Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4948 Artículos. - 79468 Comentarios.

El perdón es liberación

DALBESSIO P

El amor triunfa, al menos en esta vida, no porque se elimine el mal de una vez por todas, sino porque se le resiste y se le vence de nuevo cada día. No nos aseguramos el bien para siempre con algún acto heroico, se le reconquista cada vez de nuevo, de manera repetida. San Pedro preveía un límite para el perdón. Siete veces  y luego el pecado se volvía irreversible. Pero Cristo le dice que el perdón se repite hasta el infinito (Merton, Thomas. Escrito en 1964. )

Quiero compartir con ustedes dos noticias –de culturas diferentes- y algunas frases que nos permitan reflexionar el tema del perdón y la reconciliación, La primera noticia nos cuenta que: “Durante siete años, la joven iraní Ameneh Bahrami estuvo consumida por el deseo de venganza. El pretendiente rechazado que arruinó su vida cuando tenía 26 años lanzándole ácido en la cara y dejándola casi ciega estaba condenado a sufrir un destino similar. Pero a último minuto, la víctima dio ayer marcha atrás.

“¿Qué quieres hacer ahora?”, preguntó el médico a esta mujer iraní, que ahora tiene 32 años. “Lo perdoné”, respondió ella, parada junto a su atacante en una sala de operaciones, en una dramática escena que fue transmitida ayer por la televisión estatal de Irán. Así, bajo fuertes presiones internacionales, Bahrami renunció a la ley del Talión, con la que una víctima puede aplicarle a su atacante el mismo sufrimiento. El brutal episodio sucedió en 2004, cuando la mujer y Mayid Mowahedi eran estudiantes en la Universidad de Teherán. Ella rechazó la propuesta de matrimonio de Mowahedi, quien, ante la negativa, respondió enfurecido, lanzándole ácido en la cara. La ley islámica permite el “ojo por ojo”, por lo que Bahrami obtuvo el derecho en una sentencia de 2008 de cegar a su atacante con dos gotas de ácido. Pero a último momento, se echó atrás. “Lo hice por varias razones: por Dios, por mi país y por mí misma”, dijo ayer a la prensa local, y añadió que su propia familia estaba en contra del castigo. Además, aseguró que la decisión la ha liberado. “Le doy gracias por su generosidad y me arrepiento en lo más profundo de mi horrible acto”, fueron las palabras del atacante, entre lágrimas. La familia de Bahrami también se mostró aliviada. “Esto traerá más paz a mi hija que la venganza“, dijo su padre.

Bahrami reside en España, donde está bajo tratamiento médico. Pese a varias operaciones, perdió la visión de uno de sus ojos y casi la totalidad del otro. Los cirujanos que la atienden creen que necesitará por lo menos cinco operaciones para cambiar su aspecto. Además, necesitará otra cirugía más compleja para devolverle la vista en un ojo.” (Agencias AP, ANSA y EFE)

Nos regalas el perdón. No nos pides negociarlo contigo a base de castigos y contratos. “Tu pecado está perdonado. No peques más. Vete y vive sin temor. Y no cargues el cadáver de ayer sobre tu espalda libre”.
No nos pides sanear la deuda impagable de habernos vuelto contra ti. Nos ofreces una vida nueva sin tener que trabajar abrumados por la angustia, pagando los intereses de una cuenta infinita. Nos perdonas con todo el corazón
(Oración de Theilard de Chardin cuyo título es Adora y Confía).

Aquí algunos párrafos de la carta de un sobreviviente al autor de los atentados en Noruega: “No vamos a responder al mal con mal“, le dice un adolescente de 16 años a Anders Beivik.

“No vamos a responder al mal con mal, como hubieras querido. Estamos luchando contra el mal con el bien. Y vamos a ganar”. El inicio es el tradicional “Querido Anders Behring Breivik”. “Tal vez creés que has ganado. Mataste a mis amigos y pensás que destruiste al Partido Laborista y a quienes creen en una sociedad multicultural”. Quien escribe es Benjamin Oesteboe, de 16 años, que perdió a cinco amigos en la matanza. “Que sepas que fracasaste”, destaca el chico en el texto publicado en Facebook y difundido por el periódico noruego Dagbladet. «Te describís como un héroe, un caballero. No lo sos. Pero una cosa es cierta: creaste héroes. En ese caluroso día de julio creaste algunos de los héroes más grandes que el mundo haya visto jamás», escribe Benjamin. El pasado 22 de julio Benjamin Oesteboe se escondió junto a algunos amigos en la ribera del río al escuchar los disparos de Anders Breivik, que irrumpió en la isla de Utoya vestido con uniforme de policía. Benjamin consiguió salvar su vida cuando alrededor de las 18.25, unos ochenta minutos después del comienzo del tiroteo llegó la policía. “Debés saber cómo funcionó tu plan. Sos el hombre más odiado de Noruega. Muchos están enfadados, pero yo no estoy enfadado. No tengo miedo. No podrás alcanzarnos, somos más grandes que vos», escribe Benjamin al final del texto. (publicado por el diario La Nación,  el 1 de agosto de 2011).

No eres un Dios de tantos por ciento en el amor. “A éste setenta y cinco y al otro sólo veintitrés”.  Hagamos lo que hagamos somos hijos cien por cien. Tu perdón es para todos.  No sólo cargas sobre el hombro a la oveja perdida, sino también al lobo manchado con la sangre de la oveja.
Perdonas siempre. Setenta veces siete saltas al camino para acoger nuestro regreso, sin cerrarnos el rostro ni racionarnos la palabra, por nuestras fugas repetidas.
Con el perdón nos das el gozo. No quieres que rumiemos en un rincón de la casa nuestro pasado roto, como un animal herido, sino que celebremos la fiesta de todos los hermanos, vestidos de gala y de perfume, entrando en tu alegría.
Te pedimos en el Padrenuestro: “Perdónanos como perdonamos”. Hoy te pedimos más todavía: enséñanos a perdonar a los demás y a nosotros mismos morales.

Haz que brote, y conserva siempre sobre tu rostro, una dulce sonrisa, reflejo de la que el Señor continuamente te dirige. Y en el fondo de tu alma coloca, antes que nada, como fuente de energía y criterio de verdad, todo aquello que te llene de la paz de Dios.
Recuerda: cuanto te deprima e inquiete es falso. Te lo aseguro en e nombre de las leyes de la vida y de las promesas de Dios.
Por eso, cuando te sientas apesadumbrado, triste, adora y confía (Oración de
Theilard de Chardin cuyo título es
Adora y Confía).

“Quién decide perdonar elige romper las cadenas de la memoria pasada y opta por un futuro completamente nuevo. Perdonar es construir una historia nueva. Es un ejercicio de autonomía y libertad. Pero hay una clara diferencia de contenido psicológico entre la palabra opción y el término decisión. En cuanto opción, el perdón es una propuesta para el libre arbitrio, mientras que como decisión tiene un carácter imperativo. La decisión pertenece a las mismas víctimas, que comprenden la imposibilidad de vivir toda la vida condenadas a sufrir las consecuencias producidos por las ofensas. Quien perdona se cura, y al curarse, aumenta la potencia y la calidad de sus relaciones cotidianas. La decisión de perdonar implica también la determinación de no buscar hacer justicia por sí mismo. La decisión de perdonar exige, sin duda, un fuerte componente de sacrificio por parte de la víctima. Pero trae salud, liberación, paz profunda, porque vuelve sagrado lo que era profano” (La Revolución del Perdón, de Leonel Narváez Gómez y Alessandro Armato, San Pablo, 2010. Leonel Narváez Gómez es uno de los fundadores de las ESPERE (Escuelas del Perdón y la Reconciliación) que funciona en Colombia. Se puede conocer y consultar en: http://www.fundacionparalareconciliacion.org ).


[1] Merton, Thomas. Escrito en 1964.

71 comentarios

  • pepe blanco

    Y gracias, Ana, por tu solidaridad. El miércoles fue tremendo. Llegó un momento, ya de noche, que no se respiraba bien en la ciudad. Me cabrean enormemente los cabrones que prenden incendios. Los condenaría a penas muy grandes. No sé cuánto de grandes, pero muy, muy grandes.

  • pepe blanco

    Gracias a vosotras, Ana, Mª Luisa y Mª Pilar, por leer ese comentario tan largo. Es alentador comprobar que las dos tardes que me he pasado pensándolo y escribiéndolo, por lo menos a vosotras os han servido. Un abrazo.

  • mª pilar

    ¡¡¡Gracias Pepe B.!!!
     

    Soy toda una nulidad en la materia… y en casi todo.

    Para mí  ha sido: ¡Una clase magistral!
     

    Creo haber comprendido su contenido… pero no pasaría un examen, porque no sabría cómo expresarlo dado mi desconocimiento.
     

    Leerte ha sido un gozo y te felicito por tu saber.

    Un abrazo entrañable y agradecido.
    mª pilar

  • M.Luisa

    Gracias Pepe, acabo de hacerme una copia para mañana leérmelo con calma. Mi mejor hora para ello es a las cinco de la madrugada. en adelante, entre medio  hago un pequeño descanso para ver  salir el sol acariciando el mar mediterráneo, es una gozada! Gracias y buenas noches.
     
     
     

  • ana rodrigo

    Pepe Blanco, ¡lección magistral! (para mí, que no tenía ni idea), me lo he pasado genial leyéndote porque, hay que ver qué bien te explicas.

    Y mi solidaridad con tu tierra rodeada de tristes y lamentables incendios.

  • pepe blanco

    Corrección de errores: el número de moléculas de nuestra caja de gas es 19 multiplicado por 10 elevado a la decimonovena potencia (el error no ha sido mío, sino del tratamiento de textos de esta página, que no pilla los superíndices ni los subíndices). Lo mismo con el “m3”, que quiere decir “metro cúbico”. También p1, p2,…,pi, donde 1, 2,..i, son subíndices.

