Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4873 Artículos. - 78268 Comentarios.

Sobre las respuestas al terrorismo

Para que aparezcan otras voces, como ha sugerido Pepe Blanco,
aunque disienta profundamente del planteamiento del amigo de Mandela. AD.

¿Por qué no podemos llevarnos todos bien?

El idealista de izquierdas yerra al culpar a Occidente del yihadismo. Hay que tomar partido

Por JOHN CARLIN, EL PAÍS, 23 NOV 2015

 “Las críticas irresponsables de aquellos que nunca han estado ni jamás esperan estar en el poder”.
George Orwell

En la película Mars Attacks!, una hilarante comedia negra estrenada en 1996, los invasores extraterrestres ya han liquidado a medio mundo cuando su líder y un par de diminutos guardaespaldas se encuentran cara a cara con el presidente de Estados Unidos, interpretado por Jack Nicholson. El presidente, solo en su despacho, apela a la bondad de los enemigos de la humanidad. “¿Por qué no crear en vez de destruir?”, les ruega. “¿Por qué no podemos llevarnos todos bien?”.

Acto seguido, el jefe de los marcianos lo mata, se acerca al cadáver y le ofrece un burlón saludo militar.

No es del todo absurdo suponer que el idealista de izquierdas que preside el partido laborista británico, Jeremy Corbyn, intentaría responder de manera similar al ficticio presidente en caso de verse arrinconado por un terrorista del Estado Islámico (ISIS). Sería un gesto consecuente con la visión del mundo que comparte con sus correligionarios en Europa, EE UU y América Latina. Siendo inglés, Corbyn quizá les invitaría primero a tomar una taza de té.

Corbyn y Bernie Sanders, el estadounidense que aspira a la candidatura presidencial del Partido Demócrata, y los muchos que comparten su pavloviano antiimperialismo en todo el mundo insisten, con irreductible vigor tras los atentados de París, en que las intervenciones militares de Occidente en Oriente Próximo crearon el fenómeno yihadista. Lo dijo Sanders en un debate con Hillary Clinton la semana pasada: “La desastrosa invasión de Irak condujo al ascenso del Estado Islámico”.

Algo de razón tiene. El psicópata exvicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney y sus perritos falderos -en orden de tamaño, George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar- rompieron el tiránico equilibrio en la región con su alocada invasión de Irak. No se puede saber qué estaría pasando hoy si Sadam Hussein siguiese en el poder, quizá la situación sería incluso más anárquica de lo que es, pero no se puede descartar la hipótesis de que hubiera frenado la yihad en seco combatiendo el terror, como era su costumbre, con más terror.

Por otro lado, se podría argumentar también que si Barack Obama no hubiera retirado las tropas estadounidenses de Irak, el ISIS no hubiera podido imponer su “califato” en Siria e Irak. Y, ya que estamos, ¿por qué no vamos más lejos? Si la actitud de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y demás aliados hubiera sido menos vengativa después de la Primera Guerra Mundial, si el Tratado de Versalles hubiera sido más generoso con los alemanes, es probable que Hitler no hubiese llegado al poder y el mundo se hubiera ahorrado el horror de la Segunda Guerra Mundial y el exterminio de seis millones de judíos.

El problema de ir por el camino de que la culpa la tienen los Gobiernos de Occidente es que propone como eje original del mal a aquellos que en el fondo defienden lo que Estado Islámico desprecia y los nazis despreciaban: la libre expresión, la soberanía de la ley y los demás elementos básicos de la democracia que permiten que los Corbyn, Sanders, Podemos, Syriza, incluso el Frente Nacional francés y otros que se oponen al statu quo puedan competir en el terreno político sin temor a caer presos o ser asesinados. Al atribuir la responsabilidad por las masacres de París a Gobiernos electos de Europa y EE UU, se plantea una grotesca equivalencia moral con los tontos inútiles, en varios casos exyonquis o delincuentes de poca monta, que han encontrado la redención personal en una ideología que rinde culto a la muerte, que cree contar con apoyo divino cuando decapita a infieles, lanza a homosexuales desde altos edificios, apedrea a mujeres supuestamente adúlteras y viola, esclaviza o prostituye a niñas de 13 años. Es verdad que los bombardeos de la aviación de EE UU y sus aliados han causado las muertes de civiles. De muchos. Demasiados. Pero hay una diferencia. Cuando mueren inocentes, Obama lo lamenta. El ISIS lo celebra.

