Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5396 Artículos. - 85911 Comentarios.

Una auténtica cochinada

       Nagore Robles, colaboradora de la Cuatro, ha publicado en Instagram una foto suya desnuda mirando de espaldas con añoranza al mar desde su casa. “!Que cerda!, publicar esto” ha criticado una usuaria, a la que ella ha respondido: “Cerdo es tu interior para tener que meterte en el perfil de alguien libre y querer suprimir su libertad. Cerda es tu actitud”; respuesta que han aplaudido muchos usuarios. Porque, por fortuna, hemos superado ese rechazo al desnudo propagado por el primer capitalismo textil, que hacía cubrir hasta las tapas… de las mesas, creando obsesos, pobres esclavos de ese prejuicio, como lo fui yo mismo en mi lejana niñez.


Ese rastrero puritanismo se disfrazaba de religiosidad, contra la auténtica tradición cristiana, que afirmaba que “Todo es puro para los puros” y que “Nadie debe avergonzarse de ver lo que Dios no se avergonzó en crear”. También en la práctica, desnudos empezaban su vida espiritual los cristianos, bautizados los adultos conversos desnudos en el agua purificadora; también desnudos recibían el último sacramento de la extremaunción, ungiendo el sacerdote sus genitales por lo que pudieran haber pecado ahí, como ungía la boca, ojos, etc. Sí, el puritanismo es una obsesión miserable, una auténtica cochinada, ya despreciada por casi todos.

11 comentarios

  • Santiago

    El puritanismo no se refiere al pudor natural de cada persona cuando se trata de lo más íntimo..sino de la “exageración” de ese sentimiento que nos lleva hasta el ridículo y lo anácronico

    Porque no es “el desnudo” en si objeto de pornografía, de otra manera  descalificaríamos a la belleza del cuerpo plasmada por los pintores clásicos de cualquier época como las obras de arte que se exhiben en los museos contemporáneos. La pornografía no es belleza o arte sino una exposición erótica desviada que tiene como fin excitar el placer personal exclusivo y de la que se ha creado una gran industria en el mundo de hoy.

    La pubertad es una época difícil y por su complejidad física y psíquica merece una explicación detallada de este proceso que sólo es una preparación para la entrada del ser adulto. No solo los adolescentes agradecerán una sincera y honesta explicación de los  progenitores o profesionales o cualquiera que desee el bien de la juventud, sino que cesaran los mitos y la mala información de “la calle” y se evitará la angustia y confusión por no saber cómo dirigir una sexualidad desbordada por lo hormonal.

    Al fin y al cabo es una gran obra de  m i s e r i c o r d i a.  hacer ver al que está “creciendo” el maravilloso plan que está viviendo y presenciando en el y en ella, paso por paso, que le llevará a la madurez de su cuerpo y de su comportamiento en el futuro para llegar a poder “salir de si mismo” y entregarse en el amor comprometido y creador de la familia, centro y base de la vida de cada uno de nosotros.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

    • carmen

      Es que tengo una deformación profesional de las gordas. No me refiero a adultos. Los adultos allá ellos. Yo tengo claro lo que quiero y lo que no quiero. Y allá los demás. Y si me toman el pelo, pues adelante.
      Me refiero a los niños y niñas que empiezan a despertar a la adolescencia. Es un tema por el que se pasa de puntillas. Y , a mí modo de ver, es un error descomunal. Porque, bueno, ahí está la psicología.
      A eso me refiero.
      Y por supuesto al cinismo de la sociedad . Es que da miedo, alcanza límites de paranoia.
      En fin.
      Un tema muy muy muy complejo. Me refiero educacionalmente. Porque , efectivamente, la sociedad enterita es la que educa.
      Siga cuidándose. Esto va para largo. No le haga ningún caso a Trump.

  • carmen

    Creo que este señor en el artículo lo que hace es cargar contra la obsesión del sexto mandamiento, como si no hubiese otro. Y es cierto. Hizo mucho daño a un montonaaaaazo de personas. No sé si sigue haciendo.

