Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 25-11-19, 16:56

Jon Joseba Leonardo (2019-11-25 16:56:58) : Se adjunta un link relativo al Avance de la Encuesta Europea de Valores 2018. Da una idea precisa de la situación del Sistema de Creencias [...]

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5074 Artículos. - 81291 Comentarios.

¿A quiénes manda la Iglesia al infierno?

FORTIN

El parábola del juicio final ha dado mucho pie a la inspiración de artistas de todo tipo. Dante en la edad media, Miguel Ángel en su gran fresco, el novelista Givanni Papini en el siglo pasado. Una nueva visión novelada es la que hoy nos ofrece Oscar Fortin, canadiense hecho latinoamericano, como bien se ve en su castellano.

Esta vez el juicio del Jesús eclesiástico es revisado por el mismo Pedro, el de las llaves.

Según el Evangelio de Mateo (Mt. 25, 31-46), Jesús expresa lo que será el Juicio Final. Este relato proviene de los comienzos de la Iglesia, incluso antes de que ella misma haya establecido la sacramentalidad y las normas morales,  conduciendo a la salvación eterna. Según estas nuevas normas y los sacramentos que  las fundan,  el “Juicio Final” recubre un sentido totalmente diferente, puesto que los  sucesores de Pedro, deteniendo el poder de atar y desatar, pueden definirlo diferentemente.  Entonces veamos lo que eso nos da.

Juicio

« Y cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria. Y serán reunidas delante de él todas las gentes: y los apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas á su derecha, y los cabritos á la izquierda. Entonces el Rey dirá á los que estarán á su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. »

  • Ustedes aceptaron la fe en la Iglesia católica, la única en detener el poder de abrirles las puertas del cielo.
  • Siguieron las directivas de sus Pastores sobre la práctica fiel de los sacramentos, especialmente los del bautismo, de la confesión, del matrimonio y de la  Eucaristía dominical cada semana.
  • Hicieron sus Pascuas anualmente.
  • Participaron generosamente en el pago del diezmo exigido por su Iglesia.
  • Se abstuvieron del uso de contraceptivos en sus relaciones amorosas con su cónyuge y también  de otra relación extramatrimonial.
  • Siempre han llevado un gran respeto hacia los sucesores de los apóstoles, obedeciéndoles  en la fe y  absteniéndose de criticarlos y menospreciarlos ante el mundo.
  • Lucharon, en unión con sus Pastores, contra el matrimonio homosexual y el aborto, contra las ideologías marxistas y los teólogos de la liberación.
  • Me honraron como Rey y Señor del mundo y adoraron a Dios con una gran devoción.

« Entonces dirá también á los que estarán á la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y para sus ángeles. »

  • Pues, Ustedes no reconocieron a la Iglesia Católica como la única iglesia apta a abrirles las puertas del cielo.
  • No siguieron las directivas de sus Pastores sobre la práctica de los sacramentos del bautismo, de la confesión, del matrimonio y de la eucaristía dominical.
  • No pagaron su diezmo a la Iglesia como se  les pedía.
  • Utilizaron los contraceptivos, favorecieron el matrimonio entre personas de un mismo sexo, toleraron el aborto y conocieron las aventuras fuera del matrimonio.
  • No respetaron a sus Pastores, haciéndoles la lección como si no fusen para ustedes mis únicos representantes.
  • Han sido excomulgados por las autoridades eclesiales.
  • Dejaron de lado a Dios y mi gloria de Rey del universo para preocuparse aún más del mundo y de sus problemas, como si no estaba allí para solucionarlos.

Entonces ellos contestaron recordando a Jesus lo que habia dicho al respeto del juicio final cuando andaba con sus discipulos poco tiempo de irse a la casa de su Padre.

  • Pero Señor, ¿tú mismo, no nos has enseñado a amar a nuestro próximo, a perdonar a los pecadores, a ayuda a los muertos de hambre, a los extranjeros y a los perseguidos?
  • ¿No nos has dicho que el Sabbat estaba al servicio del hombre y no el revés y que la ley no era  para dominar, pero para servir?
  • ¿No nos has dicho que no basta con decir  Padre, para acceder al Reino de Dios, sino de hacer su voluntad y que esta voluntad es amarnos los unos a los otros  en la verdad, la justicia, el cumplimiento, la compasión y la misericordia?
  • ¿No nos has dado el ejemplo al condenar a los fariseos, los sumos sacerdotes y los doctores de la ley de hipócritas y sepulcros blanqueados?
  • ¿No nos has afirmado lo que hacíamos al los más pequeños de los tuyos,  era a ti que  lo hacíamos?
  • ¿Cómo puedes enviarnos a la gehena eterna si nos aplicamos, sin ser siempre conscientes, a poner en práctica lo fundamental de tus enseñanzas?
  • ¿No has declarado que lo fundamental es la justicia, la misericordia y la fidelidad? (Mt.23, 23)

Entonces Jesús, extrañado por esta contraparte y sin querer derogar de su promesa hecha a Pedro de reconocer  su poder de atar y desatar en el cielo como en la tierra, pidió a Pedro lo que pensaba de eso.

