Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5583 Artículos. - 89088 Comentarios.

Diálogo sobre el materialismo científico

Blas Lara

Nuevos planteamientos para viejos problemas
Señores, tendrán que ir buscando otras explicaciones

Este artículo vuelve sobre un materialismo radical contrario no solamente a las religiones sino a la filosofía y a la ética más aceptada académica y socialmente.

Creo que este tipo de artículos merecen una reflexión que reconozca las dificultades de los problemas planteados y atisbe soluciones razonables. He compartido esta preocupación con mi amigo Gonzalo Haya y nos ha parecido que podemos dialogarlo con los lectores de ATRIO.

En primer lugar me pregunto ¿Se explica todo el sistema humano de respuestas solamente con los procesos físico-químicos?

Por ejemplo sabemos que si se inyecta en una determinada región del cerebro de una oveja virgen una cantidad extremadamente pequeña de una hormona, la oxitocina, se pueden inducir en la hembra animal unos comportamientos característicamente maternos hacia crías que no son suyas. (Seguramente también en una hembra humana). ¿Origen químico de los instintos?

El problema de fondo es el mismo que escribí hace unas semanas en un artículo sobre la bioquímica del amor. ¿Se puede postular que el enamoramiento sea pura y sola bioquímica?

Gonzalo Haya: ¿Propones un materialismo reduccionista a ultranza?

Blas Lara: Yo acepto sin restricciones ni reservas aquellas consecuencias que derivan legítimamente  de los avances de la ciencia contemporánea sin que me inhiban consideraciones filosóficas ni religiosas. Pero no iré más allá de lo que estrictamente demuestran. Ampliaré  estas ideas más adelante .

Mi finalidad es la de llamar la atención del lector sobre la necesaria actualización del pensamiento frente a los replanteamientos de la ciencia.  Porque si todo fuera pura química, estaríamos frente a un problema filosófico de talla. Viejo problema, pero muy actual.

Quiero decir que una respuesta cerradamente reduccionista  socava los viejos cimientos del edificio filosófico  que cobija al pensamiento cristiano clásico. A parte de que el reduccionismo materialista  nos aboca a un existencialismo de desesperación, absurdo y sin sentido.

Pienso que deben de ser pocas las personas que estarían dispuestas a aceptar el materialismo reduccionista puro y duro; porque, si se es realmente consecuente con él, serían muchas las derivaciones que se seguirían sobre el plan filosófico, religioso y aún personal en la vida de cada uno.

Entiendo que el pensamiento occidental, y particularmente el cristiano, tiene que ser capaz de afrontar con valentía las bases de cuestiones eternas, partiendo de los datos de la ciencia contemporánea. Hay muchas cuestiones, especialmente las relativas al cerebro ‑y al espíritu‑ que convendría tratar de reformular. Es eso solo lo que pretendo.

GH: Las consecuencias éticas a mí me valen para rechazar el materialismo radical, porque considero válido un conocimiento valorativo, aunque tenga sus imprecisiones, y es el que empleamos en las cosas más importantes de la vida. No sé si es posible dar una respuesta a ese materialismo en el plano científico. En todo caso sería oportuno mostrar por qué los científicos en general han superado ese materialismo del siglo XIX o del XX.

BL: Yo tengo precisamente la impresión contraria. Pienso en amigos y conocidos que se declaran abiertamente materialistas, y en muchos otros  que parecen pasar tranquilamente de la cuestión.

Concedo que son muy aparentes las diferencias entre la materia inerte y la materia viviente

GH: ¿Por qué mencionas ahora la diferencia entre la materia inerte y la vida?

BL: Precisamente porque para la doxa común de la gente ordinaria, no hay razón para plantearse el problema.

Algunas de las características más simples, que diferencian la materia inerte ‑por ejemplo un trozo de metal‑ de la materia viva que compone un organismo cualquiera:

  • Hay desagregación de partes en la materia inerte versus la unidad e integración de componentes en la materia viviente. En esta unidad del organismo vivo, se pueden destacar varios, más bien múltiples, sistemas jerárquicamente organizados, funcionando secuenciados con controles muy finos de los parámetros directores.
  • Materia inerte. Estabilidad del conjunto de las partes ‑átomos, moléculas‑, desplegadas en el espacio y mantenida gracias a fuerzas físicas.
  • Materia viva. Estabilidad funcional en continua autoconstrucción. Despliegue en el tiempo. Replicación. Metabolismo. Mecanismos de selección natural. Etc.

Estas diferencias que todo el mundo percibe parece que bastarían para asentar la proposición de que una cosa es la materia, y otra es la vida y los fenómenos que conlleva. Una cosa son las moléculas de las hormonas de oxitocina y otra los comportamientos maternales de la hembra oveja.

GH: La diferencia está clara, y veo que eres honesto acumulando los argumentos que más bien  apoyarían la posición filosófica y cristiana.

BL: Sin embargo la ciencia contemporánea explora la « a-bio-poiesis » que eliminaría las diferencias ontológicas entre la materia inerte y la materia viviente

Con ese nombre, a-bio-poiesis, derivado del griego, se designan hoy los estudios de los orígenes de la vida, en particular en el planeta Tierra. Excluyendo, bien entendido, la intervención directa de un Agente Divino (Dios).

(Un tratamiento científico de este tema lo pueden encontrar en un libro bien documentado y muy equilibrado: Sobre el origen de la vida, de Manuel Martínez Luque-Romero, un investigador que posee amplios conocimientos tanto científicos como filosóficos).

CONSTATACIONES:

Han quedado establecidos por la investigación actual, de manera teórica y a veces empírica pero siempre con solidez y coherencia, los elementos de doctrina siguientes:

  1. Todas y cada una de las características que se atribuyen a la  vida: replicación, metabolismo, mecanismos de selección natural, etcson constatables científicamente,  que existen amagos – más que eso –  inicios, ensayos evidentes, en la materia inerte prebiótica. No es aquí el lugar apropiado para apuntalar estas afirmaciones. Me remito sea a una amplia literatura que se puede encontrar hasta en internet. (O en la obra de Manuel Martínez citada más arriba).
  2. Tan es así que es más que plausible que la aparición de la vida se pueda ya explicar a partir de la química en términos teóricos,  aunque por ahora parcialmente.
  3. De ahí se puede inferir también con cierta probabilidad que tiene que haber vida ‑de una forma u otra‑ en los espacios interestelares, puesto que la química y sus leyes son idénticas en cualquier lugar y tiempo del universo. Con tal de que, en ese lugar y tiempo, se den las condiciones físicas y químicas apropiadas para la emergencia del material biótico.
  4. Geólogos y paleontólogos han hecho inventario, a lo largo de la historia del planeta Tierra, de una serie de acontecimientos susceptibles de propiciar los procesos de biogénesis.
  5. Si el Big Bang aconteció hace 13,8 Ga (mil millones de años), el origen del planeta Tierra se sitúa hace unos 4,54 Ga y los primeros indicios de vida, fósiles bióticos, han sido localizados hace 3,5 Ga en Akilia, Groenlandia.
  6. Por consiguiente tratamos aquí de enunciados relativos a eventos históricos. No de meras construcciones metafísicas de valor epistemológico cuestionable. Contra facta non valent argumenta.

GH: No entiendo mucho de esas constataciones que presentas, pero las consecuencia que yo sacaría de ellas es que la vida es una prolongación -algo más compleja, pero prolongación- de los procesos fisico-químicos.

BL: PRIMERA CONCLUSION: Así lo creo. Lo que no se debe, de ninguna manera, es ignorar estos datos de la ciencia. Como no se puede ignorar, en nombre de mitos y creencias, la existencia de los dinosaurios, la teoría darwiniana ‑u otra variante‑ de la evolución de las especies, Lucy, la existencia de homínidos, etc. Es ceguera, quizás confortable, pero no honrada intelectualmente.

GH: De acuerdo. Y la tarea de un científico cristiano es interpretar sus creencias a la luz de las nuevas constataciones empíricas. La religión no dice cómo va el cielo sino cómo se va al cielo.

BL: Aunque mi  explicación personal del rechazo del materialismo radical tiene que quedar para otro artículo, no puedo concluir éste sin apuntar a la objeción más importante que suscitan estas teorías científicas.

Estas teorías nos explican con bastante plausibilidad el cuándo, y el cómo de los orígenes de la vida. Pero no el para qué. Falta el sentido, y el impulso, cuando no una forma de diseño.  Con las interrogaciones sobre el para qué y el sentido entramos ya en la metafísica. Un dominio en el que los científicos no tienen derecho a entrar; y, si lo desean, habrán de quitarse la bata blanca de científicos y despojarse de una autoridad que pierden al entrar en ese terreno.

Dogmatismo científico. El punto de partida implícito – un axioma oculto que subyace a los razonamientos cerradamente reduccionistas de ciertos científicos – es que no hay pregunta que no pueda ser respondida en términos de física y química. El fallo grave de este axioma, o presupuesto, es que no hay manera de probarlo. Para creer en él hay que asumirlo sin más interrogación. Se ha cambiado una fe por otra fe. Puesto que fe es suspender la acción de la inteligencia y someterse precríticamente a una manera de ver el mundo (Teilhard de Chardin).

GH: De acuerdo. Creo más bien que es cuestión de delimitar el campo de competencias de cada uno. A la ciencia le corresponde explicar cómo se producen los diversos fenómenos inertes o vivos; pero no debería hablar, ni en positivo ni en negativo, sobre un antes y un después.  A la filosofía y a la ética les corresponde interpretar y orientar la relación del hombre con la naturaleza.

BL: En conclusión. Señores, que viven instalados en arcaicas visiones del mundo predarwinianas, ¡ tendrán que buscar otras explicaciones!

Es tarea del hombre del XXI, especialmente si es cristiano, buscar nuevas y radicales formulaciones, so pena de caer en el nihilismo más negro. ¿O es que hay que vendarse los ojos?

ANTICIPO DE UNA SEGUNDA CONCLUSION

En un artículo próximo explicaré cómo admitiendo sin reservas la teoría de la biogénesis no me quedo en un materialismo cerrado, porque rechazo como ciega y engreída la actitud del autoproclamado ateo, sobre todo si es además militante de sus ideas.

Desarrollaré en cuanto me sea posible un concepto monista de materia y vida que no puedo explicar en términos puramente científicos. El Espíritu late, vibra, en la materia, y es objeto de nuestra admiración y asombro. Tal como sentimos tanto en la inmensidad de los espacios, y sobre todo al asomarnos a lo infinitamente pequeño, a los fantásticos abismos del átomo.

Partiré en mi azarosa aventura guiado por ideas de viejos amigos como Baruch Spinoza, o de personajes recientes como el físico cuántico David Bohm. Espero tener buena suerte en mi caminar.   Y contar con la comprensión y tal vez la ayuda de algún lector.

113 comentarios

  • Juanel

     
    Yo también me quedo Santiago con lo revelado, con la manifestación de Dios en Jesús. Ella sola me es más que suficiente y aunque estoy en ello con empeño nunca me siento a la atura. Pero si te fijas en esa revelación de Jesús NADA se dice sobre el Cosmos, la Naturaleza, la Ciencia,… que sea relevante. Encontrar en toda la Biblia textos que incidan en estos temas es una tarea difícil, son escasos y los que hay siempre tienen una interpretación centrada en el ser humano que es lo importante en ella. Por ello hacer una Teología de la Naturaleza nunca ha tenido demasiada relevancia, excepto en la actualidad por el auge de la ética ecológica. Esto me deja libertad para pensar el mundo natural como quiera, pues en definitiva carece de relevancia para la fe. Lo importante para la fe es el ser humano individual y colectivo y la naturaleza sólo se ha considerado hasta ahora como el entorno humano, no precisamente con el respeto debido, sino mirada como lugar de dominio para él: “dominad la Tierra”.
     
     
    Sobre la finalidad en el mundo natural recuerdo que en mis clases de Biología del Bachillerato les decía a mis alumnos “es común decir que los ojos son para ver, los oídos para oír,…., sin embargo, en biología evolutiva tenemos que decirlo al revés, vemos porque tenemos ojos, oímos porque tenemos oídos,….., primero son las variaciones morfológicas que surgen de la variabilidad genética, y luego esa estructura se usa en una función a menudo distinta a la que acaba sirviendo. Los ojos se han conservado en esa función de ver, con modificaciones cada vez más eficaces, al producir ventajas adaptativas al medio y en la reproducción de la especie. La evolución no es finalista sino oportunista”. Si se toma una posición finalista implica asumir el Logos, que no forma parte de la Ciencia, mientras que en una posición oportunista el Logos no es necesario, por lo que podemos seguir haciendo Ciencia sin mezcla con la Metafísica.
     
     
    Que no Santiago, que no, que las cosas no tienen inteligencia ni nadie se la ha dado, si alguien se las hubiese dado serían inteligentes y comprobamos en todos los casos observados que no lo son. Es el pensamiento humano quien puede hacer tal cosa. Disney humanizó a los animales con bastante gracia, otros le dan vida a las piedras.

  • Santiago

    ES POR eso Juanel porque no poseen las cosas inteligencia en si mismas, alguien tuvo que dárselas, que la posea en grado sumo….No es la Ciencia en si a la que llega esta conclusion sino nosotros mismos los humanos “pensando” y por deducción…que es un método correcto de conocimiento…Por tanto, si esto se relaciona con la FE…entramos en otra dimension spiritual…..pero quizas a esto le diríamos aproximación a la FE…..o base de la FE en Dios….