  • pepe blanco

    Después de haberme pasado una semana escribiendo cosillas sobre Física Cuántica, era bastante reacio a involucrarme ahora en un debate sobre la entropía. Pero como todas estas cosas me gustan mucho, al final no he podido evitar escribir esto. Así, a quien le interese, tiene la oportunidad de ventilarse un poco en el campo abierto de la ciencia, saliendo del ambiente cerrado de las iglesias donde viven Francisco y todos los suyos y las suyas… -;)
    ………………………………………………………………
    Voy a intentar explicaros qué es la entropía y, después, que cada uno elucubre con ella como le parezca bien.
    Para entender qué es la entropía termodinámica, es imprescindible entender antes qué es la entropía estadística. También aquí el quiz de la cuestión es la probabilidad.
    Imaginemos que repetimos seis millones de veces el experimento de lanzar un dado al aire. Lo primero que podemos hacer es construir el conjunto de los eventos posibles. Ese conjunto es el conjunto A, donde
    A = [1,2,3,4,5,6]
    Es decir, nos puede salir un 1, un 2, etc.
     
    Nada nos impide construir el conjunto P = [p1, p2, p3, p4, p5, p6], donde p1 es la probabilidad de que salga un 1; p2, la probabilidad de que salga un 2, etc. Este conjunto podemos construirlo de dos maneras:
     
    1º. A posteriori, llevando a cabo el experimento y contando las veces que nos sale cada cara, lo dividimos por el número total de tiradas y ya tenemos la probabilidad.
     
    2º.- A priori. Con frecuencia, se puede argumentar de manera que somos capaces de saber cuáles serán las probabilidades, incluso antes de hacer el experimento. Por ejemplo, en este caso se puede argumentar que P = [1/6, 1/6, 1/6, 1/6, 1/6, 1/6].
     
    3º.- Imaginemos ahora que trucamos el dado. Le pegamos una plaquita metálica en la cara opuesta al 6 y lo lanzamos siempre sobre una placa metálica fuertemente imantada. Lancemos el dado las veces que lo lancemos, siempre nos saldrá un 6. En este caso nuestro conjunto P´ será:
     
    P´= [0, 0, 0, 0, 0, 1]
     
    4º.- Bien, nada nos impide realizar esta sencilla operación: multiplicar cada probabilidad del conjunto P o P´ por su logaritmo neperiano y, a continuación, sumar todos esos productos, multiplicar la suma total por una constante y cambiarle el signo. A esa cantidad le llamamos S, de tal forma que
     
    S = – [a · S (pi · lnpi)], donde
     
    S (mayúscula con negrita) quiere decir sumatorio (para el que se usa la sigma mayúscula griega, pero como aquí no puedo insertar esos símbolos, lo sustituyo por S); pi es cada una de las probabilidades; ln, es el logaritmo neperiano (en base e) y a, es una constante. S (mayúscula sin negrita) es, precisamente, la entropía estadística.
     
    ¿Que por qué hacemos esto? Porque nos sale de las narices. Y también porque las consecuencias de hacerlo son maravillosas.
     
    Calculemos ahora la entropía estadística de nuestro conjunto P´. Es fácil ver que es igual a 0 (cada pi = 0 y ln1 = 0). Calculemos también la entropía estadística de nuestro primer conjunto P. Es fácil comprobar que S = a · ln6. Se puede demostrar que este valor es el máximo que adopta S. Es decir, S es máximo cuando los diferentes eventos son equiprobables, cuando tienen todos la misma probabilidad.
     
    Entonces, ¿qué expresa S? Ahora es fácil verlo: la entropía estadística, S, cuantifica la falta de información. En el caso del dado trucado, S es mínima (S=0), es decir, tenemos toda la información, sabemos exactamente lo que va a pasar. En el caso del dado sin trucar, S es máxima, es decir, la falta de información es máxima: todos los eventos posibles son igualmente probables.
     
    Entendido esto, ya estamos en condiciones de dar el salto a la entropía termodinámica. ¿Cómo damos el salto? Bueno, en realidad, no hay que dar ningún salto: la entropía estadística es la entropía termodinámica. O, mejor dicho, la entropía termodinámica se expresa matemáticamente exactamente igual que la entropía estadística. Lo que pasa es que, el concepto matemático de entropía estadística, es más genérico. Por ejemplo, el experimento de lanzar seis mil veces un dado al aire, no es un sistema termodinámico, por lo que no tendría sentido hablar de su entropía termodinámica. Pero sí se le puede aplicar el concepto de entropía estadística, como hemos visto.
     
    Para entender cabalmente el concepto de entropía termodinámica, es preciso introducir dos conceptos sencillos pero fundamentales: el concepto de macroestado y el concepto de microestado.
     
    Imaginemos que tenemos una caja cúbica de 1 m de arista llena de un gas cualquiera. Tenemos, pues, que nuestro pequeño sistema termodinámico es un cierto volumen de gas (1 m3), a temperatura ambiente (T=27ºC) y a presión ambiental (1 atm). Ese es, exactamente, el macroestado de nuestro sistema termodinámico, es decir, el estado que podemos observar y medir.
     
    Con una sencilla operación, a partir de la ecuación de los gases ideales, obtenemos (salvo error) que nuestro sistema consta de 24 · 1019 partículas de gas. Algunos pensarán que todas esas moléculas están quietas. En absoluto. Se están moviendo continuamente. Una velocidad típica a temperatura ambiente puede ser, por ejemplo, de 500 m/s (metros por segundo). Es decir, en el segundo de tiempo que nos puede llevar medir la temperatura de nuestro gas, todas y cada una de los millones y millones de moléculas del gas han atravesado la caja unas 500 veces: han chocado entre ellas, con las paredes del recipiente, se han detenido y han salido rebotadas.
     
    Si fuéramos capaces (que por supuesto no lo somos) de hacer una fotografía de todas las moléculas en un instante infinitamente pequeño, con cada una de ellas en una posición concreta (y con una velocidad determinada) habríamos conseguido fotografiar un microestado del sistema.
     
    Es bastante intuitivo ver que, para un macroestado determinado, hay infinidad de microestados compatibles con él. Es precisamente la probabilidad de cada uno de esos microestados, el objeto de la entropía termodinámica o, simplemente, de la entropía.
     
    ¿Cómo interpretar entonces la entropía termodinámica? Pues, de entrada, exactamente igual que la entropía estadística: la entropía cuantifica la falta de información sobre el sistema.
     
    Pero lo de verdad importante de la entropía es su relación con la irreversibilidad. La entropía se postuló –y se sigue postulando- para explicar la irreversibilidad de muchos procesos conocidos.
     
    Ejemplo típico es el que citó Rodrigo. Imaginemos que tenemos un recipiente dividido en dos partes llenas de agua a distinta temperatura (por ejejmplo, 1 litro a 10ºC en un lado, y 1 litro a 30ºC en el otro) y separadas por una pared extraíble. En un momento dado extraemos la pared divisoria y, al cabo de un rato, los dos litros de agua estarán a 20ºC. Nunca jamás sucederá que las moléculas que al principio estaban a 30ºC absorban el calor de las moléculas que inicialmente estaban a 10ºC y se junten todas en su mitad inicial y vuelvan a estar a 30ºC. ¿Por qué? En realidad, el que sucediera eso, no violaría el Primer Principio de la Termodinámica (el de la conservación de la energía), pero sabemos que no va a pasar, porque nunca nadie ha visto que pasara. Esa irreversibilidad solamente se puede explicar aceptando que existe una magnitud llamada entropía, definida en los términos que escribí más arriba y que está sujeta al Segundo Principio de la Termodinámica, en virtud del cual, en un sistema aislado, cualquier proceso interno produce, siempre, siempre, siempre, un incremento positivo de la entropía del sistema.
     
    Entropía es igual a irreversibilidad. Eso es lo fundamental de la entropía.
     
    ¿Nunca puede disminuir la entropía? Localmente, sí. El segundo principio se enuncia para un sistema aislado. En Termodinámica, se suele hablar del universo como compuesto por dos partes: el sistema objeto de estudio y el resto del universo. Si nuestro sistema objeto de estudio no está aislado del resto del universo (y, por tanto, se pueden producir intercambios de volumen, calor o materia), entonces sí se puede producir un incremento de entropía negativo en el sistema. Pero, en ese caso, el incremento de entropía en el resto del universo es positivo y, en valor absoluto, superior a aquel, de tal forma que, en el universo, la entropía siempre aumenta. Eso, que se asume como principio, se comprueba que sucede en todos los procesos conocidos. (Ejemplo típico de proceso reversible: la congelación y fusión del agua. Al congelarse, disminuye su entropía; el descongelarse, aumenta)
     
    Hasta aquí la Física.
     
    …………………………………….
     
    Ahora, unas breves observaciones personales sobre la elucubración a partir de la entropía.
     
    Con todo lo dicho, creo que se entiende bien por qué muchas personas, tradicionalmente, han asociado la entropía con el desorden. A mí esa interpretación, como a Rodrigo, no me gusta. Me parece inexacta: no se trata de desorden, sino de falta de información. Un estado de entropía máxima de un sistema termodinámico es aquel en que todos los microestados compatibles con un macroestado dado son igualmente probables. Vale. Eso no es desorden, ni caos. Ni nuestro macroestado se ve afectado (en principio. En este punto me paro y no voy más allá) ni sumido en el caos. Simplemente, como decía Rodrigo, el sistema ha alcanzado “homogeneidad” (en el sentido de igualdad de probabilidades) o, dicho con otras palabras que a mí personalmente me gustan mucho más: el sistema es más “libre”. Mucho más libre, todo lo libre que puede ser.
     
    Relacionar el perdón con la entropía me parece viable, pero no por la vía del desorden, sino por la vía de la reversibilidad.

  • pepe sala

    Lo has dicho muy bien, Mª Pilar, y no te asustes que yo sólo he puesto un poquito más de énfasis para que las cosas queden claritas respecto a los asuntos de los ” perdones”.
    ——-
     
    Amigo Rodrigo…. estamos en la misma onda. Tú desde tu claro conocimiento por tu profesión; yo porque ningún ” historiador de pacotilla” ( los hay a montones) me va a enseñar lo que yo he vivido y comprobado en montones de personas que he conocido.
     
    La cuestión es, simplemente, que los interesados en que no se conozcan la realidad mantienen el poder absoluto sobre una sociedad aborregada a través de la televisión y otros mass-medias. Lo más cómodo para las conciencias dormidas es practicar la amnesia conveniente, nadar a favor de la corriente y amoldarse a las diferentes modas.
     
    En España, la moda, es pedir a los etarras que pidan perdón, que desaparezcan del mapa, que paguen sus culpas con cadena perpétua y que pidan perdón a las víctimas, a la sociedad, al ” sursum corda” y a la virgen de los remedios…
    Curiosamente, los mismos que tanto empeño `ponen en solicitar tantas cosas a los etarras ( cosa que me parece razonable) son quienes se empeñan en pèdirnos a los demás que tenemos que olvidar y perdonar a quienes asesinaron y destrozaron nuestras familias y vidas.
     