Pedro tomó entonces la palabra y dijo a Jesús:

“Tu solo sabes leer en el fondo de los corazones y  reconocer a aquellos que te han sido fieles. Lo hiciste conmigo mientras te había renegado y buscado siempre a arrastrarte por caminos que no eran los de tu Padre.

Al escuchar la defensa de esas gentes, reconozco, tu enseñanza y testimonio de vida. La gran mayoría de la gente te ha seguido, conscientemente o no, hasta los más oscuros atrincheramientos y en las periferias de los dejados por cuenta de la humanidad para aportar luz, consuelo, justicia, verdad, amor, compasión y solidaridad.

Así pues, según los poderes que me has dado sobre la tierra, tomo sobre mí el desligar estos últimos de todas estas leyes acumuladas por una iglesia cortada de sus raíces evangélicas.  Hago lo mismo con todos los demás que te han seguido con buena fe, pero no tanto por esa iglesia más fundada en el legalismo y autoritarismo que sobre tu Palabra de vida, el testimonio de tus apóstoles y profetas. Tomo sobre mí persona esta traición de tu Iglesia como lo hice con  mi triple traición hacia tu persona.

Entonces Jesús declaró:

Vengan a mí, todas y todos los bendecidos de mi Padre. No he venido para condenar sino para salvar, para abrir a todos las puertas de un nuevo mundo. Por el contrario, que los mentirosos, los hipócritas, los manipuladores, los codiciosos que no reconocen sus propias faltas, pensando dominarlo todo, ¡que vayan a la gehena eterna!, es decir un momento de encuentro de cara a cara conmigo, donde serán juzgados según sus obras y purificados por el fuego eterno de mi Amor.

64 comentarios

  • m. pilar

    Un hermoso texto para rumiarlo en silencio y dejar que nos hable al corazón…


    …”Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: “¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?” Él les contestó: “Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito:

    “Este pueblo me honra con los labios,

    pero su corazón está lejos de mí.

    El culto que me dan está vacío,

    porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos.

    Dejáis a un lado el mandamiento de Dios, para aferraros a la tradición de los hombres.”
     
    mª pilar

     

  • M.Luisa

    Asun, tú siempre,  tan comprensiva y cariñosa!
     
    Sí,  soy feliz! valoro mucho la soledad a mí me ha sido muy fructífera!
     
    Un fuerte abrazo querida!!

  • Asun Poudereux

    ¿Te parece poco, Mª Luisa? sin esperar nada a cambio, cuánto se puede hacer…

    Me gustaría que además, aunque no lo expreses, pudieras estar feliz contigo misma en eso que somos, allá donde estés y con quien estés.  

    Me alegra mucho verte aparecer. Te quiero.

    Un tremendo abrazo y muchos besos.
     

     

  • M.Luisa

    Estimado Juanel recordarás que  hace unos pocos días de forma escueta   me dirigí a ti pero  fue tan sólo con el  único propósito   de aclarar un malentendido  que dio pie a que  te sintieras  aludido cuando en realidad yo pensaba en otra persona.
     
    Mi interés era sólo hacer la aclaración  pertinente pues me encontraba aquel día  física y   moralmente muy cansada.
     
    Conocía ya la frágil salud de tu esposa y  también tu gran esmero por cuidarla  y   ahora al leerte sobre todo a lo que concierne al silencio y a la soledad no puedo dejar de sentir cierta identificación con lo que expresas pues  este sentimiento de soledad también lo vivo desde hace tiempo despegada totalmente de cualquier grupo o comunidad. (también mi único  rincón es Atrio)
     
    Tu te esfuerzas en hacer feliz a tu esposa y yo me esfuerzo ya no en hacer feliz a mi hija que  ya lo es, en apariencia creo,  absorbida como está  en asuntos parroquiales, episcopales y demás instituciones, dogmas, rezos etc., en mi caso,  mi tarea,  si algo puedo hacer  es velar para  que, al menos, la buena  convivencia  nunca  se rompa  ni  desfallezca.
     