    Claro que el método cuantitativo-mecánico no puede identificar el misterio de Dios….La Ciencia solamente puede investigar las causas eficientes que se identifican…No puede pasar de darnos los resultados…las conclusiones son nuestras…..

    No hace falta que el N. York Times nos diga que observando la naturaleza y el Universo, y los seres vivos, hallamos orden, plan, afinamiento sutil, intencionalidad y propósito….Nosotros vemos esto en conjunto…basta presenciar una noche estrellada….basta ver microscopicamente como el espermatozoide penetra en el óvulo….basta vivir el amor de padres….Existen procesos “inteligentes” autonomos y libres en el Universo en que vivimos…Nosotros mismos somos inteligentes y podemos llegar hasta la abstracción…y el raciocionio…que es lo que estamos hacienda tu y yo

    Desde tu mente científica no puedes negar la inteligencia en el Cosmos….Se que no la podemos ver en las causas
     próximas…..pero el Creador se dirige a las últimas causas…..pues existe intencionalidad y propósito en la dinámica
     humana,,,de hecho nadie puede obrar sin un motive o propósito….y asi si contemplamos el ojo humano….sabemos\
     que el propósito del ojo NO es el gol del mismo ojo y por el mismo ojo. El propósito ultimo y final del ojo -la causa
     ultima del ejercicio complejo de esta parte del cuerpo- es que el ser viviente pueda ver los objetos del mundo con
     ellos. La existencia de una FINALIDAD -no mero accidente- implica el diseño de alguien inteligente que lo produjo, aunque NO es un prueba absoluta….sino que lo sugiere muy probablemente……Y es que los cuerpos naturales que no
     poseen en si inteligencia actúan orientados hacia una meta FINAL -no inmediata- que es un bien para ellos. Llegan a la meta -no por accidente- sino INTENCIONALMENTE  y con un propósito…Todos nuestros procesos vitales llevan en si un intencionalidad….y un propósito….aun admitiendo que nuestro origen fuera un mero accidente de la maateria….

    Dios pues nos habla en el lenguaje de la Creación, en su inteligente proyecto que es el Universo y ademas nos habla a nuestra mente, que El últimamente tambien creó para que pudiéramos escucharlo, oírlo y entenderlo…de otra manera no sería el Dios “con nosotros”, no sería amor inmanente…Tiene que relacionarse con nosotros…Juanel, que
     esto pertenezca a la FE…no quiere decir fideísmo ciego….sino una fe que tiene una base racional..Esto no es claudicar ante la fe…y traicionar a la Ciencia….mas bien, es “validarla”…pues las 2, fe y ciencia, tienen un mismo origen…..no son independientes….Por eso, hemos de huir del mero antroporfismo, del deísmo, del panteísmo, del panenteísmo…y quedarnos con el Dios-amor…..revelado en Jesucristo redentor…

    Un abrazo     de Santiago Hernández

  • Asun Poudereux

    Por mi cabeza nunca pasó polemizar, Juanel. Introduje esas calificaciones del Bing-Bang, una tomada, a modo de provocación, del título de una obra de  Jean-François  Robredo, philosophe et historien des sciences, pour son livre “Le Big Bang est-il un mythe?” (PUF, 2014) y las otras del desarrollo de la entrevista.
    A lo que no oponía resistencia: Aurélien Barrau, astrophysicien, professeur au Laboratoire de Physique Subatomique et de Cosmologie et enseignant à l’Université Joseph Fourier Grenoble l’auteur du livre « Big Bang et au-delà » (Editions Dunod, 2012).
    Ambos intervienen en un debate en la « Tête au Carré » programa del 26 de Junio en France Inter :
    http://www.franceinter.fr/emission-la-tete-au-carre-le-big-bang-est-il-un-mythe
    Quiero dejar claro que en ningún modo pretendo reducir, ni rebajar y menos descalificar  la ciencia, pues quién soy yo para hacer tal cosa, si solo sé que no sé nada. Por lo que sí apuesto es a abrir siempre puertas, que yo llamo espacios de humildad para entender mejor lo poco que sabemos, a pesar de conocer gracias a la ciencia cada vez más y más. Es lo que me transmiten estas personas en la entrevista. Y por supuesto me puedo equivocar en esto y aquello.  Pero nunca lo haría un problema.
     
    Siento haberte dado esa sensación, de veras. Y por mi parte me ha asombrado que hayas puesto nombre a la opción que dices tengo. Tampoco, Juanel, me siento amenazada por la ciencia, al contrario, desde niña me he sentido muy atraída por este campo que tocamos. En casa hay, además,  una científica hecha y derecha, bióloga y bioquímica. ¿Qué más puedo pedir. ¿No?
     
    Y como apunte final, a los científicos, como a todo el mundo, les viene bien tener sentido del humor, que por cierto viene de humus, así como humano también, nada más cerca de la realidad que somos.
     
    Con mis mejores deseos.

  • X. Gundín

    Blas F. Lara: La división clásica era entre idealista, materialistas y asegún o agnósticos. La relación entre estos tres daba muchas más variantes que las cuatro primeras que tu pones. Yo me quedo con la clásica.
     
    Juanel, Mª Luisa: Tardaré algo en respondrer a vuestras observaciones. Por falta de tiempo y pq me meteis en tales lios que tengo que pensarlo.

  • Juanel

     
    Asun, no quiero ni me apetece polemizar contigo, no por que no quiera dialogar sino por respeto a tu opción de ver las cosas desde el Uno, la unidad en la que todas las cosas y nosotr*s incluid*s “somos” o participamos en ella conformándola. No es mi opción. Sin embargo, cuando cualificas el Big-Bang como mito, pirueta de la ciencia muy limitada en su explicación del inicio del Cosmos, el cual ves como misterioso, no puedo hacer otra cosa que pedirte que lo retires. No veo ninguna razón que para apoyar tu opción por la unidad en el ser necesites rebajar, reducir y hasta descalificar la investigación científica. ¿Te sientes amenazada por la Ciencia? ¿Por qué?
     
     
    Santiago, insistes en que la materia-energía no tiene capacidad para auto-organizarse, que necesita una inteligencia y una energía “espiritual” que la informe y la dirija, ¿por qué? Mi respuesta: la hipótesis de que no tiene esa capacidad lleva implícita que alguien inteligente debe dársela, con lo cual la hipótesis parte de la fe, no del mundo que percibimos y observamos, lo que hace necesario a Dios para todo: origen, evolución, sostenimiento,… del Universo y lo que contiene. También la hipótesis deriva de la antropomorfización del entorno natural, es decir, si nosotros manipulamos las cosas, creamos cosas, las diseñamos, las construimos, por nuestra capacidad e inteligencia, las cosas que no hemos fabricado nosotros pues requerirán también una capacidad e inteligencia para hacerse. La inteligencia no es una cualidad de las cosas sino de nuestra especie humana.
     
     
    El problema está en que al estudiar el comportamiento de las cosas y de los seres vivos NO descubrimos ninguna inteligencia, ni dentro de ellas ni fuera de las mismas, no siguen de ningún modo pautas inteligentes. Me explico, en sistemas próximos al equilibrio los procesos siguen con marcada regularidad pautas que se repiten con alta frecuencia, tanto que pueden estudiarse con precisión en gráficos, funciones, fórmulas y leyes. En sistemas alejados del equilibrio por el contrario siguen pautas aleatorias de modo que el grado de precisión desciende hasta el azar (50% de probabilidad) o incluso menor. Si esto sucede así la pregunta sería ¿por qué razón nos resulta a nuestra inteligencia tan coherente el mundo que vemos? ¿no debería ser un caos informe? Pues no. La estadística nos dice que cuando se trabaja con grandes números de forma aleatoria, aparecen pautas regulares. La teoría del Caos nos dice que no todo en un sistema caótico es irregular, sino que aparecen ordenaciones fractales repetitivas. La coherencia que percibimos no es real, sino que se produce por un proceso selectivo que se fija en lo relevante y ordenado y deja de lado todo lo demás caótico y lo elimina. Nuestro cerebro funciona en la percepción y más en la consciente, de forma exageradamente selectiva de la abrumadora estimulación externa que recibe. La coherencia que resulta de la selección de estímulos, se ha visto favorecida por la evolución al resultar eficaz para pautar el comportamiento.

  • Santiago

    La autonomía del sistema para dar origen al Universo y a los seres vivos no pudo dársela el mismo sistema a si mismo….puesto que esta información para organizarse inteligentemente y dar lugar a un mundo complejamente inteligente que existía ya presente en el sistema necesitó una fuerza exterior que  diera lugar a la capacidad a estos procesos que son irrepetibles…debido a las constantes cósmicas y vitales situades en límites extrechísimos..

    Atribuir estas propiedades al “sistema” es atribuir las propiedades esenciales divinas a la energía/material que no las
     posee…ya que las “cosas” no son inteligentes, ni pueden pensarse a si mismas
    ..
    Es mucho mas lógico pensar que el Universo tiene una causa inteligente y personal  en vez de dislocar a la energía de sus verdaderas propiedades…que no son las del espíritu..Las dos cosas, Juanel, son diferentes..

    Un cordial saludo de Santiago Hernández.

  • Asun Poudereux

    “Si  entiendes, las cosas son tal como son. Si no entiendes, las cosas son tal como son” (Proverbio zen, tomado del libro “Otro modo de ver” “Otro modo de conocer” de Enrique Mártinez Lozano ).
     
    El Big Bang,  una hipótesis que no deja de ser un mito del siglo XX, en lo mejor de su acepción, para intentar dar una respuesta al inicio del Cosmos que hasta ahora conocemos. Solo es comprobable que el Cosmos está en periodo de expansión. Y poco más. Es digamos una pirueta de la ciencia, muy limitada en su explicación ya que no es demostrable, pero muy oportuna y enriquecedora en lo que abre a la ciencia a infinidad de respuestas e hipótesis varias.
     
    Una manera de ver diferente es reconocerse en el Cosmos desde lo inmenso y misterioso  que es y, de ahí,  ir paso a paso hasta el espacio del planeta Tierra y verse en un ser humano más en ella y por supuesto en todo él, dejando a un lado olvidado el ser centro único del universo- mundo que hemos construido con nuestra mente, por el contrario, verse más bien, todos y todo, centros múltiples y diversos de lo Uno  que es y somos.

  • Juanel

     
    Blas, no me apunto a ninguna de las formas de situarse ante el materialismo científico que indicas. Así que me debo apuntar a la 6. ¿? Vamos a ver, la Ciencia no lo conoce todo, ella misma dice que sólo alcanza un 5% de lo que sabe que existe, pero que no consigue determinar que es (¿energía y materia oscura?). No obstante ese 5% que dice conocer no son conocimientos fragmentados, descosidos… sino muy precisos y enhebrados en un cuerpo coherente, lo suficientemente probado para dar una capacitad de predicción, de confianza y credibilidad muy alta. En este 5% soy materialista científico radical, pero no ateo, al contrario tengo fe en Dios y aspiro a ser un buen seguidor de Jesús.
     
     
    Pero por otro lado es el propio método científico el que no alcanza a saber la relación que guardan sus conocimientos con la Realidad tomada ésta como totalidad. ¿Por qué? Pues porque para estudiar la realidad tiene que limitar el número de variables que entran en juego en un proceso o fenómeno, buscar entre ellas cual está implicada en el resultado, y buscar la probabilidad de incidencia tras un número significativo de experimentos siempre finito y no demasiado alto. Los modelos elaborados de este modo pues son relativamente válidos hasta que dejan de funcionar, algunos con una probabilidad de ocurrencia muy próximo al 100%, pero no dejan de ser probables o muy probables y también parciales, provisionales. La distancia que existe entre lo que conoce la Ciencia con la Realidad Total, pues el propio procedimiento impide determinarlo.
     
     
    Dicho esto, aventurar hipótesis sobre la Realidad Total que incluya la Realidad Física conocida sin alterarla y menos contradecirla, me parece una aventura falaz, porque al carecer de datos se puede decir cualquier cosa. Cierto que hay hipótesis descabelladas, absurdas, incluso malévolas, pero también las hay mejores más cerca de cierta razonabilidad o más creíbles. Sin embargo, ya digo de entrada que no me interesan más allá de cierta curiosidad. Lo que sí me niego a admitir son ciertas hipótesis de esa Realidad Total que incidan directamente en el modo de ver las cosas, al ser humano y a su entorno, de modo inverso o incluso distinto al modo en que el materialismo científico le da. En todo caso podría AÑADIRSE pero en ningún caso desde mi punto de vista alterarlo. ¿Por qué? Pues porque la explicación científica, aunque insuficiente, está mucho más asentada y probada que cualquier aventura hipotética de la Realidad Total, sobre la cual es imposible dar ningún dato, ni demostrar nada y ni siquiera mostrarla. Y es que mi fe en Dios no incide para nada en como sea o deje de ser esa Realidad Total que a muchos preocupa.
     
     
    MªLuisa, creo que te has explicado muy bien y veo la diferencia entre las dos definiciones de esencia que expones. En una implica el Logos en la otra no, sólo estructura.

