Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5396 Artículos. - 85910 Comentarios.

Verdades irrefutables contra falsedades evidentes sobre Venezuela

Publico2En Atrio se ha discutido ya mucho sobre Venezuela. Y las personas que viven allí han acusado de ideólogos engañados a quienes no han hecho colas en Carcas o han sufrido la falta de papel higiénico. Se han autoproproclamado las únicas personas autorizadas para juzgar la situación real. En Atrio nos sigue interesando los hechos. Que se hacen más necesarios cuando el recién elegido presidente de Bolivia, Hugo Morales, dedica su victoria electoral democrática a Chaves y cuando la mayor acusación que se hace aquí a los líderes de Podemos es su simpatía por los regímenes bolivarianos. ¿Qué opinamos los atrieros sobre estos hechos con que un asturiano solidario y bien informado refuta  un artículo publicado en El País?


Artículo en Público (112 comentarios en un día, ayer) por Pablo Pascual González
Miembro del Comité de Solidaridad con América Latina de Asturies (COSAL)

El martes 7 de octubre de 2014 el diario El País publicó, en sus páginas de Opinión, una tribuna sobre la República Bolivariana de Venezuela, firmada por un tal Diego Arria, de quien dicho periódico simplemente nos dice que “fue embajador de Venezuela ante la ONU y asesor especial del secretario general Kofi Annan”.

En él habla de “la tiranía comunista venezolana que es conocida por proporcionar pasaportes a terroristas de Hezbolá y por su cooperación con los narcoterroristas de las FARC” (gravísimas acusaciones que el autor no considera necesario fundamentar, seguramente porque es imposible: lo único que Venezuela ha mandado a Palestina, arrasada una vez más, son 80 toneladas de ayuda humanitaria, alimentos y medicinas; en cuanto al conflicto colombiano, el señor Arria yerra el tiro, pues no es el Gobierno venezolano el que se está sentando con las FARC sino el propio gobierno colombiano, cuyo Presidente Juan Manuel Santos estaría, según el sagaz articulista, “apoyando al régimen de Maduro”).

A continuación califica de delincuentes a los gobernantes bolivarianos democráticamente elegidos y habla del “colapso de la democracia y del Estado de derecho, del linchamiento judicial, tortura y persecución contra los disidentes, de la inexistencia de la libertad de expresión, del récord olímpico de violaciones a los derechos humanos, debidamente documentadas —según él— por la ONU”, la cual también sabría que “el régimen está controlado por el Gobierno cubano”. Alega como única prueba de todo esto que la “dictadura venezolana rompió relaciones con Israel y lo calificó de Estado genocida, apoyó a los palestinos y se declaró enemigo del Estado sionista y de los Estados Unidos”… lo cual a ciencia cierta debe de ser la única verdad en todo el libelo.

De sus palabras habría que deducir que los castro-comunistas-chavistas se han hecho con el control de la ONU, ya que sólo así se explicaría que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) haya decidido que su Plan de Acción para la Erradicación del Hambre y la Pobreza lleve por nombre “Hugo Chávez Frías”. O que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) reconozca a Venezuela como el quinto país con mayor matrícula universitaria del mundo y segundo en Latinoamérica (sólo por detrás de… sí, de Cuba).

Actualmente, uno de cada tres habitantes de Venezuela bolivariana está estudiando, para lo que el Estado ha tenido que construir miles de centros de enseñanza primaria, secundaria y por cierto, 22 universidades públicas y más de 1500 Aldeas Universitarias (importantísima misión por la que se consigue llevar las clases universitarias a los lugares más remotos del país). La educación es completamente gratuita en todos los niveles —gratuita de verdad, no como en España—, incluyendo los libros de texto y el transporte, las tres comidas diarias y también los ordenadores portátiles o tablets para el alumnado (más de tres millones y medio han entregado ya) y los viajes vacacionales, que por sexto año consecutivo disfrutaron gratuitamente más de dos millones y medio de niños y niñas.