    Por lo tanto yo no creo en los perdones. Cuando me demuestren, CON EL EJEMPLO, que hay posibilidad y ventajas en el perdón, entonces intentaré perdonar yo también. Mientras tanto:
    NI OLVIDO NI PERDONO…
    ( Y no me vengan con rollos teológicos. Ya conozco sobradamente el supuesto ” perdón” que han demostrado y siguen demostrando los católicos.)

  • mª pilar

    Mí querido Rodrigo:

    La respuesta armada, me parece que no es el camino, sobre todo cuando se sale de madre… y en la mayoría de los casos es lo que sucede.

    Es lo que intenté decirte cuando conversamos sobre este tema.

    Yo no soy quien para juzgar a nadie; solo digo lo que siento en lo más profundo de mí ser;  y cuando se pierde la cordura, todas las personas nos podemos convertir en criminales.

    mª pilar

  • mª pilar

    Uffff… Pepe, me has asustado.
     
    ¿Que he dicho que no sea afirmar que seguimos como siempre pero ahora creo yo que con más descaro?


    Seguro que no he sabido explicarme ¡Lo siento Pepe!
     
    Estoy contigo y lo reafirmo.
     
    Un abrazo.
    mª pilar

  • Rodrigo Olvera

    ups… un error… las acciones armadas se suspendieron a los cinco días… la propuesta de amnistía ocurrió hasta el día 16

  • Rodrigo Olvera

    Hola Pepe
     
    En 1994, a los 5 días de iniciado el levantamiento armado de los pueblos zapatistas en Chiapas, el criminal, perdón el presidente de la República, Carlos Salinas ofreció generosamente la amnistía y el perdón a los indios que se rindieran.  Pero ese perdón, a diferencia de lo que dice este artículo, no era una liberación sino una extorsión.
     
    La respuesta digna de los pueblos zapatistas vino en voz del Subcomandante Marcos, que nos preguntó a la sociedad mexicana: QUIÉN TIENE QUE PEDIR PERDÓN Y QUIÉN PUEDE OTORGARLO?
    http://www.youtube.com/watch?v=mREe-r-D6_Q
     
    Ya sé que la referencia a un movimiento insurgente causa incomodidades a algunas personas por acá.  Pero estoy seguro que tu padre, y tú con él, sí nos entenderán.
     
    Vale. Un abrazo desde este lado de los imperdonables 😉
     

  • pepe sala

    ” Ahora, de nuevo, vemos resurgir…””
     
    NO;NO Y NOOO.; mi querida Mª Pilar.
     
    Repito, por enésima vez, que NO HEMOS SALIDO NUNCA del franquismo. La Transfusión es un camelo  monumental y un engañabobos y ciegos de conveniencia. Es MENTIRA que vivamos en democracia y que debemos olvidar lo pasado y dedicarnos al perdón y la convivencia. Nadie ha pedido perdón por sus barrabasadas de tiempos del franquismo y los ASESINOS, que lo fueron en tiempos de la dictadura, hoy en día están todos ellos muy bien situados en las poltronas sociopolíticas. ( Afortunadamente, muchos de ellos han pasado a sentarse ” a la derecha del Padre” por cuestiones de edad)
     
    Y pongo un poco de información para quien guste estar al corriente de la REALIDAD. ( pienso sobre todo en nuestros contertúlios foráneos que ha sido DES-informados sistemáticamente por los diferentes gobiernos ” democraticos”)
     
    Díganme ustedes si hay forma humana de perdonar a estos canallas:
    http://calpu.nuevaradio.org/?p=120
     
    Pues éso…

  • mª pilar

    ¡¡¡Gracias Pepe por decirme como te/os va, abrazos especiales para Marco, lo/os recuerdo siempre!!!
     
    mª pilar

  • pepe sala

    Mi querida Mª Pilar:
     
    Tú, que siempre estás dando las gracias a los demás, recibe mi agradecimiento por tus preocupaciones y mi admiración por tu sensibilidad ( mostrada y demostrada sobradamente en ATRIO).
     
    ¿ Todo bien?, me preguntas otra vez.
     
    Bueno… ni siquiera al Papa ni al Rey le va todo bien, y yo no me cambio por ninguna de ellos por más que tampoco vaya “todo bien”. He pasado una pequeña temporada enfrascado con médicos y, me ponen tan nervioso que descontrolan mi normal desarrollo social. Me costó ” dios y ayuda” acudir a los médicos,( me riño un poco porque el ordenador del centro médico que me corresponde marcaba más de 10 años sin visitas), pero la situación lo requería insistentemente y cedí a los requerimientos de mi familia. (ME  HAN DEMOSTRADO UN CARIÑO QUE NUNCA PENSÉ TENER NI MERECER.)
     
    Ya he salido del atolladero, he tirado al carajo las medicinas y me he ido con mi hijo Marco ( mi ” médico-terapeuta” personal) a las playas de Somo donde estamos recordando los tiempos en que era yo el ” médico-terapeuta” de Marco.)
     
    O sea, Mª pilar, que no es exactamente lo de ” todo bien”, pero te aseguro que se aproxima bastante. Tengo un moreno ” de rico” que dice mi esposa ,Mentxu, que ” parezco de mejor familia”.
     
    Un abrazote y disculpas por salirme nuevamente del tema tratado en el hilo. No tengo arreglo. ( hoy está lloviendo y estamos en Bilbao. Son fiestas y Marco es un poco ” txaranguero.)

  • mª pilar

    Pepe amigo:
     

    Te leo, y siempre recuerdo a Jon Sobrino de visita en nuestro C. Pignatelli, después de haber pasado mucho tiempo de la matanza de los jesuitas en El Salvador, decir respecto al perdón:
     

    “No se puede perdonar, a quienes ni siquiera han reconocido haber cometido semejante barbarie asesinando a hombres, que trabajaban junto al pueblo, a una mujer buena y su hija, por ayudarles en su casa y ganar para el sustento de su familia”.
     

    El perdón por sí solo, no llega a ninguna parte, el perdón tiene que tener un fin, sanar de alguna manera el mal causado, si este mal, no es reconocido por quien lo hizo:
     

    ¿A dónde va ese deseo de perdonar?
     

    Para perdonar el mal causado, se necesita primero la confesión y admisión de los hechos… luego dependerá del ofendido-herido, perdonar o no.
     

    Ahora de nuevo estamos viendo resurgir la desfachatez, el orgullo de saberse por encima del bien y del mal, la oscura trama del poder, la poca vergüenza de seguir humillando porque me apoyan los votos…
     

    No les parece importar si es justo o injusto… Es lo de siempre en la mayoría de las derechas; soy más fuerte (porque abuso de mi poder) y los tengo bajo mis botas.
     

    Estoy contigo Pepe y no molestas nunca, al menos a mí; quizá con la mente clara y dispuestos  a luchar por los derechos que se nos arrebatan constantemente, nos levantaríamos con más contundencia,
     

    ¡Gracias! Os recuerdo mucho ¿Todo bien?

    mª pilar

  • M.Luisa

    Bien, ahora tras leer comentarios que llevaba en retraso he podido enterarme  de porque   se coló,   hablando del perdón estos, “ruidos entrópicos”
     
    A mí particularmente no sólo me parece bien  que  la ciencia esté presente, (si no la dura la blanda) y se le tome en cuenta  en este Portal de Humanidades que es Atrio sino que  además la considero imprescindible. ¿Por qué?    Pues porque ayer al llegar a casa  después de pasar unos días con mi hija  en una pequeña población cerca de los Pirineos al entrar en Atrio para ver cómo iba la marcha de los debates me quedé muy pensativa por el significado  que se le daba al término entropía. No es que me viniera de nuevo, porque  es un término que, hace años leyendo a T. de Chardén, aparecía  con frecuencia en sus textos  pero entonces no tenía la preocupación  que me acosa  ahora. Lo que me ocurrió al leeros, pues,  es que  me di cuenta que  el fenómeno entrópico  yo lo  sorteo a diario. De ello ahora  daré una  pequeña muestra pero antes quisiera  intentar haceros ver que si no metemos las narices en la ciencia como sirviéndonos de ayuda  siempre estaremos dando vueltas a lo mismo sin salirnos de este  círculo vicioso que nos mantiene  siempre constatando  el daño  religioso sobre lo secular   pero nunca ofreciendo una salida.
     
    Por ejemplo sin ir muy lejos de aquí,  sólo pulsando el ratón en el Post. de  ayer de Honorio en el cual describe, constata una realidad indiscutible  por cierto,  aunque el escrito no va más allá de una mera constatación. A ello se apuntó  Inmaculada interviniendo y  aportando  si cabe más incongruencias insalvables , de momento, en la institución eclesial.
     
    Pues bien si no nos ayudamos por contraste  aunque sea a tientas  de manos de la ciencia  nunca saldremos de las  meras constataciones. 
    Quien realmente sufre las consecuencias de este enorme daño  religioso es el que  tras  soportarlo  y  vivirlo  tan sólo vive para encontrar una salida, mejor dicho para darse al menos así mismo una  mínima explicación  del fenómeno,  y no digo una salida porque una vez se obtiene  aunque sea una  mínima respuesta a la vez también se obtiene con ella  más serenidad y más aguante. Por tanto,   con esos pequeños hallazgos  no se pretende ya intervenir para que las cosas cambien sino para convivir con ellas.
     
    Voy ahora con la muestra  que más arriba he dejado en el  aire la cual probará  el efecto que me causó  al leeros metidos todos en el fenómeno entrópico.
     
    Yo no suelo hablar del  problema que por causa de la religión  un día ya lejano entro en nuestras vidas la de mi hija y la mía  por lo que, como abunda,  prefiero abordarlo en su generalidad y así al mismo tiempo  de no comprometer a nadie  voy en mis pesquisas avanzando.
     
    No fue así cuando  ella entró en un convento integrista pues sí que entonces intervení pero silenciosamente, es decir, no me interpuse ante su decisión pero para no contradecir mi conciencia me negué a aprobarla. Bueno sobre esto no hace falta decir más pues los más antiguos ya conocen esta faceta de mi vida. Sólo añadiré que antes de producirse esta conmoción en mí,  mi vida era sencilla llevándola a cabo con los medios que estaban a mi alcance,  que no eran pocos,  con el ejemplo de vida de  mis padres tan queridos y añorados  y con la  educación cristiana que había recibido  en mi época de estudiante, aunque si bien ésta la fui depurando poco a poco  sin dificultad alguna como una tarea  propia de la vida misma.
     