  • Juanel

     
    X.Gundín, ¿diferencias espíritu de inteligencia (racional, emocional, espiritual, religiosa,…)? Espíritu un sustantivo que nombra “algo” no es lo mismo que inteligencia espiritual, o espiritualidad, que indica una función, actividad, modo, o comportamiento de nuestro cerebro en un área específica. Y tal como dices la memoria, la consciencia y la inteligencia operativa pueden no solo manipular el entorno, sino retrotraerse sobre sí mismas, modificarlas y hasta objetivarlas como objeto de estudio introspectivamente o en las relaciones interpersonales. ¿Esto supone que nos vemos obligados a añadirles un plus que no sabemos bien de dónde sale? Bueno algunos neurocientíficos piensan que sí y han propuesto la hipótesis de los “qualia”. Designa todo aquello de la “mente”, que no podemos asignar por ahora directamente a un resultado de las conexiones sinápticas entre neuronas, junto con la acción de los neurotransmisores y hormonas.
     
     
    Los qualia, sin embargo, no es otra cosa que una hipótesis de trabajo, que funciona para precisar que es lo que aún no tiene una base estructural-fisiológica o funcional en nuestro cerebro. Y es bueno que se haga. Lo que ya no es tan bueno, en mi opinión, es que se le dé a los qualia una base real saliéndonos del marco de las Neurociencias.
     
     
    Vuelvo a insistir en que no encuentro razones para dejar de considerar las funciones mentales superiores como funciones cerebrales, y por tanto, como epifenómeno de la organización estructural y funcional del cerebro, originada por evolución natural y humana.

  • Diversidad de actitudes ante el problema del materialismo científico

    1. Los creacionistas ingenuos. Tanto los que se atienen a la literalidad de la Biblia, como los que son prácticamente dualistas, cartesianos in saberlo. Son actitudes cómodas, porque proveen con respuestas “prêt-à-porter” para todo.
    2. Los que ya lo saben todo porque han oído campanas sobre la evolución, la teoría atómica, el Big Bang, etc. En razón de esos conocimientos, más o menos profundos, se dicen materialistas convencidos y se autoproclaman ateos satisfechos.
    3. Los que saben que la Ciencia actual nos ofrece conocimientos fragmentados, parciales y descosidos de lo real. Vamos en la buena dirección, pero asintóticamente. Nunca llegaremos al Todo. Pero seguiremos buscando. “Voy todavía” (Oscar Varela). Haciendo camino al andar.
    4. Los que se sienten frustrados porque no se resignan a aceptar nuestra irrevocablemente  limitada condición humana. “Acudan a otra ventanilla” (Rafael Blasco Plà) que  es siempre la respuesta que encuentran por el camino de la ciencia.  En consecuencia, fieles a su búsqueda de absoluto y de sentido, se tornan  hacia la vía mística o la ética del Amor universal.
    5. Los que pasan de la cuestión. Donde no hay respuesta, no existe el problema.
    6. ¿?

     
     

  • M.Luisa

    Hola, X.Gundín!
     
    Mi intención no era la de corregir ¡faltaría más! Sino sólo mostrar, aunque sin éxito, por lo que se ve,  la diferencia entre una definición y otra.
     
    La simple que abarca desde Aristóteles  hasta la física newtoniana, pero que por desgracia no ha desaparecido del todo
    1-    Esencia es el conjunto de características necesarias e imprescindibles para que algo o alguien sea lo que es.
    Parece como  que tal definición está dirigida por un logos  cuyo modo de afrontar la realidad sería concebirla como sustancia  en forma de  mosaico o conglomerado sin estructura interna.

    Y la compleja que surge a partir de los descubrimientos de la relatividad, indeterminismo etc., 

    2-  Esencia es el sistema básico y constitutivo de todas las notas necesarias y suficientes para que una “realidad sustantiva”  sea lo que es.
    Ya, aquí a primera instancia, se nos dice que la esencia es estructura y por tanto ya no está tan a primera mano del logos  como término de nuestra manera de afrontar las cosas reales, sino como momento estructural de ellas y 
    por tanto, la esencia no es principio de especificación expresado en una definición sino que es un momento estructural físico de la cosa tomada en y por sí misma.
    Un saludo

  • X. Gundín

    Juanel, 1 Julio 11:42
    (Continúo)
     
    La esencia y el espíritu aparecen con las nuevas materias o sujetos.
    Yo no se si nacen en ese momento, o emergen, o emanan, o son infundidas.
     
    Lo que si me parece es que una vez comprendido por nosotros, por nuestra inteligencia<>espíritu, éste comienza a estar en condiciones de reproducir o modificar, el fenómeno principal o crear exnovo otro fenómeno aprovechando el nuevo conocimiento. Capacidades de nuestro idear.
     
    Luego, y de esta manera, nuestro espíritu actua sobre la materia.
     
    Mis dudas tengo sobre la calidad de algunas de nuestras actuaciónes. Me refiero a lo que llaman tecnonaturaleza. En veinte y pico años de trabajo de hortelano pude comprobar que la agroquímica es capaz de producir plantas, si, pero sólo plantas enfermas.  Si quieres plantas sanas no te inventes la naturaleza, limítate a imitarla.

  • X. Gundín

    María Luisa, 2 Julio 9:22
     
    Yo puse la definición de esencia más simple que encontré.
    Gracias por tu rectificación, pero no acabo de ver la diferencia, fuera de las palabras y la complejidad, entre
     
    * conjunto de características necesarias e imprescindibles para que algo o alguien sea lo que es, y
     
    * sistema básico y constitutivo de todas las notas necesarias y suficientes para que una realidad sustantiva sea lo que es.

  • X. Gundín

    Juanel, 1 Julio 11:42
     
    No convertir el espíritu en sustancia me parece acertado.
    Pero sobre que sea tan simplemente un epifenómeno (http://lema.rae.es/drae/?val=epifen%C3%B3meno) habría algo más que hablar.
    Me refiero a que el epifenómeno no tenga influencia sobre el fenómeno principal al que acompaña.
    Me parece que no modifica directamente el fenómeno principal, pero si que pasa a formar parte de nuestro conocimiento y con este si podemos modificar aquel.

  • Juanel

     
    Tu ves Santiago la causa del mundo en la exuberancia de la creación para la gloria de Dios. Yo la veo en la causa de la justicia, en la causa de Jesús. Pues “todas las cosas han sido hechas en él,… por él y para él” “el primogénito de toda la creación”. Lo importante entonces no es la creación de este inmenso Universo, ni todo lo que contiene, sino el triunfo del bien al final de la historia de la humanidad, que recapitulará todo cuanto haya existido para que permanezca en lo eterno de Dios. Lo demás gira entorno a esto, por lo que es suficiente que la aparición de lo humano en el Cosmos sea posible. Que sea posible no significa que el ser humano sea el centro, la razón, el sentido o la finalidad de todo lo demás, con una evolución dirigida hacia él, sino sólo que exista la posibilidad de darse, es decir, que la línea evolutiva humana no se extinguiese. No ha sido necesario para ello ninguna intervención divina especial, mágica o milagrosa, sino que esa posibilidad de que el Universo produjese galaxias, el Sol, los Planetas, la Tierra, los seres vivos y la especie humana, estuvo siempre presente generada en el tiempo y autónomamente por el sistema.

  • Juanel

     
    Amigo Santiago, no pretendo que dejes tu modo de ver las cosas tu cosmovisión, pues es un modo viable que parte de la fe. Fe en el Ser Incondicionado, creador y sostenedor de todo cuanto existe y por tanto diseñador inteligente. Incluso puede pensarse este diseño inteligente sin afectar al método científico, si se coloca como “causa segunda” que da sentido a todo cuanto hay y ocurre. Se apoya en la escasa probabilidad, algunos la anulan hasta lo imposible, de que la evolución cosmológica, físico-qímica, geológica y biológica haya podido ocurrir de forma autónoma y no dirigida. Bien, es posible que sea dirigida. Es más el asombro y la perplejidad que surge a cada paso al observar el entorno natural y humano parece de inmediato confirmarlo. Tú te empeñas en decir que ésta es la única posibilidad, que es la VERDAD, y que tomar las cosas de otra forma es apartarse de la verdad para negar la existencia de Dios, es decir, la base del ateísmo.
     
     
    Yo voy por otro lado. La creencia en la existencia de Dios o en la no existencia, o su postulado más light tomar a Dios como improbable o probable, no depende de la posición que tomemos con respecto a la realidad o cómo se formó o evolucionó, sino que está en otro plano muy diferente del discurso. Quiero decir que negar la necesidad del Ser Incondicionado, Diseñador Inteligente, no supone negar necesariamente la existencia de Dios. Si los ateos van por aquí se equivocan. Lo que se niega con ello es una IMAGEN de Dios, arquitecto del mundo, y como toda imagen de Dios es impropia de él o FALSA. La única imagen de Dios válida para nosotros los cristianos es la que se nos hay dado: Jesús de Nazaret.
     
     
    Me pregunto buscar a Dios en la realidad física, en las celdillas de las abejas, en las redes de las arañas, en la cadena de ADN, en el Big-Bang,…….. no me dice absolutamente nada sobre Dios. Sin embargo, buscar a Dios en Jesús de Nazaret tiene para mí un sentido pleno. Por tanto que el mundo se haya formado de modo autónomo, sin diseño, sin finalidad o propósito, no me influye para nada en mi búsqueda y encuentro con Dios. No me afecta en nada un diálogo abierto con los ateos o aquellos que despojan al mundo y al ser humano de la presencia y las intervenciones divinas. Puedo asumir lo que dice la Ciencia sin reticencias de ningún tipo. Si en la Cosmología no se habla para nada del dedo de Dios, ni en el origen y evolución de la vida, ni en la aparición del ser humano, ni en Neurociencia para explicar razón, memoria, sentimientos, identidad, amor,….. pues yo lo asumo sin más, porque nada de todo ello afecta a la existencia de Dios ni a mi fe en Dios y en Jesús de Nazaret. Incluso aceptando la autonomía total del mundo puedo añadir que todo lo que hay y ocurre depende de Dios, por ser por mi fe el responsable de elegir entre las posibilidades que el mundo le ofrece en cada lugar y momento. ¿No ves la ventaja?

  • Santiago

    Tambien yo, como tu, amigo Juanel, me he retrasado…por mi falta de tiempo…Sin embargo, siempre aprecio tus opinions y tu “in-put”..por eso, veo que no solo yo insisto en mi punto de vista, sino que tu tambien te empeñas, cosa que demuestra que estamos cortados con una misma “humana” tijera…..

    Pero creo que te equivocas en la interpretacion de varios puntos de vista en mi ultimo comentario…Porque la metafísica no se encuentra en un período de irreflexión o perplejidad ante el mundo creado…La metafísica ha existido desde que el ser humano pudo “pensar”.. 
       El     hecho de que “ciertos”filósofos” rechacen “a priori” la idea de Dios porque es un axioma “inventado”, no invalida la idea de la existencia de un ser “incondicionado, existente por si mismo”…Es mucho mas plausible la idea de este Dios, que ignorar la causa del Universo…Para eso esa “filosofía” tiene que despojar a la mente del poder pensar a ese SER como possible, en un dogma que llaman “científico” que niega esa posibilidad apriorísticamente
    , con todo prejuicio e inflexibilidad e infalibilidad….Y atribuir la existencia “por si misma” a la materia/energía….con todas sus infinitas propiedades….cosa que es absurdo…puesto que la materia no posee esa existencia intrínseca, ella tuvo comienzo, posee crecimiento de información y de entropía y provino del ser…Por lo tanto, la materia/energía no es Dios…y sin embargo, en la práctica muchos caen en esa falacia…de conceder los atributos de
     Dios a la materia

    Por eso es la CIENCIA la que está en crisis…Porque somos nosotros la “metafísica”  Nosotros mismos somos seres que vamos “mas allá” de la física..Es por eso -por nosotros- que tu Ciencia puede sacar sus conclusions “científicas” ya que la “metafísica” precedió con mucho al inicio de la Ciencia experimental que es solo producto de los últimos siglos.No puede haber Ciencia sin espíritu humano…y con esto NO me la estoy “cargando”, sino mas bien validándola.  Por eso ella es secundaria y está bajo el control “humano”..Primero existió el pensamiento….

    La CRISIS DE LA CIENCIA CONSISTE EN hallarse cada vez mas sumergida en profundos e inexplicables misterios…Por eso, no puede explicar el alejamiento progresivo de las galaxias puesto que la gravedad normal no es capaz de semejante aceleración, tampoco puede explicar lo que es la “energía oscura” y su verdadera function a pesar de las mútiples hipótesis que se formulan y se han formulado, no puede explicar tampoco lo”infinitamente” pequeño como es el ÁTOMO pues cuando intenta penetrar mas en su estructura, aparece siempre un límite infranqueable…y por eso no sabemos -ni siquiera la ciencia- lo que es la materia y/o la energía…y tampoco se puede entender científicamente el “abismo” insondable e incommensurable de las distancias ASTRONÓMICAS,con lo que nuestro conocimiento,partiendo de la ciencia,con respect a la real estructura y funcionamiento de la creación visible, es MÍNIMO.

