Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5439 Artículos. - 86468 Comentarios.

Jonás, un Profeta contracultural

Haya

Una deliciosa historieta más de Gonzalo. Siempre recordaré aquella de cuando el culo de Dios no les dejaba espacio a los humanos para ponerse de pie y progresar. Pero esta, tan naíf como aquella, ¡es de la Biblia! ¡Palabra de Dios! En todo caso, de un Dios entrañable, con sentido del humor. AD.

Invito a leer un simpático cuentecito del Antiguo Testamento que, con  una fina ironía teológica, nos da una imagen de Dios que muchos cristianos actuales todavía no han descubierto.

Es un cuentecito, dos páginas, que desarrolla la historieta de un profeta al que Dios envía a Nínive con tremendas amenazas si no se arrepienten de su inmoralidad. El profeta huye hacia el otro extremo del mundo para evitar esta ingrata tarea. En su travesía surge una tormenta, castigo de Dios por su desobediencia, y es arrojado al mar; se lo engulle un enorme pez, reza a Dios, y el pez lo devuelve a la playa. Ahora sí; va a Nínive (capital del Imperio asirio, enemigo tradicional de Israel y símbolo de crueldad y opresión), predica su amenaza, y Nínive se convierte desde el rey hasta el último habitante. Dios los perdona, el profeta se siente estafado, y Dios baja para apaciguarlo. Un cuentecito, conscientemente increíble como historia, pero literariamente excelente como apólogo. (He aquí el texto completo en la Biblia para quien no la tenga a mano).

Es contracultural. Parece que se escribió hacia el siglo V ó IV antes de Cristo, después de la vuelta de los cautivos de Babilonia, cuando Esdras y Nehemías habían impuesto una campaña para cimentar el nacionalismo judío entorno al Dios de Israel. Con este fin reescribieron la Torá y, para apartar a los judíos de los gentiles, exigieron el cumplimiento del descanso sabático y de los alimentos impuros,  y expulsaronn a las mujeres cananeas que se habían casado con los judíos. Contra este nacionalismo religioso, el profeta presenta a un Dios que ama también a los gentiles.

Es irónico. El profeta huye de Dios, se embarca hacia Tartesos (España) en dirección contraria a Nínive (Irak actual). Teme que va a arriesgarse en un país enemigo, para que luego Dios perdone a los malos, y su profecía no se cumpla. ¿Orgullo profesional herido? En aquellos tiempos existía la profesión de profetas, a los que se pagaba como a los videntes actuales, y ni el pueblo ni los reyes sabían distinguir entre los profesionales y los enviados por Dios. Nuestro profeta se enfada, Dios (al que ni siquiera los profetas podían mirar directamente) conversa aquí amigablemente con él tratando, con poco éxito, de calmarlo; pero Jonás le replica justificando su enfado: ¡Claro que me enfado! Y mortalmente.

Es profundamente teológico. No porque los evangelistas relacionaran la resurrección de Jesús con el episodio de la ballena, sino porque sabe que el Dios de Israel no es un Dios nacionalista, es el Dios de todos los pueblos, y no sólo para castigarles sino para amarlos, para compadecerse de sus sufrimientos. No es un Dios que premia a los buenos y castiga a los malos, sino que ama a los buenos y a los malos.

Yo sabía que eres un Dios compasivo y clemente, lento para enojarte y de gran    misericordia; yo sabía que te arrepientes de las amenazas.

El enfado del profeta no es sólo por su desprestigio; deja ver un cierto resentimiento por ese amor que Dios muestra por unos gentiles, que además están ignorando los mandamientos que el pueblo de Dios trata de observar a regañadientes. También los cristianos sabemos de estos resentimientos al condenar tajantemente a los malos que no cumplen los mandamientos. ¿Creemos que Dios ama y perdona a Boko Haram?

La teología de este profeta anticipa lo que más tarde mostrará Jesús en la parábola de la oveja perdida, la del jornalero de la última hora que cobra igual que los que echaron la jornada completa, y la del hermano mayor enfadado por el recibimiento del padre al hijo pródigo. Es irónico hasta el final:

Entonces le dijo el Señor. Tú te apiadas de un arbolito que no has plantado…   ¿No voy yo a compadecerme de Nínive, esa gran ciudad en la que viven más de   ciento vente mil ignorantes y en la que hay mucho ganado?

