Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5437 Artículos. - 86457 Comentarios.

Obispos y educación

ArregiEl domingo pasado, día de Pentecostés o del Espíritu universal, los obispos vasco-navarros publicaron un documento sobre la Educación y sus desafíos contemporáneos. Es un buen texto en general, con un bello título tomado del salmo 15 de la Biblia: “Me enseñarás el camino de la vida”.

Ahí está dicho todo. Aprendices de la vida como somos, todos necesitamos que alguien, que otros –todos–, que el Espíritu de la Vida que alienta en todo nos enseñe sin cesar el camino de la vida, del Buen Vivir. El niño, el joven, el adulto, y no en último lugar los obispos, todos necesitamos ser educados en el espíritu y la sabiduría de la vida. Nadie estamos dispensado de educar ni de ser educados.

El objetivo de la educación es, se nos viene a decir, construir una sociedad humana, justa, fraterna. Consiste en introducir al educando en el asombro de la realidad, en enseñar a vivir humanamente, en formar personas libres, maduras, críticas, creativas, capaces de vivir en el cambio y de promoverlo. ¡Qué pena que justamente la Iglesia lo haya impedido tantas veces, y que este documento episcopal no contenga ni media palabra de autocrítica!

Dedica un largo apartado, atinado tanto desde una perspectiva histórica como espiritual, a Jesús de Nazaret, espejo cristiano de educación para la vida. Con sensibilidad y vigor, presenta a Jesús como figura humana, muy humana: libre y liberadora, audaz, innovadora. Fue un maestro carismático, no institucional, crítico de “la ley antigua” y del “liderazgo religioso del momento”. Fue un profeta social más que religioso, aunque entonces no se distinguían ni él podía distinguir ambas cosas. Denunció la riqueza de los ricos que produce sordera, ceguera, crueldad, muerte. Realizó, se nos dice, una revolución pedagógica, al poner en el centro a los pequeños y heridos. Su escuela se desarrolla en campo abierto, en caminos y plazas, abierta a todos, puros e impuros sin distinción. Trató con “publicanos y pecadores”, es decir, con los despreciados de la sociedad. En su grupo de seguidores hubo siempre mujeres que no solo le servían, sino que participaban plenamente en la enseñanza y el anuncio de la Buena Noticia. Perfecto.

Lo que no dice el documento –pero cualquiera puede adivinar– es que Jesús también hoy sería reformador y crítico de todas las estructuras y jerarquías católicas, crítico radical de una institución patriarcal y dogmática, anclada en una cultura que no es la nuestra, secularmente aferrada a intereses sociales que no son los de los últimos, y que a pesar de todo ello se presenta con pretensiones de maestra de la verdadera educación. “Os habéis apoderado de la cátedra”, diría también hoy.

No puedo imaginar a Jesús, él que rompió tantos clichés y roles culturales religiosamente legitimados, no puedo imaginarlo denunciando, como hace el documento por enésima vez la “ideología del género” como una de las más graves “emergencias educativas” de nuestro tiempo. Y lo dicen citando al papa Francisco, como hoy se lleva entre los obispos, a la espera del que venga luego, pronto.

No puedo imaginar a Jesús, maestro itinerante y sanador a través de campos y aldeas, no puedo imaginarlo apelando a los Derechos Humanos y a la Constitución española para defender que en el sistema público de Enseñanza se siga impartiendo la enseñanza confesional de la religión católica, pagada por toda la sociedad, pero controlada por los obispos, que son quienes imponen los manuales y nombran a los profesores. ¿Cómo no han caído aún en la cuenta de que ese modelo confesional no solo se ha vuelto inadmisible en una sociedad plural y laica como la nuestra, sino que se ha convertido además en uno de los factores que más desacreditan a la Iglesia y al mensaje evangélico que pretende predicar?

Tampoco, por eso mismo, logro imaginar a Jesús afirmando, como afirmó recientemente Fernando Giménez Berriocanal, gerente de la Conferencia Epopiscopal Española, con ocasión de la presentación de la Memoria de Actividades de la Iglesia en España, que estudiar en los colegios católicos mejora la salud, reduce las diferencias sociales y “reduce la criminalidad”. ¿No se avergüenzan del panorama que tenemos y de ver que tantos dictadores de nuestra historia reciente y la inmensa mayoría de los especuladores, evasores y corruptos actuales del país, criminales todos ellos, han estudiado justamente en colegios católicos?

