Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5339 Artículos. - 85272 Comentarios.

La otra Navidad, 4/7

4

¿Nacimiento virginal?

     La concepción virginal de Jesús es afirmada por los evangelistas Mateo y Lucas. Mateo (1,18) dice: “María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo”. Y el evangelista Lucas (1,33-35) refiere que “María dijo al ángel: -¿Cómo sucederá eso, si no vivo con un hombre? El ángel le contestó: -El Espíritu Santo bajará sobre ti y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso al que va a nacer lo llamarán ‘Consagrado’, ‘Hijo de Dios’.

     Si la concepción de Jesús se presenta como extraordinaria, su nacimiento fue totalmente normal: «Estando allí, le llegó a María el tiempo del parto, dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no encontraron sitio en la posada» (Lc 2,7). Como cualquier mujer, con dolor y angustia, María dio a luz a su hijo. A la usanza de la época, el cuerpo tierno de aquel niño fue vendado fuertemente con jirones de tela, pues los antiguos creían que, de no hacerse así, el niño crecería deformado y sus huesos no se solidificarían.

     No es posible sostener históricamente que Jesús naciera de una madre virgen. Esta afirmación es materia únicamente de fe. En el Antiguo Testamento, los personajes más importantes nacen de madres mayores  o estériles (Isaac, de Abrahán y Sara; Sansón de madre estéril; Zacarias conciben a su hijo Juan, de mayores y sin hijos), mostrando de este modo una intervención extraordinaria de Dios.

     Así cuenta la Biblia el nacimiento de Sansón (Jueces 13 2-7): “Había en Sorá un hombre de la tribu de Dan, llamado Manoj. Su mujer era estéril y no había tenido hijos. El ángel del Señor se apareció a la mujer y le dijo: -Eres estéril y no has tenido hijos. Pero concebirás y darás a luz un hijo; ten cuidado de no beber vino ni licor, ni comer nada impuro, porque concebirás y darás a luz un hijo, no pasará la navaja por su cabeza, porque el niño estará consagrado a Dios desde antes de nacer. Él empezará a salvar a Israel de los filisteos.  La mujer fue a decirle a su marido: -Me ha visitado un hombre de Dios que, por su aspecto terrible, parecía un mensajero divino; pero no le pregunté de dónde era ni él me dijo su nombre. Sólo me dijo: -Concebirás y darás a luz un hijo; ten cuidado de no beber vino ni licor, ni comer nada impuro, porque el niño estará consagrado a Dios desde antes de nacer hasta el día de su muerte.

     El paralelismo entre este relato y el de la anunciación de María es tan grande que podemos pensar que se trata, sin duda, de un patrón literario utilizado para el nacimiento de algunos de los personajes importantes del Antiguo Testamento. Jesús, sin embargo, no nace ni de una madre mayor, ni de una estéril, sino de una joven desposada y por obra del Espíritu Santo.

     En la mitología griega, los héroes nacían de la unión sexual entre un Dios y un ser humano; en el evangelio, Jesús nace por obra del Espíritu Santo sin intervención de varón. Todos los nacimientos extraordinarios del Antiguo Testamento mostraban con la colaboración humana el poder de Dios. En el caso de Jesús, este nace por entero de Dios sin colaboración humana. Tal vez este es el núcleo del mensaje evangélico.

     La concepción virginal de Jesús no aparece cuestionada por los evangelios de Mateo y Lucas, pero nunca se alude más a ella en los evangelios, ni en el resto del Nuevo Testamento.

Del parto virginal -como el rayo del sol por el cristal sin romperlo ni mancharlo- no tenemos ningún dato en los evangelios canónicos,  pues Lucas habla de un parto totalmente natural sin dar más detalles: “Mientras estaban ellos allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada” (Lc 2,6-7).

De la virginidad de María después del parto no dicen nada evangelios,  más bien parecen afirmar lo contrario, cuando hablan con naturalidad de los hermanos de Jesús: Santiago, José, Judas, Simón y de sus hermanas,  aunque de éstas no se da su nombre (Mt 3,31-35; Mc 6,3).

     Desde muy pronto se suscitó una gran controversia en torno al origen de Jesús, dada la virginidad de María según los evangelios de Mateo y Lucas. Sectores judíos lo acusaban de ser hijo ilegítimo de María, y el reproche, que en aquella cultura resultaba gravísimo, quizá se refleje ya en los evangelios (Jn 8, 37-41) donde los judíos le dicen a Jesús: -Nosotros no hemos nacido de prostitución; tenemos un solo padre, Dios”.

