Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5394 Artículos. - 85889 Comentarios.

¿El Padre Sosa, nuevo papa negro, reaccionario?

Nos ha autorizado Manuel Santos, gallego y argentino, a publicar esta información que envió en un porreo. AD

Queridxs amigxs:

Como ex-miembro durante 20 años de la Compañía de Jesús (Jesuitas), me sorprendió hoy la noticia de la elección de un jesuita venezolano como Superior (“Prepósito”) General de los Jesuitas.

¡Vaya! Ya tenemos por primera vez en la historia los dos “Papas”, el Papa “blanco”, Jorge Bergoglio, y el llamado “Papa negro”, Arturo Sosa, ambos latinoamericanos y jesuitas.

Enseguida fui a buscar información sobre la trayectoria del P. Sosa. Se la envío a ustedes en uno de los archivos adjuntos. Me pareció la más completa.

Pero, ¡oh sorpresa la mía!, también encontré la versión oral completa de una conferencia que pronunció el P. Sosa en Medellín en 2014 sobre “La situación sociopolítica de Venezuela”.

Veo que ATRIO puso ya el día 14 los dos enlaces a:

La sorpresa, entonces, se me mutó en una sensación de asombro y “horror”. Me pareció estar escuchando, desde los primeros párrafos de la exposición, pero que fue “in crescendo” al mismísimo Capriles, líder de la MUD o aun a Corina Machado, doblada en voz masculina e idéntica “tonada” venezolana; pero con mayor templanza pasional, si no “pulsional”. ¡Verdaderas barbaridades de la más reaccionaria ideología, dichas con una posse profesoral y maldisimuladamente dogmática! La gran ausente de la exposición, la Constitución de la República Boliviariana de Venezuela, dotada de originales “instituciones”, una de ellas el ”referéndum revocatorio” a la mitad del mandato presidencial, que la convirtieron en modélica para muchos países del mundo.

Se me fue la memoria a aquellos dos años de mis estudios en Roma, en que conocí, y podría decir que traté al P. Arrupe en mis muy frecuentes visitas a la Curia Generalicia para conversar con el que había sido el Superior Provincial en España, que me había admitido al Noviciado en Salamanca y que siempre me había distinguido con una gran estima, y me preguntaba, naturalmente sin respuesta a viva voz, qué pensaría el P. Arrupe de los esquemas mentales de este sucesor suyo.

Puedo deducir la probable reacción del P. Arrupe de lo acontecido en las siguientes “historias”, de las que fui testigo presencial y partícipe.

A su regreso del viaje por los países socialistas del telón de acero, al que lo había enviado el Papa Pablo VI en misión exploratoria de la “Ostpolitik” que intentaba el Papa en ese momento, el P. Arrupe fue invitado por nuestro Rector del Collegio Belarmino, residencia de los que éramos bienistas, unos 130 procedentes de los 5 Continentes, a darnos una conferencia sobre su viaje. El P. Arrupe abrió su charla con estas palabras, que jamás olvidé ni olvidaré: “Escuchen, hijos. Mi experiencia de este viaje puede resumirse así: “Estoy firmemente convencido de que es bueno para la Iglesia vivir bajo regímenes socialistas”.

Era aquel el tiempo y hora en que Aldo Moro defendía el “compromesso istorico” de la Democracia Cristiana con el Partido Comunista italiano para las entonces próximas elecciones generales de Italia. Compromiso que lo llevó, después, a Aldo Moro a su secuestro y finalmente a la muerte, por traición de sus mismos correligionarios.

Y era el tiempo, en que el P. Arrupe, a dos años de su elección como Superior General, empezaba a sentir la necesidad de promover una profunda renovación, si no “conversión”, de la Compañía que dirigía, para que ésta pudiera contribuir a dar respuesta a los graves problemas de injusticia y pobreza que sufría entonces el mundo y que él había vivenciado personalmente en sus primeros viajes pastorales, después de su elección, visitando las casas y las obras de la Compañía de muchos países.

