Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5526 Artículos. - 87883 Comentarios.

Escatología

 En mi casa oí muchas veces que mi abuelo catalán, ya anciano, solía repetir a menudo: “si no es morís un de vell, es moriria un de fástic”. Pues bien, ahora que yo mismo soy un viejo he podido darme cuenta de lo lógico que sería morirse de fastidio, de hartura.

Pertenezco a una generación que tuvo noticias del marxismo y sus promesas pero pudo conocer también los millones de víctimas que en su nombre sufrieron en la Unión Soviética, en China, en Camboya. Leímos con entusiasmo a Teilhard de Chardin para ver como su estrella iba declinando poco a poco. Celebramos el final de la Unión Soviética y el nacimiento de varias democracias para asistir más tarde, impotentes, al asesinato de todos los oponentes al régimen de Rusia.

Nos entusiasmó la revolución sandinista en Nicaragua y después fuimos viendo cómo desaparecían sus héroes para que el poder acabase en manos de uno de ellos, reconvertido en un dictador cutre pero astuto. Pusimos esperanzas en la revolución de Chaves y acabamos teniendo que ayudar personalmente a algunos de los cinco millones de venezolanos que han tenido que abandonar su país. Nos pareció una señal positiva la primavera de Africa pero tuvimos que asistir a la respuesta de un dictador salvaje –apoyado por otros- destruyendo un país y masacrando a millones de personas. Disfrutamos de la llegada de Internet y de la comunicación global para ver a la vez cómo servía a las fake news que colaboraban a colocar a Trump en el presidencia de Estados Unidos. Todo esto sin citar a los neonazis, a los franquistas irredentos, a los judíos que gobiernen Israel, a las mafias que proliferan y prosperan con el sufrimiento de tantos .

Dan ganas de poner a la entrada de los paritorios la divisa de Dante en la puerta del infierno: Lasciate ogni speranza voi ch´intrate.

Como cada uno tiene sus vicios, he dedicado este tiempo de movilidad restringida a leer teología y, entre otros textos, uno de Metz, el teólogo fallecido no hace tanto. En él se defendía que la aportación del cristianismo ha sido su mensaje escatológíco. La predicación de Jesús se centró en una promesa de “unos cielos nuevos y una tierra nueva”, de una existencia en que no habrá ya “ni luto ni llanto ni muerte ni dolor”.

Pienso si no será ésta una promesa para viejos, porque los jóvenes están más bien en el “comamos y bebamos” de san Pablo, precisamente porque “mañana moriremos”. Hay que añadir sin embargo que, si únicamente se tratase de la promesa de un mundo futuro podría fácilmente ser vista como un mito, una invención para consolarse de tener que morir. Como muy bien lo formuló Mounier, podría ser sólo “la espera morbosa para calafatear con nuestros sueños las frustraciones de hoy”.

No, la tierra nueva está ya presente. El Espíritu que se ha derramado en nuestros corazones nos empuja a la fraternidad, a la justicia, a la atención a los débiles. Como decía el autor citado, “es la esperanza una virtud presente, una sonrisa en las lágrimas, una brecha en la angustia, es la confianza de la fe “. Se trata de aprender a verlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10 comentarios

  • Santiago

    Como dice Carlos B la esperanza es una virtud presente..Es que debemos vivir de ella y por ella..No, ni Cuba, ni Corea del Norte, ni Vietnam, ni Venezuela, ni la difunta URSS  son  modelos a seguir.. Fidel Castro destruyó su propia patria con un engaño masivo al pueblo cubano haciéndose pasar por nacionalista por poco tiempo, para esclavizarnos a perpetuidad introduciendo una dictadura totalitaria leninista y stalinista mucho peor que Batista.Los derechos humanos no existen en Cuba y se violan a diario. Como que he sido testigo presencial y ex-fidelista 100×100 nada, excepto mi experiencia personal, es la mejor fuente de la verdad.Millones de cubanos dentro y fuera de la Isla son y han sido  testigos de este abuso y barbarie. Hay miles de testimonios gráficos y escritos de este fenómeno que nos tocó vivir. Desgraciadamente para mi amada patria este totalitarismo imperante por la fuerza, con una miseria nunca vista antes, durante los 56 años que duró la Republica de Cuba, tiene ningún viso de mejorar o desaparecer, a pesar de las diarias protestas del pueblo que se ven en las redes contra el régimen.