    Por otro lado, para alcanzar el punto crítico de la explosion del BIG-BANG, para dar lugar a esa temperatura y a esa masa de valor infinito, en una fracción  de Segundo,se requirió una FUERZA de EFICACIA infinita tambien……Por eso, la ciencia se queda ATÓNITA ante este hecho que tu aparentemente ignoras.y por eso ante la astrofísica todo tipo de formulas y definiciones de la misma física actual DEJAN DE TENER SENTIDO, ante este hecho  .EL volumen  del Cosmos era mínimo y la DENSIDAD TENDÍA al INFINITO…

    Por otro lado, los procesos cosmo-vitales son de una precision y de una complejidad tal…el genoma humano  es de una perfeccion que asombra….el equilibrio del mundo es tan imposible….la probabilidad de la vida en nuestro
     planeta es tan lejana..que no es possible negar hoy en día una causa creadora inteligente….que dio lugar a todo el Universo y lo que contiene..por supuesto, no de manera inmediata como un “cuentecito de hadas”- sino en una maravillosa evolución cre
    adora designada, promovida y sostenida por una “causa” personal e inteligente…que dio origen a todas las cosas….Atribuir eso a la energía/materia no entra en lo que es lógico…Por supuesto, que habrá cientificos, Juanel, que se aferren a sus “dogmas” y no quieran ver todo esto…desde este punto de vista….Ellos caen tambien en la
     categoría de los fanáticos de la fe…Tanto es absurdo el fideísmo como este tipo de dogma científico
    ..
    Por supuesto, las conclusions son de las personas….La Ciencia y la Metafísica son disciplinas solamente….Somos nosotros los que sacamos las conclusions….Ellas proceden de una sola fuente que es la verdad…que es Dios…Por
     tanto, no pueden ser antagónicas, sino todo lo contrario, son complementarias…y nos llevan al Creador..

    Por otro lado, mi fe no me hace, en ningun momento, influir en lo que creo del Cosmos….Esto es una realidad objetiva….No podemos sustraernos a contemplar esta maravilla….como tampoco deja de ser un estímulo en la búsqueda de la VERDAD, que es la función propia de la inteligencia humana

    Un abrazo    de Santiago Hernández

  • M.Luisa

    Hola Juanel, puede ser que no te haya  entendido  bien, pero,  ¿extraes de mi comentario de ayer que la esencia así formulada es sólo una teoría y que por tanto  no tenga en cuenta de si tiene o no   el órgano cerebral como correlato físico? Pues, no amigo mío,   naturalmente que  está en acorde  con una determina concepción del cerebro humano,  el cual desde su aparición, el sentir crea un nuevo modo de independencia respecto al medio animal  abriendo un proceso mediante el cual un sistema nervioso complejo presenta situaciones nuevas al organismo.
     
    La ciencia, como saber mejor tú que yo, ha estudiado con gran precisión  los mecanismos de conexión físico-neuronal y los posibles modos de descripción formal de esos mecanismos que poco a poco ha conducido a  los procesos de sensación-percepción-subjetualidad –  y que han permitido advertir la estructura física del mundo real y sobrevivir en ella con eficacia adaptativa.

  • Juanel

     
    MªLuisa, por lo que llevamos hablando postulas una realidad estructurada formal y sistémica en la cual las notas encajan en su lugar en un todo, de modo que la relación mutua entre ellas hace que las cosas sean lo que son, una unidad sistemática y dinámica. Podría estar de acuerdo con ello si de lo que se trata es de fijar el modo como nuestro cerebro aprehende la realidad. Es decir, que esa realidad estructurada y formal tiene su correlato físico en las conexiones sinápticas neuronales de nuestro cerebro. Es posible que sea así. Pero presentar un Todo real fuera de este contexto me parece una incursión en la metafísica, con la que no estoy de acuerdo.

  • Juanel

     
    Santiago, tenemos dos formas contrarias de interpretar la realidad, esto lo sabemos desde hace tiempo. La mía es materialista radical, la tuya ¿cómo diría? ¿espiritualista metafísica?, es decir , la tradicional en la Iglesia y en muchas religiones. Sin embargo, ambos tenemos una fe común. La tuya hunde sus raíces en una interpretación globalizada de la realidad, creada, informada, diseñada, dirigida, planificada, sostenida, ……,por Dios, y la mía deja la realidad aparte como proceso evolutivo autónomo y se fundamenta en la esperanza humana, independiente de lo que sea esa realidad y el ser humano, su constitución, su origen… Por ello dejo el estudio de la realidad natural y humana en manos de la Ciencia, sin interferencias de ningún tipo con mi fe, porque creo que tiene el mejor método para ello aunque no sea el único, pero sí la base para todos los demás.
     
     
    La metafísica tradicional ha entrado en una crisis profunda y creo que irrecuperable como descripción y explicación de la realidad. Y esto es así porque depende de la fe como principio o presupuesto previo para elaborar todo su desarrollo posterior. Hay que creer en el Ser incondicionado, existente por sí mismo, y esto ninguna filosofía actual puede sostenerlo argumentativamente pues de lo que se trata es de una base axiomática. Si esta base axiomática se pone en entredicho todo el edificio se derrumba. Y esto es precisamente lo que ha ocurrido, el Ser incondicionado no es necesario para explicar la realidad ni lo humano tal como propone la Ciencia.
     
     
    Te empeñas en decir que en origen la materia-energía no tienen capacidad de existencia ni de ser, precisamente porque partes de la Nada, un concepto metafísico tramposo. Pero la Ciencia nos dice que la materia-energía surge de la rotura de simetría de un campo físico. No son infinitas sino calculadas con bastante precisión, cuanta hace falta para dar origen al Universo y cuanta temperatura puede originarse mediante un proceso inflacionario en una singularidad. La proposición del Ser incondicionado no aporta ningún conocimiento añadido. La materia-energía no contiene ninguna información para dar cosas. Lo que le ocurre es que cambian las condiciones en la que se encuentra, al alcanzar el punto crítico de la explosión (Big-Bang) con la consiguiente dispersión y el descenso acelerado de temperatura. Y al bajar la temperatura sucede un proceso comparable al agua que cristaliza en hielo. Aquí la temperatura ambiente obliga a la energía a producir hadrones principalmente núcleos de hidrógeno y helio. No existe información alguna para darlos ni tampoco para canguros ni ratones.
     
    Un cordial saludo

  • M.Luisa

    Se sustancializa el espíritu con la idea de esencia así definida: conjunto de características necesarias e imprescindibles para que algo o alguien sea lo que es
     
    NO se sustancializa el espíritu  con esta otra idea de esencia así definida: esencia es el sistema básico y constitutivo de todas las notas necesarias y suficientes para que una realidad sustantiva  sea lo que es”
    Lo importante es la relación mutua entre las notas que constituyen la esencia; cada nota  constitutiva está presente en virtud de su lugar en la constitución del todo. Las notas son mutuamente dependientes y a menudo pierden su identidad individual en el sistema  constituido.
    Cada realidad es así, una unidad sistemática. Este modo de concebir la esencia  está de acuerdo con el moderno  concepto científico de las cosas como sistemas dinámicos, en los que la relación mutua de los componentes hace a la cosa lo que es, con su conducta propia, diferente de la de sus  constituyentes y a menudo acultándolos.

  • Santiago

    Es todo lo contrario…Es el espíritu el que penetrará al final la materia..y adquirirá ella las propiedades que no posee….ya que ella no puede ser el SER porque no posee ninguna de las calificaciones necesarias para serlo…La materia no es eternal, no va a serlo….atribuirle eternidad es un misnómero….como atribuirle algo spiritual…algo que ella no puede dar…ya que no puede pensarse a si misma…menos darse             la existencia a si misma….Creerlo es poco menos que una fantasia…Por otro lado, la Ciencia no es el único conocimiento que poseemos…ademas ella funciona solamente a traves de hipótesis cambiantes…

    saludos cordiales     de Santiago Hernández

  • Juanel

    De acuerdo X Gundín, pero solo si no se sustancializa el espíritu, ni tampoco considerarlo como causa sino como epifenómeno, resultado de la estructura-función de la materia-energía, en este caso del cerebro humano. Lo mismo con la esencia, las cualidades o características o propiedades de las cosas no son previas a ellas, sino que van “con” ellas.

  • X. Gundín

    Preguntan en el post ¿se explica todo… (todo lo que sea, el sistema humano de respuestas o cualquier otra cosa) …con los procesos físico-químicos?.
     
    Con los procesos físico-quimicos se explica lo que se explica (¿pq tenemos que andar con el todo o el nada?). Veamos, sigo con el ejemplo que daba Engels contra Dühring:
    En el horno sólo se metio  carbon, presión y temperatura. Y salio un diamante. No se metio esencia de diamante (hombre, ¡nadie la tenía!). Luego, la esencia de diamante no era necesaria para producir el diamante. De aquí un materialista bastante basto deducirá categoricamente que ¡la esencia de diamante es un cuento, no existe!, aplicando asi, a lo basto, el principio materialista de que todo lo real es material.
    Sin embargo, la esencia de diamante existe (esencia: conjunto de características necesarias e imprescindibles para que algo o alguien sea lo que es, http://www.wordreference.com/definicion/esencia). El diamante que salió del horno tiene esas características de diamante, inconfundibles. Lo que sucede es que las tiene -es decir: tiene esencia de diamante- despues o en el momento de ser diamante, y no antes cuando era carbon, temperatura y presión por separado.
    De donde un materialista mínimamente informado podrá deducir que la materia diamante dio lugar a su esencia.
     
    Si trasladamos lo anterior a los humanos (y a los animales, en general) se podría decir que la materia (de la que estamos hechos) da lugar al espíritu: el espíritu nace de la materia. No hay espíritu antes de la materia, y con ella desaparece.
     
    Pq lo que no se hace es negar la existencia del espíritu. Por lo menos hace unos 30 años, que fue cuando dejé este asunto.
     

  • Juanel

     
    Santiago, perdona por este retraso en contestarte, asuntos familiares felices me han tenido ocupado estos días. Me planteaste que cuanto hay y ocurre requiere la presencia del Logos o Inteligencia que diseña e “informa”. Pero su presencia o ausencia está en otro plano del discurso muy distinto al de la Ciencia. La Ciencia no tiene ni método ni objetivo alguno en el campo del Logos. La Ciencia estudia las causas internas del sistema, que producen los procesos naturales de forma autónoma, y jamás intenta explicar la cosas mediante diseños previos. Sin duda se puede a posteriori buscar sentidos y finalidades a lo que la Ciencia va descubriendo pero nunca a priori. No es bueno hacer investigación científica condicionada por creencias previas. Tanto el sentido del absurdo como el del Logos entre otros, se elaboran posteriormente a la observación y explicación científica de lo que hay y sucede. Hablas de la necesidad de información en el Big-Bang, pero difícilmente podrías hablar de ellos, buscar el para qué o sentido, si la Ciencia previamente no te hubiese informado de lo que ocurre, cómo ocurre y porqué en esos momentos iniciales de nuestro Universo.
     
     
    Cierto, no concedo ningún propósito o finalidad a ningún proceso natural físico-químico, ni en su origen ni en su evolución. Tampoco le doy a la materia poderes o inteligencia para hacer lo que hace. En los procesos naturales no hay ninguna inteligencia o diseño. Si la materia se convierte en energía y esta en materia no es a causa de un fin o propósito creador sino a la elevada temperatura en la que se encuentra cuando estos cambios suceden. Si el agua líquida se transforma en hielo no se debe a un diseño o finalidad, sino a los cambios de temperatura ambiente. No existe una red o malla cristalina diseñada previamente por la cual se obliga a los átomos de cloro y sodio a ocupar posiciones precisas en los nodos de la red cúbica. Es el tamaño de los átomos, las fuerzas físico-químicas y las condiciones de presión y temperatura las que los obligan a ello. Del mismo modo las moléculas de los nucleótidos ATCG son obligadas a unirse de una forma determinada por las proteínas enzimáticas presentes al copiar una hebra de ADN-molde. Lo mismo sucede con la formación de las primeras células, o en la aparición de la especie humana a partir de sus ancestros primates. Son procesos chapuceros, oportunistas, con alto porcentaje de error, de modo que si se supusiera que son producidos por un demiurgo, este sería un pésimo diseñador pues falla de continuo al probar numerosos ensayos que no sobreviven o fracasan, lo cual revela una inteligencia menos que mediocre. Esto no elimina nuestro asombro y perplejidad al ver “lo conseguido” en el tiempo, al contrario se potencia cuando se conoce lo errático del proceso evolutivo.
     
     
    En mi opinión, sobre la base de lo que nos dice y explica la Ciencia sin tratar de corregirla, es el modo correcto de buscar y elaborar un sentido a la realidad física que describe. Si la Ciencia nos dice que el sol se transformará dentro de un tiempo (unos 4 mil m.a.) en una gigante roja engullendo la Tierra, todo cuanto contiene se extinguirá. Claro que a plazo tan largo quizás hayamos podido colonizar muchos otros planetas habitables y nuestros descendientes (los “hijos de los hombres”) puedan escapar al desastre. Con todo el aumento del espacio que dispersa las galaxias y las estrellas entre sí, pondrá punto final a nuestra aventura y a la vida. Esto nos dice la Ciencia hoy, ahora busquemos sentido y no sólo cabe el sentido del absurdo nihilista o el de la duda escéptica.
     

