch –capitán general de la III Región Militar, Valencia– toma la iniciativa para informarse sobre las operaciones “espontáneas” que, por querer “salvar a España”, pueden cargarse al Rey. A través del teniente coronel Pedro Mas Oliver, uno de sus ayudantes de campo, Milans viene contactando con Tejero desde el verano de 1980. Ahora, el teniente coronel de la Guardia Civil está planeando un asalto al Congreso de los Diputados. El teniente general Milans advierte: “me uniré a cualquier operación, siempre que no ponga en peligro la Corona”.

Mientras, Suárez se halla contra las cuerdas. La oposición lo ha vapuleado en una penosa moción de censura a finales de mayo de 1980, y los barones de su partido inician una “rebelión a bordo” en julio de ese mismo año. Aquél verano, en Manzanares del Real, se reúnen con el presidente y le lanzan un mensaje: “hay que tomar decisiones determinantes para superar la crisis –económica, terrorista, militar– o el vendaval nos arroyará”. Y si esas decisiones no se toman, le conminan, “tendrás que irte”.

Para detener el golpe duro y encauzar la operación política de acoso y derribo a Suárez que está en curso, emergerá la figura del general Alfonso Armada, antiguo secretario de la Zarzuela, hombre de confianza del Rey durante y después de la Transición, figura prestigiosa en la clase política española y militar bien considerado –sirvió fielmente al “Caudillo”– entre sus compañeros. Armada envía a Zarzuela un informe en octubre de 1980, firmado por “un prestigioso constitucionalista”, donde se propone que la solución al marasmo en que se halla el país es un gobierno de concentración política, con todos los partidos del arco parlamentario repartiéndose las carteras, presidido por “una figura de prestigio y consenso: un historiador, un profesor o… un militar”. Ese gobierno sería plenamente constitucional, pues nacería tras una nueva moción de censura contra Suárez que, esta vez, sí triunfará, al contar con el apoyo de algunos diputados de su propio partido. Tanto el Rey como el presidente del Gobierno conocerán ese informe. La “solución Armada” parece haberse puesto en marcha.

“El Rey está harto de Suárez y quiere sustituirlo…pero teme una reacción violenta. Así que, en el caso de producirse, habría que reconducirla”. Era el 10 de enero de 1981, Valencia. Hasta allí se ha acercado Armada para transmitirle este mensaje a Milans, conocedor de los contactos que éste ha mantenido con quienes pueden desencadenar esa “reacción violenta”. He aquí el objetivo: congelar a los duros y “reconducirlos” a la “solución Armada” porque, según le ha dicho a Milans el antiguo jefe de la casa del Rey, así lo quiere don Juan Carlos. Movido por su inquebrantable monarquismo, el capitán general de Valencia convoca a Tejero y a otros “militares dispuestos a dar el golpe duro” a una reunión secreta en Madrid el 18 de enero de 1981, concretamente en un piso que su ayudante de campo, Mas Oliver, posee en la capital. La operación de Tejero queda congelada hasta ver cómo se desarrolla la solución política, capitaneada por Armada, que pasa por la moción de censura contra Suárez.

La confianza del Monarca

Cuando a finales de enero de 1981 el Rey comunica a Suárez que Armada se trasladará de Lérida –donde está destinado– a Madrid para convertirse en Segundo Jefe de Estado Mayor del Ejército, el presidente del Gobierno constata que la “solución Armada” se cierne sobre su cabeza, que la moción de censura se acerca y que, por supuesto, ha perdido la confianza del Monarca. Así que dimite, “para evitar la que democracia vuelva a ser un breve paréntesis en la Historia de España”, el 29 de enero de 1981.

Sin embargo, la solución Armada que con su dimisión quiso desactivar Suárez no se detendrá. Es más, se acelerará. Porque aquel gobierno de concentración parece esfumarse cuando Calvo Sotelo se confirma como candidato a la presidencia de un gobierno monocolor de UCD. Mientras la temperatura del país crece en medio de un preocupante vacío de poder –insultos al Rey en Guernica, asesinato del ingeniero Ryan, muerte por torturas policiales del etarra Arregui–, los principales partidos de la oposición anuncian que no apoyarán la investidura de Calvo Sotelo. “Hace falta un gobierno de todos”, “es necesario un ejecutivo de concentración”, “UCD no puede, sola, llevar la nave a buen puerto”… se oye desde filas socialistas, comunistas y “fraguistas” (la Coalición Democrática que, entonces, capitaneaba Fraga).

A esas alturas, Tejero está más dispuesto que nunca a asaltar el Congreso y Armada lo captará para escenificar un “Supuesto Anticonstitucional Máximo” que ponga al país contra las cuerdas, una situación gravísima donde el general Armada surgirá como “clavo ardiendo” al que aferrarse para capear el temporal, ofreciendo un gobierno de concentración.

Según el testimonio de Tejero durante el juicio, un hombre del CESID lo conduce el sábado 21 de febrero de 1981 al número 5 de la madrileña calle del Pintor Juan Gris. Allí, Armada le dice cómo ha de entrar el lunes en el Congreso: “En nombre del Rey, por la Corona y la democracia… porque si esto diese un cambio, entraría el marxismo”. Nada más terminar aquella reunión, Tejero comunica a Milans su conversación con Armada, y el capitán general de Valencia le da su visto bueno definitivo: “Suerte, vista y al toro”.

El plan de los golpistas aquel 23 de febrero constaba de cuatro puntos esenciales: Tejero toma el Congreso, Milans despliega sus tanques por Valencia, lo propio hace la Brunete por Madrid y, escenificado el “Supuesto Anticonstitucional Máximo” sin derramamiento de sangre, Armada llega a Zarzuela y propone al Rey un gobierno de todos con el general como presidente para salir de la difícil situación. Los dos primeros puntos del plan se cumplieron, pero no los dos segundos: ni la Brunete toma Madrid, ni Armada es recibido en la Zarzuela. Sin embargo, la tensión crece en el palacio de la Carrera de San Jerónimo. Aquello puede terminar en un baño de sangre, todos lo saben y, para evitarlo, La Zarzuela da el visto bueno a Armada para que vaya al Congreso a proponer su gobierno de concentración. Así se lo confirma Sabino Fernández Campo, secretario general de la Casa Real, al general Armada aquella noche: “Bueno, pues vete. Si tú crees que lo puedes solucionar, vete tú, pero no digas que vas en nombre del Rey. El Rey no te puede decir que vayas en nombre suyo porque no tiene facultades para eso. Ahora, si tú dentro de este barullo que hay, dentro de este golpe que se ha producido, tienes capacidad para llegar allí y obtener la libertad a los que están, ofreciéndote como presidente o lo que sea… Luego ya veremos lo que pasa. Pero que quede claro que todo esto lo haces por tu cuenta…”

Armada cruza la Carrera de San Jerónimo sobre las doce de la noche y, disculpándose ante Tejero –“ha habido contratiempos”– se dispone a acceder al Hemiciclo para hacer su propuesta a los diputados. “¿Qué propuesta?”, inquiere Tejero. “Una de orden político”, contesta vagamente Armada. Pero cuando el teniente coronel de la Guardia Civil pide los detalles y Armada se los da –una lista de gobierno con socialistas, comunistas, gente de UCD, de AP, empresarios, algún periodista…Tejero monta en cólera e, indignado, contesta: “Yo no he asaltado el Congreso para esto”. Y lo expulsa del edificio. El golpe ha terminado. Aún quedará negociar la rendición de los asaltantes y se producirán numerosos episodios tensos, pero el nudo gordiano ya se ha roto; y quien lo ha roto ha sido Tejero. El que inicia el golpe, ahora lo frustra.