Recuerdo que, en una de aquellas mis visitas a la Curia, me vio de lejos en uno de los pasillos, me llamó, me dio el típico abrazo jesuítico y, tras preguntarme quién era, a qué provincia jesuítica pertenecía y qué hacía en Roma, me invitó a su despacho y me preguntó, con una impactante sencillez, si a mi juicio él estaba dirigiendo bien a la Compañía y cómo podría dirigirla mejor.

A la distancia de tantos años y de lo que le escuché en aquella charla en el Belarmino sobre su visita a los países socialistas del Este, me confirmo hoy en la convicción de que aquellas experiencias vividas por él lo llevaron a convocar la Congregación General XXXII, que sesionó desde el 2 de diciembre de 1974 hasta el 7 de marzo de 1975, en la que se proclamó la redefinición de la “misión” de la Compañía centrándola en el compromiso con la “promoción de la justicia y la lucha contra la pobreza en el mundo”.

Así lo explicitaba el Decreto 12 de la Congregación:

Decreto 12, Una pobreza auténtica:

  • «Nuestra Compañía no puede responder a las graves urgencias del apostolado de nuestro tiempo si no modifica su práctica de la pobreza. Los compañeros de Jesús no podrán oír “el clamor de los pobres”, si no adquieren una experiencia personal más directa de las miserias y estrecheces de los pobres» (n. 5)
  • «Es absolutamente impensable que la Compañía pueda promover eficazmente en todas partes la justicia y la dignidad humana, si la mejor parte de su apostolado se identifica con los ricos y poderosos o se funda en la seguridad de la propiedad, de la ciencia o del poder» (n. 5). Cf Evangelica Testificatio nn. 17-19
  • Sentimos inquietud a causa de las diferencias en la pobreza efectiva de personas, comunidades y obras (n. 6)
  • En este mundo en que tantos mueren de hambre, no podemos apropiarnos con ligereza el título de pobres. Debemos hacer un serio esfuerzo por reducir el consumismo; sentir efectos reales de la pobreza, tener un tenor de vida como el de las familias de condición modesta… examinar capítulos de comidas, bebidas, vestuario, habitación, viajes, vacaciones… (n. 7)

Son innumerables las acciones e instituciones que promovió el P. Arrupe, en cumplimiento de la redefinida o actualizada misión de la Compañía. Solamente citaré dos, bastante significativas: La creación del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS; siglas en inglés Jesuit Refugee Service) y la instalación de los CIA’s, Centros de Investigación y Acción Social) en todas provincias jesuíticas del mundo.

_______

Queda ahora a ustedes evaluar y sopesar, por contraste con la historia del pasado y con la información fidedigna de la que disponemos sobre el presente de Venezuela en concreto y de Latinoamérica en general, el contenido de la conferencia de este nuevo Superior General de los Jesuitas y la “mentalidad” que ella trasunta.

Y sacar conclusiones, si les parece útil.

Me he extendido mucho. Perdonen.

Saludos y afecto de mi parte.

MS

 

8 comentarios

  • olga larrazabal

    Rescatando una colección de archivos antiguos con temas como economía, ideología y política, me encontré con un escrito donde se puede encontrar las bases filosóficas del pensamiento neo-liberal y como poco a poco a través de las Escuelas de Economía y de su aceptación por parte del gran capital, se convierte en una política mundial.

    Ahí se puede ver muy claramente, como la base de toda la ideología está en concebir que la Libertad Económica es un valor supremo por sobre la Justicia, o la Solidaridad.  Es decir el culto a Mammon en vivo y en directo.  Y tiene postulados tales como que “la desigualdad es necesaria para que la economía funcione” y otros viejos postulados de los ingleses del siglo 19 acerca de la “inmoralidad” de la asistencia estatal a los débiles, ya que les quitan las ganas de trabajar”.  Es decir el “estado de bienestar o asistencial” es una obstrucción que es necesario que desaparezca.

    Por supuesto que los opositores a Chavez o Maduro, no pueden explicitar su programa de supresión de toda asistencia estatal, y liberalización de todas las barreras que permiten que una minoría se lleve para afuera las rentas del petróleo, y que todo se importe de USA, porque los linchan.