Ni puedo imaginar a Jesús contraponiendo, como contrapone el documento pastoral de los obispos vasco-navarros que comento, la espiritualidad zen, el reiki o la “nueva era” a la auténtica y única verdadera espiritualidad que sería la cristiana. Pues nunca dijo ni pensó Jesús que él tuviera la exclusiva del Espíritu, que “sopla donde quiere”, ni que él fuera el único “Hijo Unigénito Encarnado”, ni que Dios se revele más a unos que a otros y menos aún que los obispos sean sus últimos portavoces autorizados.

Con esas y algunas otras correcciones, este documento episcopal podría ayudarnos a abordar los grandes desafíos actuales de la educación para vivir. Una educación con vida, alma, espíritu. Con Espíritu. El Espíritu que inspiró a Jesús inspira y educa a todos los hombres y mujeres, independientemente de creencias y religiones. Es el aliento universal de vida. Es el alma de todos los seres. Es femenino en hebreo (ruah), masculino en latín (spiritus) y neutro en griego (pneuma). Él/Ella/Ello nos enseña desde fuera y desde dentro el camino de la vida.

 

(Publicado en DEIA y en los Diarios del Grupo NOTICIAS el 11-06-2017)

13 comentarios

  • olga larrazabal

    “Con esas y algunas otras correcciones, este documento episcopal podría ayudarnos a abordar los grandes desafíos actuales de la educación para vivir. Una educación con vida, alma, espíritu. Con Espíritu. El Espíritu que inspiró a Jesús inspira y educa a todos ”

    Muy diplomático, ya que “esas” son grandes correcciones y omisiones.

     

  • Antonio Toston De la Calle

    He de pedir perdón a Oscar Varela, no Valera,Don Juán, aquel escritor español que llamó a Don Benito Pérez Galdos, Don Benito !!el garbancero¡¡¡ él que había escrito Pepita Jimenez, Doña Luz…….

     

  • Antonio Toston De la Calle

    Como disfruto de lo que escribe José Arregi, George R.Porta, M.Pilar ,Ana Rodrigo, Oscar Valera. Sus palabras son también mis palabras. Y cuando José Arregi escribe sobre nuestro hermano Jesús de Nazaret allí hay ruah.Emocionadamente gracias a todos¡¡¡ El mundo se transforma, se hace más amable, más generoso, más luminoso.¡¡¡ Que bello es vivir!!!.

  • George R Porta

    La educación sobre la fe no es cosa de los obispos sino de los progenitores, como el bautismo no es cosa de los/las bebitas, sino de quienes ya mayores puedan solicitarlo y responsabilizarse con el correspondiente compromiso.

    Un problema grave es que si esto es cierto como me parece, desaparece la necesidad de custodiar el famoso «depósito de la fe» y por lo tanto se hacen obsoletos los pertinentes custodios del mismo. Otro problema es que al reservarse para sí el conocimiento, los laicos no saben que saben o pueden aprender y dependen de los clérigos.

    Este otro modelo, una especie de sinagogal o de congregación reformada, emplearía al cura o al Obispo y funcionaría independiente. Los católicos romanos no estamos acostumbrados a esta autonomía, però a las Iglesias reformadas parece que les haya funcionado. Y, después de todo, se cree o no se cree en el sensus fidelium y en la asistencia del Espíritu Santo.

    Los obispos y las estructuras religiosas debieran ser instituciones de servicio, sin jurisdicción, disponibles gratuitamente a quien los solicite, por ejemplo, por las tardes.

    Los progenitors que quisieran ser «confirmados» en su fe y deseen comunicarla a su prole, pudieran entonces venir a los obispos para ser confirmados, como parece que, según los evangelios, deseaba Jesús que éstos hicieran.

    Los obispos y los curas en general pudieran muy bien procurarse sus medios de vida, seguir la idea de Vicente de Paul para las Hijas de la Caridad (parafraseándola): Tener por celibato la santa modestia, por casa un cuarto de alquiler, por capilla la parroquia del lugar, por claustros las calles de la ciudad. Y, desde luego, hacerse perdonar el pan que les sobre.

    Bueno, quizás estoy siendo in pelín utópico.

  • ana rodrigo

    Antes de ayer en Granada hubo un acto público promovido por el ayuntamiento para que se celebrase el fin (de ese día, no sé si de dice así) del Ramadán en una plaza pública abierto a todas las personas que quisiesen participar de la comida de las y los musulmanes. En dicha “plaza”, Los Jardines del Triunfo, hay una estatua dedicada a la Virgen. Yo ahora no me encuentro en Granada pero mis amigos de CCP acompañaron a l@s vecin@s musulmanas que viven en dicha ciudad, como un acto de integración y fraternidad.

