Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4988 Artículos. - 80080 Comentarios.

Pinceles para el evangelio

De nuevo tenemos y vamos a tener con nosotros a Salvador Santos. Este es un artículo de introducción a una nueva serie que empezará el próximo martes.Tenemos ya artículos semanales para más de dos meses. Y hay que agradecer muchísimo el esfuerzo que hace para redactar estos textos, dado sobre todo los problemas que tiene en la vista. Estoy seguro que todos corresponderemos con el esfuerzo de usar bien esos pinceles de arqueólogo, para sacar a la luz el proyecto original de Jesús. AD.

  • 1. El infranqueable muro de los Textos

Abrir las páginas de alguno de los cuatro evangelios y disponerse a leer siguiendo la literalidad del texto conducirá inexorablemente a encontrarse con un muro infranqueable. Si, además, utilizamos, así leídos, algún o algunos versos para respaldar ideas o afirmaciones dándoles categoría de verdad, no lograremos sino desfigurar el mensaje contenido en ese texto.

  • 2. De Genealogías e intereses

Nada más desplegar la primera página del evangelio de Mateo nos encontraremos una retahíla de nombres, en aplastante mayoría masculinos, avanzando desde Abrahán hasta Jesús. Se trata de la presunta genealogía de este último. La primera línea del evangelio indica la pretensión del autor:

“Génesis de Jesús, Mesías, hijo de David, hijo de Abrahán” (Mt 1,1).

Ahora bien, La batería de personajes deja fríos, frena y, si se piensa un poco, hace surgir dudas. El título “hijo de David” lo echó por tierra el mismo Jesús (Mc 12,35-37; Mt 22,41-46; Lc 20,41-44). Y respecto a que era hijo de Abrahán, ¿es que se dudaba de que lo fuera? Si cualquier nacido del pueblo con origen conocido estaba considerado hijo de Abrahán. ¿Qué se quiso justificar? ¿A qué llegar tan lejos? El mismo Mateo recoge incluso unas palabras del Bautista para quitarle importancia a esa condición:

“…y no os hagáis ilusiones pensando que Abrahán es vuestro padre; porque os digo que de las piedras estas es capaz Dios de sacarles hijos a Abrahán” (Mt 3,9).

El tema no acaba ahí. Si avanzamos en nuestra reflexión, comprobamos que esta es, en todo caso, la genealogía de José; ¡no, la de Jesús! Los mismos evangelios atestiguan que José no era el padre biológico de Jesús. Por tanto no puede afirmarse que este fuera descendiente de David; ni siquiera, de Abrahán.

Pero aún hay más; si, para comparar y aclararnos, nos da por buscar la genealogía presentada por Lucas (Lc 3,23-38), observamos que este otro evangelista llevó su osadía al límite. No tuvo reparos en llegar hasta el mismo Adán, una figura imaginaria y no, un ser de carne y hueso. Aunque el colmo llega cuando comparamos ambas genealogías. Es lógico que haya diferencias en nombres entre las listas de un evangelio y otro al hablar de lejanos antepasados. Lo que resulta anormal es que al buscar a alguien más cercano, al presunto abuelo de Jesús, por ejemplo, se le llame Jacob en Mateo y Elí en Lucas. ¿Cómo explicarlo?

 

  • 3. Terminología y frases que alejan y desorientan

3.1) Los pobres y el espíritu

Se puede pensar que las genealogías no las lee nadie, que son escritos casi desconocidos, de menor importancia. Y conviene ir a cuestiones de mayor envergadura. Suponemos que ahí no encontraremos problemas. Pasamos, pues, unas hojas de Mateo hasta encontrar en una de las traducciones más reconocidas y tradicionales este verso:

“Bienaventurados los pobres de espíritu,
porque de ellos es el reino de los cielos
” (Mt 5,1).

El adjetivo bienaventurados suena a muy lejos. Insinúa que se adquiere tal condición pasada la última aduana; no, ahora. La expresión “reino de los cielos” parece confirmarlo. Visto así, da la impresión de que la afirmación trata de conformar a los llamados pobres de espíritucon su situación actual. Como si fuera una llamada invitándoles a la resignación. Y hay que preguntarse: ¿Quiénes son “pobres de espíritu? ¿Gente apocada? ¿Personas de flojo carácter? ¿Tienen que esperar a morirse para ser felices? ¿No habrá alguna fórmula para que puedan serlo aquí y ahora? Si acudimos otra vez al texto paralelo de Lucas, leemos:

“Bienaventurados los pobres,
porque vuestro es el reino de Dios”
(Lc 6,20).

¿En qué quedamos? ¿Son los ’pobres’ o los ‘pobres de espíritu’? Y si es lo mismo, ¿a qué liarnos? En cualquier caso, ninguna de las dos versiones tienen pinta de que hayan sido escritas para animar. Más bien ensombrece más si cabe la penumbra que ya tenemos encima. Leyendo esto, cualquiera podría concluir que el evangelio ha sido escrito con el objetivo de dejar las cosas como están y que nada cambie.

3.2) ¿A qué viene lo del ojo, la lámpara, las tinieblas?

Si pasamos algunas páginas en busca de mayor claridad, encontramos en Mateo 6,22-23 lo siguiente:

“La lámpara del cuerpo es el ojo. Si, pues, tu ojo estuviere sano, todo tu cuerpo estará luminoso; pero si tu ojo estuviere enfermo, todo tu cuerpo será tenebroso, pues si la luz que hay en ti es tinieblas, ¡qué tales serán las tinieblas!”.

Una vez leídos estos dos versículos, la tendencia es volverlos a leer a ver si pillamos algo. Será una ardua tarea, por no decir imposible. Porque ni se entiende nada ni se sabe a qué viene lo del ojo, la lámpara, las tinieblas…. Asalta la duda de si estos textos no han sido escritos para seres abstractos incapaces de pisar el suelo porque hacen su vida colgados en un mundo imaginario.

3.3) Lo de la higuera es el colmo

Si no hemos cerrado el Nuevo Testamento todavía, podemos buscar en otro evangelio algo más concreto, más cercano. Tal vez alguna acción relacionada con realidades tangibles, con asuntos conocidos, temas del día a día, con cosas del campo, por ejemplo. Y damos con un texto de Marcos:

“Al día siguiente, al salir ellos de Betania, sintió hambre; y, viendo de lejos una higuera con hojas, se fue por si encontraba algo en ella, y, llegándose a ella, no encontró nada sino hojas, porque no era tiempo de higos. Tomando la palabra, dijo: Que nunca jamás coma ya nadie fruto de ti” (Mc 11,12-14).