    Un abrazo

  • Santiago

    Antonio V., muchas gracias por tu comentario….Coincido contigo en la base…No cabe duda que es necesario reformar lo que es y debe ser reformado….Es necesario siempre volver al evangelio…volver a la simplicidad de Jesus…volver a lo esencial de esa Iglesia….

    Mientras no nos purifiquemos verdaderamente de todo lo que NO esté de acuerdo al mensaje auténtico de Jesus, no podremos llegar a ser parte de su Reino….Pero el mensaje de Cristo fue dado a nosotros en libertad….y para la libertad…como tu bien dices….Es esta verdad, aceptada libremente, lo que es importante, no podemos “forzarla”…Podemos luchar para lograr esa meta dentro de la Iglesia…sin embargo, no podemos obligar a nadie…Tenemos que dejar que el Espíritu nos guíe para lograr ese ser UNO con el Padre….como el Hijo es en EL…Nuestra fuerza es el Espíritu de Dios….

    La semilla pues fructifica si cae en la tierra “buena”…pero no dará frutos si la tierra es “árida”…Lo principal pues es seguir luchando….con lo poco o mucho que tengamos…con la vida larga o corta que nos quede…con el conocimiento vasto o exigüo que poseamos…con nuestras armas espirituales…abundantes o escasas….La invitación está ahi…Un solo ser humano es capaz de transformar al mundo….incluyendo el mundo católico…Pero el Espíritu siempre ha de obrar en paz…siempre ha de suscitar el amor….siempre ha de tranquilizar….siempre ha de santificar….siempre ha de conducir al bien…

    Asi pues es por nuestra indiferencia y por nuestra desidia, la de los cristianos, por la que no hemos logrado atraer mas al mundo hacia la verdad que es Cristo, por lo que no hemos podido encencer mas el fuego del evangelio…..Hemos de aprovecharnos del momento actual….para poder purificar nuestra fe….eliminando ese “poder temporal”….que afecta el verdadero “poder espiritual”….capaz de cambiar ciertamente la “faz de la tierra”….Ese aggiornamiento está siempre de moda….y todavía está en el proceso de realización…Pero Jesus guía a su Iglesia hacia la meta final….

    Un abrazo    de Santiago Hernández 

  • Santiago

    Agradezco mucho todos vuestros comentarios…Eso me hace sentir parte de esta humanidad que avanza peregrina en su camino diario hacia la meta final…Al leeros a todos, compruebo  que mi propia biografía se entrelaza con la vuestra…yo tambien tengo que cuidar diariamente de mi esposa y tambien tengo que ofrecer mi día al Señor, tratando de hacerlo lo mejor posible…para que de algun fruto…

    De las frases que se han quedado grabadas en mi desde que fui colegial, siempre me ha servido un adagio latino que traducido dice:” HAZ LO QUE HACES”…o sea, lo que haces, hazlo bien……
    Por lo tanto, mi limitación actual se reduce a querer hacer el ‘cada día” lo menos imperfecto que sea posible….
    Y siguiendo a Teresa de Lisieux siento que mis grandes imperfecciones y mis grandes defectos no me impiden querer seguir luchando por estar en el camino de Jesus, puesto que ella decía que cuanto mas imperfecta se veía, mas contenta se sentía, puesto que Dios la amaba, aun a pesar de sus grandes defectos….Si lo decía ella, que había cambiado su vocacion a la vida activa por la contemplativa porque pensaba que era mas útil de esa manera,..¿ que podré decir yo?..que no puedo rozar y alcanzar ni siquiera un atajo de su verdadero  camino….

    Por otro lado, lo mas difícil en la vida es hacer lo que es diario y ordinario, con verdadero interés, cortesía y amor hacia los demás. Como dicen: hacer lo ordinario con “extraordinaria” perfección…Teresa de Lisieux era la “campeona” de este tipo de vida, al mostrar al mundo que este camino de lo pequeño era asequible a todos nosotros y que era el camino para un sinnúmero de personas que solo pueden ofrecer la simplicidad de sus vidas, vidas a menudo llena de grandes dolores……..en un constante e indefatigable camino hacia Dios…Por eso ella se muestra como auténtica  y sincera al máximo, y lejos de vivir en un “lecho de rosas”, mostró mas bien la fortaleza y la fe de los mártires, pues se necesita la virtud de la paciencia y de la fortaleza para amar constantemente, (sin desfallecer)….amarlo todo…y a todos, inclusive a los que mas nos desagradan, y hacer de esto la “meta” de nuestra vida.

