• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6058 Artículos. - 96223 Comentarios.

Los siete años del papado de Francisco: De lo dicho a los hechos 1/2

Hoy hace siete años de aquella sorprendente primera aparición del nuevo papa Francisco que nos removió. Hoy muchos tenemos por probado que sus primeras palabras y gestos no eran simple pose mediática. Pero sigue lleno el pontificado de unas contradicciones que no es posible disimular. Es como si, no solo la cúspide romana sino hasta el mismo papa necesitaran una metanoia de fondo para desprenderse de las arraigadas ideologías propietarista y patriarcalista que le impiden aceptar con hechos las revoluciones socialista y feminista que hoy son Evangelio para muchos. De la primer contradicción –anticapitalismo de palabra y antisocialismo de hecho– trata Oscar Fortin en una serie de dos artículos que este moderador hace suyos. AD.

PRIMERA PARTE: Lo dicho

La Exhortación apostólica Evangelii Gaudium

     Todo el mundo se acuerda del 13 de marzo 2013, día en que llegó, desde el fin del mundo, un nuevo Papa, sucediendo a Benedicto XVI que, con una decisión desconocida en la Iglesia desde hacía seis siglos, había abdicado como Pontífice. Jorge Bergoglio, cardenal de Buenos Aires, una vez elegido Papa, se presentó en la logia de San Pedro con el nombre de Francisco, inclinándose ante el pueblo presente y todos los pueblos del mundo que rezaran por él y le bendijeran, antes de dar él la su primera Bendición Urbi et Orbe. Un inicio de su función pontifical que daba toda la importancia al Pueblo de Dios, así como a todos los pueblos del mundo, como fundamentos de la Iglesia y testigos de los valores promovidas por la vida y enseñanza de Jesús de Nazaret, transmitidas a través de los Evangelios.

“Bergoglio tenía 77 años y vivía, no en el palacio episcopal de su diócesis, sino en un modesto apartamento, él mismo se cocinaba la comida, había renunciado a su limusina, también al chofer particular, utilizaba el transporte público y ya tenía reservada, para cuando se retirarse, una habitación en una residencia para sacerdotes mayores o enfermos. »(Benjamín Forcado)

     Bergoglio eligió el nombre de Francisco en referencia a Francisco de Asís, a quien Jesús le había pedido que «reconstruyera su Iglesia». El Francisco de nuestros tiempos vio en esa llamada de Jesús lo que seria su misión: hacer nueva la Iglesia para nuestros tiempos, humilde y sin pretensiones, y aceptó su misión con fe y esperanza.

     En los primeros ocho meses de su Pontificado se dedicó a articular su pensamiento sobre la Iglesia y la evangelización, así como su entendimiento sobre los problemas sociales, políticos y económicos de nuestro mundo. El 24 de noviembre 2013 dio a conocer al mundo su pensamiento en la Exhortación apostólica Evangelii Gaudium. En ella, se ve con claridad lo que piensa realmente.  Digamos que la escribió antes que la Curia vaticana y sus principales dirigentes tuvieran tiempo para influirle sobre los distintos temas tratados. Un Papa libre que se expresa con toda la libertad del Espíritu que lo anima. Ninguna censura para cambiar unos u otros puntos y, de igual manera, ninguna presencia exterior para disuadirlo en su proyecto.

     Importa recordar que unos años antes, el entonces cardenal de Buenos Aires Jorge Bergoglio, había sido nombrado para redactar el Documento final de la V CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE, reunida, en Aparecida, Brasil, del 13 a de mayo de 2007. Allí están ya expresadas las .ideas y líneas pastorales contenidas en Evangelii Gaudium.

     El contenido de mi intervención sobre este documento programático se reduce a resaltar lo que corresponde a lo social, político y económico, a la presencia, siempre mas activa, de los pueblos en los asuntos internos de sus países y de los gobiernos que les acompañan para recuperar sus independencias y soberanías. Recodemos los principales dirigentes de aquel momento: Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, Ignacio Lula, Héctor Kirchner, Daniel Ortega, Fidel Castro, Manuel Zelaya etc.  A ellos se refiere el Documento de Aparecida cuando dice:

Se abre paso un nuevo periodo de la historia con desafíos y exigencias, caracterizado por el desconcierto generalizado que se propaga por nuevas turbulencias sociales y políticas, por la difusión de una cultura lejana y hostil a la tradición cristiana, por la emergencia de variadas ofertas religiosas, que tratan de responder, a su manera, a la sed de Dios que manifiestan nuestros pueblos [Aparecida, 10].