El hecho es que, como dijo la semana pasada el jefe del servicio interno de inteligencia de Alemania, nos enfrentamos a “una guerra terrorista mundial”. Hay que tomar partido. No es hora de seguir bañándose en las aguas tibias del buenismo. Uno se puede sentir muy satisfecho consigo mismo oponiéndose a la guerra, al “imperialismo neoliberal”, a la vigilancia policial y tal, pero los tiempos exigen debates constructivos y respuestas concretas, sin cerrar los ojos a la dura realidad de que en el mundo político real no hay más remedio a veces que ensuciarse las manos, sacrificar la pureza moral y elegir entre lo malo y lo peor. No es suficiente en la emergencia actual declarar que la paz es un principio innegociable -la paz no es un principio, es una circunstancia- o que debemos luchar más contra el enemigo dentro que el enemigo fuera.

El argumento irrefutable contra la tesis que predica una simple conexión causa y efecto entre la política exterior de los países ricos de Occidente y el ascenso del Estado Islámico es que la enorme mayoría de sus víctimas no son europeos o estadounidenses sino habitantes de Siria o Irak, principalmente musulmanes. A los que les incomoda la idea de tomar partido junto a Obama, Cameron, Hollande y compañía, que salvaguarden sus conciencias convenciéndose de que lo hacen a favor de aquellos miserables de la tierra que están en el punto de mira del ISIS todos los días del año. Es hora de que los tontos útiles dejen de serlo y se definan, empezando por identificar sin ambigüedades quién hoy es el principal enemigo de la humanidad. Porque cuando aparezca el yihadista con un Kaláshnikov en un bar o un teatro o un supermercado y empiece a liquidar a gente uno por uno, no preguntará si su siguiente víctima es de izquierdas o de derechas, progresista o neoliberal, imperialista o antiimperialista. Matará, como una peste, sin prejuicio y sin piedad.

 

27 comentarios

  • Xosé Gundín

    P. Blanco:

    Siete días despues de tu respuesta dos más abajo que esta solo he visto la noticia del enlace: http://www.eldiario.es/internacional/Bundestag-militar-Francia-EI-Siria_0_459154358.html Presencia limitada en número y funciones. Nada más que una ayudita, vamos.

    Pero bueno, ¿donde va toda la gente?.

  • Santiago

    Pepe, el dilema se encuentra en que Rusia no esta luchando por derrocar a ISIS como al principio creiamos, sino que esta apoyando a Bashar al-Asad, que a su vez es el gran aliado del Iran.   Entonces    Que seria lo mejor?   Si lidear con el Califato Suni ISIS o si entrar en el dominio perso-irani???  O si como algunos piensan el mucleo del futuro gobierno mundial consistiria en la union Suni-Chiita?  Es complicado y dificil pero no carente de realidad, ante la vista del actual panorama mundial

    Saludos cordiales. de. Santiago Hernandez

  • pepe blanco

    Hola X. Gundin,

    Pues no, no sé qué van a hacer los gobiernos europeos, junto con Rusia y EEUU. Pero parece que lo sabremos pronto. Y no creó que se limiten a bombardear sin más. Hay noticias de que los rusos ya tienen tropas combatiendo en Siria, e indicios de que Francia, que siempre se ha opuesto a la permanencia de Bashar al-Asad, aceptará su permanencia, si es necesaria para derrotar a ISIS.

    En el artículo de la Wiki sobre la esclavitud que enlacé, podrás encontrar bibliografía bastante reciente sobre el asunto.

    Y, por cierto, no sólo subastan a las esclavas sino que a los homosexuales los arrojan desde las terrazas de edificios públicos. Igual te parece a ti que me pongo sentimental. Desde mi punto de vista no se trata de sentimentalismo sino de defender los derechos humanos fundamentales de la mitad femenina de la población y los derechos de las minorías: no sólo de los homosexuales, también de los cristianos, por ejemplo.

  • Xosé Gundín

    P. Blanco:

     

    Dices no creer que los gobernantes europeos piensen que se  puede ganar una guera a ISIS solo con bombardeos. Si no lo creen, ¿pq lo hacen?. ¿Qué creerán pues, pensarán hacer algo más. Tienes idea de qué será?.