  • Santiago

    Mucho mas “mágico” y” misterioso” Juanel es el atribuir los complejos procesos del mundo a la casualidad….. y a la energía/materia darle “poderes” que no poseen..puesto que para que ocurriera el Big-Bang se necesitó una fuerza y una inteligencia infinita…porque lo que no es explicable por la Ciencia es que “al” segundo” de la Creación pudiera existir esa temperatura y esa masa…El cálculo se nos escapa….y se convierte en algo por encima de nuestras matemáticas y de nuestra física…Tu eres el que crees que detras de la explosion no había propósito alguno, sin embargo, las posibilidades de que un mundo o universo como el nuestro exista es tan remota, y tan imposible, y sin embargo se dió y se mantiene contra toda probilidad matemática

    No existe una teoría que pueda predecir la fuerza de la gravdad ni la carga eléctrica del electron. Estos elementos son arbitrarios y solo pueden descubrirse experimentalmente, pero a pesar de todo están ajustados de tal manera y con tanta precision que solo de esta manera es possible la vida. Negar un Creador y una ordenación inteligente -que ya existe en el Universo- es suprimir toda causa…suprimir la lógica…y la estructura pensante del ser humano….Es forzar al ser humano a suprimir y violar el modo y la estructura del acto inteligente…y reducirlo solo a una sola manera de pensar…..con principios que hacen que reduzcamos la realidad…y la veamos solo desde nuestros propios pre-jucios llenos de temor  

    El decir que el mundo, ni la Creación, ni la vida tienen sentido ni propósito es caer en el absurdo tal y como lo describen los filósofos existencialistas como Sartre que afirmó que el mundo es absurdo y una “nausea”..Sin embargo, cada día la Ciencia descubre mas misterios que resultan y son producto de una perfecta armonía inteligente… un diseño tan perfecto que es capaz de dar origen a seres inteligentes que pueden pensar en abstracto y “manipular” la realidad hasta en el cosmos y que para lograr eso, la estrellas sirvieron como enormes laboratorios para la vida en el Universo….
    Es absurdo pensar en la casualidad y el azar con respecto a los “procesos inteligentes” del Universo de la misma manera que sería imposible lanzar todas las piezas y partes de un ordenador al aire y esperar que ellas se agruparan en “armonía perfecta” para lograr la maravilla de lo que significa un ordenador capaz de hacernos caminar por todo el Universo, solamente desde nuestro pupitre….Es como creer que es el aparato de la television lo mas importante, sin tener en cuenta que la esencia de la imagen no se encuentra en el televisor….sino en la planta de TV que produce y transmite la imagen “a traves” del aparato…No cabe duda que las 2 son importante, sin embargo, lo fundamental es la estación de TV que es la que lo fundamenta TODO…. 

    Un saludo cordial de Santiago Hernández

  • oscar varela

    Hola juanel!

    Te leo:

    I) –¿No es la crisis de la Metafísica ese apoyarse en el Ser/Nada no-racional?”-

    La “Filosofía” (afán de un “Hilo conductor” que comprenda la Realidad)
    ya pasó dos crisis:

    En la Primera (siglo XVII con Descartes) la Realidad pasó:
    * DE ser comprendida como “COSA-EXTENSA” (SUBSTANCIA SENSIBLE)
    * A ser comprendida como “COSA-PENSANTE” (IDEA AUTÓNOMA)

    (notamos que todavía la Realidad sigue siendo una COSA)

    En la Segunda … ¡estamos!

    (tratando de pensar la Realidad no como COSA-SUSTANTIVA,
    sino como PRAXIS-RELATIVA)
    …………………….

    II) –El problema que abordamos X.Gundín y yo no es el problema del Ser y la Nada, sino el problema de la Nada antes del tiempo y de la creación. Los dos coincidimos en que la propuesta de esta Nada anterior al tiempo es una propuesta tramposa y sin fundamento tanto científico como filosófico. Oscar ¿coincides con nosotros o no? ¿tiene la Filosofía algo que objetar?”-

    ¡Sí, coincido … y más aun!, pues…

    … traté de ubicar la Cuestión en el ámbito epistemológico (tratamiento de los conjuntos o sistemas de Ideas) en donde me parece que tienen “sentido”: en el de la Filosofía (el dar razón);
    sacándolo del de las “Religiones” (donde no tiene “sentido” la idea de la NADA).

    NOTA pour la galerie:
    * La Filosofía no es algo que “encontramos”, sino algo que “hacemos”
    * La Religión no es algo que “hacemos”, sino algo que “encontramos”.

    ¿Te parece? ¿Les parece?

     
    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • Juanel

     
    Una cosa más. Cuando la Física Teórica habla de un campo supersimétrico no está hablando de una cosa de un objeto ni siquiera de una estructura, pues la supersimetría impide que la haya. En realidad no está hablando de “algo” sino de una abstracción matemática compleja, que en verdad nadie sabe si tiene un correlato físico o no y además alejada del sentido común, que ya había abandonado antes con la Física Cuántica. Muchos físicos se quejan de que la Física Teórica se haya alejado tanto de lo que la Ciencia hasta ahora ha entendido que es el objeto y métodos de la Física. Lo digo por si se te ocurre afirmar que ese campo “original”, ese campo supersimétrico, requiere un Hacedor lo cual sería como retrasar el problema que dices del Big-Bang, a este campo anterior a él. ¿Cómo puedes saber que ese campo requiere Hacedor, si tú ni yo ni siquiera los especialistas en el tema, saben con exactitud de qué están hablando? ¿qué argumentación lógico-racional podrías emplear para apoyarlo?

  • Juanel

     
    ¿No es el problema que señalas Oscar la base de la crisis de la Metafísica o de la Ontología, pues su base se apoya en el Ser/Nada no-racional?
     
     
    En mi opinión la Filosofía perdería toda su credibilidad si se empeñase en presentar nuestra realidad como engaño. Decir que no podemos presentar un constructo o sistema apoyado en la verdad racional, o que no tenemos acceso a la realidad total y completa, no es lo mismo que decir que todo cuanto sabemos es un engaño simplemente por que no es la verdad o realidad total y completa. Ciertamente tanto la Filosofía como la Ciencia parten de la duda, pero no para atrincherarse en ella como hace el escepticismo, sino como problema a resolver. Y de hecho se van resolviendo cosas, tenemos algunas respuestas, aunque queden incluso muchas más cuestiones pendientes. A estas alturas no se puede decir que todo sea un engaño. Hay un conjunto de conocimientos científicos que ha resuelto ciertos problemas de modo definitivo y seguro, y por ello la tecnología que deriva de ellos funciona y funciona bien.
     
     
    La Vida en mi opinión es lo básico y fundamental para dotar de sentido la vida humana, pero no puede serlo si lo extendemos a la realidad. La vida se da en una capa muy fina o Biosfera de nuestro Planeta. Si separamos la mirada de él hacia nuestro sistema solar, nuestra galaxia, el conjunto de galaxias locales o más allá, la vida carece de significado, de extensión y tiempo. No es la clave de la realidad, sino sólo de la vida humana y su entorno ecológico que ya es bastante.
     
     
    El problema que abordamos X.Gundín y yo no es el problema del Ser y la Nada, sino el problema de la Nada antes del tiempo y de la creación. Los dos coincidimos en que la propuesta de esta Nada anterior al tiempo es una propuesta tramposa y sin fundamento tanto científico como filosófico. Oscar ¿coincides con nosotros o no? ¿tiene la Filosofía algo que objetar?
     
     
    Santiago, insistes en un Dios mágico, en un Dios que es el mejor mago posible pues sus juegos no tienen truco, sino que son puro milagro. Sacar cosas de la chistera de la NADA es un hecho imposible y si afirmas que Dios puede hacerlo es por que necesariamente te colocas en la posición de Dios. Yo como Dios tengo el poder absoluto y puedo hacerlo todo, hasta lo imposible. ¿Cómo lo sabes? ¿Te lo dijo Dios a ti o a ciertos teólogos de la Iglesia a los cuales sigues ciegamente? ¿Dónde está escrito en la Tradición de la Iglesia que este criterio tuyo tenga que aceptarse? Es que hasta en el reciente catecismo de la Iglesia puede interpretarse la creación en el sentido que yo le doy. La nada de antes del principio no es la Nada metafísica, sino que de hecho antes de que el tiempo empezase a contar no habían ni cosas ni seres. No es necesario una inteligencia para que suceda el Big-Bang. Es una explosión de energía acumulada por un proceso inflacionario, en el cual la energía que lo produjo proviene de la rotura de simetría de un campo físico supersimétrico. En esa explosión no había ningún proyecto, ni potencia ni finalidad, de producir camellos o monos araña. Ninguno, ni en la explosión de estrellas supernovas tampoco, que es comparable con la explosión del Big-Bang a una escala reducida, muy reducida, simplemente porque la energía liberada es mucho menor.

  • Santiago

    Juanel,   coincido contigo en que no hay nada “mágico” en la Creación ya que Dios creó al mundo “según su sabiduría” (Sb 9,9) y Dios creó libremente porque quiso hacer participar  a los seres creados de su Ser: “Porque Tu has creado todas las cosas: por tu voluntad, lo que no existía, fue creado” (Apoc. 4,11)…POR OTRO LADO, como bien citas el Concilio Vaticano I habla de Creación de la “nada”…y en este sentido ha de interpretarse como que Dios NO necesitó de “energía/materia PRE-EXISTENTE” para crear…Por tanto, la CREACION fue “inteligente, libre e independiente”

    Por otro lado, no todo es Dios y aunque Dios es inmanente, no existe co-dependencia entre Dios y el Universo….No hay lugar para el panteísmo, ni para panenteísmo….Existe la dinámina evolutiva en la estructura de la Creación….pero Dios permanence libre..ya que en Dios no existe  evolución posible puesto que es eterno y posee la suma existencia en si mismo…De otra manera, el SER se hubiera ya desgastado…o degenerado….y no sería el fundamento de todo lo “creado”…El Ser necesario no puede depender de nada, es libre y ha comunicado este privilegio al Universo..no solamente creado libremente sino “comunicando” esta LIBERTAD al mundo, que es la esstructura primordial del Universo entero.

    Por eso aun el “campo inflacionario, o de super-simetría”, o sea “el caldo de cultivo” INICIAL que dio origen a todo el
     Universo tambien necesitó de información previa para su “ordenación” y “selección de posibilidades” puesto que la
     “energía primaria no pudo “pensarse a si misma”. No tiene ese privilegio. No lo posee en si misma..Por eso, tampoco pudo venir a la existencia por “si misma”, ni pudo organizarse sin que recibiera previamente una información..

    Los que piensan así (no estoy hablando de ti, Juanel, por favor) tienen que adjudicar los atributos
    del SER divino a la energía/material lo cual es completamente absurdo….y la Ciencia no lo dice…ni intenta hacerlo…

    Por eso el Concilio Vaticano I habla de Creación implicando que Dios es el Creador absoluto porque creó la energía
     primordial…lo que la Ciencia solo hace es “constatar” los hechos que puede comprobar por el experimento..y formular hipótesis….porque si al “segundo” despues del Big-Bang cuando el Universo tenía el tamaño de una naranja, y la temperatura y su masa eran infinitas con relación al instante del inicio de la explosion inicial, ENTONCES se
     puede deducir que, para que ese “fenómeno” pudiera realizarse, se necesitó una CAUSA eficiente de EFICACIA
     infinita….Se necesitó algo increíblemente “poderoso” para poder dar origen a nuestro Universo, en el cual tu y yo
     vivimos..Y aun admitiendo una informacion eterna en un mundo eterno, incluso si admitimos desde siempre
     seres vivos y pensantes en el mundo, hay que reconocer la existencia de una fuente de información, distinta de la materia/energía informada..ya que Dios es este SER que comunica la información…porque EL la posee en “si mismo”….

    Un abrazo de Santiago Hernández 

  • oscar varela

    Ok, Gundin!

    Te leo:

    – Afirmábamos (en este caso concreto ):
    a) que no era posible que hubiese Nada antes de haber este Universo;
    b) que tenía que haber algo antes.
    …………………..

    Empecé a decir algo sobre la NADA cuando escribiste:

    X. Gundín
    22-Junio-2014 – 20:45 pm
    Una vez descartada la posibilidad de existencia de la Nada,
    no creo que valga la pena darle más vueltas.

    Únicamente si alguien aportase pruebas de su existencia (lo veo difícil)
    habría que pararse a considerarlas.
    …………………………

    Pensé que podía servir situar
    la aparición original y fundante de la:

    “Idea de la NADA
    haciendo el aguante” a la
    “Idea del SER”.

    ¿No es “cosa de locos” esto?

    Pues ¡sí!

    Todo lo “racional” se ha de tragar esta espina que siente en su garganta;
    que sus espaldas se apoyan en el “no-racional” mar de la DUDA.
    ……………….

    Por otra parte, me parecía notar referencias a lo “religioso”

    El SER y el NO-SER son Asuntos Profanos;
    No “religiosos”, porque a la “Religión” no le entra la “DUDA”.
    …………………

    Solo por eso intervine. Dejalo pasar si no te sirviera.

     
    ¡Sigo yendo todavía! – Oscar.

  • X. Gundín

    O. Varela:
     
    Te habrás dado cuenta que hablábamos de lo que podría haber antes de que hubiese lo que hay, donde estamos. Afirmábamos que no era posible que hubiese Nada antes de haber este Universo; que tenía que haber algo antes. E.d: en este caso concreto a la pregunta ¿pq hay algo y no nada? respondíamos pq no puede ser que hubiese nada.