    Por eso, siguiendo este mismo camino, pero expresado de otra manera, Juan de la Cruz pudo exclamar:

    “Mi alma se ha empleado,
    y todo mi caudal en su servicio;
    ya no guardo ganado,
    ni ya tengo otro oficio,
    que ya solo AMAR es mi ejercicio”

    Con mi sincero afecto y con un cordial saludo      Santiago Hernández    
     

  • Antonio Vicedo

     
    -,Santiago (09-Febrero-2014 – 22:21 pm ) creo coincidirás en la valoración y apreciación común del contenido de: “De internis, neque Eclesia”; “El santuario íntimo humano pertenece a su Sujeto por su libre responsabilidad a la medida de su real racionalidad”.
     
    Esto va por aquello de la misma condición del acto, o actitud de fe, que tiene su exclusivo soporte en lo mas fundamental e intimo de ese santuario personal que cada un* somos.
     
    Por ello cada quien optamos por nuestra fe, positiva o negativa sobre lo que traspasa el horizonte de la experiencia y la ciencia y para ello, lo imprescindible por necesario es el respeto y la consideración valorativa de la coherencia o incoherencia práctica con la que, la opción de fe, se respalda.
     
    Y ahí nos vemos forzados a concretar opciones, a medida que nos acercamos al fin de las posibilidades que la temporalidad vital nos ofrece hasta la muerte.
     
    Plantearnos en ello sesudas reflexiones, además de trabajar con sofismas, de nada nos pueden servir, como no cumpla su finalidad el gratuito testimonio de las referidas coherencias o incoherencias prácticas, por su acción magnética,en el más profundo sentido del termino.
     
    Pasando a la fe en Jesús que,en tanto intento de discipulado suyo optamos como actitud, es donde entra el problema de la concreción de esa opción en la Iglesia (=Asamblea, Comunidad Discipular) que somos, y cuya identidad, parece que necesitemos fundamentarla, no en nuestra opción ni en lo estructural normativo cargado de influencias humanas, no todas de fidelidad coherente con el testimonio y mensaje de Jesús, sino en estos, conservado desde su tiempo histórico, y válidos para motivar la libertad de la fe.
     
    De tu reflexión recojo esto para cuestionarme mi opción y coherencias prácticas, pues viviendo, como conduciendo, hay que controlar constantemente la orientación:
    “-Por eso, separar a Cristo de su Iglesia ministerial y carismática es un imposible…Ese cristianismo carecería de base y de sentido….El mismo Cristo nos fue conocido, no por los gnósticos, sino por medio de los Apóstoles…
    ES a esa Iglesia a la que yo pertenezco….porque no me puedo identificar con los que se apartan de la fe en Cristo que me llegó a traves de su Iglesia…puesto que yo creo en ese Jesus del Evangelio…

     
     
    Porque ¿ Hay problema entre Cristo y su Iglesia ?
    -Si.  Y muy grande, importante y fundamental; en cuanto Él es la Cabeza y, por su Espíritu Santo,principio vital  de su Cuerpo Social Humano que tod*s constituimos por su voluntad y proyecto, en tanto órganos y miembros cualificados para fines de intercomunicación vital por los llamados carismas, que el mismo Espíritu ha asumido  en la confiada tarea divina de repartir, a su beneplácito, para el bien corporal comunitario.
     
    No es lo mismo separar, que en ello tiene valor la separación a la que te refieres, que la diferenciación real entre el resto del Cuerpo y su vitalidad y funcionalidad  participadas.
     
     
    Tu reflexionas sobre las motivaciones de tu fe en Jesús, basándote en los Evangelios y la Tradición y ello me parece merecedor de todo respeto a tu modo, pero, sólo tanto como el mio y el de otr*s motivados también en base a esos mismos Evangelios y primitiva Tradición,que, como no puede ser de otra forma, ha tenido que soportar, cuanto menos, los efectos de una traducción cultural en los conceptos y palabras.
     
    Algo fundamental a lo que hago referencia es al concepto DISCÍPUL*S y APÓSTOLES, cuya carga diferencial se refiere a seguidores vitales y a enviados con tarea o misión.
     
    Y aquí, la cosa ya da para mas, si nos basamos en todos los testimonios y mensajes asumidos y conservados por la Iglesia, desde el principio, hasta hoy.
     
