• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5890 Artículos. - 94156 Comentarios.

El proyecto de Jesús, madurando en el tiempo, 0

UN REFERENTE PARA LA DESORIENTACIÓN

(Marco introductorio a una nueva serie de 8 artículos)

  • 1. Un Plan atinado para acertar

Un buen tino da posibilidades de acierto. Por el contrario, a la falta de tino le acecha de continuo la mala suerte de no dar una en el clavo. Para atinar se  requiere buen ojo, concentración y afinar la puntería. Quien no fija la mirada en el objetivo a alcanzar se despista con facilidad y rara vez evita el error.

En el contexto de un juego, el acierto o el fallo no van más allá. Sin embargo, cuando se trata de la vida conviene librarse del desacierto. Solo vale el buen tino y acertar. Está la vida en juego. La vida exige de forma ineludible atinar. Solo disponemos de una sola tirada. Así pues, se impone la concentración en el objetivo y,  a ser posible, posicionarse con el viento a favor. Andaremos listos y obtendremos una considerable ventaja si conocemos con detalle:

  • El punto de partida.
  • El destino
  • La ruta a seguir
  • 2. El punto de partida

El punto de partida no es un lugar. Tampoco, el mismo para todos. Cada persona tiene el suyo. Se arranca de uno mismo. La individualidad marca la línea de salida. Se requiere conocerse punto por punto, esquina por esquina; inspeccionarse a fondo por dentro sin dejar recoveco por investigar; saberse al dedillo los propios planos de planta y alzado para coincidir de pleno consigo mismo.  Para lograrlo no es preciso contar con carrera universitaria ni ser experto en ciencias o psicología. Para esa arrancada inicial, basta pertrecharse de una abundante dosis de honestidad.

  • 3. El destino

El destino tampoco es ubicable. No hallaremos ninguna línea de meta pintada sobre el suelo de un espacio determinado. El objetivo a alcanzar consiste en completar la vida de manera que llegue a serlo en plenitud. Ahora bien, la vida no debe confundirse con el tiempo. El tiempo es el medio para lograr su consecución.

A pesar de su carácter individual, en ese destino coincide el universo humano. La vida en plenitud no se consigue a solas. Necesitamos de otros durante todo el tiempo desde antes de nacer. Los demás también nos necesitan. La vida avanza si no se cierran los ojos a las demandas sociales del resto de contemporáneos. Se va conquistando a golpe de compromiso, resolviendo necesidades. La vida que se encofra buscando preservarse acaba marchitándose. Cuando no se comparte, se queda a medio camino. La vida en plenitud se consigue coordinándose en equipos en los que cada integrante resulta imprescindible.

  • 4. La ruta a seguir

La ruta a seguir requiere análisis, pensamiento libre y decisión. El orden injusto ha invadido el tiempo y el espacio con señales indicadoras de caminos a ninguna parte. Multitudes de lacayos a sueldo trabajan para ese sistema orientando al despiste. Y, a cada paso, surgen esclavos engolosinando con entretenimientos. En todas esas trampas suelen quedar atrapadas masas de incautos, ignorantes de que el entretenimiento alimenta el olvido del auténtico objetivo. Legiones de embaucadores, chantajistas, farsantes, cuentistas, charlatanes salen al paso intentando que nos desvivamos por conseguir la furufalla que nos venden como auténtica necesidad para la vida. El engaño prolifera. El poder extiende sus garras. Los que manejan el dinero han llenado de obstáculos la salida haciendo impracticable la andadura al margen de su dominio.

Se atina con la ruta, desatendiendo carteles indicadores de sendas marcadas como obligadas y desoyendo mensajes atractivos ofertando promesas de felicidad a precios de saldo. Encandilarse con reclamos colocados estratégicamente para obnubilar a crédulos supone la renuncia a dar con la ruta. En ese caso, el extravío se produce por parálisis, efecto de una propaganda emponzoñada. Resulta necesario pensar por sí mismo para sortear señuelos y cantos de sirenas; reflexionar evaluando los costes en despersonalización, la pérdida de libertad y las graves consecuencias sociales derivadas de cualquiera de los rumbos que proponen los apoderados del orden establecido.

La superación de tantas y engañosas encrucijadas abre el momento inexcusable de decidir. La neutralidad, la pasividad y la opción de participar en el juego del viejo orden injusto atraen con fuerza. La justificación de usar esas vías con la excusa del reformismo puede partir de la honestidad o del autoengaño; sea de una u otra manera, conlleva sin remedio el descarte de una vía alternativa.

La ruta se toma por opción personal, pero, como hemos indicado más arriba, se realiza asociándose con otras personas. El individualismo despista del objetivo. Aparece a menudo como trampa para hacer volver atrás a quienes lograron superar las primeras líneas de fraude. El sistema teme la asociación libre y la alternativa social a su divinizada organización.

El agrupamiento sincero y una andadura en común abanderada por la honestidad reafirma los lazos y ayuda a la consecución de lo que podríamos denominar: el proyecto humano. A base de engranarse, empeñados en dicho proyecto, es asequible constituir colectivos humanos destacados por relaciones de amor y lealtad. La energía del amor leal expande destellos de luz capaces de iluminar la ruta hacia el destino.

  • 5. Los desatinos

El mayor riesgo en el instante de dar con la ruta adecuada es el desatino. No atinar y elegir vías inciertas desorienta. La desorientación genera dudas, aumenta el error y aleja del objetivo. La vacilación frena. Quien se mantiene parado se vuelve inútil. No dar con la tecla hace el juego a los dos bloques más oscuros, los Grandes y los Fuertes; unos, tapados y otros, con doble faz.

Una buena parte de las instituciones religiosas no trazan el punto de partida en uno mismo, sino en un rebaje de uno mismo. Para empezar exigen humillarse. Una vez disminuidos, se arranca lastrado con un voluminoso fardo de creencias y tradiciones. El camino está sembrado de leyes y normas que, a cada paso, aperciben de las pisadas fuera de las líneas marcadas a cal y canto por las instituciones. La marcha se realiza en colectivos masificados. Ahí el pensamiento libre asusta. Se tilda de argucia de adversarios. Quien lo emplea es mirado como traidor. Las relaciones personales, obligadas por creencias y mandamientos, pululan por la superficie. Al no brotar de la espontaneidad, ni echan raíces ni se desarrollan. Y, por último, las religiones sitúan el destino, la Vida, fuera del espacio y el tiempo. Las energías se concentran en el más allá. El más acá queda aparcado en la provisionalidad. Los desamparados merecerán solo esfuerzos residuales. No encontrarán alternativa. La respuesta a lo que pase aquí y ahora se distinguirá por un fuerte superávit de palabras y un déficit de praxis comprometida.

  • 6. El desatino en el AT

El AT presenta una clara muestra de desatino. El pueblo judío, constituido tras haber salido desde la esclavitud, malogró sus posibilidades de acertar con la ruta. Abdicaron de porfiar en búsqueda de la igualdad y la justicia para dejarse arrastrar por la caudalosa corriente de un ordenamiento impuesto por los Grandes y los Fuertes. La debacle fue mayúscula. A las primeras de cambio, los reyes y sus cortesanos sacaron a flote su imbecilidad y cobraron carta de ciudadanía el robo, el crimen y la injusticia. La carga fiscal resultó insoportable y sembró el pánico en la población. Y el reino acabó por romperse en dos a causa de la real idiotez de un hijo del listillo Salomón. La Ley se absolutizó… ¡para demostrar su ineficacia! Y por mucho que se desgañitaron los profetas denunciando atropellos y maldades de todo tipo, ni se mejoró ni se arregló el desaguisado. Las cosas fueron de mal en peor. Los imperios dominantes de turno aplastaron una y otra vez la ilusión de conseguir una vida digna. Los intentos de luchas revolucionarias acabaron aplastados con baños de sangre. El pueblo renunció al esfuerzo y se apostó por la esperanza. Triunfó la resignación y no encontraron más recursos que la confianza en las promesas de una intervención directa del Dios que habían imaginado.

  • 7. Reculando a “empezar de nuevo”: Jesús el Galileo

Pasaron los años y los siglos, pero la anhelada intervención divina nunca llegó. Que jamás llegaría fue lo que pensó el Galileo, un hombre con un tino incomparable. Acostumbrado a avanzar con brío teniendo el viento desfavorable y todas las fuerzas en contra, reflexionó sobre sí mismo y su situación de despreciado y tomó decisiones siguiendo sus propias pautas. Soslayó señuelos, creencias, dogmas, normas y tradiciones divinas y se empeñó en transitar la ruta que él defendió sin titubear como la única que desembocaba en la Vida. Contó con un grupo de hombres y mujeres que apostaron, no sin reticencias, por su proyecto. Él les aseguró que alcanzar la vida no es un sueño.

Desistió de sendas reformistas. Al mundo viejo no le valen composturas. Los remiendos lo empeoran y se sufren las consecuencias. Se imponía un nuevo itinerario; un mundo nuevo.  Un proyecto de sociedad alternativa denominado con la fórmula utilizada de antiguo como solución definitiva a las desgracias sufridas por el pueblo: el reinado de Dios, el único poder que no somete y concede a la vida absoluta prioridad. Marcos utilizará el término griego ‘Logos’ para designar al  proyecto. El cuarto evangelio reflexionará sobre él desde el primer versículo de su escrito.

