INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6404 Artículos. - 100384 Comentarios.

Allahu Akbar

ArregiHay que estar muy loco o desesperado para matar periodistas al grito de “Allahu Akbar”. ¿Quién les va a creer que “Dios es grande” si necesita de armas y bombas? ¿Quién se dejará atraer por esa fe articulada de gritos fanáticos, de odio y de sangre?


Pero no es fe lo que les mueve, por fervorosos que sean. No es Allah en quien creen, por convencidos que estén. Su fervor se llama fanatismo. Son los peores enemigos del Islam, pues pervierten su religión y ofrecen el argumento deseado por patriotas neonazis que aborrecen a los musulmanes, atacan mezquitas y organizan manifestaciones contra la supuesta islamización del Occidente. Los unos y los otros se dan la mano y la razón, mejor: comparten el miedo y la sinrazón. Entre los unos y los otros aumentan y agravan los peligros de la humanidad. ¿Cómo nos salvaremos?

Sabemos cómo. Lo sabe Malen, una mocita adorable, algo tímida, alegre, llena de imaginación y ocurrente, a punto de cumplir 12 años. El día de la masacre contra ‘Charlie Hebdo’, ella no lo entendía. ‘Hace unos años –le dije – el hebdomadario publicó unas caricaturas de Mahoma –la paz sea con él–, y se han vengado por ello. ¿A ti qué te parece?’. ‘Pues me parece que la revista hizo mal, pero los asesinos han hecho peor’, respondió Malen. No hay más que decir.

No debieron publicar unas viñetas satíricas, a sabiendas de que iban a ofender tanto a cientos de millones de musulmanes en el mundo. Pero no debieran ofenderse tanto los musulmanes por unas simples viñetas. ¿Acaso se ofende Mahoma, que vive en ‘la morada de la paz’? ¿Acaso puede ofenderse Allah, a quien los piadosos musulmanes invocan como al-Bari (Origen de todo), al-Khabir (Comprensivo), al-Mujyi (El que da la vida), al-Salam (la Paz?). Quienes ahogan la libertad de expresión en nombre de Dios o de la verdad están lejos de Dios o de la verdad. Quienes se ofenden por unos dibujos o unas palabras –sobre Jesús, el Corán, el rey o la bandera– tienen la mente o el corazón estrecho. Y quienes matan por tales motivos… no tienen ni corazón ni mente. Que no se llamen creyentes, por favor.

De ningún modo representan el Islam, religión de la justicia y de la paz. Quede muy claro. Pero debo decirlo también: haría mal el Islam en no dejarse interpelar por la existencia en su seno de tanto fanático. Haría mal en prohibir una lectura crítica del Corán, coartar la libertad, aferrarse a estructuras religiosas del pasado.

También nosotros, el llamado Occidente, haríamos muy mal en cerrar los ojos y negarnos a entender por qué hay tantos yihadistas, tanto Al Qaeda y estado islámico. Entender no es excusar. Son muchos menos de lo que poderosos medios de comunicación nos quieren hacer creer, pero son peligrosos por ser desesperados, por sentirse excluidos del mundo. Son una ínfima minoría de los musulmanes, pero forman parte de una inmensa mayoría que se siente humillada por las potencias occidentales (“cristianas”) durante los últimos 100 años, y aun más en las últimas décadas. No habría yihadistas, o no serían tantos, sin los crímenes contra Palestina y las campañas de Afganistán y las guerras del Golfo y los negocios del petróleo y la barbarie americana en Irak y en Guantánamo. Y las medidas antiterroristas nunca bastarán para salvarnos.

Solo nos salvarán la justicia y la cordura, la amplitud de mente y corazón. Como la de Ziad Medoukh, un amigo palestino poeta que vive en Gaza, y que el miércoles escribía: “En Gaza condenamos con toda firmeza el ataque asesino contra Charlie Hebdo. Palestina, que sufre el terrorismo del estado de Israel, denuncia este acto criminal contra los periodistas franceses. Un gran homenaje de parte de Gaza la destruida a las víctimas de este acto bárbaro. Nuestras condolencias a las familias en luto. Por la libertad, contra el odio, en solidaridad ante esta tragedia con todos los franceses”.