    Y no es que sea del fun club de Chávez o Maduro, pero el esquema es reconocible.  Por eso que ciertas frases de Sosa al respecto, me produjeron una especie de dolor de estómago.

    https://estadopoderymedios.files.wordpress.com/2010/10/ideologia-y-practica-su-influencia-en-america-latina-de-los-90.pdf

  • Manuel I. Santos

    La Revista SIC, de los Jesuitas Venezolanos, y la conferencia del P. Arturo Sosa sobre la situación sociopolítica de Venezuela

    La Revista SIC es el órgano oficial y representativo del CENTRO GOMILLA-Centro de Investigación y Acción Social (CIAS) de la Compañía de Jesús de Venezuela.

    En la portada del último número, se rotulan los títulos de los diversos artículos que integran ese número de la revista convirtiéndolo en un número monográfico sobre el “Hambre en Venezuela”, como reza el título del número.

    Ese mismo título aparece en una pancarta a todo color inserta en la parte superior derecha, una de tantas pancartas portadas por los manifestantes en las concentraciones convocadas por la oposición política venezolana, y que dieron la vuelta al mundo, mediante la bien orquestada “desinformación” de los grandes medios oligopólicos de comunicación.

    En cuanto al artículo editorial, además del título, ya de por sí muy revelador, se sintetiza su contenido, que no deja lugar a dudas de la “orientación” (¿?) y enfoque (¿?)de la revista sobre el tema.

    Ustedes podrán comprobarlo en detalle accediendo a este enlace:

    http://gumilla.org/?p=news&id=14761917491497&entid=news

    La síntesis del artículo editorial vista es ésta:

    En nuestro editorial de esta edición titulado Tuve hambre y militarizaste el pan planteamos que “el hambre y el militarismo son dos signos visibles de esta hora que vivimos como país. Dos caras de la misma moneda. Podríamos decir que el hambre es el resultado más dramático de la imposición de un modelo económico inviable que nos está arrebatando el derecho a vivir con dignidad, y el militarismo la respuesta sorda y dura del poder que se resiste a aceptar su fracaso y estar éticamente a la altura de la situación. El militarismo, cada vez más, se ha ido convirtiendo en el modelo de gestión gubernamental que implica un ejercicio arbitrario del poder que desplaza la razón,  la palabra, y cualquier espacio institucional y modo democrático de relación,  entronizando el lenguaje  arbitrario del más fuerte, el de las armas”.

    En  otras cortas palabras está la verdadera clave de interpretación de lo dicho y lo no dicho por el P. Arturo Sosa dos años atrás en Medellín.

    Una y la misma es la línea de pensamiento y la visión de la realidad venezolana.

    Pese a la reserva manifestada aquí por algunos seguidores de ATRIO sobre mi sorpresa por la elección del nuevo Superior General de los Jesuitas, convertida en asombro y horror al escuchar aquella su conferencia, me confirmo en todo lo que vertí en el correo dirigido a mis amigos, inserto aquí por Antonio.

    Más aún, “mejorando la apuesta”, si cabe, ratifico lo que en el día de hoy escribí a uno de los comentaristas y colaboradores habituales de ATRIO:
    Me alegro que mi correo, insertado por Antonio en ATRIO, sobre el P. Arturo Sosa S. J. y su desafortunada charla sobre Venezuela, le haya ayudado a tu brújula a “nortear” de nuevo, entendiendo que para  nuestras brújulas latinoamericanas “nuestro Norte es el Sur”, como un día dijo el Maestro Joaquín Torres-García y hoy es santo y seña de Telesur.
     

     
    Pero mucho me temo que para la brújula del P. Sosa no es así, sino que su Norte es el de Norteamérica, como lo es, por ejemplo muy significativo, para la Universidad Católica Andrés Bello, de Caracas, fundada por el Episcopado Venezolano en 1951 y cuya dirección fue encomendada a perpetuidad a la Compañía de Jesús, y de la cual, según los Estatutos, fue Vicecanciller el P. Arturo Sosa, cuando era Superior Provincial de los Jesuitas de Venezuela.
     