  • 8. El proyecto humano

El proyecto humano desata la alegría, el amor y la lealtad. La conformación de la sociedad alternativa supone hacer piña, aliarse (Nueva Alianza) con el dador de vida, el más comprometido con la libertad, el soberanamente callado. Los aliados coinciden en sus intereses y objetivos. Esa concurrencia promete futuro. Pero ese Pacto tendrá detractores. La ortodoxia ha perdido el sitio que poseía fraudulentamente en propiedad. Vive una tristeza en aumento. Observará el proyecto como amenaza a su poder. Y lo rechazará declarándolo enemigo mortal. En cambio, los herejes, los despreciados y los insignificantes le abrirán sus oídos. Muchos lo acogerán sin dudarlo.

La liberación ha dejado atrás y para siempre el mundo viejo. La Vida ha llegado. Tenía razón el Galileo: no era un sueño, brota a borbotones. Y no tendrá final. La muerte sí es un sueño. Las miradas atormentadas, fijadas en la tumba, se desvían hacia el proyecto humano alumbradas por destellos de vida. Hay salida fiable a la libertad. La oscuridad ha dado paso a la luz. Y el resplandor de esa luz arrincona a las sombras. La puerta queda a la vista. El Galileo abre el camino y dirige. La meta es segura.

El cuarto evangelio hará decir a Jesús que él es el Camino. Lo había demostrado. Ha puesto fácil atinar. Frente a la desorientación originada por el desatino de los obnubilados por los reclamos del poder, el cuarto evangelio propondrá un referente: a la persona que demostró al Galileo su amor leal.

Los artículos

Los artículos enumerados a continuación, previstos de publicar en ATRIO a partir de septiembre, tratan de exponer esta línea de pensamiento desde el desatino al amor leal aportando un referente ante la desorientación:

  1. LA NIÑERA NO HACE FALTA (I, II y III)
  2. DE MARCOS A JUAN
  3. EL PROYECTO HUMANO (I y II)
  4. ALEGRÍA EN UNA BODA FRACASADA
  5. LA SAMARITANA (I y II)
  6. LOS DOS LÁZAROS (I y II)
  7. EL CIEGO, LA PUERTA Y EL MODELO DE PASTOR (I, II, III, IV, V y VI).
  8. A VUELTAS CON LA MAGDALENA (I y II)

56 comentarios

  • Jose Antonio Pastor M.

    – La ruta a seguir.

    Bueno 8 pasos en la ruta que intentaremos seguir. Pero como me pasa siempre, o casi siempre, luego no sigo el guión y me voy por otras sendas. Bueno un andar el camino empieza por un primer paso. Aquí esta ese primer paso.

  • M. Luisa

    Si es cuestión de preferencia es obvio que para mí  mejor “proyecto humano” que “reinado de Dios”, al menos se atiene más a  mi línea de pensamiento, pero de la misma manera  que me esforcé para buscarle una interpretación ajustada a lo que en el punto 7 se lee al respecto,  también solicitaría  una aclaración de por qué   esa ambigüedad.

    Por un lado se lee:   “Un proyecto de sociedad alternativa denominado con la fórmula utilizada de antiguo como solución definitiva a las desgracias sufridas por el pueblo: el reinado de Dios, el único poder que no somete y concede a la vida absoluta prioridad.”

    Y por el otro, en el punto 8 se pasa al de Proyecto humano.

    Ya  de antemano digo que a mí no me crea dificultad alguna conjugar  estos dos conceptos. Esa ambigüedad no la contemplo porque como ya dije en mi anterior comentario lo que trasciende es la acción humana, la praxis, no  ese dios imaginario intervencionista que según como se mire podría todavía quedar envuelto en el concepto mismo de ”reinado de Dios”.

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola María Luisa

      Respecto a la aclaración que solicitas, algunas notas:

      1. Una vez asentadas las tribus hebreas en Palestina, viven en un régimen donde las decisiones se toman por consenso. Cuando se presentaba un peligro al que había que enfrentarse mediante las armas el pueblo elegía a la persona mejor preparada como líder. Se le ungía (Ungido=Cristo) como forma de indicar la provisionalidad y dependencia de su posición de liderazgo.

      En un momento determinado, el pueblo quiere dejar esa fórmula e igualarse al resto de naciones:

      “Fueron a entrevistarse con Samuel… y le dijeron: ,,,Nómbranos un rey que nos gobierne, como se hace en todas las naciones. …El Señor le respondió (a Samuel): Haz caso al pueblo en todo lo que te pidan. No te rechazan a ti, sino a mí; no me quieren por rey; …pero adviérteles bien claro, explícales los derechos del rey:
      …A vuestros hijos los llevará para enrolarlos en sus destacamentos de carros y caballería y para que vayan delante de su carroza; los empleará como jefes y oficiales en su ejército, como aradores de sus campos y segadores de su cosecha, como fabricantes de ornamentos y de pertrechos para sus carros. A vuestras hijas se las llevará como perfumistas, cocineras y reposteras. Vuestros campos, viñas y los mejores olivares os los quitará para dárselo a sus ministros. De vuestro grano y vuestras viñas os exigirá diezmos, para dárselos a sus funcionarios y ministros. A vuestros criados y criadas, vuestros mejores burros y bueyes se los llevará para usarlos en su hacienda. De vuestros rebaños os exigirá diezmos. ¡Y vosotros mismos seréis sus esclavos!” (I Sam 8,4ss.).

      Así comienza a saberse por el AT qué entendían por reinado de Dios y qué por orden injusto.

      2. La expresión “Reinado de Dios” fue escogida como denominación de la etapa futura caracterizada por la libertad, la igualdad y también la hegemonía política que esperaban como fin de sus males. El término ”reinado” tiene sentido social; “de Dios”, carácter definitivo”.

      3. Jesús empleó la fórmula más entendible por la gente. Pero no habrá ninguna intervención divina; solo acción humana. Inmediatamente después de anunciar la llegada del reinado de Dios (1,15), Jesús –según Marcos- invita a sumarse a la tarea a dos parejas de hermanos. Se trata de un asunto esencialmente colectivo y humano.

      4. Su realidad, la conformada por los adheridos a ese proyecto (Lógos) y explicada de diversas maneras en los evangelios aparece como una sociedad alternativa al “orden este”, expresión inadecuadamente traducida por “este mundo”.

      5. El proyecto fue iniciado por un ser humano, construido por humanos y con un objetivo humano. El proyecto de sociedad alternativa, denominado en el NT “reinado de Dios”, es un proyecto humano. La comunidad autora del cuarto evangelio, a partir de su experiencia, afirmará que es una idea divina. Esto se explicará en el artículo que saldrá en su día y que titulamos: EL PROYECTO HUMANO.

      Te mando un abrazo, María Luisa

      • M. Luisa

        Muchas gracias Salvador por esos datos exegéticos bíblicos tan ilustrativos que me permiten contrastar de forma muy satisfactoria los motivos y los orígenes de la expresión “Reinado de Dios” con los que por vía más de experiencia encontré en Aristóteles también yendo a los orígenes y guiándome precisamente por algunos de tus conceptos ya expuestos, como por ejemplo el de atinar.

        Me llevó inmediatamente a pensar en la metáfora aristotélica que se encuentra al comienzo de la Ética a Nicómaco. En ella ve a los seres humanos como arqueros que tienen un blanco lo cual, como es sabido, en eso hizo consistir la vida moral. Su fin no era otro que poner al ser humano en contacto con el gran repertorio de valores posibles de la humanidad.

        En mi comentario anterior ya dije, con una cierta rotundidad, que de todo lo que de imaginario tuviera esa fórmula venida de lejos “Reinado de Dios”, Jesús lo deja atrás. Lo válido a partir de ahora será la acción, el atinar.

        Es pues muy gratificante para mí, cosa que ya me di cuenta en los cursos anteriores, ver cómo explorando por dos caminos distintos, uno guiado por vía hermenéutica y otro por vía de experiencia y por tanto físico, ambos puedan coincidir.

        Muy agradecida, también te mando un abrazo.

  • oscar varela

    Hola!
     
    1- ADVERTENCIA: Esta “Entrega” lleva el N° 0.
    Creo que intenta que el/los/las “destinataries” queden “advertides”
    de los Asuntos en que se meterán al seguir leyendo la secuencia.
     
    2- ADVERTENCIA 2ª. (mía): aprovecho necesariamente este “cero-artículo”
    para decir lo que, tal vez, no convenga mostrar “a cada paso” en dicha secuencia.
     
    3- SE TRATA DE:
    a) una cuestión de respuesta “obvia”: ¿era Jesús “cristiano”?
    b) otra cuestión “esquivosa”: ¿era Jesús “ateo”?
     
