Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5040 Artículos. - 80823 Comentarios.

No dañar

La centralidad activa del quehacer del curador, sea médico, psicólogo o responsable religioso de creyentes, en el pensamiento hipocrático es NO DAÑAR.

          Cuando constatamos que, siendo ministros ordenados de la institución eclesiástica, corríamos el riesgo de causar daño, a otros y a nosotros mismos, solicitamos la dispensa de cargas y dejamos de ejercer algunas funciones ministeriales directamente relacionadas con las visibles y llamativas que suelen ejecutar los funcionarios clericales.

          Sin saber muy bien dónde ir, qué hacer, dónde buscar, muchos encontraron con sufrimientos, oscuridades, pesadumbres y esfuerzos de alto coste, sus nuevos lugares en la sociedad civil, al descubierto y a la intemperie. Lejos de la protección formidable de las relaciones institucionales y del poder de lo religioso y de lo católico en concreto, hubieron de construirse su espacio o entrar en otros, políticos, filosóficos, educativos, profesionales no siempre acogedores, pero siempre libres.

          Con vigor no pocos encontraron en esa sociedad civil amarres de contingencia que, con la provisionalidad de lo histórico y la fragilidad de lo efímero, les proporcionaron hasta hoy, los que viven, y hasta el morir los que acabaron el pasar por este mundo, una tenue luz insegura en cuya luminaria no servían las dogmáticas sistémicas de los seminarios y centros teológicos.

          Algunos desengañados y desesperanzados llevaron su decisión hasta el abandono de la fe, buscando otros apoyos morales, filosóficos, científicos.

          Muchos, bastante más de lo que algunas encuestas reflejan y desean los santones del vudú maléfico, hemos permanecido lectores diarios de los evangelios y buscadores vacilantes de continuar el sendero que atraviesa trigales con cizaña que hay que respetar, restregando espigas en sábado para sobrevivir.

          Esos mantenemos el servicio de acogida de seres en desgracia, de construcción de comunidades de fe, de silencio, de espera. Sin congrua, sin decretos de sus excelencias reverendísimas, sin ropajes que ocultan más que enseñan, sin hablar de lo no sabemos.

          Hemos sido ocultados, se han borrado nuestros nombres e historiales de los servicios prestados, se nos tilda de traidores, cuando no de sinvergüenzas y otras lindezas, se han aprovechado de nuestros años de trabajo ministerial rebañando cotizaciones y sorbiendo mutualidades pagadas con esfuerzo.

          A lo largo del ancho mundo, y aquí en España, se han diferido los expedientes, impidiendo su resolución o reclamando que reconociéramos aberraciones o rupturas de la palabra dada para poder sancionarnos al resolver el expediente. Ha habido resoluciones tras cuarenta años desde que se formuló la solicitud de dispensa. Ninguna dictadura ha hecho tanto daño, con las miserables connivencias de quienes cada día decían hacer bajar a Dios a sus manos.

          De pronto gracias a la sociedad civil, a la justicia civil, a los testigos, a los abogados, a las víctimas ha saltado una explosión de podredumbre moral, religiosa, ministerial en la cual ministros ordenados han cometido crímenes execrables sobre niños encomendados a su cuidado, con abuso y prevalimiento, con violaciones y horrores que no podemos ni queremos escribir. Y que tales ordenados in sacris han sido trasladados de un lugar a otro permitiéndoles continuar su siniestra carrera y ocultando la misma a los fieles y los ciudadanos y a las autoridades civiles.

          Y, lo más terrible: los que nos han estado retando desde su intangibilidad presuntamente cumplidora de reglas y votos y palabras dadas, obispos, vicarios de justicia, cancilleres y otros cargos curiales conocían, sabían, callaban y dejaban hacer a semejantes criminales con alzacuello y estipendio, y nombramientos.

          Y por años ha, la autoridad suprema de la institución eclesiástica, curia vaticana y pontífices varios conocían lo que estaba ocurriendo y han ocultado y sustraído a las víctimas y a los tribunales toda esa miseria moral en la cual han vivido y viven.

          Hay que gritar que nos gobiernan no pocos miserables morales, deshonestos con careta de piedad, gentes incapaces de hacer honor a la verdad, simuladores en beneficio propio a costa de los niños violados y de las víctimas de criminales a quienes hay que arrastrar ante los estrados de los jueces civiles. Y a ellos también como encubridores.

          Debe desaparecer el Estado Vaticano. Todo su personal amparado en estatutos derivados de su ciudadanía debe pasar a la jurisdicción de un Estado laico de ciudadanos iguales ante la ley.

