Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4991 Artículos. - 80154 Comentarios.

Voces desde Gaza: Mads Gilbert, Walaa Ghusseini, Mohammed Omer

I. Carta de Mads Fredrick Gilbert, médico noruego voluntario en el hospital al-Shifa de Gaza

Domingo, 20 de julio de 2014

Queridos amigos y amigas:

La noche pasada fue extrema. La “invasión terrestre” de Gaza resultó en decenas de furgones con palestinos y palestinas con todo tipo de heridas, mutilados, destrozados, desangrándose, temblando; de todas las edades, todos civiles, todos inocentes.

Los héroes en las ambulancias y en todos los hospitales de Gaza están trabajando turnos de 12 y 24 horas, grises por el cansancio y la carga inhumana de trabajo (sin haber recibido ningún pago en Shifa en los últimos cuatro meses). Ellos atienden, derivan, tratan de entender el incomprensible caos de cuerpos, de tamaños, de miembros, de seres humanos que caminan, o no pueden caminar, que respiran, que no pueden respirar, que se están desangrando, y que no se desangran. ¡SERES HUMANOS!

Hoy, una vez más tratados como animales por “el ejército más moral del mundo” (sic).

Mi respeto por los heridos es infinito, en su sobria determinación en medio del dolor, la agonía y el shock; mi admiración por el personal y los voluntarios es infinita también; mi cercanía al sumud palestino me da fuerzas, aunque por momentos solo quiero gritar, abrazar fuerte a alguien, llorar, oler la piel y el cabello cálido de un niño cubierto de sangre, protegernos a nosotros mismos en un abrazo sin fin… pero no nos podemos permitir eso, y ellos tampoco.

Caras cenicientas… ¡Oh, no! No más cargas de decenas de mutilados y sangrantes… todavía tenemos lagos de sangre en el suelo en la sala de emergencias, pilas de vendas empapadas en sangre para limpiar… Oh, los limpiadores… en todas partes, quitando rápidamente la sangre y los tejidos descartados, el pelo, la ropa, las cánulas… los restos de la muerte… todo quitado del medio… para ser preparado nuevamente, para que todo se repita. Más de 100 casos llegaron a Shifa en las últimas 24 horas. Ya bastante para un gran hospital bien entrenado y equipado con todo lo necesario, pero aquí… casi no hay nada: no hay electricidad, ni agua, ni materiales desechables, ni medicamentos, ni mesas de operación, ni instrumentos, ni monitores… es como si todo hubiera sido sacado de museos de hospitales del pasado. Pero estos héroes no se quejan. Ponen manos a la obra, como guerreros, de frente, inmensamente resueltos.

Y mientras les escribo estas palabras, solo, en una cama, derramo lágrimas, cálidas pero inútiles lágrimas de dolor y de pena, de enojo y de miedo. ¡Esto no puede estar pasando!

Y entonces, justo ahora, la orquesta de la máquina de guerra israelí comienza de nuevo su espantosa sinfonía: salvas de artillería desde los barcos de la marina en la costa, los rugientes F16, los drones enfermantes (los “zennanis” árabes), los hummers y los molestos Apaches. Todo, demasiado, hecho y pagado por los Estados Unidos.

Señor Obama: ¿tiene usted corazón?

Yo lo invito: pase una noche, solo una noche con nosotros en Shifa. Tal vez disfrazado de limpiador.

Estoy 100 por ciento convencido de que cambiaría la historia.

Nadie con corazón Y –además– con poder, podría marcharse de una noche en Shifa sin la decisión de ponerle fin a la masacre del pueblo palestino.

Pero los crueles y despiadados han hecho sus cálculos y han planeado otro ataque sobre Gaza.

Los ríos de sangre van a seguir corriendo la próxima noche. Puedo escuchar que han afinado sus instrumentos de muerte.

Por favor. Hagan lo que puedan. Esto, ESTO no puede continuar.

Mads Gilbert. MD PhD
Profesor y Jefe Clínico. Clínica de Medicina de Emergencia
Hospital Universitario del Norte, Noruega.

Publicado en Middle East Monitor.