     Entre las tradiciones rabínicas y talmúdicas tardías se identificó a Jesús con un tal Ben Stada, un  peligroso embaucador del pueblo que murió lapidado, así como con Ben Pandera o Ben Pantera, el hijo de una relación adúltera de una tal María, doncella judía, con un legionario romano, llamado Pantera.

     En el seno de la Iglesia hubo más tarde todo un debate al respecto: los helvidianos (a. 380) mantenían que se trataba de hermanos de sangre; los seguidores de Epifanio (año 382) decían que eran hijos de una primera mujer de José, y los seguidores de Jerónimo (a. 383) los consideraban primos de Jesus, hijos de María de Cleofás, hermana de la madre de Jesús.

10 comentarios

  • Honorio Cadarso

    He mandado a Duato un lago comentarrio sobre la Revista Iglesia Viva que han dedicado a María, que yo prefiero llamarla la Madre de Jesús o la Madre de Dios, mejor que la Virgen María. Lo recomiendo a todas y a todos. A mí me ha cambiado totalmente mi visión del cristianismo y del evangelio…¿Se figuran ustedes a

    María de Nazaret armando bulla en Moscú con las mujeres feministas y encarcelada por Putin con todas ellas, o en Sevilla con las del miembro femenino al aire en procesión? ¿Y por qué no? María fue una mujer de armas tomar, mejor dicho de patadas recibir, peleona como la primera. Se lo aseguro…

  • Carmen

    Pues, a lo mío. Y quién no quiera, pues que no me lea. Sencillo.

    Pues otro entierro. Los mismos de hace un mes, pero ahora , la madre. Pobrecica. En fin.

    He oído las mismas cosas, dichas a las mismas personas. Las mismas que cuando murió la hermana de mi amiga. Las mismas que se oyen siempre. Lo bueno que es dios y lo que nos cuida. Que no está muerta, sino que duerme y que Dios le abre las puertas del paraíso porque …

    A todo esto juraría que casi nadie cree una palabra.

    El taxista que nos ha llevado a una amiga y a mí se ha metido en la conversación. Pues miren, esto de la muerte, uf. Muchas misas , muchas misas pero todo es mentira. Aquí se acaba todo y ya está.

    Pues todo no, le he dicho, porque cuando voy al cementerio de la alberca y lo veo tan bonico, con tantos pinos verdes a mí alrededor siempre pienso, mira, a lo mejor alguna aguja de pino lleva átomos de los de mi madre, o los de mi padre, o los de mi hermana,o… Conoce usted la canción de Serrat? Y le canto , dar verde a los pinos y amarillo a la genisssstaaa. Porque volvemos al sitio de donde procedemos.

    Pues poco he jugado de crio en ese cementerio, dice, soy de la alberca.

    Pues ya sabe, cuando vuelva mire los pinos. Del resto no le puedo asegurar nada.

    Es una coooooosa. Es un alejamieeeeennnto de la realidad todo esto que ya es que me río. Es que esto es un acto de despedida social, de recuerdo, pero eso que dicen los sacerdotes, la verdad, podrían seguir hablando en latín, porque es una falta de comunicación con la gente , pero vamos…

    Y no les cuento la conversación que he tenido con mis cuñadas , una de ellas tiene una hija lesbiana que quiere tener un hijo, y su hermano, quico él , dice que eso va contra natura y…mi cuñada, preocupada porque los hermanos no se hablan.

    Hala, a seguir con la intransigencia y la bondad y el cuidado personal de dios y todos derechos al cielo.

    De verdad que…

     

     

     

  • Carmen

    Pues he estado leyendo en la wiki cosas acerca de lo que es una religión. Superinteresante. Y aparecen nombres de muchas personas que parecen importantes.

    La verdad , no he entendido que no pueda evolucionar.

    Así que el tiempo dirá.

  • Santiago

    Los Evangelios narran la verdad..en diferentes versiones..recogidas de los testigos presenciales. Lucas interrogó minuciosamente a “testigos oculares” que vivieron probablemente hasta finales del siglo I y comienzos del II como dice Quadratos…Es imposible crear una “novela” inventada cuando por dondequiera surgen testigos que “dicen la verdad”…sobre todo en las pequeñas comunidades cristianas donde todo se sabía y se comentaba..Nadie crea un falsos héroes y heroínas y después “da la vida por ellos”..Pero da la casualidad de que tenemos datos históricos sobre la vida de estos testigos: los primeros fueron los 11 Apóstoles mártires y confesores de la FE..y los mártires que siguieron por la misma causa en miles empezando por la persecución del Sanedrín a los primeros cristianos…Esta Iglesia primitiva consideró un “hecho” la virginidad de María, junto con la divinidad de Cristo y la Resurrección…Hay que leer a los Padres Apostólicos que entroncan con esta sucesión “de la verdad” en el kerygma predicado por Cristo…La historicidad de los Evangelios no solo nos la da su lectura interna, sino la arqueología moderna, y la historia de los personajes como Pilato, Arquelao, Herodes, Caifás etc de los que poseemos clara documentación secular.