    En todos los evangelios se hace referencia a l*s discípul*s y también a l*s apóstoles que son dikscípul*S enviad*s por Jesús a hacer tareas de evangelización, o anuncio de la Buena Noticia de la Salvación de parte de Dios, en Jesús su Enviado=Apóstol = Mesías.
     
    Y de la identidad de l*s discípul*s, tenemos clara definición en el Ev. de Ju, XIII,35: “En esto conocerán que sois discípul*s mi*s, en que  os amáis un*s a otr*s”; con lo cual ya tenemos cualificada la materia prima de la estructuración eclesial.
     
    Somos Iglesia de hecho: todos los seres humanos cuya vida se concreta y manifiesta en el  mutuo amor; e Iglesia en posibilidad, tod*s, l*s que no viviendo en el mutuo amor, tienen la posibilidad de alcanzar ese modo de vivir, que es el humanismo propio de la Humanidad.
     
    Sobre el Amor Personificado que es el Galileo Jesús, constituido Cabeza insustituible de la Iglesia (= Cuerpo de sus discipul*s),se fundamenta, como sobre inamovible roca, el Nuevo modo de vida humana , que tiene, como  finalidad, lo implicado por Jesús al Sábado israelita  y, por extensión a  toda religión.
     
    El núcleo o Depósito de la fe en Jesús, está y vive en su Cuerpo Vivo, o Discipulado , según su definición, en coherencia con su testimonio y mensaje: “- Esto os mando: Que os améis l*s un*s a l*s otr*s, como Yo os he amado.”
     
    Por ello, aclarará a Pedro, su negador y su futuro representante, que cuando se convierta a esta fe, confirme en ella a sus hermanos: pero de esto trataré al hacerlo del  apostolado.
     
    La tarea apostólica que presupone la condición de discípul*, está determinada por Jesús en función de la carencia de cualidad discipular, por que aún no se haya alcanzado, o se tenga que reparar por incoherencia de fidelidad.
     
    ¿No podría ser definida esta tarea como la de un*s discípul*s enviad*s a evangelizar (A que se viva humanamente en el  Amor mutuo sin excepciones) tanto en la Iglesia de hecho, como en l*s que aún no llegan a la condición real de  discípul*s?
     
    Ciertamente a Los Doce les reconoció Jesús esa condición apostólica y les confió su propia misión y no se trata de negársela en base a la Escritura y la Tradición, pero de estas mismas fuentes,explicita e implcitamente´, no fue confiada esta misma misión a l*s discipul*s que seguían a Jesús en su vida, su muerte,su resurrección y sobre los que se derramó el Espíritu Santo en Pentecostés?
    ¿No fue este último acontecimiento el arranque del quehacer discipular de la Asamblea o Comunidad de Nueva Vida y el principio de la acción carismática del Espíritu repartiendo, cuando y como queria y quiere carismas en beneficio de la Vida Común en el mutuo amor de verdadera hermandad?
     
    Es verdad que se ha de tener en cuenta la referencia a Los Doce ,  la sustitución de Judas por Matías y lo de las columnas de la Iglesia de Jerusalén;  y no se trata de negar evidencias, pero tampoco silenciar la importancia del Envío (Apostolado) de María en la mañana de la Resurrección con el encargo de anunciar el divino acontecimiento y  la vuelta de Los Doce a Galilea.

     
    ¿Qué pasó con este Apostolado Femenino?
    ¿ Que no se acomodaba a los modos religiosos precedentes por el trato y consideración ddados a  las  mujeres?
    ¿Se respetó la Fe del Discipulado completo?
    ¿O se enmendó la tarea propia del Cuerpo Total, incluidas la de  su Cabeza y la acción de su Vivificador?
     
    ¿Qué empezó a impedir que medio discipulado, no podía seguir siendo Enviado, habiéndolo sido por Jesús y necesitándolo su Comunidad y quienes, en la Humanidad, aún no pertenecían a ella?
    ¿O, sí hubo Apóstoles mujeres que, aún mediante el rito de la Imposición de manos, ejercieron esta tarea, incluido el ejercicio carismático del ministerio y, por presiones culturales y de tradiciones superadas por Jesús, se las silenció hasta prescindir totalmente de ellas en el quehacer eclesial hasta nuestros días tan pronto como la incoherencia evangélica concedió preferencia a la estructura eclesial de poder?
     
