• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6009 Artículos. - 95675 Comentarios.

Extrema derecha

CasellesUn buen amigo me envía la noticia: “Estamos derrotando a la extrema derecha,

¡y cómo!” esperando que yo me alegre, supongo, pero, mira por donde, la cosa me pone bien triste.

Es verdad que en Francia la señora Le Pen solo consiguió el 35% de los votos lo que ha impedido su acceso a la presidencia del vecino país, suceso que es motivo para alegrarse.

Pero, rememorando a Quevedo, volví mi vista a “los muros de la patria mía” y no sin espanto. me encontré a la extrema derecha gobernando tan campante, y eso con una cifra de votos curiosamente similar a de los ultras franceses. Porque, que yo sepa, a la derecha del PP no hay nada políticamente relevante, de lo que puede deducirse sin grandes reparos que la inmensa mayoría de la extrema derecha española (posiblemente algo más de un veinte por ciento de los votantes) vota PP con unción, lo que lleva a los peperos sin duda a estar en contra de la memoria histórica y a defender cosas como el que Franco siga en su supermausoleo del valle ese.

Ellos ganaron la guerra y siguen controlando el poder, por lo que se ve.

¿Cuándo llegaremos en España a una convicción democrática tal que obligue a la unión de todas las fuerzas democráticas para impedir al fin que la nefasta y corrupta mano de este neofascismo nos siga imponiendo su dura ley? Las derechas no-peperas (PNV, C’s, Junts pel si, etc.) y las diversas izquierdas (Psoe, Podemos, sus confluencias, etc.) ¿no deberían reflexionar de una vez por todas sobre sus actitudes cortoplacistas y plantearse implantar en España un auténtica democracia?

8 comentarios

  • Román Díaz Ayala

    Hablar de derechas o de izquierdas es hacer un uso de estas palabras en un sentido relativo pues en cada una de ellas configuramos un universo de pensamientos que va desde un mero deseo de cambios, una reivindicación, o una aspiración a la defensa de un estatus quo, la afirmación de unos valores o contenidos culturales o la imposición, sea por el medio o instrumento que se obtenga de la hegemonía del pensamiento.Tal última cosa nos conduce a que haya ideólogos en  tanto en la izquierda como en la derecha, lo mismo que el conjunto nos dice claramente que en cada subjetividad conviven deseos de cambios con la afirmación de lo que se cree poseer; derechas e izquierdas no son,pues, más que unas meras etiquetas, la manera que tienen sus señorías representantes políticos del pueblo de sentarse en sus parlamentos.Hablar de extremos resulta se el XXXL de lo mismo.

    Un matiz distinto aporta en nuestro entorno social y político la otra etiqueta político-mediática de “antisistema” tanto por la derecha, como más frencuentemente por la izquierda; pasamos de las tentaciones golpistas a la revolución, que viene a ser lo mismo que el rompimiento en público de la foto, no de un cargo  y representante político,sino  de las reglas de convivencias que nos hemos dado con el ordenamiento jurídico.

    Mediáticamente también hemos edulcorado la palabra “revolución, revolucionario” para hacerla digerible, y hasta siempre éticamente aceptable sin matices, con la que adornamos cualquier cambio social, cultural o político de alguna envergadura.

    La configuración de los parlamentos nacionales y autonómicos son un fiel reflejo de la sociedad a la que pertenecemos y del ordenamiento jurídico que nos hemos dado ( si es que aceptamos que vivimos en un sistema democrático y que la soberanía sigue perteneciendo a la sociedad civil) Estoy hablando desde la columna vertebral que representa la Constitución de 1978

    La España civil se asienta sobre unos pilares que representan sus valores y principios. Su fortaleza esta siendo puesta a prueba de muchas maneras, pero yo aquí sólo quiero señalar ahora cómo la ética política, o ética de los políticos, o ética de los partidos, está siendo examinada a modo de escrutinio y reconducida a instancias como las sedes de representación popular  (parlamentos), los medios de comunicación, tiene que pasar el tamiz de otra instancia: la ética jurídica de los tribunales de justicia.

