Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5495 Artículos. - 87202 Comentarios.

El proyecto de Jesús, madurando en el tiempo, 1

LA NIÑERA NO HACE FALTA, 1/3

  • 1. Escondrijo de lo inocultable

 Las diversas religiones denominadas cristianas llevan siglos desunidas. Después de tanto tiempo, ya nadie se extraña. Se contempla como algo normal. Ellas dulcifican el hecho de sus alejamientos con la expresión: ‘hermanos separados’. Tal enunciado reduce lastimosamente el concepto de hermandad a una relación insustancial. Pero al parecer no les importa. Son expertas en arreglar sus incoherencias a base de palabrería. Subsanan su carencia de lógica largando discursos solo útiles para engatusar a incautos. El esfuerzo incesante de todas ellas por lograr la supremacía les conduce sin remedio a actuar distanciadas unas de otras. Y el ansia inconfesable de conquistar nuevas cotas de poder y dinero agranda la brecha que les aleja. Todo lo cual certifica al menos tres cosas:

  1. Que son religiones verdaderas.
  2. Que desconocen el proyecto del Galileo.
  3. Que resultan innecesarias para la vida.

1a) Comidas

 Eso sí, todas aseguran su fidelidad a la doctrina contenida en la Biblia a la que consideran conjunto de libros sagrados. Mantienen a toda costa que la Biblia está inspirada por Dios y no dudan ni un instante que es su Palabra. Tales creencias son insostenibles desde la lógica y el análisis de los textos. E incluso se puede asegurar que ni los mismos dirigentes de dichas religiones llegan a tomárselas en serio. De otro modo no comerían gambas. Se abstendrían también de mejillones, coquinas, berberechos, percebes, ostras, angulas, pulpos, centollas, calamares, chipirones, langostinos…, por citar solo unas cuantas especies de animales que, según el AT, Dios calificó de inmundos:

“El Señor habló a Moisés y Aarón:

  • Decid a los israelitas:

De los animales acuáticos de mar o de río, podéis comer los que tienen escamas y aletas. Y todo reptil o animal acuático, de mar o de río, que no tenga escamas y aletas, tenedlo por inmundo. Son inmundos: no comáis su carne, y tened por inmundo su cadáver. Todo animal acuático que no tiene escamas y aletas tenedlo por inmundo” (Lev 11,1.9-12).

1b) Vestidos y ropajes

Los dirigentes de las religiones evitarían, también por razón del veto divino, vestirse, como gustan, con ropajes cuyos ricos tejidos hubiersan sido mezclados con diferentes tipos de hilos:

“Guardad mis leye… …no llevarás vestidos de paño mezclado” (Lev 19,19).

1c) Cabello y barba

 Ni algunos frailes se habrían rapado en cerco la cabeza. Incluso tendrían prohibido, además, el uso de cualquier utensilio para el afeitado de la barba:

“No os raparéis en cerco la cabeza ni os recortaréis la barba” (Lev 19,27).

1d) Prole

 El AT recoge órdenes muy precisas dictadas por Dios con todo detalle para no dejar cabo suelto. El parto de una mujer, por ejemplo, supone para ella siete días de impureza si le nace un hijo; aunque si es hija su impureza se incrementa al doble: catorce días. Y en cualquiera de los dos casos está obligada a pagar un impuesto en especie animal (cordero añal y pichón o tórtola) que llevará al sacerdote para su sacrificio (Lev 12,1-7).

1e) Dudosa fidelidad

Resulta llamativo, cuando no chocante, que tratándose de decretos divinos la mujer sufra la peor parte. Solo porque un hombre mantenga dudas sobre la fidelidad de su esposa, ella quedará obligada a someterse a un diabólico, asqueroso y arriesgado tormento llevado a cabo por un sacerdote para descubrir si la mujer miente o dice la verdad. Es la llamada: “ley de los celos” solo aplicable a mujeres (Núm 5,11-31).

1f) Diversidad sexual

 Los hombres homosexuales salen también muy mal parados en esta legislación de origen celeste y machista. Se juegan la vida en caso de atreverse a tener relaciones sexuales (Lev 20,12).

1g) Castigos ¡porque sí!

 Y es que según la Biblia el Señor no se andaba con chiquitas, ni admitía atenuantes ni indultos. A uno, del que se desconoce su nombre, se le cayó el pelo solo por su mala ocurrencia de cortar leña en sábado:

“Estando los israelitas en el desierto, sorprendieron a un hombre cortando leña en sábado. Se lo llevaron a Moisés, a Aarón y a toda la comunidad. Lo arrestaron mientras se decidía lo que había que hacer con él.

