Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5043 Artículos. - 80862 Comentarios.

Y el machismo sigue campando a sus anchas

RodrigoLa últimas, penúltimas y antepenúltimas declaraciones del actual y ya veterano, además de reincidente, alcalde de Valladolid, el señor (es un decir) León de la Riva sobre el temor y horror que le da entrar con una mujer en el ascensor por la posibilidad de que ésta se rasgue el sujetador y la falda y salga gritando dejando ver que ha sido agredida por el tal individuo, evidencia que la cuestión de respeto, de igualdad hacia la mujer, así como de sospecha contra las mujeres está en el mismo punto de partida en esta sociedad que tanto ha evolucionado en otros aspectos.

Con el agravante de que, en este caso, es un responsable político, de que en ninguna de las ocasiones su partido político, el PP, haya condenado sus declaraciones, de que solamente una alcaldesa, la de Cáceres, lo haya atribuido a su sentido del humor (HORROR!!!!!) de este cargo político (ojo!, no un hombre más), de que cuando, en otra ocasión, dijo que quizá al día siguiente le pudieran acusar de haber violado a una mujer del Partido Socialista y dejó entrever que le daba asco, el público que le escuchaba se riese de lo dicho, y, además, de que sea votado por mayoría una y otra vez en la ciudad vallisoletana.

Circula por las redes un corto invirtiendo los papeles de roles sociales de hombres y mujeres, y la cara de asombro que pone el hombre protagonista cuando la jueza le dice que cómo se atreve a ir provocando con pantalones cortos, es en sí misma una película. Suena raro, raro, mientras que lo que ocurre todos los días, en todos los países, en nombre de no sé qué dioses, y desde siempre, se hace contra las mujeres, se asume como algo que “ya se arreglará”, que “no es para tanto”, que “las feministas somos muy exageradas” o los consejos de que las mujeres no debemos ir solas, ni a ciertas horas, ni vestidas de determinada forma, etc. etc. y un sinfín de etcéteras.

En España, con leyes para la igualdad, con un mínimo de concienciación social y con campañas contra violencia machista, llevamos hasta el día de hoy 37 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas.

La crisis ha agravado la violencia contra la mujer cuando carece de independencia económica, cuando ninguna de las dos partes de la pareja tiene trabajo, cuando son las mujeres las víctimas de estas situaciones económicas expresadas en agresiones, en muchísimas ocasiones denunciadas y en muchísimas más silenciadas por las circunstancias de desamparo en la que quedan la mujer, la madre, sin recursos económicos, sin apoyo humano, sin apoyo social.

Otra cara del machismo es, si cabe, más grave, porque viene a ser el fértil humus para el cultivo de comportamientos machistas, patriarcales y androcéntricos. Como es denigrar el feminismo como si fuese algo que está ahí pero que no sirve para nada, cuando el feminismo se considera un capítulo más entre otros de políticas sociales, cuando el ministerio para la igualdad fue cancelado por innecesario, cuando los grandes poderes europeos e internacionales están copados por hombres con dos o tres mujeres para que le den color a la foto, y así sucesivamente, es lógico que pase lo que pasa.

Si el ministro de justicia lleva tres años mareando la ley del aborto sin saber qué hacer con ella hasta dar el hachazo en un momento inesperado, si las mujeres cobran menor sueldo que los hombres (según las estadísticas), si el alcalde de Valladolid se pone como penitencia contenerse en no decir lo que piensa, y si eso le hace tanta gracia a tanta gente y se le acepta en el partido, pues qué podemos esperar.

Pero hay algo que aún me preocupa más, si esto es posible, y es el analfabetismo contumaz en gran parte de la sociedad acerca de lo que es y lo que supone el feminismo. Como acabo de decir, considerar que es un capítulo más en la lucha de los derechos humanos, es errar el camino. El feminismo, es decir, la consideración de la mujer como persona a todos los efectos y con todos sus derechos,  no es un tema tangencial, es un tema trasversal en la sociedad que debería impregnar todas las leyes, normas y decisiones, primero porque somos personas, y después, como algo secundario, porque las mujeres somos más de la mitad de la sociedad y, finalmente porque es urgente que se resuelva esta asignatura pendiente a lo largo de toda la historia de la Humanidad.

He comenzado este último párrafo hablando de analfabetismo, y no estoy pensando en los machistas, sino en quienes teniendo buena fe y estando a favor de los derechos de la mujer, se toman el tema como si rezando un padrenuestro ya se resolviese el problema. Estudian y estudian materias de toda índole, pero el feminismo, parecen querer decir, es cosa de mujeres y ya se irá arreglando. Señores, sí en masculino, y señoras, sí en femenino, el feminismo debería ser la atmósfera que nos envuelve, y debemos eliminar tantos tóxicos que la contaminan y debemos estudiarlos y analizarlos, no es cuestión de ciencia infusa.