     
    En esa Universidad, reservada por el altísimo costo de su matrícula o aranceles a la élite venezolana, se formaron, ¡oh coincidencia!, los principales líderes de la oposición venezolana, como Henrique Capriles y María Corina Machado, entre otros muchos.
    Esto (el contenido de SIC), proyectado hacia dos años atrás, cuando la conferencia del P. Sosa en Medellín, muestra a las claras el carácter sesgado, conceptualmente acrítico, éticamente prejuicioso, por no decir “prevaricador” y falseador de la realidad, tanto de los juicios vertidos en la revista SIC como los vertidos por el P. Sosa en aquella conferencia, todo ello impropio de “ministros” de la Iglesia y, por añadidura, miembros de la Compañía de Jesús, de los que San Ignacio de Loyola requería, especialmente de los destinados a funciones de “Gobierno” de la Compañía, un exquisito y comprobado “discernimiento de espíritus”.
     
    ‘Para muestra basta un botón’, dice el viejo y sabio refrán castellano. Y acá tenemos una larga ristra de botones…
    Manuel I. Santos
     

     

     

     

  • Santiago

    He oído y leído “el link” y estoy de acuerdo con Pablo y Jorge de que hay mucho mas positivo en las palabras del P. Sosa que negativo…Creo que habla como venezolano ante la realidad de su país y en ningún momento creo que puede clasificarse como “reaccionario”…Creo que el soslayar a EE:UU. y la Constitución venezolana en su entrevista es mas prudencia humana que algo puramente político…Creo que si lo hubiera hecho tendría que haber penetrado en temas que hubieran requerido mas tiempo y mas documentación..Hay que recordar que la Compañia de Jesús es una institución con “casas” que se extienden por todo el mundo y que los jesuítas latino-americanos están bien informados y comunicados…Todavía viven en la Compañía de Jesús, “la Antillense”, con sede en República Dominicana con los jesuítas discípulos de los que fueron expulsados de Cuba por un régimen similar al de Chávez y Maduro, después de la expropiación de todos sus colegios e instituciones con el pretexto de que eran “reaccionarios” y “agentes del imperialismo internacional” y a base de las mentiras y las calumnias mas absurdas.  Yo fui testigo presencial de toda esa injusticia inusitada desde comienzo de la Revolución en 1954, para imponer una dictadura “marxista-leninista”, tal como lo confesó por TV a finales de 1959 el propio Comandante Fidel Castro Ruz y  que ha durado ya 57 años, y que a pesar del reciente tratado de “apertura” hacia el mundo libre no tiene visos, ni por asomo, de convertirse en democracia..Por lo tanto, no es raro que los venezolanos, con la presencia cubana en su país y la influencia de los Castro, no puedan ver la gran similitud entre las destrucciones económicas y sociales de estos dos pueblos con el pretexto de la redención de los pobres…

    Estoy de acuerdo en que hay que remediar y luchar contra la injusticia social…ya venga de la derecha capitalista como de la izquierda comunista…La verdadera justicia social está en el Evangelio, que se encuentra en un centro..ni a la derecha….ni a la izquierda…Jesús optaba por los mas pobres y desvalidos no solamente materiales sino espirituales…sanaba las enfermedades del alma y las del cuerpo..daba el pan material a la muchedumbre….y prometía el pan eucarístico para el alimento del espíritu a todos los que creían en el…Comía con los fariseos para hacerles recapacitar de sus errores…aceptaba comer también con sus amigos de la clase media Lázaro, Marta y María que le socorrían con sus bienes…junto a algunas mujeres piadosas judías acomodadas…Se hospedó en casa de Zaqueo para que cambiara su vida de lujo y quizás de fraude y compartiera parte de su fortuna con los mas necesitados….El era para la conversión de ricos y de pobres…y los que están en el medio…pues todos necesitamos del “médico del espíritu” que es Cristo…que es la verdadera solución de los problemas existenciales del mundo…no solo resolver la “pobreza” material sino principalmente la “carencia” de valores del espíritu que es la parte mas importante del ser humano…por la que amamos, sentimos, sufrimos y vivimos…Este era precisamente el ideal del San Ignacio de Loyola….que “reclutemos” a todos los “seres humanos” bajo la bandera de de amor Cristo…Quizás el P. Sosa, siendo jesuíta  tenga esto bastante claro…

    Un saludo cordial y con mis mejores deseos    Santiago Hernández

     

     

  • olga larrazabal

    Desde un país , que es una mina de cobre, con 5000 Km de mar, con ventisqueros, con salares ricos en Litio, en el cual nunca, y repito nunca, los beneficios de las riquezas naturales han llegado al pueblo, sino que han sido explotados por un pequeño grupo nacional y un sinúmero de empresas extranjeras que se han llevado bastante gratis todo lo que han podido, me resisto a considerar como una malcrianza al pueblo de Venezuela, el gozar del fruto del petróleo que está en sus tierras.