    ¿No habrá tenido este proceder nada que ver en la jerarquización y clericalización de la Iglesia, con la consecuencia permanente de que, en muchas comunidades, a lo largao y ancho de la cristiandad, no se haya podido disfrutar del ejercicio del carisma ministerial, no por falta de discípul*s auténtic*s y testimoniales por su fe, sino por el control del incoherente poder machista patriarcal?
    ¿Dónde quedó y ha permanecido la clara advertencia de Jesús: “A nadie consideréis, ni llaméis padre sobre la tierra,pues uno sólo, el Celestial, es vuestro Padre (=Madre), lo que nos calificaba a tod*s de herman*s iguales en tanto miembros, de hecho o en posibilidad, del Cuerpo de Cristo?
    Por todo ello y algo más que no lo trato para no alargar mas el comentario, Santiago, esto de tu :”-Ese cristianismo carecería de base y de sentido….El mismo Cristo nos fue conocido, no por los gnósticos, sino por medio de los Apóstoles…
    ES a esa Iglesia a la que yo pertenezco….porque no me puedo identificar con los que se apartan de la fe en Cristo que me llegó a traves de su Iglesia…puesto que yo creo en ese Jesus del Evangelio…
    “, puede y debe ser posible entenderlo y vivirlo de modo distinto, sin dejar de ser su Iglesia, ni considerar menos coherente la fe que nos llega por la Comunidad Discipular de Jesús, asistida, no solo por la tolerancia respetuosa del Espíritu sobre cierto modo humano de libertad, sino, presumiblemente más de acuerdo con su acción carismática libre , potenciando otras libertades, como signos de los tiempos, por una mayor revitalización de la coherencia evangélica.
    Porque, Santiago, en la Iglesia Cristiana, como en la misma Humanidad global, es el poder acumulado quien ha originado la gran y mortal pandemia, no por carencia de bienes, sino precisamente por la injusta manipulación y control de los mismos desde la falacia de negar los altísimos valor y dignidad iguales de todos los seres humanos.
    Lo razonable está de parte de Jesús al proclamar que.”-Sólo la Verdad os hará LIBRES.” Un fraternal abrazo.

  • m. pilar

    Un abrazo redondo y entrañable Juanel.
     
    A veces… nos rompemos los ” cascos” de tanto pensar y discurrir…
     
    Jesús va al grano sin más… !y sin nada menos! Dice tanto en pocas palabras, que nos cuesta asumir la grandeza de su hermoso Proyecto.
     
    Me alrgro de haber podido sentirte gozoso.
    m* pilar

  • Juanel

     
    ¡Dios mío Mª Pilar, qué cerca, qué cerca te he sentido de mí! ¡qué cosas tan sencillas me dices y cómo me han llegado! Me has tocado mi fibra sensible y se me han rayado los ojos. Gracias, muchas gracias de verdad, sobre todo cuando explicas que también en soledad se puede seguir adelante. Lo sé pero es necesario oirlo. Y cómo puedes decir estas cosas tan, tan…: Si das vida y la tuya está preñada de ÉL, todo cuanto hagas hasta lo más insignificante, estará lleno de vida; deja que sea Él quien de fruto, tú, se sus manos, sus ojos, su corazón… Mi vida ¿está preñada de Él? Pues es verdad y lo desearía gritar a los cuatro vientos por si alguien me oye. Al leer que somos templos, que al que ama a Jesús él le dice que hará morada en él, yo le digo a Jesús que vale porque lo dice él, pero que destroza mi racionalidad. Y luego me digo que bueno, que mi racionalidad tampoco es muy importante, que por él se la doy si es eso lo que quiere. Y es que hay momentos en que “el no saber”, en los que “la incertidumbre” son importantes. (te lo reconozco George, aunque sin pasarte je,je. Dices cosas de tu experiencia que también me han llegado.)
     
    Bueno, gracias a todos. Mañana me ocuparé de ciertas cosas de vuestros comentarios que me gustaría tocar. Es que leer lo de MªPilar me tiró al teclado, necesitaba decírselo.