¡Pobre higuera! La pregunta surge al instante: Y esto, ¿a qué viene? Si no era tiempo de higos, ¿para qué acercarse a mirar? ¿No le avisó ninguno de los que le acompañaban que era inútil rebuscar entre las hojas? Y él, ¿no lo sabía todo? ¿No solía hablar de semillas, de siembras, de árboles, de frutos? Y al final, la higuera paga la ignorancia. Aquí algo no encaja.

3.4) Y lo del burro, ¿cómo entenderlo?

De no acabar aturdido y curiosear unas líneas atrás, aparecen unas indicaciones sobre un burro que dos discípulos tienen que ir a buscar a un poblado del que no se dice el nombre. El encargo se las trae. Dos enviados, jugándose la cara, tienen que coger un burro que está amarrado en algún lugar incierto y llevárselo, sin pedir permiso al dueño, para que Jesús haga su entrada en Jerusalén subido en él:

“Id a la aldea que está enfrente, y luego que entréis en ella encontraréis un pollino atado, sobre el que nadie montó aún; soltadlo y traedlo” (Mc 11,2).

La escena invita a un lector principiante a no detenerse a pensar. Marea. Aunque tal vez persista y busque algo menos anormal.

3.5) ¿Milagro, lo del ciego Bartimeo?

Antes, en el mismo evangelio de Marcos, se cuenta algo de un ciego (Mc 11,46-52). Parece un hecho milagroso, sin más complicaciones que la de ser algo fuera de lo normal. Uno, que era ciego y mendigaba, al que se le reconoce como Bartimeo, oye que Jesús pasa y le grita que se apiade de él. Y Jesús le devuelve la vista. Hasta ahí, bien. Se concluye que Jesús hace milagros. Algo admitido por millones de personas. Pero, ¿por qué los que iban acompañando no se sorprenden del milagro? ¿Quién ha logrado alguna vez que un ciego recobre la vista? La cosa era para caerse de espaldas; para quedar admirados y abrazarse cantando alabanzas. Los que iban no eran pocos. El mismo texto lo dice: “Al salir ya de Jericó con sus discípulos y una considerable turba…” (v.46). Sin embargo, no hay vítores ni aclamaciones de júbilo. No se coge a hombros al Galileo. No hay referencia de una respuesta de la gente. Como si no hubiera pasado nada extraordinario. No hay el menor gesto de alegría en la multitud. ¿Por qué? ¡Aquí pasa algo raro! El silencio se hace notar. ¿Por qué nadie explica esta callada?

Al acudir al lugar paralelo en Mateo (Mt 20,29-34) a comprobar si allí aparece alguna exclamación de la gente ante el milagro, nos sorprende que tampoco la multitud reacciona. Pero más que eso; aquí, en Mateo, el milagro es el doble de importante. ¡No se trata de un ciego, sino de dos! ¿En qué quedamos: es uno o son dos? O alguno de los dos evangelistas se ha equivocado o resulta que son distintos y hay tres.

3.6) El falso recurso al “misterio”

Si a estas alturas el supuesto lector no ha cerrado el libro y tuvo la mala ocurrencia de llegar a la primera página del evangelio de Juan y leer estas cuatro líneas:

“Al principio era el Verbo,
y el Verbo estaba en Dios,
y el Verbo era Dios.
Él estaba al principio en Dios”
(Jn 1,1-2),

Ahí acabará con seguridad su recorrido por los evangelios. Y no es que para entender estas palabras se requiera tener un alto nivel de estudios. Difícilmente puede entender alguien este texto así traducido por muchos títulos universitarios que haya conseguido acumular. Desgraciadamente y con demasiada frecuencia se recurre a llamar misterio’ a algo que no se comprende. La lista de los misterios supera el censo de personajes nombrados en las genealogías de Mateo y Lucas: El misterio de Dios; el de la Santísima Trinidad; el de la Encarnación; el de la Redención; el de la transustanciación… Por contra, el término ‘misterio’ aparece ¡solo una vez! en los evangelios. Se usa para afirmar que es algo ya sabido. Su conocimiento se produce por la experiencia. Es una realidad social susceptible de ser vista y vivida. Se trata de la sociedad alternativa o reinado de Dios por la que han optado los discípulos:

“A vosotros se os ha comunicado el secreto  (misterio) del reino de Dios” (Mc 13,11a y par.).

El misterio del que habla el evangelio no es una situación imaginaria, sino una realidad capaz de ser conocida por la praxis. El misterio deja de serlo cuando se experimenta. Tal realidad social sigue siendo un misterio para quienes no tienen esa experiencia. A ellos se les puede explicar a base de ejemplos:

“los de fuera, todo eso lo van teniendo en parábolas” (Mc 13,11b)

 

  • 4. Escritos sencillos y callejeros para gente analfabeta

Ante el texto de los evangelios conviene armarse de paciencia sabiendo que fueron escritos en un griego de la calle; hace casi dos mil años; en un contexto muy distinto al nuestro; con una mentalidad nada parecida a la de hoy; usando unos géneros literarios ajenos a los utilizados en esta época; en definitiva, en un mundo que nada tiene que ver con el que ahora nos toca vivir. Además, los autores escribieron un solo ejemplar, a mano y con muchas dificultades. Lo compusieron para una gran mayoría de personas analfabetas. Incluso lo eran discípulos tenidos equivocadamente como escritores:

Observando la valentía de Pedro y Juan y notando que eran hombres sin letras ni instrucción…” (Hech 4,13).

El manuscrito no lo redactaron, por tanto, para que lo leyeran quienes no sabían leer, sino para que fuera oído por la asamblea al ser leído en voz alta por un lector especialmente preparado (Ver en ATRIO el artículo: Excelentísimo Teófilo).

 

  • 5. Nosotros, lectores de hoy, atentos y sin presiones

No se puede leer el evangelio a la ligera. Hacerlo garantiza ir dando tumbos de un lado a otro. Su lectura exige instrumentos y preparación. El primer instrumento es una traducción rigurosa y entendible. La preparación exige, en primer término, prestar oídos. En una excavación arqueológica, que trata con minuciosidad de orfebre de recuperar la más mínima huella de los restos enterrados, no suelen figurar como herramientas estrellas un pico y una pala, sino pinceles. Pinceles con los que se retira la tierra casi grano a grano para no dañar los trozos de material que servirán para descubrir lo que en su conjunto esos restos transmiten. Pinceles en manos expertas o en aquellas otras que han sido enseñadas a usarlos para ese objetivo concreto.

Durante los siglos XIX, XX y lo que llevamos de este los evangelios han sido objeto de estudio por multitud de especialistas. El progreso ha sido colosal Capa a capa, se ha profundizado taladrando dificultades y retirando costras acumuladas por el tiempo y la obstinación. El avance ha ido dejando al descubierto esencias del texto que ayudan en gran medida a su comprensión. Renunciar a coger los pinceles para colaborar en esta tarea es una opción nada criticable. Pero es exigible advertir que la extracción de trozos de texto a martillazos o a golpe de cincel solo genera destrozos. Y repetir los textos utilizando sus afirmaciones bien como dardos o bien como escudos supone retroceder, poner trabas a la comprensión y, en definitiva, acabar estropeando el significado de esos textos.