    4- PIENSO QUE:
    – la “postura” de Jesús y los suyos era “orto-práxica”
    – se des-entendió de una “orto-doxia”,
    – pero esto era in-eludible: hizo “teoría-doxia” (Santiago, Pablo, Pedro, etc.)
    – necesariamente la siguió haciendo (Padres, Concilios, Teologías, etc.)
     
    HOY sigue siendo in-eludible aquel “hacer teoría-doxia”.
     
    – ¿Es posible tal “quehacer”
    – sin recurrencia a un “dios” ni nada “divino”?
     
    – pero sí con un “MANDA MÁS” como propuesta de un PROYECTO HUMANO?
     
    ¡En esa me prendo! ¡Voy todavía!

  • ana rodrigo

    Estoy aquí, os leo, empezando por Salvador Santos, y os agradezco vuestros comentarios. Yo, cuando escribe Salvador, me quedo paralizada ante su conocimiento. Ya veré si en alguna ocasión se me ocurre algo.

    Saludos cariñosos para todos y todas.

     

    • Asun Poudereux

      Recibidos, Ana. Gracias.
      A veces, en mi caso, hablo en general, el silencio se da ante los posts y comentarios tan claros o no en lo que exponen y plantean, que por naturaleza prefiero reposar lo que me llega, ya que estoy segura que otra persona al menos lo va a ir complementando, si no varias a la vez. En Atrio hay interacción constante. El silencio creo que también lo es.

      Un abrazo atriero.

  • M. Luisa

    Ahondando un poco más en el punto 7  sobre la extrañeza  que pudiera parecernos  que   Jesús utilizara para denominar el Proyecto, la fórmula “el reinado de Dios” añadiría,  además de lo que ya apunté ayer, que tal vez sea  preciso que nos demos cuenta de que él a ese imaginario le pone acción.

    Todo lo que de imaginario  tuviera esa fórmula venida de lejos lo deja atrás.  Lo válido a partir de ahora será la acción, el atinar.

    El atinar mismo puede hacernos  retrotraer también a aquella  encantadora y vieja fórmula de Aristóteles en la que definía la ética como flecha que al igual que  los actos conduce  al blanco  para alcanzarlo.

  • Isidoro

    Amigo Salvador: Como comentas el tema del problema de la inexactitud de muchas citas, y yo soy muy aficionado a ellas, quiero explicarte a tí, y al resto, mi política personal al respecto, que ya he explicado varias veces.
     
         Yo no sé idiomas, solo el materno. Y naturalmente me tengo que valer de las traducciones de las frases de autores extranjeros, que voy pillando.
     
      Yo cito, por dos razones, por admiración de la frase y por pereza de escribir lo mismo, cuando ya está escrito. Pero no tengo ninguna adoración por los maestros, todos han cometido errores o han tenido momentos mejores, y nuestra obligación es intentar apoyarse sobre ellos y superarlos. (Enanos subidos a hombros de gigantes).
     
        Incluso a veces alguno podría decir que no les tengo siempre respeto. Si alguna escasa vez puedo parafrasear una frase haciéndola más lúcida, (en mi pobre opinión), o más inteligible, lo hago. Lo que pasa es que eso exige esfuerzo, y ahí muchas veces entra lo de la pereza.
     
       Y desde luego, cito, con reticencia, (aunque parezca mentira), porque sé que habrá quien crea que es una presunción de lecturas o incluso una pedantería. Pero cada uno tiene su estilo, y a mi edad, con lo poco que me queda en el convento, no lo voy a cambiar por nadie. Si dicen, que dizan.
     
       Yo lo he confesado anteriormente, soy autodidacta. Soy ingeniero agrónomo y máster en Dirección de Empresas, y lo de las humanidades y la espiritualidad, es un tema de mis últimos veinte años. Y he leído muchos libros, pero escasos libros clásicos. Leo sobre ellos, no a ellos.
     
         Así que la mayor parte de las citas, son citas de citas encontradas por ahí. (La vida no me da para más, si quiero, pasear, oír música, y además ver fútbol y otras cosas de la tele).
     
        Todo lo anterior sirve para las citas culturales. Las citas religiosas es otro campo, donde sí es importante que la cita sea fidedigna, respecto a lo que el primer escriba escribió, y el último copista de las múltiples copias realizadas a lo largo de la historia, transcribió.
     
        Ahora bien: ¿Fue eso lo que dijo realmente el protagonista, de verdad?. ¿Lo dijo en el mismo sentido que se interpreta de la frase escrita?. Eso ya es harina de otro costal, y los filólogos, ya no podéis entrar en ello.
     
         ¿Quién era el Juan que “figura como autor de un libro”, en un tiempo en donde muchos autores anónimos, utilizaban nombres de personajes famosos, para dar trascendencia a su escrito, como fue el caso del pseudo Dionisio el Aeropagita, y casi todos los escritos gnósticos. Ya nos lo contarás.
     
      Al final hay tantas variables en estos temas, que lo único que cuenta es la fe personal de cada uno. La fe y la ciencia, son campos paralelos, que tienen muy poquitos elementos comunes, a no ser que empecemos a simbolizar, y aparcar los detalles concretos.
     
    Un saludo afectuoso de verdad. Y yo no soy de los que dicen las cosas para quedar bien. Soy de Segovia, y los castellanos somos un poco brutos.

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola amigo Isidoro

      Me refería solo a las citas del NT. Un ejemplo: No se puede citar de una traducción realizada literalmente: “…pondrás ascuas encima de su cabeza” porque se puede entender en sentido de achicharrar a alguien. Esa expresión se utilizaba en aquella cultura con el significado de “avergonzar”. Una traducción fiel no es la que vuelca palabra a palabra de una a otra lengua, sino la que hace el trasvase de un idioma a otro por estructuras dinámicas. En el caso del ejemplo habría que traducir: “…le subirás los colores a la cara”, que en nuestra lengua también significa “avergonzar”. De este modo, traduciendo “ascuas” por “colores” y “cabeza” por “cara” conservamos el sentido y hacemos entendible la frase. Una vez hecha así la traducción se explica con razones culturales y lingüísticas.

      Ese ejemplo tiene escasa relevancia, pero cuando se cita transcribiendo:
      “Al principio era el Verbo
      y el Verbo estaba junto a Dios”,
      el texto no solo resulta de imposible digestión, sino que esta traducción de hace muchos siglos contiene un gran error de bulto y se ha utilizado y se utiliza como sostén de principios dogmáticos. ¿Cuál es su sentido? ¿No convendrá analizarla a fondo, traducirla con fundamento y explicar su sentido usando el lenguaje que hoy sirve para entendernos?

      A esto me refería, amigo Isidoro. Las citas de autores que tú utilizas me parecen enriquecedoras. Como tú, me he dedicado durante más de cuarenta años a otras cosas en empresas privadas. Las explicaciones que aporto ahora del evangelio salen exclusivamente de mi deseo de compartir lo que conozco.

      Te mando un abrazo

      • Isidoro

        No quiero ser pesado, pero ya que has mencionado varios casos en que es preciso una buena traducción del sentido real de una frase antigua, mi mención de hace unos días, de la variación de la interpretación de una frase o episodio, según el hermeneuta, tenga una cosmovisión tradicional-antigua o científica-moderna, me vino de la siguiente frase de Henry Ford:

        “Cuando el cerebro cree que algo es posible, busca alternativas para lograrlo; cuando cree que algo es imposible, busca excusas para confirmarlo. Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”.

        Pensé en la frase de Jesús, que decía, (mas o menos): “Si tuvieseis un gramo de fe, moveríais montañas”.

        Con una cosmovisión tradicional, la interpretaríamos en clave milagrosista, es que Jesús te premiará por tu fe, con poderes maravillosos.

        Sin embargo con una cosmovisión mas científica-psicológica, la frase de Ford, es una muy buena explicación a la frase de Jesús: Si crees que es posible, lo buscarás y acabarás encontrándolo. Pero si crees que no lo es, desistes, y ya no mueves ninguna montaña.

        Saludos a todos. Y una cosa Carmen: yo sí te leo. ¿Cómo no voy a leerte?. Mas aún creo que si un día dejaras de escribir, las estadísticas de Atrio, pegarían un fuerte bajón.

          • Carmen

            Siento no poder contestar en este momento. Estoy reflexionando en todo lo que sucedió ayer.
            Y a la guasica no voy a entrar. Solamente le diré que cuando usted habla, sube el pan

          • Carmen

            Sobre.
            No me ha gustado como ha quedado ese en.
            Me debo a mis lectores

        • Salvador Santos Pacheco

          Amigo Isidoro:

          Nada de pesado. La pregunta es base del conocimiento. Sin preguntar el avance se ralentiza y el conocimiento se atrofia.

          El texto al que aludes se halla en Mt 17,20. Dice exactamente:
          “Os aseguro que si tuvierais fe como un grano de mostaza le diríais a ese monte que se moviera más allá y se movería”.

