INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6318 Artículos. - 99071 Comentarios.

Controversias sobre Chevron

argenpress
Por Adolfo Pérez Esquivel (especial para ARGENPRESS.info) 12-8-2013

En una nota de opinión firmada por Roberto Kozulj, en Página/12 del 6 de agosto, se cuestiona una nota de mi página web (2), donde señalo objeciones al acuerdo entre YPF y Chevron. Centralmente llama falaces a mis argumentos que, según su opinión, no aportan a “ningún debate fundado siquiera sobre temas calientes como soberanía, medio ambiente o desarrollo”. No obstante, sus críticas no responden a temas clave como los que planteo en mi nota.


Soberanía. Hace poco, junto a la Confederación de las Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), denunciamos el fallo de la Corte Suprema de Justicia nacional que le levantó un embargo de 19.000 millones de dólares a Chevron, otorgándole impunidad a una empresa prófuga de la Justicia ecuatoriana. Chevron ha invertido 400 millones de dólares en una campaña de desprestigio contra Ecuador, que Rafael Correa denunció con respaldo de todos los países del ALBA. Tan es así que Evo Morales propuso el domingo pasado en el Foro de San Pablo crear consejos regionales propios que nos defiendan frente a las empresas trasnacionales para “frenar estos procesos que nunca ganan los Estados, siempre ganan los privados”.

Mientras los gobiernos populares de la región ya se retiraron del Ciadi y están auditando sus tratados bilaterales de inversión, la Argentina los mantiene y es el país del mundo más denunciado ante ese organismo. Si algún día decidimos echar a Chevron, podrá apelar al Ciadi en el marco del TBI que sigue vigente con Estados Unidos Esto significa subordinación, pérdida de soberanía e impunidad. ¿Qué pasará si Chevron no cumple el contrato, como Repsol? La demanda de la empresa española a la Argentina es, hoy día, la más grande en el mundo en el Ciadi. Si Chevron nos contamina e incumple el contrato, ¿además tendremos que indemnizarla?

Medio ambiente. La tecnología de fractura hidráulica (fracking) está prohibida temporal o definitivamente en estados de Estados Unidos y en varios países europeos por falta de pruebas certeras de que no daña el medio ambiente. ¿Actúan según inventos de ambientalistas “falaces”? Recomiendo la lectura del artículo “La marcha hacia el abismo”, del Comandante Fidel Castro, centrada en analizar el fracking y las potenciales reservas de gas esquisto.

La semana pasada estuve en Plottier, Neuquén, donde se incendió un pozo muy cercano a barrios poblados. Para apagarlo debieron traer un cuerpo de elite de Estados Unidos a colaborar en la resolución del caso. El proyecto de Vaca Muerta contempla más de 1600 pozos y el oficialismo se negó a pasar el acta acuerdo por la Comisión de Medio Ambiente de la Legislatura de Neuquén. ¿Por qué se tratará a libro cerrado, como informó el gobernador? ¿Por qué no se consultó a los pueblos originarios que habitan la zona, como dice la normativa nacional e internacional?

El Gobierno defiende que el contrato YPF-Chevron es privado, razón por la cual hay “cláusulas reservadas”. Pero si YPF volvió a ser de los argentinos, ¿no deberíamos conocer este acuerdo por ser de incumbencia pública?

Desarrollo. La Argentina tiene buenas posibilidades de desarrollar energías renovables, pero no se ha profundizado la inversión en estas tecnologías para estar a la altura de nuestro potencial. La conclusión de Kozulj es que buscar otras opciones de desarrollo al acuerdo con Chevron es utópico, dada la creciente demanda energética y porque los costos de importación no permiten combatir la pobreza. O sea, el famoso “es esto o el abismo”.

Ese argumento podría replicarse también para justificar los acuerdos con Monsanto y la Barrick Gold. Resulta fantasioso sostener que se puede lograr la justicia social subordinados a transnacionales depredadoras. Y a diferencia de Venezuela hablo de subordinación, porque el Decreto “Chevron” Nº 929/13 le permite a esa empresa y a futuras inversoras exportar parte de nuestra energía, girar regalías al exterior sin retenciones y vendernos nuestro petróleo a precio internacional. Los contratos firmados por Venezuela no son de subordinación. Si el objetivo es la “soberanía energética” y el autoabastecimiento, ¿por qué se les permite a las transnacionales exportar nuevamente nuestra energía?

