Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4876 Artículos. - 78314 Comentarios.

Cuando el Vaticano sale de la ambigüedad

SE VE MEJOR EL CAMINO

La declaración reciente del Secretario general del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, no deja otro camino a los Venezolanos y Venezolanas para resolver los problemas políticos, económicos y sociales que se plantean que el camino del dialogo pacifico y respetuoso.

“Pietro Parolin, insistió en pedir una salida “pacífica” y “democrática” a la crisis en Venezuela… Los muertos son demasiados, y creo que no existen otros criterios a seguir más allá del bien de la gente.”

El mensaje claro del el episcopado venezolano que sigue, mas allá de las elecciones  del 30 julio para elegir una Asamblea nacional constituyente, es negarla. Ya sabemos que mas de 8 089 320 Venezolanos y Venezolanas salieron, superando las amenazas de la oposición violenta y el miedo para ir a votar por esta Constituyente que iba a consagrar el poder del pueblo por el pueblo.

Es lo que mas molesta a la oposición y a todos los afanes de la democracia representativa, la cual asegura a los partidos políticos, una vez elegidos, llenos poderes en la gestión del Estado. Con la Constituyente, se pone fin a ese poder absoluto de los partidos políticos para decidir lo que les da gana sin tener la obligación de tener el visto bueno del pueblo.

Por ejemplo, los gobiernos, bajo las direcciones de Héctor y Cristina Kirchner,  en Argentina, y los, en Brasil, bajo las direcciones de Lula y Dilma Rousseff habían desarrollados  programas importantes en los campos económicos, sociales y educativos. Esas conquistas se volaron con la llegada de Macri, en Argentina, y del golpista Temer, en Brasil. La Constituyente, tal como la presenta el presidente Maduro, tendrá esta capacidad de proteger las conquistas sociales de la revolución bolivariana. Los gobiernos electos tendrán que contar con el aval de la ANC para que sus acciones respetan la Constitución del país y la voluntad del pueblo. Un punto importante que el episcopado venezolano debiera tomar en cuenta. La protección de las conquistas sociales cuentan por mucho en la doctrina social de la Iglesia.

La legalidad de la convocatoria de esta constituyente esta confirmada por el Tribunal supremo de justicia y por la mayoría de los juristas. Les pongo aquí la declaración del TSJ:

“La Sala Constitucional, en ponencia conjunta de los Magistrados y Magistradas que la integran, resolvió una demanda de interpretación de los artículos 347 y 348 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, con respecto a  quién le corresponde la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente.

A tal efecto, la Sala precisó, en la sentencia N° 378, que, de conformidad con lo previsto en los artículos 347 y 348 del Texto Constitucional, el pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario y, en tal condición y como titular de la soberanía, le corresponde la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente. No obstante, la iniciativa para convocarla le corresponde, por regla general, a los órganos del Poder Público (El Presidente de la República en Consejo de Ministros; la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; y los concejos municipales en cabildo, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos) quienes ejercen indirectamente y por vía de representación la soberanía popular.

De igual forma, estableció que la única excepción de iniciativa popular de convocatoria es la del 15% de los electores inscritos en el Registro Civil y Electoral. De tal manera que el artículo 347 de la Carta Magna define que es en el pueblo, como titular de la soberanía, en quien reside el poder constituyente originario. Sin embargo, el artículo 348 eiusdem precisa que la iniciativa para ejercer la convocatoria constituyente le corresponde, entre otros, al Presidente de la República en Consejo de Ministros, órgano del Poder Ejecutivo, quien actúa en ejercicio de la soberanía popular.

En los términos expuestos, la Sala Constitucional del TSJ considera que no es necesario, ni constitucionalmente obligante, un referéndum consultivo previo para la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente. »

Como si fuera necesario, la participación masiva del pueblo, con sus 8 089 320 de Venezolanos y Venezolanas para dar vida a esta Constituyente, confirma, mas de lo nega, su voluntad a que exista esta ANC.