El propósito de la serie de artículos que se publicarán en las próximas semanas no es otro que ofrecer unas ideas sobre cómo utilizar los pinceles. Hemos elegido algunas narraciones muy conocidas para facilitar su seguimiento y que pueda comprobarse cómo al retirarle roña y adherencias, efecto de presiones, manipulación e ignorancia, se logra devolver a esos relatos su lustre original. El uso con lógica, paciencia y delicadeza del pincel, además de dejar el texto bien escamondado, lo vuelve asequible y comprensible por la asamblea decidida a oírlo.

24 comentarios

  • oscar varela

    Lo que hizo y le pasó a Jesús “el Galileo”
    Cuento-Conversación de una Abuela con su Nieto
    Salvador Santos Pacheco
     
    ÍNDICE
     
    Capítulo uno – DESAYUNO CON PREGUNTAS
     
    Capítulo dos – EL ENCUENTRO CON JUAN
     
    Capítulo tres – COMIENZA LA  ANDADURA. EL REINADO DE DIOS
     
    Capítulo cuatro – EL PROYECTO A LA VISTA. LOS DOCE
     
    Capítulo cinco – LAS PARABOLAS. REACCIONES AL MENSAJE
     
    Capítulo seis – LA DIVISIÓN DE LOS PANES
     
    Capítulo siete – HACIA JERUSALÉN
     
    Capítulo ocho – ESPAGUETIS PARA DOS
     
    Capítulo nueve – ENTRADA A JERUSALÉN
     
    Capítulo diez – EL TEMPLO. HOJARASCA INÚTIL Y ESTÉRIL.
     
    Capítulo once – ENFRENTAMIENTO CON LOS DIRIGENTES
     
    Capítulo doce – DESAUTORIZA AL MAGISTERIO Y AL ENGAÑO DEL TEMPLO
     
    Capítulo trece – LAS PALABRAS DE UN SILENCIO
     
    Capítulo catorce – LAS CARTAS BOCA ARRIBA
     
    Capítulo quince – LA CENA. ÚLTIMA INVITACIÓN AL COMPROMISO
     
    Capítulo dieciséis – TRAICIÓN Y CAPTURA ENTRE LOS OLIVOS
     
    Capítulo diecisiete – JUICIO, SENTENCIA Y EJECUCIÓN
     
    Capítulo dieciocho – RESURRECCIÓN DEL PROYECTO

  • oscar varela

    UN JESÚS PAN-AMAZÓNICO
    SOCIEDAD ALTERNATIVA
    Salvador Santos Pacheco
     
    ÍNDICE
     
    Capítulo -1 – EL SUBSUELO: EXPERIENCIA y TESTIMONIO (págs. 1-4)
                    – un abuelo con mucho carácter
                    – otra visión de la “conquista de américa”
     
    Capítulo 00 – PARA UNA ACCIÓN EVANGELIZADORA EN LATINOAMÉRICA (págs. 5-9)
                    – el amigo y una alternativa creadora
                    – arrasaron con el pueblo
     
    Capítulo 01 – TEÓFILO – EXCELENTÍSIMO/A LECTOR/A (págs. 10-14)
                    – custodio fiel del legado
                    – personaje al servicio de la comunidad
                     – el “lector” ¿eslabón perdido?
     
    Capítulo 02 – IRRUPCIÓN SOCIAL DE “EL GALILEO” (Mc. 1,14-20) (págs. 15-22)
                    – otra forma de comprender
                    – lo de juan el bautista
                    – la galilea de Jesús
                    – proclamar la buena noticia
                    – el reinado de dios
                    – compromisos en la sociedad alternativa
     
    Capítulo 03 – LA FE ESTÁ EN LOS PIES (Mc. 1,14 / 2,28) (págs. 23-33)
                    – un relato que avanza
                    – una práctica subversiva
                    – los pecados: poder y negocio
                    – los “hechos” tienen algún “sentido”
     
    Capítulo 04 – LA PRÁCTICA SUBVERSIVA DE LAS MANOS (Mc. 3,1-7) (págs. 34-38)
                    – un pueblo anquilosado
                    – la mano tendida
     
    Capítulo 05 – CONVOCATORIA A ASAMBLEA CONSTITUYENTE: LOS DOCE (Mc. 3,7-19) (págs. 39-43)
                    – subir y convocar
                    – nombres y sobrenombres
     
    Capítulo 06 – EL SISTEMA ESTÁ QUE BRAMA (Mc. 3,20-35) (págs. 44-52)
                    – la casa: sede de la sociedad alternativa
                    – preguntas y aclaraciones en el grupo
                    – la familia de Jesús
     
    Capítulo 07 – ¿DE QUÉ LADO SE ESTÁ? (Mc. 4,1-2) (págs. 53-56)
                    – detalles significativos
                    – un modelo de difusión: las parábolas
     
    Capítulo 08 – MENSAJE Y PRODUCCIÓN (Mc. 4,3-9) (págs. 57-62)
                    – ¡escuchen!
                    – la siembra
                    – va cayendo la semilla
     
    Capítulo 09 – EL REINO ES DE LO MÁS NATURAL (Mc. 4,26-29) (págs. 63-67)
                    – semilla: la verdadera protagonista
                    – la producción
                    – buscando un título – conversaciones
     
    Capítulo 10 – UN ARBUSTO ES SUFICIENTE (Mc. 4,30-34) (págs.  68-73)
                    – grande el chiquitín: un grano de mostaza
                    – potencia del pequeño grano
     
    Capítulo 11 – PARÁBOLAS Y ESTRATEGIA (Mc. 4,13-20) (págs. 74-78)
                    – manera sencilla de entender en serio
                    – comprensión y compromiso
     
    Capítulo 12 – LA LUZ PARA ILUMINAR ¿NO? (Mc. 4,13-25) (págs. 79-88)
                    – opiniones
                    – más conversaciones
                    – la luz que sale de cada cual
     
    Capítulo 13 – CONTRA VIENTO Y MAREA (Mc. 4, 35-51) (págs. 89-97)
                    – bronca en la comitiva
                    – tempestad en la barca de los que están “con él”
                    – miedo, cobardía y fe
                    – pasando al otro lado del mar
     
    Capítulo 14 – EL HOMBRE ESCLAVO (Mc.5, 2 / 6, 10) (págs. 98-109)
                    – primer Acto
                    – charlas de Entre-Acto
                    – sigue el Acto Primero
                    – charlas de Entre-Acto
                    – segundo Acto: El hombre se descubre a sí mismo
                    – charlas de Entre-Acto
     