O también que el representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reconozca el avance que ha registrado Venezuela en el cumplimiento de las Metas del Milenio, dirigidas a desarrollar una mayor equidad e inclusión social para la población: “Venezuela tiene un comportamiento bastante bueno a través de las Misiones, donde el tema de la alimentación, de la educación, del acceso a la salud, de la reducción de la pobreza y la erradicación de la pobreza extrema (aspecto en el que Venezuela ha bajado en diez años de 22 al 5’5%) están en muy buena vía; la promoción de la equidad de género y de autonomía de la mujer; reducción de la mortalidad infantil y materna, combate del VIH/Sida, malaria y otras enfermedades endémicas; asegurar la sostenibilidad ambiental, etc”. ¡Qué extraña y atípica dictadura!

O que, en estos tiempos de crisis económica internacional, por la cual en España se producen más de doscientos desahucios diarios desde hace años, en cambio el gobierno venezolano ha superado la cifra de 650.000 viviendas entregadas a otras tantas familias necesitadas, habiendo otras trescientas mil en construcción, en camino hacia el objetivo marcado para 2019 de tres millones de viviendas sociales. ¡Qué extraña y atípica democracia!

Dado que Venezuela es el país del mundo con mayor porcentaje en gasto social, destinándose a lo que allí denominan “inversión social” el 64% del PNB, sería imposible recoger en un breve artículo todos los logros que ello ha posibilitado y que, vistos desde España, producen sonrojo y sana envidia. Baste por tanto citar algunos de ellos:

Aprobación de la Ley de prevención de la violencia machista más avanzada, sin ninguna duda, del mundo, que garantiza a las mujeres una vida libre de violencia y deja en pañales las de otros países, tan cacareadas como ineficientes, como la española. Esta ley distingue entre 19 tipos de violencia machista y defiende a todas las mujeres, al contrario que la española que sólo protege a las compañeras o excompañeras sentimentales, mientras desprotege a todas las demás (madres, hijas, hermanas, amigas, simples conocidas, desconocidas, y por supuesto prostitutas).

-Se han construido 10.187 Módulos de Atención Médica Primaria permanente (24 horas) y 3.000 grandes Centros de Diagnóstico Integral (200 anuales durante 15 años). Además, se incluye en la Sanidad pública gratuita la atención oculista y la bucodental, que en el Primer Mundo nos cuesta un ojo de la cara.

-Gracias a la Misión Milagro han recuperado la vista, total o parcialmente, millones de personas sin recursos de países como Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Guyana, Granada, Haití, Honduras, El Salvador, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, y ahora también de Palestina, África, Asia, ¡Europa! (Italia y Portugal) e incluso EEUU. En julio de este año se cumplieron diez años desde que comenzó esta increíble hazaña, alcanzándose ese mes la cifra de 3.400.000 beneficiadas. El mismo camino lleva la Misión Sonrisa, que convirtió la salud bucodental en política de Estado.

-Como también ha avalado la ONU, el analfabetismo ha sido erradicado, y se lleva el mismo camino en cuanto a la alfabetización digital. Esto, junto con una política cultural ejemplar, de edición masiva de libros de literatura universal, poesía y teatro (se calculan más de 43 millones de ejemplares editados y distribuidos gratuitamente) y la proliferación de bibliotecas públicas, la recuperación de salas de teatro y cine, y la promoción y producción de obras y películas nacionales ha convertido a Venezuela en uno de los países con un índice de lectura más elevado del continente y superior, por cierto, al de países desarrollados como EEUU y sí, también al de España.

-Incremento espectacular del número de pensionistas (se multiplicó por 9), que ya se acerca a los tres millones.