    Nuestra afirmación -o negativa, según se mire- parece contradecir el parecer más firme entre creyentes cristianos, tan firme que parece dogma; sin embargo:
    – el Génesis no habla de creación de la Nada, sinó del paso del Caos al Cosmos. Y el Caos sería algo, digo yo.
    – fuese lo que fuere el Caos, el demiurgo estaría anteriormente presente, aunque “anteriormente” no sea la palabra apropiada, pues indica sucesión y tiempo, cosas que en la divinidad no tendrían significado.
     
    Así pues, los cristianos que se aferran a la creación de la Nada me parece que , como Juanel acusa, estarán intentando demostrar/justificar la omnipotencia del creador, capaz él -¡qué bárbaro!- de sacar todo esto de la Nada. Seguir un camino u otro tiene consecuencia: en un caso el Universo se puede explicar y justificar por sus leyes, y conocer estas es conocer aquel, sin que haga falta más. En el otro caso no se explica y justifica sin la acción inmediata de la divinidad (lo cual es someter a la divinidad al ahora y aquí !!!).
     
    Tu te vas a las significaciónes metafísicas de la Nada. Que son varias.
    Para empezar: si leo bien, es Parménides -tu lo invocas- el que dijo que de la nada no se puede hablar.
    Los conceptos de la Nada, tan originales, fantasiosos, poéticos, como se quiera, me parece que son andamios, escaleras, es decir constructos (http://es.wikipedia.org/wiki/Constructo_%28epistemolog%C3%ADa%29) para llegar a otra cosa. Pero de esto tu sabes mucho más que yo y por eso aquí lo dejo.
     
     

  • oscar varela

    Hola!

    1.- FILSOFÍA: Ortopedia de una CREENCIA fracturada (o la DUDA)

    La filosofía es el formal movimiento que lleva a salir de la duda. Sin esta no hay filosofía.

    La filosofía no es en su arranque ocupación directa con el mundo, sino con ciertas opiniones o «modos de pensar» que acerca de él preexistían.

    Por eso la filosofía no es un modo constante en el hombre, no es ubicua y ucrónica. Nace y renace en determinadas coyunturas de la historia que se caracterizan porque en ellas una fe, un repertorio de «opiniones reinantes», de vigencias noéticas tradicionales sucumben.

    Por eso, es en su término a quo tan dramática la actitud del filósofo. Ninguna idea preexistente, o poco menos, ningún tópico de los que «encuentra ahí» establecidos en su contorno social, le va sufi­cientemente. Todos le parecen mancos o vagos o insólidos.

    Lo esencial a la incoación filosófica es caer en la cuenta de que se ha creído saber y esta creencia se ha revelado como un error.

    El primer saber aparece como tal precisamente cuando al dudar de él —de la «creencia»— se le invalida y echa de menos.

    2.- Meditación del ENGAÑO

    En Grecia, eso llamado Ser era postulado para llenar el hueco de lo que se había ido:
    un mundo cuya decisiva realidad eran los dioses.

    Tratan de examinar todo «lo que hay» con respecto a su realidad, porque no juzgan bastante que «haya» algo para que tenga realidad, para que tenga auténtico Ser.

    El Ser tiene valores diferentes, rangos dis­tintos:
    * lo que propiamente es,
    * lo que parece que es,
    * lo que casi es,
    * lo que casi no es,
    * lo que es y no es, etc.

    El mundo en que vivimos, según nos lo hacían ver las opiniones reci­bidas,
    es un engaño, un espejismo, un fraude.

    Lo «natural» sería que aquello en que estamos fuese algo completamente claro y nada dudoso.

    El descubrimiento de que:
    * las «opiniones reinantes» o tradiciones eran erradas,
    * que no hay dioses (sostén y norma del mundo),
    * la impresión de existir en lo engañoso y fraudulento,

    – fue el punto de partida de la filosofía.
    – Es la enajenación del mundo habitual o tradicional.

    La cosa es terrible:
    * ese universo en que estamos y que somos deja de parecemos firme.
    * se vuelve informe, inseguro, problemático, fluido.
    * hallarse en él es lo contrario de estar —es caer, perderse, ahogarse—.

    Ya es penoso que en la vida padezcamos un engaño,
    * pero que ese engaño se generalice y que nos sintamos vivir todo como un engaño.
    * ¡Es para enloquecer!
    * ¡Es sentir que somos dementes!

    3.- El ENGAÑO y la NADA

    El Mundo como Engaño es la más desazonadora «realidad» que solo podemos calificar llamándola —y sintiéndola— como la Nada-siendo, siéndonos.

    La pura Nada es mejor, porque se contenta con un absoluto no ser y se anula solo a sí misma.

    Pero estar en la Nada es hallarnos sometidos y entregados a una Nada operante, activa, que ejerce sobre nosotros su terrible poder aniquilador, anonadante.

    Vivir en sustancial engaño es asistir instante tras instante a la destrucción de cada uno de nuestros actos y estados, al asesinato incesante de nuestro vivir.

    4.- La angustiosa experiencia griega (¿acaso nuestra situación?)

    La inquietud, el medular desasosiego que debieron sentir estos primeros hombres que no creían en los dioses, a quienes el Mundo:
    * se les había deshecho como «seguridad» y
    * se les había convertido en engaño,
    debió ser terrible.

    De aquí la heroica reacción con que bus­caron salir a algo firme y ponerse en lo cierto.

    De aquí, el tono de grito de salvación, la exuberancia gesticular de náufragos liberados con que nos hablan agarrados a la roca benéfica que han encon­trado —a su filosofía.

    Es un grito, a la vez, exultante e irritado.

    Irritado contra la tradición, el tópico que había creado un mundo engañoso de que había sido preciso peligrosamente salvarse.

    Estos filósofos primeros representan el optimismo en la «época trágica de los griegos».

    Eran optimistas, puesto que atribuían el engaño que era el Mundo a las erradas opiniones de los hombres anteriores.

    5.- El ENGAÑADOR como PODER o como ENIGMA

    Cuando hay engaño es ineludible detectar al engañador.

    A la conciencia de que estamos en el Engaño que lla­mamos Mundo, cabe reaccionar de dos maneras:

    * UNA, viendo desde luego ese engaño como voluntariamente producido por algún poder superior.
    * OTRA: tomándolo como un resultado sobrevenido de quien nadie es responsable.
    En este caso el Engaño se debilita en mero Enigma.

    Heráclito estuvo a un pelo de lo primero cuando dice: «La realidad gusta de ocultarse

    Sin embargo, no fue ese el camino que tomó la filosofía. Le pareció que pensando un poder latente ocupado en engañamos —el «esprit malin» de Descartes, idea tan profunda y poco entendida— retrocedían al mito y aquellos hombres odiaban la mitología porque ella sí que era palmariamente fraude.

    Buscaron la salida viendo lo Real como mero enigma, como acertijo y de aquí el estilo de descifradores de acertijos que adoptaron lo filósofos.

    6.- “LA VIDA ES NADA” (el yerro de Heidegger)

    Este es el lado dramático que la filosofía tiene, en el cual se refleja con simpar pulcritud el ingrediente inexorablemente patético que hay en la raíz misma del ser humano y su vivir
    —esa con­ciencia de can que ha perdido su dueño, de animal desorientado que no sabe ni dónde está ni qué ha de hacer.

    Pero es falso definir el fenómeno que es la Vida como si en su raíz consistiera solo en eso.

    Pretende Heidegger que la filosofía consiste en hacer patente que la Vida es Nada, no advirtiendo que al hacer esto está ya demostrado que no es verdad lo que dice.

    Porque la Nada que es la Vida tiene la peculiar condición de que en ella surge la incoercible energía de gozarse en elaborar el suntuario juego de una teoría, de una filosofía que hace patente la Vida como Nada.

    Si la Vida fuese solo Nada la única acción congruente e inevitable sería suicidarse. Pero resulta que no: en vez de suicidarse, la Vida se ocupa en filo­sofar, que es inevitablemente sentir fruición en el tejemaneje de las ideas, en jugar a la exactitud de los conceptos.

    En la raíz de la vida —es decir, en el estrato más básico y profundo del fenómeno Vida— hay junto a la Nada y la «angustia» una infinita alegría depor­tiva que lleva entre otras cosas al gran juego que es la teoría, y espe­cialmente, su superlativo —la filosofía.

    Heidegger ha desapercibido que la realidad Vida tiene desde luego el sorprendente carácter de que no solo es en todo instante «Muerte posible» y, por tanto, absoluto peligro, sino que esa muerte está en la mano de la Vida, es decir, que la Vida puede darse la Muerte.

    Pero si fuese solo Muerte eso no sería posible sino inevitable —esto es, que la Vida, el ser humano, no viviría más que el instante preciso para suicidarse.

    Aun admitiendo que la Vida:
    * es el fenómeno del ente mortal y, por tanto, peligro viviente y Nada existiendo,
    * resulta que solo puede ser esto si es además
    * aceptación del peligro,
    * consagración jovial y fecunda de la Muerte.

    La vida es precisamente la unidad radical y antagónica de esas dos dimensiones entitativas:
    * muerte y constante resurrección o voluntad de existir malgré tout,
    * peligro y jocundo desafío al peligro,
    * «desesperación» y fiesta, en suma,
    * «angustia» y «deporte».
     
    …………………

  • Manuel

    “Un Universo de la Nada” de Lawrence M. Krauss
    (con el Postfacio del Richard Dawkins)
    Es una propuesta sobre el tema de la Nada desde la más humilde  Inmanencia, por supuesto muy alejada desde las profundidades filosófico/transcendentales desde las que se hace algunas aportaciones sobre el tema de la Nada que me tienen, absolutamente  subyugado.
    Saludos

  • Juanel

     
    ¡Guau! Oscar. Desde luego los filósofos hiláis con un hilo muy fino en agujeros difíciles de enhebrar. Decir que la Nada es el concepto más original del ser humano, que no ha podido ser sugerida por cosa alguna porque es precisamente la cosa ninguna, monstruo lógico que no tiene sujeto, que lo hemos metido en el Universo y no sacado de él y que el Ente sólo puede ser pensado frente al no-Ente, que es otro monstruo lógico con sujeto sin predicado, es hilar fino. Podríamos dialogar sobre esta Nada si se tercia, precisamente dentro del Universo pensado, como el cero lógico-matemático. Parménides introduce la ontología, “el ser es y el no-ser no es”, no hay paso de uno a otro, pero también este no-ser o Nada es pensado dentro del Universo, que viene a decir que las cosas que son lo son y serán por siempre no pueden dejar de ser, no obstante, este pensamiento contrario a la experiencia, tengo entendido que la filosofía posterior lo resuelve con el devenir ¿o no?
     
     
    Pero no es a esta Nada interna o metida en el Universo a la que hice referencia, sino a la Nada fuera de él, como punto o idea de partida anterior al origen, antes del inicio del tiempo. Y sigo diciendo que esta Nada antes del tiempo es un postulado tramposo por que exige creación. Su postulado ¿no parte de la filosofía cristiana? ¿Agustín el obispo de Hipona sobre el 400 dne?

  • oscar varela

    Desde Parménides que el Ser-de-las-cosas no lo sacamos de las cosas,
    (y menos de las sensibles),
    sino que lo sacamos de la Nada.

    La Nada es lo insensible por excelencia; pero además
    es el concepto más original del ser humano.

    Es el que menos se parece a cosa alguna —sensible o no—;
    de suerte que no podemos sacarlo de ellas.

    El concepto de Nada no puede sacarse de nada.

    Es la mayor invención humana,
    el triunfo de la fantasía,
    el concepto más esencialmente «poético» de todos.

    Y ello revela que pensar:
    * no es —por lo menos no es solo ni principal­mente—, sacar,
    * sino más bien meter.

    El humano mete en el Universo la Nada
    que no había en el Universo.

    Y al choque con esta introduc­ción del no-Ente,
    el Universo de las cosas se transfigura en Universo de los entes.

    La única manera para pensar el Ente, fuera considerarlo:
    * como la especie de todas las cosas que son,
    * frente a la especie de todas las cosas que no son (o las nadas).

    Pero esto su­pondría un género común sobre ambas, y ese género no lo hay;
    además que la otra especie (la de las nadas) no tendría extensión.

    No hay ninguna nada, como los logísticos hablan en matemática de la clase 0, es decir,
    una clase de individuos que no tiene ningún individuo de su clase.
    ……………

    La Nada:
    * es un monstruo lógico;
    * es un predicado que no tiene sujeto.

    El Ente:
    * es otro monstruo, porque
    * es un sujeto que no tiene auténtico predicado.

    El predicado idóneo sería aquel género exuberantísimo que Aristóteles no conocía.

    Los modernos creen haberlo descubierto. Ese género sería lo cogitable como tal.

    pero entonces:
    * nos habríamos salido del «modo de pensar» tradicional o realista;
    * y estaríamos en el «modo de pensar» moderno o idealista,
    * que no empieza con el Ser, sino con el Pensar.
    ………………….