    Capítulo 15 – EL NAUFRAGIO DE LOS CERDOS (Mc.5, 11-13) (págs. 110-114)
                    – tercer Acto
                    – el Monte y la Religión
                    – Legión “Los Cerdos”
     
    Capítulo 16 – EL HOMBRE LIBRE (Mc.5, 14-20) (págs. 115-125)
                    – charlas de Entre-Acto
                    – tercer y penúltimo Acto
                    – charlas de Entre-Acto
                    – cuarto y último Acto
     
    Capítulo 17 – JAIRO SE LA JUEGA (Mc.5, 21-24) (págs. 126-130)
                    – irrupción del archisinagogo Jairo
                    – el galileo se va con él
     
    Capítulo 18 – AGARRARSE SIN MIEDO (Mc.5, 24-34) (págs. 131-140)
                    – la ilusión de una mujer enferma
                    – medicina que se paga pero que no cura
                    – acercamiento y agarre
                    – charlas de Entre-Acto
     
    Capítulo 19 – MUJER QUE TAMBIÉN SE LA JUEGA (Mc.5,20-34) (págs. 141-147)
                    – el galileo se da cuenta
                    – las masas apretujan pero no siguen
                    – Jesús busca a  la mujer que se liberó
                    – tu fe te ha salvado!
     
    Capítulo 20 – LA MUCHACHA NO ESTÁ MUERTA (Mc.5, 35-61) (págs. 148-160)
                    – de lo de Jairo vienen con pésimas noticias
                    – el sistema quiere muertos
                    – Jesús anima a Jairo: ¡ten fe!
                    – ¡talitha qum!
                    – encargó que le dieran de comer
     
    Capítulo 21 – VENTILANDO TRAPOS SUCIOS (Mc.6,1-6) (págs. 161-173)
                    – 1. Volviendo a “su tierra natal”:
                    – 2. Vuelve con “seguidores”:
                    – 3. El Escenario; día justo en el lugar indicado
                    – 4. Bullicio en la Sala
                    – 5. Secuencia de prejuicios y desprecios
                    – 6. Las manos de Jesús
                    – 7. Ultrajes: la familia de Jesús; su madre y los hermanos
                    – 8. Lo humano: verdadero escándalo
                    – 9. Torrente de preguntas
                    – 10. Escamoteo camaleónico de los evangelios siguientes
                    – 11. La fuerza del creer-haciendo
                    – 12. La vida empieza en una pregunta
     
    Capítulo 22 – DE A DOS, CON LO PUESTO Y SIN LUJOS (Mc.6, 6-13) (págs. 174-179)
                    – Jesús andando: enseña, convoca y envía
                    – el uniforme de los enviados
                    – si te reciben: bien!, si no …
                    – los enviados se aprovechan y no quieren entender
     
    Capítulo 23 – ANTE EL HOMBRE NUEVO:
    GENTE Y GOBIERNO REVUELVEN NOMBRES VIEJOS (Mc.6, 14-16) (págs. 180-185)
                    – las altas esferas políticas se anotician
                    – opiniones de todo tipo
                    – apéndice o excursus
     
    Capítulo 24 – LA ESTRATEGIA DEL BAILECITO (Mc.6, 17-23) (págs. 186-196)
                    – primer Acto
                    – cuadro primero: Encarcelado y encadenado por orden de Herodes.
                    – cuadro segundo: Pero el ladrón era Heredes
                    – cuadro tercero: Juan denunció a Herodes por el delito típico de los altos cargos:
                                                   “Apropiación indebida”
                    – segundo Acto
                    – cuadro siguiente: El discurso de Juan, inalcanzable para el poder
                    – tercer Acto
                    – cuadro primero: El banquete con los peces gordos
                    – cuadro segundo: El baile de la hija sin nombre
                    – cuadro tercero: La vanidad del poder y las promesas desmedidas
     
    Capítulo 25 – EL PODER Y EL CRIMEN (Mc.6, 24-29) (págs. 197-204)
                    – cuarto y último Acto
                    – cuadro primero: La lagartona de la madre decide por detrás
                    – cuadro segundo: la hija de su madre reclama lo prometido… ¡en tiempo y forma!
                    – cuadro tercero: El rey decide… condicionado por los peces gordos
                    – cuadro cuarto: Orden de ejecución
                    – cuadro quinto y último: Ejecución y cumplimiento de condiciones
                    – epílogo: Sombras nada más…
     
    Capítulo 26 – PROMETIENDO SEGUIR (Mc.6 / 8 / 10 / 11 / 12) (págs. 205-216)
                    – los panes: reparto, nada de milagros
                    – el milagro interesa; una praxis social, no.
                    – Jesús les dice “dar”; los discípulos “comprar”
                    – otro reparto de panes
                    – el proyecto es de abundancia
                    – uno que quiere asegurarse “el más allá”
                    – mandamientos recortados para defraudar
                    – los últimos y los primeros
                    – autoridad y servicio
                    – lo del tributo al César
     
    Capítulo 27 – MARCOS TERMINA PARA EMPEZAR NOSOTROS (Mc.14 / 16) (págs. 217-223)
                    – palabras de la última cena
                    – lo que le pasó a la narradora de esta historia
                    – resurrección del proyecto “reinado de dios”

  • oscar varela

    Hola!
    Aprovechando que estamos con Salvador Santos Pacheco:
     
    Les comento que hace algo más de un mes
    decidí editar en papel  (Fotocopias anilladas en A4)
    su Obra escrita, que, en pocos días más rondará el centenar de Artículos.
    ………………………
    Ya hube editado en el Tomo I:
     
    a) los Destilados de “Un paso, un mundo” (223 páginas)
    que tallereamos en ATRIO.
     
    b) Como “Anexo” tiene un
    “Cuento-Conversación de una Abuela con su Nieto” (93 páginas).
    ………………………..
     
    La Edición en papel la estoy dando (no la vendo).
    La Edición en Archivo PDF también
    (a quien la solicite enviando su e-mail al mio: olgoscar05@yahoo.com.ar ).
     
    Nota: el Anexo b) “Cuento-Conversación de una Abuela con su Nieto”.
    por ahora no lo envío porque esperaré hasta que salga en ATRIO,
    pero, en Comentario siguiente, les puedo ofrecer los Índices de ambos.

  • oscar varela

    PINCELES PARA EL EVANGELIO
    Salador Santos Pacheco
     
    ÍNDICE
     
    PINCELES PARA EL EVANGELIO (Introducción al Conjunto)
    1- El infranqueable muro de los Textos
    2- De Genealogías e intereses
    3- Terminologías y frases que alejan y desorientan
                    3.1. los pobres y el espíritu
                    3.2. ¿a qué viene lo del ojo, la lámpara, las tinieblas …?
                    3.3. Lo dela higuera es el colmo
                    3.4. ¿Milagro lo del ciego Bartimeo?
                    3.5. El falso recurso al “misterio
    4- Escritos sencillos y callejeros para la gente analfabeta
    5- Nosotros, lectores de hoy, atentos y sin que nos apuren
    ……………………………….  
     
