Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5757 Artículos. - 92245 Comentarios.

Mezquitas y catedrales

Mientras esperamos que la mayor Iglesia barroca del mundo, San Pedro del Vaticano, llegue a ser un museo en recuerdo de tanta sangre derramada en las guerras religiosas de Europa, que tiñen sus cimientos junto a la del pescador judío, y un aula para grandes eventos de reconciliación ecuménica e interreligiosa, bien está que Santa Sofía vuelva a lo que determinó el turco laico Atatürk y la mezquita de Córdoba a lo que muchos cordobeses quisieran. AD.

Un  drama mucho más sangriento envenena la relación de los pueblos, afecta a tantos millones de musulmanes y judíos que fueron expulsados por los reyes de España en los siglos XV al XVII, y que hoy siguen añorando su patria perdida. Mientras muchos de ellos conservan las llaves de la casa que ocupaban en España, los judíos siguen fieles a la lengua española que hablaban en su miñez sus antepasados y se autodenominan sefardíes y llaman sefardí la lengua que hablan por toda Europa y América y Asia.

Mientras tanto, unos capítulos del Libro más español y universal, El Quijote, recogen en los capítulos LIV hasta el LXV  de la segunda parte el reencuentro del Morisco Ricote con su paisano Sancho Panza, con una bota de vino como testigo de la españolidad que sueñan los árabes expulsados de España en medio de debates entre cristianos y musulmanes vecinos de un mismo pueblo en La Mancha, Murcia, Valencia, la Rioja y  Aragón.

La historia de España y de Europa, desde  Constantinopla, Bizancio hasta Estambul, desde dos monumentos históricos de primerísima categoría, desde las voces de tantos musulmanes que viven en Europa y de tantos sefardíes que también vivieron la persecución nazi, reclama sin ninguna duda la superación de enfrentamientos sin sentido y de un sentido de fraternidad universal que buena parte de cristianos y musulmanes sueñan.

Y toda a los políticos, a los pensadores de  todos los pueblos afectados conducir el debate en términos de reencuentro y convertir a Europa y a España, al cristianismo y al Islam, en  constructores y ejemplos de la paz universal.  Seguramente Miguel de Cervantes, el Manco de Lepanto, soñó también en vida ese noble sueño.

5 comentarios

  • Isidoro

           Los encuentros entre religiones son muy difíciles, por la misma naturaleza de la fe ciega que los dirigentes de todas las religiones exigen a sus miembros.
     
       Los odios, las reticencias, las suspicacias hacia las otras religiones, (acentuadas en el caso de los “hermanos separados”), no surgen por casualidad, o solo por deficiencias morales. Provienen como consecuencia de los errores cognitivos que arrastra cada uno, (ideas, creencias).
     
         Y si en una reunión de intelectuales, ambas partes pueden, aun con dificultad, variar en algo sus ideas iniciales, en una reunión de religiosos orgánicos, donde se tiene a gala y como gran virtud, la fidelidad, y la obediencia ciega al kerigma recibido, toda variación de la postura inicial, sería visto como traición y heterodoxia, especialmente si eres cargo orgánico.
     
        Esa es la razón por la que entre religiones organizadas, (y en politiquilla), lo mas lejos a lo que se puede llegar es a la tolerancia conmiserativa, y con los dientes apretados, y nunca al verdadero respeto al que quizás podría llevar razón.

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Acabo de leer, Honorio, tu reflexión, y estoy también  de acuerdo con ella. Tratas un tema que me parece de la máxima actualidad y que tanta falta nos hace seguir reflexionándolo, y luego ampliar esa reflexión en Encuentros frecuentes entre distintas culturas y religiones, de modo que se abran puertas y se derrumben murallas… Lo cual precisa mucha preparación y madurez en los que dirijan esos Movimientos…

    Sí, es necesario el reencuentro, si alguna vez lo tuvimos de veras, a fin de crear un clima de convivencia pacífica y constructiva en la diversidad. Diversidad que en muchos aspectos necesita una revisión y relativización, porque  tendemos demasiado a encumbrar, acaso a sacralizar, esa diversidad. Y sin relativizar valores demasiado encumbrados resulta difícil convivir en armonía, constructivamente. Más aún, resulta difícil evitar guetos…, que separan y alejan.

    En este sentido es necesaria mucha y buena y lúcida pedagogía, tanto en las escuelas, como en el seno familiar e incluso en las religiones… Todos sabemos que en algunos aspectos las religiones mal entendidas quizá sean las que más separan… Lo cual es muy difícil de entender en una religión que tenga como primer valor el amor… (Aunque tal vez resulte aún más difícil entender una religión en la que el amor -sea en forma de respeto o de solidaridad- no sea el primer valor… en la práctica de cada día.)

    Termino: ¿Una religión que separa está bien entendida? ¿Es auténtica en su práctica?

  • Jaume PATUEL PUIG

    Comparto tu reflexión y agradezco tu información.

    Una vez más, entiendo que la MEMORIA HUMANA ES MUY FRÁGIL…y esto en todos los estamentos.

    He encontrado, por pura “azar” un libro deJack GOODY, tal vez sea conocido por vosotros, EL ROBO DE LA HISTORIA,creo que es interesante. Aún andamos por el EUROCENTRISMO…. cuyas reacciones anti- se ven en muchísimas partes. Y suerte que “la historia” también recorre por las venas de las nuevas generaciones que reivindican sus derechos e historias.

    Gracias

  • ESTOY DE ACUERDO EN CONMEMORAR el llamado holocausto judío en Europa, pero también fue el holocausto de republicanos españoles, homosexuales, opositores al nazismo…Pero habrá que recordar y repetir todo los días, pues es un holocausto actual y sin concluir, el holocausto palestino, a manos de aquéllos que fueron víctimas del llamado holocausto judío.

    Marcelo Muñoz

  • Rodrigo Olvera

    Tuve oportunidad de visitar el barrio judío de Praga, en una vida anterior. Era visita “obligada” el recorrer distintas sinagogas. La que más me impresionó fue una en la que todas las paredes estan llenas de los nombres, pueblos de origen y fecha de asesinato de personas judías asesinadas durante la ocupación nazi. Dos personas se iban turnando el leer en voz alta los nombres. Ésa fue la que más me impresionó. Pero la que más me gustó fue la sinagoga sefardí. Una preciosidad. El pequeño Niko, bebé del matrimonio que me acogió, y yo disfrutamos muchísimo el lugar. Fue donde más a gusto nos sentimos. Pasamos una hora tan solo viendo y disfrutando el lugar.

     

    Gracias querido Honorio por este llamado. Un abrazo grande desde México

Responder a Jaume PATUEL PUIG Cancelar comentario