    Bien y que tiene que ver con todo ello la entropía?  Ya más arriba apuntaba  que se trata de tanteos, de hipótesis, de probaturas…  y todo ello aplicado esta vez no en el desorden social sino en lo que podríamos llamar el desorden convivencial. La idea me la dio  la homogeneidad  que se alcanza a través del desorden y el caos y el ejemplo  termodinámico  de dos cuerpos de distinta temperatura, y esto tan sólo para procurar una salida en las situaciones difíciles  en donde la balanza está muy desnivelada.  Por un lado exceso de religiosidad  y por  el otro de vuelta  de  ella  aunque  habiendo partido,  eso sí, de un nivel  religioso moderado.
     
    En tal situación , pues como es sabido  que donde hay exageración hay también ceguera no queda otra alternativa aunque te cueste la salud  más que  el de lograr la homogeneidad, el equilibrio.Y si ayer lo apliqué en otro sentido es porque  existe el Cosmos  pero también  el microcosmo humano.
     
    Gracias a quienes  hayan tenido la paciencia de leerme¡Buenos días!

  • pepe sala

    Ustedes me “perdonarán” nuevamente si me meto ( también nuevamente) en camisas de once varas; pero sigo opinando que el perdón es PERSONAL E INTRASFERIBLE.  Nadie puede perdonar a otros en nombre de quien no desea perdonar.
     
    Claro, quees muy fácil  ” perdonar” si no se han sufrido en carne propia las cosas que tanto se solicitan olvidar y perdonar. ( depende a quienes, claro…no parecen tener la misma vara de medir con respecto a los unos y los otros.)
     
    Voy a utilizar, nuevamente, mi mala experiencia para ver si consigo hacer entender que :
    No se puede pèrdonar a quienes no solicitan perdón y siguen pensando que las salvavadas que realizaron fueron actos de justicia que ” dios quería”. Menos aún si los salvajes sinvergüenzas siguen montados en sus caballos de Atila y siguen restragando por la cara de sus víctimas los mismos sológanes que les llevaron al poder:
    ”  Vencimos y venceremos”, seguimos escuchando asombrados y asqueados de tanta prepotencia. Seguimos siendo testigo de canonizaciones vergonzantes. Seguimos violentados en nuestra geografía con calles, monumentos a miles, fachadas de iglesias con nombres de salvapátrias, poltronas de poder político ocupadas por personajes siniestros o por sus más allegados herederos…
     
    ¿¿¿ Cómo coño quieren que perdonemos???
     
    Vayan pues unos argumentos en relación a lo que se trata de memoria histórica:
    http://server3.foros.net/viewtopic.php?p=13311&highlight=&sid=6be9f5426edb012e30840cec7b89c2ec&mforum=forucantabria#13311
     
    Saludos, pues y ” perdonen” mi intromisión.
     
    PD:  Ya le manda cojones que, encima, tengo la sensación de molestar cuando cuento mis propias experiencias.
     

  • mª pilar

    Comparto mis sentimientos, con lo que Oscar nos comparte en este comentario;  me ha recordado lo que aprendí de mis padres, de su enseñanza y su vivir, para mí ha sido como el principio y fundamento de mí caminar.
     

    oscar varela :  18-Agosto-2013 – 5:40 am  (SIGO)
     
    Sé, que no he interpretado mi partitura en plenitud, pero eso nunca me ha frenado si no todo lo contrario,  mis errores me han impulsado una y otra vez a levantarme y seguir caminando.

    Y me enseñaron también que…:

    “Es de bien nacida… ser Agradecida…”   ¡Gracias!
     

    Olga-Oscar, sois un acicate para mi caminar.

    También agradezco los demás comentarios, de todos aprendo y de algunos “escapo…” por estar muy lejos de mi sencillo  ser y vivir.

    mª pilar

  • Rodrigo Olvera

    Hola Oscar
     
    He re-examinado después de tu comentario y considero que ubico bien en donde estoy parado en ATRIO pues no lo considero un foro sobre ciencias
     
    He re-examinado después de tu comentario y considero que jamás he negado el derecho a la metáfora a partir de conceptos científicos. Al contrario, lo que dije en el post sobre teología cuántica expresamente fue que es comprensible que deriven consecuencias filosóficas de los cambios que se dan en el conocimiento científico y que ese ejercicio es útil e interesante.
     
    Lo que también dije – y lo repetí aquí- es que al hacerlo, lo menos que se puede exigir es que los conceptos de la ciencia desde donde se construye la aplicación a lo social (sea como metáfora en tu forma de ver, sea como consecuencia filosófica en mi forma de ver) hayan sido bien comprendidos.
     
    En esta exigencia no hay incomprensión de lo que es ATRIO. Nadie obliga a que se hagan las intervenciones filosóficas o humanistas a partir de conceptos científicos. Tampoco nadie niega el derecho a que se hagan intervenciones filosóficas o humanistas a partir de conceptos científicos. Pero es esperable que si se hacen intervenciones filosóficas o humanistas a partir de una comprensión equivocada de conceptos científicos, alguien conteste señalando tal error. Porque el error en comprender el concepto científico que sirve de punto de partida a la metáfora, vicia de error el resultado de la aplicación metafórica.
     
    Por ejemplo, sigues insistiendo en el postulado/intención ( filosófico o humanista) de “reducir la entropía” en la interacción social. Pero como bien dijo ya Xosé, desde el concepto científico que utilizas (entropía), tal postulado es inaplicable. Además de las razones que dice Xosé. habría que agregar que es cuestionable que “reducir la entropía” sea algo deseable. Será deseable si y sólo si se identifica entropía con caos o con degradación. Pero esa identificación, en el campo de origen del concepto que usas para hacer metáfora social, es equivocada.
     
    Digámoslo así: Si en la física entropía no necesariamente se identifica con caos ni necesariamente se identifica degradación, al aplicar este concepto físico metafóricamente a lo social entropia social no necesariamente se identifica con caos social ni necesariamente se identifica con degradación social.
     
    Ahora, cuando alguien me señala que tengo una comprensión equivocada de los conceptos que uso, tengo varias reacciones posible. Una es considerarlo una falta de cooperación, un portarse mal, y entonces yo reaccionar para que la persona que me corrije “se porte bien” (¿deje de correjirme?); otra reacción es ignorar la corrección; otra reacción posible es considerar la corrección como una forma de cooperación para re-examinar y tener una mejor comprensión de los conceptos – independientemente de que  después de re-examinar concluya que mi comprensión era correcta o que concluya que efectivamente era equvocada y corrija. Ahí sí, cada quien reaccionará de acuerdo a sus impulsos vitales, derivados de su yoymicircunstancia.
     
    Saludos

  • oscar varela

    (SIGO)
     
    El im-perdonable pecado contra el “soplo vital” aparece en Marcos cuando el enfrentamiento con los letrados bajados de Jerusalén. Se trata del relato donde aparece la primera parábola, la del fuerte.
     
    Es en el final de ese relato donde se aclara porqué Jesús lanza a los letrados tal afirmación; ahí está la clave. La ubicación de ese relato tiene una enorme importancia.
     
    El pecado contra el espíritu santo es la obcecación por negar la gran evidencia (la verdad) de la vida. No puede ser perdonado porque el obcecado no quiere.
    ………………
     
    Ver UN PASO, UN MUNDOSalvador SantosFascículo 06 – EL SISTEMA ESTÁ QUE BRAMA (Mc. 3,20-35)
     
    Los letrados que habían bajado de Jerusalén iban diciendo:
    – Tiene dentro a Belcebú.
    Y también;
    – Expulsa los demonios con poder del jefe de los demonios.
    Él los convocó y, usando comparaciones, les dijo:
    – ¿Cómo puede Satanás expulsar a Satanás? Si un reino se divide internamente, ese reino no puede seguir en pie; y si una familia se divide internamente, no podrá esa familia seguir en pie. Entonces, si Satanás se ha levantado contra sí mismo y se ha dividido, no puede tenerse en pie, le ha llegado su fin.
    Pero no, nadie puede meterse en la casa del fuerte y saquear sus bienes si primero no ata al fuerte; entonces podrá saquear su casa.
    Les aseguro que todo se perdonará a los hombres, las ofensas y, en particular, los insultos, por muchos que sean; pero quien insulte al Espíritu Santo no tiene perdón jamás; no, es reo de una ofensa definitiva.
    Es que iban diciendo:
    – Tiene dentro un espíritu inmundo” (Mc 3, 22-30).
    …………
     
    Los ideólogos de la capital no atacaron directamente la constitución de una sociedad alternativa. Encaminaron sus esfuerzos a desprestigiar a nuestro hombre ante el pueblo. Él, por su parte, contesta a la infamia con la realidad de los hechos. Fijémonos en este ejemplo que les pone:
     
    Pero no, nadie puede meterse en la casa del fuerte y saquear sus bienes si primero no ata al fuerte; entonces podrá saquear su casa“.
     
    Destaquemos algunos matices. El ejemplo comienza planteando una imposibilidad universal: “Nadie puede“.
     
    La clave de la imposibilidad radica en que es “al fuerte” a quien hay que arrebatar por la fuerza “sus bienes“. Nadie puede hacerlo porque todos están sometidos a su soberanía. El “fuerte” alude al sistema, convertido en poderoso a costa de debilitar permanentemente al pueblo. Su fortaleza depende de la debilidad de otros. Será tanto más vigoroso cuantos más sean los endebles y cuanto más apagados estén. La estrategia del fuerte consiste, pues, en debilitar para fortalecerse. De este modo perpetúa su poder. Esta es la razón por la que “nadie puede meterse en la casa del fuerte y saquear sus pertenencias“.
     
    Sólo hay una vía para poder hacerlo. El Galileo la expone a continuación con una frase en condicional: “si primero no amarra al fuerte“. La condición necesaria para que se dé esa posibilidad de desatar al ser humano encadenado consiste en atar previamente a quien lo tiene sujeto. De nuevo se menciona al fuerte; su repetición trata de avivar la reflexión. El mensaje subliminal que se transparenta comunica que si alguien logra amarrarlo demuestra una fuerza superior a él. Como el que no quiere la cosa, el Galileo ha dejado una pista para que puedan obtenerse conclusiones.
     
