Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5495 Artículos. - 87204 Comentarios.

Junta a Assange en su pasión, defendiendo verdad y libertad

Agradecemos a Oscar Varela el habernos enviado este video. Entretenidos en teologías y dogmas no debemos dejar de atender a las personas que entregan ahora su cuerpo y su vida por todos (no solo pro multis)

12 comentarios

  • oscar varela

    Hola!
    Si el bebé de 2 años de edad, Noam Chomsky, hubiera sabido leer, se habría sorprendido
    de verse publicado en un Artículo de La Nación, de Buenos Aires, 22 de marzo de 1931.
    ……………………………………………………..
     
    1- Las ideas, es decir, las imágenes esquemáticas que de las cosas nos hacemos,
    – representan en la vida un papel semejante al de esos planos mecánicos que con el automóvil suele entregar la casa cons­tructora al cliente.
    – El motor y sus órganos están representados por una serie de líneas puras que simplifican la realidad y facilitan su manejo.
    – El hombre construye la idea con el propósito, deliberado o no, de fijar un modo de habérselas con la cosa.
     
    2- La pura contemplación no existe.
    – Lo que el griego y el místico cristiano llamaban vita contemplativa no era tal, en rigor.
    – Para uno como para otro la contemplación significó una efectiva manipulación de cosas,
    – sólo que de las últimas cosas, de las realidades trascendentes: Dios, el universo, el sentido de la vida.
     
    3- Es probable que las ideas del animal no sean estables
    – y posean un carácter de ideas-relámpagos, de “ocurrencias” que no se solidifican en su mente
    -y por esto no llegan a ser “ideas generales”.
    – Acaso, acaso el animal es menos pensador que el hombre solamente porque recuerda menos que éste,
    – porque retiene menos; en suma, porque es un distraído.
    – Tiene excelentes ideas, pero no las sabe conservar, no las acumula y,
    – como vive no ya al día, sino al minuto, está siempre en los rudimentos.
     
    4- El hecho de que el hombre tenga una rica memoria le ha complicado sobremanera la existencia.
    – La vida es una faena que se hace hacia adelante.
    – Es afrontar la situación que en cada nuevo momento sobreviene.
    – Pro­piamente hablando no se vive “ahora” ni “antes” sino en este inmediato futuro
    – que en cada instante avanza hacia nosotros plan­teándonos problemas.
     
    5- Vivir es hallar la manera de conservarse en el momento próximo, en la circunstancia nueva.
    – En este sentido tan elemental, vivir es sobrevivir.
    – Esto supone que al llegar esta nueva circunstancia, el ser viviente tiene que hacerse cargo de ella
    -y esto le obliga a interpretarla.
     
    6- No hay vida sin interpretación del contorno.
    – Esta interpretación consiste en que el viviente ante la nueva circunstancia reacciona
    – confrontándola con las pasadas que su memoria conserva.
    – De este confrontamiento surge un esquema o figura ideal de la nueva situación
    – en vista de la cual el ser viviente resuelve una actitud.
    – Hay, pues, una construcción imaginativa del inmediato porvenir,
    – de lo que va a pasar, de lo que va a ser el con­torno en relación con el sujeto.
     
    7- Parecerá extraño, pero es la pura y simplicísima verdad: VIVIR ES UNA OBRA DE IMAGINACIÓN.
    – La imaginación es el reverso de la memoria. Desarticula el material de imágenes recibidas
    -y lo articula en combinación con las percepciones o imágenes presentes
    – De aquí que cuando se tiene poca memoria no se puede tener mucha imaginación.
     
    8- Existe una correlación entre la cantidad de futuro que se anticipa y la cantidad de pasado que se recuerda.
    – Por eso el hombre maduro es menos resuelto ante cada nueva situación:
    – ve en ella no sólo su superficie inmediata e instantánea, sino sus consecuencias.
    – El “mañana” tiene para cada ser viviente distinto espesor
    – según sea de espeso el “ayer” que conserva en la reminiscencia.
    – Para dar un paso tiene que anticipar todos los demás e idear el camino
    – y esquemati­zarse el universo en un plano topográfico.
    – El hombre por su esencia misma se complica la vida,
    – y cuanto más hondo sea su vivir y más auténticamente humano, la complicación es mayor
     
    9- El hombre al imaginar su vida entera hace que ésta gravite sobre el paso singular que ahora va a dar.
     ¿Para qué darlo? —se pregunta.
    – Para dar luego tal otro—se responde, y así sucesivamente.
    – Y cuando ha imaginado el último paso, cuando ha anticipado la totalidad de su vida,
    – se encuentra con que su ima­ginación le fuerza a salir de ella y preguntarse:
    – ¿Para qué toda mi vida? ¿Qué sentido tiene mi vivir?
     