Debemos cuestionar los discursos dominantes. El modelo de consumo de los países centrales no es generalizable porque se basa en la explotación de países periféricos como el nuestro. Si los países centrales pretenden asignarnos un rol extractivo, no se lo facilitemos.

Además de interpretar la voluntad de los argentinos, para estos proyectos los gobiernos deberían hacer consultas populares previas y vinculantes, como en Esquel, Loncopué y otras ciudades. Muchos se sorprenderían de lo que piensa nuestro pueblo. Existen otras opciones a las multinacionales, que no nos van a asegurar ninguna emancipación.

Adolfo Pérez Esquivel es Premio Nobel de la Paz. Titular del Serpaj.


18 comentarios

  • Sergio Dalbessio

    Xosé: de yapa, significa de regalo, un extra con la compra que hacés. Te vendo un auto y “de yapa” te regalo 10 litros de nafta por ejemplo.

    Agradezco a Atrio la ocupación del tema de CHEVRON, en la página web del Premio Nobel de la Paz también se publican otras cosas sobre dicho tema, además está imbrincado cn nuestra SOBERANÍA, con los PUEBLOS ORIGINARIOS, con la ECOLOGÍA y con los negociados.
    http://www.adolfoperezeesquivel.org y tiene una página en facebook.

    Agradezco a Antonio que puso en orden el comentario ya que las tablas no se podían leer. Cualquiera que quiera otra información no tiene más que escribirme a mi mail, Antonio está para estos temas y a conocidos de Atrio darlo sin inconvenientes.

  • Rodrigo Olvera

    Es un pequeño adicional gratuito que da quien vende a quien compra, como gratitud o promoción competititva. En México decimos “de pilón”.
    Por ejemplo, “llévese el kilo de arroz a 20 pesos y le pongo su pilón”, con lo que se le da un puñito adicional de arroz

  • Xosé Gundín

    ¿Qué quiere decir llevarsela puesta “de yapa”?. Ese modismo no suena en la península.

  • Sergio Dalbessio

    Los verdaderos dueños de Vaca Muerta
    Las megapetroleras multinacionales
    encabezadas por la EXXON STANDAR

    Javier Llorens y Mario Cafiero
     
    Contenido
    Vaca Muerta vale según el corte del carnicero trozador 1
    Los dueños de Vaca Muerta y sus subrepticias intenciones. 2
    El cartel de Vaca Muerta encabezado por YPF. 5
    El sociograma de Vaca Muerta – Los Molles. 7
    El non santo “modelo Santa Cruz”. 8
    Un convenio que no hubiese firmado un “jeque árabe borracho”. 9
    Anexo I – Accionistas comunes de compañías norteamericanas en Vaca Muerta. 11
    Anexo II: Operadores de Vaca Muerta – Los Molles. 12
    ANEXO III: Titulares de Vaca Muerta – Los Molles. 13
    Anexo IV: Matriz de asociaciones. 14

    [Dada la extensión y características de este artículo que nos envía Sergio Dalbessio, lo hemos situado en Atrio y está accesible aquí: Informe sobre Vaca Muerta. Nora de ATRIO ]
     

  • Sergio Dalbessio

    La Pastoral Social de Neuquén pide rever el acuerdo YPF-Chevron
    Martes 27 Ago 2013
     Neuquén (AICA): La Pastoral Social de la diócesis de Neuquén se manifestó en contra del acuerdo que permitirá a la estatal YPF y a la empresa petrolera Chevron, explotar el yacimiento hidrocarburífero Loma Campana con métodos no convencionales. Evaluaron como “inaceptable” el “secretismo” con el que se manejó el acuerdo y pidieron a los legisladores provinciales que rechacen la unión empresarial para “no caer en la traición a sus deberes como defensores del bien común”.
    La Iglesia en Neuquén se manifestó en contra del acuerdo que permitirá a la estatal YPF y a la empresa petrolera Chevron, de capitales estadounidenses, explotar el yacimiento hidrocarburífero Loma Campana con métodos no convencionales, debido a que el contrato que vincula a las compañías contiene cláusulas secretas, lo cual evaluaron como “inaceptable”. Asimismo, pidieron a los legisladores provinciales que rechacen la unión empresarial para “no caer en la traición a sus deberes como defensores del bien común”.