    España por primera vez en mucho tiempo es una sociedad abierta y plural. Por lo mismo, antes no nos causó extrañeza, y ahora no tiene por qué no ser así tampoco, que la llamada “extrema  derecha” y que identificamos como “los residuos del franquismo” cohabite participando en el juego electoral, o haya encontrado refugio en el Partido Popular, que es una refundición de la antigua Alianza Popular.

    Que la derecha ha seguido votando, o aparezca todavía en las encuestas (la del CIS de abril) mostrando sus preferencias por el Partido de Mariano Rajoy es porque no se siente ideológicamente representada por otras instancias políticas, o muestra su desconfianza por otras nuevas agrupaciones . (Antes el  UPD de Rosa Díez y ahora Ciudadanos del catalán Albert Rivera)

    Y ya que hablamos de la derecha, digamos algo también de la izquierda.Un comentarista ha dicho más abajo (¿George?) que la política funciona con la negociación, aquí decimos que funciona sobre unos “consensos previos”, y también dijo más arriba que quien persigue la hegemonía (matizando “de una clase”) está practicando alguna forma de populismo. Esto último es en Europa una enfermedad que se debe evitar para una sociedad madura.

    Los consensos que nacieron de nuestra Transición se han rotos progresivamente desde hace varias legislaturas, desde los años 90 Con ellos se vistió la sociedad civil y tanto el PSOE e IU (herederos del PCE) que entraron en crisis. El primero se debate entre su disolución, fractura, o refundición, el segundo ha terminado en las playas del universo Podemos.

    Podemos ha llegado con una cultura política propia, y que supo aprovecharse de la plataforma que le brindaba el movimiento de los indignados del 15-M, pero se han equivocados en sus intentos de sustituir al ciudadano en la práctica de la ciudadanía. No logran comprender que nuestras democracias europeas son representativas, y que hacemos valer el principio de nuestra pluralidad. Es decir, que la negociación por la que aboga George sólo puede existir sobre el consenso previo, que no es patrimonio de la clase política de turno, sino que emana de la Constitución y es un pilar de nuestra sociedad civil.

     

  • Antonio Toston De la Calle

    ¿Derechas, extrema derecha, izquierda, etc?.El historiador francés Enmanuel Todd lo ve de otra manera.Enfoca directamente a Alemania. Le preguntan: Pero,  ¿tienen los alemanes un proyecyo, más allá de seguir consecuentemente la línea hacia su habitual desastre dominador?.-Tienen una racionalidad limitada. Hay un agujero en la cultura alemana.En términos de sus élites Alemania no se ha recuperado del todo de la experiencia nazi. Las universidades están subdesarrolladas…..Se dice que Alemania produce excelentes máquinas, pero es que la misma sociedad alemana es una máquina.Alemania resuelve problemas técnicos.No producen suficientes hijos, hacen venir emigrantes….Estoy seguro de que en lógica alemana la destrucción de la economías italiana, española y portuguesa, no ha sido un accidente. Estoy convencido de que la destrucción de esas economías ( enseña una portada de Der Spiegel felicitándose del flujo de jóvenes cualificados españoles, italianos etc, hacia Alemania).Cuando se dice a Alemania que las medidas deausterid que exige a los paises del sur son destructivas, “sean razonables”, etc hay una confusión ; creo qque ellos lo entienden perfectamente. Su objetivo es , precisamente , la destrucción de esas economías y la recuperación de esa mano de obra cualificada del sur….Entrevista en La Vanguardia por -Rafael Poch. No tiene desperdicio.Yo la he leído en Rebelión.org.del 9 actual.

     

     

  • George R Porta

    ¡Hola Pili! Comparto tu enfado. Uno de los problemas que impide la Resistencia a la derecho es la falta de educación política de los ciudadanos y el no tener acceso a los medios de comunicación porque si las cosas no acumulan puntos para interpolar los comerciales, a las cadenas de TV y Radio no les interesa.