    Dices que te preguntarías si estamos dispuestos a hacer un nuevo desembarco de Normandía. Bien, pregúntatelo. Y además, preguntate que hay que hacer despues. Suponiendo que el tal desembarco fuese posible (no se olvide que hay más actores en la región, y que no se sabe como puede acabar una elevación de la tensión) y que tuviese éxito (???), las potencias ocupantes ¿cumplirían con sus obligaciones legales, o se limitarían a destruir (instituciones sociales y Estado tambien), expoliar y largarse?, como hiceron en Irak, dejando el vacío tras de si (hay quien sitúa este vacio en el origen de lo que actualmente pasa.

     

    Buen ejemplo el de la trabazón entre las industrias de armamento USA y alemanas en tiempos de la IIª GM. Actualmente tambien hay lazos entre intereses occidentales (¿sólo occidentales?) y árabes. Hasta el punto que parece  poder afirmarse sin lugar a dudas que “ellos somos nosotros”. El mundo se nos ha quedado pequeño.

     

    Es una pena, pero las prisioneras destinadas a ser subastadas no son lo que mueve esta geopolítica (¿cuanto habrá de cierto y cuanto de propaganda de guerra en ello. ¿Recuerdas lo de las armas de destrucción masiva y a José Mari jurándonos que era cierto?). Les interesan un pimiento, si acaso pensarían en comprar alguna, joven y guapa. El control de la producción, precio y caminos por tierra y mar del crudo es lo que importa. No te pongas sentimental, anda!.

  • pepe blanco

    Respecto a lo último que dice Xosé Gundin, no creo que ningún gobernante europeo piense que se puede ganar una guerra a ISIS sólo con bombardeos. Si yo fuera gobernante, lo que me preguntaría si estamos dispuestos a hacer un nuevo “desembarco de Normandia”.

     

    Y, hablando del día D, recuerdo haber leído hace tiempo (espero que no me falle la memoria) que, durante el período de entreguerras y durante la segunda guerra mundial, las empresas armamentísticas americanas tenían importantes intereses económicos en las alemanas. Vaya, que también eran accionistas de la industria militar nazi.

    Me imagino a un americano progresista de la época preguntándose si tenía que apoyar el desembarco de Normandia o no. Pensaría que, apoyar la entrada de los Estados Unidos en la guerra sería, en el fondo, apoyar a la industria armamentística que se quedaría encantada con los beneficios que obtendría a uno y al otro lado del Atlántico. Qué hijos de puta, pensaría. Pues no, esa guerra no la harán en mi nombre, decidiría tal vez.

    Y ahora me imagino a miles de judíos recluidos en un campo de concentración nazi, esperando ser gaseados. Como ahora esperan las prisioneras de ISIS a ser subastadas en el mercado de esclavas de Racca.

     

  • Javier Pelaez

    Hay dos sectores el “buenismo” y el “malismo”..El “malismo” quiere mandar tropas a Mali…Malísimo! 

  • Isidoro García

    Artículo iluminador sobre la psicología de la radicalización terrorista de Héctor G. Barnés en El Confidencial,  http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-11-26/groupthinking-la-causa-principal-del-radicalismo-en-nuestras-sociedades-pensamiento-grupal-polarizacion-cass-sunstein_1107014/

    Para los que tengan poco tiempo, adjunto un pequeño resumen:

     
    Cass Sunstein, profesor de Harvard, (‘Leyes del miedo’ y ‘Rumorología’ (2010)): El verdadero motor que mueve la violencia terrorista es la polarización de grupos apoyada en la conformación de redes sociales. “Cuando esta polarización se pone en marcha, las personas que piensan igual y que dialogan mutuamente terminan desplazándose hacia posiciones extremas”. Es de vital importancia “un sentimiento común de humillación, que dé lugar a la furia y a la solidaridad del grupo”.

       Se produce una “conspiración autoconsciente”  en la que los líderes terroristas se convierten en promotores de la polarización que “crean enclaves de gente que piensa parecido, acaban con las visiones discordantes, aseguran un alto grado de solidaridad interna, restringen la cantidad de argumentos relevantes y se aprovechan de la fuerza de la reputación, especialmente utilizando el incentivo de la aprobación grupal”.