Se me nota que estoy un poco más indignada de lo habitual, ¿verdad? Pues sí, así es.

24 comentarios

  • ana rodrigo

    Jajaja, se ha “colao” una V al final, por tanto sin significación alguna por mi parte.

  • ana rodrigo

    Pepe, jamás diría que las mujeres vayan a hacer mejor las cosas, tampoco peor (reto casi imposible de superar), y reivindico la igualdad también en nuestro derecho a equivocarnos.
     
    No es ésta la cuestión. La cuestión está en que hombres y mujeres estemos en el tajo por igual, cada cual según sus talentos, en que el destino del mundo y de la sociedad no esté exclusivamente en manos del 50% de la humanidad, es decir, se trata de que estemos incluidos hombres y mujeres, de que se haga visible que la humanidad está compuesta de hombres y mujeres, de que los hombres no sean los únicos con poder para decidir en la cosa pública, y en la privada al quedar las mujeres reducidas en tareas domésticas y de crianza e invisibilidad, se trata de que las mujeres tengan independencia económica y no dependencia del hombre de turno, se trata de que nadie mutile las alas de existir como personas y sujetos de sus actos al mismo tiempo que de poder cooperar a la marcha de la sociedad, se trata, se trata de su libertad, se trata…. de tantas cosas tan amplias, extensas e intensas como la vida misma.

    Un dato curioso, fijémonos en que, habiendo sido tan maltratados los homosexuales, lesbianas y transexuales, en sociedades democráticas nunca se ha marginado a nadie por su condición sexual. En cambio, la estructura social está predispuesta por una serie de factores y vectores muy sutiles (a veces bestialmente explícitos) que condicionan el que, sobre todo cuando se usa el dedo, sean las mujeres las que quedan a la puerta.
     
    No hablemos en aquellas extensas regiones del mundo en que la niñas no tienen derecho ni de ir a la escuela, ¡¡¡!!!

    V

  • pepe blanco

    … Lagarde o Yellen (la actual presidenta de la Reserva Federal de los USA, otra de las mujeres más poderosas del momento). Y no olvidemos a la Thatcher, promotora imprescindible del neoliberalismo, junto con Reagan.

  • pepe blanco

    Querida Ana,
     
    Me alegra compartir contigo un moderado optimismo sobre un futuro más igualitario para hombres y mujeres. La sola igualdad ya es en sí mismaa buena y deseable. Ahora bien, lo que ya no veo tan claro es que un futuro de igualdad entre hombres y mujeres vaya a suponer necesariamente una mejora en el gobierno de las cosas (más allá de la mejora intrínseca que supondrá la igualdad por sí misma). Hay mujeres buenas y otras que no lo son tanto, igual que pasa con los hombres. Hay mujeres con una acentuada conciencia social y otras que no la tienen. No hay más que fijarse en las actuales o recientes mandatarias: al lado de Bachelet o Rouseff, están Merkel, Lavarse o

  • ana rodrigo

    Querido Pepe, dice el DRAE a la hora de definir poder:

    1. tr. Tener expedita la facultad o potencia de hacer algo.
    2. tr. Tener facilidad, tiempo o lugar de hacer algo.
    3. tr. Tener más fuerza que alguien, vencerle luchando cuerpo a cuerpo.
    4.. Ser más fuerte que alguien, ser capaz de vencerle.
     
    Me gustaría que cuando las mujeres tengan poder lo utilizasen en las acepciones 1 y 2. Lo que ocurrió a la hora de escribir lo que dije fue desde el pre-juicio objetivo de que a lo largo de la historia el poder ha estado en manos de hombres, utilizando mayoritariamente las acepciones 3 y 4. Son los hombres son los que ha hecho las infinitas guerras que en el mundo ha habido (con alguna excepción reciente), los que han hecho las leyes y la práctica esclavista, los que han legislado para la dominación de los débiles, para una economía a favor de unos pocos, los que han obstaculizado la realización personal de las mujeres, de sus personas como sujetos y de sus capacidades. En fin el mundo es como es porque los hacedores del mismo han sido quienes han tenido el poder, el poder masculino. Ya en otro momento relaté la represión cuando alguna mujer quiso acceder a la cultura, por ejemplo, y todas las teorías que justificaban que la mujer quietecita y callada……
     
    Estos son los hechos irrebatibles atribuibles a hombres. ¿Serán capaces las mujeres de cambiar el curso de la historia utilizando la capacidad de decidir sin oprimir a ningún colectivo o persona? Ojalá sea así, aunque me temo que el curso de la historia ha imprimido carácter al uso del poder y me temo que no va a ser fácil. Como tú, comparto tu optimismo a largo plazo y, aunque yo ya no lo vea, confío, espero y deseo que así sea. La conciencia feminista ya no tiene marcha atrás.
     