Traducción: Patricia Curbelo (editada por María Landi)
Mads F. Gilbert en el hospital Al Shifa, Gaza (Abid Katib, Getty Images). [Click en la imagen para ver la galería ampliada]

———————-

II. Cuando mi hijo grita. Testimonio de Mohammed Omer, periodista gazatí*

Parece que ni siquiera tenemos derecho a existir o a defendernos. Ese derecho, según los Estados Unidos, pertenece sólo a Israel.

15 de julio de 2014

Mi hijo Omar, de apenas 3 meses de edad, llora arropado en su cuna. Es de noche. Se cortaron la electricidad y el agua. Mi esposa frenéticamente intenta consolarlo, protegerlo y tranquilizarlo mientras las lágrimas caen por su rostro. Esta noche la canción de cuna de Omar es la interpretación israelí de la Cabalgata de las Valquirias de Wagner, con F-16 que golpean la tierra formando la percusión, misiles Hellfire conduciendo los instrumentos de viento y drones representando la sección de cuerdas. Bombas de helicópteros de combate y morteros terrestres israelíes que estallan todo a nuestro alrededor completan la sinfonía, su sonido tan inconfundible como las famosas tubas de Wagner.

Pero a diferencia de una interpretación, esta ópera de la muerte dura días. El aplauso de la audiencia se reemplaza por los gritos aterrorizados de los bebés y los niños envueltos en humo. La metralla impacta en edificios y coches, mientras otro misil encuentra su blanco, aterrizando en otro hogar. Ya hay seis más muertos. La casa de un médico al lado nuestro fue alcanzada por tres misiles F-16 israelíes. Es difícil saber cuál era el objetivo. El médico fue asesinado, uniéndose a su madre y su padre, muertos en la guerra anterior en 2008-2009. Los ataques aéreos zumban en mis oídos y en los de Lina. El llanto de Omar continúa…

No hay final a la vista. Más allá de la frontera vemos tanques amontonándose, preparándose para la invasión terrestre. Arriba, el siempre presente tucu-tucu-tucutu de los helicópteros Apache mece la cuna de Omar con su vibración. Sirenas de advertencia perforan la noche: otro misil lanzado desde un buque de guerra israelí. La frontera no está lejos, pero no podemos irnos: la Franja de Gaza ha estado bajo bloqueo desde 2007. A diferencia de Israel, no tenemos refugios antiaéreos para ocultarnos. Los 1,8 millones de habitantes de Gaza, más de la mitad de ellos niños menores de 18 años, se abarrotan en un área del tamaño de Manhattan, sin poder salir. Debemos quedarnos y rezar, rezar para no seamos atacados.

Ya he pasado poresto antes: crecí enGaza.Pero ésta es miprimera vezbajo fuego como padrey esposo.Esuna experiencia totalmentediferente.Me gustaría podertransportar por airea mi esposay a mi hijo fuera de aquí.Pero este es miamado hogarancestral; ¿qué otra cosapuedo hacer? El ruido de losataques aéreos es demasiado fuerte y al parecer interminable. En unmomento de silencionervioso, Lina amamanta aOmary reza en silencio.

¡Crash! ¡Bum! Otro ataque aéreo se estrella contra el suelo fuera de nuestra casa. Lina se lanza fuera de la habitación, protegiendo a Omar entre sus brazos mientras busca estar a salvo en otro lado. Omar grita y grita y grita. Es perforante, me envuelve en un horror que sólo un padre puede entender. Me resulta imposible consolarlo, sosteniendo su mano diminuta mientras yace en los brazos de mi esposa. Lina sujeta con fuerza a Omar. Saltamos nerviosamente de habitación en habitación escrutando el cielo en busca de misiles. Israel siempre afirma que son de precisión. ¿De precisión? ¿Entonces por qué tantos niños, mujeres y ancianos son heridos, mutilados o muertos por misiles cada vez? ¿Por qué es bombardeado el hospital? ¿Por qué las escuelas, puentes, instalaciones de tratamiento de agua, invernaderos y otros objetivos civiles? Las estadísticas siempre cuentan una historia diferente.

¡Bum! Un destello de color blanco y otro impacto. El estrés es debilitante, impulsado por el zumbido constante de aviones no tripulados. Nos persigue mientras buscamos algún lugar seguro, pero no hay ningún lugar seguro. Miramos, esperando. Otra andanada de misiles Hellfire sacude el edificio. No hay descanso. No dormimos, pero tenemos la suerte de estar vivos todavía.