    Por eso queda claro que los tales “hermanos de Jesús” tienen su madre mencionada en los Evangelios..´Por tanto no pueden ser “hermanos de sangre”…Los traductores eran “semitas” que hablaban griego…Su mentalidad era considerar el parentesco en forma general…puesto que en hebreo era tribal…y por eso “adelphos” podía significar varios parentescos, aún en griego antiguo, como nosotros podemos hacerlo en castellano, a pesar de que existe la palabra precisa para otra clase de parentesco…Por eso la cita de Marcos:

    “¿No es acaso el carpintero, hijo de María, el hermano de Santiago (el Menor), de Jose, de Judas, y Simón? (Mc 6,3)…no se refiere a hermanos carnales…puesto que el Evangelio dice, en otra parte, que la verdadera madre de estos personajes es otra…no la Virgen María…

    Es por eso que refiriéndose al lugar de la sepultura de Jesús:

    “Había unas mujeres mirando…entre las cuales estaba María Magdalena y María la madre de Santiago el Menor y de Jose, y Salomé” (Marcos 15,40)….Juan nos dice que esta María, la de Santiago, es María de Cleofás (Juan 19,25) y que según Hegesipo estaba casada con Cleofás hermano de José, esposo legal del la madre de Jesús, y por tanto cuñada de María…Por tanto, Santiago el Menor y sus hermanos era primos de Jesús…

    El hecho de la noticia virginidad de María ocurre desde la Anunciación cuando en arameo el ángel la trata como la llena de gracia…gracia anterior a su concepción según el verbo griego..¿invención de Lucas? Improbable, no creo que Lucas comprendiera totalmente su significado…Pero legalmente María, la llena de gracia, no por ser virgen por supuesto, sino como don de Dios, estaba ya casada legalmente “en hebreo” con José…Por eso, el ¨¿como se hará esto, si no conozco varón?” no tiene sentido sin el deseo de María de su entrega permanente a Dios…puesto que el matrimonio se iba a consumar cuando José “la recibiera en su casa” permanentemente como su legítima esposa en la segunda parte de los esponsales…Sin embargo, los planes de Dios eran otros…

    Por eso, las comparaciones con las nacimientos virginales egipcios o greco-romanos que envuelven una teología política o cósmica son tan profundamente diferentes de la historia del nacimiento de Jesús que no pueden citarse como paralelos…El mensaje del Evangelio sobre la concepción y el nacimiento de Jesús es un hecho de la Iglesia, es una verdad sostenida por Ella por 21 siglos…No es posible cambiarla para ajustarla a nuestra mentalidad moderna..

    Un saludo cordial. Feliz Año 2020

    Santiago Hernández

    • Carmen

      Hasta que un Papa la cambie.
      Pero no lo veremos ni usted ni yo. En caso de que eso suceda. No lo sabemos. El futuro no lo sabe nadie.
      De todas maneras, a día de hoy, usted es el que mejor representa aquí a la iglesia real. No a la deseada por otras personas entre las que me encuentro. Así que tiene oficialmente toda la razón.
      Feliz 2020.

  • ana rodrigo

    El autor de este artículo explica perfectamente lo que dicen los evangelios, otros autores del AT y, sobre todo, lo que ocurría en otros muchísimos casos de la antigüedad, fuesen judíos o no fueran judíos. Es decir, era un contexto, con la magia correspondiente para engrandecer al personaje en cuestión, sobre todo, después de muerto (en el caso de Jesús) cuando había cumplido una gran misión en su vida, y había que engrandecer al personaje desde antes de su nacimiento.

    Yo nunca que me creído que en el caso de la intervención de Dios, nunca lo haría no respetando las leyes de la naturaleza, porque Dios no es un señor que está interviniendo de esta manera en nosotras.

    Y finalmente, ¿por qué este hecho contextualizado en una sociedad determinada, se ha impuesto como hecho histórico y dogma de fe? ¿Hay algún interés en que la madre de un gran hombre fuese inseminada por un espíritu? Pues respondo con mi opinión, lógicamente.