    Lo tienen difícil, porque cuando alguna mujer en el poder no ha actuado con dos cs., se la tacha de blanda y de inútil. Queda mucho para que la sociedad comparta que hay decisiones desde el poder que es debe mirar más hacia lo humano que hacia el despotismo abusador. ¡Soñar es gratis!, no adelantemos acontecimientos. Ya sabes que a las mujeres se nos mira con lupa, se nos exige el doble o el cuádruple que a un hombre y los fallos en una mujer son motivo de chance, burlas y desprestigio, mientras que a los hombres se les tolera y hasta se les premia por sus estupideces e incompetencia.

  • pepe blanco

    Sigo con mi humilde contrapunto optimista respecto a la igualdad de las mujeres.
     
    Estas son algunas de las mujeres colocadas al frente de empresas que tienen mayor facturación o valor en Bolsa:


    Virginia Rometty, presidenta ejecutiva de IBM, con un valor bursátil de 147.800 millones de euros.

    Indra K. Nooyi, de Pepsico, con un valor de cotización en Bolsa de 107.000 millones de euros.

    Ana Botín, presidenta del Santander, con 91.700 millones de euros.

    María Das Graças Foster, de Petrobras, con 91.600 millones de euros.

    Meg Whitman, de Hewlett Packard, con 52.900 millones.


    Mary Barra, al frente de General Motors, con 41.500 millones.

     
    (copiado de este artículo: http://economia.elpais.com/economia/2014/09/12/actualidad/1410474141_235535.html)
     
    Decías, Ana, que  “el poder somete, humilla, domina, ordena, impone, esclaviza y anula, que es lo que el machismo hace hasta matar físicamente a la mujer.” Poco a poco, y afortunadamente, empieza a haber cada vez más mujeres con mucho poder. Probablemente también ellas sometan, humillen, dominen, ordenen, impongan, esclavicen y anulen. O puede ser que no, no lo sé. Si finalmente resulta que también las mujeres sometéis, humilláis, domináis, ordenáis, imponéis esclavizáis y anuláis desde el poder, entonces tal vez sea que esas actitudes son más propias del poder en sí mismo que del sexo de la persona que lo detenta. Pero parece que aún es pronto para llegar a una conclusión en ese sentido.

  • ana rodrigo

     
     
    El otro día escribía Dracir Una discusión sobre la religión o la religiosidad puede ocasionar cientos de comentarios”, y no seguí el tema porque sería objeto de otro post, aunque ya se ha tratado este aspecto en atrio en varias ocasiones, pero me parece muy oportuno el texto que he leído hoy de JJ Tamayo en una entrevista reciente que dice:
     
     
    “Para mí, en este proceso de democratización que es el punto de partida de la reforma de la Iglesia, y que es muy difícil llevar adelante, el fenómeno más escandaloso sin duda ninguna es la exclusión de las mujeres. No son consideradas sujetos morales, porque la doctrina moral la elaboran varones conforme a unos principios patriarcales. No son sujetos teológicos porque la doctrina teológica también la elaboran varones, a partir de una Congregación para la Doctrina de la Fe que impone una autoridad que no necesariamente es la que mejor responde al espíritu originario del cristianismo. No son sujetos religiosos ya que no pueden acceder a la esfera de lo sagrado si no es través de la mediación de los varones (sacerdotes, obispos, papa…). No son sujetos eclesiales ya que no pueden ejercer funciones directivas, ni asumir puestos de responsabilidad en la comunidad cristiana. En este terreno Francisco parece que va a mantener similares planteamientos excluyentes de las mujeres que sus predecesores. Por si las teólogas y los teólogos feministas nos hubiéramos hecho ilusiones –yo, ciertamente, no- ya ha cerrado la puerta de acceso de las mujeres al ministerio sacerdotal. No parece que sea una actitud muy inclusiva. Más bien, resulta abiertamente excluyente.”

  • pepe blanco

    … Roser Rahola y Maria del Carmen Iglesias Cano, por sus respectivos méritos profesionales. Son pequeños gestos, poco conocidos, pero sintomáticos de que la situación, poquito a poco, va cambiando.