¿Y si Tejero hubiera aceptado, dejando que Armada accediese a la Cámara para proponer su gobierno de concentración? Nadie puede aventurar la respuesta, pero es conveniente introducir la incertidumbre al analizar la Historia, pues así percibimos mejor su compleja y poliédrica naturaleza. “A toro pasado –escribió después de aquella tensa noche Miguel Ángel Aguilar– el 23-F pudo parecer una chapuza inviable, pero aquello, aseguro yo, podría haber terminado de muchas otras formas”.

Sentencia y hechos probados

Dos polémicas cuestiones siguen coleando. Una, el papel del Rey; dos, el de los servicios secretos. En cuanto a la primera, los hechos demuestran que el Monarca mantuvo abiertas, aquella noche, numerosas vías de solución a la crisis, incluida la propuesta por su antiguo secretario y hombre de confianza, conocida como la “solución Armada”. En cuanto a la segunda cuestión, una parte del CESID –la Agrupación Operativa de Misiones Especiales y, dentro de ella, la Sección Especial de Agentes– pudo tener un doble papel crucial en la preparación y puesta en práctica del golpe. Por un lado, habría de impedir que pudiera probarse la reunión de Armada con Tejero dos días antes del 23-F, donde aquél dio a este las órdenes para asaltar el Congreso.

Esa reunión habría de envolverse en una espesa bruma porque, en el caso de fracasar la operación, no podía aparecer el flamante “salvador de la democracia” –Armada– como cerebro de la trama que la puso en peligro. Y, por otro lado, este reducido grupo de hombres que formaba la élite de los servicios de inteligencia se habría encargado de coordinar el itinerario y llegada a la Carrera de San Jerónimo de los autobuses que, desde distintos puntos de Madrid, transportaban a los guardias civiles asaltantes. Estas hipótesis registran indicios de verosimilitud repasando el sumario de la causa, como han puesto de manifiesto los trabajos de Roberto Muñoz Bolaños, Jesús Palacios o Juan Alberto Perote. Sin embargo, las sentencias no consideraron hechos probados ninguna de estas hipótesis, por lo que habría que apelar a la prudencia para separar lo verosímil de lo veraz en este caso, al menos hasta que no haya pruebas más contundentes al respecto.

Habida cuenta de todo lo expuesto, es evidente la naturaleza poliédrica de un golpe que no fue estrictamente franquista ni exclusivamente militar. Su escenificación sí, pero no las “corrientes subterráneas” –militares y políticas– que lo alimentaron. Quede claro que esas corrientes políticas no abogaban por asaltar el Congreso ni por ninguna otra operación parecida. Es más, no hay pruebas de que los integrantes de aquel gobierno de concentración leído por Armada a Tejero supieran, con antelación, que aquella noche iba a producirse el asalto y que su nombre figuraría en la solución que intentaría desbloquearlo. Sin embargo, el coqueteo de muchos políticos con el antiguo secretario del Rey, eso que Javier Cercas llamó “la placenta del golpe”, demostraba que “el antisuarismo excesivo había hecho extraños compañeros de cama” (así lo expresó Diario 16 en un acertado comentario). Por todo ello estoy -de acuerdo con Jesús Cacho cuando escribió que “el 23-F es el pecado original de nuestra democracia”.

——————————-

Alfonso Pinilla García es autor del libro Golpe de Timón. España: desde la dimisión de Suárez al 23-F. (Comares, 2020)

44 comentarios

  • Ludovico

    A Javier Pelaez: Entro con gusto en Atrio no por la política, sino por ser atrio de los gentiles, la antesala al templo, que, para mí, es lo más importante.

    Desde esa óptica me interesa su postura, la suya Javier, sobre la que no voy a debatir, sino exponer un problema conceptual o dialéctico.

    Dice usted que vota a UP, que ha votado al partido comunista y que piensa seguir haciéndolo. No es usted el único que ha manifestado explícitamente esa militancia (de voto) aquí. El señor Cadarso ha puesto en un altar al de Galapagar. Permítame que me pregunte, ¿qué pasa por la cabeza de un votante a la hora de tomar la papeleta?

    Me preguntó un nieto en las últimas elecciones regionales (o nacionales si fuera podemita o socialista militante), para entendernos, las elecciones catalanes, “abuelo, ¿a quién has votado?”. Le contesté: “he votado al partido que se ocupe de tu formación, de tu salud, de tu dignidad, de tu futuro laboral”. No tenía edad para votar el último referendum de Franco (la famosa ley orgánica del 66), pero sí para las primeras elecciones democráticas. En aquella ocasión mi voto fue a Izquierda Democrática, el partido de Ruiz Jimenez que quería aunar los democristianos de izquierda de toda España. No sacaron ni un diputado. Algunos  de los habituales de Atrio tenían, si no ando errado, progenitores o familiares en la misma onda.

    Voté en las primeras regionales (catalanas) a un partido socialista, distinto del PSOE, que decía defender a los inmigrantes. Sacaron dos diputados, a los que les faltó tiempo para entregarse en brazos del PSC.

    Mi voto ha ido luego bastante errante. Atendiendo, sobre todo, a la calidad de las personas.

    A diferencia de Zugasti, no me pregunto cómo un votante de izquierda puede ser separatista. Simplemente constato que, aquí, en Madrid y en el País Vasco, en todas partes, no faltan votantes de Podemos o socialistas que se adhieran al secesionismo. Tal vez usted, don Javier, no lo sepa, pero aquí el que ha gritado a pleno pulmón en santa Coloma de Gramanet “Visca Catalunya Lliure” ha sido Pablo Iglesias. Supongo que usted conoce el significado de esa expresión. El significado político, me refiero, con la degradación consiguiente de todos los inmigrantes. Eso, en un pueblo mayoritariamente inmigrante. Como supongo que sabrá que el discurso podemita está lleno de expresiones hirientes como presos políticos, etcétera.

    Usted le reprochaba a doña Isabel la inmoralidad de no sé que comparación. Inmoral es en efecto el comportamiento de quienes se compran casoplones con dinero del erario público , que jamás han dado un palo al agua y, encima, quieren arreglar la economía de este país. Es decir, hundirla. Y no tienen otra forma de pagarlo que con sueldos y bicocas del erario público, es decir, con el sudor de todos. Por eso aplauden, no sólo “comprenden” el fenómeno de los okupas. No sé si usted sabe que muchos españoles, muchos catalanes en particular, han comprado un piso como medio de ahorro para invertir en alquiler. O varias plazas de parking. Para que venga el del casoplón y hable de fondos buitre para excusar el robo, tout court, de años de trabajo.