    10- El hombre es el único viviente que para vivir necesita darse razo­nes de existir.
    – La vida humana necesita—quiera o no—justificarse a sus propios ojos.
    – Sólo podemos vivir apoyados en ciertas ideas sobre nosotros mismos
    -y el más o menos de vida (su energía, intensidad, eficien­cia)
    – depende del coup de champagne que esas ideas logren darnos.
    ………………………………….
     
    11- Supóngase un hombre que ha ejercitado un enorme esfuerzo para lograr la creación de algo.
    – ¿De dónde ha manado ese esfuerzo?
    – Evidentemente de la fe que tenía en el valor de ése algo y la convic­ción de que sólo mediante ese esfuerzo se podía conseguir.
    – Pero he aquí que de pronto, a su vera, otro hombre logra crear otra cosa mejor aún y con una plenitud, con una sencillez y precisión de medios, sobre todo, con una facilidad y seguridad radicalmente superiores.
    – No hay duda de que esta averiguación producirá completo desánimo en el primero.
    – Con esfuerzo incomparablemente mayor sólo ha obtenido un resultado incomparablemente inferior.
    – Esto dejará en él la impresión de que no puede luchar más, que se ha equivocado
    – y que aquel otro hombre pertenece a una especie cuali­tativamente distinta para el cual desde luego,
    – no existen las dificul­tades y problemas en que quedó enterrado su esfuerzo.
     
    12- Pues éste ha sido el estado espiritual de Europa durante unos años frente a los Estados Unidos.
    – Creyó ver que un pueblo joven, sin necesidad de larga preparación, de angustias, de luchas,
    – conseguía crear un tipo de vida nueva,
    – dentro del cual quedaban eliminados casi todos los azares, fallas y lacras que los conocidos hasta ahora habían siempre arrastrado.
    – Imagen tal disminuía automáticamente la idea heroica de sí mismo que durante siglos había mantenido al europeo en la brecha de las esforzadas creaciones.
    – Tenía que perder fe en su obra y en sus propias cualidades.
    – Seres de condición nati­vamente superior venían a implantar una vida nueva.
    – Era inevitable que Europa, comparando su realidad con esa imagen del norteamericano,
    – se sintiese como un definitivo e irremediable pasado.
     
    13- Ahora bien, si esta idea que Europa tuvo de América durante estos años fuese cierta,
    – pasada esa etapa de depresión, habría sido fecunda.
    – La nueva vida superior habría acabado por refluir sobre nuestro continente
    – y el europeo se hubiera sometido, con renovada ilusión, a la disciplina de este otro hombre auroral.
    – No es posible que una nueva calidad humana de auténtico valor positivo produzca sólo efectos negativos.
    – Norteamérica debía haber sido a estas horas como una inyección puesta al viejo mundo.
    – Ahora bien, no ha sido así.
     
    14- 1930 será probablemente una fecha de suma importancia.
    – En ella hace crisis la idea falsa sobre América que el europeo aceptó un momento,
    – y sincrónicamente, el americano inicia la duda sobre sí mismo.
    – La consecuencia es inexorable:
    – comienza una etapa de depre­sión americana y de resurgimiento europeo.

  • Salvador Santos Pacheco

    ¿Traición… o lealtad?
    ¿Dónde está la traición?
    ¿Dónde, la lealtad?
    El traidor usa el engaño;
    amenaza con el crimen.
    El leal denuncia el fraude
    y revela la identidad del asesino.
    EL FUERTE se halla al descubierto.
    EL FUERTE maneja la traición.
    Se fortalece con sumisos.
    Pero la lealtad ata al FUERTE.
     
    “Nadie puede meterse en la casa del fuerte y saquear sus bienes si primero no ata al fuerte; entonces podrá saquear su casa” (Mc 3,27).
     
    En el término medio, la neutralidad,
    aliada incondicional del FUERTE.
     
    La neutralidad ha matado a más gente que todas las guerras juntas.

    • M. Luisa

      Hola Salvador, después de leerte y pensando en la fortaleza de Julian Assange he hecho la siguiente reflexión. No quisiera abusar pero si tienes un momento ¿me podrías decir si está correctamente enfocada o no?

      Pienso que:

      En la neutralidad está la posibilidad de alternativa, la cual cosa no es nada fácil porque en ella, en ese estado de neutralidad, ha dominado durante demasiado tiempo el sometimiento de la parte más dominante precisamente por la fuerza bruta que maneja el poder, pero si consideramos que el leal denuncia el fraude que se produce, es que aquella no tiene la última palabra y por tanto es el fuerte en su lealtad que fuerza esta posibilidad de alternativa en donde lo que cuenta no es la fuerza del poderoso sino el poder del fuerte que le brinda la lealtad.

      Un abrazo!

      • Salvador Santos Pacheco

        Hola M. Luisa

        La neutralidad es la opción por la no-opción. Se escaquea para no comprometerse. Prefiere el escondite en la madriguera del virtuoso término medio.