El Señor dijo a Moisés:

  • Ese hombre es reo de muerte. Que toda la comunidad lo apedree fuera del campamento.

La comunidad lo sacó fuera del campamento y lo apedrearon hasta matarlo, como el Señor había mandado a Moisés” (Núm 15,32-36).

Y si el Señor decretaba ese castigo… por algo sería. Siendo palabra de Dios, no hay discusión que valga. Porque hablamos de un Dios sin miramientos hacia cualquier oponente. En especial, si se trata de contrarios a la nación. Los considerados enemigos del pueblo carecen de escapatoria; hay que perseguirlos hasta liquidarlos por completo:

“Perseguiréis a vuestros enemigos, que caerán ante vosotros a filo de espada” (Lev 26,7).

 

  • 2. La necesidad de un Dios terrible

El Dios del AT es un Dios terrible, como él mismo afirma. En cuanto se le ponen en contra, siembra el pánico a diestro y siniestro sin ningún reparo:

“Pánico mandará el Señor contra ellos, hasta aniquilar a los que queden escondiéndose de ti. No les tengas miedo, que está en medio de ti el Señor, tu Dios, un Dios grande y terrible” (Dt 7,20-21).

Se distingue por ser un Dios de cuidado, vengativo a no poder más. Hay que hacer lo que dice o ataca con ira despiadada la desobediencia a sus órdenes. No hay más que leer las barbaridades que salen de su boca:

“Y si aún así no me obedecéis, sino que procedéis obstinadamente contra mí, también yo seguiré obstinado en mi ira contra vosotros, multiplicando por siete mis escarmientos por vuestros pecados. Os comeréis la carne de vuestros hijos, os comeréis la carne de vuestras hijas. Destruiré vuestros altozanos, destrozaré vuestros cipos, amontonaré vuestros cadáveres…” (Lev 26,27ss.).

Él no pone límite a sus escarmientos. Lo mismo manda serpientes venenosas contra el pueblo:

“El Señor envió contra el pueblo serpientes venenosas, que los mordían, y murieron muchos israelitas” (Núm 21,6),

que ordena colgar a sus responsables por idólatras:

“El Señor dijo a Moisés:

  • Toma a los responsables del pueblo y cuélgalos delante del Señor, a la luz del sol, y se apartará de Israel la ira del Señor” (Núm 25,4).

Y cuando le da el arrebato, exige entrar a degüello:

“Así dice el Señor de los ejércitos: …Ahora ve y atácalo; entrega al exterminio todos sus haberes, y a él no lo perdones; mata a hombres y mujeres, niños de pecho y chiquillos, toros y ovejas, camellos y burros” (I Sam 15,2-3).

Estos pocos ejemplos –hay multitud– sirven para constatar que los escritos a los que pertenecen estuvieron inspirados, no por Dios, sino por ideologías ultranacionalistas. El intento de dar identidad a un pueblo, conquistar una tierra y mantener unida a su población logró su propósito atribuyendo a Dios la liberación de la esclavitud en Egipto, la supervivencia por el desierto, la conquista violenta de un territorio, una ley constituyente, un código legal minucioso e intocable y unas órdenes que, dijeran lo que dijeran, debían ejecutarse al pie de la letra. Todo ello fue poniéndose por escrito en textos que una población miedosa, simple y analfabeta debía tener por sagrados. Las normas y leyes contenidas en ellos obligaban a ser acatadas sin discusión alguna por ser supuestamente de origen divino.

 

  • 3. El “NO” o la razón del disparate

Esa fue la forma de conducir a un pueblo en su etapa infantil. Había que indicarle con pormenores cómo debía comportarse; qué hacer y qué evitar; qué decir y cuándo callar; por dónde ir y qué caminos sortear. El ‘no’ iba por delante: ‘No tocar’, ‘no decir’, ‘no hacer’, ‘no probar’. La Ley marcó la ruta y sostuvo a unos grupos tribales que hacía poco habían echado a andar como nación. Cargados de inseguridades, no tuvieron más preceptora que la Ley. Ella les sirvió de soporte en su etapa más básica y elemental. Y alcanzó el grado de institutriz de inmaduros en su largo trayecto hacia la edad adulta. La Ley llegó a ser la niñera del pueblo.

 

22 comentarios

  • Isidoro

    Yo creo que una de las claves para entender el cristianismo, es el de los postulados filosóficos iniciales desde los que interpretarlo y comprenderlo.
         La modernidad cultural que huye de todo lo “milagroso” o sacral, interpreta el cristianismo en función de los restos cognitivos que nos ha llegado de Jesús, a través de los textos que nos han llegado, sobre lo que Jesús comunicó en vida.
     