    Ni Iceta, ni el gobierno en pleno, ha pegado palo al agua en empresa privada. Bueno Iceta, como Lastra, no tienen preparación alguna. No saben lo que es una empresa, salvo lo leído en panfletos, no en tratados de Estructura Económica. Tuve como empleado a un doctor en físicas que se apuntaba a todas las huelgas. No le molestaba, sin embargo, que diera la orden de no descontarle del sueldo el tiempo perdido. Ni el huelguista es, por definición, una buena persona, ni el empresario es, eo ipso, un malvado. Lo importante son leyes justas, donde no quepa la demagogia.

    Me sorprende la fidelidad en el voto. Como me sorprende que determinados comportamientos no tengan el reproche social. Me sorprende que un comunicador de una televisión tenga todo un rosario de pisos y bienes inmuebles y se dedique a ridiculizar determinado cargo transitorio de un amenazado por ETA.

    A veces, reflexionado con amigos, atribuimos esa falta de pulso ciudadano, una de las explicaciones de determinadas bolsas de votos, a la falta de formación de nuestros ciudadanos. A lo fácil que es engañarlos desde el poder. No sé en qué país un gobierno que ha llevado con voluntad la nación a la morgue reciba el respaldo de los votantes. Sea del color que sea. No es fácilmente explicable que un vicepresidente, y el presidente obviamente, se empeñe en deshacer su país hablando mal del mismo y de sus instituciones, atacando al poder judicial, provocando estados de alarma con los votos de partidos antiespañoles, y nadie, absolutamente nadie, levante la voz.

    No es propio de un país sano. De un país con valores éticos.

    Esa es la reflexión, sin ánimo de controversia, que a mí me despierta su intervención, Javier.

  • carmen

    Bueno, pues no lo sé.

    Y eso sucedió poco antes del 23 F? Luego Múgica quería un gobierno de concentración? Era un golpista? Eso lo confirmó el señor Mûjica? El del PSOE? El que fue defensor del pueblo?

    Pues para mí si es la pólvora. Si es algo demostrado, es que no entendería absolutamente nada.

    • carmen

      Es para Javier.
      Me he hecho un lío. Sorry.

    • Javier Peláez

      No son golpistas querían quitar a Suárez a toda costa.Otra cosa es que cuando Armada apareció a contarle a Tejero en el Congreso lo del gobierno de concentración,el PSOE se le pasara por la cabeza un gobierno de concentración.Coño si los tenían secuestrados a los del PSOE…Y nunca mejor dicho lo de coño es el estilo del facha del bigote…

      • carmen

        Que querían quitar a Suárez eso es obvio. Pero eso que dice el señor Pujol, tal y como lo he leído, no me lo creo.
        Además, Suárez ya estaba tocado de muerte por los suyos.
        Me parece un relato imposible. Al menos a mí me lo parece. Porque como después de poner un gobierno de concentración presidido por un militar se dice que seguimos en democracia? Para mí no tiene ningún sentido.
        Por supuesto que querían el triunfo de González. Pero este paso supone para mi manera de ver las cosas un auténtico disparate.
        En fin.
        Gracias por contestar

        • carmen

          Además de que en aquellos años, entre las personas normales, las de a pie, la imagen de Suárez era venerada. Y cuando salió días antes del golpe de estado anunciando su dimisión, no nos extrañó demasiado, se rumoreaba , había muchos comentarios de que tenía muchos enemigos. Lo sentimos pero muchos pensamos que salió por la puerta grande.
          Pero lo de un gobierno de concentración para quitarlo, hubiese sido un error descomunal, porque las personas normales lo valorábamos un montón.
          Así que, si eso fuese de verdad, tuvimos suerte de que no llegase a cristalizar. Eso hubiese acabado de un plumazo con, pues con todas las esperanzas depositadas en nuestro recién estrenado sistema democrático. Es imposible.

    • carmen

      Ya lo he mirado en artículos del 2009. Efectivamente, eso dice Pujol y efectivamente, Mûjica lo desmiente.
      Y que cada cual crea lo que desee creer.
      Gracias.
      También tengo ganas de que se desclasifiquen los papeles del 23 F.

      • Javier Peláez

        La reunión de Mújica con Armada está acreditada por varias fuentes

        • carmen

          Sabes las que son? Las puedo buscar? Es que me parece una de los hermanos Marx.

          • Javier Peláez

            Esto lo llevo oyendo desde el año de la tana.Pon en en google reunión de Armada y Múgica.Es de conocimiento público

          • carmen

            Ya lo he leído.
            Gracias
            No me lo creo. No tiene sentido. Al menos para una persona que en el ochenta creía en todo lo creíble en cuanto a nuestra democracia, no me cabe en la cabeza que un partido político con las enormes probabilidades que tenía debido a su líder carismático proponga semejante desatino. Supón que le hacen. Cuál sería el siguiente paso? Decir que tenían miedo a que los militares diesen un golpe de estado? Porque eso que llamaban ruido de sables, eso sí que lo oímos todos.
            No tiene absolutamente ningún sentido. Ninguno. Si es que Suárez una vez en marcha la democracia no tenía nada que hacer. En primer lugar porque no había un partido de verdad que lo apoyase y después, pues porque estaba absolutamente quemado.
            No me lo puedo creer. Es absurdo.

            Pero oye, aquí cada uno que piense como quiera.
            Gracias por la información. Ha sido superinteresante.
            Cuídate. Madrid tiene muchos contagios.

          • Javier Peláez

            Gracias

          • carmen

            El programa de la sexta columna de hoy ha estado genial.
            Nunca sabremos la verdad de nada.
            España es así.
            No sabía que no había fecha de caducidad para los secretos oficiales. Creía que sí la tenían. Pero no.
            Qué cosas.
            Pero todo cambiará. Ahora no es tan fácil guardar secretos. Los tiempos cambian.
            La verdad es que me va dando un poco igual todo. No te puedes fiar ni de tus propias conclusiones porque seguramente has llegado a ellas partiendo de premisas falsas. O no ciertas del todo , que no sé lo que es peor.
            En fin.

  • carmen

    Perdón.

    Me aburro un poco, pero ya está esto mucho mejor. Estoy perdiendo miedito.

    Pues hay en el país un artículo que hace una narración de los preparativos del golpe de estado delirante. Dice que don Juan Carlos se había cansado de Suárez, según Armada, y que lo quería cambiar por otro presidente.

    Vamos a ver. Cambiar por otro presidente de gobierno en el 81 , sin haber ganado unas elecciones? Jolín con el rey.

    Pero… que Suárez decidió irse solico porque no podía más y le dijo al rey que iba a poner, atención, que Suárez iba a ponerse , èl, el mismísimo Suárez en persona, iba a poner a Calvo Sotelo, y que al rey le gustó y…ya se hizo el remolón. Aunque su mujer por la santa madre iglesia católica y ortodoxa griega, pues personalmente ella prefería un gobierno militar. Nostalgia del franquismo, seguramente.

    Y claro, dada la gran unión que el blanco general Armada tenía con el rey, dió por supuesto que el monarca estaba al tanto de todo el golpe maestro.

    Es curioso, también dice que el blanco general había sido preceptor del entonces príncipe desde el año 55 hasta pocas semanas antes , porque el tal Suárez había dicho que había que sustituir al general. No sé si porque ya lo consideraba lo suficientemente mayor o por qué.

    Lo que me hace pensar en la posibilidad  de que el que le tenía un poco de manía a Suárez, más que el Rey , podría ser el general Armada. Y la verdad, no sé porqué me ha venido a la cabeza esa idea absurda.