    EL HIJO PRODIGO Y EL OTRO
    1- Epígrafes nada originales
    2- Algunos acorralan y hasta desvían los textos
    3- El caso que nos ocupa
    4- Desconcierto del hijo mayor
    5- Los personajes parecen definidos
    6- Las “claves” el texto
                    Clave 1. ¿Quiénes son los destinatarios?
                    Clave 2. Razón por la que les dirige la parábola
                    Clave 3. La acción base donde se asienta la historia
                    Clave 4. El mensaje central de la parábola
    7- CONCLUSIÓN
    ……………………………….  
     
    LAS CUENTAS DE UN ADMINISTRADOR
    1- La Parábola
    2- Los protagonistas: un rico y su administrador
                    – Los ricos
                    – Los Administradores
    3- Las peripecias del Administrador
    4- Talento, no desfalco
    5- Sistemas opuestos: lo justo y el dinero
    ……………………………….  
     
    LA PARÁBOLA DE LOS DINERALES
    1- Traducción traicionera
    2- ¿De qué se trata?
    3- Se trata de “ser productivos”
    4- Satanás: el que oculta y quita
    5- El Proyecto –  ὁ λόγος
    6- La Parábola
    7- ¡Un dineral a cada uno!
    8- Aclarando el asunto
    9- Concluyendo en el sentido del Reinado de Dios
    ……………………………….  
     
    EL TEMPLO INÚTIL, LA HIGUERA ESTÉRIL (I)
    1- Trabando al Dios peregrino
    2- Un Templo para encerrar a Dios
    3- El Templo como apéndice del Palacio
    4- La protesta indignada
    5- El Templo a merced de las Políticas de Estado
    6- Jesús interpreta el Templo: cueva de bandidos
    ……………………………….  
     
    EL TEMPLO INÚTIL, LA HIGUERA ESTÉRIL (II)
    1- Un texto incongruente
    2- ¿Cuál es el sentido?: el templo en 3 escenas
    3- Los “trípticos” de Marcos
    4- La higuera en medio de la viña
    5- El templo es la clave de la higuera
    6- Propuesta y Proyecto de Jesús: ¡YA!
    7- Pedro se equivoca otra vez
    8- La religión, en su acabose, se resiste y mata
    ……………………………….  
     
    LOS DOS CIEGOS
    1- Modificaciones al Marcos “original”
    2- El procedimiento de Mateo
                    – Primer elemento lateral del tríptico
                    – Segundo elemento lateral del tríptico
                    – Lo central
    3- Los discípulos siguen ciegos
    4- La multitud acallando a los que quieren ver
    5- Jesús interviene
    ……………………………….  
     
    PUNTO CERO: IGUALDAD. UNIÓN SIN CADENAS (Mc 10,1-12)
    1- Uso y abuso de los textos
    2- La “Institución” lo declara: Indisoluble y anti-divorcista
    3- Ultra-religiosos, los “personajes” de siempre
    4- Datos en torno a la “pregunta-trampa”
    5- Acorralando la “trampa” de “ellos”
    6- El Proyecto de Jesús
    7- “La Casa”: amor e igualdad
    ……………………………….  
     
    UN BURRO ECHADO AL OLVIDO
    1-   El burrito se las trae
    2-   Las dos partes del relato
                    La primera parte resulta chocante.
    3-   Buscando pistas
                    La segunda parte se refiere al quehacer de lo encargados por Jesús:
    4-   Atendiendo al (olvidado) profeta Zacarías
    5-   Hubo, sin embargo, otros profetas interpretados hacia la “violentos”
    6-   Marcos retoma la perspectiva de Zacarías
    7-   El borrico y atado y “a estrenar”
    8-   El “Señor” que lo necesita
    9-   Lo que fue pasando
    10- La intención de Marcos
    ……………………………….  

  • oscar varela

    Hola!
    1- Hube consultado al Autor acerca de publicar para los cumpas atrieros
    el INDICE de la Serie conjunta recién iniciada.
    Salvador me dice:
    – “No tengo inconveniente en que el índice se publique en Pinceles…
    Puede ser útil para dar idea de los temas que se tratarán”.
    2- Cabe alertar, entonces y además, que están faltando
    2 Artículos más que está escribiendo
    Uno de ellos a pedido de un cumpa atriero
    (sobre la Mujer-Madre de Jesús).

  • M.Luisa

    Estamos de suerte! De nuevo contamos con Salvador Santos! Es de mucho agradecer. Siempre me ha causado enorme interés que desde  el punto de vista de la realidad evangélica se pueda alcanzar una afinidad comprensiva aun  usando para ello distintos pinceles. El hermenéutico   tan finamente empleado por ti,  describiendo  el mensaje evangélico  desde el punto de vista exegético – lingüístico  y el pincel antropológico con el que de gruesos trazos intento describir su  praxis  desde la experiencia sensible de lo físico. Veo un punto en común en ambas direcciones.  En fin estaré muy atenta a cuanto nos digas

    Un cordial saludo

  • Santiago

    Coincido con Oscar Fortín en que el artículo abre la puerta a muchas interpretaciones…No hay duda que todos queremos una apertura de La Palabra para nosotros, a lo cual tenemos derecho de la misma manera que lo tenemos al  querer interpretar los términos legales que nuestro abogado nos escribe y nos dice…Sin embargo, en el caso de la Escritura no podemos caer simplemente en un “relativismo” interpretativo histórico puesto que entonces estaríamos alejándonos de la “autenticidad” y “genuinidad” de la Palabra de Jesús…

    Pero la labor del exégeta no es dogmatizar, ni inventar, sino encontrar el “auténtico sentido” a la palabra de la Escritura precisamente en el siglo XXI puesto que lo auténtico es la esencia…lo que mantuvo la sustancia…. que no es otra cosa  que la fe que nos quiso legar Jesucristo…Segun Dei Verbum “si queremos ver con claridad lo qué Dios mismo quiso comunicarnos…hay que tener en cuenta los géneros literarios” puesto que la verdad se expresa en diferentes “modos” como históricos, proféticos, poéticos etc…”Es menester ..que el intérprete inquiera el sentido que el hagiógrafo, en determinadas circunstancias, dada las condiciones de su tiempo y de su cultura quiso expresar y expresó con ayuda de los géneros literarios a la sazón en uso…(pues) para entender rectamente lo que el autor sagrado afirma por escrito, hay que atender a los modos nativos corrientes de sentir, decir, y narrar que existían en tiempos del hagiógrafo como a los que en aquella época se solían emplear en el trato mutuo de los hombres” (CVII, Dei Verbum Cap 12)

    Por eso la hermenéutica cristológica ve en Cristo la clave de todo el conjunto. Este Cristo es el Cristo de la historia y el de la fe, los que son inseparables…puesto que en las múltiples reconstrucciones de Jesús que se han intentado durante los últimos años, la figura de Cristo tiende a escaparse al caracterizarlo como un revolucionario, un político, un socialista, un moralista, un profeta etc…cosas naturalmente inexactas y fantásticas donde la identidad de Jesús se aleja cada vez más de su auténtica identidad…en el contexto cristiano real..