       Pero no se quiere reconocer, que además de esta fuente de información primaria, podría existir una segunda fuente de información, que la Iglesia, elípticamente llama la “Tradición”, que estaría compuesta de los testimonios de personas que tuvieron contactos extáticos y revelaciones particulares, con apariciones visuales de Jesús, ya en la fase en que supuestamente había “resucitado”, como posteriormente, durante los primeros veinte o treinta años posteriores, en los que según los Hechos, se manifestó abundantemente el “Espíritu “ de Dios, muchos de ellos reflejados en muchos escritos gnósticos, en los que se relatan revelaciones particulares y visiones extáticas de Jesús, Tomás, etc.
     
       Los “incrédulos” modernizantes, rechazan totalmente este tipo de fenómenos religiosos. Pero aunque siempre son fenómenos que hay que estudiar con sospecha, el auge y remontada del cristianismo, después de la ejecución sumaria de Jesús, es de difícil comprensión, si no tenemos en cuenta, el florecimiento de una campaña de apariciones redundantes muy nutrida y abundante en casos, que avivó y mantuvo la llama del recuerdo de Jesús.
     
        La Iglesia de los primeros siglos, (s. II a V), ante tanto lío de revelaciones, cortó de raíz el tema, y estableció a capón, el Canon de libros, y además en ese periodo se fue uniendo a la doctrina, toda una serie de ideas personales el Papa u obispos de turno.
     
           Posteriormente, en el ámbito cristiano, se han producido muchos fenómenos extáticos y revelaciones a particulares, aunque con carácter individual y aislado.
     
       Además esto no sería algo único en la historia de la humanidad. Por ejemplo en el judaísmo, se produjo durante el siglo XVI, una enorme sucesión de apariciones continuadas en Safed, con lo que se consolidó y asentó la revelación de la Cábala judía.
     
       Y asimismo también en el mundo judaico, en el siglo XVII, se produjo el gran fenómeno del sabetaísmo judío, (el más famoso mesías judío fracasado), debido a una enorme cantidad de apariciones en ese sentido, coordinadas entre sí, y con características de “campaña” unitaria.
     
        Entonces, si en la “reinterpretación moderna del cristianismo a los tiempos actuales, no tenemos en cuenta esa segunda fuente, que supone más del 80 %, (estimación mía), del mensaje cristiano tradicional, y lo basamos todo en los escritos canónicos, que ya para mí, son espurios al menos en un 50%, (estimación mía), la desmitologización del mensaje de Jesús, se queda en casi nada, o peor aún, en lo que cada uno imagina personalmente, y quiere entender, según sus gustos personales.
     
        Es como cocinar con grandes medidas extremas de sanidad y seguridad, pero con alimentos caducados o estropeados.

  • Jose Antonio Pastor M.

    Leo ” Y alcanzó el grado de institutriz de inmaduros en su largo trayecto hacia la edad adulta. La ley llegó a ser la niñera del pueblo”.

    El tristemente fallecido filosofo Gustavo Bueno, explicó muy bien la diferencia entre el pensamiento Alicia y el pensamiento Utópico. El pensamiento Alicia aun siendo una teoría muy reciente se puede aplicar a muchos momentos históricos y muchos hechos y teorías presentes en muchas disciplinas. Inmadurez versus madurez y niñera versus no niñera.

  • oscar varela

    Hola!
    Sobre el ítem 3. El “NO” o la razón del disparate
    Se trata de la NIÑERA = LA LEY
     
    1- En Jesús, el “crack” con la Niñera
    se le produjo en el entorno de Juan Bautista:
    Fue un “¡Adiós! a Dios
     
    2- HOY:
    El “NO” o la razón del disparate
    – Los Anti-cuarentenas (quema-barbijos)
    – Los Anti-demócratas (fascismos)
    – Los Anti-distributivos (acumuladores)
    – Los Ninguneros (ocultadores)
    – Los Gatopardistas (camaleónicos)
    – Los ANACRÓNICOS.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Leo lo que está al principio del Art.:
     
    – “Todo lo cual certifica al menos tres cosas:
    1- Que son religiones verdaderas”.
     
    Nota: yo lo leo así:
    1- Que son verdaderas religiones.
    ………………….
     
    Esta interpretación está en línea con
    – el drama vital que es la maduración humana, es decir
    – el “tiempo” humano, que propiamente es “edad”.
    (infante – joven – adulto – viejo)
     
    Entonces, decir:
    RELIGIONES verdaderas
    eterniza (para todo tiempo) el valor “religión”
    solo la califica en “verdadera o errónea”
     
    Mientras que, decir:
    VERDADERA religión
    diferencia la institución “religión” de otras instituciones,
    inventadas en sus tiempos, para sostener la con-vivencia.
    ………………….
     
