Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5220 Artículos. - 83490 Comentarios.

¡Felicidades a las mujeres, todas excelsas!

Nos unimos a la felicitación que Honorio hace hoy en un comentario a Asun. Y la extendemos como él hace a todas las mujeres y también, en concreto, a Susi Razquin (Mar Medina), a quien hace tiempo  no vemos por aquí.

Asun Poudereux: Te felicito en tu fiesta; el predicador nos ha dicho en el sermón de esta tarde que todas las mujeres estáis en aquella que apareció en el Apocalipsis vestida del sol, la luna a sus pies, y doce estrellas de corona. O sea que en ti os felicito a todas…
Y a ti en concreto  por tus acentos que me recuerdan a Martínez Lozano, pero que a veces creo que son muy tuyos, de tu cosecha, de tu horno de pan y tu lagar…Que con qué arte y naturalidad juntas cielo y tierra, Reino del más allá y Reino del más acá, espíritu y materia, mística y compromiso…Y con qué poco ruido, como el agua mansa…

13 comentarios

  • Asun Poudereux

    Me alegráis sin parar. A todos os lo agradezco desde la sonrisa del corazón: Honorio, Antonio D. y María, Ana, Pepe B.,  M. Luisa, Pili, Antonio V., Inma, Nacho… y a toda la “magia” que entreteje la Red Atrio.
     
    Un fuerte abrazo.   
     

  • Nacho Dueñas

    Me sumo, amiga Asun, aunque con algo de retraso, a esta andanada de felicitaciones.
    Te mando, con cariño, un abrazo.
    Nacho.

  • Inmaculada Sans Tache

    Felicidades a Asun y a todas las mujeres. Creo que esta festividad sería también un buen momento para que las jerarquías eclesiásticas considerasen de una vez el papel  de las mujeres dentro de la Iglesia y dejasen de ser consideradas como subalternas ,recuperando la enorme dignidad que tienen.

  • Antonio Vicedo

    Con un poco de retraso, pero dentro del año y al llegar a casa donde tengo este cacharro, actualizo mi felicitación de ayer a todas las que lleváis nombre de la Madre de Jesús y nuestra ya en plenitud total humana en el gozo del padre junto al Hijo al que  ofreció su HUMANIDAD.
     
    Un cariñoso y fraternal abrazo desde la consideración de aquel: “HACED LO QUE EL OS DIGA”, por si ello refuerza nuestra animada esperanza de ir llenando de agua las tinajas vacías que vayamos encontrando.

  • Asun Poudereux

    Queridos amigos:

    Gracias por esta red entretejida que sabe besar, cantar y bailar. Y sobre todo reír.

    Hasta ahora no he podido en varios días asomarme y me habéis dado una sorpresa tremenda.

     
    ¡Cuánto cariño!

    Me llaman a comer y parece que tienen hambre… Os dejo. Pero seguís aquí muy dentro, que me hace sonreír sin parar:

    ¡FELICIDADES!

  • h.cadarso

    Amigo Pepe: En música, las notas se leen según la clave en que están escritas…Y si te equivocas de clave, lo lees todo al revés…En literatura, hay una clave de romanticismo, otra de poesía, otra de física y química, otra de fantasía; hay cuentos, hay tragedias, hay canciones líricas.
    El Apocalipsis es un libro fantástico al doscientos por cien. Hay mucha fantasía en vestir a una persona con el sol, calzarla con la luna, y coronarla con estrellas. Pero todo es fantasía, y leído así, en esa clave, yo creo que resulta muy bonito….
    En literatura religiosa, cielo quiere decir el más allá, lo trascendente…Al menos yo así lo interpreto.
    Acepto tu lectura en clave de humor. La mía, mi clave, es la clave del afecto y simpatía y cordialidad que siento hacia las y los amigos de Atrio.Yo tenía ganas de elogiar siquiera una vez las aportaciones de Asun Poudereux a nuestras conversaciones. Sin más…
     

  • m. pilar

    Un gran abrazo Asun…
    Compartir,  la alegría  de que  tu madre te pariera… de tu ser… nos etamos llenando quienes te queremos:
    De  tu  saber, compartir, estar, trabajar, enseñar, querer…
    ¡Feliz día!
    mª pilar

  • ana rodrigo

    Pepe, la patrona de Chipiona es la virgen de Regla…

  • pepe blanco

    Gracias a ti, Ana. Me alegra que estos comentarios te resulten entretenidos. La verdad es que a mí también me entretiene escribirlos, y la primera sonrisa que provocan es la mía, cuando se me ocurren…
     
    Es que el asunto de los nombres da mucho de sí… Un nombre habitual en mi familia es “Visitación”, que conmemora la visita de la madre de Jesús a su propia madre, me parece (y si no fue a su madre, fua a otra conocida, da igual). ¡Por Dios, ¿a qué mente estúpida se le pudo ocurrir convertir el ir a visitar a alguien de la madre de Jesús en un nombre propio?! Menos mal que a nadie se le ha ocurrido conmemorar las menstruaciones de la madre de Jesús o la primera vez que tuvo cistitis o cuando se acatarró, o cuando limpiaba la carpintería o cuando llamaba a su marido para que subiera a comer… No quiero ni pensar los nombres que hubieran salido de ahí, pero aún estamos a tiempo de que se nos ocurra algo.