    Por eso Carlos habla de “ilusiones perdidas”. Lo mismo pasa con Venezuela y con todos los países donde existe esta ideología de imposición “por la fuerza” de lo que es solo un ensayo filosófico hegeliano  que no corresponde a nuestra verdadera realidad humana ni a nuestra naturaleza.

    Hasta el modelo chino le falta acceder a la “libertad de expresión” porque no basta elevar el nivel cultural y económico del pueblo utilizando el sistema capitalista, si se “lo esclaviza” con una dictadura férrea ideológica como es el gobierno.  ¿De que me sirve vivir en una jaula de oro si no tengo LIBERTAD de expresión de lo que pienso?

    Pero cayeron los corifeos de la Revolución Francesa y caerán todos los que imponen por la fuerza una ideología contraria al pensamiento humano. El triunfo de una Revolución dictatorial no asegura su perennidad. Cayó el Imperio Romano, desaparecerán todos todos los Imperios que destruyen la libertad humana, que es un don divino.Este don es inherente a nuestra naturaleza y nunca podrá ser destruido.

    Por eso, sólo subsistirá la esperanza en el Amor de Dios. Todo lo demás desaparecerá.La solución existencial no se encuentra en dictaduras humanas impuestas,  sino en la libre aceptación del camino del bien que es el que Cristo vino a “ofrecernos” puesto que El es la única Verdad, y es el Verbo que se ofreció como rescate por nuestros delitos. Es sólo El el que puede ofrecer al mundo un “equilibrio estable”, luchando por la justicia misericordiosa de Dios en este mundo, cambiando lo que podamos pero cargando nuestra cruz de la vida en la esperanza “escatologica” de la felicidad en El, y solo en Dios. Al final solo quedará en pie el verdadero Amor. Sólo creo en ésto.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • GIORDANO BRUNO

    ¡¡¡On,no, por Dios, Honorio,, China, con l400 millones de chinos, con los ll millones de cubanos¡¡¡¡¡y al lado mismo de Florida¡¡¡¡ Resistir 60 años de bloqueo y atentados brutales  a los que lanzaron dos bombas atómicas, algo que espero que sean los únicos que lo hayan hecho en la Historia. Un pais que asesinó a 4 de sus Presidentes no comparable a ningún país.Han invadido a to  dos los paises debajo de ellos.Claro menos a Canadá, otro socio anglosajón…Y algo significativo;…”El único pais del mundo que no vino a robar a África”.según dijo Mandela al visitarla Y a quien debe la independencia Angola. Lo que más odia Estados Unidos es, su ejemplo para no sólo América, sino el mundo entero Y finalmente: ¡¡Cuantos muertos por el Covi-l9 se han dado en Cuba?. No lo sabe nadie. Pero….¿por qué?. Porque son mínimos. a pesar del bloqueo.Nos da Aal lecciones a todos los paises del mundo DEMOCRÁTICO¡¡¡¡ Si fueran muchos la noticia estaría en todos los medios del mundo.Al igual que Venezuela. Sí amigo Honorio. Un abrazo cordial, Honorio.

  • GIORDANO BRUNO

    Ahora resulta que el bloqueo a Cuba fue por culpa de Castro. Gran falacia.Mientras estaba el dictador Batista, USA, ignoró al pueblo cubano. Más bien era un lupanar de los gringos. Y todo estaba muy bien. E igual les pasaba a las naciones del Sur y Centroamérica¡¡¡Bravo. ¿Qué  otra alternativa tenía Fidel después de echar a los gringos? igual que España, donde fue la República Española, abandonada por las supuestas democracias europeas, después del Golpe de -Estado de Mola Franco-y la Iglesia católica, apoyados por las democracias de Hitler y Mussolini….¡¡¡¡

    • mª pilar

      Quizá, no asentarse en el poder?

      ¿Solo Fidel tenía la salvación (que nunca llegó) del pueblo?

      No es bueno sentirse el único salvador.

      ¿Quién mandó matar al Che?

      Muchas dudas; cierto que mejoró la situación, pero ser su único salvador del pueblo…nunca es bueno para cualquier pueblo.

      No estoy reprobando su entrada…solo hago preguntas, que los cubanos se han hecho durante años…al menos aquellos que tenían la capacidad de pensar…

      Solo son dudas.
      Un abrazo.