    La “VIDA HUMANA”:
    – no tanto “está” o “tiene” un “TIEMPO”
    – sino que “constituye” (es) eso mismo: Tiempo / Edad.
    (todo lo “efímero” y “pasajero” que uno quiera o perciba;
    Fuera de esto todo es:
    – mera “ilusión” y
    – “ganas de no comprender y hacerse cargo”).
     
    La “RELIGIÓN”:
     es algo que a los seres humanos de HOY:
    – a algunos todavía no les han pasado (no vislumbran “NIÑERA”)
    – a otros les está pasando (reclaman NIÑERA)
    – a otros (a mí) ya le pasaron (la NIÑERA no nos hace falta)
    ………………….
     
    Por lo tanto, dos cosas:
    UNA: Jesús Galileo se PROYECTA abandonando la NIÑERA.
    DOS: dicho PROYECTO es una invitación personal a MADURAR.

  • Asun Poudereux

    En principio, cuesta creer la niñera que se muestra, si no hay detrás un afán de control exagerado, imposición y sobre todo poder divinizado, utilizando el miedo y el castigo despiadados.
    Que esto se siga manteniendo en buena parte en las religiones, aunque cueste de creerlo, no parece pensamiento descaminado, a pesar de las excepciones, que, puedo afirmar, han existido siempre. La maduración se estanca al presentir el miedo y la inseguridad de pérdida de hegemonía y por tanto poder y toda clase de beneficios de los que disfruta.

    La niñera no es la madre, por supuesto, la persona que ama y quiere lo mejor para sus hijos y se entrega en su cuidado.  En la práctica hay también variadas aptitudes de comportamiento, pues la persona que ama comprende que han de ser libres de su tutela finalmente, y serlo por ellos mismos. En tanto que la que mantiene un amor posesivo no lo comprende y además sufre por ello. Ingenia toda clase de despropósitos para no sentirse nunca desvinculada del centro de atención.  Tal ha sido su identificación con ese rol que otro modo de ver y comprender la realidad, de ponerse, por ejemplo, en la piel de los otros le es imposible.

    Continuamente el término madre, tan utilizado en la religión católica, ha podido y puede confundir, ser manipulado, magnificado hasta la ignorancia más extrema. Nada que ver con la realidad misma. Ahí están los hechos.

    Perdona, Salvador, si parece que me he ido del tema. A mi entender, creo que no. Un abrazo.

    • Carmen

      Exacto.
      Los hijos no son propiedad de los padres. Exacto.
      Los hijos son seres difíciles independientes, porque si no lo fueran, viviríamos en colonias, como los corales que tienen un esqueleto común, jamás se separan de la colonia. Salvo excepciones que , a su vez, formarán nuevas colonias.

      Nosotros somos seres independientes. La misión de los padres y de aquellos que nos forman hasta que somos adultos, es la de conocernos y respetarnos y tratar, dadas las posibilidades de cada uno de los hijos, educar para sabe poder afrontar la vida real.

      Así pienso. Eso creo. Los adultos no necesitamos niñera. Y si la necesitamos, algo no ha salido bien.

  • M. Luisa

    Esto sí que es tocar fondo para surgir de nuevo! Veremos cómo  ponemos los pies en tierra firme, desde luego con un mientras tanto por en medio de    lentitud  asombrosa!

    Sin embargo, a tenor de lo indicado en la primera entrega, este legalismo dominante, tiene una fecha de inicio muy determinada, pues  esto sucede, en efecto, a la época posterior al exilio no al principio sino cuando aparece el judaísmo como movimiento. La experiencia  religiosa originaria de aquel pueblo de aquella comunidad  había de haber surgido necesariamente de una vivencia.

    • Salvador Santos Pacheco

      Buenos días María Luisa

      Los ingredientes de las salsas no se ven una vez terminadas. Y hay un ingrediente, el ÚNICO que se repite en todas las salsas y todos los guisos, que no puede ser descubierto ni en un análisis de laboratorio: el TIEMPO. Esta serie de artículos ha costado muchos meses de trabajo. Me gustaría publicarla en una sola entrada, pero sería de dura digestión. Necesitamos asimilarla con tiempo para no atragantarnos.

      Esta primera entrada es la más breve de toda la serie. Consideré que con una muestra sería suficiente. Supuse que aliviaría, como cuando alguien se saca una piedra del zapato. Yendo más confortable se facilita la ruta y se acorta el camino.

