Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5754 Artículos. - 92210 Comentarios.

Francisco de Asís, en quien el ser humano resultó bien

BoffConsiderando el panorama mundial, la violencia bélica en varias naciones con terribles matanzas de seres humanos, o la violencia de estudiantes que, enardecidos, invaden una escuela y abaten a tiros a decenas de compañeros, por no hablar de las torturas y de los abusos que se cometen contra inocentes, nos surge espontánea la pregunta: ¿el ser humano ha resultado bien? ¿No somos una excrecencia del proceso evolutivo?

Nos cuesta identificar figuras ejemplares que nos desmientan esta tétrica impresión. Pero gracias a Dios existen, como un Don Helder Câmara, una Hermana Dulce, la Hermana Teresa de Calcuta, un Chico Mendes, un José Mujica, ex-presidente de Uruguay, un Gandhi, un Dalai Lama y un Papa Francisco, entre otras.

Pero quiero detenerme en una figura seminal en la que la humanidad resultó bien de un modo convincente: San Francisco de Asís. Uno de los legados más fecundos del “Sol de Asís” como lo llama Dante, actualizado hoy por Francisco de Roma, es la predicación de la paz, tan urgente en los días actuales. El primer saludo que dirigía a los que encontraba por los caminos era “Paz y Bien”, que corresponde al Shalom bíblico. La paz que ansiaba no se restringía a las relaciones interpersonales y sociales. Buscaba una paz perenne con todos los elementos de la naturaleza, tratándolos con el tierno nombre de hermanos y hermanas.

Su primer biógrafo Tomás de Celano testimonia maravillosamente el sentimiento fraterno que lo invadía:

«Se llenaba de inefable gozo todas las veces que miraba el sol, contemplaba la luna y dirigía su vista hacia las estrellas y el firmamento. Cuando se encontraba con las flores, les predicaba como si estuviesen dotadas de inteligencia y las invitaba a alabar a Dios. Lo hacía con tiernísima y conmovedora candidez: exhortaba a la gratitud a los trigales y los viñedos, a las corrientes de los ríos, a la belleza de las huertas, a la tierra, al fuego, al aire y al viento».

Esta actitud de reverencia  y de ternura lo llevaba a recoger las babosas de los caminos para que no las pisasen.  Durante el invierno daba miel a las abejas para que no muriesen de escasez y de frío. Pedía a los hermanos que no cortasen los árboles por la raíz con la esperanza de que pudiesen rebrotar. Hasta las malas hierbas debían tener un lugar reservado en los huertos, para que pudiesen sobrevivir, pues «ellas también anuncian al hermosísimo Padre de todos los seres».

Sólo puede vivir esta intimidad con todas las cosas quien ha escuchado su resonancia simbólica dentro del alma, uniendo la ecología ambiental con la ecología profunda. Jamás se situaba por encima de las cosas sino a  su mismo nivel como quien convive verdaderamente como hermano y hermana, descubriendo los lazos de parentesco que unen a todos.

El universo franciscano y ecológico nunca es inerte. Todas las cosas están animadas y personalizadas. Descubrió por intuición lo que sabemos actualmente por vía científica (a través de Crick y Dawson, que descifraron el ADN): que todos los vivientes somos parientes, primos, hermanos y hermanas, pues todos tenemos el mismo código genético de base.

De esta actitud nació una paz imperturbable, sin miedos y sin amenazas. San Francisco realizó plenamente la espléndida definición que la Carta de la Tierra encontró para la paz: «Es la plenitud creada por relaciones correctas consigo mismo, con las demás personas, con otras culturas, otras vidas, con la Tierra y con el Todo mayor del cual somos parte» (n.16 f).

El Papa Francisco parece estar realizando las condiciones para la paz, fundada en la compasión por los que sufren, por la valiente denuncia del sistema que produce miseria y hambre, y por la permanente búsqueda de la justicia social que deja atrás la filantropía para dar lugar a los cambios estructurales.

La suprema expresión de la paz, hecha de convivencia fraterna y cálida acogida de todas las personas y cosas está simbolizada por el conocido relato de la perfecta alegría, donde, a través de un artificio de la imaginación, Francisco presenta todo tipo de injurias y violencias contra dos cofrades, uno de ellos él mismo. Aunque habían sido reconocidos como cofrades, fueron vilipendiados moralmente y rechazados como gente de mala fama.

En este relato de la perfecta alegría, que encuentra paralelos en la tradición budista, Francisco va paso a paso, desmontando los mecanismos que generan la cultura de la violencia.

La verdadera alegría no está en la autoestima, ni en la necesidad de reconocimiento, ni en hacer milagros y hablar lenguas. En su lugar coloca los fundamentos de la cultura de la paz: el amor, la capacidad de soportar las contradicciones, el perdón y la reconciliación más allá de cualquier reclamación, retribución o exigencia previa. Vivida esta actitud irrumpe la paz, la paz del corazón, inalterable, capaz de convivir jovialmente con las más duras oposiciones, paz como fruto de un completo despojamiento. ¿No son estas las primicias de un Reino de justicia, de paz y de amor que tanto deseamos?

Esta visión de la paz de San Francisco representa otro modo de estar-en-el-mundo junto con las cosas, una alternativa al modo de ser de la modernidad y de la posmodernidad, asentado sobre el estar-sobre-las-cosas, dominándolas y usándolas de forma irrespetuosa para el enriquecimiento y el disfrute sin el menor sentido de sobriedad.

El descubrimiento de la hermandad cósmica nos infundirá un espíritu de respeto y nos devolverá la claridad y la inocencia infantil de la edad adulta, importantes para que salgamos bien de la crisis.

Leonardo Boff escribió Francisco de Asís: ternura y vigor, 6ª edición, Sal Terrae, 1995.