    Echamos de menos una “Ciencia” que:

    * intente explicarse el Mundo, y hallar su Ser verdadero
    * partiendo del engaño en que vivimos, y que el Mundo nos es, como obra de alguien.
    – “Alguien ha querido que el humano viva engañado”-
    – Hay un “espíritu maligno”-

    * El cristianismo,
    * el mazdeísmo,
    * el maniqueísmo,
    * el cartesianismo,
    * los Hindúes,
    * Schopenhauer,
    – han sido un conato de aquella «epistéme».
    ………………………

    La Nada es, sin cuestión, la idea más original del ser humano.

    Todas las demás pueden provenir más o menos indirectamente de las cosas que hay,
    pero la idea de la Nada no ha podido ser sugerida por cosa alguna.
    La Nada es precisamente la cosa ninguna.
    …………………

     
    (Espumado de “LA IDEA DE PRINCIPIO EN LEIBNIZ Y LA EVOLUCIÓN DE LA TEORÍA DEDUCTIVA” – # 22 “La incomunicación de los géneros”, # 31 “El lado dramático de la filosofía” y # 33 “El ‘modo de pensar’ cartesiano” – Ortega y Gasset OCT8).

  • oscar varela

    Hola X Gundin!
     
    Te leo (en torno a LA NADA):
    – “¿qué importancia tiene?.
    Una vez descartada la posibilidad de existencia de la Nada, no creo que valga la pena darle más vueltas.
    Únicamente si alguien aportase pruebas de su existencia (lo veo difícil) habría que pararse a considerarlas.“-
    …………………

    Pregunto:

    ¿Y si LA NADA fuera algo que
    * NO HAY en las Cosas, sino
    * algo que PONEMOS los seres humanos en ellas?

    NOTA importante:
    voy a PONER (por TV) el Partido EEUU y Portugal
    Luego la sigo.

    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • X. Gundín

    Juanel: no puedo aportar más de lo que tu aportas.
    Pero, ¿qué importancia tiene?. Una vez descartada la posibilidad de existencia de la Nada, no creo que valga la pena darle más vueltas. Unicamente si alguien aportase pruebas de su existencia (lo veo difícil) habría que pararse a considerarlas.

  • Juanel

     
    En las Escrituras la Nada como concepto metafísico no aparece por ningún lado o por lo menos no la he encontrado. El Génesis no habla de creación a partir de la Nada sino a partir del Caos y Vacío, Tinieblas en la superficie de las Aguas. La acción creadora de Dios es más bien trasformar el Caos en Cosmos, introducir el orden en el desorden, producir cosas y seres en donde antes no había nada (en minúscula) de cosas ni de seres. La única referencia en las Escrituras a la creación a partir de la nada se encuentra en 2M 7,22-23,28, cuando la madre de los Macabeos le dice a sus hijos que Dios es es creador de todas la cosas, del cielo y de la tierra y todo lo que hay en ellos, y “sepas que a partir de la nada lo hizo Dios y que también el género humano ha llegado así a la existencia”. Esta nada de la que habla la madre de los Macabeos nada tiene que ver con la Nada metafísica. Al decir que el género humano ha llegado a la existencia por la acción de Dios, no quiere decir que de repente se creó el hombre de la Nada, la frase admite un pasado evolutivo. Pues del mismos modo también lo admite el cielo y la tierra y todo lo que hay en ellos, admite un pasado caótico. Es que hasta el propio contexto, el de una madre hablando a sus hijos, no es el adecuado para comunicar conceptos metafísicos complejos como la Nada.
     
    Del concilio Vaticano I (Filius Dei capítulo primero) leo: “Este único Dios verdadero, por su bondad y virtud omnipotente, no con la intención de aumentar su felicidad, ni ciertamente de obtenerla, sino para manifestar su perfección a través de todas las cosas buenas que concede a sus creaturas, por un plan absolutamente libre, «juntamente desde el principio del tiempo creo de la nada a una y otra creatura, la espiritual y la corporal, a saber, la angélico y la mundana, y luego la humana, como constituida a la vez de espíritu y de cuerpo»[8]”. Pues bien, tampoco aquí veo el sentido de una Nada metafísica antes del tiempo, sino justo en el sentido anterior de no haber cosa alguna ni seres antes de ser creados. Si no se hubiese dicho desde el principio del tiempo pues cabría la posibilidad de una Nada metafísica, pero al decirlo y como el tiempo comienza a contar desde el inicio del Big-Bang, antes de la explosión no había una Nada, sino que puede ser que hubiese un campo inflacionario, o de supersimetría, o de… como está proponiendo la Ciencia. La acción creadora sigue siendo de ordenación, de elección de posibilidades y no mágica o milagrosa.
     
    ¿Quién elaboró la teología de creación de la Nada metafísica y quienes fueron sus seguidores? Mucho me temo que fuese una Teología tramposa a la defensiva de una racionalidad atea.

  • Juanel

     
    ¿Alguno tendría a mano información sobre la “creación de la nada”? Me refiero a citas bíblicas en el AT y el NT, Concilios y dogmas de la Iglesia Católica, Padres Apostólicos y de la Iglesia o la Teología que la sostiene. La tenía pero al buscarla ahora pues no sé donde la he puesto y se tarda tiempo en buscarla.
     
    Gracias.

  • h.cadarso

    Manuel I. Santos: Mucho gusto, yo al González Quevedo lo cogí allá por la década de los 50. Mucho Corazón de Jesús, mucho Cerro de los Angeles, mucho nacionalcatolicismo made in Comillas…Hace tiempo que me empeño en pasar págin de aquello…

  • Manuel

    Santiago
    Nada que objetar a tus creencias desde las que configuras tu propia cosmovisión, eliges los referentes intelectuales que se aviene a tus planteamientos y preparas las respuestas exclusivamente desde los parámetros que te son favorables. Igual mas o menos,  que lo que hacemos todos.
    Por eso este diálogo llega a su fin.
    Solamente aclararte una cosa:  el sufrimiento de NUESTRA  ESPECIE, no el de la persona,  sí se puede medir y ofrecí todos los números que representarían el dolor por el ha transitado el homo sapiens  por este sin sentido de creación.
    Solamente también insistir en una idea, aquella que omites en tu relato y que a mi sí me gusta hablar con cualquier interlocutor. Es aquella de la que  los creyentes huyen espantósamente: Justificar a ese dios que elaboran en su cerebro, ante esta creación. Una creación  a la que somete a todos sus  individuos,  a una existencia llena de horror, dolor y sufrimiento.
    Ha sido un honor conversar contigo
    Manuel
     

  • Juanel

     
    ¡Ah! Me falta algo, la propuesta atea de que sólo existe un sistema (la realidad física) es en mi opinión consistente y válida. Sin embargo, la propuesta contraria que existe un sólo sistema que no éste sino el externo (Dios) hoy no resulta sostenible. Lo que pretenden la gran mayoría de teólogos por no decir todos, al proponer que sólo hay un sistema MEZCLA de lo físico y lo espiritual, de lo humano y lo divino, por mucho que se empeñen en decir que no, contradice la Ciencia. Sin duda es una posibilidad pero a mi no me interesa. Y la posibilidad que queda es la que yo tomo, dos sistemas completamente independientes entre sí (lo divino y lo físico) sin interferencias de ningún tipo. El único punto de contacto que pongo es el de Jesús de Nazaret, nada en lo natural ni en lo humano, sólo en Jesús. Pero aún así cuando se produce ese único contacto entre lo divino y lo humano, Jesús se despoja de su condición divina para poder entrar en nuestro mundo. Y por tanto es, vive y actúa como un hombre cualquiera. Y ese modo de actuar de Jesús es el único modo para el actuar de Dios en nuestro mundo, pues para ello tiene necesariamente que entrar en él con todas sus consecuencias, hasta la cruz.

  • Juanel

     
    X.Gundín, coincido contigo en lo que expones en tu comentario antes de la suposiciones que te estorban.
     
     
    La suposición de la Nada a mí también me estorba, no forma parte de mis postulados por los que he apostado. No por lo que dices que no te es posible concebirla que también, sino por dos razones: una razón es por que yo no he leído a nadie decir que todo lo que hay sea una NADA INFINITA y PERPETUA, un nihilismo total, no el eterno retorno de Nietzche. Para afirmar tal cosa habría que decir algo así como que en verdad la realidad no existe, que las cosas no son, que nosotros tampoco somos ni existimos, que todo es falso, engaño, mentira. No es sólo decir que este mundo sea pura apariencia de una verdad externa a él (el mundo de las Ideas platónicas o la rueda de la vida o un cielo o similares) sino que esa verdad externa tampoco existe. La Nada total dentro y fuera. Para considerarlo mentira o engaño, alguien debe engañarse o engañar, pero en la Nada tampoco hay nadie. Es verdad que la Nada cuadra bien con la idea de eternidad pues se perpetua a sí misma invariable siempre, pero por eso mismo no hay forma de combinarla con un Algo si se pretende hacer, pues la Nada no produce nada, es estéril.
     
     
    La segunda razón es porque los que proponen una Nada anterior al origen no es al modo de la razón anterior, sino una propuesta tramposa. La propuesta de la Nada incluye la necesidad de la creación. Pero el proceso de creación a partir de la Nada es un suceso de probabilidad NULA, lo cual implica aceptar un pensamiento mágico o milagroso, al suceder lo imposible. Si aceptamos de entrada este pensamiento mágico en la creación, también tiene que aceptarse en la mirada a nuestro mundo necesariamente. Mirar al mundo natural y humano desde este punto de vista no me interesa. No digo que no pueda hacerse, de hecho muchos lo hacen, lo único que digo es que a mí no me interesa. Por esto la propuesta de la Nada me sobra. Y además les preguntaría cuáles son las razones para proponerla sin la trampa implícita.
     
     
    La Ciencia de la Cosmología no se detiene en el punto explosivo inicial del Big-Bang de nuestro Universo. Es este modelo propuesto por la Ciencia el que plantea el problema del antes. No es un problema metafísico, es un problema de la Ciencia. Y hay varios modelos científicos alternativos que lo abordan. Desde el estudio de la singularidad inicial desarrollado por Hawking, pasando por el modelo inflacionario, la teoría o modelo M o de membranas, los Multiversos originados en un campo cuántico de supersimetría….. La Nada no es una propuesta científica sino metafísica y como he expresado anteriormente, tramposa.
     
     
    Lo que a mí me parece más razonable por ahora, de lo que genera o produce lo que hay, es un campo supersimétrico uniforme tan extenso y perdurable como se quiera imaginar (lo eterno es un concepto metafísico), con fluctuaciones que rompen la simetría generando la energía suficiente para alcanzar procesos explosivos. Este proceso produce universos, la inmensa mayoría inestables pero en las ocasiones en que combinan constantes físicas justas, el universo producido puede perdurar en el tiempo miles de millones de años o más, hasta que disperse toda la energía que lo produjo. Uno de ellos es el nuestro.
     
     
    Las preguntas que me hago, ya que te gustan X.Gundín más que las respuestas, serían: ¿qué relación si la hubiere guardan este sistema interno nuestro o realidad física, con respecto al sistema externo donde como creyente sitúo a Dios? ¿están simplemente uno junto al otro de modo independiente sin interferencias en lo eterno? ¿en algún tiempo remoto ambos sistemas convergerán? y si lo hacen ¿no habrían tenido que divergir previamente? Y si propusiese una cosa como ésta ¿no estaría como al principio? (divergencia=creación, convergencia=escatología final)

  • Santiago

    Si el amor fuera química, puramente química, Manuel, entonces podriamos arreglar todas las vicissitudes anejas a el, con una pastilla o con una inyección….Si el sufrimiento humano fuera solamente químico, ¡Cuántas penas eliminaríamos de este mundo por medio de la química! Pero tu y yo sabemos, amigo, que esto no es así…Tanto el amar como el sufrir están anclados en la profundidad el espíritu.. y esto no depende ni de las drogas, ni del placer de los sentidos, ni en nuestra adicción al mal….Por eso, a pesar de las pastillas y de los fármacos las consultas de los psiquiatras y de los psicólogos están llenas siempre…puesto que la psiquiatría puede aliviar…pero la curación verdadera está, no en la superficie, sino en la profundidad….Las heridas del alma que pertenecen a esta parte profunda solo pueden ser curadas por Dios que es El mismo espíritu

    Por eso la Dra. Edith Stein, de la escuela fenomenológica existencialista de Husserl, parte de este fenómeno que es la vida spiritual humana, independiente de su vida física, para ascender hasta llegar a la plenitud de lo humano..
    Por eso, ella dice que por la conciencia y la razón, el ser humano debe llegar a poseerse a si mismo para conseguir su ultimo fin que consiste en la union con el ser que es absoluto y eterno….Y Agustín de Hipona, por su propia experiencia nos dice que no vamos a reposar cumplidamente hasta que nuestro propio corazón no repose en el “corazón” divino…puesto que ontológicamente el espíritu humano está destinado a la vida eterna….
    y nada de lo que obtenga aquí en la tierra le va a satisfacer plenamente….ni honores, ni riquezas, ni salud, ni ningun bien de este mundo, constituyen el verdadero SER….puesto que son pasajeros, efímeros, se evaporan, son como un “ayer que pasó, una vela nocturna”…. nuestra felicidad solamente reside en Dios,. fuente de toda felicidad….
    Por eso el ser humano, no puede olvidar su destino eterno; lo mortifica el pensamiento que nada le satisface plenamente aquí…que nunca se realiza plenamente como persona completa…que siempre quiere mas y mas….y dejado un placer, busca otro y otro….sin llegar, siempre sin llegar….

