Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5336 Artículos. - 85265 Comentarios.

Chomsky: La escasez de respiradores manifiesta la crueldad del capitalismo neoliberal

Un ejemplo de cómo se puede hacer una lectura crítica de lo que pasa, desde un pensamiento de izquierdas, pero basándose en datos ciertos y comprobables. AD.

Entrevista a Noam Chomsky

Por C.J. Polychroniou,  el 1 de abril para la publicación digital Truthout

COVID-19 ha tomado el mundo por sorpresa. Cientos de miles de personas están infectadas (posiblemente muchas veces más que los casos confirmados), la lista de muertos se está alargando exponencialmente, y las economías capitalistas se han paralizado, con una recesión mundial ahora prácticamente inevitable.

La pandemia había sido pronosticada mucho antes de su aparición, pero las acciones para prepararse para tal crisis se vieron impedidas por los crueles imperativos de un orden económico en el que “no hay beneficio alguno en prevenir una futura catástrofe”, señala Noam Chomsky en esta entrevista exclusiva para Truthout. Chomsky es profesor emérito de lingüística en el MIT y profesor laureado de la Universidad de Arizona, autor de más de 120 libros y miles de artículos y ensayos. En la entrevista que sigue, discute cómo el propio capitalismo neoliberal está detrás de la respuesta fallida de los EE.UU. a la pandemia.

  • C.J. Polychroniou: Noam, el brote de la nueva enfermedad coronavirus se ha extendido a la mayor parte del mundo, y los Estados Unidos tienen ahora más casos infectados que cualquier otro país, incluyendo China, donde se originó el virus. ¿Son estos desarrollos sorprendentes?

Noam Chomsky: La escala de la plaga es sorprendente, de hecho impactante, pero no su apariencia. Ni el hecho de que los EE.UU. tengan el peor registro en respuesta a la crisis.

Los científicos han venido advirtiendo de una pandemia durante años, con insistencia desde la epidemia de SARS de 2003, causada también por un coronavirus, para el que se desarrollaron vacunas pero que no pasó del nivel preclínico. Ese fue el momento de comenzar a establecer sistemas de respuesta rápida en preparación para un brote y de reservar la capacidad de reserva que se necesitaría. También se podrían haber emprendido iniciativas para desarrollar defensas y modos de tratamiento para una probable reaparición con un virus relacionado.

Pero la comprensión científica no es suficiente. Tiene que haber alguien que recoja la pelota y corra con ella. Esa opción estaba prohibida por la patología del orden socioeconómico contemporáneo. Las señales del mercado eran claras: No hay beneficio en prevenir una futura catástrofe. El gobierno podría haber intervenido, pero eso está prohibido por la doctrina imperante: “El gobierno es el problema”, nos dijo Reagan con su sonrisa soleada, lo que significa que la toma de decisiones debe entregarse aún más al mundo de los negocios, que se dedica al beneficio privado y está libre de la influencia de aquellos que podrían estar preocupados por el bien común. Los años siguientes inyectaron una dosis de brutalidad neoliberal al orden capitalista sin restricciones y a la forma retorcida de los mercados que construye.

La profundidad de la patología se revela claramente en uno de los fracasos más dramáticos y asesinos: la falta de respiradores, que es uno de los mayores cuellos de botella para enfrentar la pandemia. El Departamento de Salud y Servicios Humanos previó el problema y contrató a una pequeña empresa para producir respiradores económicos y fáciles de usar. Pero entonces intervino la lógica capitalista. La empresa fue comprada por una gran corporación, Covidien, que dejó de lado el proyecto, y “en 2014, sin que se entregaran respiradores al gobierno, los ejecutivos de Covidien dijeron a los funcionarios de la agencia [federal] de investigación biomédica que querían rescindir el contrato, según tres ex funcionarios federales”. Los ejecutivos se quejaron de que no era lo suficientemente rentable para la empresa“.

Sin duda es cierto.

La actual administración ha sido ampliamente advertida sobre una probable pandemia. De hecho, el pasado mes de octubre se llevó a cabo un simulacro de alto nivel.

La lógica neoliberal intervino entonces, dictaminando que el gobierno no podía actuar para superar el grave fracaso del mercado, que ahora está causando estragos. Como dijo suavemente The New York Times: “Los esfuerzos estancados para crear una nueva clase de respiradores baratos y fáciles de usar ponen de manifiesto los peligros de subcontratar proyectos con implicaciones críticas para la salud pública a empresas privadas; su enfoque en la maximización de los beneficios no siempre es coherente con el objetivo del gobierno de prepararse para una futura crisis”.