  • ana rodrigo

    Gracias Pepe Blanco, por el ratito de risa que me han provocado tu ingenio y tu sentido del humor. Creo que es el mejor regalo que se le puede hacer a Asun en el día de su onomástica.
     
    Al final vamos a poder hacer un libro de exégesis sobre los nombres que nos pusieron nuestros padres, madres o padrinos antes de abrir los ojos a lo que nos estaba cayendo encima para toda la vida.
     
    Lo mejor del caso es que, a nombres absurdos en sus orígenes, aparecen personas excelentes que nos hacen olvidar porqué se nos nombró como Encarnación, Anunciación, Ascensión, Asunción, Angustias, Dolores, Resurrección, Trinidad, Ángeles, Jesusa, Indalecia, Constancia, Juana, Felipa, o …..
     
    El resto de tu comentario no tiene desperdicio. Gracias, Pepe, por sacarnos una amplia sonrisa en medio tanto mal rollo.

  • M.Luisa

    Pues yo lo mismo, querida Asun, ¡Muchas Felicidades! te deseo  y te envío  un fuerte abrazo a través  de esta paz de espíritu que tan bien sabes transmitir.

  • pepe blanco

    Lo que hoy delebra el cristianismo es la elevación de la madre de Jesús al cielo. Bien, eso habría que comentarlo detenidamente para desenmascarar las trampas del lenguaje.
     
    Para empezar, no subió por sí misma, sino que fue ascendida. Lo cual implica que, de entrada, el mérito no fue suyo, sino de quienes la subieron. Por lo menos quienes la subieron fueron quienes hicieron el trabajo sucio de cargar con ella.
     
    Pero, ¿realmente la “subieron”? ¿Por qué no decimos que la “bajaron”? Tradicionalmente el cielo está arriba, y el infierno, abajo. El problema es que, cosmológicamente, el “arriba” y el “abajo” no tienen ningún sentido.  Por ejemplo, si yo “bajo” a los infiernos, descendiendo por un agujero excavado en la tierra, llego a las Antípodas y, si sigo avanzando en la misma dirección de “bajada”, en realidad empiezo a subir al cielo de los neocelandeses. De donde se sigue que el arriba de la gloria, y el abajo de la desesperación, solamente son símbolos artificialmente establecidos, sin ninguna relación directa con la realidad.
     
    En fin, querida Asun, que si te aclaras con todas esas cosas, te felicito.  No solo por celebrar tu honomástica, sino también, y sobre todo, por tener claras la geometría de la bondad y de la santidad.
     
    Además, felicitemos también a los Alipios, a los Alfredos, a los Estanilaos y a los Simplicianos, pues hoy, además del alucinante viaje de la madre de Jesús hacia la eternidad, también protagonizan el santoral San Alipio de Tagaste, San Alfredo de Hildeshein, San Estalisnao de Kostka y San Simpliciano de Milán. Muy conocidos en sus casas a la hora de comer.
     
    Eso sí, antes de concluir este comentario, me gustaría denunciar la actitud idealista que manifiesta la cita de Honorio, pues el que todas las mujeres “estéis” en una determinada que aparece en cierto relato, parece idealismo. Además, no entiendo bien por qué todas tenéis que pareceros a ella si, entre otras razones para desconfiar de ese objetivo, lo único que sabéis es que estaba vestida de sol (¡!), lucía doce estrellas por corona (¡¡!!) y tenía la luna a sus pies (¡¡¡!!!). Vamos, lo que se dice un perfecto adefesio.

  • ana rodrigo

    Querida Asun, Honorio, haciendo gala de sus dotes de escritor, de poeta y buena gente, nos ha puesto el listón muy alto a la hora de decir bien dicho lo que es tuyo. Como le escuché decir en una ocasión a Chavela Vargas sobre su paz interior, “me la he ganado yo y esto no me lo quita nadie”. Así que repito lo que te dice Honorio “Que con qué arte y naturalidad juntas cielo y tierra, Reino del más allá y Reino del más acá, espíritu y materia, mística y compromiso…Y con qué poco ruido, como el agua mansa…” Felicidades y un beso.
     
    Y, si le llega a Susi Razquín, también le hago llegar mi felicitación, y decirle que por aquí alguien la echamos en falta.

Deja un comentario