  • pepe blanco

    Tienes mucha razón, Ana: millones de mujeres, por el solo hecho de ser mujeres, se han llevado sus capacidades a la tumba. Hace unas décadas, incluso las mujeres de familias pudientes se llevaban sus capacidades a la tumba. Por eso me parece relevante la biografía de la nueva presidenta del Santander.
     
    Y, aunque su importancia solo sea simbólica, recordaré que a la madre de Ana P. Botín, Paloma O’shea, el anterior rey le concedió un título nobiliario, por su actividad de mecenazgo de la música. Se lo concedió a ella, no a su marido. No fue, por cierto, el único título que concedió JCI a una mujer. También se lo concedió a Margarita Salas, Toser Rahola

  • ana rodrigo

    Dracir, agradezco que manifiestes tu convicción del perjuicio que la marginación de la mujer ha supuesto de perjuicio para la humanidad en general y para los hombres en particular. Creo que es la primera vez que leo esta afirmación en atrio en el sentido en que yo la digo (quizá esté equivocada, en cuyo caso pido perdón).
     
    Es un punto clave para que los hombres comiencen a valorar el que la mujer no tiene una función instrumental, sino que en el uso y abuso de la relación con la mujer son ellos los que pierden gran parte de aspectos considerados estrictamente femeninos, roles adjudicados a las mujeres, distorsión de su visión de la relación hombre-mujer, pérdida por falta de práctica de capacidades que les harían más autónomos y no tan dependientes para algunos menesteres adjudicados a las mujeres, y sobre todo, la pérdida de las valiosísimas aportaciones a la sociedad, a la familia, a las relaciones personales, que supondría si no se interpusiera ese subsuelo de, repito, “mala” , nociva y tóxica educación que ha configurado el ser y existir de los hombres en relación a sí mismos y a las mujeres.
     
    Es un tema fascinante, inacabable, importantísimo, urgente y muy necesario en beneficio de nosotras y de vosotros. Y digo inacabable porque no hemos nada más que acabar de empezar, en algunas mujeres, unos pocos hombres, pero se ha conquistado la conciencia de la situación, y eso  es irreversible.
     
    Y al cuantificar de forma indefinida el número de hombres y mujeres en buena lid, estoy pensando en el mundo occidental, llamado civilizado, porque en otras sociedades y religiones es infinitamente más horrible y espantoso. Por eso no podemos bajar la guardia y estar insistiendo aunque a alguien les resultemos pesados y pesadas.
     
    Gracias, Dracir.

  • ana rodrigo

    Querido Pepe, veo que lo dicho por ti no era meramente una ironía, gracias por contestarme.
     
     Estoy completamente de acuerdo en esto que dices Lo hemos comentado muchas veces: para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres, es imprescindible visibilizar a las mujeres.” Efectivamente, al igual que con lenguaje, aquello que no se nombra, no existe, diríamos que aquello que no se ve, tampoco existe, en el sentido que de que la invisibilidad de la mujer en todos los aspectos de la vida ha ocultado el potencial humano que lleva consigo. Siempre ha convenido que el hombre se lleve las medallas, esto aumentaba su prestigio y su poder, que es lo que está en juego en esta cuestión, el poder. El poder somete, humilla, domina, ordena, impone, esclaviza y anula, que es lo que el machismo hace hasta matar físicamente a la mujer.
     
    Pero hay otro detalle significativo en el caso de Ana Patricia Botín: cuando a una mujer se le dan oportunidades, cada una desarrollará aquellas capacidades de las que dispone, mientras que si se queda en las tareas domésticas y de crianza, ahí estará su fin y su final. Esta mujer, la señora Botín, además de capacidades, ha tenido unos posibles económicos que le han facilitado el haber llegado a donde ha llegado, pero cuantísimas mujeres se las han llevado a la tumba. Estos días hablábamos con mis hermanos sobre la inteligencia de nuestra madre que en su tiempo, hace más de cien años, no tuvo la oportunidad de desarrollarla. ¡Cuánta inteligencia femenina perdida por falta de oportunidades!!