Dejando de lado la obediencia ritual al gobierno benigno y sus objetivos laudatorios, el comentario es bastante cierto. Podemos añadir que el enfoque en la maximización de los beneficios también “no siempre es consistente” con la esperanza de “la supervivencia de la humanidad”, para tomar prestada la frase de un memo filtrado de JPMorgan Chase, [el banco más grande de los EE.UU.], advirtiendo que “la supervivencia de la humanidad” está en riesgo en nuestro curso actual, incluyendo las propias inversiones del banco en combustibles fósiles. Por lo tanto, Chevron canceló un proyecto de energía sostenible rentable porque hay más beneficios que se pueden obtener al destruir la vida en la Tierra. ExxonMobil se abstuvo de hacerlo, porque nunca había abierto un proyecto de este tipo en primer lugar, habiendo hecho cálculos más racionales de rentabilidad.

Y con razón, según la doctrina neoliberal. Como Milton Friedman y otras luminarias neoliberales nos han pontificado, la tarea de los gerentes corporativos es maximizar los beneficios. Cualquier desviación de esta obligación moral rompería los cimientos de la “vida civilizada”.

Habrá una recuperación de la crisis de COVID-19, a un costo severo y posiblemente horrendo, particularmente para los pobres y más vulnerables. Pero no habrá recuperación del derretimiento de las capas de hielo polar y de las otras consecuencias devastadoras del calentamiento global. También en este caso la catástrofe es el resultado de un fallo del mercado, en este caso, de proporciones verdaderamente estremecedoras.

La actual administración ha sido ampliamente advertida sobre una probable pandemia. De hecho, el pasado mes de octubre se llevó a cabo un simulacro de alto nivel. Trump ha reaccionado durante sus años en el cargo de la manera a la que nos hemos acostumbrado: desfinanciando y desmantelando cada parte relevante del gobierno y aplicando asiduamente las instrucciones de sus amos corporativos para eliminar las regulaciones que impiden los beneficios mientras se salvan vidas -y conduciendo la carrera hacia el abismo de la catástrofe medioambiental, con mucho su mayor crimen- de hecho, el mayor crimen de la historia si consideramos las consecuencias.

A principios de enero, había pocas dudas sobre lo que estaba sucediendo. El 31 de diciembre, China informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la propagación de síntomas similares a la neumonía de etiología desconocida. El 7 de enero, China informó a la OMS de que los científicos habían identificado la fuente como un coronavirus y habían secuenciado el genoma, que pusieron a disposición del mundo científico. Durante los meses de enero y febrero, la inteligencia de los Estados Unidos se esforzó por llegar al oído de Trump, pero fracasó. Los funcionarios informaron a la prensa que “no pudieron conseguir que hiciera nada al respecto”. El sistema estaba parpadeando en rojo”.

Sin embargo, Trump no se quedó callado. Emitió una serie de declaraciones confiadas informando al público que era sólo una tos; tiene todo bajo control; obtiene un 10 de 10 por su manejo de la crisis; es muy grave pero sabía que era una pandemia antes que nadie; y el resto de la lamentable actuación. La técnica está bien diseñada, como la práctica de desenrollar las mentiras tan rápido que el concepto mismo de la verdad se desvanece. Pase lo que pase, Trump seguramente será reivindicado entre sus leales seguidores. Cuando disparas flechas al azar, es probable que algunos den en el blanco.

Para coronar este impresionante récord, el 10 de febrero, cuando el virus estaba arrasando el país, la Casa Blanca publicó su propuesta de presupuesto anual, que extiende aún más los fuertes recortes en todas las principales partes del gobierno relacionadas con la salud (de hecho, casi todo lo que pueda ayudar a la gente), al tiempo que aumenta la financiación de lo que es realmente importante: el ejército y el muro.

Los EE.UU. son ahora el epicentro global de la crisis.

Uno de los efectos es el escandaloso retraso y la limitación de los tests, muy inferior a otros, que hace imposible la aplicación de las estrategias de ensayo y rastreo que han impedido que la epidemia se descontrole en las sociedades que funcionan. Incluso los mejores hospitales carecen de equipo básico. Los EE.UU. son ahora el epicentro mundial de la crisis.