    Pero, una pregunta. Sabía el señor Tejero, hombre valiente , que va de cara aunque tenga que llevar algún arma que otra al hemiciclo y llevarse a unos amigos, este señor sabía que el rey no puede quitar ni poner a un presidente de gobierno?

    Porque claro, él dice que solamente lo hizo por salvar la democracia en España. Pero, exactamente qué democracia? La orgánica?

    Él asegura que estaba convencido de que contaba con el beneplácito del Rey. Y, francamente, me lo creo. Visto lo visto y leído lo leído…

    Es interesante el artículo.

  • Isabel

    “ ¿En qué se parecen un golpista de 1981, un dirigente de Podemos, un independentista vasco o catalán y un conspiranóico de extrema derecha? En que todos ellos tiene por falsa la versión oficial del 23-F y buscan con ahínco pruebas que demuestren la implicación del rey Juan Carlos en el golpe y acabar así con unos de los mitos fundadores de la actual democracia española.”

    https://www.circulocivicodeopinion.es/wp-content/uploads/2021/02/23-F-UN-EXTRANO-CONSENSO.pdf

    • Román Díaz Ayala

      Partiendo de un punto de vista simplemente académico, es decir, desde la historiografía, encontramos que los sucesos del 23-F 1981 abundan en tan grande número de detalles y de testimonios fiables que ya se tiene una información exacta de lo acontecido y del papel con sus responsabilidades de sus intervinientes, salvo algún que otro punto suelto y datos parciales, lo cual resulta lógico por otra parte. No podemos olvidar la eficacia política del presidente Calvo Sotelo, quien sustituyó a Suárez y le tocó el ingrato trabajo de cargar con las consecuencias policiales y de trámites judiciales, contando con la inestimable ayuda de Gutiérrez Mellado.
      Otras cosas son las versiones que se construyen en función de intereses concretos para vender un relato conforme a ofertas políticas. El golpe recibe así un uso instrumental. He visto hace unos días un vídeo de 2012 cuando entonces el profesor universitario Pablo Manuel Iglesias aprovechando su reciente lectura de “Autonomía de un instante” da su versión de la autoría del Golpe, el “autogolpe”, como lo calificó.
      El grado de utilización por unos y por otros impide que brille con todo su esplendor su significación histórica, un hito para la España democrática, el final de la Transición.
      Con la autoría del Rey los encausados querían ampararse judicialmente. Eran en su mayoría personas del ámbito militar. Pero es una argucia que se emplea también en el ámbito político, como hemos podido comprobar en otro desgraciado suceso más reciente.
      Los Estados democráticos pueden medir sus sistemas particulares mediante el Derecho comparado para recibir alguna forma de homologación. por ello, hablar de “democracia plena” es sólo un término “político”. La democracia, como el Derecho, son elementos que se miden por la verdad, no intrínseca, en sí mismas, sino formal. Una democracia es una realidad formal, conforme a un modelo, y nunca podría ser “plena”.
      Sin embargo ahora se dice, espero que de forma circunstancial, que a partir del 23-F España fue una democracia plena, pero sólo en el sentido de que no somos una seudo-democracia. Y lo es plena porque tiene una Oposición articulada, porque toda democracia tiene que tener su Oposición, la cual tiene que ser digna, respetable y eficaz para la gobernanza. Lo pide el pluralismo, el contrapeso de poderes y el sentido de la competencia.

      • Isabel

        Da la casualidad de que acabo de ver el vídeo de Iglesias al que hace referencia. Me parece de lo más preocupante esta vuelta que se está dando al 23f con el objetivo, como dice Fuentes, de acabar con el régimen constitucional. En el momento en que estamos, con tantas crisis abiertas! O quizá probablemente sea por eso, aprovechar el momento.

        • Román Díaz Ayala

          Claro. Existió una pequeña facción en el PCE de Santiago Carrillo, y otros pequeñas facciones comunistas independientes del PCE, una extrema izquierda que coincidía con las mismas tesis de la ETA: La única legalidad, y por tanto depositaria de la legitimidad histórica es la república del 31. La Constitución de 1978 perpetuaba la legalidad franquista ( golpista ) y por tanto, era legítimo oponerse a ella. (Eta, El Grapo, Terra Lliure… también con la violencia) Para esos ex miembros del PCE Santiago Carrillo era visto como el gran traidor junto con su Eurocomunismo (llegar al poder político por la vía democrática)
          Esa fue una de las causas entre otras ( es sólo mi opinión ) de que el PCE de Santiago Carrillo no sacara más votos en las elecciones que siguieron en 1982 con el gran triunfo del PSOE.
          En el 2012, meses mas tardes del 15-M (2011) aquel movimiento organizándose en partido político por un grupo de profesores universitarios buscaba sus simpatizantes en los movimientos antisistema, de extrema izquierda y demás fauna ( la sociología manda) buscando un sitio a la izquierda de Izquierda Unida.
          El video con las manifestaciones de Iglesias va en esa línea. Necesitaban una armadura ideológica.
          Ni que decir tiene que esta misma tesis le entra como un guante en mano al secesionismo.
          Garzón, el gran referente el 15_M en el Congreso de los Diputados y líder de Izquierda Unida, heredera del PCE de Carrillo, permitió que Podemos engullera su organización. Con ello Iglesias lavó su imagen de antisistema, dejando muchos cadáveres políticos en su camino de ascenso a las instituciones del Estado.

        • carmen

          Felipe González hizo una jugada maestra en el 79 o por ahí. Dimitió como secretario general y para volver puso de condición eliminar la palabra marxista de sus estatutos. Se convirtió en un partido socialdemócrata. Nunca se presentó a elecciones como marxista. Sabía que esa palabra le quitaba muuuuchos votos. Hasta Carrillo modificó su visión del comunismo. Se hizo eurocomunista. Muchos lo llamaron traidor. Pero es que las personas evolucionan, se adaptan a la realidad.
          Entiendo que votaras al PC , seguramente el PSOE se quedó muy corto para muchos. Bueno, no tantos porque ganó con 202 escaños en el 82, creo.
          Los nuevos socialistas sabían perfectamente que el único que le podía hacer sombra era Suárez. Ganó en el 79, pero la UCD, una vez hecha la transición, se deshizo, porque no era un partido. Era una oportunidad. Y cuando empezó la democracia de verdad, eso fue un espectáculo de intradevoración. Y claro, Suárez se fue. A ver quién no se quema en los seis años como aquellos. Demasiado hizo el señor. Y el campo se quedó abierto para Felipe y Guerra. También era partido de centro. La izquierda la lideraba el pc que , en fin, no le hizo ni sombra.
          Todos tenemos esos años en la cabeza. Todos leíamos periódicos. Todos seguíamos las elecciones como algo maravilloso.

          Todos engañados? Exactamente cuál fue la verdad? Quiénes la cuentan?

          Que se revise la constitución. Que nos expliquen qué quieren cambiar y por qué. Y vamos a votar. Pero cuestionar el paso de una dictadura a un sistema democrático como el que se vivió en España, eso se hace por una serie de intereses políticos que ni me importan ni me interesa, porque, a día de hoy, no me fío de ninguno de los políticos que conozco. Me parecen de segunda o tercera fila.