¡Gracias, Ziad! Yo también soy palestino. Yo también soy Charlie Hebdo. Y porque “Dios es más grande”, porque quiero creer que el Bien es más fuerte, he de decir: también soy el yihadista asesino.

José Arregi

(Publicado el 11-01-2015 en DEIA y los Diarios del Grupo Noticias)

7 comentarios

  • Santiago

    En mi opinion, oyendo personalmente a Francisco en el video hablando en italiano sobre el ya famoso “puñetazo” uno tiene la impression de que estaba hablando informalmente y de manera coloquial…..como si dijera que  lo institivo en nosotros era dar un trompón a quien se atreviera a ofender a la madre….sin que implicara una “norma de conducta” ni mucho menos aprobar el gesto y la acción…como podría parecer cuando esto se vierte al lenguaje escrito….ES el estilo del Papa….que suele hablar naturalmente….y sin medir muchas veces las consecuencias y las interpretaciones…que se le suele dar a la palabra del Papa…..PERO tambien Francisco no solamente ha afirmado la libertad de expression…sino que tambien esta tiene límites…..Legalmente tenemos el derecho a expresarnos con toda libertad y honestidad, pero moralmente no podemos ofender gravemente a nadie, sin importar su ideología…

    Por otro lado, al Evangelio hay que leerlo en el conjunto de todo el Nuevo Testamento, donde se ha puesto por escrito la tradición del primer siglo de la Iglesia….Por eso Jesus, encarnado en nuestra humanidad, se encuentra en el puro medio….ya que la virtud se encuentra en el centro….No todas las pasiones son malas….sino las que pervierten su fin y objeto….La ira es mala cuando daña…lo mismo el temor….Toda virtud puede pervertirse cuando se disloca y se extrema….Basicamente Jesus es “manso y humilde de corazón” y sin embargo esto no implica debilidad o la imposibilidad de poder defenderse….El Evangelio pinta al Jesus como el Hijo de Dios, no solamente en esa filiación divina…sino que en ella se desborda su humanidad….El es el ejemplo perfecto a seguir….y El que lo sigue no “anda en tinieblas”…sino que posee “la vida” verdadera…..

    Lo que estamos viendo del movimiento terrorista islámico no es un hechura del Occidente…Hay demasiado datos para pensar en sus orígenes….Esta no es la primera vez en la historia que este movimiento ha querido avanzar universalmente…..Las oleadas islámicas para la conquista de la Europa Cristiana están bien documentadas en la historia…..Sin embargo, este ” fenómeno” que tenemos ahora es difícil de definir…puesto que sus componentes y su nomenclatura no son puramente religiosos…….no solamente es una perversion del Corán….un ataque al concepto del verdadero Alá..sino que va mas allá de lo puramente religioso…..mezclando el radicalismo y extremismo espiritualista con lo politico, social, económico……un ataque al mundo de la libertad de expresión…exaltando la violencia, el crimen, el suicidio, el homicidio…como medios lícitos para imponer una supuesta ideología….Claro que es una perversion del Islam como el jansenismo, el quietismo y otros tantos “ismos” han sido perversiones de la doctrina de Cristo….que es transparente al predicar su esencia que es el AMOR…

    EL DIOS GRANDE que es inclusive para todos es el mismo para todos…para Abraham, para Jacob, Moises…..para Jesus, para los musulmanes….para los judíos…

    Un saludo     de Santiago Hernández

  • George R Porta

    Kos derechos humanos de hoy día y los derechos fundamentales y como quiera que se les llame a los derechos de la Carta de Naciones Unidas con respecto a las personas e’mergen de la presunción de civilidad y una vez que la civilidad es descartada es descartada la zapata o cimientos desde la que los derechos humanos universalmente aceptados y hasta ahora propuestos como los derechos de cada persona en cualquier parte del mundo quedan en el aire al caprichos de los Califas de cualquier naturaleza, incluyendo los de menos cuantía como el Cardenal Bisbe de Catalunya.