53 comentarios

  • Santiago

    Román, puedo entenderte mejor, ya que soy oriental como tú..No hay que preocuparse mucho….Creo que no se trata de errores sino de enfoque e interpretación…Sin embargo, dificultades técnicas, al usar diferente ordenador, me impidieron comunicarme contigo antes y era sobre tu comentario  del 1 de Junio, hablando sobre la FE y lo que escribí entonces…

    El cristianismo como bien tú dices Román, no puede consistir solamente en una ideología, una abstracción o una creencia…La fe trasciende y va mas allá de nuestra vida y se sitúa en un plano dinámico..Por eso cuando hablamos sobre la FE, sin duda, debemos referirnos  a la fe viva…Si se entiende así comprenderemos la actitud de los primeros cristianos cuando no vacilaban en ofrecer sus vidas por predicar lo que creían como cierto.

    Yo también he oído lo de “de cree duro, y peca duro”…Pero mis hermanos separados bautistas, maduros y sinceros, me dicen que para ellos la fe automáticamente significa la praxis del bien evangélico..Ellos creen que al recibir y aceptar la fe estamos ya salvados….porque esta misma fe nos conducirá irremediablemente a la práctica del bien y del amor a Dios..Por eso, yo creo que para ellos ese es el camino y basta…Aunque esto no corresponda a la realidad para muchos de nosotros, ya que el asunto es mas complejo, muchos de ellos viven de acuerdo a ésta fe..una vida práctica y virtuosa..

    Por otra parte, sabemos que la fe cristiana, especialmente su praxis, no es siempre total…no es mágica..sino un proceso del intelecto y la voluntad y aquí tenemos que recordar que los discípulos pedían a Jesús: “Señor, auméntanos la fe”..Además, la FE radical viva, como señala Isidoro es transformativa y puede ser el trabajo de toda una vida…

    Más que la adherencia a una doctrina o a la práctica de una abstracción, fundamentalmente el cristianismo consiste en el seguimiento de una Persona que se identifica como el “Hijo del Bendito”, para los que oyeron esta proclamación ante Caifás, sumo sacerdote del Sanedrín, durante la vida de Cristo, y también para los que le siguieron durante Su vida. Por eso Jesús siempre pregunta si aceptaban creer en El, y en Su amor,. ya que quien cree en El y en Su amor también “guardará  Su palabra y Sus mandamientos”. Por tanto, no podemos separar la fe cristiana de esta unidad dinámica y transformativa que forma parte esencial de ella. De otra manera esta fe es inoperante…está muerta..

    La FE puede empezar, pues, por una poderosa intuición de que existe “algo más” del “yo y mis circunstancias”, algo trascendente al que yo tiendo irremisiblemente de tanto en tanto, como un “lejano eco” de algo real e incomprensible, pero que no puede definir totalmente al principio…Pero la FE, en realidad, es un don otorgado universalmente, y como don es LUZ capaz de “iluminar todos los aspectos de la existencia humana” y esta LUZ tan potente, capaz de transformar vidas no puede venir de nosotros…(ya vemos y nos preguntamos cómo transformarnos)…sino que ha de venir de una fuente primordial, ha de venir de algo trascendente que se encuentra,  por ende, encima de nuestras humanas posibilidades…No podemos crear la FE..sino cabalmente aceptarla…

    La certeza de la FE, según el Papa Francisco, no se basa en una esperanza dubitable, sino en una esperanza cierta, como cuando sabemos con certeza que “al final de la escalera de nuestra casa, con seguridad, vamos a encontrar la puerta” que nos conduce a la mansión segura. Por eso la FE es “la sustancia de las cosas que esperamos, y la prueba de las cosas que no vemos”…según la Escritura..

    Por eso la FE, como don, es vida, porque, al aceptar la fe, el creyente recibe una nueva creación, una nueva existencia que le permite vivir  en el amor filial del Padre y crecer, en este amor, y con este amor..

    Espero que perdones la extensión de mi comentario y que esta vez pueda llegar hasta ti…Por lo demás, disfruto tus comentarios,  junto con todos los interesados en el tema por aquí..

    Un saludo cordial  Santiago Hernández

    ..

  • Román Díaz Ayala

    Piano, piano,George,

    que ya no hay cama pa’  tanta gente.