Abro y cierro la puerta de la heladera. La electricidad se cortó, pero me hace sentir normal. Lina trata de dormir, se recuesta un par de minutos y se despierta temblando. Esto es lo que se siente al estar bajo ataque en Gaza, y no sabemos por cuánto tiempo o cuándo terminará.

Hablamos, buscando distraernos, preguntándonos cómo la estarán pasando losisraelíes al otro ladodel muro desegregación.Ellos son libres deentrar y salir cuandoles plazcay sinrestricciones.¿Se sientenseguros,conlas sirenasde advertencia y losrefugios antiaéreosdonde esconderse? No tienenque preocuparse porbuques de guerra que bombardeen sus casas, tanques que aplasten todo a través de suscalles, excavadoras que destruyan sushogares,aviones de combateque dejen caerbombas sobresu barriooaviones no tripulados que los cacen. Israel es la cuarta fuerza militar máspoderosa del mundo, con ejército, armada y fuerza aérea completas, así como su Cúpula de Hierro, que es muy eficazcontra los cohetescaseros lanzados desde Gaza. Nosotros no tenemos armada, nifuerza aérea ni ejército. Parece que ni siquiera tenemosderecho a existiro a defendernos.Ese derecho, según los EstadosUnidos,pertenece sólo aIsrael.

Al reflexionar sobre todo esto, la hipocresía eleva la disonancia cognitiva, la realidad de esta situación, a nuevas alturas. Estamos a apenas una hora en coche de las principales ciudades de Israel; sin embargo, vivimos en un mundo completamente diferente. Gaza es los guetos de Lodz, Cracovia y Varsovia juntos. No podemos salir o entrar sin el permiso de Israel. Israel nos dice lo que está permitido comer, nos ataca cuando se le antoja y con frecuencia, decide qué productos se nos permite tener, hasta el papel higiénico, el azúcar y los bloques de hormigón. Arresta a nuestros hijos, padres y madres, y puede mantenerlos retenidos todo el tiempo que quiera. Sus francotiradores se divierten a expensas de nuestros niños. ¿Cómo puede la sociedad israelí no saber lo que estamos sufriendo o lo que están pagando a los que nos hacen esto? ¿Acaso sus padres, abuelos, no pasaron por el mismo horror antes de venir a Palestina? ¿No fue el sionismo creado para que estos horrores no le ocurrieran nunca más … a ningún pueblo? (…)

A pesar de la desesperación, Gaza es mi hogar. Dondequiera que vaya, sin importar el tiempo que tenga que esperar en los puestos de control, al salir o al regresar, sentado bajo el sol caliente o discutiendo con los funcionarios sobre el abuso a los viajeros y las víctimas, siento una profunda alegría y amor cuando atravieso los portones de Rafah, porque estoy en casa.

Tengo opciones, dada mi ciudadanía holandesa. Mientras las bombas siguen cayendo, me pregunto si debo llevar a mi familia a los Países Bajos –donde nació mi hijo–, seguir con mis estudios de doctorado para Erasmus Rotterdam y la Universidad de Columbia, y tratar de olvidar los F-16 y las pesadillas que Israel reserva para nosotros.

Pero soy un periodista, y le debo a mi pueblo y al pueblo israelí saber la verdad. Decido quedarme en Palestina, mi querido hogar, con mi esposa, hijo, madre, padre y hermanos. No estoy dispuesto a dejar que Israel o el sionismo me exterminen.

Desde 1947 Israel ha trastocado nuestra vida. Mi familia y yo somos de la raza equivocada y la religión equivocada, por eso el Estado no nos quiere aquí. Pero esta es mi patria y, empecinadamente, sigo y seguiré permaneciendo en ella. Es mi derecho como ser humano y nuestro derecho como palestinos o israelíes, ya sea que seamos judíos, cristianos o musulmanes. En última instancia, todos somos humanos.