          Mateo ha tomado el texto de Mc 11,23 y lo ha colocado en otro contexto, un relato original de Marcos (Mc 9,14-29) y seguido también por Lucas (9,37-43). El relato expresa la incapacidad de los discípulos `para liberar de las ideologías violentas que machacan al ser humano. La ineptitud de los discípulos se debe a la falta de adhesión a Jesús y su proyecto. No tienen fe. No han dado el paso. Ellos están también por esas ideas cargadas de violencia.

          En el relato de Marcos 11,23 se habla del monte, pero no que puede moverse, sino hundirse en el mar. Hay que aclarar conceptos:

          1. La fe en los sinópticos no es la aceptación incondicional de ideas, situaciones o realidades indemostrables. La fe es la opción y adhesión leal al proyecto de Jesús. Puedes ver en ATRIO un artículo en tres entregas publicado en 2011; te doy el enlace de la primera entrega: https://www.atrio.org/2011/03/cinco-fotografias-de-la-fe-1/.

          2. El monte es un elemento simbólico y representa a la religión institucionalizada. Las religiones suelen estar asociadas a un monte sagrado como lugar cercano a Dios. Desde allí –imaginan- se entra en comunicación con Él y Él da las instrucciones a cumplir. La adhesión a la sociedad alternativa supone la ruptura definitiva con el monte y lo que significa. La ruptura con el monte supondrá el acabamiento del miedo.

          3. El mar es el abismo que intenta atraer al ser humano para tragárselo. Jesús dominará al mar (esta idea se expresará indicando que anduvo sobre él). La barca representando a la sociedad alternativa lo dominará (Mc 4,35-41).

          Respecto al texto de Marcos tienes una breve explicación en la segunda parte de un artículo publicado en ATRIO en 2019 bajo el título: EL TEMPLO INÚTIL, LA HIGUERA ESTÉRIL (https://www.atrio.org/2019/04/el-templo-inutil-la-higuera-esteril-ii/).

  • Salvador Santos Pacheco

    Acerca de las próximas entradas:
     
    1. Arrancamos del AT. LA NIÑERA NO HACE FALTA (I) ofrece unas notas sobre un Dios de miedo, la fuente de inspiración de los textos y el papel de la Ley.
     
    2. Continuamos en el AT. LA NIÑERA NO HACE FALTA (II). Se habla de: Contradicciones y su explicación; las calamidades, las dudas y las intervenciones de los profetas; la resignación y la esperanza en las promesas.
     
    3. En LA NIÑERA NO HACE FALTA (III) se entra en el NT. Jesús: satisfacción de la esperanza y finalización del contrato de la niñera.
     
    4. El artículo titulado DE MARCOS A JUAN da cuenta de la trayectoria pedagógica nacida del pionero Marcos hasta la reflexión de la comunidad autora del cuarto evangelio. El Proyecto (Logos) y su contenido: la Vida adquieren máximo protagonismo.
     
    4. Entrada en el cuarto evangelio. Análisis y explicación de algunos textos.
     
    Nota: Como se dirá más adelante, los evangelios se escribieron PARA SER ESCUCHADOS SIGUIENDO LAS EXPLICACIONES del Lector. La traición no radica en explicar, sino en eludir la explicación por ignorancia o conveniencia. Cualquier explicación rigurosa requiere, además, ser realizada desde el original griego en que los textos fueron escritos. Asombra en multitud de ocasiones leer en ATRIO la cita de textos  siguiendo traducciones ¡de hace quince siglos!  Y sin explicaicón alguna, tales citas, más que un servicio al texto, tienen roda la apariencia de ser su uso para justificar las propias creencias o, tal vez, como pedradas contra imaginarios rivales. Una explicación inadecuada merece una crítica argumentada también desde el original griego, pero no generalizaciones sin fundamento; y, mucho menos, un cantazo dirigido a su autor.
     
    Mi abrazo para todos  

  • M. Luisa

    Referente al ítem 7. Pienso que la continuidad en hablar  del “Reinado de Dios” se ha de contemplar no como si de él se partiera o como si ya se conociera su significado sino como un bosquejo de partida. Un esbozo, un itinerario a seguir partiendo de la propia facticidad  donde en ella  se está ya, es decir,  partiendo   de los hechos, de lo fáctico, por tanto.

    Creo que Antonio González que lo tuve como profesor  hace unos años  y que el otro día leí  le da  ese título a un artículo suyo en Iglesia Viva, también creo, como digo, lo aborda en este sentido.

  • Santiago

    Bueno por TODOS vuestros comentarios, esta vez me he quedado “boquiabierto” aunque esté usando una expresión un tanto caribeña. No solo sorprendido sino entusiasmado por vuestra sinceridad. Y por eso agradezco a cada uno de vosotros y vosotras todos los comentarios que en realidad NO esperaba porque el que escribía y exponía no era yo sino Juan Zebedeo y su escuela cristiana de Éfeso, que recibió del testigo ocular más próximo a Jesús lo que el fue “viviendo” y “discerniendo” durante toda su larga vida muriendo casi centenario a finales del siglo I. Lo que “hemos recibido” es la fuerza y al mismo tiempo la serenidad y mansedumbre del “discípulo amado”  de Jesús.

    En realidad, con esta apertura hacia la tolerancia de opiniones, especialmente la mía, que tengo que reconocer  que a veces es un poco difícil de masticar en los tiempos que vivimos…nos situamos en el camino de la luz,  que consiste en acercarnos todos a la aproximación a la Verdad. Ésta es evangélica 100×100 y no es relativa y está, por cierto, basada en una sóla Persona cuya identidad real es la que tratamos de discernir ya por 21 siglos.

    Por supuesto que no estoy ofendido, al contrario,¿por qué habría de estarlo?.. y, por otra parte, la expresión de diversas opiniones es la mejor manera de aprender. Siento gran respeto por todos los autores, tanto con los que estoy de acuerdo como con los que discrepo, y siempre encuentro puntos de convergencia y discrepancia en las dos partes. Los extremos no me tocan sino que me llevan hacia el “centro” donde está la virtud y, consecuentemente, la verdad. Huyo del fanatismo irracional.

    Tengo que confesar que mi comentario no fue una respuesta a nadie sino unas líneas generales para salir al paso a la de- construcción  del personaje histórico que se dio por llamarse Jesús de Nazaret y situarlo en su verdadera perspectiva que se encuentra en los que amaron a la Persona en su misma realidad temporal ya que fueron los que con-vivieron con El. ¿De qué otra manera podríamos juzgar a la Persona histórica que sintetiza y resume todo en Si mismo? En la Historia tenemos que acercarnos a la fuente real donde “mana el agua viva” que es para nosotros manantial perenne y abundante.

    No tengo más hoy. Creo que todos podemos estar contentos de expresarnos libremente. Creo esa es la mejor sensación que los humanos podemos experimentar: que reconozcan con respeto -aún discrepando- nuestra opinión. Esta es la base de los pueblos libres y del progreso hacia el diálogo constructivo y hacia la PAZ que todos deseamos, paz social, paz individual, paz con mi conciencia, al fin, porque me acerco cada vez más a la verdad..

    Un saludo especial

    Santiago Hernandez

    • Román Diáz Ayala

      Gracias, Santiago
      No he dormido hasta ahora esperando tu comentario
      Nunca defraudas y mantienes alto el sentido de apertura que reclama Isidoro.
      El progresismo puede recorrer los caminos de la contracultura, pero cuando ésta reclama para sí la verdad, es porque ya es una identidad distinta (y excluyente)

      • Román Diáz Ayala

        Aprovecho para consultarte algo.
        Ahora que han cerrado la forma habitual desde España de mandar algo de dinero a Cuba. ¿ Sabes de qué otra manera se puede mandar?
        Hay quien dice que esto es peor que la hambruna del periodo especial.
        Un abrazo.

        • Santiago

          Gracias Román..Aprecio tus palabras y aprovecho para saludarte ya que se te extrañaba al no verte mucho por estos lares..Todos podemos ayudar a sostener la base esencial necesaria para que este mundo tenga sentido y no sea un mero ente perdido entre el polvo cósmico. La verdadera historia de nuestra fe abarca todos los tiempos y es la única que nos puede sacar del caos al que tiende un mundo reducido al hedonismo material.

          Históricamente fueron los cristianos los que transformaron el cruel mundo pagano hasta elevarlo al plano de la coherencia y belleza del espíritu. Los que quedamos debemos perseverar “en la oración” y en el cuidado de los que nos rodean. Tenemos todavía mucho que aportar. Nos sobran años de experiencia que debemos comunicarla para los que deseen escuchar.