    El diccionario  “de autoridades” ya hace muchos años que tiene otras funciones, siendo la más importante aclarar los conceptos  que utiliza la gente en su “comercio” verbal, una simple herramienta de trabajo.  A veces llega a todas las acepciones, otras no, y la más de las veces hay que atribuirle alguna poca de buena voluntad al dicente.

    No suelo utilizar la ironía ( fallo mío) y procuro utilizar el lenguaje con la sola y única intención de comunicarme (expresar mis pensamientos, sin otros motivos ocultos) Soy oriental, ¡qué le vamos a hacer!, y nacido en un entorno campesino (guajiro). Jamás pude aplicarme a la “guasita” cubana, aunque sé disfrutar y mucho de ella. Resulta que a veces las cosas mismas son irónicas de por sí, objetivamente irónicas.

    Si  en alguna ocasión te ha parecido “otras intencionalidades” en mis reflexiones, pues te pido disculpas, pero, por favor, no lo atribuyas a una mala voluntad hacia tu persona.

    Suelo callar en muchas ocasiones. Unas veces por falta de tiempo, otras porque no entiendo al interlocutor aunque comprendo que las otras partes intervinientes sí entienden y participan activamente, otras porque no sé absolutamwente nada del tema o materia, y otras porque continuar por ese camino puede conducir a cosas estériles, como debates improductivos, alejamiento del tema principal, menosprecio al autor del hilo etc.

  • George R Porta

    Román, leo: «George, fiel a los detalles,  en el suyo de 1/6  3.12 am hora lo retoma achacándolo al protestantismo, aunque luego matiza en otro de 1/6 de las 15.19 hora» 

    Esto dice el DRAE de «achacar: Del árabe hispánico aččakká, y este del árabe clásico tašakkà ‘quejarse’, ‘denunciar’. 1. transitivo. Atribuir, imputar a alguien o algo un delito, culpa, defecto o desgracia, generalmente con malicia o sin fundamento».

    No imputé o acusé ni a Lutero ni a los Bautistas de nada, aunque obviamente insistes en tu interpretación a pesar de mi aclaración, fuiste tú Román quien lo interpretó de esa forma sin interesarte antes por solicitar una aclaración de mi escrito, como me parece que cabe cuando un texto parezca falto de mayor especificidad o aclaración para no juzgar subjetivamente.

    Esto escribí en mi entrada de 1 junio 2017 at 3:12 am «1. Que la sola fe salve por su poder transformador fue el argumento que esgrimió Lutero y los Bautistas defienden a capa y espada. «Decir» Jesús es mi solo Señor, en frente de la Asamblea de los Confesores, es suficiente para salvar, según ellos, con tal de que en ese momento se crea que se dice sinceramente. Después, claro está, pecar cuanto más mejor, solo proclamará la misericordia de Dios.» Al escribir esto, solo constato lo que sostuvo Lutero y defienden los Bautistas en su esfuerzo ecuménico, pero no sé si Lutero estuvo errado o no y menos si los Bautistas lo están. El debate está abierto al menos en los EE UU.

    Claro, cada uno es libre de atribuir interpretaciones a base de juzgar unilateralmente por innecesario e injusto que eso sea. Por eso prefiero pedir clarificaciones cuando no entiendo y por eso recurro al DRAE que puede ser una fuente común aunque eso canse y me canse. Consistente con este modo de pensar y proceder, ofrecí después, no una matización porque no modifiqué mi criterio para hacértelo comprensible, veo ahora inútilmente porque no argumento contra Lutero o los Bautistas solo comenté marginalmente, sino una explicación adicional de lo que había ya opinado porque tu escribiste: «No comprendo tampoco que para argumentar en contra se apele la antigua trama católica y  antiprotestante de “la fe sin obras” ( además condenado por el Apóstol Pablo y por Santiago) atribuible gratuitamente a Lutero y a los Bautistas. Alguna explicación dará George, porque él medita bien las cosas, que a mí se me escapa.» 

    De no haber utilizado tú la palabra «trama» que implica una atribución a mi texto de intencionalidad, escribí esta nota aclaratoria que copié arriba, de lo contrario no estuviera ya escribiendo en este hilo. En esa misma aclaración, incluí lo que el DRAE dice de «trama: 3. f. Artificio, dolo, confabulación con que se perjudica a alguien» porque en realidad no me aplica, es solo una atribución tuya y gratuita.

Deja un comentario