Es triste que el episcopado venezolano siga en un comportamiento de negación de estos mas de 8 millones de votos para que exista esta ANC. Los que siguieron el desarrollo de estas elecciones, lo que fui mi caso, a travéshttp://vtv.gob.ve/en-vivo/ y télésurtv.net, no pudieron quedarse sin admiración y respeto por este pueblo de los humildes y solidarios caminar largas distancias y esperar horas  para votar por la paz y la Constituyente. Lastima que los obispos no vieron esa realidad de un pueblo que lleva su lucha con el voto en la mano y las urnas.

¡Ojala que las palabras del Secretario general del Vaticano, encuentren corazones abiertos en el episcopado venezolano para entenderlas! Esas palabras son “basta los muertes y dialogo respetuoso y sincero”. Hay una Constitución y ahora una Constituyente. Que haya ahora buena voluntad para cumplir con el bien común del pueblo. El episcopado tiene una oportunidad en oro, al reconocer la Constituyente, servir de puente entre la oposición y el gobierno. Este reconocimiento le devolvería credibilidad.

 

13 comentarios

  • George R Porta

    El uso equívoco del lenguaje importa. En este momento en los EE. UU. precisamente se vive bajo la perpetua manipulación del lenguaje. El Presidente afirma y sus portavoces tienen que aclarar cuando se trata de lenguaje exacto y cuando se trata de una metáfora humorística, todo para evitar tener que admitir que lo inexacto, como mínimo, incluye una porción de falsedad o al menos de confusion negligente o intencional para deviar la atención pública o manipularla.

    Cuando se afirma que la Washington y la Iglesia tienen un propósito común se crea una confusion que no ha lugar. No es Washington y la Iglesia, es la política del gobierno y todos o algunos de los obispos venezolanos.

    Antonio acaba de publicar un par de evidencias de ello. Mientras Parolin tiene esperanzas el cardenal de «Porras» es completamente negative con respect a la situación, que sí está en la línea de la política del gobierno estadounidense. La Iglesia es mucho más que in grupo de obispos.

    Esto me reafirma en la idea de que en el caso de la política interna de los países ni el Papa ni Parolin tienen qué decir. Toca al pueblo del país decidir  y a los obispos del país, como ciudadanos del mismo, decidir si tienen que denunciar o apoyar o aprender a vivir en medio de una situación hostil como puedan y quizás al precio del martirio. Incluso la mediación política entre las facciones nacionales cae fuera de la mediación del Vaticano. Esta es más bien cosa de los organismos regionales, de las naciones circundantes y si los obispos del país no han perdido credibilidad por sus propias opciones políticas y posturas en material de justicia social, apoyar a las instituciones públicas y organizaciones nacionales si existen y pueden a que efectúen por iniciativa propia la mediación.

    Otra cosa completamente opuesta es lo que está ocurriendo en los EE. UU. y los obispos de extrema derecho que se rebelan o ponen en duda el magisterio y el liderazgo del Papa y en este caso, Francisco y Parolin tienen todo el derecho de inmiscuirse en los asuntos de la jerarquía o la Iglesia en el país y ejercer su liderazgo y autoridad. Esta es la jurisdicción auténtica del Papa. En el campo internacional de conflictos internacionales puede ser que el Vaticano tenga algún rol que jugar y aún eso es material sujeta a discusión.

    Si el Vaticano tuvo que ser forzado a intervener en los escándalos sexuales que sus obispos encubrían o todavía encubren como en Chile ¿con qué derecho o con qué credibilidad intervienen ahora en una disputa política interna?

    Puede que parezca preciosismo la cuestión del uso apropiado o propio del lenguaje, però el lenguaje es precisamente el medio de expresar la realidad, de por sí es equívoco y solo puede ayudar a la verdad, el uso no demagógico o partidista o faccioso del mismo.

    ¿Habra católicos en Venezuela que apoyen a Maduro y la Constituyente? Si los hay ellos son Iglesia y como tal no Deben estar alineados con el gobierno estadounidense. Eso debe quedar claro.