  • Dracir Abad

    Querida Ana. Gracias por tu bienvenida. Saludo el comentario en el que aludes al mío y, sí, mi nombre es masculino.
    Con orgullo puedo decir mi convicción por mucho tiempo  que el crimen histórico de haber oprimido a la mujer ha sido de pérdida para todos y, por tanto, también para nosotros los hombres.
    Vivo orgulloso de haber pagado caro sostener en un foro profesional que la opresión de la mujer por el hombre represente tanto un acto de automutilación cuanto un acto de muerte contra ella. Nada en la naturaleza es realmente incompatible y casi todo es complementario.
    Desafortunadamente no parece poder determinarse con suficiente exactitud el momento de la historia en el que el hombre comenzó a temer a la mujer y, consecuentemente, a necesitar dominarla y oprimirla. Ese momento pudiera marcar la comisión masculina de un pecado original mucho más auténticamente pecado que el de la historieta de la manzana y la serpiente.
    Estoy seguro de que la mujer haya sido la autora principal si no la única de su propia liberación en una magnitud que ya es irreversible y lo celebro con gusto.
    Los hombres debemos y podemos colaborar la liberación, al menos no impidiéndola, pero ella será quien defina cómo se libere. No duda al respecto.
    Creo que uno de los diálogos de Platón (¿Symposium?) en algún momento sugiera que ambos amantes puedan y deban regocijarse en acoger el amor tal y como amada/a lo ofrece. Lo tomo como metáfora del enriquecimiento recíproco a que mujer y hombre están llamados naturalmente.
    Cada momento de la Historia tiene su propio significado y a pesar de la opresión histórica la mujer podrá aportar siempre un elemento nuevo que los hombres no podemos perder y debemos celebrar con ella. Para ello es preciso que el hombre deje de percibir a la mujer como una amenaza y por lo tanto que deje de sentir la necesidad de someterla o dominarla.
     

  • pepe blanco

    Mi queridísima Ana,
     
    Es cierto que, muchas veces, quiero decir mucho más de lo que escribo (y que no lo escribo por falta de tiempo o porque, a buen entendedor y a buena entendora, pocas palabras bastan…). Pero, en esta ocasión, no quería decir nada más que lo que dije. Aunque eso, lo que dije, puedo explicarlo un poco más.
     
    El consejo de administración del Santander pudo haber elegido, puesto que parece que el control ejecutivo del banco recae siempre en la familia Botín, por ser los accionistas particulares más importantes, pudo haber elegido, digo, a uno de los hijos varones del fallecido presidente del banco. En concreto, uno de ellos ha sido miembro de su consejo de administración y ha destacado y destaca por su trabajo en el mundo de las finanzas. Pero, sin duda, tenía muchos más méritos profesionales su hermana y, supongo, por eso fue la elegida, aunque sea mujer.
     
    Hace algunos años, probablemente hubiera sido elegido uno de los hermanos, aunque tuviera menos méritos profesionales que su hermana. Pero, afortunadamente, hoy no.
     
    Y esto lo digo independientemente de cuál sea la ideología de la señora Botín, que supongo que será muy de derechas y no tendrá nada que ver con la mía.
     
    Lo hemos comentado muchas veces: para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres, es imprescindible visibilizar a las mujeres. El que una mujer sea la presidenta (y, previsiblemente, presidenta vitalicia) de uno de los bancos más importantes del mundo, me parece muy importante.

  • ana rodrigo

    A ver, mi querido y provocador Pepe Blanco, tú siempre dices más de lo que escribes, por lo que no sé si tu apunte sobre Ana Patricia Botín es una ironía o quieres decir algo más. Explícate. Porque, como es obvio yo tengo mi propia opinión que, de momento me reservo hasta ver qué has querido decir.

  • ana rodrigo

    Querido Dracir (creo que es nombre masculino), tengo por costumbre interactuar con quienes intervienen en mis posts, y tu comentario entró cuando yo estaba de viaje, por lo que, al no tener las circunstancias adecuadas para entrar en internet, no lo he visto hasta hoy cuando he ido a leer a mi querido amigo Pepe Blanco al que siempre leo con mucho interés. Por lo que te pido disculpas por mi silencio, y encantada de que hayas entrado en este atrio de encuentro y reflexión. Bienvenido.
     
    Estoy de acuerdo contigo en que no es el hombre el que nos tiene que liberar, pero no es menos cierto que, como tú mismo dices, han sido los hombres quienes nos han cerrado todas las puertas al ser ellos los únicos que ha tenido la llave del poder en todos los campos, y la fuerza cuando la han querido utilizar para amordazar a las mujeres.
     
    Dejando por un momento de lado las agresiones e injusticias contra las mujeres, quizá los hombres (me refiero a los hombres androcéntricos, patriarcales y /o machistas) no caigan en la cuenta que reconociendo el derecho de la mujer a ser sujeto de derecho, de hecho sujeto moral, etc., con la misma capacidad que el hombre para acertar y para equivocarse, quienes más han perdido en esta anulación de la mujer como persona en igualdad, han sido los hombres, la sociedad y la humanidad. Prescindir de la mitad de los seres humanos y quedar el destino humano en manos sólo de la otra mitad, todos hombres, es una de la mayores aberraciones de la historia humana.
     
