Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5033 Artículos. - 80738 Comentarios.

Peligrosas interpretaciones de Mateo 5: La Utopía del Sermón Montaña

Blas LaraEste texto extraordinario contiene el mensaje de amor del cristianismo. Sus máximas ¿pueden prescribir lo que debieran ser las relaciones reales entre personas?

¿El  cristiano auténtico  y consecuente con lo que propone Mateo 5 tiene alguna probabilidad no ya de éxito sino de supervivencia en un entorno social competitivo como el de nuestro tiempo?

¿QUÉ NOS DICE LA TEORIA DE JUEGOS A ESTE PROPÓSITO?

Para responder a esas preguntas, se pueden hacer reflexiones basadas en la sola pura lógica y en el sentido común.

Pero en este ensayo vamos a aproximar la cuestión apoyándonos en unas ideas muy sencillas inspiradas en la Teoría matemática de Juegos y su simulación por ordenador. (1) No por prurito de modernidad. Es que nos fiamos poco de las especulaciones filosófico-literarias que como bien sabemos por la historia han conducido con demasiada frecuencia a aberraciones desastrosas. Hoy atribuimos mayor credibilidad a la argumentación apuntalada con aparato científico, aunque sea ligero.

Experimento: personajes hipotéticos en un recinto virtual

Sirvámonos de un ejemplo. En el momento de creación de su novela o su pieza de teatro, el escritor imagina unos personajes que van a entrar en interacción, quizás confrontándolos unos con otros, a través de su obra.  Con el ordenador podemos hacer algo muy semejante. La simulación permite fabricarnos un recinto virtual – como una especie de acuario en el que se mueven varias especies de peces, que serán como los varios tipos de personajes hipotéticos que deseamos entren en interacción. Uno de ellos será el cristiano de Mateo que presenta la otra mejilla y perdona setenta veces siete, etc. Otros serán personajes muy reales: el que practica el ojo por ojo y diente por diente, el aprovechado, el mandón, el quítate- tú –que- me –ponga- yo, el mentiroso, el seductor, el mediocre,  etc. Cada uno de estos personajes está definido en el ordenador por su peculiar  estrategia de comportamiento.

Podemos introducir en el acuario virtual personajes con estos perfiles en proporciones diversas, sumergirlos en entornos de valores altos o degradados,… Y ver qué es lo que pasa cuando se pone en marcha el experimento. Quién sobrevive, quién triunfa y quién prospera a lo largo de una serie de interacciones, que son como un reflejo de la vida. El programa informático (1) hace posible simular los comportamientos de los personajes diversos en miles de confrontaciones.
¿Qué resulta de la simulación? A través de interacciones repetidas, los resultados de la simulación socio-matemática nos llevan a afirmar que el cristiano de Mateo pierde en casi todos los casos. (2) Salvo por ejemplo en un entorno constituido exclusivamente por cristianos.  O  frente a jugadores sociales  que aplican la estrategia pura del ojo por ojo (técnicamente hablando,  “tit-for-tat”). Entornos esos casi inexistentes y puramente especulativos que en la vida real no se presentan.

Pero lo importante es que el cristiano ideal según San Mateo tiene todas las de perder.  San Francisco de Asís, cristiano perfecto, no hubiera durado una semana como  presidente de un gran banco. Tampoco como presidente  de un gobierno porque las estrategias cristianas de mansedumbre son desastrosas en un entorno político en que pululan egoístas, ambiciosos, o simplemente de personas “que van solo a lo suyo” pareciéndoles eso muy natural.

En suma, que el Sermón de la Montaña alumbra una maravillosa utopía tan irrealizable, como la república de Platón, la ciudad del sol de Tomás Moro, los falansterios de Fourier, etc. (3)

Ni Mateo 5 ni otros textos de los evangelios relativos a la caridad cristiana pueden de ninguna manera inspirar un orden de regulación social, tal como lo hace el Corán. Ni siquiera constituyen  un paradigma viable y universalizable -en el sentido de Kant- para regular el comportamiento individual del cristiano en sus relaciones personales.

Además hay que reconocer que las malas interpretaciones de las bienaventuranzas han generado a lo largo de siglos de vida conventual, el estrago de centenas de millares de hombres y mujeres, convirtiéndolos en psicópatas esquizofrénicos  o simplemente desnortados, porque unas exigencias de virtud inalcanzables les habían hecho perder todo sentido de la realidad en sus relaciones humanas cotidianas.

¿Hemos, pues, de pensar que como dijo  Jesús a Pilatos: Mi reino no es de este mundo? Bien. Pero entonces, ¿qué hacer, cómo nos comportamos en este mundo donde “homo homini lupus” y “militia est vita hominis super terram”. ¿A qué paradigma acogernos?

CONCLUSIONES DE ORDEN PRACTICO

  • Hay que rechazar como utopías absurdas las interpretaciones angelistas del Sermón de la Montaña. El dulce Francisco de Asís, o el hermano del staret Zósima de Dostoiewski en Los Hermanos Karamazov, no son modelos normativos para uso común. Los sublimes Quijotes acaban chocando y estrellándose contra la realidad.
  • Porque los evangelios no tienen por qué ser una guía completa para pilotar nuestras relaciones personales. Cuanto más, son una inspiración sublime, una luz que nos viene de un horizonte ideal inalcanzable. La ineludible tarea que incumbe a cada persona humana es  dotarse de su propia panoplia de estrategias y su sistema de respuestas para poder hacer frente a la variedad de personajes y situaciones  con los que va tropezando a lo largo de su caminar. (4)
  • Hay una tendencia natural a eximirse por pereza de la ardua labor de adaptación a cada circunstancia. Es una cómoda postura la de refugiarse en las normas evangélicas que nos lo dan  todo hecho. Pero recordemos que según otra máxima evangélica, hay que ser “cándidos como palomas y prudentes como serpientes”. Vastísimo programa. (5)
  • Lo que Mateo 5 demanda es algo más profundo: Raspar del corazón toda clase de juicios y prejuicios respecto al Otro, de malas intenciones, de actitudes egoístas, de racismos de etnia, nacionalismos excluyentes, discriminaciones de sexo, de clase social, etc. Porque el mal está en el corazón. Esa me parece ser la  última esencia del mensaje cristiano que nos  trasmite Mateo. Ahí está la verdadera dificultad, lo que  hacía decir a Kierkegaard que el ser cristiano era solamente para una élite de la humanidad. Para el resto, una alta inspiración.

NOTAS

(1)      Doy fe de la existencia de tales Programas informáticos porque yo mismo concebí y escribí una variante del mismo hace ya unos años. Utilicé la teoría clásica del Dilema repetido del Prisionero, modificando la matriz de ganancias/penalizaciones e incluyendo memoria en los personajes. El programa era mucho más complejo de lo que deja entrever la versión simplificada presentada en estas líneas.

(2)      Los entornos varían según la proporción de tipos de personajes. No es lo mismo el entorno un convento de monjas de clausura que el de una cárcel. Un departamento de jóvenes lobos en un gran establecimiento financiero. Un estado mayor de partido político, un claustro de universidad, etc.

(3)      El interesante y discutible experimento social de las Reducciones del Paraguay acabó de manera muy singular.

(4)      Los padres y maestros educadores debieran velar a que los niños vayan  construyendo su panoplia o sistema de respuestas como preparación para la vida.

(5)      En esa dirección, decididamente no angelista, situaríamos a la obra  Oráculo Manual de Baltasar Gracián. Un jesuita con una moral muy sui generis, que publicó ese libro de cabecera de personajes políticos y de grandes negociadores. ¿Cómo integraba el religioso Gracián su maquiavelismo radical con las máximas del evangelio?

26 comentarios

  • oscar varela

    Hola Isidoro!
     
    juanele: Juan Laurentino Ortiz
    http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Laurentino_Ortiz
     
    Abrazo – Oscar.

