Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5494 Artículos. - 87195 Comentarios.

Los basureros de México y la defensa de la vida

Realmente los basureros de México son noticia que pone de relieve la lucha por la defensa de la verdad y la vida que están llevando a cabo heróicos profetas y activistas como nuestro Rodrigo Olvera. Él nos ha enviado recientemente:

El informe completo del GIEI-Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes

Sobre la desaparición forzada de los 43 alumnos de la normal de Ayotzinapa. Es un documento de 600 páginas. Leyéndolo, se podrá comprender por qué se recibió como un insulto la entrevista de Bergoglio a Televisa en que minimizó la responsabilidad del gobierno mexicano en el caso. En él se afirma que rotundamente que no hay restos de los jóvenes en el basurero de Cocula como afirmaba el gobierno de Peña Nieto, que ahora dice que recibirá a los padres de los 43 jóvenes y que quiere esclarecer qué es lo que pasó. Pueden verse al menos estos dos artículos sobre los que se dice en documento y la nueva actitud de Peña Nieto:

– o – o –

Pero si en el basurero de Cocula no se han encontrado restos de los estudiantes desaparecidos (sí de otros asesinados), la empresa SEMNSA, con manifiesto engaño a los habitantes de los Ejidos (propiedades comunales sancionadas por la constitución mexicana), pretende crear un enorme basurero tóxico que ha denunciado proféticamente el obispo Raul Vera, pues amenaza de muerte a muchos vivos y a mucha vida:

-Comunicado del Obispo de Saltillo

Sobre el confinamiento de residuos tóxicos en el Ejido ‘Noria De La Sabina’, municipio de General Cepeda

El 2 de septiembre pasado, los campesinos del Ejido ‘Noria de la Sabina’, del Municipio de General Cepeda, fueron testigos de un triste espectáculo: El ingreso de las máquinas que van a trabajar en las instalaciones que formarán parte del Confinamiento de Residuos Tóxicos que pretende instalar la Empresa SEMNSA (Sociedad Ecológica Mexicana del Norte, S.A. de C.V.), supuesta propiedad del Señor Daniel Calvert. La Maquinaria iba custodiada por elementos del Ejército Mexicano y policías municipales.

Personalmente platiqué con las y los campesinos de ese Ejido, en una visita que realicé a ese lugar, en compañía de un grupo de personas, entre las que se encontraba un periodista argentino y una periodista alemana, algunos periodistas, amigos y activistas mexicanos. Ante nosotros los campesinos relataron la manera mentirosa que el empresario asumió ante ellos, para lograr tener el paso de servidumbre –que adquirió a un precio irrisorio de dos mil pesos la hectárea- para los terrenos en donde él, en aquel momento les dijo, instalaría una maquiladora para darles trabajo a los hombres y las mujeres del Ejido. También les estuvo llevando despensa durante un tiempo.

Los campesinos están indignados ante la piel de oveja que se ha quitado el empresario en la persona del representante legal de la Empresa, el Sr. Javier Calderón Domínguez, para imponer su depósito a escasos dos kilómetros y medio de la cabecera de ese Ejido y en la cercanía de los demás Ejidos que están alrededor del mismo depósito.

También los campesinos nos pusieron al tanto de la total desinformación en la que se están haciendo las cosas. Nos expresaron claramente que ante las autoridades locales y estatales que han intentando convencerles de aceptar tal confinamiento de residuos tóxicos, han expresado con claridad el rechazo a su instalación.

La Diócesis de Saltillo, con este servidor al frente de ella, apoyamos decididamente a los campesinos que se oponen y rechazan la instalación de un basurero de residuos tóxicos en la zona donde ellos habitan y trabajan. Con toda razón desconfían totalmente del señor empresario y sus principales colaboradores, que con tanta opacidad y mentira han conducido las cosas. El empresario personalmente, utilizando una fachada de benefactor de esa zona, ha intentado ganarse al párroco de General Cepeda y al obispo de Saltillo.