  • Honorio Cadarso

    Amigo Santiago, amigos de Atrio: Permítanme recordarles que China, con ocasión de la Revolución cultural y Tiannanmen, renunció a seguir las tacticas y estrategia de la Unión Soviética y escogió otro camino. Cosa que Cuba no ha hecho todavía…A China parece que le va mejor que a Cuba…

    Siempre vuelvo al mismo punto, lo de la Multiplicación de los panes y los peces. Los apóstoles le pedían a Cristo que aplicase su receta, despedir a todos, porque allí en el monte no había ninguna solución. Y Jesús les dijo: dadles vosotros de comer. Y cuando ellos se movieron, solo entonces, surgió la solución.

    La América de debajo del Río Grande y del Caribe necesita buscar una solución o quizá la está buscando ya…Necesita mirar dentro de sí misma, como ha hecho China. Y lo mismo necesita Africa, como hizo Mandela, y no pudo hacer o no supo hacer Lumumba. Y lo mismo necesitamos todos. No se lamenten, !LUCHEN, CARAJO! Pidan la colaboración de todos, como hicieron los apóstoles para dar de comer a todos.

    No, no hay dos vidas, es una sola vida. Y tenemos que intentar mejorar esta única vida que tenemos desde ya mismo. No sabemos cuándo va a volver Cristo, sí sabemos que nos toca prepararle los caminos, y cuando le hayamos preparado los caminos llegará. O sea, que pongámonos todos a movilizar las fuerzas de todos, confiemos en nosotros mismos, en el Espíritu que nos anima a todos !A TODOS!

    !No hay más Fideles Castros, ni más Ches, ni más Chaves!…Hay milagros sí, pero solo llegan cuando todos nos pònemos a buscar pan y a pedir la colaboración de todos.

    Yo repito aquello que les dijeron los ángeles a los apóstoles cuando se pusieron mirando al agujero por donde Cristo escapó más arriba del azul de l cielo: “Varones galileos, que carajo hacéis mirando al cielo? Poneos a trabajar, a hacer una iglesia nueva, y un orden político y social nuevo!

    Como los chinos que dieron carpetazo a Mao y sacaron de su propia cultura nuevas soluciones…Las revoluciones no bajan del cielo como el maná, nacen del suelo donde echan raíces o donde nosotros las sembramos. !N O S O T R O S!

     

  • Isidoro

    Amigo Carlos: Este comentario no es en absoluto una crítica personal. Te conozco poco, pero por lo poco que sé, sé que tú no te lo mereces. (Es solo una digresión general, y lo malo es que muchas veces pagan justos por pecadores).

     

    Quiero señalar una frase de tu artículo, que me ha resonado especialmente: “Leímos con entusiasmo a Teilhard de Chardin para ver como su estrella iba declinando poco a poco”.

    Me ha resonado, porque recuerdo que yo hace 40 años, tenía encima de mi mesilla de noche, el librote de Claude Guenot, sobre la vida y obra de Teilhard, (que he perdido a lo largo de traslados y reformas), y que en ese momento, no estaba en condiciones culturales y existenciales de leer, (trabajo, niños, familia), y no conseguía pasar de la tercera página.

    Pero en muchos de nosotros, había funcionado el instinto interior, (la sabiduría interior enterrada), de que Teilhard señalaba una nueva visión evolutiva de todo, que contrastaba con la inmovilidad del presente, que imperaba culturalmente en la Iglesia.

    Una de las consecuencias perversas, (a mi entender), de la divinización de Jesús, es que naturalmente, si Jesús es Dios, y aparece en la Tierra, y se manifiesta en persona, es claro que la Historia de la humanidad se ha acabado. ¿Qué puede suceder, verdaderamente importante, después de ese inmenso y trascendente acontecimiento cósmico?: Todo lo posterior, sobra y carece de importancia.

    Esa fue la gran contradicción que vivieron los cristianos a partir de la segunda generación, cuando vieron que no llegaba el fin del mundo y la Parusía. Yo le llamo el “efecto Testigos de Jehová”, que han sufrido cientos de profetas del fin del mundo, que se han atrevido a poner fecha al mismo.

    Teilhard, nos habría camino hacia el mundo y hacia un cristianismo evolutivo, y realmente tendió un puente de plata a la nueva concepción darwiniana del Universo y del humano.

    Pero todos nos quedamos mirando el dedo de Teilhard, y casi nadie se atrevió a honrarle, sobrepasándole, siguiendo el camino en la dirección indicada por él.

    Teilhard, mal que tal, pudo seguir bajo el paraguas de la Santa Institución, pero seguir adelante, era salirse a la intemperie, al frío, a la falta de apoyo institucional, a ir a cuerpo descubierto, a recibir descalificaciones de exceso de suficiencia y falta de humildad.