    Ya ves la repulse que se produce en Atrio contra los que nos atrevemos a intentar teorizar o a provocar la discusión teórica e ideológica. Todo el mundo quiere la solución práctica pero solo la cultura política y in pensamiento crítico informado puede discernir la mejor vía de actuación, en la vida pública y en la privada.

    Yo me he sentido mofado y rechazado, aunque sé que soy un tonto de aquellos que se pasa su tiempo en las nubes y comprendo que no puedo aportar mucho acerca de la lucha política en la calle, en los comentarios de quienes prefieren que solo se hable de las soluciones prácticas, cuando en realidad es necesario pensar y saber hacerlo. Yo no sé pensar quizás, pero trato de hacerlo y me gustaría que más gente se atreviera sin miedo a que lo ridiculicen o ninguneen.

  • mª pilar

    Solo será posible derrotar a la derecha más “casposa” y dura… (pongo estos adjetivos) porque no son personas con una profunda capacidad intelectual, son… de medio pelo; sí,  han conseguido meterse en los entresijos del funcionariado… durante casi tantos años como tienen.

    Van creciditos e insolentes, a veces son grotescos; porque el poder eso es lo que proporciona a las personas que no saben que es el respeto a las personas que dicen gobernar; jamás escuchan, se les pregunte lo que se les pregunte (con todo lo que les está cayendo encima) responden como si no fuera con ellos…

    ¡Es vergonzoso!

    ¿Cómo puede esta situación tener arreglo?

    Cuando los otros partidos… dejen de luchar a brazo partido :

    ¡¡¡Por el poder!!!

    Sé, que hay personas honestas y sinceras en política; pero visto lo visto… callan y obedecen… al partido… porque es el que tiene o puede conseguir el poder.

    ¿Donde está el pueblo, en todas estas luchas?

    Parte, adormecidos por los cantos de sirena, solo les impulsa un deseo:

    ¡Derrotar al “otro”!

    Y entre los de las mismas siglas, van a “degüello” con el compañero/a, que les puede retirar del primer lugar.

    Cada vez que escucho los enfrentamientos de PSOE, me quitan las ganas de votar… parece que hablan para personas que no se enteran de nada, que le creen cuantos cantos de sirena… bueno, más parecen cantos de mercado vendiendo el material que ofrecen.

    ¡Lo siento! Y alguno de ellos/a pueden llegar a gobernar.

    Ahí están todos nuestros males.

    ¿Donde están aquellas personas honestas, que daba gusto escucharlas, cuando presentaban sus ofertas?

    ¿Tanto nos hemos degradado?

    ¡No tenemos solución!

    La humanidad, parece que va a la deriva, y en estos momentos es, cuando salen a la palestra los viejos tiranos, las más tristes experiencias que ya el ser humano daba por finalizadas.

    La violencia, la brutalidad, los malos tratos, las vejaciones… otras maneras muy sibilinas de esclavitud… todo esto de manera soterrada está asomando de nuevo.

    ¡Que paren este tren… quiero bajarme de el, ya que mi lucha se diluye como azucarillo en agua!

    mª pilar

     

  • George R Porta

     
    Me parece que la forma de la democracia que existe en los EE UU declina por día. Hace tiempo, en otro hilo escribí mi opinión de que cualquier populismo sea siempre fascismo. No soy politólogo ni especialista en Ciencias Sociales o Políticas, pero opino de esa manera. Lo digo porque el populismo es un estilo demagógico de pensar y actuar en política que persigue la hegemonía de una clase divulgando la falsa idea de que si esa clase no logra la hegemonía algo catastrófico ocurrirá y si la logra solo se llegará al paraíso, a la Tierra Prometida y que todo ello requiere un voto de confianza en este o esta o líder sin igual que tiene la única llave de ese futuro, por lo que se le debe apoyo incondicional.
     