    Inmediatamente apareció una convocatoria de no sé quién para concentrarse a rezar el rosario como desagravio. Menos mal que el arzobispo salió al quite y desautorizó este último acto del rezar el rosario.

    Las religiones dividen, el Espíritu, la ruah, une. El día que cada religión deje de creer que ella es la única verdadera con exclusión, por tanto, de las demás, ese día la espiritualidad que promueve esa ruah, será un gran día, los seres humanos no nos miraremos de reojo según el Dios en el que se crea.

    En nombre de Dios se han cometido y se siguen cometiendo las mayores atrocidades, las guerras más cruentas que deberían avergonzarnos como seres humanos. Comenzando por la religión judeo cristiana en la que “Dios eligió” a un pueblo y le ayudó a vencer a todos los enemigos que se interponían en el camino hacia la invasión de la “tierra prometida”… Siguiendo por la Guerras de Religión, etc. etc.

    Y esto que debería quedarse en la historia, no somos conscientes de la configuración de ese imaginario colectivo que celebra ostensiblemente en los espacios públicos (especialmente en España), procesiones, romerías y exaltaciones extremas sobre la grandiosidad del Dios cristiano, mientras las otras religiones tienen que vivir en guetos; y aún peor en países musulmanes donde directamente se asesinan a los cristianos como en Egipto, o está prohibido con persecución a muerte a quien no sea musulmán.

    No sé qué habría que hacer con la enseñanza de las religiones, aunque sí tengo claro que no debería pagarse con dinero público y controlada inquisitorialmente por los obispos.

    Yo pondría una asignatura de historia de las religiones, con profesorado cualificado y evitando el adoctrinamiento. Difícil?, pues sí, porque las religiones excitan los pro y los contra de forma incontrolada.

    El otro día salí en Facebook dos fotos, en una de ellas aparecía la Virgen del rocío rodeada de miles de peregrinos, en la otra aparecía la Kaaba rodeada de miles de peregrinos, y decía: en la primera foto se habla del fervor religioso, en la segunda de fanatismo musulmán.

     

  • Tengo esta anécdota que cada vez que recuerdo me retuerce el alma: Cursaba  el último año de educación primaria.El sacerdote que nos enseñaba religión nos desaprobó el curso casi a todos. Y para recuperar la nota nos dijo: al que sabe rezar el Padre nuestro y Avemaría sin equivocarse, le pongo la nota 11 (once) para que salve el curso, pero al que sabe rezar además del padre nuestro y Avería el Credo, le pongo la nota 15 (quince). Y mi compañero Juan Carlos recito las tres oraciones sin equivocarse. El sacerdote muy emocionado además de poner la nota 15 lo declaró el mejor alumno de la clase.Ahora, al cabo de 35 años Juan Carlos es un delincuente criminal más buscado de mi País. Al frente de una banda de sicarios Juan Carlos, el mejor alumno de la asignatura de religión, se ha convertido en un criminal más peligroso.

  • mª pilar

    Totalmente de acuerdo ¡Gracias!

    mª pilar

  • Julián Díaz Lucio

    Como aportación al diálogo sobre el tema de la religión en la escuela, Porto un artículo escrito hace unos meses:

    Normal
    0

    21

    false
    false
    false

    ES
    X-NONE
    X-NONE

    /* Style Definitions */
    table.MsoNormalTable
    {mso-style-name:”Tabla normal”;
    mso-tstyle-rowband-size:0;
    mso-tstyle-colband-size:0;
    mso-style-noshow:yes;
    mso-style-priority:99;
    mso-style-parent:””;
    mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
    mso-para-margin-top:0cm;
    mso-para-margin-right:0cm;
    mso-para-margin-bottom:10.0pt;
    mso-para-margin-left:0cm;
    line-height:115%;
    mso-pagination:widow-orphan;
    font-size:11.0pt;
    font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
    mso-ascii-font-family:Calibri;
    mso-ascii-theme-font:minor-latin;
    mso-hansi-font-family:Calibri;
    mso-hansi-theme-font:minor-latin;
    mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
    mso-bidi-theme-font:minor-bidi;
    mso-fareast-language:EN-US;}