Esto sólo roza la superficie de la maldad de Trump, pero no hay espacio para más aquí.

Es tentador echar la culpa a Trump por la desastrosa respuesta a la crisis. Pero si esperamos evitar futuras catástrofes, debemos mirar más allá de él. Trump llegó al cargo en una sociedad enferma, afligida por 40 años de neoliberalismo, con raíces aún más profundas.

La versión neoliberal del capitalismo ha estado en vigor desde Reagan y Margaret Thatcher, comenzando poco antes. No debería ser necesario detallar sus nefastas consecuencias. La generosidad de Reagan con los súper ricos es de relevancia directa hoy en día, ya que hay otro rescate en curso. Reagan levantó rápidamente la prohibición de los paraísos fiscales y otros dispositivos para trasladar la carga fiscal al público, y también autorizó la recompra de acciones – un dispositivo para inflar los valores de las acciones y enriquecer la gestión empresarial y a los muy ricos (que poseen la mayor parte de las acciones), mientras que socavaba la capacidad productiva de la empresa.

Estos cambios de política tienen enormes consecuencias, en decenas de billones de dólares. En general, la política ha sido diseñada para beneficiar a una pequeña minoría mientras que el resto se tambalea. Así es como llegamos a tener una sociedad en la que el 0,1% de la población posee el 20% de la riqueza y la mitad inferior tiene un patrimonio neto negativo y vive de sueldo en sueldo. Mientras que los beneficios se dispararon y los salarios de los directores generales se dispararon, los salarios reales se han estancado. Como los economistas Emmanuel Saez y Gabriel Zucman muestran en su libro, El Triunfo de la Injusticia, los impuestos son básicamente planos en todos los grupos de ingresos, excepto en la parte superior, donde disminuyen.

El sistema de salud privatizado con fines de lucro de los Estados Unidos había sido durante mucho tiempo un escándalo internacional, con el doble de los gastos per cápita de otras sociedades desarrolladas y algunos de los peores resultados. La doctrina neoliberal dio otro golpe, introduciendo medidas empresariales de eficiencia: servicio justo a tiempo sin grasa en el sistema. Cualquier interrupción y el sistema se derrumba. Lo mismo ocurre con el frágil orden económico mundial forjado sobre principios neoliberales.

Este es el mundo que Trump heredó, el objetivo de su ariete. Para aquellos preocupados por reconstruir una sociedad viable de los restos que quedarán de la crisis en curso, es bueno atender el llamado de Vijay Prashad: “No volveremos a la normalidad, porque la normalidad era el problema”.

  • Sin embargo, incluso ahora, con el país en medio de una emergencia de salud pública como no se ha visto en mucho tiempo, se sigue diciendo al público estadounidense que la atención sanitaria universal no es realista. ¿Es el neoliberalismo el único responsable de esta perspectiva peculiarmente única de los Estados Unidos sobre la atención de la salud?

Es una historia complicada. Para empezar, durante mucho tiempo, las encuestas han mostrado actitudes favorables hacia la atención sanitaria universal, a veces con un apoyo muy fuerte. A finales de los años de Reagan, cerca del 70 por ciento de la población pensaba que el cuidado de salud garantizado debería estar en la Constitución, y el 40 por ciento pensaba que ya lo estaba – la Constitución tomada como depositaria de todo lo que es obviamente correcto. Ha habido referendos que muestran un alto apoyo a la atención médica universal – hasta que la ofensiva de propaganda empresarial comienza, advirtiendo de la pesada, si no astronómica, carga fiscal, como hemos visto recientemente. Entonces el apoyo popular se desvanece.

Como siempre, hay un elemento de verdad en la propaganda. Los impuestos subirán, pero el total de los gastos debería disminuir drásticamente, como muestra el historial de países comparables. ¿Cuánto? Hay algunas estimaciones sugerentes. Una de las principales revistas médicas del mundo, The Lancet (Reino Unido), publicó recientemente un estudio en el que se estima que la atención sanitaria universal en los Estados Unidos “probablemente conducirá a un ahorro del 13% en el gasto nacional en atención sanitaria, equivalente a más de 450.000 millones de dólares anuales (basado en el valor del dólar en 2017)”. El estudio continúa:

Todo el sistema podría financiarse con menos desembolsos financieros de los que realizan los empleadores y los hogares que pagan las primas de atención de la salud en combinación con las asignaciones gubernamentales existentes. Este cambio a la atención sanitaria de pagador único proporcionaría el mayor alivio a los hogares de menores ingresos. Además, estimamos que asegurar el acceso a la atención médica para todos los estadounidenses salvaría más de 68.000 vidas y 1,73 millones de años de vida cada año en comparación con el statu quo.