Personalmente, con los miembros de la Diócesis de Saltillo, nos acogemos a las palabras del Papa Francisco en su Carta Encíclica Laudato Si’, cuando se refiere a la producción y al confinamientos de las diversas clases de residuos tóxicos. Cito a continuación su Encíclica: “Hay que considerar también la contaminación producida por los residuos, incluyendo los desechos peligrosos presentes en distintos ambientes. Se producen cientos de millones de toneladas de residuos por año, muchos de ellos no biodegradables: residuos domiciliarios y comerciales… residuos clínicos, electrónicos e industriales, residuos altamente tóxicos y radioactivos. La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería… Tanto los residuos industriales como los productos químicos utilizados en las ciudades y en el agro pueden producir un efecto de bioacumulación en los organismos de los pobladores de zonas cercanas, que ocurre aun cuando el nivel de presencia de un elemento tóxico en un lugar sea bajo. Muchas veces se toman medidas sólo cuando se han producido efectos irreversibles para la salud de las personas” (Carta Encíclica Laudato Si’, n. 21).

“A esto se agregan los daños causados por la exportación hacia los países en desarrollo de residuos sólidos y líquidos tóxicos, y por la actividad contaminante de empresas que hacen en los países menos desarrollados lo que no pueden hacer en los países que les aportan capital” (Ibid. n.51). Citando a los Obispos Argentinos de la Región Patagonia-Conahue, en su Mensaje con motivo de la Navidad en 2009, el Papa Francisco agrega en la misma Encíclica: “…con frecuencia las empresas que obran así son multinacionales, que hacen aquí lo que no se les permite en países desarrollados o del llamado primer mundo. Generalmente, al cesar sus actividades y al retirarse, dejan grandes pasivos humanos y ambientales, como la desocupación, pueblos sin vida, agotamiento de algunas reservas naturales, deforestación, empobrecimiento de la agricultura y ganadería local, cráteres, cerros triturados, ríos contaminados y algunas pocas obras sociales que ya no se pueden sostener” (Ibid. n. 51).

¿Los campesinos no cuentan para el estado de Coahuila y el Estado Mexicano? Así lo está demostrando el apoyo militar y policiaco para imponer la instalación de un confinamiento de residuos tóxicos en medio de los ejidatarios de General Cepeda, actuando contra la voluntad de las familias de nuestros Ejidos. Más específicamente surge el interrogante sobre ¿Cuál es la intención de tener tres confinamientos de residuos tóxicos tan próximos entre sí: si ya existen el de Mina, Nuevo León y el de Ramos Arizpe? El del municipio de General Cepeda, Coahuila, sería el tercero, e inclusive es particularmente interesante su cercanía a la frontera con Estados Unidos.

Ante el Sr. Gobernador del Estado de Coahuila, que ha manifestado frecuentemente su disposición a defender los Derechos Humanos en la entidad, nos preguntamos desde la Diócesis de Saltillo, si se ha dado un entendimiento con su Gobierno en los temas de Migración y Desapariciones Forzadas ¿No sería posible atender dentro de este mutuo entendimiento los problemas de la defensa del territorio, ante la devastación ambiental que se está perpetrando tanto en este caso de General Cepeda, Coahuila, con el confinamiento de residuos tóxicos, como en Parras de la Fuente, Coahuila con la privatización del agua?

Saltillo, Coahuila, 3 de septiembre de 2015

Fr. Raúl Vera López, O.P.

Obispo de Saltillo

Un comentario

  • José Jesús Molina Perales

    El caso de Ayotzinapa difícilmente se entiende por la opinión pública mexicana, mucho menos por la extranjera, a causa de intereses creados (y prejuicios) que han empedrado con mentiras la información desde el principio.

    Me permito acompañar el artículo de un honrado periodista a quien conozco de hace muchas décadas, a fin de que los lectores tengan otra referencia sobre el asunto.