  • Francisco García

    Las consideraciones que hacen George y Juanel me parecen muy interesantes, vienen muy a cuento, y se puede aprender de ellas.
    Lo de las obsesiones que menciona y analiza George a través de su experiencia y conocimientos del cerebro es así, está claro. Yo ya lo sabía o sospechaba  (aunque con menos claridad) pero no lo traté en mi comentario por simplificación y para que la situación pudiera presentarse como  más general u objetiva. En resumen: estas obsesiones entiendo yo que son un pequeño grado de locura que, al ser conocida por quien la porta, es mucho menos grave que la locura desconocida por quien la tiene. Y, además, en este caso podría haber mejorar si valiera la pena, porque creo que algunas personas pueden estar más o menos satisfechas con sus defectos de manera que no se planteen ponerles remedio.
    El infierno. Vamos a mandarlo al limbo o ¿qué? … ( ¿Será irreverente? ¿Estará mal dicha la gracia?. No quiero molestar a nadie ). ( Permitidme otra ironía: en los ámbitos eclesiásticos – o mejor dicho clericales -, en la época autoritaria – ¿hoy mismo? -, cuando un clérigo hacia una gracia sobre lo sagrado había risas y cuando la hacía un lego, seguramente, era irreverente ). El beneficio de la duda o las varas de medir.
    Hablando en serio. Yo asistía antes a la misa dominical en un convento de padres carmelitas, y el que la decía a la hora que yo iba era una persona mayor, aunque más joven que yo, que en su homilía era directo, al grano, recurrente en algunas cosas ( por ejemplo, la humildad, la parábola del padre del hijo pródigo ). Eran homilias cortas y para mí muy sustanciosas. Pero me extrañaba mucho que nunca mencionara el infierno por muy a cuento que viniera. Yo pensaba, nunca me atreví a hablarle: – Este hombre, lo del infierno, no debe tenerlo nada claro …-  .
    Y nada más, me despido en esta charla, deseo que podamos conseguir con nuestra pequeña dedicación que las personas estemos más alegres y seamos más generosas.  ¡Qué se conozca que somos discípulos!
    Saludos     Paco

  • Antonio Vicedo

    Gracias, Juanel, por el contenido de tu aportación sobre lo que yo te expuse y que he considerado con la máxima atención, pues todo le hemos de aprovechar para desliar la madeja enredada  y que el hilo de nuestro vivir, con toda su extraordinaria calidad regalada por Quien tanto nos Ama desde su AMOR. pueda urdir el paño para aquel traje nuevo que, según Jesús, sustitirá todos los inútiles remiendos.
    Agradezco y considero como también mio el ánimo que te ofrecen l*s amigos en atrio, recógelo con el cariño con que te lo ofrecemos yque reponga tu fuerza a la vuelta de cada viaje a la tinaja vacía para que puedas terminar de llenarla, cosa que intentaremos también nosotros. Un fraternal abrazo.
    Sobre el aspecto liberador de nuestra cotidiana tarea, cuando ya tenemos casi el camino recorrido  creo que esto que me decía  mi sencillo padre y me ha servido a mi, puede también ser de provecho pra ti y para quienes esto lean-
    El había sido músico desde muy jovencito y ya entrado en años cuando no le era fácil mantener rentables los instrumentos decía: Al músico, cuando ya no puede pitar, le debe quedar el marcar el compás. Y con ello, tenía plena satisfacción de que seguía siendo músico.
    Esta es la valoración de lo que podemos hacer, pues en los latines queda  aquello de Ad imposibile, nemo tenetur, que a lo llano dice: Lo imposible a nadie obliga.

  • Asun Poudereux

    ¡Qué hermoso lo que vives, Pilar!…….

    Cuídate. Ya sabes  cómo.

    Un abrazo muy fuerte.
     

  • George R Porta

    Amigo Juanel: Tienes derecho a decirme que sea el tipo menos serio de todos los atrieros: Digo que me retiro y no lo hago. He leído tu comentario a Antonio y veo que tu esposa esté requerida de tu cuidado. Deseo que se mejore pronto y si no se puede curar, al menos que entre ella y tú puedan hacer que los sufrimientos de ambos cobren sentido en ella y en ti.
     
    No he podido dejar de recordar esto que lo viví de cerca cuando cuidaba a mi abuela, después a mi padre, más tarde a mi madre y finalmente a mi tía. Para eso salí del convento pensando en regresar y tras de cuidarles regresé al convento para quedarme, y no sabía que regresaba precisamente para salir definitivamente. Al principio de todo ese recorrido nunca me lo hubiese imaginado.
     
    Debo a mis pacientes mucho más que lo que les haya podido dar: Ese es el único valor que le reconozco al sufrimiento. Redime a quien sirve y deja que quien sufra le saque la compasión de dentro aunque ésta venga mezclada con otras cosas de diferente naturaleza o valor.
     
    No me imagino que el Dios de Jesús, el que él revela según mi esperanza confiada, pudiera estar impasible junto a la Cruz de su Hijo esperando celebrar que terminara de pagar ninguna deuda de pecado original como pensaba Anselmo y (aunque no hay un dogma al respecto).
     