     Y en Aparecida hay una referencia a los pueblos se les califican de “populismo”:

Constatamos un cierto progreso democrático que se demuestra en diversos procesos electorales. Sin embargo, vemos con preocupación el acelerado avance de diversas formas de regresión autoritaria por vía democrática que, en ciertas ocasiones, derivan en regímenes de corte neo populista. Esto indica que no basta una democracia puramente formal, fundada en la limpieza de los procedimientos electorales, sino que es necesaria una democracia participativa y basada en la promoción y respeto de los derechos humanos. Una democracia sin valores, como los mencionados, se vuelve fácilmente una dictadura y termina traicionando al pueblo [Aparecida, 74].

En este sentido, se olvida que la democracia y la participación política son fruto de la formación que se hace realidad solamente cuando los ciudadanos son conscientes de sus derechos fundamentales y de sus deberes correspondientes [Aparecida, 77].

     El papa Francisco, en su Alegría del Evangeliono se detiene en esas consideraciones relacionadas al socialismo y al populismo. Lo único que dijo sobre el populismo está n el epárrafo 204 : Estoy lejos de proponer un populismo irresponsable, pero la economía ya no puede recurrir a remedios que son un nuevo veneno, como cuando se pretende aumentar la rentabilidad reduciendo el mercado laboral y creando así nuevos excluidos.  Sobre el socialismo, no dice nada.

     En 2013, el cardenal Jorge Bergoglio llega a Roma con un buen conocimiento de lo que pasa en América Latina. Sabe de la revolución bolivariana que se califica como socialista del siglo XXI, humanista, cristiana y anti imperialista. Sabe de los países, llamados emergentes, que se dedican a liberarse de la supremacía del imperialismo y de la Ley suprema de la libertad de libre comercio que actúa por encima de las leyes y del bien común de los pueblos.

1-La transformación misionera de la Iglesia

2- En la crisis del compromiso comunitario,

3– El anuncio del Evangelio,

4- la dimensión social de la evangelización.

     Para los fines del presente artículo me detendré en los capítulos 2 4.   Se trata de los capítulos que hablan de lo social, de lo político, de lo económico, entre otros. Relacionado a esos temas, dejo la palabra al Papa Francisco.

     Vean por su cuenta, leyendo y ampliando estos textos:

  1. Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir «no a una economía de la exclusión y la inequidad». Esa economía mata[EG, 53].
  2. Mientras las ganancias de unos pocos crecen exponencialmente, las de la mayoría se quedan cada vez más lejos del bienestar de esa minoría feliz. Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera .De ahí que nieguen el derecho de control de los Estados, encargados de velar por el bien común. Se instaura una nueva tiranía invisible, a veces virtual, que impone, de forma unilateral e implacable, sus leyes y sus reglas [EG, 56].
  3. La necesidad de resolver las causas estructurales de la pobreza no puede esperar, no sólo por una exigencia pragmática de obtener resultados y de ordenar la sociedad, sino para sanarla de una enfermedad que la vuelve frágil e indigna y que sólo podrá llevarla a nuevas crisis. Los planes asistenciales, que atienden ciertas urgencias, sólo deberían pensarse como respuestas pasajeras. Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad[173], no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales [EG, 202].
  4. Ya no podemos confiar en las fuerzas ciegas y en la mano invisible del mercado. El crecimiento en equidad exige algo más que el crecimiento económico, aunque lo supone, requiere decisiones, programas, mecanismos y procesos específicamente orientados a una mejor distribución del ingreso, a una creación de fuentes de trabajo, a una promoción integral de los pobres que supere el mero asistencialismo. Estoy lejos de proponer un populismo irresponsable, pero la economía ya no puede recurrir a remedios que son un nuevo veneno, como cuando se pretende aumentar la rentabilidad reduciendo el mercado laboral y creando así nuevos excluidos [EG, 204].
  5. La dignidad de la persona humana y el bien común están por encima de la tranquilidad de algunos que no quieren renunciar a sus privilegios. Cuando estos valores se ven afectados, es necesaria una voz profética [EG, 218].
  6. Existe también una tensión bipolar entre la idea y la realidad. La realidad simplemente es, la idea se elabora. Entre las dos se debe instaurar un diálogo constante, evitando que la idea termine separándose de la realidad. Es peligroso vivir en el reino de la sola palabra, de la imagen, del sofisma. De ahí que haya que postular un tercer principio: la realidad es superior a la idea. Esto supone evitar diversas formas de ocultar la realidad: los purismos angélicos, los totalitarismos de lo relativo, los nominalismos declaracioncitas, los proyectos más formales que reales, los fundamentalismos a históricos, los aticismos sin bondad, los intelectualismos sin sabiduría [EG, 231].
  7. En el diálogo con el Estado y con la sociedad, la Iglesia no tiene soluciones para todas las cuestiones particulares. Pero, junto con las diversas fuerzas sociales, acompaña las propuestas que mejor respondan a la dignidad de la persona humana y al bien común. Al hacerlo, siempre propone con claridad los valores fundamentales de la existencia humana, para transmitir convicciones que luego puedan traducirse en acciones políticas [EG, 241].
  8. Antes de hablar acerca de algunas cuestiones fundamentales relacionadas con la acción evangelizadora, conviene recordar brevemente cuál es el contexto en el cual nos toca vivir y actuar. Hoy suele hablarse de un «exceso de diagnóstico» que no siempre está acompañado de propuestas superadoras y realmente aplicables. Por otra parte, tampoco nos serviría una mirada puramente sociológica, que podría tener pretensiones de abarcar toda la realidad con su metodología de una manera supuestamente neutra y aséptica. Lo que quiero ofrecer va más bien en la línea de un discernimiento evangélico. Es la mirada del discípulo misionero, que se «alimenta a la luz y con la fuerza del Espíritu Santo» [EG, 50].
  9. Una reforma financiera que no ignore la ética requeriría un cambio de actitud enérgico por parte de los dirigentes políticos, a quienes exhorto a afrontar este reto con determinación y visión de futuro, sin ignorar, por supuesto, la especificidad de cada contexto. ¡El dinero debe servir y no gobernar! El Papa ama a todos, ricos y pobres, pero tiene la obligación, en nombre de Cristo, de recordar que los ricos deben ayudar a los pobres, respetarlos, promocionarlos. Os exhorto a la solidaridad desinteresada y a una vuelta de la economía y las finanzas a una ética en favor del ser humano [EG, 58].

 

  • ¿CÓMO FUE RECIBIDA ESTA EXHORTACION APOSTOLICA? 

     Los pueblos, en conquista de sus independencias y los gobiernos emergentes del mundo, particularmente, los de América Latina, se alegraron de este pensamiento social, político y económico del Papa Francisco, lo que no fue el caso de los de formato neo-liberal, incluyendo varios episcopados, que silenciaron más bien esa misma parte del documento relacionada a lo político, a lo social y a lo económico.

     Sobre estas reacciones basta mencionar el caso de Evo Morales que exclamó al oír las primeras intervenciones de Francisco: De verdad, me siento que ahora tengo Papa.

     Los episcopados latinos americanos se fijaron más bien a la parte sobre Iglesia y Evangelización. A lo que sepa, no se refirieron nunca al pensamiento social y político del papa, para mejor entender lo que esta pasando en A.L. Al contrario, se revelaron activos defensores del neo-liberalismo frente a los pueblos luchando para recuperar sus propios derechos como personas y como pueblos. Que esos pueblos se movilicen y tomen en sus manos sus propios destinos, ha sido suficiente para que estos episcopados vuelvan a hablar de populismo y de socialismo, tipo marxista, comunista etc., como ya lo hicieron en 2007 en su documento Aparecida.