     

     

  • Quisiera añadir a mi ultimo comentario cuatro referencias que ilustran un poco la problemática que se viven en Venezuela.
    http://humanisme.blogspot.ca/2017/06/dossier-general-venezolano-roberto.html  
    https://www.youtube.com/watch?v=Rh_tzoAOqP8 
    http://vtv.gob.ve/padre-numa-molina-sobre-discurso-politico-de-cardenal-urosa-savino-invito-al-pueblo-a-orar-por-los-pastores-que-han-olvidado-su-ministerio/ 
    http://humanisme.blogspot.ca/2017/08/al-episcopado-venezolano.html

    Normal
    0

    21

    false
    false
    false

    FR-CA
    JA
    X-NONE

    /* Style Definitions */
    table.MsoNormalTable
    {mso-style-name:”Tableau Normal”;
    mso-tstyle-rowband-size:0;
    mso-tstyle-colband-size:0;
    mso-style-noshow:yes;
    mso-style-priority:99;
    mso-style-parent:””;
    mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
    mso-para-margin:0in;
    mso-para-margin-bottom:.0001pt;
    mso-pagination:widow-orphan;
    font-size:12.0pt;
    font-family:Cambria;
    mso-ascii-font-family:Cambria;
    mso-ascii-theme-font:minor-latin;
    mso-hansi-font-family:Cambria;
    mso-hansi-theme-font:minor-latin;}


     

  • Tras la complejidad de lo que vive Venezuela no podemos olvidar dos cosas lo que hay tras esos conflictos de apariencia interna.
    La primera esta fundamentada en la voluntad de Estados Unidos de mantener su predominancia en los Estados de América latina y, en el caso de Venezuela, de recuperar el control del petrolero y de las minas. Para lograr este objetivo dispone de muchos recursos que le permiten desestabilizar a un gobierno y a lograr que el mundo lo llame para salvar a un pueblo de la tiranía de un dictador que maltrata a su pueblo. 
    La secunda es el compromiso de “una” Iglesia de combatir el comunismo y el marxismo sobre todas sus formas. En el caso de Venezuela, el episcopado reconoce en la revolución bolivariana ese comunismo y marxismo.  Así, no puede solidarizarse con un gobierno que promueve estas ideologías. No ven las conquistas sociales sino la manipulación de un pueblo que se deja llevar por la propaganda. No pueden ver la dimensión comunitaria en pueblo sino puro populismo. 
    Es así que Washington y la Iglesia tienen un interés común al destruir la revolución bolivariana para que el poder del Estado pase de nuevo entre las manos de los fieles discípulos del neoliberalismo y que los fieles vuelven a la practica de una Iglesia de culto.  Es en este contexto que hay que entender los dos pactos firmados por Washington y el Vaticano para llevar en conjunto la lucha contra esos gobiernos comunistas y marxistas. Todos los medios serán buenos para lograr parecido objetivo: mentiras, engaño, asesinos, torturas y mas. He aquí de lo que sabemos de esos dos pactos:
    http://blogs.periodistadigital.com/humanismo-de-jesus.php/2017/04/01/dos-pactos-secretos-entre-el-vaticano-y-
    Si no tomamos en cuenta estos dos elementos, lo geopolítico y lo ideológico, en el análisis que hacemos de lo que pasa en Venezuela nos quedamos fuera de la trama de fondo de la lucha que confronta la revolución bolivariana al imperio de Estados Unidos y a una Iglesia que ve rojo en todo lo que es revolución  o desarrollo social. El padre Numa Molina no entra en este juego y acompaña a la revolución bolivariana. El episcopado venezolano es parte de este juego y le da fuerza.
     