    La civilidad o urbanidad según el DRAE consiste en observar buenos modos, comedimiento y parece difícil defender que lo contrario sea constructivo o conveniente si se trata de disminuir el clima de violencia.

    Si en Atrio uno puede comentar sobre las cosas escritas en un hilo sin aludir a la persona para evadir la controversia que distrae cuando es personal (yo he cometido ese error antes) me gustaría apuntar que pudiera ser muy cierto que Francisco respirase por la herida en su comentario sobre Chalie Hebdo en el vuelo a Manila que he reproducido en otro lugar porque me ha interesado que lo haya hecho y quise divulgarlo.

    Me pareció una respuesta civil el comentario aunque metafóricamente lo del puñetazo sea también aceptable.  Charlie Hebdo también publicaba para vender su publicación mientras jugaba un doble rol civil el de la denuncia crítica, muy necesario y sano y eso no justifica los criterios para escoger cada tema, porque seguramente se le quedarán siempremuchas otras situaciones que ni mencionarían aunque merecieran atención.

    Por otra parte cada cual es libre de interpretar libremente los Evangelios y quien desee o necesite interpretarlos literalmente, obviamente debe poder hacerlo. Yo no lo hago. Cuando el evangelio de Mateo atribuye a Jesús en Mateo 5 las cuatro  famosas antítesis de los vv. 39, 40, 41 y 41, los exégetas parecen alcanzar consensus en cuanto a que posiblemente se trata de unos ejemplos extremos para marcar el ritmo de su propia interpretación de la Ley al servicios de  los/las creyentes versus la esclavitud tradicional del o la creyente a la letra de la Ley. De hecho cuando el soldado de Caifás le abofetea según atribuye Juan 18, 22-23, no solamente no le ofrece su otra mejilla sino que le hace frente y le pide explicaciones por la bofetada, contrario, frontalmente al no hacer frente a quien le ofende a uno que le atribuye Mateo 5, 39: “Pero yo os digo, no hagáis frente al que os agravia” (Cf. Nuevo Testamento, Traducción de Alonso-Mateos, Madrid, Cristiandad, 1985).

  • Antonio Vicedo

    En esto de la violencia, que siempre parte y expresa fuerza y poder sobre cualquier nivel de debilidad, Jesús, sin duda porque tenía misión salvadora para la Humanidad,  puso e el nivel de tolerancia en el campo negativo bajo cero.
     
    El tuvo buen cuidado de no ejercerla nunca contra los humanos sus hermanos, y, si en el templo cogio el látigo, no lo blandió sobre los mercaderes y cambistas, sino asustando a las reses y aves para liberar de ellas el santuario, increpando y expropiando de sus supuestos mercantiles derechos o costumbres a aquellos expropiadores.

     
     
    Por eso pudo proclamar lo de poner la otra mejilla; lo de que el amor alcance a los mismos enemigos, si se da con ellos y en caso de legítima defensa, nunca recurrir a dagas, puñales o espadas, porque quien a hierro mata, a hierro muere.
     
    Es la respuesta divina al clamor del sufrimiento o sangre derramada de algun* hij*, por el atrevimiento de algún* otr* herman* en arrogarse poder sobre la vida de su herman*.
     
    Y para que de su testimonio y mensaje nos quedara esto grabádamente muy claro, en momento tan excelente de prueba como su agonía de injustamente crucificado, da al Padre y a tod*s sus herman*s la razón que hace injustificable cualquier violencia.….; PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN”,
    ¡Abrazo sublime, o amalgama divina inconmovible, entre EL AMOR y LA VERDAD!
     
    Porque cuando es el AMOR quien percibe algo del AMADO, lo propio es siempre distinguir entre el SUJETO y LO QUE este hace, siendo siempre HIJ* de Dios, lo que le deja siempre HERMAN*.
     
     
    La Iglesia, en su Historia, dejó de llegar a tanto cuando se arrimó a los PODERES poniendo el NUEVO VINO en los viejos pellejos humanos, entre ellos los del Derecho Romano u utros códigos que no llegan a HUMANOS.