-¿No hay libertad de expresión? En 1998, cuando Chávez ganó sus primeras elecciones, existían 331 radios privadas, en 2010 eran 466. En 1998 eran 32 las televisiones privadas, hoy son 61. Ni un solo medio de comunicación escrito o audiovisual ha sido cerrado, en estos 15 años, a pesar de los continuos llamados al magnicidio y de los constantes insultos racistas contra el presidente de la República (antes Chávez o ahora Maduro) al que lo más bonito que le llaman es mono, apelativo racista con el que históricamente los señoritos de la élite se refirieron a la mayoría negra o mestiza o, simplemente, pobre. No podemos decir lo mismo de la democracia española, donde sí se han cerrado periódicos, revistas y emisoras de radio por orden gubernativa.

De hecho, el pueblo venezolano se ha dotado de la Constitución más avanzada y garantista del mundo, por la que, incluso, se observa el derecho a revocar al gobierno a mitad del mandato, por referéndum, cosa que la oposición también ha intentado sin éxito. No hay otro país en el mundo que haya realizado más procesos electorales (19 en 15 años), todos ellos supervisados por observadores internacionales nada sospechosos de infiltración bolchevique, como el Carter Center, la OEA, o los enviados por el Congreso de los diputados español, que a regañadientes tuvieron que certificar la escrupulosa limpieza de los procesos electorales, hecho éste que, por otra parte, ha redundado en un aumento constante y sostenido en el porcentaje de participación, hasta alcanzar niveles de record histórico que sobrepasan por mucho los maltrechos porcentajes que ostentamos en la vieja y civilizada Europa.

Pero, ¿quién es el autor de semejante libelo del que El País presenta un currículo tan escueto? Ciertamente los antecedentes de Diego Arria son mucho más extensos y harto conocidos en aquel país. De hecho, ha ocupado todo tipo de cargos desde finales de la década de los 60: Este patriota, que no prestó servicio militar en su país pero sí en la Academia Militar de Augusta, Virginia (USA), que no estudió en la universidad venezolana pero se graduó en la de Michigan (USA), y que inició su vida profesional en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington (USA), es recordado por su vinculación con sonados casos de corrupción durante la IV República, al lado del defenestrado Carlos Andrés Pérez. Fue Diputado al Congreso, Ministro de Información, ministro de Turismo, Gobernador de Caracas, embajador venezolano ante la ONU, Presidente del Consejo de Seguridad y Secretario Asistente y Consejero del Secretario General de la Organización de Naciones Unidas… Todo esto mientras el 80% de la población venezolana se consumía en la miseria y exclusión más absoluta, en casas de cartón, con unas tasas de analfabetismo espeluznantes, donde dos de cada tres habitantes nunca habían visto un médico.

Diego Arria está considerado el mejor exponente de la corrupción en Venezuela. Entre sus numerosos escándalos se pueden citar la compra a tremendo sobreprecio, siendo gobernador de Caracas, de múltiples terrenos con los que amasó pingües y millonarios beneficios. O el de la compra y transporte desde Europa de más de 800 autocares cochambrosos, al punto de inservibles: tenían el suelo de cartón piedra y con la lluvia se pudrieron. Un niño perdió la vida al ceder el suelo de uno de los vehículos. Al ex gobernador no se le pidieron responsabilidades por la operación fraudulenta, ni se realizó investigación alguna sobre ese hecho abominable. Eso sí, él se embolsó hartos millones de las arcas públicas, mientras los autobuses fueron arrinconados en una cuneta como chatarra, que costó su peso en oro.

En 1988 se sumó a la campaña de Carlos Andrés Pérez, siendo designado embajador de Venezuela ante la ONU, mientras su presidente ejecutaba la masacre (en febrero de 1989) que pasará a la historia como el Caracazo, con miles de muertos en las fosas comunes.

Ultraderechista, anticomunista, exponente del macartismo-betancourista, reaparece en Honduras en noviembre de 2009 como observador en las elecciones que convocó el asesino golpista Micheletti para legitimar su régimen de facto. Defensor de los intereses norteamericanos en Venezuela, regresa al país para unirse a la Mesa de la Unidad Democrática (conocida popularmente como Mesa de Ultra Derecha), en la que presentó su candidatura en las primarias organizadas por dicha entidad política, quedando penúltimo con el 1% de los votos. Es decir, ni siquiera le votan 99 de cada 100 opositores.