    La hermenéutica cristológica ve en Cristo Jesús, pues, la clave de todo el conjunto y a partir de Cristo aprende a entender la Escritura como una unidad en la fe..Pero esta decisión hacia la FE tiene una razón histórica y permite ver la unidad interna de esa misma Escritura…

    Por eso los autores de la Escritura NO hablan como “sujetos privados”…Tanto Mateo, Marcos, Lucas y Juan no inventan personalmente sino que transmiten como voceros de la comunidad. Recogen por escrito la predicación oral que ya era permanente, y los que a su vez “vieron y oyeron” de la fuente principal de la FE que es Jesús de Nazaret.

    El Pueblo de Dios, o sea la Iglesia entera, es el sujeto de la Escritura. Este Pueblo recibió de Dios mismo su propio ser que es el Cristo encarnado y se dejó ordenar, conducir y guiar por El “desde el principio”. Si los textos se leen a la luz de la fe usando el método histórico entonces encontraremos la apertura para el encuentro con la verdadera figura de Jesús y también hallaremos la cohesión que ofrecen todos los textos, a pesar de sus diferencias accidentales, y que revelan el primitivo y auténtico testimonio de los testigos del Evangelio..

    Encomiable todo interés en profundizar en La Palabra que nos ha legado el cristianismo…

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • Gonzalo Haya

    Sean muy bien venidas a Atrio estas nuevas herramientas para suscitar el interés y para ayudar a comprender el mensaje de Jesús. En general no lo leemos porque pensamos que “ya me lo sé”, tenemos grabadas en nuestro cerebro las mismas explicaciones escuchadas durante años y, cuando volvemos a leerlo, proyectamos sobre el texto lo que ya sabemos. A veces, para mostrar que leemos no lo que esta en el texto sino lo que tenemos en la cabeza, he proyectado esos textos escritos cambiando letras o números pero que mantienen la primera la última y alguna de entremedio, y que sin embargo todos logran leer con pleno sentido porque dicen algo ya sconocido. Necesitamos romper esos clichés y volver al texto original limpiándolo de tantas adherencias desde las adaptaciones que realizaron los mismos evangelistas. Sin embargo !que nadie se desanime por esa ingente tarea! Hay una vía rápida, no para explicar el texto pero sí para vivivirlo. Esta es la hermenéutica de Jesús !Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios!”. Esforcémonos por poner nuestra cabeza en consonancia con nuestro corazón; que el corazón ilumine a la cabeza y que la cabeza nos permita comprender y compartir su mensaje.

  • Asun Poudereux

    Siempre bienvenido, Salvador. Despacito, pero sin pausa… Y sin miedo.

    Me alegro mucho. Y muchos otros también. Gracias.

  • oscar varela

    SOCIEDAD ALTERNATIVA – PROYECTO de Jesús
    Venezuela: Diez minicrónicas de resistencia en medio del apagón
    por Gustavo Borges (Venezuela)
    http://misionverdad.com/OPINI%C3%B3N/como-se-vivio-el-apagon-10-minicronicas-de-resistencia
     
    http://piensachile.com/2019/03/diez-minicronicas-de-resistencia-en-medio-del-apagon/
     
    1. “Nos sentamos a hacer mecheros en la sala de la casa para alumbrarnos. Yo ya sabía que la vaina era pa’ largo. Era alrededor de las ocho de la noche. Mis dos hijos y mi hija, menores los tres, observaban casi sin respirar mientras su mamá nos ayudaba tratando de localizar una tela, algodón o cabuya en la oscuridad que nos sirviera de mecha. Cuando ésta ya estaba lista, en su lugar, la expectación de todos, coño, adrenalina familiar, porque no eran solo los carajitos que estaban hipnotizados con la vaina, era de película esperando a que en la oscuridad yo encendiera la mecha. Fue increíble, no podría describir la euforia de la familia. Los niños y la niña aplaudían riendo, hasta una lágrima creo que vi en la mejilla de Aurora, su mamá. Esa noche supimos que no podrían con nosotros.” José Antonio Tovar. Habitante de Petare.
     
    2. “Cenamos esas noches sin luz. Los carajitos jugaron a echarse cuentos sin luz, le bajamos la fiebre a nuestra niña en la oscuridad. Nos bañamos sin luz. En la oscuridad, amamantamos al menor, se guió por el olor de la teta de su mamá, no necesitó luz. Resistimos sin luz. Sin luz, nos fuimos durmiendo, ese sueño del que está alerta, con las botas puestas, pues. Sin luz, nos despertó el cuerpo caliente de la niña; sin luz le pusimos sus trapitos y sin luz fue bajando la fiebre. En la oscuridad se hizo más firme nuestra resolución terca, intransigente, caribe, de resistir.” Julia Méndez. Barrio Bolívar, La Pastora.
     
    3. “En mi barrio, en Charallave, hicimos una sopa con todo aquello que pensábamos se nos iba dañar por falta de luz. Hicimos un cruzado de cabeza de bagre, caparazones de pollo, tres pedazos de costillas de res, un poquito de verdura y bastante cariño. Para la noche volvimos a aprender a hacer mecheros. Escuchamos hasta música desde los teléfonos de los muchachos y hubo hasta quien se animó a bailar. Lo que ayer era una propuesta de ellos para la guerra, se convirtió para nosotros con esa sencilla resistencia, en la celebración de una pequeña gigante victoria.” Oktyabrina Hernández. Charallave, estado Miranda.
     
    4. “El grupo familiar era de ocho personas. Todos alrededor de la fogata en el patio. Echábamos cuentos, discutíamos la situación política. Un radiecito a pilas nos mantenía informados. Los carajitos jugaban a lanzar ramas al candelero. Pendiente nosotros de que no fueran a arrojar al perro o al gato o fueran a incendiar el rancho. Hasta se armó un dominó trancaíto. La suegra comandando el grupo de cocina en el fogón, al fondo del patio, hablaba con una de las mujeres. Cómo estará haciendo esa gente en Caracas, carajo, que no tienen ni pa’ una leña o hacé un fogoncito. Tenemos un pozo, pero sin luz el motor no nos sirve de nada. Pero una de las ventajas de vivir en el campo es que siempre tenemos mucha agua almacenada en los pipotes. Me alegré de no estar en Caracas”. Mauro Parra. Estado Trujillo.
     