     
     
    En esto, ya con mucha demora, Francisco debería fijarse bien en Quien marca la ruta de la LUZ para poder salir de las tinieblas de tanta falsedad humana.
     
    En su antecesor Pedro, tiene Francisco el MODELO: ante un fallo de cobardía, el remedio, son el dolor y las lágrimas por ello, y el poder hacer pública triple confesión de que se  AMA DEVERAS DE  NUEVO.

  • Javier Pelaez

    Ese el el link de el.plural

  • Javier Pelaez

    No estoy en absoluto de acuerdo con las palabras del Papa que,en primer lugar,obvian el poner la otra mejilla y algunos otros-elplural.com-creen que tiene su origen en que el editorial del último número de Charlie Hebdo se meten con el Papa y meten una caricatura sobre pedofilia.Luego buscaré el link.Evidentemente en sociedades libres no se puede prohibir caricaturas de Mahoma o caricaturas más ofensivas aún.Digo “más ofensivas aún” en la medida que la ofensa no sea una cosa puramente subjetiva,asunto sobre el que habría que discutir.Para explicar la “subjetividad de la ofensa” no creo que sea muy acertado comparar la ofensa a la religión con “mentar a la madre” como hizo el Papa.Recuerdo que yo tenía un amigo muy religioso que tenía la fea costumbre de cagarse en Dios en público.Recuerdo lo que le disgustaba aquello.Hablamos de hace 39 años.Eso de la ofensa a la religión tiene un componente muy subjetivo.Creo que en las sociedades libres debe ser el público el que arrincone las ofensas excesivas,no la ley.Además debemos pensar las personas religiosas porque hay personas obsesionadas con ofendernos,si ese es el caso.

  • Asun Poudereux

    Muchas gracias, por el artículo, José Arregui , y a Atrio por ofrecérnoslo.
     
    Primeramente quisiera aclarar,  según mis  conocimientos del árabe, que en principio الله الاكبر significaría Dios es lo más grande, es decir, lo que todo comprende e incluye.   Y a todos y a todas, los creyentes, se nos olvida, una y otra vez, que es el Amor lo que no excluye ni deja nada ni nadie fuera.
     
    Sin embargo, en la formación religiosa, o mejor dicho la deformación religiosa comparativamente hablando, sea del signo que sea, nos lleva a proyectar un Dios grandioso y omnipotente según nuestros parámetros mentales.  Y de ahí hay solo un paso fácil de franquear hacia el radicalismo y el fanatismo, con las consecuencias nefastas que hemos conocido en la historia,  precisamente por la deformación en la interpretación de lo que realmente  es esencial en toda religión:  El amor sin exclusión y la unidad en las diferencias.
     
    Pero, si me permites, José, dices: “Quienes se ofenden por unos dibujos o unas palabras –sobre Jesús, el Corán, el rey o la bandera– tienen la mente o el corazón estrecho. Y quienes matan por tales motivos… no tienen ni corazón ni mente. Que no se llamen creyentes, por favor.”
     
    Me parece muy rotunda,  y hasta si me apuras peligrosa, esta afirmación, porque puede significar o entrañar,  en una lectura rápida,  todavía más separación y controversia. Aunque comprendo que tu intención es la de ayudar a abrir los ojos del corazón y de la mente en  estas cuestiones, al sentir la impotencia.
     
    Un problema de largo recorrido en las religiones, así como en materias civiles y militares es la identificación con unas creencias,  con unos signos, que, por motivos varios,  han ido  priorizándose hasta absolutizarse,  de tal modo que se les escapa  lo que es esencial en todas las relaciones humanas, ya sean  interpersonales, colectivas o culturales, al descuidarse lo que es común en todas ellas: la formación y educación de las relaciones intrapersonales,  la aceptación, el respeto y el amor a uno mismo, y por consiguiente,  a todo ser humano con el que me cruzo en el camino  de la vida y con el que comparto igual dignidad.
     
    Un gran abrazo.
     
     

Deja un comentario