    Su afirmación en condicional desbarata las tesis mantenidas por los representantes de la ideología oficial. La liberación del hombre sometido (el leproso, el paralítico, el hombre de la mano encogida) demuestra que el que libera es más fuerte que quien esclaviza. Ahí radica su fuerza superior.
     
    – Bien, ¿pero a qué se refiere cuando habla de amarrar al fuerte? – preguntaron.
     
    Teófila respondió:
     
    – La misma reacción de los ideólogos de la capital nos hace mirar al hecho que la ha provocado: la constitución de los doce.
     
    La enseñanza del Galileo y, concretamente, la presencia de una sociedad alternativa que posibilita la libertad a los marginados y oprimidos vuelve impotente al poder; es decir, amarra al fuerte.
     
    La última afirmación del ejemplo: “entonces podrá saquear su hacienda” da a entender que cuando la enseñanza cuaja en la praxis social propuesta por nuestro protagonista, se debilita la fortaleza del sistema poderoso y se abre la posibilidad de escapar de su apresamiento.
     
    La constitución de los doce fue considerada por los líderes de la capital un desafío a su poder y una acción de auténtico saqueo de su hacienda. Los hasta ahora dependientes y sumisos a su autoridad han abandonado los límites de su dominio para adherirse ¡libremente! a la nueva sociedad. El hombre de Galilea ha demostrado su superioridad sobre el adversario del ser humano. La libertad ha desacreditado al poder. Los líderes y falsos acusadores de la capital han quedado al descubierto. Ellos son los adversarios del pueblo.
     
    En la última parte de su intervención, el Galileo cambia su tono, imprimiéndole un profundo sentido aseverativo. En resumen, afirma que no hay impedimento alguno para pertenecer a la nueva sociedad. Ninguna actitud humana, por muy negativa que se considere, impide el acceso. La acogida no tiene límites: “Les aseguro que todo se perdonará a los hombres, las ofensas y, en particular, los insultos, por muchos que sean“. Solo se autoexcluye quien rehúsa acceder.
     
    La frase que cierra la escena (“Es que iban diciendo: tiene dentro un espíritu inmundo“) da cuenta de nuevo de la operación propagandística de la institución, que conoce a la perfección el manejo de las técnicas divulgativas para tener controlada a la gente. Marcos alude a ello, confirmando el motivo que ha generado la fuerte intervención del Galileo.
     
    – Es evidente que este hombre nos pone en un brete –empezó a decir uno del grupo. Marcos coloca inteligentemente al lector ante un dilema: pensar que su mensaje es una locura sitúa en la posición adoptada por sus familiares; considerar, en cambio, que sus ideas son ajenas al pensamiento humano y contrarias a la libertad, porque se opone a los principios universales, significa alinearse a favor de las tesis del poder.
     
    O sea, si falta coraje para ir con él, hacemos como sus familiares, tratamos de quitarlo de la circulación. Y ponerse en su contra, supone colaborar con los que tienen el poder. ¿Qué salida queda?
     
    – Decantarnos individualmente por una de las tres y actuar en consecuencia. Es decir: Pasar, oponerse o adherirse. Pero, además tengo una pregunta: Teófila, hay una parte en la que se mencionan una serie de personajes. No la has explicado. El Galileo mismo habla de Satanás. Debe estar refiriéndose a un ser espiritual. ¿No es más razonable pensar que él no habla del poder terrenal, sino de un poder sobrenatural?
     
    Si revisamos la escena –respondió-, comprobaremos que a una misma figura se le dan cuatro denominaciones. Las dos primeras parten de los líderes institucionales.
     
    Primero le llaman Belcebú. El significado de este nombre es incierto, puede entenderse como Señor de las moscas o Señor de la casa. En cualquiera de los dos casos, se considera al personaje revestido de una soberanía sobre un colectivo. También le llaman jefe de los demonios, lo cual va aclarando esa soberanía. Se trata de la fuente de donde dimanan las ideologías que esclavizan al ser humano.
     
    Posteriormente, el Galileo le da el nombre de Satanás que procede de la raíz hebrea “Satán” (acusar, hostilizar), y significa: Adversario. En relación directa con esa denominación, utiliza dos ejemplos cuyos elementos principales son corporativos y representan un organismo estructurado, constituido por personas unidas mediante un vínculo común: reino y familia. Estos elementos no han sido escogidos al azar.
     
    El título: El Adversario no alude a ningún ser espiritual, se trata de un ente corporativo, de una estructura construida con ligaduras muy bien afianzadas. Bajo esa denominación (el Adversario) se concentran los principios, ideas, leyes y realidades que, entretejiendo una potente red, atrapan al ser humano en el engaño. Su objetivo deshumanizador ve en el hombre una simple pieza al servicio de ese orden establecido,
     
    Por último, a esa figura representativa el Galileo la llama también, como hemos visto antes, el Fuerte. El Fuerte representa al poder, el auténtico adversario de la humanidad.
     
    Las palabras se manipulan a veces con diferentes propósitos. Con las palabras se crean realidades y personajes inexistentes. Se usan para amedrentar, para alimentar el infantilismo, para justificar el robo o el asesinato, para que nada se mueva o, quizás, para convencer de que algo se ha cambiado…; o para ganar crédito, o votos, o incluso el poder.
     
    Luego, cuando, con el tiempo, las palabras recobran su auténtico significado, descubren el vacío que respaldaban. Ese mundo pavoroso…, sencillamente…, no existe. Ha sido creado en nuestra imaginación.
    ………………..
     
    NOTA: es recomendable ver todo el proceso en la trilogía propuesta por Salvador en:
     
    Fascículo 14. EL HOMBRE ESCLAVO  (Mc.5,2 / 6,10)
     
    Fascículo 15EL NAUFRAGIO DE LOS CERDOS  (Mc.5,11-13)
     
    Fascículo 16EL HOMBRE LIBRE   (Mc.5,14-20)
     

  • M.Luisa

    Geacias Oscar! llevo toda la mañana currándomelo  después de unos días teniendo que escuchar día sí y día también a Radio María, Rouco y a Munilla con lo que se me quedaba la mente en blanco.  y mi persona anulada. Aquí en casa ahora  ya un poco repuesta  he querido concentrarme en esto del perdón que lleváis día debatiendo. Me anima mucho pues tu reconocimiento.

  • oscar varela

    Hola! – (RETOMO Y SIGO; ya dormí, duermevelé y me afeité)
    ………………
     
    Pedía Iñaki S:

    – “con la ayuda de Olga, estaría muy bien que pudieras ayudarnos a volver a inventar una pluralidad de herramientas que ataquen el Kaos desde todos los flancos.”-
    ……………….
     
    En el mediodía de ayer, sábado, la Olguita marchó al frente –Pancarta escapular sobre pecho y espalda- junto a las y los líderes de “No a los transgénicos” ni al acaparamiento de las Patentes de Semillas que el Senado le otorga a las Privadas, e.d. Monsanto y similares.
     
    Detrás de esta lideración callejera de “Sociedad alternativa” se habían encolumnado unas 5000 personas.
     
    Yo no pude ir. Cuando Olguita regresó a casa, ambos sentíamos los versos de Mario Benedetti:
     
    T E   Q U I E R O
     
    Tus manos son mi caricia
    mis acordes cotidianos
    te quiero porque tus manos
    trabajan por la justicia

    si te quiero es porque sos
    mi amor mi cómplice y todo
    y en la calle codo a codo
    somos mucho más que dos

    tus ojos son mi conjuro
    contra la mala jornada
    te quiero por tu mirada
    que mira y siembra futuro

    tu boca que es tuya y mía
    tu boca no se equivoca
    te quiero porque tu boca
    sabe gritar rebeldía

    si te quiero es porque sos
    mi amor mi cómplice y todo
    y en la calle codo a codo
    somos mucho más que dos

    y por tu rostro sincero
    y tu paso vagabundo
    y tu llanto por el mundo
    porque sos pueblo te quiero

    y porque amor no es aureola
    ni cándida moraleja
    y porque somos pareja
    que sabe que no está sola

    te quiero en mi paraíso
    es decir que en mi país
    la gente viva feliz
    aunque no tenga permiso

    si te quiero es porque sos
    mi amor mi cómplice y todo
    y en la calle codo a codo
    somos mucho más que dos.

    ………………..

  • oscar varela

    Hola M. Luisa!

    Me gustó tu aporte. Gracias.

  • oscar varela

    Hola!

    Leo de rodrigo O.:

    – “lo menos que se debe exigir a quienes lo hacen, es comprender bien los principios que usan en el campo donde nacieron que es la física.”-

    ¡Exactamente!

    Lo menos que se te debe exigir a vos, rodrigo O., es comprender bien el ámbito dónde estás parado, que es Atrio, un Portal de Humanidades y no un Manual de Ciencias duras; ni el Asunto del Post es de la Física, ¿no te parece? ¿A qué negar, entonces, cierto derecho a la metáfora que evidencia el contexto? La participación cooperativa es la única y saludable manera de aminorar la Entripía social haciendo cada vez más in-útil los perdoncitos.

    ¡Portate bien! y no aumentes la Entropía o como se llame lo que vos bien entendés. ¿ok?

    ¡Vamos, amigo, todavía! – Oscar.

  • M.Luisa

    El perdón no  es una acción   que  consecutivamente nos venga impuesta como  un deber, es decir,  no es  un tener que perdonar sino que la dimensión  misma del  perdón  es constitutiva a nuestra persona. Al perdonar nos realizamos  en lo que somos. Esto lo prueba   la propia   experiencia  que tenemos cuando perdonamos pues  experienciamos una  realización  que nos configura personalmente de forma positiva por  el hecho mismo de perdonar.   El perdón no es algo que nos propongamos tener que llevar a cabo. No se trata de proponernos  o que se nos proponga   inductivamente  el tener que perdonar. Esto significaría que se trata de algo consecutivo es decir  inscrito  dentro del  ámbito causa efecto y no es así. El perdón es un  ingrediente constitutivo de nuestra realidad humana. Realizándolo es como nos configuramos en  lo que somos  dotando  de realidad su concepto.
     