          Buenas noches.

    • Javier Peláez

      Yo voto a UP y pienso volverles a votar y no tengo por falsa la versión oficial del 23F.Comparar a UP o a sus votantes con VOX o sus votantes me parece una aberración.Yo he oído algún votante de VOX decir a propósito de los militares del chat:”es que no saben dar un golpe de Estado”.Sólo hace falta ver como defendieron los líderes de VOX a los del chat:”son de los nuestros”.

    • Javier Peláez

      Por lo demás saber toda la verdad del 23F o ser republicano como yo soy,no te produce ninguna simpatía por el 23F….Voy a explicar con un ejemplo la evolución de cierta gente de izda.Yo tengo una amiga fundadora de CCOO.Tan fundadora que su marido que fue senador de IU y en tiempos de Franco se chupó nueve años de cárcel y fue testigo de boda fue Marcelino Camacho.Su marido después de divorciarse evolucionó con esta polémica nacional casi a Ciudadanos con la edad.Ella que el 23F estaba a las puertas del Congreso gritando contra el golpe evolucionó hacía Corriente Roja con Angeles Maestro y se presentaron con la candidatura europea de la exbatasuna que el TConstitucional declaró legal(de lo que yo me alegré enormemente).Determinada gente de izdas catalogó a Carrillo de traidor(unos porque eran más jóvenes y otros porque así evolucionaron con la edad), luego criticaron al régimen del 78 con sus razones.Luego vino el 15M y Podemos. Conviene decir que yo difiero notablemente de la interpretación que hacen algunos del régimen de 1978(unos porque no vivieron sus orígenes y otros porque han evolucionado en este sentido).Ahora comparar a Podemos o a esta amiga mía que es más radical que Podemos,que fue una incansable luchadora antifranquista,es una ofensa que no te voy a tolerar…Se nota que careces de experiencia política y vital…

      • Javier Peláez

        Quise decir en la última línea conparar a Podemos o la amiga de la que hable con VOX es una ofensa que no te voy a tolerar…Te la tolero,pero es inmoral…No sólo es ignorante,ES INMORAl… Así con mayúsculas porque me cabrea…

      • Isabel

        ¿Es a mí lo que no toleras?
        ¿Dónde he comparado yo en plan basto ni vasto a Podemos o a tu amiga con Vox?
        Lo dicho:
        “ ¿En qué se parecen un golpista de 1981, un dirigente de Podemos, un independentista vasco o catalán y un conspiranóico de extrema derecha? En que todos ellos tiene por falsa la versión oficial del 23-F…”
        No sé qué experiencias serán las tuyas ni me importan. Por lo que dices aquí demuestras:
        No saber leer.
        Y/o ser tan intransigente como la secta podemita que pulula por distintos foros.
        Contra el cabreo un tila doble.

        • Javier Peláez

          Comparas ,comparas…Claro que comparas…O sea que pedir que se levante el secreto oficial del 23F es cuestionar la versión oficial? A ver si van a salir las reuniones de Enrique Múgica con Armada(el contenido) y la implicación del PSOE en dinamitar a Suárez…Yo nunca creí que el PSOE fuera una esperanza…De hecho voté al PCE en 1982 prinera vez que voté…Todas estas cosas no conviene insistir demasiado ya que yo estoy encantado que haya un gobierno de coalición….Pero claro que comparas y te haces eco de la propaganda institucional del PSOE y de sus círculos mediáticos…

          • Javier Peláez

            Por ejemplo Pujol cuenta en sus memorias que en verano de 1980 Enrique Múgica le propuso echar a Suárez y poner a Armada…

        • carmen

          Y te crees que Mujica le propusiera eso tal cual a Pujol? Pues sí eso es cierto, muere César.

          Pero si ya estábamos en democracia Quieres decir que Mujica preparaba un golpe de estado, junto con…? Porque Suárez ganó unas elecciones en el 79, creo recordar. Las primeras elecciones democráticas.
          O esa conversación es anterior a las primeras elecciones democráticas? Te refieres a poner a Armada para que gestionase como Hombre de confianza del Rey antes de las primeras elecciones democráticas todo eso de la transición?
          Es que las fechas de las conversaciones son importantes. Antes de las primeras elecciones democráticas todo me lo puede creer. Insisto. Democráticas. Una vez aceptada la constitución en referéndum se disolvieron las cortes preconstituyentes. En ese momento empezó nuestra democracia. Después y una vez ganadas por Suárez me cuesta tanto trabajo creelo que directamente no me lo creo. Cómo se va a quitar a un presidente de gobierno porque quiera el jefe del estado? Eso no cabe en la constitución del 78, que se aprobó el 6 de Diciembre del 78. Eso sería una conspiración para organizar un golpe de estado. No creo que Jordi Pujol cometiera ese error. Porque listo, vamos, da mil vueltas a mucha gente.

          Mira…

          Unos creen unas cosas y otros otras… Y tan amigos.

          • Javier Peláez

            Quiero decir que Múgica se reunió con Armada para un gobierno de concentración nacional.Eso lo sabe todo el mundo.Y cuando llegó al Congreso y le dijo a Tejero que habría un gobierno con socialistas y comunistas,le dijo unos cojones…Ahora estoy descubriendo la pólvora.Eso lo sabe todo el mundo…

          • Javier Peláez

            Pujol le dijo que nones

  • Ludovico

    Dejémoslo. Vote a quien le plazca. He aquí un ejemplo chusco, para sintetizar. Escribo yo “El mundo es un pañuelo, y España, un nudo del cachirulo. En el castillo de san Fernando de Figueras, una fortaleza militar imponente que los socialistas regalaron al ayuntamiento, estuvo encarcelado el teniente coronel golpista. Los pescadores de Rosas compartieron muchas mariscadas con él allí. Eran de la opinión de usted. Quien no estaba tan de acuerdo fue el ministro Serra, que fulminó al teniente coronel encargado.” 

    Y usted sale por peteneras confundiendo a Tejero con el teniente coronel encargado. El fulminado fue el militar, con ese empleo, encargado del acuartelamiento no el guardia civil, que estaba preso

    • Nacho Dueñas

      En ese caso, amigo, lo mío es un error, no un juicio que te haya atribuido.
      Me disculpo por el yerro, y quedo a la espera del presunto juicio atribuido.
      En efecto, creo que voy a poder seguir votando a quien me plazca…
      Te escribo, amigo, con un punto de ironía pero con todo respeto.
      Saludos.