    Normal
    0

    21

    false
    false
    false

    FR-CA
    JA
    X-NONE

    /* Style Definitions */
    table.MsoNormalTable
    {mso-style-name:”Tableau Normal”;
    mso-tstyle-rowband-size:0;
    mso-tstyle-colband-size:0;
    mso-style-noshow:yes;
    mso-style-priority:99;
    mso-style-parent:””;
    mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
    mso-para-margin:0in;
    mso-para-margin-bottom:.0001pt;
    mso-pagination:widow-orphan;
    font-size:12.0pt;
    font-family:Cambria;
    mso-ascii-font-family:Cambria;
    mso-ascii-theme-font:minor-latin;
    mso-hansi-font-family:Cambria;
    mso-hansi-theme-font:minor-latin;}


     

  • George R Porta

    1. Si los obispos venezolanos están en comunión con el Papa y están en Venezuela y si realmente el pueblo ha votado lo que haya votado, ¿cómo puede haber posiciones discrepantes? ¿No hablan la verdad el Papa y los obispos? ¿Para qué tiene Parolin que opinar?
    2. Si la votación fue legítima, los obispos solo tienen que acatarla y aprender a vivir en ella cada uno como venezolano. Corporativamente, no tienen que tener una opinión y personalmente otra.
    3. Si el estado venezolano toma una postura con respecto a la religión como ocurrió en Cuba, cada Obispo en su diócesis y en colegialidad en la Conferencia, han de decidir cómo responder para no confundir a la población católica con múltiples respuestas, pero ¿para qué tiene que responder Parolin o tiene que hacerlo el Papa que no están en Venezuela?
    4. Si se trata de persecución, no les iría mal mirar la película Silencio o, mejor, volver a leer el evangelio. Quizás se esté presentando una buena oportunidad de vivir la situación en solidaridad con el pueblo católico y de ofrecer un sólido ejemplo de humildad y perseverancia, aunque les cueste el martyrio. No tienen que representar o mediar a la parte del pueblo que tiene el dinero y o se puede representar sola o seguramente escapará.
    5. Si las elecciones no fueron legítimas ya el pueblo lo sabe y, en ese caso, ¿para qué hay que decírselo? 
    6. Si el nuevo gobierno suprime la libertad y atenta contra la democracia, entonces tienen que denunciarlo desde dentro y asumir las consecuencias si realmente ven que disfrutan de credibilidad ante el pueblo ¿para qué tuvieran que mediar, lo cual equivaldría a sostener un régimen ilegítimo? 
    7. Sigo sin ver ¿para qué tiene que haber una institución eclesiástica que exista como una isla soberana en medio de un pueblo que ha ejercido su voto o que ha sido engañado? Si ocurrió lo primero, hay que vivir en el Sistema de relaciones sociales que el pueblo soberano escogió y descubrir como server el evangelio a ese pueblo. Si ocurrió lo segundo, hay que enfrentarse y quizás aceptar que la posibilidad del martirio sea real. 
    Las componendas no dieron resultado en Cuba, que el animismo, la santería y las religiones alternativas, sincréticas, revivieron y los curas y una pequeña población católica vive aislada excepto cuando salen en procesión tras de las imágenes de los santos sincréticos…
    Son tiempos difíciles, sí, También lo fue el de Jesús de Nazareth, pero si no me equivoco, la alternativa, por ejemplo en España, tampoco resultó porque : La Religion encontró una oficina en algún piso de El Pardo, por así decir, pero perdió una inmensa parte de su credibilidad, sigue casando a los reyes que llevan las flores de la novia al Niño de Atocha, la religiosidad popular (el Rocío, las cofradías relacionadas con la Semana Santa, etc. tiene más credibilidad que el catolicismo y en definitiva la gente parece que vive de una manera y los curas de otra, ¡ah!, olvidaba, la violencia doméstica contra la mujer no fue afectada por la evangelización, sigue ocurriendo… y la corrupción política tampoco fue afectada aunque la religión estuvo en el Pardo la tira de años.

  • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

    Como no estoy en Venezuela, puede que no capte la diferencia entre las palabras del Secretario de Estado y la Conferencia Episcopal venezolana; pero no veo que de las palabras de Parolin se deduzca que acepta la Asamblea Nacional Constituyente como punto de partida de ese diálogo, y menos que dé por buena la cifra de más de ocho millones de venezolanos en su respaldo Yo creo que Parolin ha sido muy ambiguo.
     