  • mª pilar

    ¡Gracias Isidoro!

    Totalmente de acuerdo:

    Las dos son necesarias para el ser humano, conocimiento y corazón; una apoya a la otra, se complementan.

    La otra, baja al suelo, sabiendo que el conocimiento siempre tiene que estar en marcha porque lo que ayer fue… ya se ha disuelto como un azucarillo en lo nuevo descubierto o conocido.

    Hablo de corazón, de ser buenas personas… no entro en espiritualidad, creencias, religiones.

    Eso es, personal e intransferible y sobre todo:

    ¡Legítimo!

    Cada persona tiene una manera de mirar, sentir, querer y ser… con lo que cada una de ellas elija y opte.

    Nada que rebatir; solo decirle, que el conocimiento no es solo poseer titulaciones, categorías, etc.
    Desde los grandes sabios, el pueblo llano debe intentar comprender lo que ellos nos han dejado como legado del saber y conocer respecto a cuanto nos rodea.

    La historia nos demuestra, que la sabiduría también puede iluminar un corazón sencillo si sabe observar, admirar, preguntar, escuchar, leer.

    ¡Gracias de nuevo por su estupenda declaración! Me ha encantado.

    nª pilar

  • Isidoro García

    La intervención de Pilar al artículo de Blas, me ha suscitado una reflexión. Hay personas todo corazón, y hay otras que son todo cabeza. ¿Qué es mejor?. Depende para qué. Yo si quiero una persona que me quiera y me de afecto, buscaré tener al lado una persona que piense con el corazón. Si quiero una persona que me dé soluciones a los problemas, buscaré una persona que piense con la cabeza. ¿Qué es mejor tener una paellera o una antena parabólica?. Para hacer una paella, la paellera, y para ver la tele, la antena.
     
    Todos tenemos unas cualidades humanas, y “todos somos iguales”, pero luego cada uno hace unas opciones personales, según sus gustos o según su carisma personal. (Hay gente que no tiene ninguna opción, lo admito).
     
    Pero partiendo del riguroso respeto a las opciones personales de cada uno, yo creo que lo mejor del humano, es desarrollar lo más y mejor posible su naturaleza. Y la característica superior de la naturaleza del humano, es la inteligencia. Todo lo que suponga ampliar y mejorar nuestro conocimiento de la realidad es algo deseable y debería ser un objetivo de vida a conseguir.
     
    Lo que otorga verdadera categoría al hombre es su participación en la Clase inteligente del Universo. Y lo que caracteriza a la Inteligencia es el conocimiento-sabiduría. El Maestro Eckhart llegaba a decir “no se trata de que Dios conoce porque es, sino más bien, porque conoce, entonces, es: Dios es conocimiento y el conocimiento es el fundamento del ser”.
     
    Conocer es nuestra naturaleza, pero hay cosas mucho más importantes que otras. Conocer la naturaleza y funcionamiento del Mundo Espiritual, es una gran palanca en nuestra búsqueda de conocimiento. Algo así como para un astrónomo, aprender a conocer la estructura interna y el manejo de un potente telescopio para ver las estrellas.
     
    Galileo, no perdió el tiempo, buscando, adquiriendo y aprendiendo a manejar el telescopio que habían inventado en Holanda. Eso le permitió avanzar extraordinariamente en sus observaciones posteriores.
     
    Pues con el Mundo Espiritual sucede lo mismo. Dice el psicólogo Manuel Almendro: “Un telescopio hacia el interior hoy es posible. Necesitamos recobrar la sabiduría antigua (intemporal) con las fronteras de la ciencia moderna en un saber de revelación y “rebelación”.  Las consciencias arcaica, mítica, racional, integrativa, supramental, parecen abrirse camino y para ello hay herramientas pragmáticas entre el bullicio actual, en el que todos estamos inmersos”.
    El acceso del hombre vivo al Mundo Espiritual, en primer lugar nos pone en contacto con nuestra propia mente subconsciente, pues esa la vía de conexión de nuestro propio espíritu con nuestra mente cerebral. Pero además la intercomunicación espiritual con otros humanos con más conocimientos que nosotros, nos ofrece una vía de obtención de una nueva perspectiva más lúcida y más certera, en nuestro propio proceso de autoevolución.
     
    No es una vía reservada a las personas formalmente religiosas. Intuiciones de este Mundo Espiritual, las han tenido filósofos laicos como es el caso de los filósofos taoístas. Y otros como Heidegger, han explorado también este camino como fuente de obtención del conocimiento de la Realidad, buscado por todo filósofo.
     
    Por ello el saber cómo funciona el Mundo Espiritual, para aquellas personas interesadas en su transformación y metamorfosis como personas, es casi su único camino para conseguirlo.
     
    A las personas modernas que hacen el desafío intelectual de ser creyentes, si les falta una concepción completa del mundo, se les hace imposible aceptar ciertas fenomenologías porque les resultan contradictorias con su cosmovisión. Pero si contemplamos el hombre, el mundo y lo divino, con una mirada más completa, si son más “modernos” aún de lo que eran, esas contradicciones se les disuelven como por arte de magia.
     
    En muchos casos la contradicción entre fe e ilustración, no se resuelve renunciando a una de las dos, sino con más ilustración. Es como cuando tomamos un medicamento que tiene algún efecto secundario negativo, pero nos cura. Si no tomamos la dosis necesaria, nos perjudica y encima no nos es útil. La solución no es dejar de tomarlo, sino tomarlo en la medida adecuada.
     
    Este es el pecado original de mucha teología “progresista”: que no es progresista, en la medida suficiente y adecuada. Por el miedo a ser tachados ya no solo de heterodoxos, sino además de herejes, y a ser “expulsados de las sinagogas”, muchos se quedan en tierra de nadie, y ya se sabe que “a los tibios los escupiré de mi boca”.
    P.S. Una pregunta curiosa a Oscar: ¿Quién es Juanele?.

  • oscar varela

    Hola Blas!

    Te leo:
    – “Soy un buscador (de Dios, de Verdad,…quién lo sabe).
    Que nunca llegará y que teme llegar a encontrar”-

    ¿qué le vamos a hacer si te han formado para depender de
    * tener que encontrar lo que buscas,
    * buscando lo que está en otro lugar,
    * y que llamamos “uno mismo”?
    …………………………………………

    Juanele (como cualquiera de nosotros) era “él y su paisaje”.

    Ortega lo decía así:
    “Verdad, Felicidad, es LA COINCIDENCIA DEL SER HUMANO CONSIGO MISMO”.

    ¿Tienes ese “Tú-mismo”?

    Cuando lo encuentres no habrán más “TEMORES”.
    ……………………..

    Te copio de Juanele:

    ¡Oh, qué dulzura…

    ¡Oh, qué dulzura estar esta tarde así unidos.
    sentados frente a frente, mirando los tejidos
    tenues de la llovizna, conversando, leyendo,
    escribiendo yo un poco y tú un rato tejiendo,
    mirándonos los ojos profundamente, y
    sonrientes quedándonos en éxtasis así…

    ¡0h, qué dicha. Señor, tenerla ya en mi vida
    a mi ensueño constante como una gracia asumida
    muy quieta y silenciosa, aunque llena de amor,
    cuando sobre el papel me distrae el ardor
    lírico que me infunde con su dulce belleza,
    inmediata y lejana por su misma pureza…

    ·····················
    ¡Oh, vivir aquí!

    ¡0h, vivir aquí,
    en esta casita.
    tan a orilla del agua,
    entre esos sauces como colgaduras fantásticas
    y esos ceibos enormes todos rojos de flores!

    Una penumbra verde la funde en la arboleda.
    Así fuera una vida dulcemente perdida
    en tanta gracia de agua, de árbol, flor y pájaro.
    de modo que ya nunca tuviese voz humana
    y se expresase ella por sólo melodías
    íntimas de corrientes, de follajes, de aromas,
    de color, de gorjeos transparentes y libres…
    ……………….