9 comentarios

  • Carmen

    No sé lo que dirá Óscar Mañana, pero se lo que pienso.

    Las palabras son palabras

    Los gestos son gestos

    Las acciones son acciones.

    Y no se vale decir no me dejan. Porque a lo mejor si le dejan eso que algunos llaman la iglesia, con la acepción de pueblo de creyentes. A lo mejor si lo hubiese dejado el pueblo. No es esa la verdadera iglesia? O no lo es? La iglesia en realidad son los que mandan? Entonces puede querer el maximo representante legal, el mandatario con poderes de autoridad suprema , como un rey medieval, puede querer unos objetivos distintos a su grupo de poder? Cómo entonces ha salido elegido por votación?

    Y si me van a hablar del espíritu Santo les diré lo que he aprendido hace pocos dias. El espíritu de Dios es COMO el vuelo de una paloma. Se posa cuando quiere ,donde quiere. Y si siempre está en la capilla sixtina cuando lo llaman, ese no es el espíritu de Dios, eso es una paloma amaestrada.

    Ya, . Ya lo sé. Tengo mis bonos del infierno preparados…

  • ana rodrigo

    Tengo que reconocer que soy poco aficionada a leer documentos papales por muchas razones que no es el momento de explicarlas, les tengo una especie de alergia.

    En cambio, este fragmento que nos pone Oscar sobre cuestiones políticas-sociales-económicas, es impecable. Aunque pienso que, si la historia de la Iglesia es una pesada mole, a las costumbres, hechas normas consentidas de la forma de hacer política y economía en el mundo, les importa poco lo que diga el Papa, y siguen su camino de enriquecimiento a costa de la explotación de la clase obrera.

    Supongo que mañana Oscar, nos meterá en la cuestión teológica-religiosa del Papa, al que siguen millones de personas y que compatibilizan su fe con sus prácticas neoliberales.

    Gracias, Oscar F.

    • oscar varela

      Te leo:
      -“nos meterá en la cuestión teológica-religiosa”
      Estimo que no, pues el plan es
      1/2 = los DICHOS
      2/2 = los HECHOS
      ……………………………
      Me adelanto un poco preguntando:
      Los GESTOS ¿son HECHOS?

    • Gracias Ana por su comentario. Pienso que fuera importante que nos paremos un poco para comentar el pensamiento social y politico del papa Francisco de aquel tiempo.Por ejemplo ?en qué su pensamiento cuadra con la doctrina social de la Iglesia y los movimientos de los pueblos de los países emergentes de America latina de aquel tiempo? Pienso que esa reflexión abre la puerta a la secunda parte que nos dira los hechos que acompañan o no el pensamiento del papa.

  • Carmen

    Precioso. De verdad. Precioso  . No sabía que este señor escribiese tan bien.

    Luego lo leeré despacio. Me ha sorprendido.

    Este es su primer documento? Es que creo haber leído en algún sitio que en realidad casi lo dejó escrito el Papa emérito y que el papa nuevo lo modificó un poquito.

    Pero a lo mejor no es este. Tiene toda la pinta de ser de nuevo papado. Con razón lo adoran. Es precioso.

    Buen día.

  • oscar varela

    Hola!
    Lo que esta Entrega (1 de 2) parece mostrar es
    a) Un proceso de sensibilización mayor de lo socio-económico-político
    b) un no haber podido madurar la “barrera” religiosa
    c) tampoco la de sortear la institucional (vaticana)
    d) un mantenimiento de la cerrazón en las corporaciones episcopales.
    ……………………..
    e) ¿qué hacer, no?
    f) no se pierda el próximo 2 de 2!

  • Yo agradesco a Don Antonio y  los de ATRIO que colaboraron de forma activa para la edición de esos dos artículos  que interpelan con palabras y hechos al papa Francisco, al Vaticano y a la mayoría de los episcopados. Espero que cada uno y cada una tenga el gusto de comentar unos y otros elementos en que me comprometo. Les dejo a todos y a todas para llevar sus propios comentarios. Buena lectura por la primera parte, pues mañana sera por la secunda parte.

Deja un comentario