Pero aumentaría los impuestos. Y parece que muchos americanos preferirían gastar más dinero siempre y cuando no vaya a los impuestos (matando incidentalmente a decenas de miles de personas anualmente). Esa es una indicación reveladora del estado de la democracia estadounidense, tal como la gente lo experimenta; y desde otra perspectiva, de la fuerza del sistema doctrinal elaborado por el poder empresarial y sus servidores intelectuales. El asalto neoliberal ha intensificado este elemento patológico de la cultura nacional, pero las raíces son mucho más profundas y se ilustran de muchas maneras, un tema muy digno de ser tratado.

  • Si bien algunos países europeos están obteniendo mejores resultados que otros en la gestión de la difusión de COVID-19, los países que parecen haber tenido más éxito en esta tarea se encuentran principalmente fuera del universo (neo)liberal occidental. Son Singapur, Corea del Sur, Rusia y la propia China. ¿Este hecho nos dice algo sobre los regímenes capitalistas occidentales?

Ha habido varias reacciones a la propagación del virus. La propia China parece haberlo controlado, al menos por ahora. Lo mismo ocurre con los países de la periferia de China donde se han tenido en cuenta las primeras advertencias, incluyendo democracias no menos vibrantes que las de Occidente. Europa en su mayor parte se temporizó, pero algunos países europeos actuaron. Alemania parece tener el récord mundial en cuanto a bajas tasas de mortalidad, gracias a los servicios sanitarios y la capacidad de diagnóstico de que dispone, así como a su rápida respuesta. Lo mismo parece ser cierto en Noruega. La reacción de Boris Johnson en el Reino Unido fue vergonzosa. Los EE.UU. de Trump se pusieron en la retaguardia.

El rasgo distintivo de las respuestas no parece ser las democracias frente a las autocracias, sino las sociedades funcionales frente a las disfuncionales.

Sin embargo, la preocupación de Alemania por la población no se extendió más allá de sus fronteras. La Unión Europea demostró ser todo lo contrario. Sin embargo, las sociedades europeas enfermas podían llegar al otro lado del Atlántico en busca de ayuda. La superpotencia cubana estaba una vez más dispuesta a ayudar con médicos y equipos. Mientras tanto, su vecino estadounidense estaba recortando la ayuda sanitaria al Yemen, donde había ayudado a crear la peor crisis humanitaria del mundo, y estaba aprovechando la oportunidad de la devastadora crisis sanitaria para endurecer sus crueles sanciones con el fin de garantizar el máximo sufrimiento entre sus enemigos elegidos. Cuba es la víctima más antigua, desde los días de las guerras terroristas y el estrangulamiento económico de Kennedy, pero milagrosamente ha sobrevivido.

Por cierto, debería ser profundamente perturbador para los americanos comparar el circo de Washington con el informe sobrio, medido y objetivo de Angela Merkel a los alemanes sobre cómo debe manejarse el brote.

El rasgo distintivo de las respuestas no parece ser las democracias frente a las autocracias, sino las sociedades funcionales frente a las disfuncionales – lo que en la retórica de Trumpian se denominan países “de mierda”, como lo que se esfuerza por elaborar bajo su gobierno.

  • ¿Qué piensas del plan de rescate económico de 2 billones de dólares para el coronavirus? ¿Es suficiente para evitar otra posible gran recesión y ayudar a los grupos más vulnerables de la sociedad americana?

El plan de rescate es mejor que nada. Ofrece un alivio limitado a algunos de los que lo necesitan desesperadamente, y contiene un amplio fondo para ayudar a los verdaderamente vulnerables: las corporaciones miserables que acuden en masa al Estado niñera, sombrero en mano, escondiendo sus copias de Ayn Rand y suplicando una vez más el rescate por parte del público después de haber pasado los años de gloria amasando grandes beneficios y magnificándolos con una orgía de recompra de acciones. Pero no hay necesidad de preocuparse. El fondo de sobornos será controlado por Trump y su Secretario del Tesoro, en quien se puede confiar para que sea justo y equitativo. Y si deciden ignorar las demandas del nuevo inspector general y del Congreso, ¿quién hará algo al respecto? ¿El Departamento de Justicia de Barr? ¿Impugnación?