        El psicólogo Irving Janis, empezó a utilizar el concepto “pensamiento de grupo” (‘groupthink’) para describir el proceso que lleva a un grupo de personas competentes a tomar decisiones malas o irracionales.

         Los síntomas que anuncian cuándo se está produciendo esta clase de pensamiento comunal anuncian cómo este proceso se produce en multitud de ambientes, del entorno laboral (“mi departamento es el mejor”), al político, pasando por las comunidades de vecinos o el debate nacionalista:
    Ilusión de invulnerabilidad,
    creencia incuestionable en la moralidad inherente al grupo,
    estereotipo compartido sobre los miembros de fuera del grupo,
    ilusión de unanimidad o
    presión directa a quienes se opongan a conformarse.
     
         Cuando nos juntamos con otras personas parecidas a nosotros, tendemos a reafirmarnos en nuestras creencias y a extremar nuestras opiniones debido al efecto de la influencia social, que lleva a la gente a hacer encajar sus opiniones con lo que piensa el resto del grupo,
     
       J.A.F. Stoner en 1962, demostró experimentalmente que en la mayor parte de casos, la decisión que se tomaba en grupo solía ser mucho más arriesgada que la que se adoptaba de manera individual. En otras palabras, cuando nos juntamos con otras personas parecidas a nosotros, tendemos no sólo a reafirmarnos en nuestras creencias, sino también a extremar nuestras opiniones.
     

       Y Ash, por otra parte, explicó en los años 50 cómo el pensamiento grupal da lugar a más respuestas incorrectas que el individual por la influencia que las opiniones de los demás tienen en nosotros.

  • Juan García Caselles

    ¿Quién les compra el petróleo? ¿Quién les vende las armas? ¿Por qué bancos se cuelan los donativos? No me refiero a estados, sino a compañías, que son las que se lucran con el tinglado y que van a ganar mucho más, visto el cariz bélico de los medios de comunicación.

    ¿Qui prodest?

    ¿Alguien me puede jurar que los fanáticos no están manejados por algún servicio secreto?

    ¿No será esta “no guerra” un medio adecuado, otra vez, para salir de la crisis?

    Son preguntas, no afirmaciones, que solo pretenden destacar la necesidad de mirar debajo de la mesa.

  • Santiago

    Completamente de acuerdo con Pepe Blanco sobre su ultimo comentario. Es materialmente imposible controlar al estado yihadista. Habra que idear una nueva forma de defensa que equivalga a la defensa que realizo la cristiandad en la Edad Media ante la furia del radicalismo musulman que intentaba entonces, como ahora, apoderarse del mundo occidental. Y esa oleada de ayer, es como la de hoy.

    Un saludo cordial de Santiago Hernandez

  • Xosé Gundín

    Antes que nada deberíamos aclararnos sobre lo que queremos para oriente próximo, la guerra o la paz. Sin esta aclaración previa no vamos a parte alguna.

    Si es lo primero no hay que esforzarse: ya hace tiempo que la tenemos, y va a seguir. Ahórrense la gasolina.

    Si es lo segundo, hay que construirla.

     

    Dicho lo anaterior, y para mejor razonar, no debemos especular sobre lo que habría pasado si no hubiera pasado lo que pasó. Así cuando Carlin dice: Si Sadam Hussein siguiese en el poder, quizás la situación sería incluso….; y otros pensares en el aire que le siguen (¿a cuento de qué mete a Hitler por el medio?).

     

    Tampoco debemos desviarnos del asunto presentando a los…Corbin, Sanders, Podemos, FN… como subnormales útiles  del fascismo con evidente propósito de desacreditarlos pq piensan de modo opuesto (diré de paso que los resabios nazifascistas los encuentro en quienes buscan la guerra y sus palmeros. No tengo más que pensar en la aún reciente operación israelí “Plomo Fundido” en Gaza.

     

    Cuando …se atribuye la responsabilidad por las masacres de París a gobiernos (occidentales)… se les atribuye su responsabilidad, la parte que a ellos toca, no la que toca a otros. Y en origen. ¿O no les toca ninguna?. ¿verdad que alguna les toca?. El propio Carlin lo reconoce.