      Un beso

      • M. Luisa

        Gracias Salvador, pero yo me refería al tiempo de maduración cognitiva tan largo transcurrido entre aquella época que se dio este legalismo dominante y la actual. En absoluto me refería a la serie de artículos que compendiarán el trabajo, si precisamente yo soy la primera que me reconozco muy necesitada de tiempo para reflexionar las cosas y más estas con la importancia que merecen.

  • Olga Larrazabal

    Gracias Salvador por tus contundentes afirmaciones dejando constancia que con sus luces y sombras, los escritos bíblicos corresponden  a la cultura donde fueron escritos y editados. es decir hace más o menos 2500 años, en plena Edad de Hierro, como la llaman los arqueólogos.

    Jesús tenía un pensamiento más moderno y universal, incluso que sus actuales seguidores, pero era hijo de su tiempo y concentró todo su mensaje en el principio universal de “Ama al prójimo como a ti mismo” .  También lo hicieron los estudiosos judíos de la época como Hillel. De aquí sale la normativa para la acción en positivo o negativo  de (No) hagas a otros lo que (no) quieres que te hagan a tí.

    Pero como todos sabemos, el Diablo está en los detalles de los cuales se han encargado las iglesias enredándolo todo. Mezclando cosas importantes con banalidades.  Exigiéndole al prójimo lo que no han sido capaz de hacer sus funcionarios.

    A mi me queda claro que el camino no va por por la Biblia, la cual respeto mucho como una obra de arte de unos tipos fabulosos.  Aunque mi Dios, el mío particular, no la escribió con su manito.

    Siendo las cosas así, corre por cuenta de cada uno buscar el equilibrio y sembrar pensando en el futuro, pensamientos, actitudes, acciones tratando de causar el menor daño posible, cosa que no siempre es fácil.

    Pero lo importante no es que Dios te vigile como un ojo en la nuca, es como uno se siente con sus acciones y qué te devuelve el espejo del prójimo.  Y muchas veces el espejo no te es favorable, como le pasó a Jesús, que en términos personales a corto plazo, no fue muy exitoso que digamos.

    Pero hay que seguir adelante tratando de hacerlo lo mejor posible dentro de las posibilidades humanas y del grado de conciencia que cada uno tenga.

    Y aunque todavía lo citamos, después de 20 siglos, hemos avanzado poco.  Pero creo que a pesar de todo, hemos avanzado algo.

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Olga

      Me alegra comunicarme otra vez contigo.

      La famosa frase del maestro de la Ley Hillel resumiendo los 613 preceptos legales en uno solo aparecerá en la tercera parte de LA NIÑERA… Se expondrá ahí y se irá comprobando más adelante lo corto que se quedó.

      Te mando un abrazo

  • Juan García Caselles

    ¿Ea la religión, junto con otros mecanismos, la que hace a la sociedad, o es la sociedad (cada sociedad) la que, desde sus circunstancias, crea la religión (y otros mecanismos) para facilitar su pervivencia?  De aquella época hay otras sociedades y otras religiones no menos bestias. Si comparamos, puede que el Yahvé nos parezca un angelito…

    • Carmen

      De aquella época. Esa es la clave.

      Lo que creo, me parece, que quiere decir este texto es que el dios del pueblo judío se creó para controlar un pueblo. Otros dioses se crearían con la misma intención, supongo.

      Lo que planteas es muy interesante. Las sociedades, posiblemente se crearon cuando se impusieron una serie de normas de obligado cumplimiento en el grupo y apoyadas por una religión que las reforzaba con una serie de dioses que controlaban aún más de lo que podían controlar los que mandaban en el grupo, en la sociedad. Porque controlan desde el cielo o desde el infierno.

      Digo yo, no sé.

      Jesús rompió con el dios de su pueblo porque no le gustaba. Tenía otra idea. Creo que era una persona con una espiritualidad muy fuerte, necesitaba un dios protector, pero no a la manera de yaveh, sino a la manera de un padre . Cuidado con la figura del padre de su época . Por eso tiene palabras realmente duras, si es que las dijo.

      Pero también se dió cuenta de que la sociedad en la que le tocó vivir era profundamente injusta. Lo vivió en carne propia. Y en vez de lamentarse, presentó batalla. Su proyecto del reino no es un proyecto religioso, es un proyecto social. Y creo que pacifista. Pero ser pacifista no significa ser tonto. Significa pensar que hay otro camino para ganar, que no es la violencia, sino la unión. La no aceptación de leyes injustas. Pero para eso se necesita un grupo unido. Eso intentó. Convencer.
      A ver quién podía entender eso hace dos mil años, Desde luego, el pueblo judío no . Pero es que ahora tampoco. La religión tiene que ser controladora. Para eso se inventó.