Habría habido formas de dirigir la ayuda a los que la necesitan, a los hogares, más allá de la miseria incluida para algunos. Eso incluye a los trabajadores que tenían trabajos auténticos y al enorme precariado que se las arreglaba de alguna manera con empleos temporales e irregulares, pero también a otros: los que se habían rendido, los cientos de miles de víctimas de “muertes por desesperación” -una tragedia americana única-, los sin techo, los prisioneros, la gran cantidad de personas con viviendas tan inadecuadas que el aislamiento y el almacenamiento de alimentos no es una opción, y muchos otros que no son difíciles de identificar.

Los economistas políticos Thomas Ferguson y Rob Johnson lo expresaron claramente: Mientras que la atención médica universal que es estándar en otros lugares puede ser demasiado para esperar en los EE.UU., “no hay razón para que tenga un seguro de un solo pagador para las corporaciones“. Continúan revisando formas simples de superar esta forma de robo corporativo.

Como mínimo, la práctica habitual de rescate público del sector empresarial debería exigir la aplicación estricta de una prohibición de la recompra de acciones, la participación significativa de los trabajadores en la gestión, el fin de las escandalosas medidas proteccionistas de los mal etiquetados “acuerdos de libre comercio” que garantizan enormes beneficios a la Gran Farmacia al tiempo que elevan los precios de los medicamentos mucho más allá de lo que serían en virtud de acuerdos racionales.

Por lo menos.

[Esta entrevista ha sido editada ligeramente para mayor claridad.]

 

17 comentarios

  • oscar varela

    CHOMSKY: ESTAMOS ANTE OTRO FALLO MASIVO Y COLOSAL DEL CAPITALISMO NEOLIBERAL
    http://cubasi.cu/es/articulo-opinion/chomsky-estamos-ante-otro-fallo-masivo-y-colosal-del-capitalismo-neoliberal

    Pregunta: ¿Qué lecciones positivas podemos extraer de la pandemia?
    Respuesta: estamos ante otro fallo masivo y colosal de la versión neoliberal del capitalismo.
    – Los científicos sabían que vendrían otras pandemias, pero no se les hizo caso.
     
    – Las farmacéuticas tenían recursos y son superricas, pero
    – los mercados dicen que no hay beneficios en prepararse para una catástrofe.
     
    P: ¿Qué opina de la gestión de la administración Trump?
    R: Hizo recortes en medio de una pandemia e
    – incrementó las industrias de energía fósil, el gasto militar, el famoso muro…
    – son bufones sociópatas que manejan el Gobierno y que el país está sufriendo.
    – Ahora buscan culpar a alguien: China, OMS…
    – dicen: “Vale, matemos gente en el sur, que nos ayude a perspectivas electorales”.
     
    P: Trump empezó negando la crisis, dijo incluso que era un bulo demócrata… ¿Puede ser esta la primera vez que a Trump le han vencido los hechos?
     
    R: Si Trump dice un día “es solo una gripe”, ellos dirán que sí, que hay que olvidarse.
    – los sociópatas de la Casa Blanca están llevando el país a la destrucción.
     
    P: ¿Puede esta pandemia cambiar la manera en la que nos relacionamos con la naturaleza?
     
    R: Eso depende de la gente joven.
    – de cómo la población mundial reaccione.
    – Esto nos podría llevar a estados altamente autoritarios y represivos.
    – la clase capitalista no cede.
    – Piden más financiación para los combustibles fósiles,
    – destruyen las regulaciones que ofrecen algo de protección… En medio de la pandemia en EEUU
    – se eliminan restricciones a la emisión de mercurio y otros contaminantes.
    – significa matar a más niños estadounidenses, destruir el medio ambiente.
    – si no hay contrafuerzas, es el mundo que nos quedará.
     
    P: ¿Cómo queda el mapa de poder en términos geopolíticos después de la pandemia?
     