    Y los que han seguido ese camino, han sido silenciados, masacrados con las fariseas balas del ninguneo y de la invisibilidad.

    La picadora de carne apologética, exige material constantemente, y los “carniceros picadores” deben ganarse sus cátedras, capelos y demás. (Y todo con el silencio cómplice de las humildes y obedientes ovejas del rebaño: ¡Cuánto talento, tirado a la basura!).

    ¡Cuántos, bienintencionados, han sacrificado en el altar, a su hijo Isaac, (su creatividad, y su talento), por mor de una supuesta voz de Dios, que así se lo ordenaba!.

    ¡Cuando aparecerá el ángel, que les aclare que todo era un malentendido, una pequeña broma, una mala traducción, o una exégesis subjetiva, y que sustituyan a Isaac, (su creatividad y libertad de conciencia), por el cordero de su trabajo personal y de su búsqueda permanente de conocimiento!. Desde aquí un homenaje sincero a todos los humildes embromados.

     

    (Ese es el mayor pecado de la Iglesia, haber sabido captar el mayor talento que había en cada momento, y luego desperdiciarlo, atarlo y esterilizarlo con la trampa farisea de la humildad y la obediencia debida al superior).

    (Cuando el gran San Ignacio, dijo aquello memorable de que hay que decir que es blanco, lo que el superior diga, aunque sea negro, yo creo que no sabía bien, la gran lección que hacía a la humanidad pensante: abrió los ojos a muchos de las siguientes generaciones). (¡Ignacio, amigo, no te atormentes más en el cielo, aunque se cachondeen de ti los ángeles, y te llamen “el daltónico”: todos la hemos cagado más de una vez, y mucho más que tú!)

     

    Todo esto, aunque lo parezca, no es una queja, ni un ajuste de cuentas. Es un modesto homenaje a los grandes pioneros, como Teilhard, que nos abren caminos nuevos, y vías de esperanza de llegar a entender el mundo.

     

    Y pido perdón a todos los que se puedan sentir ofendidos. No es esa mi intención bajo ningún concepto.

     

  • Santiago

    Muchas gracias Carlos por tu magnífico trabajo. Has dado en el clavo. Mientras vivimos en este mundo tenemos ilusiones. A mi me has recordado con cuanta ilusión hicimos la Revolución Cubana allá por los 50. Mi ciudad era la líder fidelista pero pronto caímos en la cuenta que aquello era una descarada venta “a los rusos”. De verde como las palmas la “revolución cubana naciónalista” se volvió roja como la bandera de la URSS. Y todo ello por obra y gracia de grandes mentiras y un enorme engaño a todo un pueblo.

    Por eso aprendí yo muy pronto a no aferrarme a ninguna ideología existencial que no fuera trascendente. Como el Duque de Gandía prometí “no servir a   s e ñ o r  que se me pueda morir”..Desde entonces no creo en “políticos” y pienso que en lo escatologico está nuestro último destino.

    Jesús en realidad vino a resolver este dilema existencial. No prometió ni recomendó “el comer y el beber” para pasar bien “sólo” el momento presente. Eso tiene poca lógica porque avanzamos -queramos o no- hacia un último momento de vida terrestre. Jesús nos da la esperanza cierta de esa felicidad que es imposible en esta breve vida. Estamos sólo “en tránsito” La vida es un solo instante, un soplo, una vela nocturna..

    Es la virtud de la esperanza la que nos sostiene en las tribulaciones y desasosiegos de esta vida. Ella nos guía como a los mártires que ofrecían gustosos la vida ya que sabían que pronto estarían junto a Cristo. El nos habló y nos dice como entonces que no careceremos de tribulaciones pero que creamos en El pues es El el que ha vencido al mundo.

    un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • carmen

    Pues si, don Carlos, sí.

    Así estamos todos. Y cada cual pensando en posibles soluciones. Cada uno a su aire. Y no hay que menospreciar a nadie aunque no estemos de acuerdo con lo que pueda pensar en un determinado momento. O creamos que no ha estado poco afortunado en la expresión. Hay que mirar más allá de las palabras.

    Nos hemos hecho todos mayores. Como dijo ayer alguien, los que en los años setenta teníamos veinte o treinta años pensábamos muchos de forma parecida. Luego la realidad se impone y cada uno sobrevive como puede. Y pasados 50 años, los de antes, ya no somos los mismos, aunque la luna y las estrellas sigan en el lugar de siempre, que diría Neruda.

Deja un comentario