    Volviendo a los microsmachismos a los que nos remitió Anika, sólo hay que ver la mutilación que supone para un hombre al educarlo sólo para el poder, el trabajo o la ciencia. Un hombre divorciado o viudo, cuando le falta la mujer, se quedan a la intemperie en muchos aspectos. Mientras que las mujeres somos más autónomas y, si no es por amor, difícilmente tenemos esa carencia tan acusada en los hombres de buscar un hombre, eso sí con muchísimas matizaciones y casuística, por supuesto.
     
    En atrio quizá alguien me considere una pesada por mi insistencia reiterativa en esta cuestión, pero es que como tú dices “un tema como este muchos menos, fuese bueno saber qué paraliza la conversación o la hace tan poco popular porque el problema es grande y más que importante.” Efectivamente es así, y no podemos dejar esta cuestión en manos del devenir casual.”
     
    Una cosa me llama la atención, y es que cuando aparece este tema ya sea escrito o hablado, los hombres se quedan casi mudos. Y esto puede ocurrir por varias razones: una, la menos frecuente en los ambientes en los que yo me muevo, es el desinterés y desprecio. Una segunda posibilidad es la inseguridad ante algo nuevo para muchos hombres y que nos dejan a nosotras la expresión de nuestra experiencia. Y una tercera es que muchos hombres piensan que ellos no tienen nada que ver con el tema porque, como acabo de decir, no son capaces de percibir el daño que ha supuesto para ellos la ausencia de la mujer en la organización social.
     
    Y, finalmente, como anécdota personal, en debates hablados he comprobado que cuando los hombres hablan es cuando realmente les sale del subconsciente la “mala” educación recibida y el desconocimiento de sus propios errores. Mientras que cuando los hombres están abiertos a ver las cosas como el feminismo (no como todas las feministas) las ve, entonces es cuando entran en una especie de terapia e incluso de catarsis, y es cuando comienzan a cambiar su visión de la cuestión.

  • pepe blanco

    Ana Patricia Botín será la presidenta del Banco Santander, el mayor banco de la zona euro y uno de los mayores del mundo. Un pasito más en la larga marcha hacia la igualdad de mujeres y hombres.

  • Dracir Abad

    Si bien es cierto que ya llueve sobre mojado en cuanto a que la mujer tenga que reivindicar sus derechos constantemente simplemente porque un tal reconocimiento espontáneo de su contribución a la sociedad en todas las latitudes y a través de la historia de la humanidad, si ocurrió alguna vez, hace mucho que no ocurre.
    El hombre no puede liberar a la mujer porque ésta se basta a sí sola para liberarse y lo ha demostrado, pero tiene que haber un momento en que el hombre comience a celebrar con ella y en vez de poner obstáculos con sus críticas y resistencias más o menos pasivas, ayude a consolidad la paridad de derechos y de oportunidades.
    Ese cambio no es cosa de leyes solamente sino de compromisos personales y desde luego también es cierto que haya mujeres que perpetuen el machismo. Rara vez se escucha que un hombre pueda denunciar a su jefa por haberle hecho avances sexuales que no desee aunque dichos casos existen. El abuso de menores por sus madres es mucho menor que el maltrato efectuado por sus padres o por hombres de o cercanos a la  familia pero ocurre en alguna proporción. El maltrato de ancianos/as por sus hijas, porque son mucho menos frecuentes los casos en que los hombres de la familia cuiden de los ancianos/as y de los enfermos/as, pero ocurren. En mi modesta opinión se trata de mantener conversaciones como esta, con o sin la ira de la autora, pero que ocurran. Una discusión sobre la religión o la religiosidad puede ocasionar cientos de comentarios y un tema como este muchos menos. fuese bueno saber qué paraliza la conversación o la hace tan poco popular porque el problema es grande y más que importante.

  • ana rodrigo

    Y otra mujer asesinada, y otra…., Qué horror!!!!

    Y, en esta situación, una diputada de Valencia hoy ha dicho que vamos mejorando, hablaba de números, claro, no de mujeres. Mientras haya una mujer asesinada, no debemos conformarnos, pero es ya vamos por 40 mujeres asesinadas en España a día de hoy, nunca se puede decir que se ha mejorado.

  • Asun Poudereux

    Gracias, Anika, por incluir el artículo, en el que Ana insiste en su lectura, ya más sosegada y menos indignada que en el post. Pues queda más claro que es cuestión de educación por parte de los hombres y mujeres para una verdadera interrelación personal y social en igualdad y  coparticipación, de riqueza y respeto mutuos.
     