    R: Alemania está gestionando la crisis muy bien,
    – En Italia la crisis es aguda… y
    – están recibiendo ayuda de Cuba, que está mandado médicos.
    – o de China, que envía material y ayuda.
    – Pero no reciben asistencia de los países ricos de la Unión Europea.
     Eso dice algo…
     
    P: ¿Qué cree que pasará con la globalización tal y como la conocemos?
     
    R: La que se ha desarrollado ha sido bajo el neoliberalismo.
    – Ha enriquecido a los más ricos y
    – existe un enorme poder en manos de corporaciones y monopolios.
    – ha llevado a una forma muy frágil de economía,
    – el frágil sistema construido está colapsando.
    – un sistema frágil y centralizada la manufacturación y la producción solo en un lugar como China.
     
    P: ¿Cree que, tras la pandemia, Estados Unidos estará más cerca de una sanidad universal y gratuita?
     
    R: Es muy interesante ver esa discusión.
    – Los programas de Sanders, por ejemplo, sanidad universal, tasas universitarias gratuitas…

  • juan antonio vinagre oviedo

    Ante el gran y honesto (que aún lo hace más grande) Chomsky  -he leído varios libros de él- no puedo pasar de largo. A mi juicio, todo lo que escribe merece ser leído y reflexionado a fondo, aunque los poderosos traten de marginarlo, y cuando no lo consiguen, traten de ponerle límites, incluso en sus conferencias públicas… Pero no es posible, porque Chomsky no es de esos que se callan o retiran ante el peligro…

    El caso de los respiradores es un dato más, bien significativo y sugerente. El poder del capital es así. No le interesa el ser humano, si no le produce e incrementa su negocio; le interesa más, mucho más el dinero  -su dios-  que el hombre. ¿Los respiradores…?

    Por eso es oportuno el artículo que habla de que “El imperio y el capital no cierran el domingo” ni siquiera en tiempos de pandemias. Esto deberían conocerlo bien mucho gente sencilla que vota precisamente a los que subvenciona ese capital…

     

  • GIORDANO BRUNO

    !!!Es denigrante y dantesco, como los que vituperaban el papel del Estado, y cantaban las glorias del Dios Mercado, como panacea a  todos los problemas de la sociedad¡¡¡.¿Por qué esa iniciativa privada Y PRIVATIZADA se acuerdan ahora,de la SANIDAD PÚBLICA ante este problema y le piden lacrimosamente a ese Estado, Médicos, Enfermeras, Personal Sanitario, ante esta pandemia?.  Privatizaron en las VACAS GORDAS, y ahora exigen una SANIDAD PUBLICA, de profesionales que dieron eso, su cara, su cuerpo, su dignidad. ¿Cómo no recordar al llamado por los mismos QUE HOY NOS DAN LECCIONES”doctor Mengele” al Dr MONTES?.¡¡¡Cuanto canalla, cuanto caradura!!!

  • Aquí les presento los dos lados de la misma medalla (el capitalismo salvaje). Hoy, con las informaciones que salen de muchas fuentes, se piensa que el  mismo capitalismo salvaje que se mete en los asuntos de los países recalcitrantes, utilizando las sanciones, la corrupción y , en muchos casos la violencia de las armas, fuera metido en la creación de armas virales como la que vivimos con el coronavirus. Mas pasan los días, mas sabemos de esas  dos armas potentes. Hace unas semanas había escrito un articulo sobre estos dos virus: el coronavirus y el otro  que había nombrado empirvirus. 
     https://www.religiondigital.org/humanismo_de_jesus/VIRUS-MATAN_7_2212048786.html
     
    Tengo mas información en francés sobre la opinión de los que piensan que el coronavirus es producto del imperio. Poe otro lado todos hemos oído Pompeo diciendo que el coronavirus se realizaba “en tiempo real”, Trump, sorprendido oír lo dicho por Pompeo se asusto y pregunto “?porque no me lo dijeron?

  • oscar varela

    Hola!
     
    ¿Va llegando el tiempo de un Proyecto de ley de
    SERVICIOS FINANCIEROS PARA EL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL”?
    ……………………
     
    Es una ley que en el título mismo intenta ya definir el sentido:
    * en vez de ser una ley de “entidades financieras”,
    * es un proyecto de ley de “servicios financieros para el desarrollo económico y social”;
    es decir,
     
    * legislar sobre algo que consideramos un servicio para la gente, para las empresas;
    y en ese marco,
    * qué rol debe cumplir cada tipo de entidad para satisfacer las necesidades de su servicio.
    ··············
     
    Los 2 Ejes de la ley:
     
    1- Servicio público;
    – no quiere decir que se estatiza;
    – quiere decir que se considera un servicio esencial, como la luz, el agua, el gas — servicio público.
    –  Todo el mundo tiene derecho a acceder a él.
     