     
    PS.: ¡Por ahí, por ahí anda la “pili” ¿no?!

  • mª pilar

    Esta personilla, no habla de perfección absoluta, que sinceramente creo, es, inalcanzable dados  nuestros parámetros  de vida.
     

    No puedo llegar ni a la suela de tus zapatos en conocimientos académicos,  en titulaciones, y en grandes experiencias de grandes empresas; yo trabajé en pequeñas… no por eso, libres del manejo oscuro para enriquecerse.
     

    Y sí,  hay manera de no mancharse, es, renunciar a ese cambalache, de robar a los trabajadores para que los jefes (mejor) empresarios se enriquezcan.
     

    Mis padres me enseñaron… y luego quedo grabado a fuego en mi entraña desde Jesús, que si acepto un sueldo por mi trabajo, por encima de todas las cosas debo hacerlo ¡¡¡bien!!! Si no me gusta lo que sucede, intento cambiarlo, si no es posible y me supera, sencillamente lo dejo.
     

    A lo que vamos en este art. es:
    Que se puede seguir el Proyecto de Jesús asumiendo primero de todo “nuestras limitaciones”. Claro que ante eso, tenemos algo que superar primero; todo lo que nos han enseñado (especialmente a los pequeños, los pobres, los abandonados y explotados de esta tierra) sobre un Dios que todo lo ve, que nos vigila, que nos castiga con infiernos, purgatorios y otras zarandajas; digo que en especial a los pequeños de esta tierra… porque a los grandes y poderosos, jamás se les dijo: “que atesorar, robar a las viudas, no pagar el salario, quitarles la tierra y cuantos les apetece…” Y eso, para nada  entra en dicho Proyecto.
     

    ¿Dónde queda aquí la esencia, el meollo de su Mensaje?
    Lo edulcoran a los poderosos, y nos encadenan con ello a los pequeños.
     

    ¡Claro que se pueden vivir las Bienaventuranzas, sin divinizarlas ni amenazarlas, sencillamente desde un corazón noble y sincero!
     

    ¿Qué decimos de Dios?
    Sinceramente… ¡No deberíamos decir nada!

    Deberíamos… Perdón la palabra “deber” desvirtúa su hermoso mensaje;  tendríamos que amarlo, hacerlo proyecto de nuestra vida, y hacer, lo que buenamente esté en nuestras manos.
     

    Ejemplos tenemos a cientos en este mundo, no solo de cristianos, sino de personas de buena voluntad; solo hay que mantenerse y no mancharse las manos ni el corazón.
     

    Si alguna vez… o muchas, flaqueamos ¡no importa! Empecemos otra vez e intentemos restaurar el mal causado.
     

    Dios no bajará a tomar café a nuestra mesa y nos dirá lo majos y geniales que somos; lo más importante es:
     

    ¡¡¡Escuchar lo que (si de verdad lo deseamos) brota en nuestro interior!!!
     
    Para eso se necesita honradez, sentarse con una misma, preguntarse qué quiero,  a donde quiero llegar, que busco, deseo, añoro, siento, me duele, espero… y callar, esperar… Y:
     

    ¡¡¡Todo se ilumina, se comprende!!!
     
    Ya solo queda un camino:
     
    ¡¡¡Optar e intentarlo!!!
     

    He conocido personas importantes que han vivido así, y no les ha ido mal y sobre todo han hecho mucho bien; claro que se mueven en otras esferas, otros mundos… no les llama este, con sus riquezas ilimitadas, sus luces de neón que atontan nuestros sentires.
     

    Ufff… que largo ¡lo siento!

    mª pilar

  • Blas F. Lara

    Tanto corazón y tanta cabeza en Atrio. Gracias a Antonio V, a Isidoro a George, María Pilar, Ana, Asun, Gonzalo, Pascual, Olga, Oscar, etc. cuya lectura me ha aportado tanto. Qué generosidad.
    Me voy a explicar hoy con Xosé- en la medida en que me deje este teclado de ordenador tan inconfortable con el que escribo.
    Soy un buscador (de Dios, de Verdad,…quién lo sabe). Que nunca llegará y que teme llegar a encontrar. Alguno de vosotros me ha manifestado que la lectura de mi artículo les ha inquietado. Me alegro porque el camino al Dios inalcanzable es el de la contradicción y la paradoja. Al menos ese es el mío. Que me perdone quien se escandalice, pero a lo mejor le hace bien o le reafirma en sus certezas (piedra de escándalo!).
    Vuelvo a Xosé. Nuestra sociedad contemporánea está gobernada por antivalores, afán de dinero, egoísmo, ansias de poder. No hablo de memoria. La he vivido de dentro en las empresas. Son las reglas de un juego del que no está permitido  abstenerse. Asi pues en el artículo a ese entorno, a ese “acuario” me refiero. Y ahí mantengo que es muy difícil ser el cristiano auténtico de Mateo V. Sobre todo cuando ocupas una posición de alta responsabilidad. Es casi imposible no mancharse las manos (les Mains Sales de Sartre) del fango de dinero, de lágrimas y penas de otros. Hay despojarse de valores y de sensibilidad. Hay que no ver demasiado, ni mirar demasiado lejos al exterior de la empresa, para no ver responsabilidades sociales ni destrozos laterales. (No soy un resentido. Al contrario. Lo pasé muy bien. Apenas si llego a ser un arrepentido. Pero consciente).
    Una respuesta al problema del Sermón de la Montana es la que me sugería Manuel Fraijó, viejo amigo: las dos vías del cristianismo. Xosé me la propone también al principio de su comentario: La perfección, la autenticidad y la total consecuencia del S. de la M. no son para todos como decía Kierkegaard.
    Ruego a Xosé que relea mi modesto artículo, que no es una panacea ni muchísimo menos. Pero suelo pesar mucho las ideas y las palabras, y creo que debiera encontrar en el escrito una respuesta a sus legítimas objeciones. Como decía antes, lo que a mí me mueve es llevar la reflexión hasta la paradoja. Por ahí, y siempre más allá, deben encontrarse, detrás de la frontera de la racionalidad, una Verdad que no existe, y un Dios inalcanzable que nos es vedado por la vía de la racional (¿Y por la de la Belleza y la fusión mística?). Pero nuestra condición humana es la  de Sísifos que nunca llegan a la cima.  
     

  • X. Gundín

    Este post me tuvo confundido varios días.
     
    I.- Comienza Lara preguntándose si “el cristiano auténtico y consecuente con lo que propone Mateo 5 tiene alguna probabilidad ya no de éxito sino de supervivencia…”. Y más adelante concluye que “el cristiano ideal según S. Mateo tiene todas las de perder” (según la teoría de juegos aplicada por Lara). Me pregunto entonces ¿cómo es posible que hayan sobrevivido durante 2000 años?. ¿Tal vez pq no sean auténticos y consecuentes, e.d: no sean perfectos?. Y aquí me parece ver el primer fallo en la aplicación de la teoría. Yo no se exactamente lo que ha hecho Lara (tampoco conozco más que superficialmente la teoría de juegos), pero tengo la impresión que lo que introdujo en su ordenador no fueron complejos individuos, sino caracteres simples (separados o asociados), e.d: estereotipos. Si así hubiese sido, se debe desconfiar del método (aunque sus conclusiones pudiesen ser ciertas por otros motivos).
     
    II.- Hecho en falta una definición de la palabra “fracaso”(para el caso “perder” o “desastre”, etc.). ¿Cómo vamos a saber lo que es “fracaso” si no lo definimos?. Mi definición: “No alcanzar los objetivos previstos (o buscados, o queridos) debe ser considerado un fracaso” (Moltke, si recuerdo bien). ¿Cuales son los objetivos previstos en las bienaventuranzas?. Estos están al final de cada una dellas: alcanzar el Reino de los Cielos, poseer la tierra, ser consolado, saciado y alcanzar misericordia, ver a Dios y ser llamado hijo suyo. ¿La práctica de las bienaventuranzas permite alcanzar esos objetivos?. Según la respuesta, así el éxito o el fracaso.
     