    El feminismo y el machismo arrastran prejuicios que no dejan ver que tanto el hombre como la mujer son, ante todo,  personas, y de ambos,  la mujer, no lo olvidemos,  ha sufrido doblemente la desconsideración  de su dignidad como tal, en la vida íntima y familiar y en la vida pública y social.  
     
    El trabajo,  que hay y queda por hacer conjunto, es muy complejo y bastante duro para la mujer que sufre este tipo de violencia, muchas veces  apenas visible,  y aún no es consciente de ello.
     
    Se agradece que hombres, por propia iniciativa,  pongan todos los medios a su alcance para ir reduciendo la desigualdad entre el hombre y la mujer hasta erradicarla en todos los ámbitos.
     
    Muchas gracias.

  • ana rodrigo

    Gracias, Anika, por el magnífico artículo al que nos remites. Hay que dedicarle un tiempo tranquilo y sosegado para profundizar en cada cuestión que plantea el autor, hombre, por cierto. Ya dije en una ocasión que, además de mujeres, yo he tenido dos grandes maestros hombres en este tema del feminismo, puesto que yo, como la inmensa mayoría hemos nacido, crecido y se nos ha educado en una inmersión total dentro de una sociedad, en el mejor de los casos patriarcal y en el peor, androcéntrica y machista y, por tanto he tenido que ir aprendiendo de quienes saben, escriben y hablan de una cuestión tan trascendental como es la igualdad de hombres y mujeres.
     
    Y como en cualquier aprendizaje, hay titubeos, hay desconcierto, hay que saber qué objetivo se persigue, hay que ir asimilando y reflexionando las causas y las consecuencias, etc. Este “saber”, como cualquier otro, es dinámico, y sobre todo, es vital, afecta a todo el ser humano en sí mismo y en relación con los demás. Un saber que socialmente y poco a poco se va valorando a nivel privado, en interacciones personales, pero, en cambio, en lo público no se le da la importancia que tiene. Legislar desde lo masculino o legislar desde y para la igualdad, produce efectos muy diferentes.
     
    El feminismo se ha ridiculizado, se ha despreciado o se ha marginado como una “cosa de mujeres”, cuando, en realidad y sobre todo, es “cosa para los hombres”. Cuando mencioné el analfabetismo en esta cuestión, y cuando expresé que no es sólo cuestión de buena voluntad, quería decir que el tema es, además de complejo, muy sutil, pues llevamos casi impreso en el adn ideas, pensamientos y conductas de desigualdad que van desde conductas macro hasta las micro como evidencia este artículo. Son siglos que nos han configurado en una cultura generalizada que se respira desde que nacemos, que se ve en infinidad de aspectos sociales que van desde la ocultación de mujeres importantes a lo largo de la historia, hasta la publicidad, pasando por usos y costumbres, para llegar a la relación doméstica de pareja heterosexual.
     
    Os recomiendo leer este importante artículo, donde se puede apreciar el alcance y profundidad de la situación social y/o personal que vivimos.
     
    A día de hoy, otra mujer ha estado a punto de perder la vida por disparos de su pareja. Es un goteo insufrible, como para pensar que el machismo es cosa de cuatro locos, o que el feminismo es cosa de cuatro locas. Uf!!!!

  • ana rodrigo

    A día de ayer, eran 37 las mujeres asesinadas por machistas, a día de hoy son 38.

    ¿Por qué será que los asesinatos de mujeres nunca se hacen desde el feminismo, mientras todos los asesinatos de mujeres son resultado del machismo?. Para quienes aún son reticentes en investigar, estudiar y conocer a fondo lo que es el feminismo, les digo  que el feminismo busca, lucha, trabaja y exige igualdad, el machismo ataca desde la superioridad propia y la inferioridad de la mujer. Los resultados ya los estamos viendo.
     
    El señor (es un decir) Cañete manifestó que había perdido el debate público con la señora Elena Valenciano porque no quiso abusar de su superioridad intelectual frente a una mujer. ¡¡Premio!!: le van a nombrar para una comisión del Parlamento Europeo.

  • m. pilar

    Totalmente de acuerdo Ana:
    Hay algo que nunca reconocemos las mujeres…  siento decirlo:

    Hasta hace no mucho tiempo, la mujer era la responsable de la educación de sus hijos e hijas; puedo decirte que ahí, empieza de verdad el verdadero problema.
     
    En este tema tengo algo de experiencia por la sencilla razón, que,  en los centros educativos donde acudían mis hijas e hijos, “siempre” me comprometí en la Apas, y levanté la voz “siempre” que algo estaba interpretado de manera, que los varones tenían unos privilegios ¡ya en casa! que no tenían ellas.
     

