• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5967 Artículos. - 95069 Comentarios.

La Covid-19 vivida en carne propia por un infectólogo

Hoy nos regala El País un testimonio que no podemos dejar de recoger en nuestro interior pues conjuga a la perfección ciencia y vivencia. El vídeo son cinco minutos, pero vale la pena leer antes o después el texto escrito con ayuda de Ana Alfageme en forma de diario. AD.

Agonía y resurrección del doctor Moreno

10 comentarios

  • Carmen

    Por favor. No hagamos política con esta tragedia mundial.

    Por favor

    Por favor

    Por favor.

    No es justo. Déjennos a las personas que ya somos mayores con nuestras creencias. En realidad es lo único que nos queda. Estar de acuerdo con nosotros mismos. En paz con nosotros mismos.

    Por favor.

  • Carmen

    Hola Luis.

    Menuda lección nos has dado a todos. Porque muchas veces se leen palabras que ni se llegan a entender. Lo que has escrito lo entiende cualquier persona que entre en Atrio. Tienes más razón que un santo.

    Admiro profundamente tu visión de la vida, se nota que ves la realidad en toda su crudeza, pero no tienes rencor. El odio y el rencor destruyen y a ti no te siento destruido en absoluto.

    Por aquí la cosa está mejor, pero hay lo que llamamos colas del hambre. Mucha gente se ha quedado sin trabajo. Ha habido muchos muertos, sobre todo gente mayor que nosotros. Un desastre. Pero saldremos de esta . Todos saldremos de esta. Los que salgan, o los que salgamos. Y a ver si somos capaces de mejorar todas las injusticias que muy bien has contado. No creas que es solo en Perú.

    Por aquí la iglesia, en las parroquias y en Cáritas, también está haciendo lo que puede. Pero hacen falta cambios mucho más profundos a nivel social. Estoy segura de que la generación de nuestros hijos y de nuestros nietos lo  harán lo mejor que puedan para mejorar nuestro países.

    No tienes que pedir perdón. Por favor. Dices lo que piensas y lo que sientes y en lo que crees. Que por otra parte es la postura oficial de la iglesia. La que tendría que pedir perdón soy yo por las barbaridades que a veces digo.

    Por supuesto que te tendré presente en mis oraciones todos los días. Pediré fuerza para ti, para mí, para tu familia , para la mía, para tu país, para el mío y para todas las personas que lo estén pasando mal.

    Un abrazo muy fuerte.

    De vez en cuando da señales de vida. Que si no me voy a preocupar.

    Mucha suerte y que Dios te bendiga.

  • ¿Que hubiera pasado si le hubieran aplicado la Eutanasia? Por otro lado el doctor no veía a Dios por ninguna parte. Ni siquiera se lo había planteado por si acaso.

    Eso demuestra que la muerte no tiene la ultima palabra, pero también eso dependía de los médicos.

    Saludos y todos moriremos en cualquier momento, sobre todo los de la tercera edad como yo. Que la muerte nos coja confesados y en paz con todos.

    • Carmen

      Están pasando muchas cosas, por eso me alegro de saber que estás bien.
      Cuídate mucho.

      • Hola Carmen, gracias y tú también cuídate, acordémonos cuando éramos niños, jóvenes y hoy de la tercera edad. Pero lo importante es ser feliz consigo mismo y hacer feliz a los demás.
        Aquí la situación del Perú es calamitosa. A mis 65 años puedo decir que todos los gobiernos se han cargado al Perú en peso, y hoy estamos pagando la factura, sobre todo los 2 millones pobres que viven en los cerros donde ni siquiera tienen agua. Aquí en los Medios de Comunicación (pagado por el Estado) salen las campañas: “Cuídate y lávate las manos”. Niños sin padres, mujeres gestantes, ancianos que tenían consulta médica se mueren en sus casas, porque TODOS los hospitales están llenos de pacientes por Covid. Ya te puedes imaginar. La Iglesia trata de ayudar a través de Caritas a estas personas. Pero lo más indolente es que entre peruanos NOS COMEMOS UNOS A OTROS. Aclaro que no estoy mintiendo, es la realidad de mi país. La gente hace 4 colas para comprar oxígeno para sus familiares contagiados por Covid. Cada tanque los vende a 5,000 soles que equivale a dos mil euros, cuando su precio normal es 200 euros. El oxígeno para estos tanques cuesta 5 euros pero los venden a 100 euros. Y cada tanque solo dura para dos días. Y son los más pobres que no tienen dinero los que tienen que comprar estos tanques. Así estamos mi querida Carmen. Cuando tenía 8 años, recuerdo que me iba por la carretera del Norte y del Sur a caminar, y en ese tiempo (1960), todos los cerros estaban desiertos, ni agua ni luz, sólo tierra y arena. ¿Y qué hicieron las autoridades de ese tiempo? Permitieron que aquellos que venían de provincias invadieran dichos terrenos. Y hoy nos está pasando la factura. Casi 5 millones de personas viven hoy en esos pueblos jóvenes, que en España le llaman Chabolas.
        Pero, todavía falta la hecatombe con el transporte. Solo en Lima existen casi 5 millones de vehículos. En Junio que según el gobierno, todo se normaliza, imagínate la gente cómo se van a movilizar. Reconozco que no tenemos cultura civil. No se respetan las reglas de tránsito, por ejemplo un ómnibus tiene una capacidad para 50 personas y todas sentadas. Aquí cada ómnibus lleva 100 pasajeros y de pie. Cada esquina es un paradero. Hoy se ve a estos ómnibus llevando solo 20 pasajeros porque hay que tomar distancia. Imagínate cuando se levante la cuarentena. ¿Cómo van a ir las miles de personas en los ómnibus? Va a ser terrible el transporte.
        Para no cansarte, si me llega a dar el Covid, les pido perdón por mis comentarios que han sido torpes, prefiero irme en paz, que morir no pidiendo perdón.
        Saludos y empezaré a trabajar a partir del 1 Junio.
        No te olvides de mi en tus oraciones.