* Mohammed Omer es periodista gazatí, corresponsal de IPS, Al Jazeera y otros medios. Seguirlo en:@Mogaza
Publicado en The Nation.
Traducción: Pablo Dalchiele (editado por María Landi)

———————————

III. Mientras nos sentábamos a interrumpir el ayuno, todo en la casa comenzó a romperse y a volar

Walaa Ghussein*

15 de julio de 2014

Walaa Ghusseini (Mondoweiss)

Walaa Ghusseini (Mondoweiss)

El martes pasado, el 8 de julio a las 20:15, mi familia y yo: mi madre, mi padre, cuatro hermanas y nuestro hermano menor, estábamos reunidos en el comedor, preparándonos para el iftar [la cena que interrumpe el ayuno al final del día durante Ramadán]. Estábamos en torno a la mesa redonda, llena de varias y deliciosas clases de comida, charlando sobre un posible ataque israelí en la zona, y sobre si deberíamos abandonar la casa o quedarnos. De repente el infierno se desató: una explosión masiva puso fin a la conversación, causada por un avión de guerra F16, a menos de 10 metros de donde estábamos nosotros. Todo estaba rompiéndose y volando sobre nuestras cabezas, las ventanas, el polvo, y la metralla. No podíamos encontrar un lugar seguro en la casa para protegernos, excepto un pequeño baño, donde 8 de nosotros nos aplastamos, bajo el despiadado ataque de los israelíes. Desde la calle, la casa había desaparecido de repente de la vista; estaba cubierta de humo y fuego; los vecinos corrían y gritaban para ver si estábamos aún vivos; no había luz para ver qué le había pasado a la casa; la mayoría de las personas en el mundo nunca entenderá lo que es vivir una situación tan horrenda. La casa y sus paredes se vuelven tu última preocupación y solo te importa que tus seres queridos estén vivos. Nos sentamos allí, hasta que fuera “seguro” irse. Recogimos cualquier cosa que pensamos que podríamos necesitar y evacuamos el área.

Todos vemos en los medios cómo los israelíes corren a sus bien protegidos refugios cuando escuchan las “sirenas”; ellos entran en pánico y se esconden en un lugar seguro. Los palestinos no tenemos refugios, ni ningún lugar adonde ir cuando nuestras casas son bombardeadas y destruidas, mayoritariamente sobre nuestras cabezas, por un pesado misil F16, provocando trágicas masacres. La proporción de heridos, muerte y destrucción debe ser considerada. Los números, que suben a cada minuto, hablan por sí solos. Israel extermina familias enteras; una de las familias tuvo solamente un sobreviviente, un niño; un avión de guerra israelí lo condenó a crecer sin una familia ni un refugio. La Franja de Gaza entera está traumatizada de nuevo. Nadie puede compensar nuestra pérdida. Si fuéramos de llorar, formaríamos ríos que comienzan en Gaza y terminan en el Océano Atlántico. Por supuesto que el mundo y los medios masivos no le llaman a esto “terrorismo”.

¿Son estos los objetivos de Israel? ¿Apuntando “solamente a los terroristas”? ¿Qué pasa con los crímenes de guerra de Israel, el castigo colectivo, las masacres de civiles, incluyendo mujeres y niños? Y todos hemos visto a los israelíes sentados cerca de la frontera con Gaza, mirando felices las masacres, celebrándolas. Esa es la forma israelí de decir “¡Hola! Queremos la paz, pero Hamas está usando a los palestinos como escudos humanos, que no es nuestro problema, por lo tanto vamos a tener que matarlos a todos.” Yo sé que muchos israelíes sueñan con transformar a Gaza en el estacionamiento más grande del mundo, lo que es un claro llamado al genocidio, y además una demostración de que nadie en Israel quiere “paz”, como dicen.

Esto no es una “guerra” de dos poderes iguales, ni es una pelea entre dos países. Es un territorio ocupado sometido a la fuerza brutal de la ocupación israelí. No se debe culpar a nadie más que a las fuerzas de ocupación israelíes. Nosotros creemos en nuestro derecho a resistir a nuestro ocupante y agresor y en nuestro deber nacional de defender nuestra tierra. La existencia de Israel es la única cosa que nos pone a nosotros, los civiles, en peligro. Los palestinos tienen derecho a elegir quién quieren que los gobierne, Hamas o Fatah, e Israel debería dejar de intervenir en la reconciliación palestina, que es lo que ha provocado esta trágica situación.

Siento lástima de los israelíes, porque permiten que su gobierno y sus soldados cometan masacres en su nombre, y permiten que bombardeen Gaza desde colonias cerca de la frontera de Gaza. Si no hablan en contra de este genocidio, ustedes son cómplices. Los asesinatos de niños y mujeres no deberían ser festejados en el Estado Ocupante de Israel, y el bombardeo de Gaza no debería ser una escena agradable que los israelíes miran desde las ciudades del otro lado de la frontera.

