• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6076 Artículos. - 96398 Comentarios.

Más poemas desde la pandémica clausura

REQUERIDO

No me han querido como yo he querido
no me han entendido como me entiendo
pero al final he sido requerido
mas al final he sido desarmado.

Desarmado del ego atrincherado
he donado el saber que antes me han dado
haciéndome amante más que amado
al modo solitario y solidario.

No he buscado la fama traicionera
ni he intentado la prebenda huera
he sido libre como liebre en sierra
siempre a mi aire y mi ventolera.

He sido el viejo ciervo zaherido
testigo de un saber/sabor transido
y un amor que trasciende lo buscado.

Lo que he buscado era un tipo humano
mas lo encontrado arquetipo divino
en medio de este mundo alborotado.

(Aquí se acalla el alma sorprendida
aquí se acalla el corazón llagado
por la herida que hiere y resucita).

 

EXILIO INTERIOR

Al fin salgo al balcón para aplaudirnos
a nosotros y aquellos que nos cuidan
aplaudimos a los vivos por vivir
y a los entrevivos por sobrevivir.

Aplaudimos incluso a los difuntos
por su asunción del límite y frontera
aplaudimos también la buena muerte
para que nos acoja eternamente.

Mientras nos preguntamos por qué todo
aplaudir es batir palmas por algo
que queremos y alguien que más queremos:
juntar las palmas y juntar las almas.

El aplauso como un pulso a este tiempo
es batirse contra el abatimiento
frente a este virus y su contratiempo.

También marcamos un pulso al espacio
vacío y destemplado algo siniestro:
este exilio interior y este desierto.

Desistir y arrugarse es nuestro veto
resistir y asumir es nuestro reto
con amor con cuidado con respeto.

(Como dice nuestra canción coral
resistiremos juntos en plural).

 

POÉTICA

En filosofía busco sentido
en aforística encuentro sentidos
en poética gozo lo sentido
y padezco todo lo sin-sentido.

La poesía es un presentimiento
un sentimiento de color rosáceo
cuando la rosa florece en poema
cuya fragancia nos recuerda amor.

En filosofía yo me alimento
en aforística yo me revuelco
solo en la poesía me recuesto
en el propio poema y su concierto.

Me recuesto o me acuesto dependiendo
incluso me dejo secuestrar por él
para adormirme entre sus bellos pliegues.

Poesía florece en el poema
al aire libre de todo estamento
al aire libre mas con sentimiento.

El poema es la rosa del poeta
cuyo perfume se convierte en verso
y cuyo verso se convierte en beso
aunque a veces parezca mordedura.

Me gusta por eso hacer estos versos
hirsutos o barbados que me exponen
porque canto la vida cuando es bella
mas me decanto en contra cuando es fea.

Suena entonces una música extraña
atravesando heridas y rendijas
de la existencia asomada al abismo.

Expiraré mas quedaré inspirado
por la rosa de amor esperanzado
que aún florece en medio del poema.

 

QUEVEDESCO/ARAGONESCO

Érase aquella vez un tontoligo (1)
que en mi pueblo se llama tontolaba (2)
son tontílocuos (3) o bien tontílocos (4)
el tontículo (5) es más ambivalente.

Tonto de atrás o bien del capitoste
tonto del bote (6) o bien del capirote
tontolaire (7) es ya más ecológico
pero todo es asunto de ida y vuelta.

Tomar a otro por tonto es algo tonto
infinito es el número de tales (8)
lo que por cierto implica claro riesgo
de ser tonto uno mismo sin remedio.

Mejor será dejarlo y recularse
no recaiga sobre la propia testa
la tontera que se proyecta al otro.

Que hay tontos que tontean cual somarda (9)
tontos que hacen tontear cual Saputo (10)
y contratontos como nuestro Gracián (11).

(El tontonazgo es su común hallazgo (12).