     

    Hay que tomar partido, claro. Yo recomendaría tomar partido por la paz, aunque para conseguirla hubiera que pasar por la guerra. Los bonitos amigos de Carlin, que llevan mucho tiempo promoviendo y haciendo la guerra no garantizan la paz. Sólo hay que mirar sus hechos para verlo.

     

    ¡No a la guerra!. Por lo menos no a esa guerra.

     

    Capullos!. Piensan que van a ganar con bombardeos aéreos. Es la infantería quien gana las guerras.

  • Javier Pelaez

    Quise decir,huríes…

  • Javier Pelaez

    Mira Honorio “a muerte” con nadie….Ya decía Carlos Boyero,pésimo comentarista de cine que es su oficio,pero tío perspicaz donde los haya,que el día 11S estaba en un hospital y contempló como los enfermos les importaba una higa lo que en ese momento ocurría con las Torres Gemelas.Los occidentales asistimos de “espectadores” a una guerra con sucesivos golpes en diversas partes del mundo.De hecho,nos fijamos en esos diversos golpes más desde lo de París,porque golpes ya había antes.Recuerdo que Sádaba en un libro certificaba que la humanidad no ha tenido un solo año de su historia sin una guerra.Se habla ahora de “buenismo” cuando los abobados que nos gobiernan no nos quieren meter en el fregado por si a algún iluminado le da por atentar el 18D-antes de las elecciones-lo cual revela que los peperos nunca han creído en la “teoría de la conspiración del 11M”…Esto de nuestro gobierno si que es “malismo” o cinismo…Si yo dijera que los atentados de París benefician al sector turístico español,como antes dijimos de la inestabilidad en el Magreb,diriáis que soy un cabrón…Yo creo que hay que tener un pensamiento universal que nos sirva para ahora,para todos los seres humanos e incluso para cuando nos estemos muriendo…Demasiado difícil claro…Y tranquilidad que somos en Occidente sólo “espectadores”.Si la cosa se pone fea saldremos a la calle como los jugadores al campo de fútbol persignándonos.Luego pensemos que el tarado del Adeslan tiró el cinturón de explosivos a la papelera:¿prefirió vivir a las  100.000 uríes prometidas?…Aún hay esperanza…

  • h.cadarso

    Sugiero a mis amigos atrieros que relean y tomen en consideración la reflexión de nuestro amigo brasileño franciscano “Por qué Occidente ha elegido el camino de la guerra” o algo parecido. En Oriente Medio hay otros estados que ejercen el terrorismo, como Israel. pero de ese terrorismo hablamos muy poco…¿Será porque admiramos de corazón a los Estados Unidos, padrino incondicional y amante apasionado del Estado de Israel?

    Por lo visto, Turquía ha derribado un avión ruso. “efectos colaterales de la guerra”; una guerra que no sabemos quién la hace, ni de qué lado están los unos y los otros, ni…Entiendo que el que se sienta atacado se defienda. Los países musulmanes se defienden de los ataques y masacres de Occidente, es su derecho; el nuestro es defendernos de los ataques de los países árabes. Y el debe de unos y dee otros es acabar de una puñetera vez con una guerra abierta o larvada que lleva ya casi mil quinientos años: Cruzadas, Lepanto, Conqujista de al Andalus y Reconquista, colonialismo francés sobre el Magreb y el Oriente Medio, guerra de Argelia, guerra de Iraq, guerra de Afganistán…y suma y sigue.

    A este paso, terminaremos en una Tercera Guerra mundial, que quizá sería la última.

    Por lo visto, Ada Colau, y la Carmena y los alcaldes de la nueva ola convocan una manifa para el sábado bajo el lema de “No en mi nombre”. Estoy con ellos, a muerte. ¿Y ustedes, colegas?

  • Isidoro García

    “El hombre es el único animal que tras haber tropezado dos veces con la misma piedra, se vuelve y le da una patada, (y se rompe el pie)”. ~ Moncho Alpuente

  • Román Díaz Ayala

    Las células terroristas son la versión más mordernas de las quintas columnas que actuaban como espías y saboteadores, utilizadas para dar golpes decisivos dentro del campo enemigo. Pero a esto se llega o se ha unido la labor de preoselitismo activo que exige para una efectiva contraofensiva  no solo el combate “inteligente”, sino otros medios tales como la promoción social  e igualdad de trato de forma activa abandonando un poco los criterios de uniformidad por los de pluralidad para una mejor integración y aceptación de nuestros valores ciudadanos. En fin, algo más de pedagogía.