    Seguramente este párrafo  que a continuación  he seleccionado de Rodrigo responde a comentarios anteriores  a los que no he podido todavía leer pero, sin  ahora fijarme en ellos,  lo que me interesa es atender  a   su interpretación de la entropía  pues  puede  precisamente    contribuir  a hacer más comprensible lo que algunas veces inspirada en el pensamiento de X.Zubiri expongo.
     
    Dice Rodrigo “De hecho, en física, entropía no necesariamente implica un proceso de degradación de energia; no siempre significa un proceso de desorden atómico; y desorden atómico no es caos, al contrario, el desorden atómico conduce a la homogeneidad (pensemos en el ejemplo clásico de dos cuerpos de distinta termperatura, donde la entropía conduce a que el cuerpo más caliente se enfríe, y el cuerpo más frío se caliente)”.
     
    Paralelamente a esta interpretación  según la cual  la entropía   no se identifica  con desorden ni con  degradación  puede de algún modo explicarnos  el porqué de la  vuelta del sentir humano y la valoración de él en el filosofar.
     
    Como lo que  voy a intentar  es prolongar la línea marcada  en  los términos que nos indica  Rodrigo  según  los cuales se expresa la física,    acépteseme por favor cualquier insuficiencia argumental al reconvertirlos  en su conceptuación filosófica.
     
    Por ejemplo,  si  paralelamente se considera  este  desorden atómico  con el desorden  que  los filósofos de la antigüedad atribuían  al sentir de los humanos se comprende su destierro  en epistemología de ahí que el conocimiento se centrara  meramente en lo conciencial, es decir que  de él no formara parte  alguna lo físico  que proporciona  el sentir.
     
    Ahora, contrariamente, en la postmodernidad de la filosofía, las emociones, las experiencias, los sentimientos conforman  un gran papel en los tratados sobre el conocimiento
     
    Por tanto  para una filosofía en la que lo físico cuenta,  si el átomo, pongo por caso,  es en física lo que la molécula es en biología entonces el elemento  físico-filosófico podría representarse por   “nota” pero no como signo indicador como significó  etimológicamente  el sustantivo “nota” sino como un participio, lo que está noto por oposición a lo que está ignoto.
     
    Entonces,   si el  sentir de los humanos considerado como desorden atómico  nos ha de llevar  a la  homogeneidad y al equilibrio,  esta nota  que impresiona al sentir no sólo afecta al sentiente (habría sido  en origen el motivo de rechazo) sino que lleva en sí  misma la alteridad. Es lo que en tantas ocasiones  he expresado que  la finalidad de todo sentido   por ejemplo  el  del oído no es oír sino escuchar lo otro, lo que en él se presenta como nota. La realidad del oído incluye  su propia alteridad y gracias a ella el  oído  cumple su  verdadera función
     
    Extrapolando esta idea   a otras dimensiones  los humanos no nos quedamos en lo cósmicamente sensible, es decir con la cosa,  sino que con  lo real de lo sensible construimos  todo un Mundo inteligible.  Este “con”  es lo que formalmente constituye la estructura unitaria del conocimiento y es  la razón por la cual  se  ha podido decir  en la actualidad  que  la inteligencia tiene su origen en lo biológico.

  • Román Díaz Ayala

    Rodrigo,
    no estuve acertado al hacer la comparación entre pecado y delito, porqe mantuve el énfasis en lo que se puede pareciar como sus aspectos jurídico.
    Yo me acerqué al “misterio” (verdad revelada, que estaba oculta en Dios hasta que llegó Jesús) de la Redención de la Cruz en su aspecto de “reparación” ( no se puede disociar creación con salvación),
    por eso las teologías tradicionales no interpretan adecuadamente el valor de gratuidad, la salvación como un don de Dios. Y comodon algo otrogado a lahumanidad de forma inmerecida y sin que intervenga, o pueda intervenir el esfuerzo humano.
    El aspecto, que yo entiendo que nunca se debe considerar es la Necesidad de un sacrificio ( la misa cristiana vista como un sacrificio) expiatorio en manos de una clase mediadora.
    La situación de la humanidad no es la de “enemigo” sino la de “muerte espiritual”, que le impide el libre acceso a Dios. Puente que Jesús levantó con su cruz.
    Consideraré con mucho cuidado tu información, pues veo que todo puede estar basado en “contenido intelectuales·, modos de expresar lo que realmente ocurrió en la muerte de cruz.
    gracias,
    roman

  • Rodrigo Olvera

    Es frecuente aplicar al campo social el concepto de la física de entropía (así como ahora se pretende aplicar al campo social el concepto físico de quantos).
    Es frecuente que al hacerlo, se identifique entropía con proceso con tendencia  a la degradación, al desorden, o caos.
    Esta identificación de entropía como desorden o degradación proviene de una deficiente comprensión de la teoría termodinámica Maxwell-Boltzmann. Boltzmann se suicidó en 1906 por la incomprensión de sus teorías. Me pregunto que pensaría de conocer el uso que se da a sus teorías para aplicarlo a procesos sociales, identificado como desorden.
    De hecho, en física, entropía no necesariamente implica un proceso de degradación de energia; no siempre significa un proceso de desorden atómico; y desorden atómico no es caos, al contrario, el desorden atómico conduce a la homogeneidad (pensemos en el ejemplo clásico de dos cuerpos de distinta termperatura, donde la entropía conduce a que el cuerpo más caliente se enfríe, y el cuerpo más frío se caliente).
     
    Respecto del uso del concepto físico de entropía a campos diferentes de la física, como la sociología, la historia de las ideas, la religión o la espiritualidad, diré lo mismo que respecto de los conceptos de la física cuántica: lo menos que se debe exigir a quienes lo hacen, es comprender bien los principios que usan en el campo donde nacieron que es la física.
     
     

  • oscar varela

    (SIGO)
     
    ¿Qué me dicen estos amigos? Veamos:
    1.- Iñaki S
    – “Los principios generales son muy importantes, pero si no se consigue aplicarlos en situaciones concretas, se quedan en elucubraciones de escasa utilidad.”-
    (y me-, y se- pide)
    inventar una pluralidad de herramientas que ataquen el Kaos desde todos los flancos
    2.- Xosé Gundín
    (a mi propuesta de “aminorar” la entropía le encuentra una doble equivocación)
    * Por una parte: podemos acelerar pero no “aminorar” la entropía porque ella funciona en una sola dirección, no tiene marcha atrás.
    * Por otra parte: al Kosmos está circunscripto a sus leyes; no le corresponden buenas-intenciones.
    ……………….
     
    Yo también supongo que el Kosmos no tiene intenciones (ni buenas ni malas).
    Pero al suponer el Kosmos que estoy suponiendo nace embarazo de alguna (buena o mala) intencionalidad, cómplice de la mía. Porque mi vida consiste en quehaceres, que siempre tiene un “por qué” y un “para qué” que les da y de donde extraen su Valor y Sentido.
     
    Todo quehacer puede ser hecho: bien, regular o mal. La realidad concreta no se satisface solo en el “ser o no ser”; sino en que en el devenir de su estar siendo, puede “mejorar o empeorar.
     
    Un Concierto de Mozart puede ser bien, mal o regularmente ejecutado. Dependerá de tantos factores como por ejemplo de si el Director está nervioso o no porque esa tarde van a operar a su hijo; o porque hay humedad y las cuerdas se le desafinan durante la ejecución.
     
    Cuanto menos negligente nos comportemos con “lo-que-tenemos-que-hacer”, mejor resultado obtendremos, logrando así un Mundo más acorde a nuestras necesidades. Al ser humano le es insoslayable cuidar de aminorar el grado de negligencia. Tiene que “tomarse en serio” las cosas de la vida; e.d.  “religiosamente”, como se asumen y se pagan los compromisos.
    ………………..
     
    Nuestra convivencia social se nos va tornando cada vez más caótica. La entropía parece aumentar más que aminorar. El Sistema representativo de Partidos políticos para acceder y mantener un Sistema democrático se muestra cada vez más inviable.
     
    Pensemos en los Países particulares. En Argentina, el tripartito Poder (Ejecutivo, Legislativo, Judicial) tienen sus formas de ser elegidos. ¿Por qué el Judicial sigue acaparado por una “clase”, la solo abogacil, capaz de discriminar al Legislativo negándole su Poder constitucional? A la altura de n/tiempo esa esclerosis de las Instituciones pueden aumentar la entropía.
     
    Lo mismo podemos decir del Sistema Financiero internacional, que hace “más ricos a menos ricos”. Y las intolerancias religiosas; y discriminaciones por edades y/o sexos.
     
    Todos estos “ruidos” entrópicos van contra el Pecado que no puede ser perdonado, porque van contra el “espíritu santo” (espíritu santo quiere decir “soplo de vida”).
    …………………..
     
    La Reconciliación (o Perdón) tiene consagrado cinco pasos son necesarios:

    1° Examen de conciencia (evaluación de la entropía).
    2° Arrepentimiento (exiliación dolorosa).
    3° Propósito de enmienda (disponibilidad de todos los bienes).
    4° Confesión (juicio oral y público).
    5° Reparación (re-enganche de Servicio).
    ……………….

    Hay que ¡seguir yendo todavía! en procura de Sistemas de Gobernanza y Control participativos y cooperativos – Oscar.

  • oscar varela

    Xosé Gundín
    17-Agosto-2013 – 21:19 pm
    O. Varela: a tu comentario de las o:12 am.
    Si con la aparición del ser humano intentase el Kosmos aminorar la entropía de una evolución dominada por un aumento del Kaos….., entonces me parece que el Kosmos se equivocaría doblemente.

    Por una parte creo que podemos acelerar la entropía -actuando mal, e.d: en contradicción con las leyes de la naturaleza- pero no veo como podríamos aminorarla. Ella funciona en una sola dirección, no tiene marcha atrás. Por otra parte el Kosmos tiene que actuar en coherencia con aquellas leyes y nada más, sin meterse a intentos bienintencionados.
    Bueno, no importa. Ambos errores quedan tapados por el superior de suponerle intenciones al Kosmos. ¡Idea Kaótica!.