  • Javier Peláez

    Dónde estaba yo según Tejero entraba en el Congreso? Entraba por la puerta de la casa de mis padres en dónde entonces. Recuerdo ,aparte de la manifestación por la democracia que fuí que yo hacía el 27F ,pero parece que fue el 24F. Me recuerdo por encima de un Scalextric de Madrid .Recuerdo lo que me dijo mi padre aquella noche: que se iba al extranjero… Recuerdo que un novio de mi hermana se fue a la puerta del Congreso a gritar:”vosotros fascistas sois los terroristas”.Entonces leía EL PAIS a diario y recuerdo una carta al director de uno que se identificaba como anarquista y que agaradecía al hoy emérito su intervención…El problema tal como yo lo veo es que dado que el emérito ha dilapidado su legado(él solito) no va a permitir el establisment monárquico que se levante el secreto sobre algunos desaires que el emérito hizo a Suárez…Cercas decía que lo ponía a parir desde noviembre de 1980 y Carrillo creo que dijo en una entrevista en EL PAIS semanal que lo ponía a parir incluso delante de militares… Evidentemente quieren enterrar al emérito con alguno de su legado porque si no se cae la tesis de los monárquicos de que el desmadre del emérito es de su última etapa…La opacidad sólo alimenta las conspiranoias y hace que sigamos con lo mismo que hemos llegado hasta aquí: la opacidad y falta de transparencia del emérito hiperprotegido…En cuanto a Gutiérrez Mellado se le alaba no sólo por su valor(lógico en un militar acostumbrado a oír tiros,aunque tb hay militares cagones),tb tengo que decir que la Circular que dictó en 1977 para las objetores incluía la objeción durante la misma mili,una vez incirporado,cosa que ni recogieron los del PSOE de la Ley de 1984…En cuanto a Suárez yo creo que dimitió harto de los suyos,de las reuniones que estaba teniendo Armada…Los que se creen que el legado del emérito lo van a salvar con el secreto ,están bastante equivocados…Tenemos derecho a saber la verdad y sobre todo resulta llamativo que el Rey no diga ni pio de los militares del chat que son los que no quieren fusilar ahora…

  • carmen

    Estoy desconsolada.

    Vi a Suárez que no se escondió

    Vi a Carrillo que no se amilanó

    Vi a Gutiérrez Mellado.

    Vi las manifestaciones del 24 F.

    No lo puedo entender. Nada.

    Y me tengo que creer a estos políticos de salón que tenemos ahora? Mienten como bellacos. Manipulan la realidad. La opinión pública, pero desde luego la mía no la van a manipular. Porque viví esos años.

    No quiero pensar ni por un momento que esa gran persona coherente, valiente y con tricornio hubiese logrado salvar a España. Por supuesto apoyado por ungran militar, de trayectoria impecable, cristiano y monárquico, capaz de con media docena de tanques , límpiamente , lograr que todo el mundo se metiera en casa y no dijese ni mu. Estaba clarísimo que los tanques eran sencillamente armas disuasorias. Los que pertenecemos a su región militar sabemos el miedo que pasamos. Por otra parte absurdo, porque nadie tenía intención de ejercer ningún tipo de violencia. Estaba todo pactado.

    No lo puedo entender. No entiendo ese afán por sembrar la duda sobre nuestra democracia. No logro entender. Porque que recuerde, votamos mayoritariamente la constitución, legalmente. Porque recuerdo perfectamente al PNV y al partido que en los ochenta gobernaba en Catalunya. Oficialmente.

    Me río yo de los peces de colores.

    Es alucinante todo. Lo encuentro totalmente increíble. De verdad creen que van a cambiar mi idea de la historia que viví?

    Espero ser honesta conmigo misma mientras que mi memoria no se la lleve por delante el alzheimer.

     

     

     

  • Nacho Dueñas

    A ver, buen Ludóvico:

    1. En caso de golpe, el sacar los tanques a la calle en una ciudad no alzada ni con cotidianidades alteradas, en cuanto a seguridad o violencia se refiere, es obvio que no va a haber resistencia armada contra dichos tanques, ni por tanto ha lugar disparos ni fuego de tanques. Por eso, lo de “impecable” me parece un adjetivo no adecuado. en sentido técnico. Y o presupongo por ello supuestas simpatias tuyas por la asonada. Si se tratase de antidisturbios o incluso soldados, ya te aceptaría el adjetivo en cuestión.

    2. Intercambiar información por parte de la CIA no es estar en el ajo, en tanto qe conocer no es participar. Y la CIA cuando interviene es por bajinis, sin que el escenario visul deje de ser “made in Spain”, por usar tu expresión. Sugiero la lectura de Pilar Urbano “Con la venia, yo indagué ell 23 F”, y otro libro de Pepe Oneto cuyo nombre no recuerdo.

    3. Que el Borbón borbonease (es decir, que estuviese implicado cuanto menos sabiendo y no abortando) es una afirmación, bibliografía en mano, de Julio Anguita, que es lo más digno de la clase politica a lo largo de toda la transición hasta hoy. Y es obvio que le salió rentable poner cara de demócrata el 23F, pues ahí se ganó el trono, y todavía se usa este hecho como parapeto para evitar el juicio mediático, el político y, probablemente, el penal, que debiera afrontar.

    4. Lo del gobierno de concentración nacional: pondría la manoo en el fuego (ahorita en caliente no me consta) de que hay bibligrafía que lo avala, como hay políticos  del sistema que han aceptado su existencia.

    5. ¿Armada? a mí no me cae mal, creo que jugó a la ambigüedad. Reitero que lo más honesto de todo este episodio fue Tejero. de hecho, yo me tomaría a gusto una caña con él (la que no me tomaría con el 95% de los politicos de España). Y lo dice alguien de extrema izquierda.

    Saludos.

    • Nacho Dueñas

      Por errata mía al escribir a vuelapluma, Ludóvico, no quedó clara mi declaracion de que en tu texto haya simpatía alguna por el golpe. Lo cual, según y como, tampoco sería ilegítimo.
      No soy tan zotroco, buen hombre.

    • Ludovico

      No tiene sentido que insista, ni que busque comparaciones con otros golpes militares, ni siquiera con otras salidas del ejército en democracias consolidadas. Como las consultas llevadas a cabo por De Gaulle en mayo del 68 con el ejército para un posible toque de queda y militarización de determinados organismos. El estado mayor tiene que tener preparado un abanico de respuestas. Por ejemplo, el caso de la plaza de Tiennamen, con jóvenes ante los tanques. Efectivamente, unas son democracias, otras dictaduras, unas mirar guardar la legalidad y otras impedir la legalidad. Pero no voy a insistir.

      Los libros de Pilar Urbano y de José Oneto tienen el valor que tienen y las fuentes en que bebieron. Cada uno tiene el juicio sobre ambos que tiene, con los filtros que cada uno en su mente les ponga, desde periodista de ABC una, desde Cambio 16 y luego Tiempo, el otro. Lo de la CIA quedó amortiguado en el golpe de estado de Pinochet y Kissinger. La respuesta del secretario de estado McNamara fue la respuesta de alguien a que le cogieron con el pie cambiando, no fue la respuesta de un “cognoscente”. Los juicios de Julio Anguita son respetables como los de todos que quieren hablar con conocimiento de causa. Otra cosa es que tuviera el mejor conocimiento de causa. A mí también me merece especial respeto como persona, coherente con su ideología comunista, que sufrió la muerte de su hijo reportero en Irak.

      Corrieron la lista de los ministros de Armada, incluso me parece que el propio papel que enseñó a Tejero. O copias del mismo. No sé quién cuestiona el asunto. Le indiqué antes que más un rumor era un factum. A Raventós, González lo envió de embajador a Paris. Era una manera de quedar fuera de foco de indiscretos.

      El mundo es un pañuelo, y España, un nudo del cachirulo. En el castillo de san Fernando de Figueras, una fortaleza militar imponente que los socialistas regalaron al ayuntamiento, estuvo encarcelado el teniente coronel golpista. Los pescadores de Rosas compartieron muchas mariscadas con él allí. Eran de la opinión de usted. Quien no estaba tan de acuerdo fue el ministro Serra, que fulminó al teniente coronel encargado.