    La voz de alarma fue encendida por el Equipo de Pastoral Social del obispado de Neuquén, que advirtió que la emergencia energética en la que se encuentra el país no justifica recurrir a convenios “que no tienen en cuenta disposiciones legales y constitucionales”. Manifestaron que la situación amenaza el estado de derecho y recordaron que el cumplimiento de las leyes en vigencia es deber de todos, “especialmente de las autoridades”. También hicieron mención de las reiteradas advertencias del obispo diocesano, monseñor Virginio Bressanelli, sobre las precauciones y licencias sociales que quieren instrumentarse con los métodos de extracción de petróleo no convencional.

    “Rechazamos que se privilegie a una empresa privada, de muy dudosa responsabilidad social, exceptuándola de los impuestos legales en vigencia, cuando a la vez se proclama la necesidad de recaudar para las arcas públicas”, adujeron al advertir que Chevron tiene juicios por contaminación y violación de los derechos humanos en Nigeria, Ecuador, Angola e Indonesia”.

    “Pero hay una razón fundamental que nos obliga a rechazar por ilegítimo e inmoral este acuerdo de explotación y es que contiene cláusulas secretas que desconocemos los verdaderos dueños de los bienes naturales de la República, que somos todos los ciudadanos de la Patria. Este sólo secretismo lo convierte en inaceptable”.

    El equipo de Pastoral Social, conducido por el presbítero Rubén Capitanio, recordó que los bienes naturales “son más que recursos”. “No somos sus dueños absolutos sino sólo sus administradores; misión que hemos de cumplir con responsabilidad y justicia, de acuerdo al derecho que sobre ellos tienen las futuras generaciones”, concluyeron.

    Seguimiento legislativo. Mañana, miércoles 28 de agosto, la Legislatura neuquina votará si acepta el acuerdo entre la empresa petrolera estatal y la compañía estadounidense. Días atrás, las comisiones de Asuntos Constitucionales y Hacienda de la Legislatura neuquina votaron a su favor, habilitando así el tratamiento de la ley en general en el recinto. Las voces disonantes recordaron la violación de varios artículos de la constitución provincial y la falta de un plan de desarrollo para las zonas involucradas.+
     

  • Sergio Dalbessio

    Xosé los informes los recibo por mail, no son publicados por el momento, hasta el momento leído de dichos autores -sobre otros temas también- me han dado que son serios. Aquí un video que circula por la web:

    NO al Fracking en Argentina y el Mundo

    http://youtu.be/imqc8uOL54k 

  • Xosé Gundín

    Para expropiar YPF se argumentó: 1) que bajando la producción de hidrocarburo, Repsol no invertía para aumentarla, 2) que se quería aumentar y estabilizar el suministro energético a la economía argentina y 3) que se quería devolver los beneficios del negocio petrolero al pueblo argentino.
     
    YPF,una vez expropiada, puede actuar por su cuenta y firmar según su conveniencia contratos con otros. (Repsol ya no pinta nada y no es necesario hablar más de él).
     
    Las incognitas ahora se refieren únicamente a si, o en que proporción y forma, ese contrato con Chevron encamina el suministro energético argentino en dirección de aquellos tres objetivos y -asunto no especificamente argentino- a si se aceptará la técnica del fracking o, subsidiaramente, bajo que condiciones y controles se aplicará.
     
    Una comparación entre lo escrito por Kolzuj en Página 12 -no digo que sea falso, pero es excesivamente general- y el detallado informe de Dalbessio no sirve -la comparación- para resolver las incógnitas. Habrá que deducir únicamente del de Dalbessiío. En otro momento.
     

  • Rodrigo Olvera

    Ubico yo que la costa norte de España, incluyendo Cantabria y el País Vasco, tiene reservas apetecibles. Y que el lehendakari ha otorgado ya al menos un permiso para exploración en Subillana.
    Revisando datos, localizo esta plataforma ciudadana. No les conozco, quizá alguien de quienes participan en ATRIO sí les conozca y nos den referencias
    http://frackingezaraba.org/
     

  • Rodrigo Olvera

    Gracias Xosé!

  • Xosé Gundín

    Sin acabar aún de leer los largos informes de Dalbessio quiero ya escribir que la información dada por el corresponsal argentino de La Voz de Galicia -puse el recorte aquí hace unos días- no parece muy acertada. Decía aquel corresponsal que la razón de contrato YPF-Chevron era las dificultades financieras argentinas.
     
    A partir de los datos dados por Dalbessio las inversiones de Chevron serían primero de 1.146 mills. $ y finalmente de 8.253 mills. $; un total de 9.393 mills. $, que son aprox. un 0,025% del PIB argentino. Por escaso que el gobierno argentino ande de capital invertible, esa cantidad y porcentaje no parecen demasiado para los sustanciosos retornos anunciados (¡recuperación de la inversión en 7 a 4 años!).
    Por otra parte se dice por ahí que Argentina no tiene la técnica para el fracking. ¿Será acaso Chevron el mejor aportador desa técnica -el único no es- en el mundo?.
     