    Desde siempre la sociedad ha sido machista, la mujer estaba al servicio de la maternidad y del hombre como objeto en posesión propia. La prueba de que solamente iba a ser suya, era que fuese virgen, es decir que no hubiese sido “poseída” antes por ningún otro hombre. y esta situación perdura aún, por ejemplo en la cultura gitana y especialmente, en el islamismo más fundamentalista con la ablación y coserle la vagina y la vulva a las niñas con todas las consecuencias físicas que eso tiene, entre otros que nunca más sientan placer ya que el clítoris es la única parte del cuerpo que solamente existe para eso, dar placer; además de las relaciones sexuales o los partos, pero ese es otro tema.

    Como los hombres no pueden demostrar su virginidad o ausencia de la misma, por eso se dice que la prostitución, y los puteros, (0jo, los prostíbulos existen porque hay prostituidores) es el oficio más antiguo del mundo. Todo conduce al mismo camino, a la posesión y privatización de la mujer en manos del hombre.

    Yo, personalmente, he parido a mis hijas con el dolor con el que Dios castigó en Eva a todas las mujeres, es decir, porque las mujeres tenemos más estrecho que cualquier mamífero la parte del cuerpo por donde salen a la luz las criaturas, por distintas razones que la ciencia es conocedora en este momento y no cuando escribieron el Génesis

    El virginidad de las mujeres para los hombres ha sido siempre sagrada, el sexo para los hombres es, en muchos casos irrefrenable, y que ninguna mujer se le ocurra negar al marido tener relaciones, porque las consecuencias pueden ser trágicas. Eso sí, el que la mujer disfrute en el sexo, tradicionalmente y en el momento actual más de lo que imaginamos, es lo de menos. Yo conocí a un hombre mayor que, después de un largo matrimonio, pensaba que las mujeres disfrutaban solamente con el coito y que las prostitutas estaba todo el día disfrutando, y que tienen que hacer lo que ellos digan que por eso han pagado. Objetos, meros objetos.

    Por favor,  vivamos nuestro tiempo y nuestro contexto. La sexualidad, para quienes crean que Dios nos creo individualmente, es lo mejor que tiene nuestro cuerpo a efectos de placer, tanto en el hombre como en la mujer.

    Así que la virginidad de María, sacada de su contexto y traída a otros contextos, ha hecho muchísimo daño a las mujeres. Es como si ahora negásemos la esterilidad masculina, siempre las culpables de no tener hijo@s, han sido las mujeres. La mujeres han sido meros receptáculos de la “semilla” masculina, que en alguna cultura, se creía que en esa semilla iba ya completo el embrión de una persona sin participación biológica de la mujer.

    Ya va siendo hora de hablar de María, la madre de Jesús y varios hijos e hijas más, en vez de la virgen como virtud óptima y la más grande en una mujer a la que tenemos que imitar, ser vírgenes y madres. El machismo se nos ha colado por todos los poros y hay que desenmascararlo ya de una vez por todas.

    Estos escritos de Jesús Peláez, con sus breves e ilustradas explicaciones, nos ayudaran a limpiar el camino recorrido durante veinte siglos de ignorancia exegética. buscada e intencionada, con todas las consecuencias. Porque, como dice el himno feminista de Latesis, “la culpa no es mía, ni dónde estaba ni cómo vestía, el violador eres tú”.

  • mª pilar

    Me encanta este lenguaje; algo, que la iglesia perdió hace muuucho tiempo.

    Como dice Carmen, todo viene de “hacerlo “dios” como tantas leyendas antiquísimas; parece ser que los seres humanos,  necesitamos que nos llenen la cabeza con misterios para que perdamos la cordura y sigamos atados a los poderes de este mundo.

    Pasa lo mismo con la virginidad, les voy a comentar una cosita personal:

    Llegué al matrimonio virgen…por aquello que tanto interés se ponía a este respecto…y como era hija de la iglesia, pues lo hice; y la verdad, no me costó ningún esfuerzo; debía de ser una persona, que la “marcha” no me llamaba la atención; lo que me encantaba era, acompañar, cantar, hacer teatro en el centro donde acudía cada día, comprometerme en labores de atención a otras personas, y esto me llenaba totalmente. Y cuando me casé y descubrí … aquel misterio… me dije, ¿para esto tanto afán y tanto predicar la virtud?

    Me pareció un acto totalmente natural, cuando quieres compartir la vida al lado de otra persona; es, como uno de los lenguajes que se hablan entre ambas dos, sin más misterios.