      No recuerdo, pero hace poco leí que las religiones acabarán desapareciendo, por lo mismo que dice el título de este artículo, porque ya no necesitamos niñera.
      Esto quiere decir que desaparecerá del ser humano la espiritualidad o como le quieras llamar, la creencia en Dios? Pues depende del dios que se considere. Estoy con Nietzsche, ese dios ya no se vale. Estoy mucho más cerca del dios de spinoza. Habrá gente que no tenga necesidad de creer en Dios, como ahora. Pero creo que el ser humano, dentro del tiempo que sea, rechazará por completo la idea de un dios controlador. Y eso traerá consigo el fin de las religiones que tengan por dios , o por dioses, personajes controladores.

      No sé si me explico.

  • GIORDANO BRUNO

    Entiendo que la iglesia de todos los tiempos lo que mejor le ha ido siempre son las sociedades infantilizadas, y cuanto mas tiempo mejor para los dirigentes. Jamás a ninguna de ellas se le ha oído aconsejar: SAPERE AUDE= ¡¡¡Atréte a pensar!!!. Pero, claro, ¿de donde van a venir sus privilegios, su dominio, su sacralización? Nadie y menos ellos tiran piedras ccontra su tejado. Son lo que son porque nosotros somos como ellos quieren que seamos….hasta que descubrimos que como aquel niño del cuento: qUE ELVESTIDO INVISBLE DEL REY NO EXISTÍA, IBA DESNUDO¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Y esa desnudez la cubre nuestra ignorancia, nuestra comodidad. ¿Tan duro es pensar y poner en solfa todo lo admitido como indiscutible?. Pues claro, porque eso trae consigo la responsabilidad en lo que se cree…..si es que estamos en  condiciones de poder hacerlo con convicción, y sn sacar a relucir “el misterio. Otra capa tapabocas, cuando no podemos dar mas que criterios irracionales.Y no confiar en la razón, esa que todos llevamos puesta de fábrica, que no es una gracia, que no es un capricho que uno se quita y se pone a su antojo. Claro que no todo está a su alcance, pero sí muy cerca de no hacer el ridiculo, y de tejas para abajo nadie ha visto ni en sueños ni realmente tantas cosas que vinieron de Nicea, por ejemplo, baja la férula de un emperador, que se nombró a sí mismo, obispo…..par los asutos internos…..Y así se lo tragaron, bien banqueteados y ya en los palacios de los que mandaban. ¡¡¡Y que bien viven, hasta hoy (salvo raras excepciones…..

    ,,

     

  • oscar varela

    Hola!

    La NIñera no hace falta“.

    Ok!

     

    Pero tranqui!

     

    – ¿Qué son los “Medios de Comunicación“?

    – ¿Qué es ATRIO?

    – Se prefiere

    a) un CURSO (camino hecho) o

    b) un TALLER (a pasos y golpes con la vida)?

  • Por ventura no todo son sombras y pesimismo, tanto en la rama católica del Cristianismo, como en la evangélica y en la ortodoxa. Ha poco ha muerto Ms.Pedro Casaldáliga, profeta, defensor de los pobres y marginados, referente total de nosotros, verdadero seguidor de Jesús de Nazaret. Lo dice bien el Comunicado de las Comunidades Cristianas Populares de Andalucia, en Redes Cristianas, que invito a leer: http://www.redescristianas.net/ccp-de-andalucia-en-recuerdo-y-gratitud-de-pedro-casaldaliga/,

  • mª pilar

    La lectura de este texto de hoy, me ha producido una gran tristeza, me parece terrorífico.

    Nunca entré por este camino, y puse todos mis sentidos en buscar, aquello que mis entrañas sentían:

    ¡A Jesús y su Proyecto de Vida!

    Agradezco de todo corazón, a las muchas personas extraordinarias que pasaron por mi Vida; jamás rechazaron mis experiencias, más, muchas de ellas, “eso” que yo buscaba, lo hacían Vida en su propio caminar.

    A veces…hay que pagar un precio por ello, sobre todo en las altas esferas…porque, entre quienes compartíamos camino, existía una fraternidad hermosa, que ha durado hasta que algunas de ellas ya se fueron a su destino final.

    ¡Merece la pena este camino!