          Estoy muy de acuerdo contigo que el progresismo no puede ser excluyente porque entonces se convierte en radicalismo extremo y fanatismo que daña toda la relación humana, Fui progresista hasta un punto en que me di cuenta que no podía perder la esencia y base de la verdad que estaba por encima de mis gustos personales.
          Entonces empecé a ver todo en una más amplia perspectiva donde la justicia y la misericordia eran unitarias y complementarias, donde se abandonaba la crueldad para ser justos con todos sin exclusión pues todos merecemos una última oportunidad. La misericordia y la justicia no excluyen el arrepentimiento pero rechazan la dureza del corazón que es incompatible con la salvación

          Lo que me dices de Cuba es una perenne tragedia insoluble y triste en un país que fue próspero y donde era rara la escasez de alimentos y hoy se muere de hambre. Creo que en el pasado podía usarse México como un agente intermediario para envíos y viajes. Estoy seguro que la mejor información te la pueden ofrecer los centros de cubanos que se relacionan con la Isla desde Miami. La internet Google ofrece mucha información. Si supiera algo concreto te lo comunico por esta misma vía

          Abrazos y saludos
          Santiago Hernández

          • Román Díaz Ayala

            Gracias, Santiago, tú siempre tan eficaz en expresar ese sentido humano de la fe de Jesús y en Jesús.
            La crisis que está sufriendo nuestra amada patria de nacimiento ésta vez es de naturaleza distinta producida por la pandemia que se ha acumulado a la caída del PIB que se venía observando en 2018 y 2019. Sin la subvención de Venezuela por sus problemas particulares y la necesidad de comprar petróleo a terceros países la débil balanza de pagos que sólo se alimentaba de forma primordial del negocio de concertar acuerdos sanitarios con diferentes países utilizando a 50 mil médicos, el turismo del extranjeros, los viajes de los cubanos americanos a Çuba y las remesas de dineros del exilio cubano por el mundo, pues la caja de los pagos se ha quedado reducida casi a dos renglones. Cuba se ha lanzado desesperadamente a incentivar desde la isla que los cubanos reclamen ayudas familiares abriendo hasta 72 tiendas para compras sólo en divisas extranjeras (Dólares) y para lo cual los cubanos que tienen familiares en el extranjero están obligados a adquirir una tarjeta electrónica, cuyo importe en dólares es que le da accesibilidad a comprar en dichas tiendas.
            Yo tengo el problema de que la Western Union, autorizada en Cuba, y utilizada desde España,sólo se reciben pesos, pero no dólares, ni euros, los receptores, lo cual impide compar en dichas tiendas, las únicas abastecidas, pues la escasez es brutal.
            Piensa que en 2019 Cuba tenía que importar el 80 por ciento de los productos alimenticios. Sólo estaba trabajando con alguna eficiencia el mercado cuentapropista ( autónomos ). Pero ya sabes que son una cantidad mínima donde casi todo es propiedad del Estado y el PCC es su administrador. El 40 por ciento de las tierras cultivables permanecen ociosas por la re-estructuración de la industria azucarera que ha caído bajo mínimo, de cuya producción de azúcar Cuba utiliza una cuota importante para exportar a China en pago de su deuda con este país.
            Son precisamente los cubanos del exilio de Miami y su “representación oficiosa” que hace campaña a favor de Trump, la que está animando a que no se envíe nada a Cuba. El banco francés ( no recuerdo su nombre) que operaba con un tipo de tarjeta en Euros/dólares ( Tarjetas AIS y que yo nunca he utilizado) ha tenido que suspender sus operaciones con Cuba. Unos dicen que por presiones de la Administración Americana, porque en Estados Unidos había incumplido “lo s requisitos formales” (requisitos que en verdad existen dede la Administración Obama, pero que no te voy a explicar porque me alargaría mucho), Pero lo cierto es que en 2019 Cuba tenía la deuda principalmente con los bancos y acreedores no gubernamentales que había llegado a los 9 mil millones de dólares

      • Carmen

        Querido señor Ayala.

        Espero que esta noche duerma mejor. Ha bajado el calor y su amigo está a salvo de las brujas que pululan por aquí. Aunque algo me dice que miedo, miedo, lo que se dice miedo no me tiene. Sabe que voy de frente. Recibo a los toros a puerta gayola. Y no, no, noooooo, no lo estoy comparando a él con un toro, nooooo. Me estoy comparando a mí misma con un torero. Porque hace falta valor a veces . Mucho.

        Buenas noches.
        Que descanse.

    • Carmen

      Gracias. Estaba preocupada. Sé que me paso a veces, pero esta vez no.
      Un abrazo

    • Carmen

      Y sabe qué le digo, que usted es necesario en este blog porque encarna el pensamiento oficial de la iglesia. Y usted lo sabe. Y me apuesto lo que sea a que a veces dice cosas porque sabe el papel que voluntariamente ha asumido.
      Y le he dicho que en este hilo no me voy a enredar con usted. A mi juicio no es el adecuado, pero no he dicho nada de otros posibles hilos. Seguramente nos enredaremos en otros. Si es que me quedan fuerzas, cada vez tengo menos.
      Buen día.

      • Santiago

        Muchas gracias…. pero no se trata ser “oficialista”…Esto suena a burocracia que sabe a “política” construida. Es mejor “lo de exponer lo mejor y lo más auténtico de nuestra fe católica” que recibimos y que aceptamos y queremos vivir. Es remontarse al Evangelio y a la praxis de la fe vivida en sustancia y alejarse de lo que no es auténtico y veraz.
        Es buscar, pues, el sentido “real” de la fe apoyándonos en la inmensa riqueza hagiográfica y documental que hemos tenido a nuestra disposición durante 21 siglos. Es exponer un testimonio y una opinión.

        Saludos cordiales
        Santiago Hernández

  • oscar varela

    Hola!
     
    1- Leo en el ítem 7-:
    “la anhelada intervención divina nunca llegó.
    Que jamás llegaría fue lo que pensó el Galileo”
     
    2- Pregunto:
    ¿Por qué, entonces, seguir hablando de un “Reinado de Dios”?
     
    3- Pienso que:
    Si Jesús quedó en-marcado en ese imaginario,
    yo no me veo que pueda ser el mío de ahora;
    a mí me suena a “dependencia” religiosa: un anacronismo.
     
    4- Y no me deja tranqui escuchar decir que se trata de un dios
    – particular,
    – de conciencia,
    – de profundidad,
    – de Taos,
    – de Pachas Mamas,
    – de Universales,
    – de …
     
    5- Cada uno de esos “dioses” y sus “reinados”
    – me son las “honestidades” que nos FABRICAMOS.
     
    6- Nuestra HORA es la de
    1) darnos cuenta y
    2) hacernos cargo
    de que nuestro “destino” son esas dos inciertas e inseguras “fabricaciones”.
     
    7- Hasta ahora nuestra cultura
    – se arropa en una “teleo-logía” (un final de “seguridad” de “¡ok – todo ok!”)
    No es lo que pienso … ni lo que de la filosofía tanguera he aprendido:
    “LA VIDA ES UNA HERIDA ABSURDA” … Y SIN EMBARGO …
     
    8- Para ese “… SIN EMBARGO …”
    me sostengo una “dis-teleo-logía”
    en la palma de mi mano.

  • Carmen

    Salvador.

    Sabes que te voy a leer.

    Pero no voy a decir nada. Me faltaba a mí que me llamasen palmera de alguien. Mira que me han dicho cosas. Algunas terribles. Pero estoy mayor y no por la labor de explicar nada más Creo que me he portado, he puesto mi alma en este blog.

    Me hace gracia. Me río yo de los peces de colores. Aquí, en este blog, hay gente que te venera. Por lo visto a determinadas personas no se les puede tocar. Hay quien me considera más débil y por ello se me dicen a mí las cosas, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid. Pues lo tienen claro. Si quieren enfrentarse a lo que dices o a los que te apoyan incondicionalmente, te aseguroque no me van a utilizar. Ni a ti te hace falta. Menuda fuerza he descubierto que tienes en esta introducción.

    Así que, te leeré atentamente.

    Un abrazo.

     

     

  • Asun Poudereux

    Si se parte de hechos contados por narradores,  ya fueran testigos directos o no,  imposible que conocieran lo que realmente movió a Jesús a ser y vivir en coherencia con su continuo, e inteligentemente empático despliegue  personal de conciencia-consciencia. Imposible. Ahora bien,  lo que les dejó marcados en su nivel de conciencia-consciencia fue lo suficiente hondo,  como para cuestionarse y plantearse  la visión y proyecto de Jesús ante la vida, los otros y toda su realidad. Hoy día, dados los avances en distintos campos de la investigación y la ciencia, existe la certeza de la influencia cultural de los mitos y leyendas para testimoniar lo inexpresable, entre otras cosas. La religión tal cual era manejada por los  jerarcas fue muy criticada y cuestionada  por El Galileo. Sus dichos y normas,  propios de los defensores acérrimos de lo establecido,  nada que ver con sus hechos, al priorizar lo escrito e inmutable con lo que realmente vivido y sufrido por el pueblo.  Constancia tenemos a lo largo de dos mil años de la prevalencia de sus poderes sobre lo genuinamente sentido en la autenticidad del ser humano, su verdadera identidad.  Por otra parte sabemos de añadidos posteriores a textos iniciales y antiguos a medida que existían problemas en las comunidades mayormente ya no judías. Y que además les imposibilitaba comprender de fondo a lo que apuntaban diferentes expresiones  al ser literalmente interpretadas durante siglos. Por lo que dice  bastante y mucho del modo de actuar de aquellas personas al hacer creer y perpetuar lo que, con intención o sin ella, se vació de amor y respeto a lo distinto y diferente. Primó la separación y la condena en un mundo imaginario ignorante de lo esencial: capacidad de verse y reconocerse en todo otro, nos agrade o no. Si hacemos crítica de lo inventado e impuesto, es sumergirse en lo oculto de las formas y apariencias que se han ido magnificando y muchas veces tergiversando. Ver y oír por vía del corazón completa o poco tiene que ver con la línea de la razón encerrada en sí misma. Ahí puede puede dar luz lo de enterrar lo muerto que uno mismo se niega a reconocer, superar integrando y finalmente trascender.