    Para mí lo importante es:

    ¡Que nació un hombre en algún lugar de este mundo, con un Proyecto de Vida, que puede cambiar el mundo, si cuantas personas lo asumimos, lo hacemos de verdad, y convirtiéndolo en:

    ¡Vida! 

    Cuando te convierten en Madre o Padre;

    Ya no eres tú, porque las personas recién nacidas te necesitan en cuerpo y alma; ahí empieza un nuevo caminar, donde es más importante lo que ellas necesitan, requieren, que tu persona. Y eso te va convirtiendo no solo en madre, sino en la persona que cuidará de ellas en todo momento, y serás una educadora según lo que cada cual vaya necesitando; porque cada cual… es cada cual.

    Si se empezara en la iglesia, a usar un lenguaje totalmente normal, sin “misterios” ni garcias especiales; porque todas las personas, si así lo deseamos y lo buscamos… encontramos esas fuerzas, sin saber de dónde nos vienen;  es cierto, lo deseamo incluso, levantamos nuestros ojos a lo alto, para decir, necesito estar a la altura de lo que esas personas necesitan:

    ¡Y encontramos esa fortaleza que necesitan… y necesitamos!

    Y te preguntas, y buscas cómo ponerte al día, para entregarles lo que necesitan; te formas, te preparas… todo cuanto sea necesario.

    Gracias por todas estas entradas, eso nos ayuda a no dejar que entren de nuevo las telarañas que ocultan lo verdaderamente esencial y valioso para nuestra vida.

    ¡Como añoro a Salvador Santos!

    Espero y deseo, que siga envolviendonos con esa sabiduría que llega a todos los corazones.

    Eso no quiere desmerecer su aporte que para mí, es muy interesante e importante, porque lo transmite con toda sencillez… sin querer sentar cátedra…como hace la mayoría de los que se dedican de alguna manera a la “teología”; como si la salvación de este mundo, tuviera mucho que ver con lo que ellos/ellas dicen, como por encima del resto de los mortales.

    Gracias de corazón, por tenerle entre esta familia atriera.

  • Honorio Cadarso

    Carmen, creo que eres la voz de todas las mujeres madres, a las que les cuesta aceptar que Jesús no tuvo un padre natural…A lo mejor eres la primera mujer madre que  se lo plantea. Por favor, que digan algo los doctores y doctoresas madres…

    • Carmen

      O no… No se cómo expiclarte. Mi primer parto fue difícil, como las de casi todas las mujeres primiparíperas que dicen. Pero cuando tuve a mi Juanito en mis brazos, es que no te lo se explicar. Tan pequeñico, tan precioso, tan mío…
      Es indescriptible.
      Lo mejor de nuestra vida son nuestros hijos. Porque eso es real.
      Un abrazo

  • Carmen

    Claro, la novedad es que era totalmente divino. No había madre mortal. Superinteresante.

    Pero entonces, cómo era verdadero hombre? Porque según tengo entendido , Jesús era verdadero Dios y verdadero hombre. Este artículo tan interesantísimo me ha hecho preguntármelo.

    Pues ya podrían por lo menos empezar a decir que eso del rayo de luz y el cristal no aparece en ningún sitio, salvo el la imaginación rocambolesca de algún gran teólogo. No es por nada, pero dar a luz tiene su aquel. A las mujeres que hemos dado a luz nos gustaría oírlo. Por el gustazo de oírlo.

    Lo de los hermanos de Jesús , pues fíjate, creo que eso ya ha calado en las personas de a pie. Y oye, no ha pasado nada. Los que creen, siguen creyendo y a los que nos gusta Jesús sin creer que es hijo de Dios, incluso nos alegramos de que no fuera hijo único

    Recuerdo que viendo en  un vídeo de fe adulta una conferencia del señor Arregi donde decía todas esas cosas que dice, pero midiendo cada una de sus palabras, un señor le pregunto algo relacionado con la concepción virginal de Jesús. El señor Arregi lo miró durante una décima de segundo, o centésima. Dios santo, menudo momento. Le contestó supereducadamen que esa cuestión era mucho más comprometida o peligrosa o algo así, que todo lo que él había dicho durante su conferencia. Y claro, el señor que preguntó no consiguió lo que quería. Porque el poético señor Arregi tiene una fuerza interior brutal. Y es rápido como el viento. Porque aunque hay personas que dicen que eso de las excomuniones ya no se utiliza, tengo la profunda sensación de que hay personas que están al borde. Bordeliner, que se dice en términos psicológicos.

    En fin. Me ha gustado un montón.

     

Deja un comentario