    Para mí, el diálogo político necesario requiere concretar más sobre las condiciones mínimas y es muy difícil, porque Maduro tiene poco que ganar; si no se presiona a la oposición para que el diálogo político no pretenda arrasar con todo el proyecto bolivariano, es muy difícil: y ¿quién va a presionar a esa oposición, si todo el mundo que la rodea espera que no deje ni rastro de la herencia de Chávez? Un hilo de esperanza para ese diálogo político veo en que la correlación de fuerzas antagónicas sea tan pareja que las obligue a un acuerdo de mínimos compartidos. Esta es la última oportunidad antes de la guerra civil, o algo así. Desde fuera veo esto.

    Y en otro sentido del hilo, y reconociendo que la llamada laicidad “sana” del Estado Vaticano juega con las cartas marcadas en la práctica diaria de la relación de política y religión, pienso que la soberanía del Estado es suprema (no absoluta:DH) en su ámbito propio (el espacio público) y su fin (el orden público justo). Si una autoridad religiosa ofrece pautas éticas a la conciencia personal y social de los ciudadanos de fe, o de quien quiera considerarlas, no veo que eso signifique terminar con la soberanía política de los Estados en su territorio y para su población. Por supuesto, se puede discrepar de esas pautas morales de una religión y se debe exigir libertad política para todos ante ellas, pero que suenen criterios morales de quien sea (religiones y cosmovisiones, desde fuera y desde dentro de un país) no veo que sea cuestionar la soberanía política del Estado. Así pienso, hasta hoy y escucho.

  • De verdad, hay mucho para justificar un cierto pesimismo, pero queda algo para sonar de la llegada de un mundo nuevo. En principio de julio no se tenia mucho optimismo para que se concrete el voto por una ANC. Las acciones terroristas sostenidas por un episcopado presente en todas la tribunas del imperio para denunciar un gobierno comunista, marxista, dictatorial que mata a su propia gente, todo eso no dejaba mucha esperanza para superar esas amenazas y llegar a sacar un voto suficiente significativo para hacer existir una ANC. Lo lograron a pesar de sectores completos que que se quedaron sin locomociones para llegar a los centros de votación. Los dueños de estas lineas recibieron 150 000$ para no estar en servicio el dia de la votación. Se calcula que cerca de 2,5 millones de venezolanos no podaron llegar a un centro de votación.  Felizmente muchas otras llegaron, cruzando campos, montañas, ríos, caminando kilómetros para que su voto llegue a buen destino. Esas cosas no salen en los medios dominantes del imperio.  Con este pueblo un optimismo se mantiene a pesar de todo lo que va en contra.

    https://www.aporrea.org/contraloria/n312336.html

     

  • George R Porta

    ¡Hola Olguita! Quizás sea cierto que se trate de pesimismo, pero yo pienso lo mismo, temo lo mismo, y me parece algo muy real, pero triste, doloroso y sobre todo algo frente a lo cual siento gran impotencia.

    Por eso me parece que no necesariamente se trate de pesimismo o derrotismo, sino de realismo, de ahí los buenos deseos de que encuentren alguna solución.

    En la Conferencia de prensa de la Casa Blanca ya hablaron de sanciones y de investigar y de gestionar con otras naciones del contorno alguna acción para «proteger» la democracia… El discurso habitual. Ya ves que no andas muy descaminada en tu apreciación.

  • olga larrazabal

    Ojalá se sienten a conversar, y las naciones los apoyen, antes que desembarquen los marines, los cañoneen igual que a los libios y a otros países que han tenido su modo particular de autodeterminar su destino y que tenían petróleo.

    Si no lo hacen, va a quedar una matanza, porque la historia nos muestra que así ha sido la cosa.  Y después o durante la matanza, se instala algún gorila de dictador tipo Trujillo o Somoza, que parece salido del fondo de los infiernos.

