Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4789 Artículos. - 76788 Comentarios.

La estrella

ArregiAmiga, amigo: ¡Feliz Navidad! O, si prefieres, feliz solsticio de invierno: la noche empieza a acortarse en nuestro hemisferio Norte, aunque sucede justo lo contrario en el hemisferio Sur. El Sol que muere nace y muere y renace. Cuando unos lo vemos ascender en el cielo, otros lo ven descender, pero a todos los vivientes nos regala su energía, aliento vital, de día y de noche, de solsticio en solsticio y de equinoccio en equinoccio. Loado seas, hermano padre Sol con nuestra hermana madre Tierra.

Es imagen de la Vida que no nace ni muere, que ES “en el principio”, mucho antes que el Sol y todas las estrellas, “antes” de todo antes y después, en lo más profundo del presente. Lo llamamos “Dios” y no sabemos decir qué es, sino que ES, y solo lo podemos decir con imágenes torpes. Es Espíritu o Aliento, Impulso, Eros o Amor infinito, Presente o Presencia absoluta. No es nadie ni nada que tenga forma, pero es Todo en todas las formas. Es Yo/Tú, Él/Ella, Nosotros/Nosotras. Es Palabra, Relación, Comunión universal. Es creatividad infinita. Es infinita bondad creadora, que se manifiesta en todo lo que es bueno o para bien, en todos los seres, en todos los vivientes, en todos los humanos. Es el Sol que renace cada día en el fondo de tus sombras, como en el solsticio de invierno.

Míralo, agradécelo, déjate alumbrar. Y, en tu pobreza, encárnalo, sé lo que eres: compadece, acompaña, consuela, subvierte. Así lo encarnó Jesús de Nazaret, hijo de María y de José, o hijo del Espíritu de la Vida, como todo viviente. Fue un profeta bueno y subversivo de una aldea oscura en un rincón de Palestina hace 2000 años. Llegó a ser lo que era. Creyó en la bondad, activó la esperanza, anunció la liberación a todos los oprimidos, curó enfermos de alma y de cuerpo, hizo frente a la autoridad religiosa y al poder imperial. Fue libre y bueno. Fue feliz, porque tuvo entrañas. No fue perfecto (¿qué es eso?), sino humano, hecho de arcilla frágil e inacabada, como tú y como yo. En la bondad de su humanidad inacabada, encarnó a Dios, el Misterio de la Vida, en forma a la vez parcial y plena, pues en la parte se halla el Todo. Algunos hombres y mujeres, al verlo, como los magos de Oriente perdidos en el camino, se dijeron: “Hemos encontrado la estrella que nos guía”. Y lo siguieron.

Nos lo cuentan los evangelios, sean canónicos o apócrifos. Pero todo eso no es historia, dirán muchos, sino leyendas de fe. Tienen razón en buena parte. El Jesús de los evangelios es una figura profundamente recreada por la fe de sus discípulas y discípulos. No sabemos, por supuesto, en qué día nació. Solo en el siglo IV se estableció en la mayoría de las iglesias la celebración de su natividad el 25 de diciembre, al final de las fiestas del solsticio.

Y es lógico, pues ese día celebraban los romanos el nacimiento del sol y de Apolo, los mitraicos el nacimiento de Mitra, los germanos el de Frey (y luego los aztecas el de Huitzilopochtli, los incas el de Inti…). Los nombres son distintos, pero la luz es la misma. La luz que brota del fondo de todo, que nos infunde el calor de la vida, y que nosotros hemos de encender. No hay nada más verdadero.

No importa el día en que nació Jesús, sino la figura luminosa que los evangelios presentan, la del hombre libre y hermano. Diré más: ni siquiera importaría que nada de lo que nos cuentan dichos evangelios, de manera por cierto tan distinta y a veces contradictoria, sea propiamente histórico. Lo que importa, al final, es que se abran los ojos para verlo todo de manera nueva, para ser lo que fue Jesús, lo que somos de verdad.