    Iñaki S:S,
    17-Agosto-2013 – 21:11 pm
    Los principios generales son muy importantes, pero si no se consigue aplicarlos en situaciones concretas, se quedan en elucubraciones de escasa utilidad. Vamos a ver si le he entendido algo a Oscar, desde esta Euskal Herria privilegiada y doliente a la vez:
    Entropía, en nuestro caso, podríamos definirla como la medida del desorden para, en el proceso de solución del conflicto político vasco, poder acotar, reducir y eliminar la incertidumbre.
    Próximamente se va a celebrar el enésimo foro internacional por la paz, esta vez en Donosti(San Sebastián) y por iniciativa de la izquierda abertzale.  Pues bien, una vez mas se va a confirmar, vista la reacción de varias de las partes implicadas, que la doctrina clásica del perdón y la reconciliación no alcanza para resolver el desorden de nuestra convivencia….a pesar del cese de la lucha armada por parte de los independentistas-separatistas vascos.
    Desde la perspectiva de la distancia y con la ayuda de Olga,  estaría muy bien que pudieras ayudarnos a volver a inventar una pluralidad de herramientas que ataquen el Kaos desde todos los flancos. Fantástica sugerencia eso de…. sin que falte en ningún caso el estético del humor.
    …………………..

    Hola!

    Agradezco a Iñaki y a Gundín sus comentarios a lo que escribí.

    Les cuento algo casero: “cómo y cuándo me vienen esas ocurrencias que a veces escribo.

    La cosa es vieja en mí. Data de muchos años antes de que supiera de Atrio. Tal vez de un tiempo en que Atrio no existía.

    Hacia las 04:00 AM suelo entrar en “duermevela” (ni sigo durmiendo ni me despierto). Algunos a los que le comentaba el caso me decían que se trata de un estado de la conciencia llamado “alfa”; que es el utilizado por un método llamado ILVEN (creo) y sirve para “lectura veloz” y otras yerbas. Sea como sea ese “estado” no me es difícil –cuando me lo propongo- provocármelo. P.e. me sirve para hacer una siesta plenamente reparadora de tan solo 3 o 5 minutos. Ya mi padre lo hacía siempre después de almorzar. Muchos de los compañeros de trabajo en obra (y yo mismo) lo hacíamos. Creo que una condición importante es la de estar en posición horizontal.

    (Sigo) Entre las 04:00 AM y las 06:30 AM se me llena la cabeza de “ocurrencias” sobre Asuntos que me hubieron ido interesando o importando. También los Post de Atrio. Suelen tener una muy hilada y fina coherencia; hasta de encontrar las palabras que ajustan casi con precisión las ideas. Es una experiencia multitudinaria, pero todo lo contrario de caótica; a no ser cuando voy abandonando ese estado de conciencia.

    En el correr de los años me interesó no perder esa parte de mi vida. Fui encontrando una disciplina que cuido y trato de mejorar. Hago así: Estando aun en “alfa” elijo uno o dos -no más de tres- Asuntos-ocurrencias. Los fijo con una palabra o escena clave para anclarla a la memoria. Entonces cuando me estoy afeitando evoco alguna de ellas y las voy llenando de carne (especular o escénica) de la vida que nos acontece. Algunas quedan solo en muñones, la más de las veces abstractos. Tal vez por esto último es que me hago poroso y fecundable de las Infos y opiniones concretas de los otros que me son interlocutores.

    Así que ya saben, amigos atrieros, como funciono en mis Comentarios. En otro tiempo escribía Artículos, pero ahora –sea por fiaca, por vejez o porque no me la creo poder abarcar la multifacética realidad de cualquier Asunto- me contento con estas metrallas de Comentarios. A veces lamento que alguno salga mal-herido; pero siempre trato de no apuntar al corazón de nadie, sino al del Asunto que nos importa.

    ¿Qué nos importa? Pienso que sí; pero como no estoy seguro, cuido de lanzarme de lleno a Comentar un Asunto, sino que lo hago de a poco. Si hay quien se engancha y se prende a las Cuestión: me alegro y procuro seguir con-versándo-nos. Este es el caso, ahora, con Iñaki y Gundin; y por eso mi agradecimiento.

    ¿Qué me dicen estos amigos? Veamos:

    1.- Iñaki S
    – “Los principios generales son muy importantes, pero si no se consigue aplicarlos en situaciones concretas, se quedan en elucubraciones de escasa utilidad.”-
    (y me-, y se- pide)
    inventar una pluralidad de herramientas que ataquen el Kaos desde todos los flancos

    2.- Xosé Gundín
    (a mi propuesta de “aminorar” la entropía le encuentra una doble equivocación)
    * Por una parte: podemos acelerar pero no “aminorar” la entropía porque ella funciona en una sola dirección, no tiene marcha atrás.
    * Por otra parte: al Kosmos está circuscripto a sus leyes; no le corresponden buenas-intenciones.
    ……………….

    ¡Lo dicho más arriba!: Ya la fiaca, posiblemente combinada con vejez, me alerta que ya me pasé de largo. Me quedo conforme, sin embargo, de haber agradecido los planteos de los amigos. La vida no se acaba: “mañana sigue”; si no yo, alguien la seguirá contando – Oscar.
     

  • Rodrigo Olvera

    Román
    Aún en el pambito teológico, no necesariamente es cierto que el pecado es un delito.
    Esa es una de las grandes desviaciones del cristianismo latino, fruto de la evolución cultural germano-latina a la caída del imperio romano de occidente.
    Para el cristianismo latino, el pecado se ve a la luz de una mentalidad jurídica, y por tanto es un delito que genera una culpa. De ahí, la muerte de Jesús se ve como expiación de culpa.
    Para el cristainismo oriental, el pecado se ve a la luz de una mentalidad terapéutica, y por tanto el pecado es una enfermedad que requiere sanación. De ahí, la muerte de Jesús se ve como rehabilitación.
     
    Las consecuencias psicológico-emocionales de entender el cristianismo desde una visión jurídica o una visión terapéutica son enormes.
     
    [Claro que desde una mirada secularista, aún la interpretación terapéutica es cuestionable… pero al menos es menos perjudicial que la interpretación culpabilizadora del juridicismo latino]

  • Xosé Gundín

    O. Varela: a tu comentario de las o:12 am.
    Si con la aparición del ser humano intentase el Kosmos aminorar la entropía de una evolución dominada por un aumento del Kaos….., entonces me parece que el Kosmos se equivocaría doblemente.
     
    Por una parte creo que podemos acelerar la entropía -actuando mal, e.d: en contradicción con las leyes de la naturaleza- pero no veo como podríamos aminorarla. Ella funciona en una sola dirección, no tiene marcha atrás. Por otra parte el Kosmos tiene que actuar en coherencia con aquellas leyes y nada más, sin meterse a intentos bienintencionados.
    Bueno, no importa. Ambos errores quedan tapados por el superior de suponerle intenciones al Kosmos. ¡Idea Kaótica!.
     

  • Iñaki S:S,

    Los principios generales son muy importantes, pero si no se consigue aplicarlos en situaciones concretas, se quedan en elucubraciones de escasa utilidad. Vamos a ver si le he entendido algo a Oscar, desde esta Euskal Herria privilegiada y doliente a la vez:
    Entropía, en nuestro caso, podríamos definirla como la medida del desorden para, en el proceso de solución del conflicto político vasco, poder acotar, reducir y eliminar la incertidumbre.
    Próximamente se va a celebrar el enésimo foro internacional por la paz, esta vez en Donosti(San Sebastián) y por iniciativa de la izquierda abertzale.  Pues bien, una vez mas se va a confirmar, vista la reacción de varias de las partes implicadas, que la doctrina clásica del perdón y la reconciliación no alcanza para resolver el desorden de nuestra convivencia….a pesar del cese de la lucha armada por parte de los independentistas-separatistas vascos.
    Desde la perspectiva de la distancia y con la ayuda de Olga,  estaría muy bien que pudieras ayudarnos a volver a inventar una pluralidad de herramientas que ataquen el Kaos desde todos los flancos. Fantástica sugerencia eso de…. sin que falte en ningún caso el estético del humor.
     

  • ana rodrigo

    Oscar,  el pensar nada sería sin el lenguaje, y éste, nada sería sin los vehículos de transmisión. Dependemos de tantas cosas….para sentirnos comunidad.

  • oscar varela

    Hola ana!

    Leo tu entre-paréntesis final:

    – ” (Perdón por no poder explicarme mejor dada la precariedad del medio desde el q escribo).

    No me parecería nada tontuelo caer en la cuenta de las razones de recurrir a ese habitual uso del vocablo “perdón”.

    ¡Voy todavía! – Oscar.
    ………………………………

    NOTA BENE: Es interesante notar, además, cómo todo “pensar” y/o “decir” esta atravesado por las más humildes glebas, que en este caso tuyo es un telefonito en vez de una Compu.

  • ana rodrigo

    A  ver si puedo decir algo en relación a lo que ayer Pepe Blanco me sugería. Pienso que las conductas personales positivas son el resultado de usar la racionalidad en función del beneficio humanizador propio y ajeno.  Por tanto tiene poco que ver en la decisión final con algo que nos venga de fuera de nosotros mismos. Y es cierto que los logros individuales marcan las potencialidades del ser humano como especie y en ese sentido sí es compatible con tu propuesta, aunque suponga la suma de individualidades. (Perdón por no poder explicarme mejor dada la precariedad del medio desde el q escribo).

  • ana rodrigo

    Pepe Blanco, lo pensaré, pero no me resulta fácil escribir desde un smart y más difícil explicarme como se merece el tema.

  • Román Díaz Ayala

    Existen pecados y delitos.
    el pecado es un delito en el ámbito de lo profético ( es teológico)
    El delito está regulado por ley, que produce, una vez promulgada un inmediato vínculo jurídico que obliga a ser aceptada como una norma  de conducta.
    Como todo código de Derecho  se mueve en los aspectos formales de la conducta humana, hay elementos  de  la “ética” que no recogen ningunos de los ordenamientos, pero son válidos en las relaciones sociales, poeque nuestra sociedad es lo suficientemente compleja como para ” tipificar” conductas, y recibir el reproche o reprobación pública, que actúan como mecanismos sustitutorios ( se ve en la política, en los cargos públicos etc)
    El pecado pertenece  al ámbito de los individuos, porque está regulado por la conciencia, donde según los que tenemos fe, tiene Dios acceso y puede actuar como juez.
    Los pecados contrael Espíritu Santo deben ser en mi oponión muy escasos y se tienen que dar en casos muy extremos de “creyente” recalcitrantes. Sólo quien está bajo la Ley de Jesús el Cristo está obligado a ello. Pero entonces debemos entenderlos
    como una negación a la vida.
    Es un suicidio espiritual,
    como sería el/la suicida que todos conocemos, que si lo hace con pleno conocimiento y sin eximentes, se está negando a la vida.
    Fuera del discipulado de Jesús, no existen pecados contra el Espíritu Santo.
    roman

  • oscar varela

    Hola!
     