    Y el problema sigue en pie:¿Puede tanto el mundo occidental como los mismos países islámicos soportar un estado beligerante y activamente homicida sin hacer nada?

  • pepe blanco

    – No creo que ningún país occidental haya renunciado al “combate inteligente” frente al terrorismo yihadista, que es la propuesta de Valenzuela en el artículo publicado en Atrio hace unos días y en la que incide Antonio Duato en su comentario.

    Desde luego, España, que es el país del que encuentro datos fácilmente,  no ha renunciado: desde los atentados de 2004 se han detenido en España 629 yihadistas. Hace unos meses, 175 seguían encarcelados.

    – La cuestión es ¿es suficiente el “combate inteligente”? Mi impresión personal es que el punto al que ha llegado el yihadismo lo hace difícilmente controlable por los servicios secretos. Por dos motivos, fundamentalmente:

    1.- Por su número. Pensemos que, cuando ETA estaba operativa, ¿qué podía tener, un par de comandos operativos y otro durmiente, más su aparato logístico? Desconozco las cifras exactas, que supongo que fueron variando en el tiempo. Pongamos (por poner una cifra “a ojo”) que, en un momento dado, no más de 100 ó 150 personas (y probablemente me estoy excediendo mucho) formaban ETA. Esas personas, y su entorno, eran las que tenían que vigilar los servicios de inteligencia españoles. Un puñado de personas que, además, estaban perfectamente localizadas geográficamente, en el País Vasco, español o francés.

    Según las estimaciones de la CIA, unos 30.000 combatientes de diversas partes del mundo se han unido al Estado Islámico. Además, cuando abandonan la lucha en IRak o Siria, se dispersan por cualquier parte. No creo que haya servicio secreto en todo el mundo capaz de vigilar a 30.000 personas. Ni siquiera los servicios secretos de los países más importantes en estrecha colaboración.

    2.- Porque han ocupado un territorio. Lo cual, digo yo, aumentará exponencialmente las dificultades del trabajo de los servicios secretos.

  • Javier Pelaez

    Yo no sé por qué en ELPAIS le permiten salir de la sección de deportes a este John Charlatín…

  • Román Díaz Ayala

    Espléndido, como siempre, pepe, Iñaki es una joya, pero que por desgracia se ha convertido en una rara avis en este mundo de la información. !Cómo ha sabido salvarguardar su independencia!

    Me recuerda esto a lo que tenemos aprendido sobre los prolegómenos de la II Guerra Mundial.

    Cuando los principios sirven como excusa, o como el reparto de responsabilidades se manifiesta tremendamente injusto.

    Volvemos a las ideas más básicas del derecho a la propia defensa, y si se quiere o no se quiere a “confraternizar” con quienes en una primera instancia están sufriendo el mal, pues son sus vidas, sus familias, su tierra…¿Podemos seguir tolerando los hornos crematorios?

  • pepe blanco

    Espléndido el comentario de Iñaqui Gabilondo en su video blog. En resumen: podemos decir “no” a una guerra que nosotros declaramos pero, ¿podemos decir “no” a una guerra que ya nos han declarado e iniciado?

    http://elpais.com/elpais/2015/11/24/videos/1448351525_429725.html

  • Román Díaz Ayala

    Creo que el comentario un poco más abajo de Juan García Caselles no anda muy descaminado cuando pretende dar una visión un poco más globalizante.

    Aunque, al parecer, la historiografía ya tiene superada la noción de que el Estado Moderno nacía con las llamadas monarquías nacionales en la Europa Occidental (fines del siglo XV y principios del XVI) y que hubo que esperar hasta la Revolución Francesa para poder hablar de un Estado realmente moderno, tenemos que reconocer sin embargo, que se tuvo que pasar por una etapa absolutista y centralizadora de cada país.

    Ahora Europa ya no esta abarcada por el extremo occidental de Eurasia, sino que se extiende al otro lado del Atlántico de Norte a Sur en una  “civilización” firmemente asentada sobre unos principios comunes.