Esta es la realidad y así la hemos contado, como decía algún excelso periodista. Claro que semejante personaje y todas sus patrañas, no desentonan en ese periódico, El País, antaño portavoz de la progresía ibérica y hoy rancio entre los rancios: el mismo día, martes 7, compartía la página de Opinión del susodicho con otro demócrata de toda la vida, adalid de las libertades y de la modernidad, el jeque Mohamed bin Rashid Al Maktum, vicepresidente y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos y gobernante de Dubai.

Y es que Dios los cría y ellos se arrejuntan.

8 comentarios

  • Nacho Dueñas

    Carlos:
    Los datos que das, deben ser comparados con los del artículo, que son muchos más y en sentido contrario.
    En España la deuda està en torno al 95% del PIB, y el paro en torno al 25%, y el PIB ha estado bajo cero durante varios años. Si este dato se repitiera descontextualizadamente, se pensaría que España se viene completamente abajo. Ese es el truco de la prensa sistémica hacia Venezuela: negar lo malo y exagerar, cuando no inventar, lo bueno. ¿Por qué no se dice que según la propia CIA en Venezuela la pobreza con Chávez bajó del 70% al 24%, y que si la FAO le ha puesto a su plan mundial contra el hambre el nomobre de Hugo Chávez, por algo será?
    En efecto, Laura, no son los chavistas, sino los antichavistas quienes actualizan la máxima de la verdad repetida hasta la saciedad, y se transforma en una verdad indiscutible para la gente.
    Prueba de ello es que por enésima vez le pido los datos y fuentes que no me da, a la par que le brindo los datos y fuentes que no me pides. Por algo será.
    Un abrazo a todos.
    Nacho.

  • Carlos

    La verdad es que pretendo tener una imagen real de Venezuela pero sólo encuentos juicios demoledores o panoramas maravillosos como el de este artículo. Pero si todo es tan bueno ¿por qué hay una inflación del 60%? ¿por qué la indistria automovilística está paralizada? ¿por qué los periódicos no obtienen el suficiente papel prensa, que monopoliza el gobierno? ¿Por qué, si se ha hecho tanto por los estudiantes, salen a la calle a manifestarse? ¡Por qué Venezuela está entre los cuatro países más violentos de mundo? Echar la culpa a la oposición me suena al típico argumento político de que los triunfos son nuestros y los fracasos e la oposición
    Carlos

  • Román Díaz Ayala

    Estimada Laura:
    Como ya nos hemos visto compartiendo comentarios en otros hilos anteriores, no quiero caer en la tentación de pensar que  su ex abrupto obedece a una determinación, sino a que nos llama la atención sobre la malicia que a veces encierran algunos trabajos insertos en Atrio.
    Pero es que Atrio es fiel a su vocación de ser plataforma y lugar de encuentro de opiniones y posicionamientos muy diversos y hasta dispersos.
    Si Ud enmudeciera, quienes participamos asiduamente y no comulgamos con rueda de molinos, sino que discrepamos de forma abierta cuando un tema nos interesa, seríamos injustamente catalogados.

  • Laura

    Nacho, felicidades por la referencia pero tienes una errata,
    donde dice Antichavismo debe de decir Chavismo:
    “Un bulo repetido hasta la saciedad se convierte en una verdad indiscutible para la masa”.
    (Goebbels, ministro nazi de propaganda).
     

  • Laura

    No vale la pena seguir participando en este espacio cuando se presentan artículos como este, cuyo autor es presentado como solidario y bien informado. Habla el autor de verdades irrefutables, cuando sólo recoge los datos propagandísticos de régimen un que faltan a la verdad. Menciona a la ONU y las opiniones de algunos representantes de organismos dependientes de la Organización procedentes de países en donde se desconoce la palabra democracia y que son receptores de grandes prebendas por parte del régimen chavista, pero ignora resoluciones del Consejo de Derechos Humanos de la misma Organización que denuncia la falta de libertades y exige a Venezuela el respeto a los derechos humanos. No vale la pena seguir, pues comentar este articulo es tan estéril, dada la procedencia del mismo el autor y de Cosal, como lo seria si un miembro de un grupo vinculado a la extrema derecha escribiese sobre las maravillas del régimen de Pinochet.