    Creo que  a mí generación le rozó de refilón. A mí desde luego no creo que me afectase mecho. Poco tirando a nada. Sin embargo siempre, siempre me han dicho que soy muy puritana. Pero no es cierto. Sencillamente hay actitudes que me resultan incómodas. Bastante incómodas. Hay cosas que no me van. Supongo que por la cultura a la que pertenezco. No sé.  Lo inmediato es pensar que mi cultura está absolutamente influida por el cristianismo. Y es cierto. Pero no me caracterizo por aceptar todo lo que me dicen. No sé. Es un tema muy complejo. Una cosa es la obsesión contra el sexo y otra cosa es que a todos y todas nos tenga que gustar todo . A mí desde luego hay muchísimas cosas que no me van. Y si soy puritana, pues se siente.

  • oscar varela

    Hola!

    1- No me queda claro dónde este señor pone

    lo que el Título declara.

    ¿De quién es la “cochinada“?

    2- Tampoco me queda claro esto:

    ¿Cómo sabe este señor, que la desnudita

    (que ni él ni Atrio muestran)

    “mira con añoranza

    3- Pregunta (tal vez) inconveniente:

    ¿De quién es esa “añoranza“?

    4- Otra pregunta:

    ¿Dónde aprenden las nuevas Generaciones la vida “erótica

    para no ser “esclavos de ese prejuicio“, que el Autor declara haber habido en su niñez?

    5- Y un montón de ETCÉTERAS!

    • Rodrigo Olvera

      A tus preguntas, Oscar:
      1) A mí me quedó claro, la cochinada es de la gente puritana como la mujer que entró a descalificar esa foto
      2) No es ningún misterio, basta con leer el pie de foto que redactó la misma fotografiada “Desearía volver donde me encontré”
      3) Misma de la anterior, de la propia fotografiada que es quién comparte la foto y redacta el pie de foto correspondiente
      4) Las nuevas generaciones son muy diversas, así que aprenden en muy diversos espacios y formas. Hay todavía programas muy buenos de educación sexual y erótica, tanto en la escuela pública como en organizaciones sociales feministas (incluyendo círculos de vagones que trabajan lo que se ha denominado nuevas masculinidades). Hay una creciente preocupación en que a mayor éxito de grupos fundamentalistas religiosos en contra de tal educación sexual y erótica (por ejemplo, toda esa campaña de la derecha española con el mal llamado PIN PARENTAL), se va notando un repunte del recurso a la pornografía.
      Este comercial, protagonizado por una actriz y un actor porno, buscando alertar sobre el acceso infantil a películas pornográficas es una muestra de esta preocupación.

      5) Dentro de los muchos etcéteras posibles, a mí la duda que me causa es por qué elegiste usar un recurso discursivo de despersonalización (“este señor”) para referirte a Martín. Tengo mi hipótesis (mera hipótesis, no afirmo saber mucho menos tener certeza): ¿podría ser que tal elección exprese alguna molestia tuya por su anterior artículo criticando a Bergoglio? No necesitas responder esta pregunta: si te sirve bien, si no te sirve solo descartarla.

      Abrazos y esperanzas

      • Rodrigo Olvera

        Error de dedo, es círculos de varones.