    La democracia debió ser la alternativa que permitiera que la mayoría, al menos ella, lograra lo que se proponía sin necesaria oprimir al resto, la minoría.
     
    Los creadores de la Declaración de Derechos y la Constitución de los EE UU estaban confundidos en un montón de cosas: No veían contradicción entre la declaración de los derechos «de todos», iguales ante Dios y al mismo tiempo ser propietarios de esclavos (Washington) o utilizar esclavas para satisfacer sus deseos sexuales a escondidas (Jefferson) y no reconocer legalmente a su prole, o imaginar que el destino de EE UU fuera la monarquía o el imperio como se les conocía en Europa (Franklin).   
     
    La democracia estadounidense no importa cuán cacareada como el ideal universal, parece un/a viejo/a que una vez fue un/a bebito/a y ahora declina hacia la demencia senil.
     
    En este momento un solo partido domina y Trump puede mentir a derecha e izquierda y el partido dominante, fundamentalmente de la extrema derecha, no hace nada para impedir que destruya lo que queda de las instituciones políticas del país y hasta le justifica y protege, no se sabe con cuáles propósitos.
     
    Parece obvio que los EE UU han llegado a ese estado de decrepitud institucional en la que la balanza se mueve de un extremo al otro y es difícil predecir qué otra cosa puede ocurrir que una crisis constitucional peor que la de Nixon.
     
    Como ocurre en la naturaleza, la vida se recicla del polvo a la vida y de nuevo al polvo. Ojalá que de este desastre actual emerja una nueva forma de gobernanza que justifique la esperanza de un futuro mejor. 

  • h.cadarso

    Lo de Grecia y Roma tiene tela, amigos…¿Qué democracia ni qué niño muerto, cuando la gran mayoría de los subditos de Grecia y de Roma eran esclavos?

    Por favor…No sé dónde, en qué rincón de Atrio, alguien ha dicho que la democracia no puede coexistir con el sistema capitalista. Aquí mandan Wall Street, la City de Londres, y el Ibex-35.

  • George R Porta

    Parece que nunca ha habido una democracia estable y duradera en ningún lugar del planeta, ni siquiera en Grecia donde la sociedad estaba estratificada y dividida. Roma no fue diferente ni lo pretendió. Un sueño que se escapa…

    ¿Qué ha hecho la democracia un proyecto inviable o imposible?

    Algunas especulaciones siguen:

    1.    Aún los grupos pequeños duran poco sin dividirse en facciones.

    2.    La política funciona por negociación y lo que se negocia nunca es completamente satisfactoria para todas las partes.

    3.    En materia de política, no se puede depender del voto directo para todo y la delegación del poder decisorio se hace inevitable.

    4.    Los parlamentos o las legislaturas pueden tener normativas éticas y leyes que la regulen, pero no pueden ser completamente limpia y transparente. Hoy día la prevalente doctrina de la seguridad sea nacional o sea regional provoca las tensiones y garantiza la desunión a nivel doméstico o internacional.

    5.    Las cortes de justicia son parte del aparato de gobierno, no independientes de él, y nunca han sido libres de distorsión en la aplicación de la ley, simplemente porque la política las permea.

    En última instancia la inefectividad de la democracia como la conocemos, hunde sus raíces en la desigualdad social y económica, por lo tanto en la desigualdad política que no ha podido ser evitada hasta ahora.

     

  • ELOY

    Es verdad Juan.

    Y me parece bien que hoy volvamos a considerar el “milagro” de que siendo más los votos de la izquierda , sigua gobernando la derecha.

    Quizá ¿habrá que “repensar el voto”?

    ¿llegará a suceder que echemos en falta “el bipartidismo”  y el “voto útil”?.

    Porque ¿podrá llegarse en breve – si no ya –  a la convicción de que el voto de la mayoría izquierdista de los españoles, ha devenido en ser “inútil” ?

Responder a George R Porta Cancelar comentario