    A  VUELTAS  CON  LA  CLASE  DE  RELIGIÓN
    La clase de Religión sigue en la palestra: los obispos de la región ha protestado ante la autoridad competente por la reducción de las horas lectivas; los socialistas han presentado una propuesta no de ley en el Congreso para que la Religión deje de ser evaluable; los profesores actuales de religión han visto reducidas las horas lectivas y temen perder el puesto de trabajo.
     Creo que lo que de verdad hace falta es hacer una reflexión profunda sin intereses partidistas entre todos los responsables de la sociedad (partidos políticos, sindicatos, iglesias o religiones…) no solo sobre el papel de la religión en la escuela, sino sobre todo el sistema educativo, y tratar de consensuar  una ley de educación que valga para 30 años. Es absurdo y totalmente nocivo para los niños y jóvenes de hoy, y para los adultos del mañana el que no se les haya formado con una ley estable y unos mismos criterios de formación y convivencia.
    Todos los gobiernos de la democracia han legislado a su antojo e ideología, sin escuchar y dialogar con todos los agentes de la educación, y dejar que ellos, que son los que están en la base, pudieran aportar sus opiniones. Creo que entre todos tenemos que buscar qué tipo de persona y sociedad queremos para el futuro. Y ahí es donde entra el diálogo mediante el cual se pueda diseñar una ley consensuada de mínimos, al cual se tendrían que atener todos los partidos que puedan gobernar en el futuro.
    Y viniendo a la clase de religión (he dado 23 años clase de religión), no estoy de acuerdo ni con lo que quieren eliminar la clase de religión de la escuela ni con lo que quieren utilizarla como una especie de catequesis. Pienso que el HECHO RELIGIOSO es universal, tanto a nivel geográfico como histórico. Y el conocer esta realidad constituye una parte de la CULTURA UNIVERSAL, como es la música, el arte o la historia.
    Para educar en la fe cristiana o católica están, deben estar, las parroquias, y los grupos o movimientos cristianos. Es en esas estructuras donde se hace la experiencia de la fe cristiana en el seguimiento de Jesús de Nazaret. En la clase de religión no se puede ni se debe hacer esa experiencia. Yo nunca lo intenté.
    La clase de religión quedaría como una clase de CULTURA RELIGIOSA, que en la sociedad plurireligiosa en la que ya estamos y más aún en la que vamos a estar, se trataría de una clase de cultura religiosa ecuménica, sobre el hecho religioso y todas las religiones. Para esta tarea se necesitarían profesores titulados competentes y con un espíritu no sectario sino dialogante y respetuoso a todas las opciones religiosas.
    Pero para esto tendrían que ponerse  de acuerdo todos los responsables de las distintas religiones y los poderes del Estado. Volvemos a lo del diálogo auténtico y a no querer imponer las opiniones propias.
    Sería, a mi parecer, obligatoria para todos. Y que se podría compaginar perfectamente con el Diálogo para la Ciudadanía o la Ética.
    Siento profundamente que nadie quiera bajarse de la burra, como está pasando en la deplorable situación política presente. No se quiere mirar para la realidad actual del pueblo y para el futuro del mismo. Y así nos luce el pelo.
    Una última aportación: los obispos siguen con una mentalidad de poder de cristiandad, y siguen querer imponer su visión catequética y proselitista, aunque la edulcoren de  otra forma. Les hace falta salir de verdad de su enquistamiento si quieren colaborar hacia una sociedad del diálogo y

  • Julián Díaz Lucio

    Como aportación al diálogo sobre el tema de la religión en la escuela, pongo un artículo que escribí hace unos meses:

    Normal
    0

    21

    false
    false
    false

    ES
    X-NONE
    X-NONE

    /* Style Definitions */
    table.MsoNormalTable
    {mso-style-name:”Tabla normal”;
    mso-tstyle-rowband-size:0;
    mso-tstyle-colband-size:0;
    mso-style-noshow:yes;
    mso-style-priority:99;
    mso-style-parent:””;
    mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
    mso-para-margin-top:0cm;
    mso-para-margin-right:0cm;
    mso-para-margin-bottom:10.0pt;
    mso-para-margin-left:0cm;
    line-height:115%;
    mso-pagination:widow-orphan;
    font-size:11.0pt;
    font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
    mso-ascii-font-family:Calibri;
    mso-ascii-theme-font:minor-latin;
    mso-hansi-font-family:Calibri;
    mso-hansi-theme-font:minor-latin;
    mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
    mso-bidi-theme-font:minor-bidi;
    mso-fareast-language:EN-US;}