          Delenda est Sede Apostólica a nemine iudicatur.

          El Fiscal General del Estado de Pensilvania ha dicho refiriéndose al cardenal Donald Wuerl, creado por Benedicto XVI en el sínodo de 20 de noviembre de 2010, y que es citado 206 veces en el Informe sobre 300 sacerdotes que han cometido crímenes sobre 1000 niños, que la violación de un niño es una violación, se produjera en 1980, 1998 o en 2018 y no es aceptable encubrir tales actos.

          Pero se han encubierto. Criminales y encubridores necesarios para ocultar lo ocurrido deben ser conducidos ante jueces civiles de sociedades con estructuras de Justicia seguras. Ese es el primer y único paso. Después veremos.

         

11 comentarios

  • Julián Díaz Lucio

    No dañar
    Querido Alberto: Estoy de acuerdo contigo en le descripción que haces de los procesos de los secularizados. Soy uno de ellos, y mamé la nueva visión del evangelio y de la Iglesia en la misma fuente que tú, en la JOC, y también en París, en el Instituto Católico y en una parroquia de banlieue en tiempos del Concilio.  París y la JOC me dieron la libertad interior y el cambio real de una formación escolástica a otra más humanista y realista. Después a mi vuelta de París seguí trabajando en la JOC a nivel  local y regional y nacional con encuentros formidables con Fernando Urbina, Alberdi, y otros. Después me secularicé. Supuso un momento duro personalmente, pero los obispos que he tenido, aunque no eran lumbreras en nada, sí eran humanos y me comprendieron y ayudaron. Después he seguido participando en grupos eclesiales y aportando  mis ideas y orientaciones, no solo las que descubrí en mi vida como clérigo, sino las que he ido descubriendo en mis continuas lecturas teológicas, pastorales, de Movimientos apostólicos, etc. Internet me ha ayudado y ayuda a estar al día de lo que se cuece a nivel cultural, teológico, eclesial y humano.  Ante este tsunami que invade la Iglesia en todos los aspectos, creo que no basta una conversión pastoral, que ha pregonado el papa Francisco, hace falta además una conversión teológica con una revisión a fondo de los fundamentos eclesiales, para que se pueda responder hoy al Proyecto de Jesús de Nazaret. Por mi parte, procuro no angustiarme con todos los problemas eclesiásticos, aunque los sienta, sino centrarme vitalmente en la persona y proyecto de Jesús, y pobremente hacer lo que puedo aquí donde vivo y en la parroquia donde colaboro.

  • olga larrazabal saitua

    Ya dije en otro comentario:  Se les cayó el chiringuito desde  donde en nombre del buen Jesús cometieron cualquier cantidad de crueldades contra sus propios “empleados” y contra las personas que s aceptaban con fé ciega.

    Mi madre tuvo 4 embarazos, concibió 5 hijos y yo soy la única superviviente.  Se le morían los hijos pocas semanas antes de nacer, y unas mellizas prematuras murieron al día de nacidas.  En un viaje a Europa en un Año Santo de 1950 se les ocurrió a mis padres  pasar por Roma, junto con unos tíos muy piadosos.  A mi madre la agarró el halo de santidad familiar y fue a confesarse para comulgar en San Pedro, con un cura español.  Este la atrincó para saber “si evitaba la familia” Ella le dijo que si, porque sus hijos nacían muertos.  El la echó del confesionario por puta y no la absolvió de nada.

    Ella, que era muy dulce, y que jamás le hizo daño a nadie, se tragó sin chistar el insulto y la pena de tanta inquina y falta de misericordia.  Yo, le hubiera arrancado los ojos.

    Así la Iglesia ha tratado a su personal, y a gente buena, haciendo daño, cagándose en el Evangelio, literalmente.

     

  • Estoy horrorizada.

    He oído en las noticias que hay un cardenal o algo así, metido hasta el cuello en jaleos de política vaticana, que ha dicho que él personalmente informó al actual papá de casos de peredastia en algún estado de EEUU y que el Papa no tomó medidas.

    Leído en el país: salvar a la iglesia o ataque contra el Papa Francisco?

    Tengo una angustia enorme. Todo lo somatizo enseguida.

    Por favor, díganme que esto no se va a aprovechar para una guerrera de esas del Vaticano. Por favor. No lo consientan, por favor.

    Que no se desvíe la atención . Por favor.