——————————————————–

(1)Tonto significa atónito, desconcertado o sonado (attonitus), y quién no lo está en este mundo desbarajustado; el tontoligo es el tonto del higo o quizás de la higa.
(2) Tonto del haba: la cual se introducía en algún pastel como el roscón de reyes, y al que le tocaba o correspondía debía pagarlo.
(3) Tonto que dice o expresa tonterías.
(4) Mezcla de tonto y loco o locoide.
(5) Tonto en diminutivo (tontoide) o bien en aumentativo (si la tontaina viene de atrás).
(6) Pobre mendigo madrileño que pedía con un bote de cuero.
(7) Tonto del aire, inflado o infatuado, deletéreo y evanescente: responde a que toto tontón va al tun-tún.
(8) Así dice el libro bíblico del Eclesiastés en su versión vulgata o latina, capítulo 1, 15.
(9) El que vacila o hace el socarrón, el cual es un socarrado por la vida que en el fondo pide socorro.
(10) Pedro Saputo (=el sabido o sabiondo), obra de Braulio Foz.
(11) Baltasar Gracián en su lucha contra la tontura universal, que es una tontera más dura y duradera.
(12) El tontonazgo es el justiciazgo de los tontos, cuyo correspondiente sería el Idiotentum germano (traducible en castizo como el Tontonentum).

4 comentarios

  • juan antonio vinagre oviedo

    En estos tiempos de pandemia y retiro forzado, viene bien aligerar ese retiro con un poco de música o de poesía que distensionen, apacigüen y relajen… y si puede ser también que ayuden a soñar, aunque sea mirando atrás…  Por eso, ahí van estos poemas-sonetos:

     

    SI TÚ ME DICES, VEN

     

    Si tú me dices ven, lo dejo todo,

    te canta la canción de enamorado

    más bella que recuerdo, descuidado

    del oro, la apariencia y el apodo.

     

    Lo dejo por pensar que todo es lodo

    sin ti y sin tu amor, tan sublimado,

    que tesoro más grande no he soñado

    ni puedo contemplarte de otro modo.

     

    Tú eres todo, mi amor, yo te prefiero

    porque llenas de vida mi sentido,

    y tiemblo con pensar sólo en perderte.

     

    Tú eres todo, mi amor, más que el dinero,

    pues mi amor se resiste hasta al olvido.

    El amor resucita tras la muerte.

     

    UN BESO

     

    Jamás podré olvidarme de aquel día,

    jamás podré olvidar aquella tarde

    tan bella, que aún quiero que resguarde

    los rayos de aquel sol cuando moría.

     

    El sol nos estalló en la sinfonía

    de luz y de color, con tanto alarde

    -su fuego de esplendores aún nos arde-

    que a un cuadro de Dalí se parecía.

     

    Sentado junto a ti, perdí el sentido,

    cogí tu mano con un embeleso

    que de todas las cosas puse olvido…;

     

    Mi cuerpo levitaba ya sin peso…,

    y otro sol renacía enriquecido…

    ¡Es el milagro que produjo un beso!

     

     

    TÍTULO DE GRANDE

     

    ¿Para qué tanto afán por la riqueza,

    y por qué tanto abuso del poder?

    ¿Por pensar que ser grande es poseer

    y te eleva hasta el rango de nobleza?

     

    ¿No percibes que el brillo es la torpeza

    que confunde el tener y aparecer

    con lo más importante, que es el ser

    que concede la más alta grandeza?

     

    ¿La riqueza, el poder, ser el primero…

    te dan la sensación de poderío?

    Quien busca compulsivo es pordiosero

     

    que le pide a la vida un desvarío:

    ser noble de primera, caballero

    con título de grande en el vacío.

     

    Ojalé os gusten y alivien el peso del retiro que oprime a tantos.

    • oscar varela

      Gracias Juan Antonio!

      Romántico mundo el tuyo.
      Digamos, también el nuestro,
      aunque un poco menos ¿no?

      Pregunta:
      ¿La “forma” SONETO
      no es 4-4-6
      o también pude ser 4-4-3-3?

      Abrazo!

  • Román Díaz Ayala

    Qué familiar, qué nuestro, se nos hace Ortiz-Ortés, en todas estas entregas que nos dejan mudos de comentarios, nos dejan atontados para añadir algo a lo que inspira  en sus pensamientos o en sus sentimientos, que van en conjunto sean prosa, sean versos.

    Un regalo inmerecido, como todo ofrenda de amor. Hubo un momento cuando percibí que más que admirarle estaba correspondiendo a sus cariñosas misivas como cartas de amor lanzadas a la Red.

    Gracias, muchas gracias.

Deja un comentario