Lo más real de Jesús no son los dichos y hechos que pudieran probarse como históricos, sino la hondura de la Vida que le hizo y nos hace más libres y humanos. Solo puede decirse en parábolas, poemas y evangelios. El anuncio de un ángel a María y a José y a los pastores de Belén, el nacimiento virginal, el viaje de los magos guiados por la estrella que aparece y desaparece… nunca sucedieron como hechos históricos, como no sucedieron la multiplicación de los panes o la resurrección física con la tumba vacía y tantas cosas más. Pero ¿hay algo más real que “eso indecible” que nos quieren narrar?

¿Qué es eso? Es lo que narra el mito, sugiere el poema, sueña el niño, anuncia el profeta, emprende el rebelde. La bondad creadora: he ahí la estrella.

 

(Publicado en DEIA y en los Diarios del GRUPO NOTICIAS el 24 de diciembre de 2016)

10 comentarios

  • George R Porta

    Una nota curiosa, Oscar. El “Aromo” es en Cuba un arbusto leñoso, duro, cuajadísimo de espinos que florece en forma de un botoncito con una mota de filamentos y a la punta de cada cual un granito color rosa, como si quisiera protegerle a uno de los espinos. Durante mi tiempo en la granja (haciendo trabajo agrícola forzado) un campesino viejo me recomendó viendo cómo me hería con los espinos porque mi trabajo era machetear el aromo para poder desenraizarlo y plantar de nuevo el campo con algo productivo.

    La madera del aromo era utilizada para fabricar carbón vegetal que en su caso es muy apreciado porque quema lenta pero prolongadamente. La recomendación del campesino fue que me lanzara contra el aromo a machetazo limpio y que al hacerlo me heriría también pero mucho menos. Y tenía razón.

    Desde luego no hay relación de semejanza o alegórica entre esto anecdótico y la canción  bellísima de A. Yupanki que mucho agradezco cuanto agradecí el consejo del anciano campesino. Pena que acá cueste conseguir su música excepto en forma electrónica y conectado por un cable a auriculares.

  • George R Porta

    Agradezco tu recuerdo de la sugerencia del artículo de Ortega. Lo conservo  y volveré a él. Deseo que Olguita continue su recuperación sin dificultad. Hoy día hay más marcadores de pasos que pasos así que eso no será problema. Abrazos cordiales.

  • mª pilar

     ¡Preciosa canción del gran Atahualpa Yupanqui!

    Cuanto nos pueden enseñar los quejidos del cantor de la vida.

    ¡Gracias Oscar!

    pili-mª pilar

  • oscar varela

    Hola!

    En torno a la “perturbación” de George:

    a) “¿Cómo lo divino (“bondad creadora” de Arregui) en la naturaleza humana

    b) puede

    c) ser vencido por la malignidad igualmente humana?

    ……………

    1- Decía Arregui:

    – “¿Qué es eso?

    * Es lo que narra el mito, sugiere el poema, sueña el niño, anuncia el profeta, emprende el rebelde.

    * La bondad creadora: he ahí la estrella

    Esa “bondad creadora” me hizo coincidir con Arregui.

    Pero hay también el alerta de una similar “maldad creadora”.

    Habría que decir que:

    – hay ESTRELLA, y

    – hay ESTRELLADOS.

    …………….

    Hace tiempo que George viene “perturbándose” con este dilema acerca de la “BONDAD” de la Creación. Recuerdo haberle señalado el Artículo (filosófico) de Ortega y Gasset “EL OPTIMISMO EN LEIBNIZ”. Allí, precisamente, el hincapié (filosófico) radica en el concepto de POSIBILIDAD. Comprendo que al que está inmerso en los mundos “científicos” y “terapéuticos” no le hagan mella los intríngulis “filosóficos”. Sin embargo creo que es en esas (alturas o profundidades) donde se ve mejor “lo que nos pasa y lo que hacemos”: nuestra vida. Para que se dé ese “ver mejor” hay que aprender a verlo en la cotidianidad de las llamadas “las cosas de la vida”.

    ……………..

    Y “las cosas de la vida” son lo que nos “puede” pasar; son “posibilidades”: algunas BUENAS, otras MALAS (según pre-tensión de c/u.).

    ……………..

    ¿Cuál sería el SECRETO de una Vida humana?