    III.- Lo que las bienaventuranzas no proponen es una confrontación entre el Bien y el Mal (excepto -tal vez- la octava). Más bien proponen caerse del lado de la bondad mediante las actitudes y acciones  descritas como bienaventuradas. Y lo que me parece que Lara presenta, haciendo chocar en su juego los caracteres -que no individuos- antagónicos es precisamente la vieja confrontación entre Bien y Mal. No existen Bien y Mal como entidades autónomas con objetivos y motores propios. Existen unicamente en nuestros actos. Lo que escribimos con mayúsculas son categorizaciones por nosotros usadas para agrupar (v. DRAE, significado 3º: http://lema.rae.es/drae/?val=categor%C3%ADa). Mejor sería decir bondad o maldad (de nuestros actos).
     
    Como quiera que la bondad y la maldad, ambas, están en cada uno de nosotros, la lucha entre los caracteres con que Lara juega tendrá que ser una lucha en el interior de cada individuo, pues en ese individuo se unen todos los caracteres que Lara separa (me parece) y hace chocar.
     
    Por hoy llega, si sigo aclarando mi confusión, seguiré escribiendo.

  • George R Porta

    Ha sido realmente arduo esribir este comentario. Me molesta ser el único cretino que no puede aplaudir lo que Blas propone. Con todo al fin pude mantener algunas ideas que más que ideas son preguntas que no logro responder. Y desde luego solo sé interpreter lo utópico como aquello que aún carece de lugar pero que quizás lo pueda encontrar…
     
    La vida hasta donde yo la comprendo viene cada mañana cargada de sus propias demandas, sus azares y en mi caso muchas veces se pasa el día sin la tregua para pensar en lo que “hubiese hecho Jesús” cuando el Mundo ha cambiado tanto de su tiempo al mío. Por lo que escucho a casi todo el mundo le pasa lo mismo. ¿De dónde pudo venir esta idea de que los Evangelios pudieran ser como un manual de ecuaciones y gráficas para resolver las circunstancias problemáticas de cada día?
     
    ¿Quién decidió la magnitud en la que tengo que ser ejemplar o perfecto, o completo, como cristiano, creyente, o agnóstico si tal es mi caso? Parece que las bienaventuranzas sean como promesas pero no modelos de conducta. ¿Se me ha escapado que la esencia de ser cristiano sea ser exitoso en mi cristianismo? Hace mucho he pensado que la esencia de ser Cristiano era intentarlo lo mejor que pudiese porque se trata no de mí sino de servir y de hacerlo sin hacerlo para en última instancia ganarme un cielo que vivo convencido de que no exista y si existe no es imaginable.
     
    ¿Cómo pudiera ser discípulo de Jesús y acumular dinero o bienes raíces y poder social? ¿No se trata de lo contrario, de ser servicial y de vivir cada día ese día? Pero en los momentos que he llorado es bueno recordar que cuando el sufrimiento se haya apoderado de mí, quizás valió la pena no rebelarme contra él. O cuando me vi en la bancarrota, en cuidados intensivos, carente de seguro médico, aceptar no desesperarme. En efecto sobreviví y aún no sé cómo volví a recomenzar la vida.
    ¿No se trataba de ser limpio en mis intenciones todo lo que pudiese o con la mayor humildad que pudiese acopiar aunque fuese mínima, aceptar que en algunos momentos no lo fui y aun así no sentirme decepcionado conmigo mismo por haber sido o sentido como un hideputa sino recordarme que Jesús no me hubiese rechazado como no rechazó a la mujer a punto de ser apedreada?
     
    Me cuesta creer que haya cielo, o infierno, ni purgatorio, ni limbo, pero mucho más me cuesta creer que no haya nada de nada. Y entonces ¿no se trata de forzarme a esperar contra toda desesperanza y confiar contra toda decepción?
     
    Bueno, no debo olvidar que se me está escapando la vida en porciones de 24 horas y que pronto llegaré a consumirla toda y aun así siempre me quedará una lista enorme de las cosas que no hice, otra de las que hice mal, y si no me ha consumido la demencia tratar de recordar que era lo que tenía que llevar para ofrecer a Dios, en el caso de que en efecto exista y me pregunte aquel follón de los talentos, aunque la cuenta mía no incluya muchos de éstos.

  • oscar varela

    Hola Blas!

    Ando con la cabeza llena de Asuntos “constructivos”.

    Esta semana es el ultimatum para mudarme a la casita que estoy construyendo (dirigiendo) en Chile (¡Cosas de viejos empedernidos!). Luego la irémos terminando hacia fines de enero.

    Nos merecemos una charla. Lo tuyo me vale! Teneme un poco de paciencia.

    Gracias y ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Javier Pelaez

    Tienes razón Antonio.Aunque en mi caso hay mucha abulia y la conciencia de que determinadas elucubraciones religiosas de la adolescencia no me hicieron mucho bien.De todas maneras creo que yo debo “picar” menos alto….Cuestión de límites.

  • Antonio Vicedo

    Javier, aceptando ese tu:( “-Creo que donde no hay no se puede sacar,para que nos vamos a engañar”.) como una opción de libre fe humana, a mi, y por lo percibido desde la realidad de la humana relacionalidad, desde otras opiniones y constataciones sobre lo que el ser humano da de si en capacidades de superación, o simplemente pluralidad modal en su proceso de desarrollo natural, no es tan evidente eso de: “-donde no hay.”
     
    Mas bien lo constatado es que siempre está en el ser humano esa posibilidad de superación y avance, después de un momento de fracaso, cansancio, o incluso de máxima abulia.
     
    El vivir lleva connatural consigo la esperanza y esta, tiene su fundamento básico y sentido en la capacidad de modos posibles con que acercarnos hacia la PLENITUD.

  • Javier Pelaez

    El resultado del ordenador no debe extrañar tanto ,al fin y al cabo,en mi modesta opinión,Jesús fue un “perdedor”.Luego el artículo utiliza conceptos muy dispares “sobrevivir,prosperar,triunfar….”.Yo,por ejemplo,puedo decir que “sobrevivir” he sobrevivido por causas ajenas a mi voluntad:el país y la clase social en que nací.”Prosperar” he prosperado también por lo anterior,por el esfuerzo de mis padres y ascendientes.”Triunfar” creo que lo he hecho.¿Podía haber sido San Francisco de Asís,Gandhi o Luther King  como “soñaba” en la adolescencia?.Creo que donde no hay no se puede sacar,para que nos vamos a engañar.

  • Isidoro García

    El taoísmo, es una filosofía que expresa, que el Tao, lo constituyen las Leyes generales que dirigen todo en el Universo, y que dirigen también el comportamiento de uno de sus integrantes: la especie humana. Y el “Te”, (del Tao Te King), es esa concreción en el hombre, de las leyes generales, el Tao.
     
    Blas, con el que estoy totalmente de acuerdo, señala que los cristianos no tenemos en los escritos fundacionales del cristianismo, una guía clara de comportamiento, por lo que hay que buscar en cimientos seguros, (que no puede ser otros que la Ciencia), el apoyo de nuestra investigación moral.
     
    Y como señala muy bien Blas, hoy día con nuestra potencia creciente de cálculo informático, se pueden estudiar los modelos de etología y conducta comunal de otros animales, especialmente los sociales.
     
    Recientemente se han realizado experimentos en robótica e Inteligencia Artificial, de manera que se ha conseguido imitar el comportamiento de los animales sociales. Estos, como las termitas, son capaces de operar de forma descentralizada y reaccionando a cambios en su entorno más inmediato para construir sus nidos.
     