    En mis tiempos y en mi ciudad, estudiábamos con el catecismo de Pio X; y a mis 80 años, aún no puedo evitar el rechazo de un pequeño dibujo sobre la 1ª comunión:

    “En el se veía a una niña vestida toda de blanco, avanzar para recibirla, el recuadro trataba de explicar, lo que le sucedería si estaba en “pecado”…de pronto, el camino se abría bajo sus pies, y cambiando su rostro, de feliz a malvado, caía al abismo donde el mismo diablo la recibía entre llamas…”

    ¡Terrible!

    ¿Para qué exactamente nos preparaban?

    El art. de hoy, nos da claramente la razón, y no puedo creer en ese “dios” todo venganza, que consigue un pueblo, a base de matar impunemente a cuantas personas pasaban por su camino.

    Tristemente…eso, sigue sucediendo hoy… y es que por ese camino:

    ¡Jamás se logrará un mundo mejor! 

    ¡Gracias Salvador! Eres como aire fresco que nos ayuda a respirar con gozo y esperanza.

  • ana rodrigo

    Yo comprendo que sociedades antiguas (y muchas modernas) tengan y apliquen unas leyes atroces, crueles, injustas o absurdas, llego a comprender que para quitarse la mala conciencia y darle autoridad total, se las atribuyan a los dioses, pero lo que no llego a comprender es que en el momento actual, el cristianismo, católico o no, siga considerando palabra de dios y libro sagrado, a todo el AT, y se sigan leyendo aún en los templos textos atroces, como la liberación de Egipto y el cruce del mar Rojo que se lee en la noche de Pascua.

    Me pregunto porqué Jesús tuvo tan mala suerte de nacer en un pueblo y una religión como ésta, y la suerte de que él fuese capaz de desenmascarar tanta patraña religiosa dándole un giro de 180 grados.

    Y sigo con la incomprensión de que la Iglesia haya caído en la misma trampa que el judaísmo: poner e imponer leyes y normas absurdas, aumentadas y sin corregir con el paso de los tiempos, otra vez como la niñera que le dice a una sociedad madura que se comporte como si fuese infantil; la Iglesia dice que esto hay que creerlo y hacerlo, pues “cumplo” y mi conciencia no tiene de qué preocuparse.

    El otro día me decía un amigo mío que da clases de religión, que en uno de los temas  del libro del centro escolar, ponen como ejemplo de buena cristiana a la famosa Tamara Falcó. Pues anoche vi que la entrevistaban en la televisión y el entrevistador le preguntaba ¿y si mientes?, ella le contestó, “pues para eso está la confesión”, insistía el entrevistador ¿Y si vuelves a mentir?, “Pues vuelves a confesarte otra vez”, decía. Una vez oí a alguien que decía que los cristianos lo tenían muy fácil, pecaban, se confesaban y podían volver a pecar. Pues estas anécdotas me producen tanta risa como las preocupaciones gastronómicas del dios del AT, y me eriza el vello que ni se planteen hacer una revisión a fondo de lo que está haciendo y de lo que no debería hacer.

    Lo estamos viendo con la Eucaristía en el artículo de Celso. Altar, sacrificio, transubstanciación, clérigo, templos y catedrales forradas materialmente de oro, además de las riquezas materiales que exponen en sus museos, etc. etc. Y, como constató el otro día Alberto, el templo lleno de gente de toda índole, encantados con su “niñera” que les deja la conciencia tranquila de que han cumplido y ya se pueden ir en paz.

     

    • Isidoro

      Amiga Ana: Sacas a colación la contradicción (para mí aparente), de la confesión católica: un peca, y se confiesa y vuelve a pecar y vuelve a confesarse, y vuelve a pecar y vuelve a confesarse…

      Esto dicho así, parece un contrasentido o una muestra de cinismo descarado. Pero esa es la realidad de la vida real de TODOS.

      Hacemos algo, que sabemos que no está del todo bien, y nos lamentamos, y al día siguiente, volvemos a hacer algo similar, y al día siguiente, y al siguiente…

      ¿Qué hay detrás de esta incoherencia?. Pues que realmente no funcionamos con la psicología anticuada de la cultura cristiana. Uno no es como nos han dicho, perfectamente libres de hacer una cosa u otra. Libertad es hacer lo que queramos, pero ¿por qué queremos unas cosas y otras no?.

      En la mente humana no hay un yo, todopoderoso, que ordena y manda lo que se hace. La mente humana, es un campo de batalla entre toda una serie de sistemas neurológicos independientes y autónomos, (complejos, arquetipos, homúnculos-minipersonalidades, etc.), que se han ido creando en nuestra mente a lo largo de nuestro desarrollo humano, y nuestra educación, y en cada caso hay un vencedor.

      El “yo”, es un sistema más, el mas importante, porque controla nuestros recuerdos, que configuran nuestra personalidad, nuestra “careta”. Pero no controla mas que de vez en cuando.
      Y entonces, pasa lo que pasa.