Israel sofoca nuestra vida en Gaza; las personas están mental y físicamente exhaustas por el bloque de largo plazo impuesto sobre la Franja como castigo colectivo a más de 1.800.000 seres humanos a quienes se les priva de un derecho básico: el derecho a la vida.

La principal causa del problema es la ocupación Israelí. Para terminar esta tragedia que afecta más que nada a los palestinos, la ocupación debe terminar, y la igualdad de protección y de derechos debe ser garantizada a todas las personas.

*Walaa Ghussein es palestina, estudiante de la universidad undergraduate Al-Azhar en Gaza. Seguirla en: @Walaagh
Publicado en Mondoweiss
Traducción: Patricia Curbelo (editada por María Landi)

20 comentarios

  • Javier Pelaez

    Estoy bastante de acuerdo con los que afirman que este Papa està callando demasiado en este tema.Sobre todo después de haber recibido hace poco a Simón Peres y Abbas…Ha hecho declaraciones muy flojas no sabemos si por argentino o por esa confusión absurda entre projudaísmo y prosionismo ,deliberadamente difundida por la progpaganda sionista que suele decir que el que es antisionista es antijudío.

  • Javier Pelaez

    Raoul Wallemberg es la fundación contra la persecución judía de la que formaron parte Bergoglio arzobispo y Ruiz Gallardón.

  • Javier Pelaez

    La fundación Raoul Wallenberg era a la que pertenecían Gallardón y Bergoglio cuando era arzobispo,fundación projudía.

  • Javier Pelaez

    El actor del proyecto de los sefardīes es Ruiz Gallardón que con el papa Francisco forma parte de una asociación internacional de protección de víctimas judías-ahora no encuentro el nombre-.Al parecer el bisabuelo de Gallardón ,el conde de Casas Rojas o algo así,salvó a judíos en Bucarest en la Segunda Guerra Mundial  siendo diplomático haciéndolos pasar por sefardíes-creo que lo cita al bisabuelo en el preàmbulo de la ley-.El padre de Gallardón era el que comparaba el aborto eugenésico con el holocausto.Menudo disparate que repudiaría cualquier judío con sentido común.Este Gallardón ha venido al gobierno a quedar bien con sus ancestros…..y los demàs que se jodan.

  • oscar varela

    Gracias Javier!
     
    Parece que hay muchas-demasiadas cosas que no comprendes.
    Te acompaño! Eso es normal  desde el siglo pasado.
     
    El mismo tipo que escribió “Tormenta” escribió “Cambalache“:

     
    ¿Cómo seguir yendo todavía? – Oscar.

  • Javier Pelaez

    Me refiero a los sefardīes israelīes,no a los de otras nacionalidades.

  • Javier Pelaez

    Óscar tú no comprendes el peso que para los europeos supone el holocausto y para los españoles la Inquisición y la expulsión de los judíos en la política exterior hacia Israel.Aquí se està tramitando un proyecto de ley que facilita la adquisicición de la nacionalidad española a los sefardíes y y yo leí en El PAÍS la opinión de los sefardíes israelíes posibles aspirantes a españoles que venían a decir que los españoles no comprendíamos la política de Israel.Yo francamente no comprendo como el 90 por ciento de los israelíes aprueban estos bombardeos y no veo con mucha simpatía que personas con este tipo de pensamiento inmoral ,que no respeta los derechos fundamentales reconocidos en nuestra Constitución y los convenios internacionales suscritos por España,pasen a ser españoles.Francamente no lo veo con simpatía.

  • oscar varela

    Ok, Javier!
     
    Ahora te entiendo mejor.
     
    En este Link se ve mejor lo que, creo, me estás diciendo:
     
    Cinco países latinoamericanos llaman a consultas a sus embajadores en Israel
    Por: ELDIARIO.es
    http://www.argenpress.info/2014/07/cinco-paises-latinoamericanos-llaman.html

  • Javier Pelaez

    Yo había oído en Cuatro,televisión de Prisa-EL PAÍS,el dato que dije de 2500.En todo caso,EL PAÍS,periódico proisraelí,habla de 1500 palestinos,75 por ciento civiles-no sabemos de donde sale el porcentaje-frente a 56 soldados israelíes y 3 civiles israelíes.Esto no es una guerra,es un bombardeo masivo de Israel.