    Mediante el uso de unas pocas reglas individuales implícitas, y de una serie de sensores para detectar su entorno o la presencia de otros compañeros, realizan una labor común sin que todos tengan que determinar que hacer, sin el uso de ningún supervisor que les coordine, y cada uno solo modificando su entorno.
     
    Actos individuales a bajo nivel producen resultados a alto nivel. De forma natural utilizan la estrategia del “piensa globalmente, actúa localmente”.
     
    La investigación con los animales sociales nos indica la dirección a seguir, pero proseguirla con los individuos inteligentes, supone una gran complejidad, y constituye el gran reto de la humanidad en el presente y el futuro. Para alcanzar ese arte o ciencia de la colaboración, es necesario disponer de un fuerte software integrador del múltiple conocimiento, a fin de lograr una síntesis sinérgica y lúcida.
     
    Hay que destilar información de los inmensos flujos de datos; conocimiento de esa gran cantidad de información; y sabiduría y buen discernimiento, de ese torrente incesante de conocimiento.
     
    Este tema ya está siendo abordado en la actualidad y es el motor de toda la investigación en management empresarial, para lo que se utilizan grandes algoritmos inteligentes, que también se utilizan como motores de buscadores informáticos como Google, Facebook y demás.
     
    Ha habido físicos como Roger Penrose, que han considerado que existen verdades que no son algorítmicas, a las que no se puede llegar mediante un número finito de pasos y que por ello no todas las leyes físicas son computables.
     
    Pero si aceptamos el modelo del Universo como compuesto de materia-energía por una parte, y por otra de una “información” modular que se va acumulando creando así organismos cada vez mas complejos, intuiremos que todos esos “cuantos” de información, pueden ser elementos relacionables y computados entre sí, siguiendo las leyes de la lógica matemática. Eso daría vía abierta a su algoritmización cibernética.
     
    Investigadores como Stephen Wolfram, autor del libro “Un nuevo tipo de ciencia”, experto en álgebra computacional simbólica están en este campo. En sus experimentos con autómatas celulares, utiliza programas simples que, siguiendo reiteradamente unas pocas reglas básicas, generan patrones complejos de comportamiento.
     
    Wolfram considera que esa es la regla de oro del comportamiento complejo del Cosmos. Su libro comienza así: “Hace tres siglos la ciencia fue transformada por la idea nueva, dramática, de que reglas basadas en ecuaciones matemáticas podían utilizarse para describir el mundo natural. Mi propósito en este libro es iniciar una transformación semejante, e introducir un nuevo tipo de ciencia basada en reglas muy generales que pueden ser expresadas en programas simples de computación”.
     
    El corazón del libro es el “Principio de Equivalencia Computacional” que, según Wolfram, comparten absolutamente todos los procesos del universo. “Casi todos los procesos que no son obviamente simples se pueden ver como computaciones de equivalente sofisticación”.
     
    Este nuevo enfoque tiene muy buenas posibilidades de avances en áreas de la ciencia donde hay una complejidad obvia pero que es difícil lograr reproducirla. Se diseñarán unos sistemas tecnológicos con reglas extraordinariamente básicas pero que harán cosas increíblemente sofisticadas.
     
     
    La gran novedad es que se podrán informatizar campos de conocimientos no estrictamente matemáticos. Y se podrá utilizar la gran potencia computacional de los ordenadores, produciendo grandes avances en áreas como la lingüística, la economía, las ciencias sociales y las ciencias cognitivas.

  • Blas F. Lara


    Amigo Oscar.
    Vaya que sí que hay que conversar, aunque lo voy a hacer telegráficamente. Pienso que vale la pena conversar contigo porque las impresiones que yo tengo de tí son muy positivas.
    Respondo a tus comentarios sobre la computación y sobre la teoría de Juegos. Después me referiré a la cita que haces de un amigo tuyo. (Cita cuanto menos extraña y que no acabo de ver por qué la haces ni qué de sustancial aportaó a la reflexión).
    Los límites de los ordenadores . Claro que existen. The Boundaries of Machine Inteligence es precisamente el título de mi tesis doctoral en lógica mathemática. Publicada en 1969, en la universidad de Friburgo, y dirigida por el profesor Bochenski. (Fueron compañeros mios los argentinos Ignacio Angelelli y Mario Bunge que a lo mejor conoces). Ya te puedes imaginar que llevo más de 40 años de reflexión sobre el tema, varios escritos y conferencias. Por tanto soy más que consciente de los límites especificos de la pensée mécanique. Por no hablar del consabido Gödel.
    La Teoría de Juegos. Es otra de mis especializaciones. Veinte años enseñándola en mi cátedra de Lausanne y como profesor invitado en varias universidades europeas y americanas. Una ciencia sólidamente establecida y de mucho interés para la biología, la sociología y la economía. Se agotó hace años mi libro sobre Negociación y Resolución de conflictos publicado por Espasa Calpe- después Planeta-. Sin embargo puedes leer sobre ese tema si lo deseas los más de 60 artículos míos publicados en http://www.tendencias21.net/negociacion. Allí verás qué interés atribuyo a los aspectos epistemológicos de la cuestión y no solo a los aspectos técnicos. Además he tenido la ocasión de usar la teoría y modelos en operaciones de una gran multinacional.
    La cita de tu amigo. No es cosa grave, pero si es desagradable constatar que hay personas que critican sin haber leido atentamente lo que critican. Por ejemplo, yo que he sido jesuíta durante unos años conozco el interesante experimento político social de las Reducciones del Paraguay. Sin embargo en ese artículo escribí solamente una línea en la que no se dice absolutamente nunca que fueron un fracaso. Que relea el texto tu amigo. Creo que hizo una lectura con prejuicios y partis-pris. A él de ver cuáles y por qué. (Su juicio tan perentorio y poco matizado sobre los conquistadores me sorprende, por mucho que yo comparta la condena. Que piense lo que hicieron los US en el XIX y los colonizadores europeos en Africa en el mismo siglo). Hay que leer atentamente lo que se critica y « raspar » el corazón de prejuicios y antagonismos por principio. No voy a discutir más porque como él dice « Discutir punto por punto este artículo me parece una pérdida de tiempo ». Evidentemente, eso depende de con quién se discute. .
    Exito y fracaso La consideración de lo que es éxito y lo que es fracaso en un juego social es muy muy importante. Es esa en efecto una dificultad mayor al establecer los coeficientes de la matriz de ganancias. Me fue imposible extenderme más en el artículo, pero sí que mencioné el sistema de valores al hablar del modelo de simulación. Y esa es una cuestión radical. En un universo reduccionista y materialista, es más fácil cuantificar. No así cuando las funciones están definidas sobre escalas relativas a valores para los que no existen variables métricas. En claro, en un mismo juego de interacción se puede perder en el tablero cuantificable del dinero, y al mismo tiempo ganar en el tablero de la satisfacción personal (honradez, espiritualidad, orgullo, etc.)

  • Antonio Vicedo

    Gracias, mª. Pilar, por haberte adelantado a un mi: “después aportaré lo mejor de mi experiencia en mi largo caminar durante tantos años ,y por tan distintos lugares, buscando y siguiendo unas huellas, visibles unas veces, escondidas, que no borradas otras, pero siempre en dirección de HUMANISMO sin recortes en extensión inclusiva y cualidades siempre deficientes, pero mostrando capacidad de mejora apuntando  a PLENITUD.
     
    La he gozado, al retomar la tarea en esta noche, en la que,celebrando la llamada universal de una estrella, que orienta diversos y plurales caminos en convergencia hacia la CASA DEL PAN y también cuna del pequeño David, que acertó a derribar de una pedrada con su honda y tino de sencillo pastor, al fanfarrón y potente gigante Goliat (aunque después llegó a corrupto y converso Rey famoso), fueron en convergencia recorridos por Magos, buscadores de vida y de sentido para su progresiva verdad, encontrándola, no en palacios de sátrapas embarazados de poder excluyente y crueldad, ni en Templo, habitáculo reducido del DIOS absoluto y desconocido por escondido, sino en un pequeño NIÑO,  en el regazo de su madre.
     