      • carmen

        Es un tema muy, muy, muy complejo. Cuando daba clases de ciencias a los adolescentes y , por supuesto estudiábamos la reproducción humana, hacían unas preguntas sorprendentes. Damos por sentado que saben una serie de cosas que desconocen . La última fue en 2016. Este tema sencillamente no se aborda. Ni por los padres, ni por los profesores. Al menos esa es mi experiencia de cuarenta años. Un comentario que siempre, siempre oía es: mi madre está encantada con estas clases. Así no tiene ella que entrar en detalles. A los padres, o sea, ni los nombraban.
        Muchas veces, cuando les aconsejaba a las niñas como creía su profesora que debía de ser su primera vez, se hacía un silencio que se podía cortar. Y ahora voy con vosotros, les decía a los chicos. Ni una risa. Se lo tomaban con una seriedad que si no se vivw, no se cree. Por supuesto que hablaba más de sentimientos que de otra cosa. Esa edad la conozco muy bien.
        Creemos que a los niños de ahora no les asusta nada y que todo lo saben. Es un error monumental. Y encima su acceso primero a este tema tan vital, suele ser en unas páginas que para mí son demoledoras. Porque un niño , una niña, un adolescente es un ser muy frágil.
        La iglesia ha demonizado todo. Hay mucha gente católica. Los niños en cuanto empiezan a creer no entienden nada. Y luego está esa banalización de las relaciones sexuales. Los niños se sienten atrapados entre dos fuegos opuestos. Los padres creen que la solución está en el control de las páginas que visitan. Me pregunto hasta qué edad puede durar ese control. Habrá un momento en que blos y las abandonen a su suerte, si es que alguna vez han podido controlar algo.
        Soy maestra, de esas convencidas de que la educación es definitiva. Pues imagínese en este tema que es, bueno, es una de las tres funciones vitales del ser humano.

        Y la iglesia. Como siempre liándola. Como no cambie en este tema y en otros, seguirá haciendo daño. Eso sí, te ofrece la confesión.
        Es un tema con el que vuelo. Es un tema abandonado totalmente. Y efectivamente, aquí, en mi Murcia del alma, vox no sé si ya ha puesto el pin parental.
        Menos mal que estoy jubilada. Me denunciaría, fijo.

        Eso , creo, me parece que ha querido introducir el señor que ha escrito este artículo. Basta ya de mentiras. Lo que sucede es que creo que el título no ha sido acertado. Supongo que es por el Twit que ha leído.

        Es un tema , para mí, candente. Pero… Sencillamente estoy cansada.

        Y cuando tenga un momento, por favor, que alguien me defina puritanismo. Porque quizás lo que muchos consideran puritanismo yo lo defino como cinismo. Y a lo mejor nada tiene que ver los sentimientos, lo que te hace sentir bien o incómoda o realmente violeta, nada tiene que ver con esa expresión que todo lo engloba: eres una puritana.
        O no. Quizás hablamos idiomas diferentes.
        En fin.

        Adivine en quién acaba todo esto. Pues en Agustín de Hipona. Adivine quien le ha quitado normalidad al sexo, pues la iglesia católica. Amparándose en unos dogmas y haciendo de la castidad una lucha contra el mismo Diablo.

        Es un tema muy. Muy. Muy complejo.

        Cuídese.

      • carmen

        Perdón. Cuando los niños empiezan a crecer. A crecer.
        Sorry

      • oscar varela

        Rodrigo:

        a) ni me acuerdo de si dijo algo de Pancho, pero te entiendo.
        Vos, como abogado luchador, tendrías que entenderme que:
        yo no defiendo más que cuando se obvia el principio elemental jurídico de la “presunción de inocencia” mientras no se aportan y juzgan las pruebas; muy especialmente en n/tiempo de fake news y lawfare.

        b) Educación sexual: bien que se pretenda que sea “familiar”, ésta es enormemente “débil” frente a toda formación humana, porque el principal sujeto-actor del acto educativo es LA SOCIEDAD TODA en su comportamiento global.
        ¿Qué te parece si hubiera un lugar “INSTITUCIONAL” de uso consabido como los CLUBES (“Sociales y Deportivos” se dicen ser) donde espíritu y cuerpo son materia de trato natural?

        ¡Abrazo y Chau!

  • M. Luisa

    Así es!! Ojo, no el título sino los argumentos dados.

  • Alberto Revuelta

    Job, 1, 21: desnudó salí del vientre de mi madre y desnudó volveré allá. Adonai dió y Adonai quitó. Sea bendito  su nombre.

Deja un comentario