  • Isidoro

    Amiga Carmen, te has pasado de rosca, (y esta vez con el apoyo (¡!), del maestro Antonio), al pedir a Santiago, una objetividad, que das por supuesta en Salvador Santos, por sus conocimientos filológicos que no pongo en duda.
       Solo la paciencia jobiana, debidamente acreditada de Santiago, harán que este seguro, lo encaje tranquilamente…
     
        En la interpretación de un texto cualquiera, no es cuestión de saber o no saber lo que se dice. Eso se da por supuesto en personas de cierto nivel. Pero es que siempre-SIEMPRE, todos-TODOS, interpretamos desde nuestra cosmovisión propia, con nuestros sesgos mentales propios, y con nuestros errores cognitivos propios.
     
       La objetividad es un mito, un desiderátum, algo deseable pero inalcanzable, con nuestra mente biológica actual. Según Habermas, no es posible una objetividad ajena a valores e intereses personales, razón por la cual todos los saberes resultan reductores, en la medida en que se basan en una razón meramente instrumental.
     
         “La objetividad no es más, ni menos, que una creencia muy exitosa, gestada por una educación férrea dedicada a establecer un punto de vista único, que la costumbre y el consenso permitieron “naturalizar”.
           Sus métodos, valores, dispositivos prácticos y creencias están adaptados a una sociedad disciplinada. Es decir, una sociedad entrenada para compartir la “ilusión de realismo”.
           Esa ilusión, como todas las creencias eficaces, no es un mero delirio, sino que logra ser creíble porque obliga a todo hombre que quiera ser considerado normal a restringir su experiencia, a los parámetros pre-supuestos e impuestos por el marco teórico y el método.
             Nunca fuimos objetivos, sino que el dispositivo social y académico nos disciplinó para que miráramos siempre desde el punto de vista legitimado.
            Al igual que por boca de los sacerdotes se supone que habla Dios, quienes hablan desde la objetividad, pretender ser los “voceros” de lo real, y hacernos creer que por su boca habla el mundo. (Denise Najmanovich).
     
        Y amigo Antonio: todos, todos, somos muertos enterrando a nuestros muertos. Santiago, como  otros versos sueltos, entre los que modestamente me incluyo, es un rayo de luz más, en el amplio espectro del Arco iris de Atrio, que consigue que no sea una simple gacetilla panfletaria. Y tu gran mérito, que te reconozco y agradezco,  es saberlo reconocer.
     
       (Todo lo anterior, no habría ni que señalarlo, es mi opinión subjetiva. La búsqueda contínua y constante del conocimiento, es un intento utópico y fallido de acercarse un milímetro más, cada día a la realidad).

    • Carmen

      No he escrito la palabra objetividad.
      No creo en ella, nadie es objetivo. Desde luego no lo soy, si lo fuera no me hubiese metido en mil jardines. Pero es que me gustan los jardines.

      Llevo hablando con Santiago dos años. Se lo he dicho con toda la confianza que depósito en un amigo. Estoy segura de que me ha entendido.

      A veces me he pasado con él mil pueblos. Le he pedido disculpas como diez veces aquí, por escrito, con luz y taquígrafos. Sabe que lo aprecio. Se que me aprecia. Y no siento que le tenga que pedir disculpas.

      Ya se que no lees lo que escribo, pero la media docena de personas que se hayan distraído un ratito leyendo nuestros diálogos, sacados como de otra época, muy respetuosos por su parte y no tanto por la mía, precisamente porque no soy objetiva, lo entenderá mejor.

      Y si no. Lo siento. Sorry.

      Un abrazo.

      Santiago. Creo que me has entendido. Estoy segura. Otro abrazo

      • Carmen

        Y en cuanto a Salvador. Somos amigos , pero no virtuales. Reales. Y de su mujer. Vivimos en Murcia.Sé cómo piensa. Sé que es honesto. Objetivo? Y yo qué sé…
        Solamente se que es un gustazo oírle cuando le da por hablar de estas cosas. A veces se alinean los astros y es una auténtica delicia escucharlo.

        Objetivo? No sé.
        Honesto? Estoy convencida de que sí. Convencida. Exactamente igual que Santiago. Esa sensación tengo al menos.

      • Carmen

        Y vuelva a leer el libro de Job.

        • Carmen

          Perdón. Se ha mandado solo. Soy un desastre.
          A mí me recomendaron que lo leyese cuando aún no había cumplido 20 años. Hice un curso o algo parecido de antiguo testamento en un colegio mayor de mis monjas. No paraba de protestar toooooooodo el tiempo. Porque nada era lo que parecía. El señor que lo daba se tronchaba. Me dijo: me recuerdas a Job. Lee el libro. Te va a gustar.

          Y , efectivamente, me encantó.

    • mª pilar

      Vd. También lo ha hecho, y no creo que antes de leer un texto, se pueda juzgar.

      Estoy con Carmen en que no necesita que nadie “salve” a Salvador; sabe muy bien por donde camina, y muy bien lo que hace.

      Espero con verdadero gozo sus artls.

      Y mi manera de mirar, sentir, optar… es mía, y nadie está obligado a seguirla.

      Atentamente.

  • Carmen

    Cuando tengan un ratito, lean los comentarios de tirón, aunque sea por encima. Es supercurioso. Cada persona va a lo suyo. Quedamos retratados. Unos con esperanza, otros con inquietud.

    Y todo porque una persona va a hacer una exégesis sobre un evangelio. Pero una persona que todo el mundo que aquí escribe lo conoce desde hace tiempo. Una persona valorada, creo. Y da como un poco de vértigo. Porque no es lo que puede decir alguien que no sepa de esto, que habla por intuición o por lo que le gustaría que fuese. No. Esto es otra historia.

    Va a ser muy interesante todo. Lo que diga el autor y lo que digan sus lectores. Creo que va a  recoger un abanico amplio de posturas ante una nueva interpretación de los textos. No digo que sea la única y verdadera, digo que es otra.

    Muy interesante.

  • Gonzoalo Haya

    Bienvenida esta nueva reflexión sobre Jesús y su mensaje. Para un cristiano es el principal referente para atinar en un mundo lleno de esperanzas y de desilusiones. Jesús nos ayuda a interpretar lo mejor de nuestra conciencia.

  • M. Luisa

    Late en ese texto cosas o ideas que la intuición prevé que  se irán conociendo al ir  desarrollándose   este punto de partida, sin embargo en él y también con  satisfacción,  pueden descubrirse  cuestiones que por haber sido tratadas  y teniendo en cuenta su transversalidad se reconozcan ya de entrada en ese mismo punto de partida.

    Nos dice Salvador Santos, a quien saludo desde aquí, que el punto de partida no es un lugar, y a mí para empezar  a aunar conceptos se me antoja pensar que tal vez ese “no lugar”  podría bien ser   sinónimo  de ese espacio que por vía de lo físico,  suelo llamar “campo de realidad” de ahí que la utopía, dicho sea de paso,  es algo  posible.  Ambos términos, a pesar de que erróneamente  ya haya quien cree que de lo que se hablará   aquí es de religión, el uso de los mismos  nos dejan totalmente fuera de ella.

    Repasando los distintos conceptos  que  van saliendo según se lee, en un intento de  adaptación interpretativa    intuyo que: Atino, bien podría ser sinónimo de intelección, por tanto lo expreso así

    Atino = intelección/

    Desatino = prejuicio/

    Obnubilado = cerrarse a lo meramente obvio/

    superación =  abrirse/

    alternativa = desdoblamiento,

    proyecto = realidad.

    Esto promete!

  • Santiago

    Los testigos oculares de la vida, de los hechos y de la muerte de Cristo crucificado son los protagonistas que abarcan todo el siglo I…El siglo primero de la Era Cristiana  fue de los testigos de Jesús en Israel. De ellos recibimos su fe en aquel rabino que se presenta como verdadero Hijo de Dios ante ellos, y al final ante la pregunta crucial del Sumo Sacerdote Caifás…Bastaba un compromiso con el Sanedrín y Jesús no hubiera muerto en la Cruz.

    Sin embargo, esos mismos testigos son los que certifican la verdad de lo que predicaron y la verdadera razón por la que quisieron hacerlo.