  • Javier Pelaez

    Esto Óscar no es una guerra.Son 2500 víctimas frente a 50.O algo así.Ahora te lo digo.

  • oscar varela

    Hola Javier!
     
    Puede ser lo que decís.
    Yo pensaba en el fracaso humano que son los horrores de la GUERRA.
     
    En Argentina la vio nuestra juventud que resistió a la Dict. Militar través de canciones con metáforas que decían:
    SOLO LE PIDO A DIOS

     
    solo le pido a dios
    que la guerra no me sea indiferente,
    es un monstruo grande y pisa fuerte
    toda la pobre inocencia de la gente.

  • Javier Pelaez

    No creo Óscar que ni la Segunda Guerra Mundial,ni ese tango,tengan nada que ver con el asunto que estamos tratando…El asunto que tratamos es de elemental justicia,no de una supuesta guerra en que los “buenos” bombardean Berlín o Dresde,como he leído a un tal Oppenheimer en El PAÍS-sin duda judío-.Si los israelíes estuvieran bombardeando Berlín por lo menos diríamos,con propiedad,que es una compensación por el holocausto…Un poco a destiempo,pero compensación…

  • oscar varela

    Hola!
     
    Año 1939 – Comenzaba la Segunda Guerra Mundial!
     
    TORMENTA
    http://www.youtube.com/watch?v=JyYhhtCxInY
     
    Letra: Enrique S. Discépolo – Música: Enrique S. Discépolo
     
    Aullando entre relámpagos
    perdido en la tormenta
    de mi noche interminable, Dios!
    busco tu nombre…

    No quiero que tu rayo
    me enceguezca entre el horror
    porque preciso luz para seguir…!

    Lo que aprendí de tu mano
    no sirve para vivir?
    Yo siento que mi fe se tambalea
    que la gente mala vive Dios!
    mejor que yo!


    Si la vida es el infierno
    y el honra’o vive entre lágrimas!
    ¿Cuál es el bien?
    Del que lucha en nombre tuyo
    limpio, puro… ¿Para qué?


    Si hoy la infamia da el sendero
    y el amor mata en tu nombre
    Dios, lo que has besao…
    el seguirte es dar ventaja
    y el amarte sucumbir al mal?


    No quiero abandonarte, yo
    demuestra una vez sola
    que el traidor no vive impune, Dios
    para besarte…


    Enséñame una flor
    que haya nacido
    del esfuerzo de seguirte, Dios
    para no odiar.


     
    Al mundo que me desprecia
    porque no aprendo a robar…
    y entonces de rodillas
    hecho sangre en los guijarros
    moriré con vos,
    Feliz, señor!

  • Javier Pelaez

    Veía el otro día a Ramón Lobo -creo que se llama-,un corresponsal de guerra de El PAÍS decir que la tibieza de los europeos -de la UE- ante esta masacre se debe a la mala conciencia ante el holocausto…De ser esto cierto quiere decir que Alemania manda en la política exterior europea,ademàs de en la económica…,pues al fin y al cabo sólo Alemania es responsable del holocausto.Nefasta dirigencia de Alemania que ya se notó en la política exterior  europea en los Balcanes y ahora en Ucrania.En Francia también determinadas críticas a Israel se toman como antisemitas.Recuerdo cuando Saramago -creo que fue él-en viaje a Israel calificó de nazi la ocupación de Palestina.La que le cayó encima.Todo esto es absurdo porque los mismos israelíes se llaman entre ellos nazis como prueba el hecho de que por ley hayan prohibido usar el término nazi entre ellos.O el hecho que contaba un escritor israelí en EL PAÍS de que en las redes sociales a los izquierdistas israelíes  contrarios a estos bombardeos la extrema derecha israelí les desea las càmaras de gas.En fin,creo que este gobierno neonazi israelí,este colectivo de skinheads que gobierna Israel…debe ser condenado sin paliativos.No alcanzo a entender porque tanta contención con esta turba de salvajes incivilizados.

  • Asun Poudereux

    Gracias , María.