    ¿Cómo va el niño a hacerse la cama (con una edad adecuada…) antes de ir al colegio? ¿Cómo va a ayudar en la casa…? Eso es cosa de… ¡mujeres!
     

    ¿Desde cuándo a los hombres se les ha educado para ser parte en igualdad de una nueva estructura familiar, sea solo de pareja o cuando llegan los peques?
     

    Hace muy poco de eso… y aún así, los que lo hacen, no le llegan ni a la ¿rodilla? a la mujer.
     

    La mujer si trabaja, que es lo normal y natural en estos tiempos:

    1º.- No tienen oportunidad de pedir una excedencia hasta que sus peques puedan ir a un centro;  perdería su trabajo.
     
    Podrían… si la tuvieran… disfrutar y ver cómo crecen, gatean, dicen sus primeras palabras, están a su lado cuando enferman.

    2º.- Los sueldos (en la mayoría de los casos) prácticamente se tienen que dedicar a pagar guarderías, no siempre bien atendidas, o si hay suerte, contratar una persona que los cuide con amor y atención…
    A veces suceden cosas muy tristes con las personas contratadas… ¡que los cuide su madre… yo tengo bastante con aguantarlos!

    No tienen otra opción… bueno las y los abuelos… No siempre en condiciones de llevar con salero esta tarea aunque sí con todo su amor.
     

    Cuándo se le ha dicho a la juventud, al despertar su pubertad y comenzar a salir con sus amistades; que “ellas” no están para satisfacer sus amaneceres nuevos, sino para compartir sentires, buscar en común acuerdos, tratarse con una sana amistad; y si alguien es más avanzado…
    ¡Siempre, siempre, acordar el compartir experiencia, no doblegar, acosar, violentar.
     

    No hagas nada, que no “sepas…” estás haciendo, no hagas nada sin una mínima sintonía afectiva, para no dañar, no abusar.
     

    No conozco (de mis tiempos) personas que hablen así a sus hijos varones; y no digamos a sus hijas, no saben nada de su cuerpo, cómo funciona, que siente, como encauzarlo sanamente y con alegría.
     
    Solo se les dice: ¡Ojito… no te vayas a quedar embarazada!

    Cuando les decía todas estas consideraciones a las 6 personillas a mi cargo les decía:
    Si alguien se queda embarazada, por no saber lo que estáis haciendo, sea como sea, os haréis responsables de ese fruto… ni esperado, ni querido, ni buscado.
    No quiero escuchar: es una…  que pueda salir de vuestra boca como escusa.

    Y a ellas, todo lo dicho, pues se hablaba en común; si les ocurría a ellas, serían acogidas con amor y comprensión, y estaríamos a su lado siempre.
     

    De ahí, vienen todos los comportamientos machistas más duros de la historia; una pésima educación en el trato entre hombres y mujeres casi desde la cuna.
     

    ¡Gracias Ana! Solo quería resaltar la labor ingente que tiene todavía la mujer en sus manos, no solo reclamar un derecho siempre pisoteado con malas artes y sonrisas ¡estúpidas!
    mª pilar

  • Román Díaz Ayala

    Me apunto con Ana a que este asunto no se limite a la conquista de las libertades individuales de otro colectivo más de personas en desventaja en el ámbito de los D.D.H.H.. Hay que superar ese espíritu de “la progresía” que todo lo invade tendiendo más a una cuestión de estética en la presunción de que el hecho se reduce a la reparación de otra injusticia.
     
    La situación de injusticia no va sólo en el trato. no es lo que el hombre cometa respecto a la mujer, sino aquello que nos está limitando a todos como seres humanos sin diferenciación de sexo.
    Tenemos que situarnos en unos términos de redención, que para quienes sea cultural, y para quienes lo sea por exigencia cristiana (tenemos que empezar a pensar el valor “creador” de la redención de Jesús) porque defendiendo la igualdad de la mujer y el hombre conquistamos nuestra igualdad de seres humanos.
     
    Para ser más explícito. Muchas ya saben que Feli y yo llevamos casi cincuenta años juntos. No es parte de mi vida ( cuestión de boleros), sino que en un momento dado pasó a ser parte de mi persona y yo de ella. En la comunión íntima de todo ser humano.
     
    Esto lo aprendí de San Pablo quien me dió luz para comprender mejor  y valorar la actitud de Jesús con respecto a la relación de hombres y mujeres dentro de aquella cultura tan patriarcal de entonces.
     
    Me apunto también a la afirmación de Ana de que el comportamiento en igualdad está necesitado de cauces para las expresiones y los actos. Que no se limite solamente a un uso de nuestro lenguaje.

Deja un comentario