      Cada uno habla de la feria según le fue en ella, me explicaron en epistemología para resaltar la importancia de la propia experiencia en la visión de las cosas. He escrito de lo que he vivido en primera persona.

      • Nacho Dueñas

        Amigo Ludovico:
        -Los tanques con De Gaulle habria técnicamente innecesario, salvo para disuadir (es decir, crear terror, y eso es terrorismo, de Estado en este caso).. Lo del Tiananmen no es comparable, pues ahí los tanques fueron posteriores a las manifestaciones populares de los estudiantes.
        -El libro de Pilar Urbano es una investigación, no una mera reflexión. Y una investigación solo puede ser refutada o bien desmontando sus posibles errores o bien con otra investigación en sentido contrario. ¿dónde hay lo uno o lo otro?
        -Pinochet y Kissinger (1973) no amortiguaron a la CIA. Todo lo más, le cambiaron la cara: de la CIA a la USAID y a la NED), la estrategia (del golpe clásico al golpe suave (según Gene Sharp) o el lawfare. Tras el 73, y hasta nuestros días, la CIA, la NED y la USAID siguen conspirando (Nicaragua, Cuba, Venezuela, Honduras, Ucrania, Irán, Ecuador…).
        -Lo de Anguita no es un juicio, es la exposición de un hecho según el, bibliográficmente documentado. No creo que confundas juicio de exposición.
        -Sigo diciendo que a mí Tejero me cae bien. Y por flojera no me iría con él a mariscar, preferiría ir de cañas. Pero, carajo, Serra era ministro de defensa y Tejero un golpista pistola en mano. No creo que pretendieras que a Serra le entraran ganas de mariscas o ie de cañas con Tejero.
        -¿Epistemología? ¿Primera persona? Todo lo que tú quieras, pero el cáncer se cura analizádolo y estudiándolo, por mas que el oncólogo no lo haya vivido ni deje de ser importante el testimonio del canceroso.
        Saludos.
        Nacho.

        • Nacho Dueñas

          Matizo algo que no expliqué bien, habiendo lugar a confusión:
          Dije:
          “Lo del Tiananmen no es comparable, pues ahí los tanques fueron posteriores a las manifestaciones populares de los estudiantes.”

          Me refiero a que los tanques se sacaron cuando ya los estudiantes estaban en las calles y plazas. No a que el episodio de sacar los tanques fuese posterior a de las manifestaciones, como parece querer expresar la frase.

        • Ludovico

          No le voy a responder. Para hablar hay que empezar por definir los términos. Si usted los retuerce una y otra vez, ¿tendré que desmentirlo en cada caso? Me remito a lo expuesto en mis dos primeras aportaciones. Usted se enroca en un sentido en el que yo no hablo. Me atribuye juicios que no he emitido. Buenas noches. No me interesan ese tipo de bucles.

          • Nacho Dueñas

            Aquí lo dejamos, en respeto a tu persona.
            Ahora, solo una cosita:
            Dime un solo juicio (solo uno, sobran los demás, pues usaste el plural) que yo te haya atribuido, y si es así, prometo votar durante 3 legislaturas a quien me indiques.
            Saludos.

  • carmen

    Y estoy deseando que se haga un referéndum sobre el modelo de estado que queremos los españoles. A día de hoy votaría República.

    Nada tiene que ver una cosa con otra. Pero tengo memoria. En Noviembre del 75 vivía Francisco Franco. No fue un sistema democrático. Y seis años y tres días después, pudimos volver atrás.

    Lo recuerdo perfectamente.

    Recuerdo muchiiiiiiisimas cosas. Esos años se vivieron en España con mucha intensidad. Tenía 27 años hace cuarenta años. Sé lo que digo.

    Y eso quería decir

  • carmen

    Vale.

    Mi agradecimiento eterno al rey Juan Carlos I por lo que hizo el 23 F de hace justo 40  años.

    Si lo tienen que condenar a lo que fuera o fuese por lo que hiciera o hiciese, es otra historia.

    Señor , mi agradecimiento eterno. No sé qué le pasó por la cabeza durante esas horas, ni me importa. Sé que mi hijo mayor tenía 9 días , que me llevé el susto de mi vida por los partes que oí en la radio leídos en nombre de un tal Milán del Bosh, y que cuando usted salió aproximadamente a las doce de la noche, me fui a dormir, tranquila.

    Sorry por no saber tantísimo como otras personas. Únicamente es MI Experiencia Personal. Con el permiso de todos.

     

  • Ludovico

    Creo, querido Antonio, que para interpretar el golpe de Tejero, o de Armada, importa conocer los dramatis personae. Exactamnte igual que para conocer la aventura de la Iglesia en España en el último medio siglo es necesario leer tus páginas 171-176 del último número de Iglesia Viva. Hice el servicio militar a principios de los años setenta en el Cuartel General de la División Maestrazgo 3. El CIR precedente lo cumplí en Marines –hoy cuartel de la OTAN– con el coronel Luis Gómez Caruana Gómez de la Barreda. El día del golpe Caruana era general de División y gobernador militar de Valencia. Fue el que ocupó el gobierno civil por orden de Milans. Fue también el que recibió la pistola de Milans cuando el Estado Mayor de la Defensa en Madrid, Gabeiras, se lo pidió. Caruana no fue encausado, ese a ser el segundo jefe del golpe en Valencia, y fue elevado a Teniente General. La toma de la ciudad de Valencia, con los carros bajados de Bétera, fue, desde el punto de vista de la estrategia militar, impecable. Ni un tiro, ni un estruendo, salvo el ruido de las cadenas de los tanques. ¿Quién fue el estratega militar? Un jefe –asi se dice en lenguaje militar– del estado mayor de capitanía. No era Inglés, coronel jefe de estado mayor, que sí fue encarcelado tras el juicio, sino otro militar que se había formado en West Pont y que, cuando yo estuve a sus órdenes, recibía puntual información sobre ejercicios, guerrillas, etcétera en esos sobre amarillos característicos de las instituciones norteamericanas. No era, quiero decir, ningún chusquero, ni militar divisionario, ni nada parecido. Era un militar moderno, con una preparación extraordinaria, que nadie asimilaría a un golpista bolivariano, ruandés o birmano, por citar el último caso.

    El Rey acaba de decir que el que cortó el golpe fue Juste. Qué casualidad que a Juste no lo ascendieron a Teniente General. Y a otros, sí. De hecho, Valencia fue vivero de ascensos sorprendentes, muchos de ellos pasados por Sevilla.  No me pregunte la razón porque no la sé.