    A  VUELTAS  CON  LA  CLASE  DE  RELIGIÓN
    La clase de Religión sigue en la palestra: los obispos de la región ha protestado ante la autoridad competente por la reducción de las horas lectivas; los socialistas han presentado una propuesta no de ley en el Congreso para que la Religión deje de ser evaluable; los profesores actuales de religión han visto reducidas las horas lectivas y temen perder el puesto de trabajo.
     Creo que lo que de verdad hace falta es hacer una reflexión profunda sin intereses partidistas entre todos los responsables de la sociedad (partidos políticos, sindicatos, iglesias o religiones…) no solo sobre el papel de la religión en la escuela, sino sobre todo el sistema educativo, y tratar de consensuar  una ley de educación que valga para 30 años. Es absurdo y totalmente nocivo para los niños y jóvenes de hoy, y para los adultos del mañana el que no se les haya formado con una ley estable y unos mismos criterios de formación y convivencia.
    Todos los gobiernos de la democracia han legislado a su antojo e ideología, sin escuchar y dialogar con todos los agentes de la educación, y dejar que ellos, que son los que están en la base, pudieran aportar sus opiniones. Creo que entre todos tenemos que buscar qué tipo de persona y sociedad queremos para el futuro. Y ahí es donde entra el diálogo mediante el cual se pueda diseñar una ley consensuada de mínimos, al cual se tendrían que atener todos los partidos que puedan gobernar en el futuro.
    Y viniendo a la clase de religión (he dado 23 años clase de religión), no estoy de acuerdo ni con lo que quieren eliminar la clase de religión de la escuela ni con lo que quieren utilizarla como una especie de catequesis. Pienso que el HECHO RELIGIOSO es universal, tanto a nivel geográfico como histórico. Y el conocer esta realidad constituye una parte de la CULTURA UNIVERSAL, como es la música, el arte o la historia.
    Para educar en la fe cristiana o católica están, deben estar, las parroquias, y los grupos o movimientos cristianos. Es en esas estructuras donde se hace la experiencia de la fe cristiana en el seguimiento de Jesús de Nazaret. En la clase de religión no se puede ni se debe hacer esa experiencia. Yo nunca lo intenté.
    La clase de religión quedaría como una clase de CULTURA RELIGIOSA, que en la sociedad plurireligiosa en la que ya estamos y más aún en la que vamos a estar, se trataría de una clase de cultura religiosa ecuménica, sobre el hecho religioso y todas las religiones. Para esta tarea se necesitarían profesores titulados competentes y con un espíritu no sectario sino dialogante y respetuoso a todas las opciones religiosas.
    Pero para esto tendrían que ponerse  de acuerdo todos los responsables de las distintas religiones y los poderes del Estado. Volvemos a lo del diálogo auténtico y a no querer imponer las opiniones propias.
    Sería, a mi parecer, obligatoria para todos. Y que se podría compaginar perfectamente con el Diálogo para la Ciudadanía o la Ética.
    Siento profundamente que nadie quiera bajarse de la burra, como está pasando en la deplorable situación política presente. No se quiere mirar para la realidad actual del pueblo y para el futuro del mismo. Y así nos luce el pelo.
    Una última aportación: los obispos siguen con una mentalidad de poder de cristiandad, y siguen querer imponer su visión catequética y proselitista, aunque la edulcoren de  otra forma. Les hace falta salir de verdad de su enquistamiento si quieren colaborar hacia una sociedad del diálogo y

  • sisifo

    Si Dios pudo tanto con la quijada de un burro, ¿Que no hará con el burro entero? decía el cura de Ars. A las religiones si no cambian, les estarán cantando las golondrinas, si son listos sus dirigentes sabrán que tienen sus horas contadas, “Renovarse o morir”. ¿Porqué le preocuparía  a Jesús? Porque no hay mas bueyes que los que habemos, y con ellos tiene que arar.

  • carlos

    Qué claridad, qué frescura.

    Tocando temas tan controversiales con suavidad y contundencia.

    Aclarando que no hay nada mas poderoso que la transparencia y autenticidad.

    de acuerdo con cada línea escrita.

  • George R Porta

    ¿Cuál es la base histórica o teológica para imaginar que Jesús hoy fuera Cristiano o católico o que le preocuparía una institución que ha sido aliada de los poderes que le asesinaron aunque tengan otros nombres y formas?

    ¿Cuál es la base histórica o teológica o de cualquier clase para afirmar que no hubiese sido asesinado de nuevo por las mismas causas y con el beneplácito de las mismas instituciones como ha ocurrido con tantos otros luchadores por la justicia y en defensa de la verdad?

     

     

Deja un comentario