    2- una ley pensada a partir de las necesidades de los usuarios;
    – Reglas que orienten el crédito en una proporción significativa hacia las micro, pequeñas y medianas empresas;
    – alguna regulación de las tasas de interés activas.
    -Y que el 40% de la cartera de los bancos al sector privado esté orientado al sector de las micro, pequeñas y medianas empresas.
     
    Algo que consideramos tan trascendente no lo debemos dejar simplemente en manos del mercado y que cada uno elija como un mero negocio de compraventa cuál es la colocación más rentable; y en función de eso defina toda su política; porque entonces no hay servicio público, no hay compromiso con la sociedad, no hay necesidades de los usuarios que deben ser atendidas.
    ······················
     
    Solvencia y cuidado de los ahorros del público.
     
    ¿Qué es lo que da la solvencia al sistema financiero?:
    – Una buena economía,
    – que haya empleo,
    – que la gente tenga trabajo,
    – que haya pocos desocupados.
     
    ¿Quiénes son los mayores generadores de empleo en el mundo entero?
    Las grandes Corporaciones no son de empleo intensivo.
    La generación de empleo se hace con políticas de fomento a la pequeña y mediana empresa.
     
    Esta ley apunta a resolver una cosa: el financiamiento de las personas y de las PyMES, estableciendo regulaciones, estableciendo obligaciones para las entidades.
     
    Planteamos, además, una Defensoría del usuario del Servicio financiero,
    como segunda instancia de respaldo en el ámbito del Banco Central.
    ·····················
     
    Los Créditos
     
    Estos créditos a las micro y pequeñas empresas se deberán prestar a una tasa que también tiene una regulación, pero una regulación que establece el propio mercado.
     
    Es que nadie podrá cobrar más que un 5 % que el promedio ponderado de las tasas que todo el sistema cobra para el sector; es decir que solamente le ponemos un techo para recortar los excesos.

  • Román Díaz Ayala

    Éste será el rincón de las izquierdas que estábamos necesitando en Atrio, tras el intento fallido de Nacho Dueñas, pero nuestra visión no puede estar cegada por algunos postulados ideológicos. Tan sólo aviso, ya que tenemos actualmente en España un Ejecutivo con una sensibilidad de izquierda fácilmente reconocible.

    No debemos confundir el proceso de financierización de la Economía, hasta tener ahora una economía financiera, a pesar de la crisis de 2008, siguiendo el modelo neoliberal , con las reconversiones industriales de los años 80 del siglo pasado, aunque hayan coincidido en el tiempo y el neoliberalismo se hubiese ofrecido como tal modelo . En España entró con pasos decididos en los gobiernos de José María Aznar (1996-2004)

    Los respiradores sirven como unidades de base para graduar la capacidad del sistema  sanitario de un país para enfrentarse al desafío de la pandemia. Cada respirador necesita toda una estructura, un equipo medio ( creo que hasta cinco especialistas) y unas instalaciones médicas. Es el sistema sanitario en su conjunto lo que se mide con ellos. La sociedad del Bienestar se preparaba para lo previsto en sus principios universalistas de la salud (Sanidad universal y gratuita)

    La comunidad científica, ¿al servicio de qué está? Antes permanecía al sistema Académico (Universidades e Institutos etc) que alimentaban los cargos tanto en la Administración como en las empresas. El sistema quebró hace ya muchos años.

    • mª pilar

      Nuestros gobiernos desde hace mucho tiempo, están muy impregnados por una derecha, que se ha enriquecido descaradamente.

      Ahora, están tan rabiosos porque no se cuenta con ellos, y su comportamiento es deplorable, mentiroso, calumniador, constantemente “cabreado” (perdón) es imposible comportarse más ruinmente.

      Por eso, ahora que ha entrado la izquierda, les cuesta llegar a acuerdos para llevar a cabo, todo lo que tienen que hacer.

      Y pienso, que lo están haciendo lo mejor que pueden y saben, y no está yéndonos mal; si no va mejor, es, porque algunas personas han sido bastante irresponsables a la hora de acatar las recomendaciones.