    …Inhumano… inhumano…inhumano…

    ¡Pero cómo es posible que esto se esté dando ahora mismo! ¡Y para qué sirven los organismos internacionales, si no han podido parar esta locura! Es que  la justicia no es considerada en lo que tiene de humanidad ¿?

    Este genocidio es cosa de todos, por haber consentido lo que de origen era injusto y cruel. Los pueblos  nos tornamos inhumanos, una y otra vez, a través de la historia sin solución de continuidad, mientras que las personas que los integran no seamos seres humanos  de verdad, sin discriminaciones ni privilegios, frutos del desprecio y del egoísmo…

  • María

    Nuevo envío de la Red Romana de Solidaridad con el Pueblo Paestino. Piden que se difunda.

    Correspondencia del frente en la 22ª jornada de la operación militar sobre Gaza
    <OPERACIÓN INFIERNO>

    GAZA, 29 de julio 2014 a las 19 pm,

    Faltan palabras esta mañana para describir la noche de infierno que hemos pasado, Solo soy capaz de escribir algo después de ver lo que ha quedado de la calle, tras el furiosos ataque del ejército israelí.

    Incluso ahora, ante mis ojos, las bengalas luminosas con sonido, el fortísimo estruendo de las explosiones de las bombas, el viento en los hombros con cada explosión que arrasó casas, edificios, mezquitas, carreteras. El puerto continúa humeando; las casas de los pescadores, con sus equipos para la pesca, se perdieron.

    Los aviones y los drones israelíes han sobrevolado sin tregua durante toda la noche, a lo largo de toda la franja, de norte a sur y viceversa, sin permitirnos respirar. Toda la franja ha quedado envuelta de humo y de los escombros de las explosiones que continuaban con una frecuencia científica: una bomba cada 2 minutos y 2 bengalas luminosas y sonoras lazadas a lo alto algunos segundos antes.

    Han partido del barrio Zeitun de la ciudad de Gaza, donde ya habían anunciado la evacuación “de la casa del Instituto de las Hermanas del Verbo Encarnado” donde hay dos monjas y chicos con discapacidades. Después nos enteramos de que el Instituto ha sido destruido. Los chicos se salvaron porque se refugiaron en la iglesita.

    La mañana de ayer, primer día del Eid el Fitr, la fiesta al final del Ramadán, había comenzado con una “tregua humanitaria” progresiva, no oficial, llegado el día 21 de los bombardeos y la destrucción. Sin embargo, durante el día Israel lanzó sobre la población a través de los aviones, comunicados sospechosos que señalaban en un dibujo de la Franja de Gaza “4 tumbas con cruces puestas sobre toda la franja”. En la parte posterior del volante, 73 nombres de personas que pertenecen a Hamas e a la Yihad islámica, no especialmente conocidas, a las que indica el lugar adecuado para descansar… tumbas… preludio macabro… Luego, en la tarde, el absurdo dron que golpea y mata a 8 niños, 3 adultos y hiere a cientos de personas en el patio de recreo del campamento de Shati, y otro en el muro perimetral del hospital Al Shifa, en la ciudad de Gaza.

    A las 22.30 después de unos lanzamientos de misiles por parte de Hamás y una acción de comando que ataca y mata a 4 soldados, comienzan los bombardeos.

    Desde el mar con barcos, desde la frontera de tierra, con la artillería de tanques, desde el cielo con drones y F16.
    Lanzamientos continuos e imparables que solo terminan al amanecer de esta mañana, con una breve parada, y la reanudación inmediata de los ataques que se han seguido sucediendo durante todo el día. Más de 100 muertos, cifra que aumenta de hora en hora con el descubrimiento de cuerpos de los bombardeos nocturnos y de los días anteriores.

    Nada de lo que estoy contando puede dar una idea de lo que ha sucedido en estas últimas horas, no hay palabra o explicación que pueda expresar la violencia de este ataque.

    Las declaraciones locas que se siguieron sobre la necesidad de continuar, sólo anticipan el terror que se desea infligir a esta población. Ahora ya no hay más centros de acogida; más de 200.000 personas desplazadas están empezando a sentir la falta de alimentos, de agua, de salud, de higiene, de dignidad.