    ¿El pecado mortal de los venezolanos es no tener espíritu industrioso y mercantil? Yo entiendo que la idiosincracia del país es diferente a la europea y siempre ha sido así. Pero eso no es culpa ni de Chávez ni de Maduro, y el sacerdote Sosa reconoce que la oposición, que debería ser más ilustrada no tiene ni proyecto ni programa, solamente ganas de hacerse del poder.

    Y si no se han organizado, es que no les interesa mucho.  Recuerdo que las direcciones de las casas eran complicadísimas, porque no existía una organización de la numeración.  Pero a ellos les importaba un bledo.

    Me temo que nos salió un papa negro con una fuerte influencia “calvinista”  al que no le simpatiza  la idea de la gratuidad, tan central en el pensamiento de Jesús.

    Hay pueblos que no funcionan bien con el ideal de la democracia, que necesita de un grado de madurez de información y de compromiso que no tienen y por lo tanto aspiran a caudillos que los protejan.  Y entre un caudillo que tenga a un pueblo inmaduro trabajando como esclavo y otro que les reparta algo de las riquezas del país creo que me estaría quedando con el segundo.

    Y que Europa no se rasgue las vestiduras ya que se ha mandado cualquier cantidad de caudillos, monárquicos, fascistas y de izquierda.

     

     

     

     

  • oscar varela

    Hola!

    ¿Tendrá que ver en todo esto el que Parolín andaba por ahí?

    Yo ¡ni idea!

  • Pablo Osés

    También   escuché la conferencia de Arturo Sosa.

    Me gustó mucho. Me pareció muy oportuno un superior así en estos tiempos. Con muchos conocimientos sobre las dificultades reales de la sociedad. Mi sorpresa ha sido cuando he leido a Manuel Santos  contar que  ” Su sorpresa, entonces, se le mutó en una sensación de asombro y “horror”.

    No es que  yo entienda mucho de política pero me pareció oir a alguien sensato, que sabía mucho de Venezuela , que era muy crítico con todos y que  además  estaba deseoso de arreglarlo haciendo que todos negocien.” Y muy consciente de las dificultades.

    Y por supuesto no me pareció partidario.

    Estoy deseoso de estudiar más comentarios. Gracvias

  • Jorge

    Escuché la misma conferencia en Colombia, del P. Sosa. Me llamó la atención su claridad, capacidad de exposición y modo de diseccionar la realidad venezolana. Tiró “palos” para todos lados, pero creo que no deja de tener razón en muchas cosas. Eché en falta dos cosas (sin ser especialista en Venezuela): no mencionó a EEUU, ¡para casi nada! Lo cual es muy extraño en un politólogo que habla de Venezuela. Tampoco mencionó la Constitución venezolana, para nada! Y habló hora y media, o sea que no creo que le haya hecho falta tiempo. Pero es lo que tenemos.

    Jorge

  • oscar varela

    Hola Manuel!

    Cliqueado el Link de la charla sobre Venezuela, cuando lo puso ATRIO, quedó mi brújula indecisa y pendulante. Tu reflexión me ayuda a re-encontrar su Norte. Gracias!

    ………………….

    Nota personal atrevida: el dmingo 30 estoy llegando a Buenos Aires-Retiro. Voy a mi casa de Dique Luján-Tigre. Estaré hasta el jueves 3/11, pero el lunes 31 creo andar por la CABA ¿Te parecería bien que podamos encontrarnos? No sé por dónde vives (tal vez ni en Bs. As) Mi Correo es olgoscar05@yahoo.com.ar

    Abrazo!

Deja un comentario