  • Antonio Vicedo

    -Leyendo el tema mientras en la memoria se agolpaban recuerdos de testimonios directos de gentes que han permanecido en la trinchera del frente donde se defendían los derechos de los sin-derechos, desde las cultural imperiales precolombinas, pasando por el colonialismo político y el socio-económico después de la independencia, me ha sacudido como un luminoso y potente rayo, la escena en que el Póncio dialoga con el Jesús, hecho un “ECCE HOMO”, quien le plantea :”- He venido A DAR TESTIMONIO DE LA VERDAD” ; y aquel COMPLICE DEL PODER IMPERIAL,  alejándose deja caer esta pregunta sin ánimo de escuchar la respuesta: -¿Y QUÉ ES LA VERDAD?
     
    Así se mantiene EL PODER cuando tiene que optar por la COMPLICIDAD con los PODEROSOS dando la espalda al SER HUMANO sin valorar lo más mínimo la REALIDAD DE LA VERDAD.
     
    Despues de tan larga, cruenta y definitiva pasión hasta muerte en cruz tan constante ¿Estará llegando la hora de la RESURRECCIÓN  para TODOS ESOS PUEBLOS HERMANOS mientras el IMPERIALISMO ARMADO, es incapaz de impedir que ” los sepulcros”  queden vacios?
     
    ¿Qué importaría, si a este acontecimiento se le reconociera como BOLIVARIASMO, si LA VERDAD  da LIBERTAD a los esclavizados por la FALSEDAD con que se arman LOS PODEROSOS y sus CÓMPLICES?

  • Nacho Dueñas

    ¿Antichavismo?:
    “Un bulo repetido hasta la saciedad se convierte en una verdad indiscutible para la masa”.
    (Goebbels, ministro nazi de propaganda(.
     
    ¿Chavismo?:
    “A cada siglo le salva la inmensa minoría minoría que se le opone”
    (Chesterton)
    Viva Chávez
    Viva Evo.
    Viva Correa
    Viva Fidel.
    Un  abrazo a todos.
    Nacho.

  • oscar varela

    Hola!

    Acá: ¡BOLIVIA!
    http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/257432-70049-2014-10-13.html

    Las razones del triunfo
    Atilio A. Boron

     

    El MAS no es un partido en sentido estricto sino una gran coalición de organizaciones populares de diverso tipo que a lo largo de estos años se fue ampliando hasta incorporar a su hegemonía a sectores “clasemedieros” que en el pasado se habían opuesto fervorosamente al líder cocalero.

    Por eso no sorprende que en el proceso revolucionario boliviano (recordar que la revolución siempre es un proceso, jamás un acto) se hayan puesto de manifiesto numerosas contradicciones que Alvaro García Linera, el compañero de fórmula de Evo, las interpretara como las tensiones creativas propias de toda revolución.

    Ninguna está exenta de contradicciones, como todo lo que vive, pero lo que distingue la gestión de Evo fue el hecho de que las fue resolviendo correctamente, fortaleciendo el bloque popular y reafirmando su predominio en el ámbito del Estado.

    Un presidente que cuando se equivocó –por ejemplo durante el “gasolinazo” de diciembre del 2010– admitió su error y tras escuchar la voz de las organizaciones populares anuló el aumento de los combustibles decretado pocos días antes.

    Esa infrecuente sensibilidad para oír la voz del pueblo y responder en consecuencia es lo que explica que Evo haya conseguido lo que Lula y Dilma no lograron: transformar su mayoría electoral en hegemonía política, esto es, en capacidad para forjar un nuevo bloque histórico y construir alianzas cada vez más amplias pero siempre bajo la dirección del pueblo organizado en los movimientos sociales.

Deja un comentario