    Gracias por haberte adelantado, mª. Pilar, aventajándome en tiempo y modo claro de expresión que me libera de puntualizar a los amigos en sus aportaciones al tema.
     
    Respecto a lo de ellos, que lo asimilo y agradezco como impulso con el que se ayuda a superar el síndrome de altura de la vida, cercana ya la cumbre, solo una referencia a aquellos Magos, (tan desfigurados por complicidades de falsedad, engaños e intereses de sistema ahora,) por lo que tiene su arquetipo epífánico de testimonio y magisterio humano. sirviéndose del Universo y de los terrenales caminos, para no entretenerse en ellos, sino utilizarlos, con humana ansiedad , buscando LUZ,  VERDAD y VIDA hasta encontrarla en EL NIÑO, causa para regresar, del Encuentro, por otros caminos por los que ya  pueden prescindir de fortalezas de sátrapas, de Templos perfumados de incienso y cargados de mercadeo poderoso y de exégetas entendidos, con el gozo íntimo de compartir el valor y nobleza de INFANTES, cuyo vivir siente, sin posible justificación, la caricia del regazo materno de la Humanidad en la terrenal casa, parte del Universo.
     
    Lo del anterior paréntesis (-), es algo que profundamente me ocupa e inquieta, porque, bajo barniz de recuerdo falseado religioso, se utiliza a los “Reyes Magos” para mantener, como celebración, una general falsedad y engaño a los inocentes niños,  ocultándola so pretexto del interés que en ellos despierta la posesión de algo que llega a justificar la falta de verdad y los calificados como compensados engaños.
     
    ¿No tiene visos de ser esto un óptimo caldo de cultivo para los virus infecciosos de esa general pandemia de corrupción social  por la que se justifica la falsedad, si la compensa un supuesto, o real interés posesivo de un bien (Juguetes, loterias,lujosos y derrochones regalos en tan criminal crisis, roscones con sus competitivos premios. etc.) ?
     
    ¿Que decir de toda una sociedad, por motivos de raigambre cristiana engañando a los niños convencidos de que el engaño no es tan gran mal si comporta la ventaja de un  beneficio que interesa ?
     
    Aquí lo dejo, por si se nos ocurre enfocar los pros y contras del asunto, porque también para esta celebracíón vale lo de: LA VERDAD OS HARA LIBRES.

  • Ana Rodrigo

    El problema que se plantea en este artículo tiene un origen complejo debido a la diversidad de factores que ha hecho posible la desnaturalización de los mensajes evangélicos.
    Por un lado tenemos la cuestión de atribuir a Jesús palabras o mensajes que nunca estuvieron en su boca. Tengamos en cuenta, en primer lugar, el factor de la identidad judía de los autores, que hacían coincidir los relatos o reflexiones evangélicos con el cumplimiento mesiánico del judaísmo. En segundo lugar, la adjudicación textual a Jesús de frases, palabras o mensajes, los hacen bastante inverosímiles en ocasiones: Por ejemplo, me decia Blas el otro día, cómo se podia atribuir a Jesús la respuesta que éste le dió a Pilatos “mi reino no es de este mundo“, si no había testigos que pudieran trasmitirlo. Es sólo un ejemplo.
    A estos errores de principio   se fueron añadiendo  las interpretaciones teológicas posteriores, apoyadas en  un factor nuevo, la supuesta labor  del Espíritu Santo, contrariando la lógica y  la capacidad de raciocinio del ser humano. En los tiempos actuales estas tergiversaciones epistemológicas resultan aún más intolerables si se tiene en cuenta  el moderno desarrollo de las ciencias sociales y del espíritu crítico que las subtiende.
    No es extraño, pues, que la doctrina o el mensaje cristiano se haya quedado cada vez más paralelo y sin posibilidad de encuentro con realidades actuales de nuestra sociedad.
     
     
     

  • oscar varela

    Hola!

    Mi Comentario a lo de Blas fue un calificativo: “Excelente”.

    Si habría de tener más tiempo me quedaba “matizar” algunos puntos con los que, aunque concuerdo con Blas, habría que conversarlos un poco para llegar a las “raíces” de algunos Asuntos involucrados.

    P.e. lo de la Compu como “SIMULADOR” (ya lo vimos en el Taller ad hoc); pero habría, entonces, que discutir los “alcances” de lo que una Compu pueda dar. También lo de la “Teoría de Juegos“. Porqe la Vida humana tiene un atributo de “juego” (Ortega le inspiró a Hitzinga su “Homo ludens“), pero un “juego dramático” en el que no hay ni Kalendas griegas (¡dejarlo para  mañana!). La Vida es URGENCIA, y su Actor es un NÁUFRAGO.
    …………………..

    Pero el Artículo de Blas me pareció “compartible” a mis amigos. Uno de ellos me contestó así:

    – “El artículo que me mandaste toca un tema interesante, pero no me parece sólido.
    Para mi gusto, al autor le falta profundidad.

    Cuando habla de éxito o de fracaso, no define lo que es ser exitoso o fracasar.

    Me parece que el autor tendría que leer la primera carta de San Juan, capítulo 4, y revisar a partir de este texto su idea de lo que es ser exitoso o fracasado.


    Discutir punto por punto este artículo me parece una pérdida de tiempo.


    Sin embargo, me permito una observación, a título de ejemplo:

    El autor habla del fracaso de las misiones jesuíticas.

    Puedo aceptar que el trabajo de los jesuitas no haya sido perfecto.

    Pero me parece que, en lugar de hablar del fracaso de las misiones, tendríamos que hablar del fracaso de la Iglesia Vaticana que, desde 1492, hizo una alianza con el poder que dominaba en España, aceptando la conquista, la dominación, la explotación, la esclavitud.

    Allí está para mi el fracaso.

    Los pobres jesuitas hicieron lo mejor que pudieron frente a una situación general de corrupción del mundo occidental.


    ¿No te parece?”-
    ………………………

    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • Asun Poudereux

    La verdad es que hay que ser valiente para poner patas arriba lo establecido  como lo auténtico  único posible. Por eso doy gracias a todos y a todas que compartís desde diferentes ángulos personales lo que se nos ha velado  o escombrado.  Me sugiere esto:
     
    El famoso Sermón de la Montaña, que pudo ser una recopilación  a modo de síntesis de  modos  de ser y experiencias de vida concretas, manifestados en distintas etapas  y en sitios y lugares diferentes  al apuntado,  con el propósito y fin de ayudar a caer en la cuenta, precisamente de lo que no se dice y sin embargo es el armazón y soporte de todo ello.
     
    Al desguazarlo, se  han quedado a la vista solo los trozos y formas concretas a modo de enumeración,  en donde apuntar con el índice en movimiento pendular  lo correcto y lo incorrecto, lo aceptable y lo rechazable, cerrando los ojos al todo que constituye al ser humano,   sus sombras y sus luces, o si preferís, sus luces y sombras,  todo ello, sin exclusión alguna ni perfección, que, por el contrario, le es ajena, aunque no cese de anhelarla.
     
    Así como los mandamientos apoyándose en los aspectos negativos,  sus normas extravían de lo que es su esencia, por lo que sirven para crear dependencias y fortalecer así a la Institución,  que se precie, y así mismo, en positivo,  la interpretación que se nos ha ofrecido del po, man , llo, han, mi, li, pa, pa, nos ha extraviado de lo nuclear que hay en ello: nada ni nadie se deja excluido al sentirse completo, incluyente de todo.
     