    Se va a convertir esto en un arma arrojadiza entre pro papa francisco y antipapistas? Entre conservadores y reformistas?

    Es que van a volver a utilizar a las víctimas?

    Es que van a ganar siempre?

    No. Por favor. No.

    Todos los papas lo sabían. Pero si lo sé yo, por favor… todos sabían que había un protocolo de encubrimiento. Y el señor éste que dice que se lo dijo al papa, también lo sabe.

    Pero qué guerra sucia es esta?

    Por favor, que no vuelvan a utilizar a las víctimas. No lo consientan. Separen problemas.

    Por favor. No caigan en la trampa.

  • Mª Pilar

    Estimadísimo Alberto:

    ¡Como comprendo cuanto nos relata!

    He vivido en ese mundo, y he visto… tantas barbaridades por un lado… y tantas luchas por el otro, abandonado a su suerte.

    Totalmente de acuerdo:

    ¡Fuera el Estado Vaticano!

    Todos sus malditos secretos, sus vanidades, riquezas, favores particulares, sus engaños, sus negocios:

    ¡¡¡Fuera ya de una vez!!!

    Es vomitivo tanta podredumbre, campando a sus anchas; y toda la derecha, y extrema derecha, que los mantiene donde están.

    Como bien dice… todos los movimientos seguidores de Proyecto de Jesús, han sido  apartados, castigados, silenciados y peores cosas hemos visto y sufrido.

    No quiero llamarlos de izquierda… porque en la política de izquierda… también hay mucho que limpiar.

    Pero esos movimientos que tienen unos sentires muy similares a una buena izquierda, sin resentimientos, sin malas artes, deseamos ya, casi con urgencia, que los buenos:

    “Bataneros” puedan realizar buena buena limpieza.

    Para, que los que de verdad creemos, que el hermosos Proyecto de Jesús, puede cambiar este mundo.

    Dado, que en una gran mayoría, está regido por el poder del dinero y sus sicarios.

    Quizá, ya no pueda verlo y gozarlo, pero tal y como está de candente todo lo referente a la iglesia…iglesias, no tardará en explotar… no se como ni que color tendrá lo nuevo.

    Con gran sabiduría ya lo dijo el Galileo:

    ¡A vino nuevo… odres nuevos!

    Lo que sí sé con seguridad es:

    ¡Que no morirá!

    Que nunca faltaran Profetas buenos que seguirán elevando la voz y dando su vida por ello.

    ¡Gracias Alberto, por este coraje que nos ha mostrado ante tanta podredumbre humana… y toda ella, nombrando a cada paso..:

    ¡El nombre de Dios… (aquello que cada persona de buena voluntad crea)… …En vano!

    mª pilar

  • oscar varela

    Hola Alberto!

    1- A primera lectura: ¡Felicitaciones!

    2- Algunas “precisiones“:

    a) a Listado de salidos a “ganarnos el pan” hay que agregar el de “los cuerpos y manos”. A éstos se los llama “OFICIOS” (frente e los llamados “Profesiones”, que se ejercen con la sola cabeza, algún teléfono y un escritorio).

    b) ya que focalizados en la “sexualidad” ¿no te parece que habría que dar cabida imprescindible (como el tanguito) al rol de la MUJER?

    3) dices que “hay que gritar ...” ¿cómo no estar de acuerdo si yo vengo proponiendo la “puteada“?

    4) quiero alentarte a que, desde tu perspectiva jurídico-estructural, nos ofrezcas algunas pautas acerca de la propuesta de que “Debe desaparecer el Estado Vaticano“.

    5) final provisorio: ¡Gracias!

    • Mª Pilar

      Querido Oscar:

      Las mujeres con poder dentro de la iglesia… también fueron nefastas… y ayudaron a tapar… y otras a sufrir la misma suerte que los niños… o no, porque ellas ya eran mayores para gritar fuerte su suerte.

      pili

  • ana rodrigo

    Nota previa. Observareis ausencia de tildes y de la consonante e-e, pero hasta que no vuelva a Espana y me compre un ordenador con teclado español y que funcione, (porque este cacharro funciona cuando quiere) no tengo otra alternativa. Ya solo me falta una semana. Aprovecho para deciros que al volver a Espana, voy a estar casi ausente una temporadita de atrio, pero volvere. Mis disculpas.

     

     

    Además de la pederastia, tan condenada por todo el mundo, menos por quienes debieron denunciarla y ponerla en manos de la justicia, Alberto toca otro tema muy interesante y que ha ocasionado mucho sufrimiento a muchos miles de personas, mientras la Iglesia se lavaba hipócritamente las manos.