    1.200 muertos

    6.840 heridos

    11.000 viviendas destruidas

    Esperamos la noche que está llegando…

     
     
     

  • María

    Comparto esta correspondencia directa desde Gaza que difunde la Red Romana de Solidaridad con Palestina.

    Correspondencia desde el frente en el 20° día de operación militar sobre Gaza
     
     
    Gaza, 27 julio 2014 – hora 9.51 ”
     
    Una tregua de 12 horas, desde ayer a las 8 hasta las 20, después algún otro misil y ataques aéreos y luego el anuncio de una extensión de 12 horas más. En medio de la tregua humanitaria, la gente ha salido ‘salida para ver”, ha querido volver a ver sus aldeas,  a sus casas, a los lugares dejados a la carrera para escapar de las bombas y la artillería. Encontraron la devastación. Alguien me dijo que no era capaz de encontrar donde estaba su calle,  su casa. Una pila de escombros, aún humeantes. Cráteres profundos que han penetrado en la tierra rodeados de los restos de las casas en las que se puede reconocer algún objeto medio roto y chamuscado, un sofá, el zapato; subiendo sobre uno de estos cráteres  se podía reconocer la existencia de una farmacia, aún había unas cuantas cajas de píldoras, polvo y stikers para la diabetes.
     
    Cortinas que revolotean agujereadas, trozos de cristales rotos y puertas catapultadas a decenas de metros. Aquí y allí, donde se solía meter a los animales (burros, ovejas, gallinas), al lado de la casa, se encuentran los restos, muertos y ahora en putrefacción, que desprenden un olor indescriptible. Cerca del hospital de Beit Hannoun, un cochecito de bebé, usado para el transporte de personas con discapacidad, sigue allí en medio de la carretera torcida mirando el desastre en frente él.
     
    No todos pudieron acercarse a sus hogares; a la gente de Kuza’a pueblo rural al sur de Khan Younis, se le ha ordenado que no vaya a las casas de la frontera… cañones y francotiradores siguen disparando a los que se acercan.
     
    El número de muertes sigue en aumento; en las horas de tregua se excava en los lugares de exterminio y se recuperan civiles bajo los escombros, son 151 al final del día.
     
    En este momento se oyen nuevas explosiones en la distancia… tal vez la tregua ya no rige…
     
     
    Ultimo triste balance:
     
    1049   palestinos muertos (el 80% civiles)
     
    150 cuerpos encontrados ayer bajo los escombros
     
    6000 heridos palestinos
     
    37 soldados israelitas muertos en el campo de batalla en la frontera ocupada
     
    2 civiles israelitas 1 tailandés muertos por misiles lanzados desde Gaza
     
    160 heridos israelitas.
     
    La guerra continúa.
     
     

  • ana rodrigo

    Copio y hago mías las palabras del autor de la primera carta. “derramo lágrimas, cálidas pero inútiles lágrimas de dolor y de pena, de enojo y de miedo. ¡Esto no puede estar pasando!”

  • Jorge Alvarado

    Gracias, María, y gracias a Mads, Walaa y Mohammed. Es terrible que tengamos que dar gracias por recibir noticias que duelen tanto, sin apenas poder hacer otra cosa que sufrir y rezar. Pero mucho más terrible es lo que ha sufrido el pueblo palestino desde 1947 hasta hoy, en lo que queda de Palestina. Lo cual resulta ser todavía más terrible cuando se sabe que gran parte del pueblo palestino desciende de los judíos que se quedaron en Palestina después de la supuesta diáspora del 70 dC. Lo cual quiere decir que las “fuerzas de seguridad” israelitas están masacrando a sus propios primos-hermanos. Como siempre, Caínes matando Abeles. (Para comprender por qué está pasando esto, ayuda leer los libros del historiador Schlomo Sand, “La invención del pueblo judío” (2011) y “La invencion de la tierra de Israel” (2013), publicados por Akal.)

  • m. pilar

    ¡Hemos perdido todo el sentido común!

    La pasividad del mundo ante este hecho, es vergonzoso.

    Y la crueldad del ejército judío y sus mandatarios… no se puede comprender… ellos que han sido injusta y cruelmente tratados.

    ¿Cómo no caen en la cuenta de lo que están llevando a cabo?

    ¿Cómo podemos ayudar a que este mundo cruel ¡¡¡despierte!!! de su letargo?

    mª pilar

Deja un comentario