    Sé tú mismo, tú misma,  con todas tus luces y sombras, allá donde estés y con quien estés. Vive y experimenta, no te vivas desde el pensamiento calculador y normativo. Ten confianza. Descubre quién eres realmente, goza de la vida y vive en plenitud  su regalo,  y  te  irás descubriendo  y  te reconocerás en lo mejor de ti en los demás y en todo lo que es. 
     
    Diría entonces,  “Atrévete a experimentar por ti misma,  por ti mismo”.  Ahí encuentro el reflejo íntimo y humano de la tan magnificada frase: “Tu fe te ha salvado”  No demos por bueno lo que otras personas han experimentado,  sin  haberlo vivido en nuestro corazón y en nuestro adentro. ¡Descúbrete, atrévete! ….y empieza de nuevo…Ten confianza en ti… en los demás… ¡Atrévete!…
     
    Un gran abrazo.

  • mª pilar

    Como siempre hablo desde mi sencilla experiencia; no puedo aportar grandes conocimientos en ningún área de la cultura, ciencia, teología, humanidades…
     
    He vivido mi vida con corazón y ojos abiertos a cuanto me rodeaba; desde muy temprana edad, me sentí atraída por Jesús y durante muchos años viví sin medir las consecuencias que puede acarrear como tú bien nos dices Blas, el “cumplimiento” de la religión cristiana en este caso.
     
    Tuve la dicha, de tener unos padres geniales, y nuestra casa como yo la he llamado en otros comentarios míos, era una casa de… ¡¡¡Puertas abiertas!!! De manera especial (no solo) a las personas con problemas, los castigados por los poderosos de todos los entornos.
     
    Con los años, he ido aprendiendo a encontrar en el proyecto de Jesús, aquello que se acopla de verdad a su manera de vivir, y se han ido cayendo todo lo añadido por mentes casi siempre “enfermas” de distintas dolencias…poder, honor, riqueza, mando… estar por encima de muchas personas etc.
     
    Se ha ido cayendo los ritos, el lenguaje, los mandatos, las salvación, el dios que todo lo puede y soluciona… tantas cosas y cuestiones muy serias.
     
    En cambio se ha acentuado el valor que Jesús pone en el respeto a uno mismo y de la misma manera a los demás; quizá no salve a este mundo… que como Él decía no era su reino-mundo, y por eso lo mataron.
     
    Lo que sí puedo asegurar, que allá donde alguien pone en marcha proyectos de vida para el entorno donde se encuentra y vive,  desde ese Proyecto y la manera en que Él lo vivió…:
     
    ¡La vida brota… mejora, la justicia  se expande con mucha lucha, pero  van consiguiendo cotas importantes, y  mejora todo el entorno!


    A la vez que reconozco, que cuando estas personas especiales desaparecen… muchas de las que han sido agraciadas… cambian o desaparecen e incluso luchan en contra.
     
    Por lo cual creo sinceramente, que si a nivel personal, en grupo o no, en religiones o no, viviésemos de verdad ese Proyecto…:
    ¡Se notaría!
    Quizá no salvaría al mundo; porque la riqueza y el poder tienen una fuerza inmensa-incontrolable… para los pequeños corazones humanos que se venden por  un poco de oro y poder  pudriéndose  a tal extremo, que se llevan por delante a todo y todas las personas que puedan ser un obstáculo para sus deseos incontrolados.
     
    Creo que este Proyecto, hace a las personas más plenamente humanas, buenas,  luchadoras por mejorar este castigado mundo por los iluminados salvadores que no dejan de salir por todos los sitios.
     
    Solo hay que amarlo, optar por esa manera de vivir;  y pase lo que pase y contando con nuestras personales limitaciones, seguir adelante con todo nuestra mente, nuestra vida, nuestro corazón.
     
    ¡Gracias Blas! Me encanta lo que nos compartes.
    Un abrazo entrañable.
    mª pilar

  • Isidoro García

    Dice el amigo Gonzalo, “Lo más importante del evangelio es el modo de actuar de Jesús”, ¿pero qué es lo que hizo Jesús?. Porque de lo poco y confuso que se cuenta de los hechos prácticos de su vida, se desprende que Jesús no montó ningún comedor social, ni ningún hospital de niños, ni siquiera vivía en una chabola en los extrarradios de Jerusalén.
     
    Sabemos que le llamaban comilón y bebedor, y amigo de ricos y mujeres de mal vivir. Cuando Judas le increpó sobre el  elevado costo del ungüento con el que una admiradora le iba a perfumar, (¡¡!!), no dijo de venderlo y dárselo a los pobres.
     
    En resumen. Los cristianos tenemos que aceptar y acostumbrarnos a que Jesús, ni con sus prédicas, ni con su forma de vida, nos dio una guía clara de cómo comportarnos en la vida corriente. Y por ello la realidad es que la Iglesia cuando cien años después de su muerte se fue consolidando, ante ese vacío evidente, integró el ideario moral del estoicismo greco-romano, y lo cristianizó diciendo a sus adeptos que eso era lo que Jesús había enseñado. (Otra de las mixtificaciones “teológicas”, fue esa, la de que antes de Jesús reinaba por todas partes el caos y el desmadre moral, y que Jesús fue el inventor del “no hagas a los demás lo que no quieras que los demás hagan contigo”, cuando llevaba inventado ya muchos siglos antes).
     
    Y aquí es donde entramos directamente en el magnífico artículo de Blas. Según yo entiendo el trasfondo del artículo, se trata de la necesidad de reflexionar sobre la búsqueda de la sabiduría. Llevamos varios meses dando vueltas y vueltas al tema, pero andamos muy dispersos, (y distraídos con lo que cena y merienda y almuerza Don Francisco), y no acabamos de entrar en él.
     
    Y justo este artículo en los inicios del año, nos lo presenta de nuevo, por lo que yo haría un llamamiento a nuestro querido y  admirado Jefe Don Duato, para que este año, estuviera dedicado especialmente a este tema: LA BÚSQUEDA DE LA SABIDURÍA. Porque la Sabiduría no es otra cosa que  la tan buscada  espiritualidad del hombre/mujer modernos, del hombre/mujer con los que nos topamos cada día, del hombre/mujer que somos nosotros en resumidas cuentas.
     
    Y porque ese es el gran panorama ante el que nos presentamos hoy día no solo los cristianos, sino todas las gentes de buena fe, que en principio son todos, (mientras no se demuestre lo contrario): ¿cómo debemos actuar para ser felices, plenos, realizados, y al tiempo colaborar en ir haciendo una sociedad más justa y mejor organizada?.
     
    Los creyentes debemos admitir dos cosas. La primera que aunque supuestamente dijera Jesús a Pilatos, “mi reino no es de este mundo”, (lo cual históricamente huele muy raro), el “Reino de Dios” lo tenemos que construir nosotros aquí, y en la historia, y no es otra cosa que la sociedad humana, que paulatinamente debe ir perfeccionándose hasta el final de la historia.
     
    Y que además eso incluye el diseño de los planos, (que para eso tenemos inteligencia y presumimos de ello), y que no nos han dejado plano-guía alguno, sino solo unas ciertas líneas maestras, que ya los sabios estoicos en el oeste y confucianos en el este, habían descubierto.
     
    Conocemos poco y mal las enseñanzas de los maestros del pasado. Y lo poco que sabemos, casi todo necesita una reactualización a nuestros saberes actuales. Por ello el tema trascendental de toda filosofía es ayudarnos a salir de esa perplejidad ética en que nos encontramos. Por eso para Ortega para quien la vida es permanente encrucijada y constante perplejidad, el título filosófico por excelencia es el de Maimónides: “Una guía de perplejos”.
    Y no olvidemos que el conocimiento es teoría y la sabiduría es práctica. Y por ello lo primero es poner en orden nuestro conocimiento, clasificando las cosas adecuadamente la información, el conocimiento y la sabiduría.
     