    El siglo XXI nos ha llegado con el agotamiento del modelo luego que las civilizaciones divergentes por más de milenios se hayan vuelto convergentes como placas tectónicas que se vuelven a encontrar.

    Las naciones-estados ya no tienen poder suficiente, ni siquiera en una política común y los ensayos hegemónicos fracasaron con la caída de uno de los bloques en 1990, asomándose otras formas de hegemonícas que se apoderan del Estado, de sus políticas y de sus controles de la Economía y de las masas (poblaciones)

    El ser humano siempre reacciona igual, de una misma manera absolutista y centralizadora, no importa que sus intereses los revista de ideologías o de sublimes ideales, pues la idea imperial ( de dominio absoluto) rige sus designios.

    Llegará un momento en que las masas reclamen gobiernos fuertes cambiando libertad por seguridad.Y los Estados se sometan.

    Estos son los síntomas.

  • pepe blanco

    Cuando pueda, procuraré escribir un comentario más personal. Ahora os invitó a leer (es muy breve) este artículo de Wikipedia sobre la esclavitud en el islamismo del siglo XXI. ¿Os seguirá pareciendo útil invitarles a los yihadistas a tomar un café con vosotros?

    Igual, si os pasáis por los mercados de esclavas de Mosul  o de Racca, en donde se pone precio de salida a las mujeres según su edad y virginidad, empezáis a cambiar vuestra reacción frente al terrorismo yihadista.

  • Juan García Caselles

    A lo mejor es verdad que hay que mancharse las manos, elegir entre lo malo y lo peor. Así que tendremos que elegir entre las bombas y los bombarderos, pero ¿cual es lo malo y cual lo peor? Si tomamos como medida el número de muertos, parece que los bombarderos ganan de goleada, pero si miramos la calidad de los muertos, quizá no. Y es que muertos los hay de diversas clases, ya que según la radio, los muertos por terrorismo el pasado año fueron más de treinta y dos mil, de los cuales solo unos cientos serían occidentales, eso sí, mucho más jaleados que el resto. Las víctimas de los bombardeos todavía están por contar.

    Otra cosa, por las víctimas del 11-M ¿a quién tenemos que bombardear los españoles? Porque el Isis no existía por esas fechas.

    Y es que hacer una análisis exclusivamente desde la perspectiva del poder político, como si eso fuera la única realidad lleva a conclusiones monstruosas.

    El fenómeno del terrorismo está íntimamente ligado con fenómenos económicos e ideológicos, especialmente con la contradicción entre una ideología que predica la igualdad de los seres humanos y de los estados y la práctica económica de la desigualdad necesaria para el buen funcionamiento del capitalismo, así como la contradicción entre la proclamación del poder político como poder supremo y su notoria incapacidad para controlar a los grandes agentes económicos, o sea, las multinacionales.

     

  • Antonio Duato

    Ja conocía este artículo de Carlin cuando lo sugerido Pepe Blanco. Y me había planteado publicarlo por las mismas razones Pero reconozco que él me ha dado el empujón final.

    Bajo la sigla AD me he permitido expresar mi desacuerdo. Y ahora digo el motivo. Creo que Carlin -biógrafo y amigo personal del desaparecido pacifista Mandela, que no respondió con violencia al apartheid- confunde necesidad de defensa y respuesta al terrorismo con envío de bombarderos que, tarde o temprano, como en Libia, exigirán ocupación militar de territorios. Se puede ser gobernante muy responsable de la seguridad ciudadana (que eso es la misión de defensa) y no ser tan estúpidos, como él reconoce, como los de las Azores.

    ¿Es fuerte y prudente en este tema Francia y Hollande? ¿No puede ser que él se decante, por motivos electorales, a medidas espectaculares más que a potenciar la inteligencia de los servicios secretos y la política de aislamiento efectivo de DAESH? Esa es la cuestión. Hace unos días publicamos un artículo de Valenzuela con el que me identifico especialmente. Y no crea que esa propuesta sea buenismo.

  • pepe blanco

    Muchas gracias, Antonio, por atender mi sugerencia de publicar este artículo, incluso cuando su planteamiento  no coincide con tu propio pensar y sentir.

Deja un comentario