    Disculpen que sea tan pesimista, debe ser la edad y la afición a la historia y la poca confianza en los imperios.

  • Gracias Oscar Varela por la canción que dice mucho en pocas palabras. Espero sencillamente que el mensaje de Parolin llegue al episcopado venezolano para que cambie el rumbo de su actuar.El futuro, del cual me quedo siempre atento, especialmente en este caso, nos dira lo sincero de la dicho.

     

    Buen dia

  • oscar varela

    Hola!

    Es enternecedora la “buena voluntad” de Oscar Fortín.

    Parolín se ha mostrado con Venezuela:

    * ni “ambiguo”

    * ni “diplomático”

    Vaticano-Parolín se ha mostrado con Venezuela:

    ser un FALLUTO (lunfardo)

    = un FALSO, llamado “Pos-Verdad”.

    Estos tipos, tarde o temprano, generan DESENCUENTROS

    He aquí el tanguito imprescindible

  • Gracias por su comentario que me da la oportunidad de aclarar el sentido que doy a la claridad de la intervención del cardenal. Su punto de vista que es el Vaticano deja claramente entender que a los Venezolanos y las Venezolanas les corresponde encontrar soluciones entre ellos en un contexto de respeto mutuo en vista del bien común del pueblo. El rechazo de la violencia deja claramente a entender al episcopado venezolano que sus llamadas a la desobediencia civil y sus milicias dedicadas a la violencia deben cesar. Ya los muertos son demasiados.

    Esta toma de posición deja claro que el Estado del Vaticano se opone a todo intervencionismo exterior. El camino de la paz en Venezuela esta entre las manos de los Venezolanos y Venezolanas. Al final, desea que el episcopado sea una fuerza que facilite el reencuentro de los que se oponen para mejor servir el bien común del pueblo. El Vaticano, como usted dice, tiene una responsabilidad política y, como Iglesia, tiene una responsabilidad de acompañamiento y reconciliación en la verdad, la justicia y la misericordia.

  • George R Porta

    ¿Cuando sale de la ambigüedad?

     
    1.    La Iglesia está constituida por ciudadanos venezolanos, y, por lo tanto, solo existe en ellos, no separada de ellos.
     
    2.    Los obispos venezolanos debieran estar completamente sujetos a la autodeterminación del pueblo venezolano en cuanto al régimen político que escoja para sí en las urnas.
     
    3.    los obispos, los curas, las monjas venezolanas solo tenían que votar favorablemente o no como ciudadanos y atenerse a los resultados de dicha votación.
     
    4.    Ni Parolin ni el Papa tienen ni han tenido derecho a inmiscuirse en los negocios internos de la nación venezolana. El precedente de derecho internacional es que la Iglesia, no reconoce el derecho de los gobiernos a influir la elección del Papa o, pasada la disputa de las investiduras (Ca. AD 1122), la selección y el nombramiento de los cardenales, obispos, abades, abadesas, etc. Más obligación y necesidad tiene la Iglesia de reconocer canónicamente el derecho de los católicos laicos a participar de la nominación y elección de los obispos y párrocos y sin embargo no lo hace.
     
    5.    La presencia de la Nunciatura del Estado de la Ciudad del Vaticano crea ambigüedad, de hecho, una dualidad que, como toda otra, es cuestionable o impugnable:
     
    a.     La Santa Sede disfruta de soberanía sobre una parcela de territorio venezolano, independiente de la Iglesia Católica venezolana;
     
    b.    Así, la Iglesia Católica simultáneamente reclama reconocimiento político como corporación laica, y, simultáneamente, reclama el derecho de comunicarse libremente con los obispos para viabilizar el ejercicio soberano, por parte del Papa, de su autoridad y su liderazgo religioso sobre los católicos venezolanos, dentro del territorio de la soberanía del Estado de Venezuela y fuera del territorio de la nunciatura. Este es un privilegio no reconocido a ningún otro gobierno extranjero y más bien una rémora del antiguo derecho colonial.
     

Deja un comentario