    • oscar varela

      Hola Luis Alberto!
      Estuve leyendo esto
      ¿cómo lo ves?

      http://piensachile.com/2020/06/cuba-el-apoyo-a-peru-en-la-pandemia/

      • Hola Oscar y espero que te cuides. El virus no hace acepción de personas, sobre todo coge a los más “buenos”. Así que debes de cuidarte.
        En cuanto a los médicos cubanos, la verdad es que no se habla mucho de ellos en los medios de comunicación. Pero yo espero que hayan venido a SALVAR y no a MATAR la vida. Aquí mucha gente de la tercera edad están muriendo en sus casas, porque todos los hospitales han colapsado. Como le contaba a Carmen sobre la situación social y económico que vive el Perú, es terrible. Sabes cuál es lo raro, que hasta la fecha desconozco que el virus se haya llevado a gente de la clase alta. Hay zonas de mucho dinero y el virus por ahí no ha pasado. Yo creo que la gente se muere porque miles tenían que ser atendidas en los consultorios del Estado, pero ya van casi cuatro meses y hasta la fecha no fueron sido atendidos. Esa gente es posible que hayan muerto. Está prohibido enfermarse porque te llevan al hospital y sales muerto porque lo ubican en los pacientes que tienen Covid. Me había olvidado de contarle a Carmen que entre los peruanos nos estamos devorando: una tira de pastilla ( 10 )que era para el Covid, que costaba un sol, lo estaban vendiendo cada pastilla a 20 soles. Y es por eso que mucha gente ha muerto porque las farmacias acaparaban con los medicamentos. Así es mi país, pero es la realidad. Y somos un país bien “católico”.
        Saludos y cuídate como le dije también a Carmen.

  • mª pilar

    ¡Gracias por compartir su dolorosa experiencia!

    Gratitud a todas las personas, que de alguna manera nos están haciendo la vida más llevadera.

    De manera especial a los sanitarios; es de admirar su entrega, sabiendo en todo momento como se exponen a padecerlo, y de hecho ha sucedido en muchos casos.

    Nunca olvido, a tantas personas  que fuera de los hospitales, también de manera muy generosa y con riesgo al contagio, no han dejado de trabajar en muchos medios.

    No espero que el mañana sea mejor…los seres humanos, somos muy complejos… pero ahora, no dejo de agradecer, a cada persona que está haciendo un servicio a la comunidad esté donde esté.

    ¡Gracias por su testimonio!

     

     

  • ana rodrigo

    Realmente impresiona el relato en primera persona, pero a mí me impresiona más el pensar en los miles de pacientes que se han ido sin que podamos saber lo que han sufrido, pensado y sentido, todo en la más profunda soledad.

    Es imposible no valorar la atención del personal sanitario, su humanidad, su impotencia y sus sentimientos al ver la muerte a diario de tantas personas sin poder hacer nada más de lo que han hecho por salvarles la vida.

    Quizá esta pandemia nos haga reflexionar acerca del regalo de la vida y cómo de un momento para otro la podemos perder, cosa, que por otra parte, ya lo sabemos, pero siempre la vemos como algo que “ya llegará….”, pero que siempre nos va a coger desprevenidos, sin ganas de morirnos. Así que será cosa de vivir cada instante del que aún disponemos con toda la intensidad posible. Lo peor es cuando hay sufrimiento previo y, en ocasiones insoportable. Yo tengo hecho mi testamento vital hace muchos años para que, siempre que puedan ahorrarme el sufrimiento, que lo hagan, cuando llegue el momento.

    Aprovecho para reivindicar la legalización de la eutanasia. El sufrimiento inútil, es eso, inútil, y no aporta nada a la vida cuando ésta está sentenciada y alargar la vida unos días, no es otra cosa que prolongar el sufrimiento.

Deja un comentario