      Y tantos recortes en nuestra sanidad, hoy nos demuestran todas sus carencias; se empeñaron en privatizarla..:

      ¡Y así nos va!

  • oscar varela

    Hola!

    Se escuchó este “¿diálogo?”:

    EEUU: -Bichito de mierda! Eres una Pandemia!

    BICHITO: ¡La Pandemia eres Tú!

  • ana rodrigo

    Si el neoliberalismo en EEUU es el espejo donde se mira el sistema económico mundial, y éste es el causante, al mismo tiempo que el preámbulo de grandes desastres humanitarias y ecológicas (bueno, éstas ya son una realidad), como estamos viendo, estamos demostrando que el homo sapiens, es el menos sapiens de la naturaleza. Pero éstas son las herramientas que un porcentaje de poderosos utilizan a su favor y en contra de la mayoría de la población mundial, especialmente contra los más vulnerables.

    Llevamos muuuuchos años viendo cómo millones de personas mueren de hambre y sed, además de ausencia total de sanidad, y nunca hemos visto conmocionado el mundo entero.Todo este mundo queda en manos de la buena voluntad individual o grupal, pero en todo paralelo con la riqueza mundial existente, el enriquecimiento con la venta de armas, con la extracción de materias primas de los mismos países a los que explotan, etc. etc.

    ¿Habéis oído hablar en los medios de comunicación del coranovirus en África y otros países empobrecidos? Yo no, nos creemos el ombligo del universo, y giramos entorno a él.

  • mª pilar

    Está muy claro:

    El  neoliberalismo es sin duda, el aniquilador de los últimos de la tierra.

    Este virus, creo,  aunque con más dificultad…por los medios que poseen los poderosos… no respeta a nadie.

    Es cierto, la mayoría de las bajas serán de personas sin medios; y entonces pregunto:

    ¿Cómo harán para poner en marcha todo cuanto necesitan para vivir, como los dueños del cotarro que son?

    Está muy claro; el dinero y el poder que este da…son el peor enemigo que podemos sufrir; lo ha sido siempre.

    Y aunque muchas personas piensan que esta experiencia…nos cambiará…me temo, que no será tan fuerte esa fuerza, como para cambiar el espíritu de los poderosos.

    Esta cuestión, no va  a alejarme de la opción tomada en mi manera de vivir, hacer, y… ¡Ser!

    Un abrazo a toda persona atriera…y a quien lo quiera recibir.

  • GIORDANO BRUNO

    Hace unos momentos acabo de escuchar una entrevista que  le hace a ATILIO BORÓN una periodista en Argentina al modo Whatsap, y entre otras cosas afirma. “uno DE CADA CUATRO norteamericanos no tiene ningún tipo de seguro médico”. merece la pena escuchar la entrevista entera. Y aunque trata mucho de Argentina sus juicios y valoraciones es, para mi, como siempre EN SU LINEA. Salud a todos los atrieros y familias. Un gran abrazo.

  • Javier Peláez

    La cultura sanitaria norteamericana es muy distinta a la nuestra.Un sindicalista español le explicaba a un sindicalista norteamericano en que consistía nuestro Sistema Nacional de la Salud español y contestaba el segundo:”eso es el comunismo”. Esto no quiere decir que nuestro SNS no haya sufrido recortes( muy probablemente el hospital del IFEMA no hubiera sido necesario sin los recortes en camas),ni que el capitalismo carece de regulaciòn en cuanto a medicamentos y aparatos mèdicos….Esto requeriría un control del mercado: Nacional e internacional…

  • Gonzoalo Haya

    La ley de la máxima ganancia posible es la que lleva a que 1% de la población tenga má que el 20% restante. Y que la necesidades de la población se dejen,  en manos de la empresa privada, que buscará la máxima ganancia sin asumir el riesgo de estar prevenidos para posibles y probables problemas.

     

  • Juan García Caselles

    Si donde dice Trump pusiera Rajoy en muchos párrafos se diría que habla de España. Es que el neoliberalismo abarca el mundo entero. Y, de paso, reconozcamos que el primero que empezó a aplicarlo en España fue Felipe González

  • Un gran intelectual, comprometido con el lenguaje de la verdad. Es lo que mas necesitamos para mejor entender lo que pasa en nestor mundo y encontrar los caminos para resolver los problemas.

Deja un comentario