    5. “Los vi y escuché desde el balcón. Estaban en la placita de enfrente. No lo podía creer. Yo, coño, con una angustia y pa’ más vaina, solo en el apartamento y aquel grupo de gente, después de casi veinte horas sin electricidad, tocando tambor a rabiar y bailando entre risas y gritos. Tenían era la mega rumba encendía. Entendí algo, compadre: en estos momentos es que se nos sale el caribe primitivo, y además otra cosa: no se puede andar solo, mano. Que si no hubiese sido porque tenía que bajar como siete pisos me lanzo a drenarla con ellos”. Armando Belisario. Urbanización Chacao.
    Se activó una solidaridad de guerra al saberse que el apagón era nacional y producto de un ataque
     
    6. “El primer día fue sorpresivo y todo el mundo en sus apartamentos encerrado, pues no se sabía qué pasaba. Ese día dos amigas de Petare se quedaron en mi casa porque llegaron al Metro de Coche y estaba cerrado. Y pues, nada, en el apartamento hicimos cena, cotufas, prendimos el radio para ver qué pasaba y echando cuento. El segundo día, decidimos hacer mecheros para la noche, la gente se activó a buscar y cargar agua desde temprano, los chamos y niños jugando en el parque. Había como 100 carajitos y carajitas jugando pelota, bicicletas, futbol, aquí hay un parque infantil y de ejercicios. La gente compartiendo con los vecinos, siempre en calma. Fue bueno, con las panas cercanas, tomando café, y nos reunimos para hablar de la vida, en fin, esperando que todo se solucionara. Al tercer día, todo el mundo activado buscando agua conseguimos varias tomas, llegó el camión cisterna en la madrugada y, pues, ayudando a la gente. La verdad, como dicen todos, se tornó en un ambiente de solidaridad y apoyo vecinal. En esta situación en muchas personas afloró la solidaridad, la unión, el apoyo y no las miserias.” Belinda Aranguren. Urbanismo de Ciudad Tiuna.
     
    7. “Cocinar con leña o a gas debido a la cantidad de personas. Pudimos unirnos varias familias y comer, estar juntos 11 adultos y 5 niños. Nos dimos cuenta que solos no íbamos a resistir y puse mi casa aquí en Cabimas a la orden. Recolectábamos entre todos y hacíamos comida para un gentío. Comprábamos entre todos agua, medicinas. Pero no era fácil tampoco. Tratamos de mantener la calma ante un abuelo de casi ochenta años desesperado por el calor, un niño recién nacido llorando; los opositores algunos se unieron a la solidaridad, otros solo se burlaban. Ludo, damas, dominó, barajas, la conversación sobre la situación política o chistes familiares. Todo en las noches, bajo la luz de las lámparas de querosén que hicimos cuando nos dimos cuenta que no sería una sola noche sin luz. Yo pienso que esto ha sido una enseñanza para prepararnos para lo que sea, inclusive para demostrar que no han podido quebrar lo más importantes de nosotros: la solidaridad en las chiquitas.” Rosanna. Barrio de Cabimas, estado Zulia.
     
    8. “Dos días de pesadilla y no vi a nadie quebrado en las calles del centro de Caracas. La rapidez de los hechos, a veces, no permite darse cuenta de cómo resistimos. Con el apagón uno se dio cuenta de que tenía libros, personas para conversar a su alrededor, historias para contar, vecinos solidarios, comidas hechas como por arte de magia y, claro, que la radio se puede escuchar desde el celular. No tener luz lo lleva a uno a conversar más, a sentir la cercanía de quienes comparten la misma incertidumbre, a dedicarle más de una mirada al cielo. 24 horas sin noticias y el mundo, al parecer, sigue. Esa fue mi experiencia y aprendizaje.” Nathali Gómez. La Candelaria, Caracas.
     
    9. “Todo el edificio, tenemos alrededor de 20 familias aquí, se reunió para hacer mecheros para que hubiese alguna luz durante la falla eléctrica. Que a ninguno le faltara. Aquí son 20 familias y se puede decir que de 20, 17 se armaron sus mecheros. Nos había llegado el CLAP el día anterior. A todas las familias. El que no tenía gas le cocinó la comida al otro. No tenemos gas directo, solo por bombonas. El edificio entero estaba como vivo, activo como si no hubiese oscuridad. Se activó una solidaridad de guerra, de contingencia al saber que el apagón era nacional y producto de un ataque. Habilitamos una radio para enterarnos de cómo iba la cosa. Solo un día hubo guarimba que se esfumó rápidamente, porque la gente prendió los equipos de los carros y salieron de sus casas y armaron sus rumbas, con música y guagancó. A los guarimberos no les quedó más remedio que recogerse. Los menores agarraron en el día la calle y era su cancha de juegos. De noche, junto a los vecinos del edificio, nos reuníamos y además de hacer recorridos de seguridad compartíamos con el ejército de chamos, juegos, cuentos. Aquí resistimos todos juntos o nos jodemos.” Andy Franco. Caracas.
     
    10. “Una de mis hijas fue sorprendida por el primer ataque al sistema eléctrico saliendo de la Unearte con destino a Palo Verde. Caminando llegó a Los Palos Grandes donde una pareja de conserjes muy humildes le dieron acogida durante la noche solidariamente. Los que menos tienen, dan más.” Willians Moreno. Palo Verde, Caracas.

    • Mª Pilar

      ¡¡¡Impresionante Oscar!!!

      Gracias, es incríble la fuerza del pueblo ante las zancadillas mal intencionadas del poder; me han llenado de esperanza.
      ¡Gracias amigo!
      pili

  • josela

    Se agradece que vuelva Santos…Muchas gracias y bienvenido…

  • Alberto Revuelta

    Cuando he visto la foto, cuasi juvenil, de Salvador y leído su texto y su promesa de pincelicos los martes de san Antonio, “si quieres milagros mira….”, he recordado lo que escribió Foucauld. Todo lo que me llega me aporta siempre las dos mismas cosas: alegria y cambio….un abrazo campogibraltareño, Salvador, con la luz del Estrecho rutilante.

    • Salvador Santos

      Otro abrazo fuerte para ti, Alberto. Quienes hemos sido soplados por aquellos vientos conectamos rápido. Somos, digo yo, un poco adictos a las cosas de por allí. Nos hace tilín el contrabando. Hasta nuestros amores han sido amores de contrabando. Nos va. Tenemos debilidad por pasar con algo escondido por la aduana. Cosas del viento. Ya sabes, el paraíso entre dos mares, ¡la mare que parió al levante! Y ¡la mare que parió al poniente! Ya tediré del hijo de Chaka.