    Tal vez valga un intento de comprender el PERDÓN como:
    INVENTO humano para sub-sanar la Entropía social existente en todo trato humano.
     
    NOTA: la entropía se concibe como una “medida del desorden”; e.d. como una medida de la incertidumbre y de la información necesarias para, en cualquier proceso, poder acotar, reducir o eliminar la incertidumbre.
     
    Considero que a los seres humanos nada nos ha sido regalado, sino que se lo hemos tenido que ideo-fabricar, incitado cuando lo heredado no satisfacía la ecuación entre el gusto-preferencia-pretensión y la puja por lograrlo.
     
    En una perspectiva evolutiva podríamos considerar (como creo que lo hace Teilhard), que la aparición del ser humano es un intento del Kosmos por aminorar los estúpidos gastos entrópicos de una evolución que llegado a cierto desarrollo se encontró en el “callejón sin salida” dominado por un aumento del Kaos, hacia su de-strucción.
     
    Por eso la aparición de los seres humanos, en nuestra azarosa e im-prevista capacidad de re-flexión, nos sentimos llamados a echarnos sobre los hombros toda la evolución de las Cosas para cuidar de ellas en su fragilidad, entre las que nosotros mismos nos hallamos.
     
    En esta perspectiva el PERDÓN es una herramienta u órgano delicadamente construido para restablecer los desórdenes y  eliminar las toxinas (escorias, gangas, culpas, etc.) que se aculan en todo proceso de vida ascendente.
     
    Pienso que el PERDÓN, como todo herramental inventado, tiene sus tiempos históricos de tanteo, invención, ensayo y logro eficaz; pero luego le adviene un tiempo de decadencia y decrepitud hasta su eliminación por in-eficaz.
     
    Si hay algo que no debe “dormirse en los laureles” son el herramental acumulado y condensado en las Culturas cuando llegan al estadio de ser “clásicas”; e.d. que están compendiadas y se “dictan en Clases”.
     
    A los humanos no nos está permitido perder el ¡Alerta!.
     
    Pienso que –en n/tiempo- la doctrina “clásica” del PERDÓN o la RECONCILIACIÓN no alcanza para resolver la Entropía en alza de nuestra convivencia.
     
    Hay que volver a inventar una pluralidad de herramientas que ataquen al Kaos desde todos los flancos. Pienso que uno que no debe faltar es el estético del humor.
    ………………..
     
    ¿Vamos todavía: sonriendo, cantando y danzando? – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    ¿Hay PECADOS IMPERDONABLES?
    Parece que , según algunos Textos evangélicos.
     
    Mat. 12:31, 32 ”Por este motivo les digo: Toda suerte de pecado y blasfemia será perdonada a los hombres, pero la blasfemia contra el espíritu no será perdonada. 32 Por ejemplo, a cualquiera que hable una palabra contra el Hijo del hombre, le será perdonado; pero a cualquiera que hable contra el espíritu santo, no le será perdonado, no, ni en este sistema de cosas ni en el venidero.

    Mar. 3:28, 29 En verdad les digo que todas las cosas les serán perdonadas a los hijos de los hombres, no importa qué pecados y blasfemias cometan blasfemamente. 29 Sin embargo, cualquiera que blasfema contra el espíritu santo no tiene perdón jamás, sino que es culpable de pecado eterno.

    Luc. 12:10 Y a todo el que diga una palabra contra el Hijo del hombre, le será perdonado; pero al que blasfeme contra el espíritu santo no le será perdonado.
    …………………….

  • pepe blanco

    Hola Ana,
     
    Te invito a que ofrezcas una explicación mejor* para entender el perdón, la bondad o el amor. Y que no sea heterónoma**, claro. Y, además, que sea fácilmente digerible 😉
     
    (*) Mejor que la que he sugerido
    (**) Heterónoma, en el sentido en que se suele usar esta palabra aquí en Atrio.

  • ana rodrigo

    Iñaki, pregunta-reflexión-respuesta: Por qué l@s cristian@s tendemos (tienden) a pensar que la fuente y origen de todos los valores humanos provienen del cristianismo? Y lo mismo podríamos decir de nuestros esquemas mentales o morales que solemos proyectarlos como lo único  verdadero.

  • oscar varela

    Hola!

    Un tipo de la calidad de Teilhard se descubre “PRO-FANO” en este texto aportado por Sergio:

    – “Recuerda: cuanto te deprima e inquiete es falso.
    Te lo aseguro en el nombre de las leyes de la vida …

    Luego le agregará (pero será “luego” y como “agregado”)
    – “y de las promesas de Dios.”-

    Lo cual no me extraña sino que me confirma en que todo ser humano es de la gleba de “su tiempo”;
    * que en este caso no es el de mi generación (los nacidos entre 1930 y 1945), que dudamos qué hacer con ese agregado
    * y mucho menos el de la actual generación ascendente (los nacidos entre 1975  1990), que se hallan desinteresados.
    …………………

    NOTA: yo uso el vocablo PROFANO en el sentido de “MANIFESTACIÓN DE LA VITALIDAD INTIMA” (del vergo griego “faino” = aparición manifiesta, o mostración; y el prefijo “pro-” que in-quieta al verbo hacia adelante).

    La cosa tiene estirpe fenolmenológica en la consideración del Misterio como el dinámico y retroalimentado “ocultum revelatum” = Lo oculto se revela (como una película fotogáfica)
    —————–

    ¿Ok? ¿Todo o: + ó -? – Oscar.

  • Sergio Dalbessio

    Agradezco a los foristas los interesantes aportes dado en este tema, estoy preparando dos textos que pueden ayudar a seguir reflexionando el tema en cuestión (dp quedará a consideración de Antonio, que siempre es tan gentil de publicarlos), pero hace un rato el amigo Luis me ha alcanzado algo interesante relacionado con Ameneh sobre su vuelta atrás sobre el perdón, les paso el link para que lo lean, quizás como dijo Oscar he utilizado textos eclesiásticos, pero personalmente considero muchos de esos textos como parte de la escritura de la humanidad -como los mitos- que nos ayudan a poder narrarnos desde la profunda humanidad. Aquí va el link: http://www.abc.es/sociedad/20130312/abci-ameneh-bahrami-tonta-perdonar-201303111108.html

  • oscar varela

    Hola!
     
    Dos cositas:
     
    Una: Leo de pepe blanco: -“el perdón … como eficaz mecanismo evolutivo”-

    Otra: Los ejemplos que propone Sergio NO SE SUSTENTAN EN RELIGIÓN-TEOLOGÍA ALGUNA, sino en el ESFUERZO-INVENTIVA HUMANA.

    Sin embargo los Textos que lo acompañan se refieren a un Dios (cristiano al uso teológico-eclesiástico).

    Estimo que estamos habituados a este modo de tratar las cosas de la vida.
    Eso se ha llamado “versión a lo divino” de los Asuntos humanos.
    Lo cual no lo veo mal; solo que veo pésimo y con consecuencias desastrosas para la vida, el cooptamiento y acaparamiento por parte de las teologías-religiones de los tales Asuntos.

    Mi perspectiva y esfuerzo consiste en recuperar las banderas del esfuerzo humano.
    El PERDÓN es un invento humano; algo parecido a las triquiñuelas que construyen las creaturas para disminuir los grados de Entropía (pérdida de Energías).
    …………….

    De los puntos UNO y OTRO convendrá desarrollarlos un poco más. Veremos.

     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Iñaki S:S,

    Querida Ana, siempre es un placer leerte. Retengo la última frase:
    Solemos proyectar nuestro pequeño y personal mundo a niveles universales y pienso que hacemos un cóctel de difícil digestión.
    ¿Podrías profundizar un poco mas sobre esta idea?.
     

  • ana rodrigo

    Pienso que actitudes o conductas personales lo que favorecen es la convivencia a mayor o menor escala, pero la evolución de la especie, como dice Pepe Blanco, va por otros derroteros y, sobre todo, a otros ritmos o parámetros medibles. Solemos proyectar nuestro pequeño y personal mundo a niveles universales, y pienso que hacemos un cóctel de difícil digestión.

  • Iñaki S:S,

    Violencias de ataque y respuesta, memoria histórica, perdón, bondad, arrepentimiento, justicia , paz, fraternidad, solidaridad,…. En Euskal Herria llevamos decenas de años dando vueltas y revueltas en torno a estos conceptos. Parece mentira que, con un bienestar material envidiable para las cuatro quintas partes de la humanidad, a españoles y vascos nos resulte tan difícil pasar página y consolidar la convivencia deseada por la mayoría. Probablemente todos somos un poco culpables, pero unos mas que otros. Por ejemplo, la rivalidad y aversión entre las élites políticas de distintos colores, muchas veces interesada y siempre paralizante, tiene una gran responsabilidad en la lentitud con la que se abordan los problemas. A su lado, las insoportables desigualdades economico-sociales son otro factor de inestabilidad que parece imposible de corregir. En fin, hemos llegado hasta aquí y sería malo perder la esperanza de ver algún día la luz al final del túnel.

  • pepe blanco

    No parece que haya inconvenientes serios para considerar el perdón (objeto de este artículo) o la bondad (objeto del anterior) como eficaces mecanismos evolutivos que favorecen la conservación de la especie.

  • Román Díaz Ayala

    Que un ciudadano argentino, y desde Argentina nos hable del perdon señalánfolo como liberación
    es algo muy digno de que lo tengamos en cuenta,
    Cuando el Estado de Derecho no puede eludir responsabilidades ante
    las víctimas
    tenemos que escuchar atentos,
    especialemnte desde España, y también desde otros rincones
    de nuestra Amércia
    Estoy también pènsando en Cuba,
    para el día después.
    ¿Existe un orden ético superior, que hace levantanrse a los pueblos
    de sus miserias históricas?
    ¿Estamos con ello configurando el futuro?
    ¿Cómo se compaginan la justicia exigible con los deseos de reconciliación?
    ¿Fue cerrada “eticamente” la llama Transición Democrática en España?
    ¿Es la Memoria Histórica compatible con las masivas canonizaciones?
    Demasiadas preguntas.
     
    roman

Responder a M.Luisa Cancelar comentario