    Siento y pienso que si usara la figura trinitaria—al estilo de Ignacio en los EE en la noche de la tercera semana cuando propone la consideración de la muerte de Jesús—el Padre y el Espíritu estuviesen de alguna manera que no comprendo acompañando al Hijo mientras era ejecutado inmisericordemente, pero por elección habiendo quedado reducido a la más baja y vulnerable condición humana, a la muerte.
     
    Siento que le respetarían en su opción de ser completamente vulnerable, voluntariamente  “despojado de todo rango”, sufriendo de alguna manera que no puedo comprender porque no sé si la condición divina es compatible con el sufrimiento o no, pero si se trataba de una relación filial no puedo concebir que el dolor del crucificado agonizante arrancara lágrimas a su madre María, humana, y dejara impasible a quien Jesús llamó tantas veces Abba, Padre o al Espíritu a quien llamó “Paráclito”—literalmente aquél a quien se puede recurrir en busca de ayuda o consuelo—y hasta explícitamente Consolador.
     
    Mis enfermos, los de la familia, los de mi estudio clínico y ahora los de hospicio. Mis alumnos, los del colegio preparatorio, siempre “me han sacado algo” que de no haber sido por ellos no hubiese podido salir de mí del mismo modo y a veces a regañadientes. Me refiero al servicio compasivo, gratuito. Siempre lo han hecho y siempre mezclado con mis limitaciones, mi incomplección porque no cesa mi andar en vías de crecimiento.
     
    Es la imagen de la serpiente convertida en la vara que Moisés alzaba y quien la miraba con esperanza quedaba sano. Quien mira a Jesús crucificado y se deja crucificar con él, se deja doler con él, Jesús le saca la compasión de dentro. Quien sirve a quien sufre e incluso a quien necesita aunque no sufra, compadece y quien compadece es redimido en su servicio aunque no busque serlo.
     
    La mayoría de mis pacientes me pagaban por mi trabajo y siempre he recibido algo material de parte de mi empleo, eso asegura que no pueda vanagloriarme y que deba agradecer a quienes me redimen en su sufrir o en su necesidad de mi servicio con o sin sufrimiento de su parte. Si hiciese aunque fuese solo un pelín más de aquello que se espera endeudara al otro. La clave es dar lo que el otro/la otra necesitan en la medida que lo reclamen.
     
    La compasión y el amor en el servicio a los de casa es como una llamada al desierto, a la soledad y con tal de que no me venga al desierto en busca de mí mismo o a encontrarme solo a mí mismo, ya sé que encontraré dificultades y dudas y cansancio y hambre y sentido de inutilidad y frustración porque humanamente sea capaz de todo eso, pero lo esencial siempre será que, cuando esa soledad del desierto sea interrumpida por el “paso” o pascua de Jesús en la forma de uno de sus pequeños hermanas o hermanos, que no me encuentre dormido o incapaz de servir.
     
    Charles de Foucauld cuando estaba de ermitaño en el Sahara donde fue asesinado y hoy se levanta su tumba, esperaba cada noche con la puerta de su ermita abierta por si algún beduino necesitaba albergue. Ese era su visión de su soledad. Estar en oración a la espera de Jesús y de algún caminante que requiriera acogida.
     
    A menudo no he visto cerca de mí a quien requiere de mi acogida. Eso me ocurre día a día en mi trabajo del hospital. Escojo a quien voy a escuchar porque he de ver a mis pacientes o sus familias cada día pero poco a poco si alguien se acerca aunque me haga perder tiempo trato de recordar que este que me necesita espontáneamente debe recibir la prioridad aunque sea para preguntarme en qué dirección pudiera encontrar el ascensor. No pocas veces siento que me produce paz interior la sonrisa con la que agradece saberse en lugar de perdido y necesitado, situado en su dirección al ascensor y satisfecho por haber encontrado lo que necesitaba. En cuanto a mí, sigo pensando que Jesús me envía casos muy fáciles si mido mi bondad por lo que me parece que trabaje. Pero siento que me ama mucho si la otra persona marcha camino al ascensor, confortada de alguna manera, con su problema resuelto.
     
     
    Un abrazo x 2.

  • Asun Poudereux

    Es imposible, Juanel, que todos hagamos todo, pero sí saberse en interrelación y actuar en el círculo de personas que se cruzan en nuestra vida día a día, no escatimando nada de lo que sea preciso y en la medida que podamos dar lo mejor que somos y se nos va dando, siendo el otro. No hay razón para culpabilizarse, sino  tratar e intentarlo con actitud abierta y responsable.
     
    Gracias por estar ahí.

Responder a M.Luisa Cancelar comentario