    “¿Dónde está el conocimiento que hemos perdido en información?. ¿Dónde la sabiduría que hemos perdido en conocimiento?. T.S. Eliot

  • Gonzalo Haya

    El mensaje que nos transmite Blas está en la línea liberadora del evangelio, que reprueba “imponer cargas pesadas que no somos capaces de soportar”. En esa línea va el papa Francisco. El evangelio no es un código de conducta ni civil ni canónico, es un ideal al que tender. Se trata de una actitud más que de unos actos concretos. Supone una sincera tendencia. En ese mismo capítulo de Mateo se dice que “el que llame loco a su hermano incurrirá en la pena de fuego”, pero Jesús llamó hipócritas a los fariseos y les acusó de devorar la hacienda de las viudas. Lo más importante del evangelio es el modo de actuar de Jesús; las palabras, como las parábolas, son explicaciones. Una mentalidad estática toma las palabras como conceptos estáticos e inmutables. Una mentalidad histórica prefiere los hechos a las palabras. “Obras son amores, que no buenas razones”. En la vida práctica se pueden aplicar correctivos al que actúe mal, pero correctivos que no proceden de venganza, ni de lucha por superar al otro, sino del deseo de lograr el bien común. Creo que el evangelio es una utopía realizable. Aunque nunca se llegue a aplicar, siempre será una utopía orientadora y alentadora.

  • Antonio Vicedo

    Atribuyes esto a lo de Mateo, Blas:”- Raspar del corazón toda clase de juicios y prejuicios respecto al Otro, de malas intenciones, de actitudes egoístas, de racismos de etnia, nacionalismos excluyentes, discriminaciones de sexo, de clase social, etc. Porque el mal está en el corazón. Esa me parece ser la  última esencia del mensaje cristiano que nos  trasmite Mateo.”
    Pero si nos atenemos a la verdad que nos ofrece la realidad, el mal no está originariamente en el corazón, que también llega a estar según aquello de los corazones de “piedra y de carne”, sino en la mente o capacidad cognoscitivo-reflexiva en la que la verdad real percibida  SE FALSEA como sucede en toda materia prima falseada que constituye una incapacidad de ser bonificada en cualesquiera de piezas por troquelaje, ajustes por montajes y funcionamiento.
     
    A Jesús se le atribuye el haber apelado a la necesidad de META- NUS, cambio de mentalidad a modo de renacimiento como capacidad de pertenencia al Reino de los Cielos.
     
    Por ello, no se si has tenido en cuenta al recurrir a la estratagema del ordenador y sus combinaciones, el aportar como materia prima real humana en los personajes el claro e irrefutable concepto humano del VALOR IGUAL en dignidad, racionalidad libre y responsable de TODO SER HUMANO  en su específica condición de SUJETO inalienable.
     
    Porque , si no has planeado la interacción de los personajes entre si y con las particulares y diversas circunstancias en que se van a mover, desde esa realidad humana sin falseamiento, ni el juego combinado del ordenador , ni el de la propia vida, pueden conducir, referidos a la Bienaventuranzas de Mateo, mas que a un casi absurdo proceso que apunta a una utopía permanente respecto a una realidad imposible de alcanzar.
     
    Solo la VERDAD libera de las imposibilidades producidas por la FALSEDAD.
     
    Y parece que el recurso al pecado considerado ORIGINAL, por un engaño de opción respecto al fruto prohibido a los humanos por ser de propiedad exclusiva del ARBOL de TODO SABER ABSOLUTO=DIOS, es lo que va manteniendo la falta de HUMANISMO en la HUMANIDAD como consecuencia permanente de la FALSEDAD aceptada, defendida y celosa o inconscientemente conservada como necesaria y natural.

  • oscar varela

    Hola!

    Excelente lo de Blas!

    (Aplausos)

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • ana rodrigo

    La rutina, la pereza, la ignorancia o el conformismo cómodo ha generado un nivel de estupidez generalizada en creyentes, que lleva a grandes masas de la población a anularse asímismos en pro de un dogmatismo simplón, inoperante, o a una degradación del mensaje evangélico como el que expresa el autor de este provocador artículo.
     
    “Atrevéte a pensar” reza el título del blog de nuestro querido Castillo. Ya va siendo hora de abandonar el andador de lo dicho porque está dicho y de que la teología o la exégesis se renueven desde el cuestionamiento racional y argumentado. Como dice Blas, nos gusta que nos den las cosas hechas, cerradas y sin resquicio de duda; ay, lo que nos gustan la seguridades aunque sea a costa de una sumisión o nihilismo personal atentatorio de la propia dignidad personal.
     
    Lo expresado en este artículo demuestra que la simplificación inalcazable de un mensaje que, por repetido durante siglos, no sólo no ha servido para nada sino que ha impedido el desarrollo de la autonomía personal en búsqueda de estrategias personales y fecundas.

  • Pascual

    Ya va siendo hora de que broten saberes que nos digan que los Santos Evangelios no son la panoplia de la felicidad sino un encuentro con un Jesús interpretado en una totalidad de “ruedas de molinos” beatíficas pero inhumanas. Que el encuentro con Jesús es positivo, por supuesto, pero Jesús ni tan siquiera pensó muchas de las cuestiones que se le atribuyen como “palabra de Dios”. Que el encuentro con Jesús es único, por supuesto, pero sin miedo a las inhumanidades que se le atribuyen a Jesús como dichas por Él. Ya hace años que estudio los Evangelios y lo que sigue, poniendo en entredicho muchísimas de las cuestiones que me presentan; y los releo y sigo continuamente, diariamente con ellos. Y hasta ahora sólo había encontrado al obispo Spong que me dijera que su internacional grupo de estudio s de Cristología atribuía a Jeús, o dicho por Jesús, sólo un diecisiete por ciento de lo que nos dicen que Él dijo. Y me digo: no me extraña, aunque comprendo que hay barbaridades y despropósitos en los Santos Evangelios que fueron introducidós con beatíficas buenas voluntades e inhumanas intenciones; algo así como si el Reino fuera de allá y no de acá. Con todo y con eso seguiré dialogando con todo el Nuevo Testamento. Y lo aconsejo:dialogando en sentido humano; o sea: con sentido común.

  • olga larrazabal

    Te felicito por haber explicitado uno de los grandes problemas del cristianismo a la vida corriente de seres emocionalmente imperfectos como somos los humanos.  Las utopías extremas de  modelos de perfección, que ni siquiera son tan perfectos ya que lo que es perfecto para algunos en alguna situación, no lo es en situaciones diferentes complica la existencia a las personas corrientes y se presta para sembrar mucho dolor en aquellos que no caen dentro de los moldes.
    Lo que dices en el punto 4 es vital.  Hay que tener un repertorio de respuestas posibles y jerarquizadas para enfrentar la vida.   La sabiduría consistirá en saber cuando hay que aplicar qué, y no castrar a un niño o niña lavándole el cerebro para  que lo usen como alfombra en aras de una presunta santidad y le corten la comunicación con sus propias defensas.
    Acabo de leer el libro de Juan Carlos Cruz, una de las víctimas del cura Karadima, y pienso en el grado de indefección que un exceso de beatería y de falta de contacto con sus defensas innatas y con la  realidad ,puede dejar a un niño tímido en estado de ser abusado sin una reacción de repulsión visceral.  Además si el resto de las persona del ambiente aparentan ser ángeles puros, que viven en una burbuja, ningún chico se atrevería a contar lo que le pasa.
    Si a ese psicópata de Karadima alguien le hubiera pegado un par de bofetadas a tiempo, públicas y notorias, y lo hubieran demandado con escándalo en los tribunales civiles, la sociedad chilena se hubiera ahorrado a un semillero de pervertidos que salieron de sus manos y que todavía circulan vestidos con calcetines rojos.
     
     
     

Deja un comentario