    Por eso, el espíritu solo puede percibir el abismo de donde recibe el ser pero la nutrición de su vida se realiza a traves de lo que recibe de sus sentidos, por medio de ideas, en su vida racional…El cerebro es pues solamente un instrumento a traves del cual se expresa  la totalidad de su vida que es la unidad entre lo físico y lo spiritual.Y asi tanto materia física y espíritu inmortal han de caminar juntos: no solo Dios sostiene la material, sino que ilumina el
     espíritu como nos dice el apóstol S. Juan

    Por otro lado, solamente podemos “intentar” medir el amor, el sufrimiento, el mal, etc. para hacernos “una”
     idea…Esos “números” son solamente para la estadística…para los records….para el conocimiento general…del
     problema existencial…pero jamás reflejarán la verdad de lo que experimenta el ser humano….Esto solo pertenece a su parte spiritual….imposible de “medir”….porque solamente “yo” se lo que amo y se lo que sufro….pertenece a mi persona…a la union de los sentidos con mi espíritu….No hay Ciencia experimental que pueda “medirme” a mi como persona humana…puesto que esto pertenece a otra dimension que está por por ENCIMA de lo meramente físico
    o material….Por eso, contra Hegel, Edith Stein, la filósofa  fenomenóloga, dice que la naturaleza y la dignidad de la PERSONA HUMANA consiste precisamente en su “ser” personal apto para una relación con Dios a traves del espíritu en una total sintonía con El a traves del amor….

    Por otro lado, no existe ningun oportunismo para el creyente….El objeto de la Ciencia es la comprobación de los hechos cosmo-vitales…no es decir si el mundo tiene propósito o no….Si la Ciencia descubre que existe inteligencia en el mundo, no es oportunismo del creyente el pensar que esto es applicable al Creador, que es la fuente de inteligencia…Es que la verdad es una sola…y esto forma parte del cuerpo de la VERDAD…puesto que nosotros en esta vida solamente nos aproximamos a esta verdad poco a poco….La VERDAD,  absoluta, como clara vision, es trascendente…y pertenece a la vida eternal

    Un placer dialogar contigo….Un abrazo   Santiago Hernández.    

  • oscar varela

    Hola Manuel!
     
    Te leo:
    – “El amor es química, Santiago. Sólo química”-

    ¿Tan así es la cosa?

    ¡Bueno, entonces ya sé que regalarte para tu Cumple!

    La Tabla periódica de los elementos ¿ok?

    No estaré para apagar las velitas ¿cuántas, Manuel?

    Abrazo – Oscar.

  • Manuel

    Santiago
    Quisiera aclarar algunas cuestiones a las que hace referencia en tu última aportación
    Pero antes que nada destacar tu generosa “observación ad hominem, o ad personam” muy útil en los diálogos abiertos pero tienen una vulnerabilidad, hay que evitar equivocarse con lo mismo con lo que se ha pretendido evidenciar a interlocutor con el sagaz descubrimiento: Sin embargo, no solamente “te revelas” por la ortografía, sino tambien por tu manera de pensar….” es posible que hayas incurrido por un humano error cuando ortográficamente escribes: Para la Ciencia “esperimental” una verdad tiene que ser comprobada por….
    Pero vamos a lo que vamos.
    De lo que vayamos definiendo sobre la verdad, como la belleza y la bondad son avances que nuestro cerebro agradece, cuando contempla cualquier paso que nuestra civilización nos proporciona, en la dirección de alcanzar cotas cada vez más elevadas.
    Y con respecto a la verdad, el avance de la verdad hacia cotas más elevadas se entiende, cuando mediante en método científico nos saca cada vez más de la ignorancia y del oscurantismo. La verdad científicamente corroborada también ayuda al creyente a no mantenerse en el ridículo sosteniéndose como defensor del modelo de creación que nos ofrece el Génesis. Ayuda al teólogo a elaborar una teología de acuerdo con la modernidad desprendiéndose de los mitos, leyendas y supersticiones.
    En definitiva, tú estimado Santiago y todos, no disponemos de otra fuente de conocimiento que el nos proporciona la Ciencia y la Ciencia, de seguro, ayuda al creyente a perfilar su metafísica idea sobre dios. Todo el Corpus doctrinal de la Iglesia Católica va cambiando por la presión de la evidencia científica. Ya no es ni la tradición ni revelación alguna, la que le pueda servir para atrincherarse frente al avance de la razón y de la ciencia.
    Creo que no aciertas cuando expones que el amor, la amistad…no puede ser medido, pesado, reproducido…
    Pues sí el amor, la amistad, la pasión son reacciones puramente de nuestro cerebro. Pertenece a nuestro cerebro y pueden ser observadas, corregidas o cambiadas para modificar dichas conductas.
    Según las Neurociencias: Cualquier alteración en las conexiones neuronales pueden desencadenar alteraciones en los comportamientos y los rasgos actitudinales; Cualquier desequilibrio en el funcionamiento electroquímico en determinadas áreas del cerebro comporta desajustes en las relaciones de la persona con su entorno social, Cualquier ausencia de la proporción adecuada de los neurotransmisores necesarios para sostener la relaciones interpersonales pueden conducir a los especialistas a corregir con las sustancias adecuadas el cuadro patológico que pueda presentarse.
    El amor es química, Santiago. Sólo química
    Y no, el amor no se refugia en el alma. No hay constancia de alma ni del espíritu. Habrá que esperar alguna observación de esos planos que defiende el dualismo. Hasta ahora esas reacciones son fruto de nuestro cerebro. Todo ocurre en él y eso si está siendo comprobado.
    ¿Cómo que no se puede cuantificar el mal? ¡Claro que se puede objetivar! cuando quiera se te puede exponer el número de muertos, desplazados, heridos, violados y abandonados a su suerte que los historiadores, sociólogos, antropólogos han aventurado sobre el victimario  que nuestra especie ha pagado por afrontar enfermedades, guerras de todo tipo, desastres naturales..
    ¿Cómo se puede comparar el mal que subjetivamente uno sienta, imposible de medir, con el mal susceptible de objetivarse y que sí se puede evaluar y calcular.
    Lo que le pasa al creyente es que tiene miedo. Miedo a señalar con el dedo quien es el responsable de tanta creación desatinada. Y divaga. Huye. Y evita hacer su propio análisis de la realidad que desembocaría necesariamente, el afrontar cara a cara con la Teodicea. Sí, la Teodicea

    La ciencia no solo reconoce que tiene huecos sino que gracias a ellos siguen los laboratorios abiertos. El problema es el oportunismo del creyente en esconder a dios el hueco no cubierto por el descubrimiento científico. La Ciencia no ha dicho hasta ahora que el universo tenga propósito. Pero no se puede decir que cuando “la ciencia dice que hay un plan inteligente en el mundo” la teología defendería que había que atribuírselo a dios. Convendrás conmigo del oportunismo teológico
    ¿Y si no se diese esa eventualidad, en qué siglo reconocería el teólogo lo siguiente: “es suficiente, ya no podemos esperar más a que se confirme la hipótesis teleológica, es hora abdicar”.
    Lo he dicho en otra aportación, Dios es indesvelable.
    Un saludo
     
    Manuel

  • X. Gundín

    Ya se sabe, pero seguimos tropezando en esa piedra:
     
    Del mismo modo que para nosotros la explicación de la naturaleza y del universo está (la encontramos) en la naturaleza y el  universo mismos, y las conocemos en la medida en que descubrimos sus leyes, lo que significa que nuestro conocimiento todavía se mueve, no tiene aún respuestas finales, no hay lugar para afirmaciones categóricas= dogmas, fuesen pretendidamente científicos o poéticamente revelados en acto de divinidad…
     
    del mismo modo, pues, el sentido de la vida se encuentra (lo encontramos) en la vida misma, en el vivir…de cada uno. Tantos sentidos como vidas que, aunque parecidos, no son iguales. No son infinitos, pero tienden a serlo.
     
    Por eso me parece que circulan en todas las direcciones afirmaciones que asustan, no por lo que dicen, sino por su apriorística aspiración a ser exclusivas o finales o, por lo menos, mejores que otras.
    Sólo se debe dar por mejor la que está demostrado como tal. Demuestrese, y si la demostración no fuese conclusiva, especifíquese así.
     
    A mi me estorban mucho las suposiciónes siguientes, que siguen presentes aunque sea en modo implícito:
     
    1) suponer que el universo en el que estamos fue creado a partir de la Nada. No puedo aceptar eso, pq no soy capaz de concebir la Nada (entre otras razones pq si absolutamente nada hubiese tampoco podría haber -dualismos aparte- el pensamiento o la voluntad que pensó o hizo lo creado).
    Además, creo erróneo suponer que el momento cero es el id. de la creación, únicamente creemos saber que es el momento cero de nuestro universo, de nuestro tiempo, pero no sabemos como era lo que había -¿había?, parece que si- antes de nuestro tiempo.
    Más aún: ¿había entonces tiempo o algo parecido?, ¿nace el tiempo como una nueva propiedad anteriormente inexistente o es evolución de algo anteriormente existente?. Para poder avanzar necesitaría responder a esto. Y si no puedo responder,no se, y debo admitirlo así.
     
    2) no puedo acreditar como cierta la suposición -que sigue presente- de que existe un mundo de las ideas de las que nuestro mundo es imperfecto reflejo. Unicamente a efectos instrumentales puedo admitirlo.
     
    3) el uso de adjetivos para rebajar los sustantivos.
     
    Además, el mundo de la duda y las preguntas, es mucho más divertido que el de las certezas y respuestas.
     
     
     

  • Juanel

     
    ¡Ah! Otras cosa más. Os preguntáis por la relación entre cerebro y espíritu, en mi opinión por si les ayuda es que ninguna, quiero decir ninguna especial, no mayor ni en calidad ni en cantidad que la que se da entre el espíritu y el cangrejo ermitaño, la bacteria de la lepra o con la roca basáltica. Y si os preguntáis por la razón de esos sobresaltos en el enamoramiento, en el asombro al observar el entorno, etc, os convendría revisar los actuales trabajos de Neurociencia que tratan estas cuestiones.

  • Juanel

     
    Blas Lara y Gonzalo Haya, habéis presentado un escrito introductorio en este hilo sobre el tema Ciencia y Fe que en mi opinión no hay por donde cogerlo, nada positivo encuentro en él, sólo la conciencia que tenéis de que la Ciencia plantea profundos retos a la Teología. Conocéis mi posición más o menos por los comentarios que he expuesto y no me habéis dicho nada, sólo puedo suponer que los leéis y quizás aprendiendo. No sé si lo que habéis presentado es sólo una introducción precipitada, mal resumida….. pero es que tal como es no me queda otra opción que hacer una crítica mordaz. No creo que pueda ayudaros en vuestro trabajo, por que partís de presupuestos contrarios a lo míos.
     
     
    Lo más que me ha llamado la atención: ¿como es posible que toméis por válida la definición de fe de T.de Chardin como acto de suspensión de la inteligencia y someterse precríticamente a una manera de ver el mundo? ¡Por Dios! ¿es que acaso la fe es un conjunto de irracionalidades? y ¿someterse precríticamente? ¿es que acaso la fe nos suprime la libertad? ¡Por Dios! Ya sé que lo que queréis decir es que las verdades de fe son tan altas, sublimes, profundas, que la razón se vuelve insuficiente, y que a poco que nos movamos entramos en una nube de misterio. Pero con estos planteamientos ¿creéis que podéis “competir” con las propuestas ateas basadas en lo racional? Competir no me refiero a una lucha o combate a ver quien gana, sino simplemente a ofrecer una alternativa válida lo suficientemente racional para poder ser aceptada.
     
     
    ¿Os quejáis del dogmatismo científico? Y ¿qué otra cosa es lo del párrafo anterior? Menos mal que como de pasada decís que la Ciencia ya no lo suscribe, que fue algo del pasado del s.XIX, entonces con qué intención lo sacáis o lo mencionáis aquí. El sentido que tiene no es precisamente una buena voluntad de diálogo.
     
     
    La objeción que le colocáis a la Ciencia es que no lo abarca todo, ¿quien lo dice? Decís que el campo de la Filosofía es el de buscar el para qué y el sentido, bueno esto es la primera lección de Filosofía del Bachillerato. Pero lo que cuelan de pasada es algo inadmisible, la FALTA de sentido, la FALTA del “impulso” que requieren una forma de DISEÑO. Decís al principio que no solo respetáis la Ciencia sino que aceptáis sus conclusiones. ¡Pues empezáis bien, negándola, contradiciéndola! ¿Falta de sentido? Al mero VIVIR como señala Oscar Varela de continuo ¿le falta sentido? No será más bien que la religión sobrepone a este sentido básico y fundamental, como la Filosofía o pensamiento ateo sobrepone el suyo, y el hedonismo, y el estoicismo, y el cinismo, y el nihilismo, y el marxismo, y el humanismo, y el……..
     
     
    Bueno, ya está bien de esta rociada a mis hermanos en la fe. Lo siento pero no me he podido contener y he esperado a exponer mis puntos de vista, para que sepáis que no es un simple cabreo contra lo religioso o la fe, sino que hablo desde una posición de creyente cristiano de mentalidad crítica y científica.

Deja un comentario