  • Carmen

    Pues a lo mejor por eso no entendía, mi cabeza no podía saber todo eso que dices, pero era todo rarísimo. Lo que leía era como el cuento de Caperucita, no podía ser tal cual. Me costó mucho tiempo llegar a esa idea. Muchisimo. Así que hice lo que hacía con mis hijos, me saltaba todo lo que no me gustaba y sobre todo cambiaba los finales de los cuentos. Cuando fui al hospital a tener a mi segundo hijo, se quedaron mis hermanas y dos cuñadas en mi casa de la Alberca con mi hijo mayor. Una de mis cuñadas es de contar muchos cuentos clásicos y mi hermana me dijo: tenía que ir detrás de ella diciéndole, no , eso no…!

    Y me imaginé mi propio Jesús. Le quité todo lo que contradecía esa imagen. Me quedé con lo bonito. Me lo inventé. Como si fuera una niña. Me gustaba la historia. El final era horrible, y no podía quitármelo de la cabeza, hasta que un día , mi amigo Miquel me dijo. Sencillamente lo ajusticiaron como se ajusticiaba en esa época.

    Entonces todo terminó de encajar. Sencillamente lo ajusticiaron. Como a tantísimos otros y otras que suponían un estorbo importante.

    Por eso me encanta leerte. Porque lo tuyo es un no atrancar bestial. Se nota que no tienes ningún miedo a que no guste lo que dices. Y se nota que tienes  una formación brutal detrás.  No es invento como lo mío. Pero en el.fondo, fondo, fondo, la moraleja de tu historia y mi cuento es la misma. Y esa es la grandeza de mi jesus. Porque como dice el principito en el libro, la palabra es fuente de malentendidos, y en otra ocasión dice. Hay que mirar con los ojos del corazón.

    Pues eso.

    Un abrazo.

     

  • Tengo que asumir, que algunas veces, he utilizado pequeños extractos de texto… Casi, como arma..:

    ¿Defensiva para apoyar mi personal mirada?

    Pido disculpas por ello.

    Porque a lo largo de mi vía,  desde muy niña,  algo se removía en mi entraña cuando me hablaban de Jesús. Y lo ansiaba; y he tenido la gran dicha, de haber conocido a personas verdaderamente enamoradas de su … ¡Mensaje!

    Personas que lo hicieron… ¡Vida!  Hombres y mujeres,  de quienes aprendí a armarlo y de alguna manera… Hacerlo Vida, en mi temblorosa manera de caminar.

    Y a estas alturas de mi vida, encuentro en Atrio, a Salvador Santos,  que a colaborado mano a mano, con mi admirado Maestro, Juan Mateos, en sus cursos  de N.T. en mi querido C. Pignatelli.

    Y también, he tenido la dicha, el gozo, de que ha entrado en mi vida… Ha hecho generosamente un deseo_sueño…realidad para mí: ¡Gente menuda!  (mis nietos y nietas)

    Salvador ¡Disfruto, gozo!  de manera muy especial,  cuando nos hablas de Jesús, porque es la Esencia de mi vivir, me conmueve, me fortalece,  me da… ¡Vida!

    ¡Bienvenido de nuevo Salvador a  este Atrio de nuestros anhelos!

    Seguire con atención tus enseñanzas, que renovarán de nuevo mi pasión por..:

    ¡La Buena Noticia que Jesús nos dejó!

    Gracias por tu gran esfuerzo y trabajo incansable,  será para mi, como bálsamo reparador en estos tiempos tan confusos.

    Esperaré gozosa… Un abrazo entrañable.

    “piitrusca”…

    m* pilar

     

  • Articulo muy interesante que relativisa muchas expresiones y abre la puerta a muchas interpretaciones. Yo me quedé siempre interpelado con la bienaventuranza“Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mt 5,1). Yo la interpreté en el sentido de la pobreza que nace del espiritu generoso que comparte lo que le sobra y a aun un poco mas.. En mas corto, una pobreza fruto de la grandeza del espíritu que se solidariza con los mas necesitados. Entendida de esa forma da fuerza al Espiritu que nos enseña el Evangelio. Nada que ver con el espiritu débil. Me gustaría saber si esta interpretación cuadra un poco con el sentido dado por los exégetas.

     

    • Carmen

      Pues no , me saltó la promesa y no hablar. No puedo dejar de decirle algo que descubrí y me vino genial. Cambie la palabra pobre por sencillo, verá el cambiazo que da la frase.
      No pudo decir pobre de espíritu en el sentido actual. Él no lo fue. No hubiese entrado en el reino de los cielos.

    • Salvador Santos

      Hola Óscar
      Tu interpretación está encaminada y en consonancia con la que hace Mateo en 6,24:
      “Nadie puede estar al servicio de dos amos, porque aborrecerá a uno y querrá al otro, o bien se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al dinero”.
      En las llamadas bienaventuranzas, hay detalles importantes a observar. La primera y la última llevan el verbo en presente mientras en las demás se escribe en futuro. Y también son las únicas que termina de la misma manera. Son asuntos de ahora, no para el día del juicio final por la tarde.
      Otro dato: el término ‘espíritu’ está escrito con artículo: “el espíritu”. ‘Espíritu’ indica la dinámica interior del ser humano. Se trata, según la antropología semítica, del espacio donde se enmarca la voluntad. Esa misma antropología para referirse del interior estático hablará del corazón. En otra bienaventuranza, más abajo, se hablará de “los limpios de corazón”.
      Muchas traducciones han seguido el latín en donde no hay artículos, por eso escriben “pobres de espíritu”. En el texto griego no hay preposición, el término ‘espíritu’ aparece en dativo. La traducción literal sería: “por el espíritu”. Es decir, son pobres por opción. Han elegido a Dios en lugar del dinero. La traducción de Juan Mateos dice:

      “Dichosos los que eligen ser pobres,
      Porque esos tienen a Dios por rey”.

      Decidirse por la sociedad alternativa, el reinado de Dios, resta al dinero su valor soberano.
      El texto de Mateo introduce de este modo:
      “Al ver Jesús las multitudes, subió al monte, se sentó y se le acercaron los discípulos” (Mt 5,1).
      Habla a la gente que tiene a la vista al grupo de discípulos rodeando al Galileo. Ahí está la humilde sociedad alternativa o reinado de Dios, la de aquellos que “han elegido ser pobres” y por eso “tienen a Dios por rey”.
      Se entiende así que Lucas, en su texto paralelo escribiera:
      “Jesús, dirigiendo la mirada a sus discípulos, dijo: Dichosos vosotros los pobres, porque tenéis a Dios por rey” (Lc 6,20).
      Aprovecho para mandarte un abrazo, Óscar, compañero.

Deja un comentario