    CON-JUGAR la BONDAD con la MALDAD.

    Un Curso de aprendizaje de esta “filosofía” lo da Atahualpa Yupanqui en 3 minutos, haciendo Poesía-Canción de la frase de Ortega y Gasset “La reabsorción de la circunstancia es el destino concreto del hombre”-

    https://www.youtube.com/watch?v=37FUnB482jo

    ¡Voy todavía! – Óscar.

  • George R Porta

    Leo lo siguiente y me perturba:

     
    “Es imagen de la Vida que no nace ni muere, que ES “en el principio”, mucho antes que el Sol y todas las estrellas, “antes” de todo antes y después, en lo más profundo del presente. Lo llamamos “Dios” y no sabemos decir qué es, sino que ES, y solo lo podemos decir con imágenes torpes. Es Espíritu o Aliento, Impulso, Eros o Amor infinito, Presente o Presencia absoluta. No es nadie ni nada que tenga forma, pero es Todo en todas las formas. Es Yo/Tú, Él/Ella, Nosotros/Nosotras. Es Palabra, Relación, Comunión universal. Es creatividad infinita. Es infinita bondad creadora, que se manifiesta en todo lo que es bueno o para bien, en todos los seres, en todos los vivientes, en todos los humanos. Es el Sol que renace cada día en el fondo de tus sombras, como en el solsticio de invierno”.
     
    He aquí mi principal problema que desde luego solo deseo compartir no para contagiarlo sino porque me parece que la duda debe ser expuesta siempre: ¿Cómo se puede concluir de otra manera que hipotéticamente la existencia de la divinidad?
     
    ¿Cómo se la puede definir como si se mirara o si se la pudiera comprender?
     
    ¿No es eso precisamente lo opuesto a lo que la divinidad debiera ser basado en lo que se predica de ella?
     
    ¿Cómo se puede hablar seriamente de un destello divino en la naturaleza humana que pueda ser vencido o derrotado por la malignidad igualmente humana?
     
    Ya sé que no haya mejor ciego que quien no quiera ves y que ello me sea tan atribuible a mi como a cualquier otra persona, pero quizás porque profesionalmente lidio más con la tragedia y el sufrimiento que con la felicidad y el disfrute, reconozco el reto a lo que plantea Arregui desde ese ángulo.
     
    ¿Cómo se puede llamar “vida” a otra cosa diferente de la “existencia” y sus avatares?
     
    Felicito a las personas que encuentran confort y que pueden redimir este artículo como fuente de esperanza, pero no puedo abstenerme de preguntar una y mil veces ¿cómo se diferencia la comodidad intelectual e incluso afectiva de la tentación de quere ver color de rosa lo que no lo es?
     

  • ana rodrigo

    Todo lo que sea humanizar lo divino y divinizar lo humano, yo lo llamo ENCARNACIÓN. Siempre es más razonable y eficaz tener la convicción de que somos portadores de esa burbujita de energía positiva, vital y constructiva que nos puede llevar a mundos infinitos de amor, solidaridad, y fuerza para luchar porque haya justicia para cada ser humano y haya paz para los pueblos y naciones.

    Y con esta esperanza ACTIVA Y CONVICCIÓN PROFUNDA podremos hacer posible el referente de Jesús el Galileo, el reino del bien en el mundo.

  • Pues para mi mucho de lo,que piensa Arregui es una gran verdad.

    Gracias por hacer verdadera mi fe i mi Esperanza.

  • Asun Poudereux

    La estrella. Lo es, por filtrar su luz en las tinieblas. Se hace visible en la oscuridad profunda, nos habla llenándonos  de paz y confianza, con solo respirarla.

    …GRACIAS…

  • Susana

    Gracias José Arregi!.

    Tus palabras nos liberan para que encarnemos el mensaje de Jesús en el prójimo . Para que vivamos como él enseñó, sin estar distraídos y acompañando en el camino. Y dejándonos acompañar.

  • oscar varela

    Hola!

    El “estilo” de Arregui no es el mío,

    y, sin embargo, coincidimos!

    Gracias! – Óscar.

Deja un comentario