    Me refiero a tantos sacerdotes, religiosos y religiosas que por diversas razones, entre ellas no danar, como dice Alberto, tomaron la decisión de salir de una estructura religiosa que, cierto que las amparaba economicamente, y salieron a la intemperie en unas condiciones de penuria laboral y económica total.

    Quienes nos hemos movido en estos ambientes de cristianos/as de base conocemos a muchas personas que han recibido un trato, yo diría de juzgado de guardia, porque no es justo que hayan dedicado toda su vida a trabajar en una institución como esclavos/as y cuando deciden abandonar dicha institución, además de la vejación moral, les dan 3000 pesetas o 6000 euros y tienen que salir a una vida hostil que produce inmensos sufrimientos. Y, no obstante siguen fieles al Evangelio y comprometidos con causas sociales luchando por la justicia.

    Yo podría contar muchos casos, pero voy a contar uno solo. Un religioso que ha sido profesor y hasta director de un colegio, con 60 anos, que, además de dejarlo a la intemperie, como he dicho, le prohíben seguir de profesor en el mismo colegio y sin haber cotizado a la Seguridad Social. No encuentra trabajo, no tiene a nadie que le eche una mano, etc. etc.

    Mientras, congregaciones religiosas y diócesis engordan su patrimonio ya sea mobiliario o monetario.

    Puede existir mayor hipocresía para hacer tanto dano descaradamente y en nombre de no se que normas religiosas? Esto si que es hacer dano conscientes de ello, pero se amparan en no se que norma interna, y les da igual la persona.

    Y esto no es una anécdota cualquiera, son miles de personas, que por ser honestas y coherentes con su proyecto de vida han sufrido muchísimo. Si se organizasen e hiciesen públicos tantos desmanes, la sociedad se quedaría asombrada, una vez mas de tanta tropelía.

    Asi que, entre la pederastia, las injusticias que acabo de comentar, las inmensas, inmensísimas riquezas de la Iglesia, no se que queda de Evangelio en esta Institucion, que no sea tantisima buena gente que sigue a Jesus y su mensaje con el máximo de coherencia personal.

     

  • Juan García Caselles

    “Por más seguro escogiera
    el obispo de Sigüenza
    estar, aunque con vergüenza,
    junto con la cobijera,

    mas tan gran pavor cogiera
    en ver fuir labradores
    que a los sus paños menores
    fue menester lavandera.”

    Así andaban los obispos (y el resto del aparato) allá por la mitad del siglo XV y aún siguen enredados en las cosas del poder. El hundimiento del feudalismo y el predominio del capitalismo les han hecho venirse a menos, pero siguen empecinados en rl poder, sin enterarse de que el mensaje de Jesús siguen calando en la humanidad y ya no les hacen ni caso los mismos que aparentemente les defienden, o sea, la derecha.

    Recuerdo que en una ocasión un buen sacerdote, de izquierdas él, se lamentaba de que después del Concilio no se había avanzado en lo de la promoción de los laicos y así caí en darme cuenta de que a qué cosa querrían promoverme, siendo como soy hijo de Dios, al menos tanto como ellos.

    Y esta es la cosa, que no quieren (o no pueden) darse cuenta de que su autoridad es pura filfa y que parece que ha llegado el momento histórico en que deben renunciar a todo el tinglado (dólares incluidos), y que, si no lo hacen, serán obligados a ello.

  • Me alegro de que está vez no ponga el título en latín. Así lo puedo entender. Es precioso.

    Ese ha sido mi objetivo principal como maestra. En realidad debería de ser el primer mandamiento de la ley divina y humana.

    Sabe qué le digo? Que allá cada cual. Hay una frase preciosa de esas eternas que no tengo ni idea quién la dijo, pero yo también prefiero morir de pie que vivir de rodillas. Quién haya elegido vivir bien , de rodillas, con almohadones para no hacerse daño, allá él, allá ella.

    A veces no es fácil escapar, pero quién lo ha conseguido tiene que estar orgulloso de si mismo, de si misma. Y dar gracias todos los días a la vida por haber sido capaz de hacerlo.

    En cuanto a lo que dice de la pederastia, pues si alguien lee lo que escribo ya sabe lo que pienso y el que no lo lea, tampoco lo va a leer ahora.

    Por favor, sigan. Esto tiene que acabar.

    Y además puede ser un punto de partida.

    Un saludo cordial.

Deja un comentario