      Dice San Pablo en Romanos 7, 19-24:
      19 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.

      20 Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.

      21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí.

      22 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;

      23 pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.

      24 !!Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?

      San Pablo no sabía psicología, y lo achacaba al pecado. Pero ya entonces sabía que la mente del humano es un campo de batalla, donde reina la “incoherencia”.

      • ana rodrigo

        Hola, Isidoro, es cierto todo lo que tú dices, estamos cometiendo errores constantemente a lo largo de nuestra vida y queremos enmendarnos, pero volvemos a errar nuevamente. No es nada nuevo lo que digo.
        El tema de la confesión, y el que te perdone un cura en nombre de Dios, es de un calado más hondo, porque da la impresión de que alguien, fuera de sosotr@s mismos nos ha limpiado, y aunque es un requisito indispensable en la confesión el propósito de la enmienda, yo, personalmente, tengo la impresión de que sicológicamente dejamos, quizá inconscientemente, nuestra responsabilidad en manos de un confesor y su absolución para tranquilizar nuestra conciencia y, en la práctica, da la impresión de que descargas la responsabilidad personal en otro. ¿Por qué otro, un cura, en representación de Dios? Un poco lioso, pero no sé explicarlo de otra manera.
        Sería un buen artículo el que alguien escribiese sobre la confesión, da mucho de sí este tema.

        • Isidoro

          Yo no voy a escribir ese artículo sobre la confesión, porque no estoy preparado para ello. Pero lo que sí quiero señalar, es que las cosas, no suceden por casualidad, porque sí. Todo tiene una relación causa-efecto, y si seguimos la pista entendemos muchas cosas.

          Como decía anteriormente, de una concepción de la naturaleza funcionamiento del ser humano, a otra, cambian no solo sus ideas cognitivas, sino sus consecuencias: las instituciones.

          En un comentario anterior señalaba, que desde el Paleolítico, el humano, consideraba las catástrofes, desgracias y pandemias, como castigo de los dioses o genios maléficos. Al pasar al final del Neolítico, al monoteísmo, el responsable era también único: el único Dios, Y lógicamente como castigo de nuestra desobediencia, mediante el pecado.

          El humano no es imperfecto y por ello, comete errores en su conducta, sino que es malo, débil de voluntad y pecador contra Dios.

          Luego si no queremos seguir exponiéndonos a la ira y justicia de Dios, debemos calmarle y solicitarle perdón. Y en ese sentido, el que haya un grupo de personas a su servicio, el sacerdocio, que le representa, y nos perdone en su nombre, es un buen invento.

          Eso es como en el chiste del manicomio. Le presentan a un recién llegado, al personal interno:
          -Este cree que es Hitler. –¿Y no es peligroso?. –No, porque sabe que yo soy Stalin.

          ¿Cómo se va a buscar lógica en la institución de la confesión, si partimos de una idea de la naturaleza humana, (su psicología), totalmente, tradicional y antigua?.

          Para hacer un cóctel de gambas, se podrá hacer mejor o peor, pero sobre todo debe haber gambas.

          Ahora bien, hay que reconocer, que funcionar, psicológicamente funciona, y cumple su misión tranquilizadora, siempre y cuando tengas esa concepción humana.

          (Veía el otro día una película muy graciosa, “Ave César”, de los hermanos Cohen, sobre el mundo de Hollywood, y el protagonista George Clooney, se pasaba toda la película vestido de centurión romano, con espada y todo, que se le clavaba cuando se sentaba en un sillón. Metafóricamente, mucha gente va vestido de romano por la vida, hoy día. Dicho con todos los respetos).

          • Carmen

            Ave César.
            Es genial .
            La reunión que mantienen el director o productor de la película con un rabino, un sacerdote, un pastor protestante y un sacerdote ortodoxo es absolutamente genial.
            El señor solamente quería que su película no molestase a nadie.

            Y cuando le preguntan al pobre Jesús, que está en la cruz, con sus dos vecinos, cuando le preguntan si él es un actor o un figurante, es que me partía. Dice el pobre, a mí me han dicho que soy un actor importante.

            Para el que no la haya visto, es una comedia de esas de Hollywood por dentro. En este caso la película que están grabando es la vida de Jesús. Y el personaje principal es el centurión de la crucifixión, George Clooney. Lo secuestran vestido de centurión y se pasa la película vestido así y el director descompuesto porque no puede acabar la película a tiempo.
            Genial.

            Perdón por salirme de este tema tan serio, pero merece la pena verla.

Deja un comentario