    ”Lo que era desde el principio; lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y nuestras manos tocaron acerca del Verbo de la vida-y la vida se manifestó, y la hemos visto, y damos testimonio, y os anunciamos la vida eterna, la que estaba junto al Padre, y se manifestó a nosotros- lo que HEMOS VISTO Y OíDO os lo anunciamos también a vosotros, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con el Hijo Jesucristo. Y estas cosas escribimos nosotros para que nuestro gozo sea cumplido” 1 Epístola de San Juan 1: 1-4)

    Los testigos,que ofrecen sus vidas por defender la verdad de lo que creen, NO son falsos, NO deforman lo “que vieron, oyeron y palparon” La unanimidad de los testigos en preferir seguir la predicación  a p o s t ó l I c a   a pesar de la persecución y el martirio es un sello que garantiza su veracidad. Nadie muere por una mentira, o dudando de si es verdad.. No se crea un mito en vida de los pre-mártires. O sea que la FE “recibida” por nosotros, los que seguimos a Cristo, es esencialmente auténtica y se basa en palabras y hechos ciertos. Esa es la garantía que nos ofrece a los  c r I s t I a n o s  el Evangelio: que los testigos decían la verdad. Por eso las versiones de la Buena Nueva en cada uno de sus textos y versículos no han podido ser “borrados”, ni siquiera por medio del ordenador,  a pesar de la ferocidad de sus enemigos y de los miles de intentos y ataques por “deformarlos” y “tergiversarlos”, y permanecen intactos como cuando se redactaron por los copistas y sus ediciones continúan editándose profusamente y siguen siendo muy actuales.

    Un saludo cordial

    Santisgo Hernández

    • Carmen

      Hola.
      Santiago, por fa. Hágame un favor. Trate de leer abandonado sus prejuicios, o al menos, alejándolos de su cabeza un poquito. Intente hacerlo.
      Luego usted escriba en su línea , todo lo que crea que DEBE escribir. Pero lea sin creer que el que el señor Santos no sabe lo que dice. Le aseguro que lo sabe muy bien. Otra cosa es que se comparta o no. Tampoco piense que quiere atacar a Jesús el Galileo, como él lo llama. En absoluto. Es un enamorado de su proyecto.
      Por fa.
      Le prometo que no le voy a decir ni mu. Diga lo que diga. Pero , por favor, escuche.
      Para mí usted representa la posición teológica oficial de la iglesia. La oficial. Tengo muy en cuenta lo que dice. Porque lo que usted dice es a lo que se tiene que enfrentar los que quieran una renovación en la iglesia. Ya sabe que creo que una renovación tiene que pasar a la fuerza por una nueva Teología. Ya se que le parezco una hereje, le aseguro que no lo soy.
      Por otra parte, tengo la impresión de que al señor Santos la teología no le importa en absoluto y que tiene otro concepto de , pues de todo. Pero no se puede cambiar el modelo teológico sin una relectura de los evangelios, apoyándose en una buena traducción y teniendo en cuenta la cultura en la que se escribieron. Y la finalidad con la que se escribieron.

      Eso creo. A lo mejor estoy equivocada, no sería la primera vez, ni siquiera la número cien que me equivoco. Pero usted también puede estar equivocado.
      Por fa. Lea sin prejuicios.

      No me conteste. No quiero enredarme aquí con usted. No es el hilo adecuado. Sencillamente, piense.
      Un abrazo.

      • Antonio Duato

        Muy bien, Carmen. Eso mismo le digo a Santiago, no como moderador sino como simple personita. He leído su comentario con respeto y atención. El mismo respeto y atención que profeso a la tradición que él tan bien refleja y resume. Pero, desde una edad y una vida a las espaldas mucho más larga que la tuya, Carmen, le digo lo mismo: “No quiero enredarme aquí con usted”. Y, arriesgando más: mis caminos no son sus caminos, dejemos a los muertos que entierren a sus muertos.

        • oscar varela

          Hola!

          Mi padre era un eximio jugador de “pelota a paleta”(tipo “pelota vasca”),
          muy difundida en todos los pueblitos de casi toda la Argentina.

          “Pelotaris” de todo el País y del extranjero venían a disputar torneos
          en el “Club Progresista” de mi Barrio de Piñeyro (Avellaneda, junto al Riachuelo); Club más antiguo y fundador de los luego Racing Club e Independiente (de Avellaneda).

          Este Deporte tiene un protagonista principal:
          EL FRONTÓN.

          Hará más de un año que acá, en ATRIO, fue denunciada su presencia.
          ¡CON EL FRONTÓN HEMOS DADO!

          ¿Seguimos “peloteando”?

          • Carmen

            Rogaría que fueses un poco más claro. Solamente soy maestra. Soy murciana y no vasca. Pero si se lo que es el peloteo.

        • Carmen

          Por si acaso, diré que hasta que mi moderador no me ordene que me calle, no tengo por qué hacerlo.
          Y si lo hiciese, sería porque así lo he decidido libremente.
          Por si acaso.

  • Isidoro

        La religión no es una fuente de conocimiento, y no tiene nada que ver con el saber. Lo que pasa es que el creyente común, suele confundir creer con saber. (Jules Lequier: “Cuando creemos con la más firme fe que poseemos la verdad, deberíamos saber que lo creemos, no creer que lo sabemos”).
     
       En ese sentido, si de una desmitologización rotunda, acabamos descreyendo de la religión, nos quedamos sin religión. ¿Y qué papel tiene la religión en el mundo de hoy?. ¿Para que sirve?
     
       La religión, atiende a una necesidad atávica, telúrica, muy profunda del ser humano, un instinto, una necesidad de sentir una relación con la “trascendencia”, que es un concepto que no solo se refiere al concepto religioso de “Dios”, sino en general de sentirse integrante de un Cosmos, de un Tao.
     
        Cuando miramos el cielo estrellado por la noche, sentimos dentro de nosotros una especie de escalofrío interno, de sensación de unión, es como si nos llamaran las estrellas, y nos dan ganas de decir: “¡Estoy aquí! ¡No os olvidéis de mí!”.
     
      Todo eso es parte de un arquetipo interno que todos tenemos, en lo más profundo de nuestro inconsciente colectivo universal humano. Es el origen del éxito de la poesía, y hasta de la música.
      
        Y que a veces concectamos con él, y hay gente que está siempre conectado, (los humanos espirituales).
     
       Entonces, las religiones, aun las más simples, y hasta zafias, son un intento mejor o peor de satisfacer ese instinto atávico.
     
      Y para satisfacer esa necesidad espiritual, (que todos tenemos en potencia, aunque hay muchos que lo tienen adormecido), es mejor una mala religión, que nada. Porque además la mente odia el vacío, y cuando una necesidad profunda interna, o se satisface, se producen reacciones sustitutorias instintivas, con sucedáneos, que muchas veces son muy desequilibrantes: sexo, drogas, desmadre, neurosis en suma.
         Por eso es muy distinto que la desmitologización se haga desde el mundo del conocimiento, o desde el mundo de la religión.
     
    Desde el mundo del conocimiento, se juzga, la calidad del conocimiento aportado, que suele ser muy escaso. Y se llega a la conclusión de que casi todo es mentira.
     
        Desde el mundo de la espiritualidad, la desmitologización es buena y conveniente, si sofisticamos nuestro acercamiento a ese “ansia de infinitud”, y perfeccionamos ese acercamiento, esa sensación de plenitud, que anhelamos.
     
       Aquí, existe una clara línea divisoria, los aristotélicos y los platónicos. Los primeros son más prosaicos, más “realistas”, más alicortos.
     
           Los platónicos, somos gente más poética, más soñadores, y a veces en un proceso de exégesis y de interpretación de los textos religiosos, lo que buscamos no es más prosaísmo, sino menos legalismo y más “encantamiento” del mundo, un “encantamiento” más potente, más sofisticado, que conecte mejor con el imaginario del humano del siglo XXI.

  • Asun Poudereux

    Salvador, gracias. Nada que añadir por el momento.

    !Bienvenido de nuevo!

  • Carmen

    Entiendo que la frase irse el niño por el sumidero quiere decir que a base de buscar la verdad, lo que hemos dado por cierto a lo largo de dos mil años pasa a ser incierto.

    No me asusta en absoluto.

    Y me ha gustado leer el texto de Castillo porque ha sido muy esclarecedor. La frase dos mil años es un segundo para dios es tremenda.

    Que se vaya todo lo que se tenga que ir por el sumidero. Y que dios pase al siguiente segundo. Ya va tocando.