    Cada uno tiene sus propias experiencias de los días previos. Resultaba vegonzoso el comportamiento de los socialdemócratas de UCD con Fernández Ordóñez llamando a El País para contarlo lo tratado en el Consejo de Ministros. Por cierto Fernández Ordoñez, pasado un lapso prudencia, pasó a formar parte del gobierno de González. Quien había sido un viejo franquista, con una secretaría de estado a sus espaldas, se convirtió en uno de los principales voladores de UCD. Luego estaba emponzoñádolo todo Rodríguez Herrero de Miñón, en el otro extremo, con su egolatría impertinente. Y tantos que pusieron todos los palos en las ruedas imaginables. Contando, además, con el afán por gobernar de González. No era el pueblo. Lo mismo que ahora es la ambición de los políticos lo que están tensando y rompiendo las cuadernas del estado. El golpe de estado tuvo luego la vigilancia de Calvo Sotelo, que recurrió para agravar las penas. Hoy no. Hoy, el presidente de gobierno se apuntala sobre los golpistas y no tiene el menor reparo en recompensarlos. No hemos aprendido nada. Si tuviera que relatar los dramatis personae hoy los golpistas están al frente de la gobernación del país, directamente o sustentándolo.

    En mis primeros años laborales tuve por superior a Calvo Sotelo. Calvo Sotelo procedía de la empresa privada. Fue un gran levantador de la industria nacional. No admitía ligerezas. Recuerdo cómo le respondió a El País cuando éste, en una editorial, se atrevió a poner en duda su integridad. Si el director de entonces hubiera tenido vergüenza hubiera dimitido, pero se dedicó a cuartear en lo que pudo su gestión. Un hombre preparado –doctor ingeniero de caminos, con un doctorado auténtico, no como la indignidad de quien hoy nos preside- y un hombre irreprochable. Le secundó el ministro de defensa, que acaba de morir, abogado del estado, con experiencia también en la empresa privada. Ambos, hombres de honor, que pusieron los intereses de la España democrática por encima de todo.

    El golpe de estado no fue instado por El Alcázar, como muchos quisieron que fuera. Hubo mucho deshonor personal, mucho ventajismo, mucha ambición. Cada uno tiene su propia experiencia de aquella infame noche que avergonzó a España. Algunos, acostumbrados pensar en las causas y en los mecanismos desencadenantes, de meses anteriores, no podemos dejar de pensar en los movimientos que convergieron en esa fatídica fecha.

    • Nacho Dueñas

      Ludovico, por Dios, ¿hablas en serio en este fragmento?:
      “La toma de la ciudad de Valencia, con los carros bajados de Bétera, fue, desde el punto de vista de la estrategia militar, impecable. Ni un tiro, ni un estruendo, salvo el ruido de las cadenas de los tanques”
      A ver:
      1. Los tanques, técnicamente hablando, están hechos para el combate, no para infilgir terror a población civil inocente y desarmada. Salvo que lo que pretenda fuese infligir terror. Y a eso se le llama terrorismo (si se le queta la connotación subjetiva y se analiza su definición aséptica). Como la ETA y el Gal, en ese caso.
      2. ¿Qué tiros y estruendos van a haber contra una población civil, desarmada, inocente y acojonada?
      3. Para determinar si fue “impecable” (???) el operativo debería circunscribirse al contexto de combate de dos ejércitos, que es para el que se diseñó, o se debio diseñar el tanque.

      Ahora, yo me planteo tres interrogantes, que a mi criterio son la clave de la asonada. Pero estas jornadas apologéticas, hagiográficas y acríticas (hay que ser bastante superficiales para repetir como papagayos, y esto no va por ti, esa falacia de que “España es una democracia plena”, con todo lo que ha llovido, y a plena luz del día):

      1. ¿Detrás del golpe estuvo la CIA y EEUU, o no? (Eso afirma Pilar Urbano, que lo indagó).
      2. ¿Sabía el rey del golpe con anterioridad, o no? (Eso afirmaba Julio Anguita, ofreciend bibliografía).
      3. ¿Sabe la versión oficial, así como la opinión pública, lo del “gobierno de concentración nacional”, previamente negociado, donde, bajo el gobierno de Armada, iba a estar gente de l PCE y del PSOE, los mismos que hoy se les llena la boca de tratar al 23-F como un asunto chusquero y castizo.
      A mi, después de todo, y quien quiera que se pique, el más digno de todo esto fue Tejero, que fue de frente, sin dobleces y sin engañar a nadie. Y es que prefiero 1000 veces un facha consecuente a un “paleoprogre” mediocre, displicente y calculador.

      • Ludovico

        Por supuesto que hablo en serio. Estamos en un golpe de estado, que supone la toma del poder por el ejército. Puede tomarse el poder a lo bárbaro –por supuesto que el golpe de estado por sí mismo ya es una barbarie, pero no caigamos en simplismos y cosas obvias– o puede tomarse sin derramamiento de sangre. Cumple al estado mayor el diseño de la toma militar de una ciudad. Según quién esté al frente ideará un movimiento de tropas disuasorio, que evite el enfrentamiento con la población civil. Y eso es lo que consiguió el militar formado en West Point. No voy a introducir lo de la obediencia debida, la objeción de conciencia, el negarse a ser cómplice, etcétera. Hablo, y eso es lo que indica el adverbio estratégicamente, desde el punto de vista militar. Es forzado y malintencionado ver en esa descripción militar cualquier tipo de lenitivo o justificación. Mi exposición indica más bien que los militares del segundo escalón –tenientes coroneles, comandantes– no eran gentes sin preparación o franquistas ciegos. El golpe se quería que estuviera bien diseñado. Eso es manifiesto, para quien conozca algo el modus operandi del ejército en aquellos días. No me diga ahora que defiendo el golpe. Ya sería lo último.

        1. Los equipos de inteligencia suelen intercambiarse información. Supongo que la CIA habló con los servicios españoles. Pero el golpe es algo made in Spain. No creo, sin embargo, que fueran determinantes. Es de cajón que el golpe hubiera retrasado la entrada de España en el Mercado Común y en la OTAN. El desencadenante fue algo nuestro.
        2. No sé si el rey borboneó. Parece obvio que conociera las conversaciones de los cuartos de banderas. Además, tenía a Milans como asesor. Milans era de una familia monárquica a marchamartillo. A buen seguro, no se fiaba de Suárez como hombre capaz para hacer frente a tantos movimientos más o menos soterrados que estaban sacudiendo a España. No nos olvidemos de la oposición feroz interna y externa al gobierno.
        3. Lo del gobierno de concentración nacional era un rumor muy extendido. Aquí en Cataluña, donde se fraguó –cuando Armada era gobernador militar de Lérida–,era un clamor que Raventós estaba, con Mújica, en el ala socialista de las reuniones.

        4. Armada no diré que fue el Mola del golpe, malgré lui, pero que se lo comunicó al rey parece obvio. Como es cierto que se lo calló todo luego en el juicio por lealtad a su pupilo, el rey. Era Armada un hombre profundamente religioso. De esto doy fe. No daría un paso sin consultarlo con el rey. Tenía algún que otro amigo íntimo, amigo también del rey, en Barcelona. Por el segundo supe que, durante las horas del golpe, la Reina pudo estar fuera de España. De eso no suele hablarse. Este amigo barcelonés de Armada fue el que hizo visible la presencia de los Principes de España en numerosos actos culturales, cuando todavía eran ninguneados.

        Por cierto Armada murió llevándose a la tumba su secreto. Procuró psar tranquilo sus años en su pazo gallego rodeado de sus nuevas razas de rosas, en las que era un experto. Y leyendo Folia Humanistica, publicación de la que un servidor fue secretario un tiempo. La vida politica española está llena de miserias.

Responder a Román Díaz Ayala Cancelar comentario