        Coincido contigo en la dificultad de salir de esa madriguera. El miedo es un serio impedimento. La ruta a seguir es la justicia, una vía impracticable para quienes tienen el dinero. Ni siquiera les hará cambiar de posicionamiento la resurrección de un muerto. Esto se verá en la primera parte del artículo titulado: LOS DOS LAZAROS:

        “Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, no se dejarán convencer ni aunque uno resucite de la muerte” (Lc 16,31)

        A mi juicio, Julián Assange nos ha demostrado su lealtad denunciando el fraude del FUERTE. Y el FUERTE manifiesta su traición disimulando sus intenciones asesinas bajo engañosa legalidad. Julián Assange optó por la lealtad. El FUERTE impide por todos los medios cualquier alternativa.

        Tal vez convenga pensar cuál es nuestra opción práctica, si lo uno o lo otro. Porque la neutralidad es ni lo uno ni lo otro.

        Te mando un abrazo

        • M. Luisa

          Muchas gracias, Salvador, muy clarificador lo que me dices. Estaré a la espera y muy atenta a este artículo de LOS DOS LAZAROS
          Gracias de nuevo, un abrazo!

          • M. Luisa

            Una cosa más, Salvador. Dices que la neutralidad es la opción por la no –opción, sí esto es verdad, sin embargo, pienso que antes de determinarse por la no –opción, se “está” en la neutralidad, es decir, en ella se está entre una cosa y otra (mientras sólo se esté en un sitio o en un algo pensado siempre de allí puede llegar un momento en el que se pueda salir) y es por ello que, aunque en mi comentario anterior reconociera que dar este paso es algo muy difícil, creo que la alternativa se presenta precisamente por estar en este estado incomplexo. Dices, y estoy completamente de acuerdo, que la ruta a seguir es la justicia.

            Si me permites pondré un ejemplo, cosa que no haría en la página del curso pero sí en esta que es más bien de índole política.

            Como se sabe, se está juzgando, bueno… se está a la espera de la sentencia del presidente de la Generalitat por no retirar del balcón de esta entidad una pancarta que se leía “Libertad a los presos políticos”. El partido que lo denunció dijo que como estábamos en campaña electoral esa pancarta rompía la neutralidad que se precisa en tiempos electorales.

            Pero es que la cosa no iba por ahí. La intención de la pancarta no era la de señalar ninguna ideología ni mostraba ninguna bandera a las que adherirte, sino sólo pedía justicia ante un juicio que no había sido justo. Por eso al final, luego se sacó y se colocó otra pancarta en que hacía referencia a los derechos humanos. No se trataba de ninguna inculcación ideológica sino sólo de hacer justicia y la justicia siempre en todo lugar y tiempo se la puede invocar.

            Discúlpame pero como es algo que vengo pensando estos días para mis adentros me ha parecido oportuno exponerlo aquí. Muchas gracias!

  • m* pilar

    Así le está yendo ha este mundo nuestro; basado en mentiras, regentado por el poder del dinero que se ha convertido en su “dios”.

    Nadie parece aprender de los errores pasados, las injusticias, las desmesuradas desigudades…las terribles esclavitudes en todos los campos de acción.

    ¡No cambiaremos…ni a pesar de la pandemia que nos asola…no seremos mejores!

    El poder:

    ¡Corrompe!

  • Olga Larrazabal

    Están dando en Netflix una película llamada The Post, El Correo, donde aparece la historia del Washington Post, periódico pequeño de la ciudad de Washington DC, donde ocurre un asesinato en tiempos de Nixon de una muchacha que trabajaba para un congresista.

    La investigación del asesinato la hacen un par de periodistas del Washington Post, que descubren un informe solicitado por Mc Namara, el Secretario de Estado de Nixon, sobre la guerra de Vietnam, que llevaba varias administraciones, había costado muchas vidas y millones de dolares al pueblo norteamericano.  Este informe era secreto pues dejaba en evidencia que todos los gobiernos le habían mentido a pueblo norteamericano acerca de la guerra, estimulando su patriotismo para poder seguir reclutando jóvenes, y con eso enriquecían a los fabricantes de armas y otros especuladores.

    La prensa que publicó este gran fraude fue amenazada  por el gobierno y la justicia americana que los calificaron de traidores, pero los abogados invocaron las enmiendas de la Constitución que ponían la libertad de prensa por sobre los intereses de los políticos.

    Los descalabros del Imperio quedaron en exposición por la publicación de  los wikileaks.  Pero ahora no ha habido enmienda que proteja a Julian Assange.  Suecos, Ingleses y Norteamericanos quieren lincharlo por dejar al descubierto las asquerosidades que estos imperios colonialistas han hecho.

    Ya no corre aquello de “la Verdad os hará libres”.  Y el mundo está tan preocupado de otras cosas que a Assange lo han crucificado a vista y paciencia de todos por regalarnos un poco de verdad.

     

Deja un comentario