     

     

  • GIORDANO BRUNO

    Esta mañana, se han cruzado de manera azarosa el número 0 del nuevo escrito de Salvador Santos y otro que tenia yo archivado de JOSÉ MARÍA CASTILLO, en mi ordenador. Lo de Salvador, irá saliendoevs en sus días. Lo de José Mª dice así: ¿Es Cristo un mitologema? Ninguna persona seria duda hoy de la existencia histórica de Jesús .Lo que ofrece dificultad no es eso , sino la reconstrucción hermenéutica realizada por sus testigos .Algo de extraordinaria relevancia percibieron de Jesús, no cabe duda, pero lo entendieron y expresaron dentro de los moldes de su pensamiento que, como en todos los humanos de la época era de talante profundamente mágico y mitológicco.Ahora bien supuesto que Dsios no revela propiamente nada, solo nos queda bucear con profundo respeto, simpatía y delicadeza, aunque con precaución , en el contenido y sentido inteligibles de las experiencias de Jesús ya mediatizadas por las propias de los apóstoles. Las vivencias de los discípulos interpretadas  ya en moldes semitas que tan fácilmente mezclan realidad e ilusión ,, historia y leyenda , se fuero transmitiendo de comunidad en comunidad , de generación en generación , hasta que el pensamiento se amparó en ellas y, sin más precaución, tradujo elMITO EN METAFÍSICA. El mito del descenso del Verbo de Dios a la tierra se transformó en un personaje híbrido, mitad hombre, mitad Dios, y ya en lenguaje más abstracto , en dos naturalezas, la humana de Jesús y la de Dios,subsistiendo en una hipóstasis divina , la del Verbo. ¿Han errado veinte siglos de  creencia cristiana?.Aunque así fueran, veinte sisglos en la millonaria historia de la especie humana, son para Dios como un día.En cualquier caso , antes de Jesús , cientos de millones de humanos habrian estado privados de su conocimiento , como cientos de millones después de él no han tenido la menor noticia del que el cristianismo considera salvador universal. Durante veinte siglos ha estado convencido el pueblo cristiano -por culpa del magisterio oficial del el concilio de -Florencia hasta ayer- de que su iglesia era la única tabla de salvación , para desesperación de no pocos teólogos, no desprovistos del sentido comñun. ¿Son por ello errores arrelevantes?.De ningun manera . Han sido demasiadas las angustias de conciencia genneradas por la tradicion en absoluta sumisión al magisterio.

    Por fortuna esta se está disipando. Y, en cualquier caso , ha cambiado la clave, lo decisivo es la ortopraxis, no la ortodoxía. No la metafísica de la realidad de Cristo, sino su seguimiento. Jesús no es un mitologema , por supuesto, sino  un acontecimmiento historico clave. Pero en lugar de empantanarse tantos llamados Padres de la iglesia (no todos) y los primeros conciliosen elecbraciones abstrusas, áridas e ininteligibles , sobre la estructura óntica del ser de Jesús  mejo hubiera sido haber invertido las incalculables energías de tan agrios debates, polémicas y  anatemas en ucear -mitad contemplación, mitad accion- en la extrecedora experiencia humana del Nazareno y en su fuerza para construir una historia mejor que a simple prolongación de un Imperio decadente. El mundo griego nos contagió su primacia del “logos” sobre el “ethos”marcando a fuero veinte de historia. ¿A alguien le ha servido alguna vez en su trabajo pastoral que Cristo una o dos inteligencias , una o dos voluntades y que tipo de ósmosis se deba  entre ellas.?.Seamos serios . En realidad lo importante consistía  en caer en la cuenta de quién era aquel sorprendente profeta galileo y que novedad traía a su pueblo.Tan mal servido por la institución que se declara heredera suya ¿cómo sin embargo, hay tanta gente que lo considera un hito de Historia?.” a todas y todos Gracias. En especial a José María.

    • oscar varela

      Hola GIORDANO!

      Yo considero que la “teología” de Castillo
      – sacude “beaterías-míticas”
      pero
      -atrasa un siglo al no salir de la “de-mitologización”
      (entmithologisierung bultmanniana)

      Abrazo!

    • Carmen

      Me ha gustado leer el texto de Castillo.
      Gracias.

    • Isidoro

      La desmitologización de la figura de Jesús, en su vertiente de relativización del mensaje de Jesús, reflejado en los textos que nos han llegado, no puede circunscribirse solo a la teoría, quedándose con una supuesta “práctica de Jesús”.

      La vida de Jesús, reflejada en los evangelios, no permite una guía seria de vida para un humano del siglo XXI. En primer lugar son mas fiables los supuestos dichos de Jesús, que la narración de sus hechos. Los dichos se pueden recordar mejor o peor. Los hechos de Jesús, están claramente deformados, por la necesidad política de blanquear una muy incómoda realidad, de juzgado y ejecutado públicamente por sedición antirromana.

      Pretender decir que el Sermón de las Bienaventuranzas, es un código moral, no procede. No es mas que un catálogo de buenas palabras. Está claro que Jesús fue un maestro, un humano realizado y sabio, y parece claro que predicó la bonhomía personal, como todos los grandes maestros. Pero sus seguidores judíos, seguían cumpliendo estrictamente la Ley de Moisés, y posteriormente, sus seguidores en el Imperio romano, adoptaron una moral práctica claramente estoica.

      O sea, que ¡cuidadito con la desmitologización, porque se nos puede ir el niño, por el sumidero, con el agua sucia!. Y si la hacemos, hagámosla bien, porque si cogemos de los Evangelios, solo lo que nos gusta o nos interesa, entonces estamos haciéndonos trampas en el solitario.

  • oscar varela

    1- La vida de un ser humano,
    – cualquiera sea su condición social y su ofi­cio,
    – es una lucha por realizar su personal vocación
    – en medio del mundo
    – según éste sea al tiempo de su nacimiento.
     
    2- El mundo his­tórico
    – donde tiene que fabricarse su propia existencia
    – se compone siempre de ciertas corrientes
    – intelectuales,
    – religiosas,
    – morales,
    – políticas.
     
    3- De estas vigencias
    unas son adversas a su vocación individual
    (que le obliga, quiera o no, a ser tal hombre determinado);
    otras le son favorables.
     
    4- La vida de un ser humano es, pues, una precisa ecuación entre
    – su vocación y
    – el mundo en derredor.
     
    5- Es, pues, todo lo con­trario de una serie de anécdotas.
    – Es un teorema donde,
    – en vez de figuras geométricas
    – se trata de dicha y desdicha.
     
    6- Con mucha seriedad y sobriedad de sentido interpretativo
    – seguimos atentos a una biografía esencial en la que
    – habrá mucho más de álgebra histórica
    – que de chismes y cuentos.
    ……………………………………………..

  • mª pilar

    La lectura de este texto de hoy, ha producido en mí, una sensación de gran paz, porque siento en el:

    ¡La base de mi vivir!

    Y lo voy a seguir con verdadera atención, al sentido que en este curso se desprende que tendrá.

    Bienvenido amigo muy estimado.

    ¡Gracias por tu labor incansable, de un conocimiento veraz del hermoso Proyecto que el Galileo proclamo!

    Mi abrazo entrañable.

  • Carmen

    Pues me has dejado muerta.

    Nunca he leído un texto tuyo así. Menuda fuerza tienes.

    Lo voy a pasar en grande

    Un abrazo

  • Isidoro

    La búsqueda de Salvador Santos, es la búsqueda de la verdad, ante el engaño del poder y sus corifeos. Cuando sería más justo que fuera, la búsqueda de la verdad ante el error.
     
          (Casi no existe en la práctica, el error intencionado: en nuestra universal alienación generalizada, enseguida todos acabamos convenciéndonos de las ideas que nos gustan o nos “convienen”).
     
         Porque en la búsqueda de la verdad ante el engaño, siempre llevamos las de ganar: nosotros somos buenos y honrados.
     
          Ahora bien en la búsqueda de la verdad ante el error, nos encontramos ante la terrible realidad de que quizás nuestras ideas también sean erróneas, aunque de un error distinto al de los otros. Y eso tiene dos caras: una mala y una buena.
     
       La mala, es que nos coloca ante una situación angustiosa y terrible, ante el pensamiento propio: ¡a ver si la estamos cagando!.
     
         La buena, es que nos sitúa ante la realidad: todos somos falibles, todos tenemos sesgos cognitivos mentales, todos arrastramos una serie de errores heredados de nuestra cultura, muchos de los cuales no hemos podido corregir. ¡¡Todos, hasta nosotros!!.
     
        Pero la realidad, aunque dolorosa, siempre es buena.
     
        Por eso en el juicio general ante el mundo cultural, en general, es mejor juzgar a los discrepantes  de erróneos, que de perversos mentirosos o pobres delirantes, (aunque a veces, muchas menos de la que creemos, hay de todo en la viña del Señor).
     
          No solo es más misericordioso, sino lo que es más importante, es más justo.
     

    • Carmen

      Eso que dices es cierto. Pero no sé si se ajusta a lo que pretende Salvador. Tengo la sensación de que trata , intenta hacer una traducción de libros contenidos en la biblia, me ha parecido entender que del evangelio de Juan, después de estudiar a fondo muchas cuestiones, entre ellas griego, la realidad de la sociedad judía en la época de Jesús, las profecías que le acaban convirtiendo en Mesías…en fin, lo que viene siendo un ejercicio de exégesis.

      En cuanto a lo que dices de que nadie o casi nadie vive en el error intencionadamente, posiblemente sea cierto, salvo los que hacen que vivas en él. Haberlos, hailos. Quizá lo que se intenta es luchar contra ese error en el que estamos inmersos las personas que nada tenemos que ver con el poder de manipular la realidad , sino que somos los que lo sufrimos.
      Creo. Me parece que esto va por ahí.
      Sea como sea es estupendo tener la opinión de una persona cualificada.

      Buen día.

Responder a M. Luisa Cancelar comentario