Traducción de MJ Gavito MiIano

4 comentarios

  • Teresa Walsh

    La figura ejemplar que desmiente la tétrica impresión invocada por Boff es Jesús de Nazaret.  Por Él sabemos y celebramos nuestro destino final no es el sepulcro, sea éste un foso en la tierra u otras tumbas, entre ellas la frenética e hipnótica carrera consumista.
    La capitalidad de Jesús no entra en competencia sino en  íntima unión con  numerosos hombres y mujeres que sabedores o no de la dinámica pascual ponen sus fichas, todas sus fichas a un modo alternativo de vida. “….El Espíritu sopla donde quiere….” Como peregrinos en este andar, el pecado y la limitación nos condicionan pero siempre es el regalo amoroso del Dios Trinidad quien triunfa. Elaborar un elenco de elegidos, tocados por la paz divina trae sus problemas, no escapa al narcisismo  ni al individualismo que explica el devenir histórico de manera muy lineal. El optimismo antropológico cristiano  sabe encontrar tierra fértil donde la mirada del cálculo no halla más que abono. Son millones y anónimos quienes están más cerca de la gracia que del pecado.
    Entre los señalados aparece Mujica. Alguien podrá objetar que reparo en un recurso y eludo el núcleo del artículo pero no es así. En marzo Boff estuvo en Montevideo, visitó al ex-presidente, lo escuchamos referirse a las gallinas del Pepe. Éste estaba en campaña electoral, pujaba para que su esposa llegara al gobierno  de la intendencia más importante de nuestro país…. Para muchos resultó tétrico esto de traspasar popularidad y carisma entre parientes.
    Saludos

  • Fausto Solano

    Señores:
    Boff siempre aporta  pero con diferentes intensidades,  oscilaciones grandes.  Salva un panorama desolador  con el recurso de enumerar personas distintas.  Herramienta equivocada. El error lo lleva a invocar a nuestro saliente  presidente Mujica….  un fallo grande. Alguien pensará que quien escribe es un  votante  de la derecha, nada de eso. En las internas del Frente Amplio, siempre que puedo  opto por lo más alejado de los tupamaros ( Mujica) pero llegado el caso si la voluntad de los otros lleva a “Pepe” a la candidatura, lo acompaño.
    Mujica participó de la “guerrilla urbana”,  un eufemismo de un grupo armado que en su accionar no contó  con pocos enfrentamientos y sí muchos atentados. La mayoría de la izquierda no lo secundó y hasta sufrió la consecuencia de su accionar mesiánico. El mismo Guevara desaconsejó la violencia revolucionaria para Uruguay, los tupamaros hicieron caso omiso y no falta ocasión que ostenten esta discrepancia con el Che de manera orgullosa…muestran cabeza propia.
    Mujica  exhibe  un raro perfil bajo, su cotidianeidad  se acompasa con la filmación de un film de Kustorica ( controvertido por su papel  político),  entrevistas a los grandes medios televisivos y se grabe sus ocurrencias. Su habla exótica no corresponde ni por sintaxis ni por léxico a un montevideano universitario, categorías ambas que lleva nuestro político.
    Pocos días atrás fue presentado en Buenos Aires ( escenario ávido de los códigos mujiquistas)  un libro sobre Pepe,  no sé si catalogarlo como entrevista, seguramente no, pero cita textualmente, leer las opiniones sobre  los otros es un rápido camino hacia el desencanto o hacia una mirada más madura.
    Fausto
     

  • h.cadarso

    Le ha quedado muy bonito el hilo este a Leonardo Boff…
    Pero a mi entender deberíamos centrarnos más en idear y poner en marcha estrategias concretas para empujar a la humanidad hacia la superación de esta situación de crisis que amenaza la vida del planeta y la supervivencia de la humanidad.
    La pura contemplación, la pura condena de lo que está pasando, la pura predicación del amor y de “todo el mundo es bueno” y del no a la violencia etcetera etcétera, el puro estilo Francisco de Asís…pues yo creo que no es el estilo evangélico, el de las Bienaventuranazas…
    Hace unos días contaba mi experiencia personal de participar en las elecciones municipales en marcha en España, como una forma deromper la pasividad del personal que se deja hacer como ovejas que son llevadas al matadero. Solo la acción nos permite comprender lo que está pasando y la soluciones. Los políticos se llenan la boca hablando por hablar sobre el tema, pero deberían admitir que el problema tiene una dimensión planetaria, que nos enfrentamos a una estrategia del capitalismo financiero y del neoliberalismo que pretenden aniquilar todo poder político que les sea ajeno y controlarlo ellos todo.
    Y yo creo que las recetas de Boff se parecen a las de los políticos: músicas celestiales para adormecer al enfermito…
    Señor Leonardo, Jesús hizo algo más que el Serafín de Asís: sus bienaventuranzas son como muy agresivas, ¿no le parece? Y no se las publicaban en los periódicos…

  • oscar varela

    Hola!

    Pareciera que:
    * EL SER HUMANO ES UN “RESULTADO” (bueno o malo).

    Resultado! ¡Ok!

    Pregunto:

    * ¿De qué ECUACIÓN (o mejor, tal vez, “In-Ecuación” ¿no?)

    * ¿Cuáles son sus Componentes “polinómicos” o sus “variables”?

    * Los Componentes en su Conjunto forman un 100% cada uno según su Importancia (recordemos los afamados por la Canción SALUD-DINERO-AMOR: https://www.youtube.com/watch?v=7nscwToMFTA )
    ¿Cuáles serían esos “Indices-de-incidencia” (porcentajes) y considerar si varían según los Tiempos o Épocas?
     
    En fin ¡Voy todavía! – Oscar.

Responder a h.cadarso Cancelar comentario