    José Jesús Molina Perales.
    A c e n t o
    Más milagritos para Peña Nieto
    SALVADOR FLORES LLAMAS
    Los investigadores del caso Ayotzinapa, enviados por Emilio Álvarez Icaza, secretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos no son ni pueden ser imparciales, pues su promotor es de la línea de López Obrador, cuyo gobierno lo nombró y reeligió presidente de la Comisión de Derechos Humanos del DF en 2001 y 2005.
    Se han señalado muchas fallas a dicho peritaje: primero niega que hubieran incinerado a los 43 en el basurero de Cocula; luego que no pudo descartarse tal posibilidad para dejar abierto el caso y los contrataran de nuevo, como hizo el gobierno federal.
    Se trata de mantener ese foco de agitación, que entronizaron sembradores de mentiras, patrañas y odio, mediante las redes sociales, ese avance de la tecnología que capitalizan quienes hacen campaña a López Obrador rumbo al 2018, cuando irá por tercera vez tras Los Pinos, porque “la tercera es la vencida”.
    No reparan en que Amlo impuso, a través de Lázaro Monzón, a José Luis Abarca como alcalde de Iguala y que ese 26 de septiembre los normalistas iban a un mitin de la esposa de éste, donde Morena, partido del Peje, la destaparía su candidata para sustituir a su marido, y después irían al DF a la manifestación del 2 de octubre.
    Insinúa tímidamente el informe un quinto camión, cuando desde el inicio se habló de que los 43 se apoderaron de buses cargados de droga de una mafia y que posiblemente algunos de ellos eran del cartel contrario Los Guerreros, instigados por el director de la Normal de Ayotzinapa, la cual hace tiempo se distingue como centro de agitación y vivero de anarquistas, con ligas con el crimen organizado.
    Desde el principio los Chuchos aceptaron que ellos (PRD), Morena y Ángel Aguirre, gobernador de Guerrero, apoyaron a Abarca, y por encubrir a éste el gobierno federal se despreocupó del problema y cayó en una serie de errores, como aquél de Osorio Chong, secretario de Gobernación, que dijo que encargó a Aguirre Rivero no dejara ir a Abarca, cuando él debió ponerle custodios e impedir su fuga.
    Cadena de errores que se agudizó porque Jesús Zambrano, líder del PRD, exigió a Peña Nieto blandura con los responsables, como su socio en el Pacto por México; lo que aprovechó López Obrador para zafarse de su responsabilidad de cómplice y parecer una blanca palomita, cual es su estilo para engañar a la gente y que le dé su voto.
    Diversos actos demuestran complicidades del PRD y el Peje con las mafias. Como cuando Alejandro Encinas, líder de la bancada del PRD y aliado de Amlo, introdujo en San Lázaro al narcodiputado Julio César Godoy Toscano (hermano del Leonel Godoy, a la sazón gobernador de Michoacán) para que protestara y se cubriera con el fuero, y luego lo dejó ir, cuando la PGR decidió abrirle expediente.
    Miguel Ángel Almaraz, líder del PRD en Tamaulipas y jefe allí de la campaña presidencial de Amlo en 2006, fue aprehendido por ser aliado de los Zetas en 2009.
    Peje y PRD empujaron a Greg Sánchez para alcalde de Cancún (Benito Juárez) y la PGR lo aprehendió por cómplice de Los Zetas.
    Ricardo Gallardo Carmona, alcalde de Graciano Sánchez, San Luis Potosí, fue impulsado por Morena en 2014 como candidato a gobernador del estado; pero los Chuchos lo denunciaron ante la PGR por manejar dinero ilícito y ser miembro del crimen organizado.
    Por una serie de apapachos y alianzas gobierno federal-gobernador-Peje-PRD –asaz inconcebibles- creció el problema, mientras López Obrador, bajo cuerda, ordenaba a sus agitadores mentir, calumniar y sembrar odio contra el Presidente para echar agua a su molino.
    Ahora Peña Nieto paga el pato. Además, Bucareli admitió la engañifa de la CIDH de enviar a los peritos, con la consigna de alargar el caso, para que no se gaste en definitiva la oportunidad de seguir propagando rencor contra EPN, ingobernabilidad y agitación en el país, pues “a río revuelto….”
    Se dirá que “no tiene la culpa el indio, sino quien lo hace compadre”
    Claro que de esto son también responsables los estrategas de la comunicación social de la Presidencia, que quizá ni a estrategia lleguen.

Responder a José Jesús Molina Perales Cancelar comentario