    De ambas facetas del asunto nace una pregunta (no acaban). Ese contrato ¿a quién beneficia además de a Chevron?. Para montar una resistencia bien montada hará falta decir en voz alta los nombres y apellidos.
     
    R. Olvera.  No se yo que por cerca de donde estoy haya movimientos organizados anti-fracking. Tal vez pq el fracking no está anunciado por aquí.
    Lo que si hay son resistencias organizadas a la minería de oro a lo bruto.  La más conocida es la de Corcoesto, nombre de la localidad afectada, en el municipio de Cabana de Bergantiños, provincia de A Coruña. Ya estuvo puesto aquí en Atrio. Yo no conozco personalmente al que lo encabeza, el presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, pero sería localizable.
    http://www.sghn.org/Directorio.html
    http://www.sghn.org/Presentacion.html
    http://www.sghn.org/

  • Sergio Dalbessio

    MUY LARGO, PERO VA OTRO INFORME…PUEDE SERVIR A LOS QUE LE INTERESA ESTE TEMA, ME GUSTARÍA PONER UN ADJUNTO PERO NO PUEDO…DISCULPEN..
    La ecuación económica –financiera
    del convenio entre YPF y Chevron

    Las desproporcionadas  ganancias  que  podría obtener Chevron, de acuerdo a los datos de la propia YPF. La estafa  de no computar otras enormes reservas hidrocarburíferas que habría por debajo. El sustancial aumento en el precio interno de los combustibles que ello reportará. El total  destrato a la delicada cuestión ambiental. El soborno a la provincia de Neuquén para disimular la estafa y consagrar una absoluta estabilidad tributaria a favor de YPF y Chevron. El estrangulamiento externo que parece impulsar este negocio ruinoso para el país. El inusitado fallo de la Corte Suprema que lo hizo posible. Y las palabras imperecederas de Mosconi, referidas al inmenso poder corruptor del petróleo.
    Javier Llorens y Mario Cafiero (Ingeniero industrial y diputado MC)
     
    Contenido
    El informe de YPF a la provincia de Neuquén. 1
    Un rutilante negocio con autogeneración de fondos para la inversión. 2
    Una mezquina proyección de negocios, que permitiría notables mejoras futuras. 4
    La descomunal estafa adicional que se escondería por debajo. 7
    La burla a la ley de Hidrocarburos para impulsar los negocios de Chevron. 8
    El notable aumento en el precio de los combustibles internos. 10
    La inexistencia de toda consideración ambiental 12
    Fracking “potenciado” en el convenio YPF Chevron. 13
    Las vergonzosas falacias ambientales de Chevron e YPF. 14
    Los aditivos inocuos que matan a la gente. 15
    Una explotación con ambiguos márgenes impuestos por la ley. 16
    La impunidad del Estado bobo consagrada por la Justicia. 18
    Los sobornos del gobierno e YPF a la provincia de Neuquén. 18
    El cierre de la estafa, la absoluta estabilidad impositiva para  YPF – Chevron. 19
    Shale oil y Shale gas, o ¡Sale oil! y ¡Sale gas! 21
    La Corte Suprema innovó su jurisprudencia para abrirle pasó a Chevron. 22
    Las palabras siempre vigentes de Mosconi 23
    ANEXO I – Proyección precios internos de los combustibles. 24
    ANEXO II –Posibles escenarios a favor de Chevron. 24
     
     
    El informe de YPF a la provincia de Neuquén
    Con motivo del contrato con Chevron, YPF hizo una presentación ante la Sub Secretaría de Hidrocarburos, Minería y Energía de la Provincia del Neuquén, dependiente del Ministerio de Energía, Medio Ambiente y Servicios Públicos de esa provincia, con fecha Julio de 2013, y titulo “Proyecto: Desarrollo No Convencional del Área Loma La Lata Norte/Loma Campana”.
    Haciendo honor al dicho que “por la boca muere el pez”, la lectura de ese documento elaborado por YPF arroja conclusiones más que interesantes respecto los posibles alcances de ese contrato en cuanto a la inversión genuina que requiere, y su posibilidad de autofinanciamiento mediante la autogeneración de fondos. Los notables márgenes y beneficios posibles que podría obtener Chevron, que podrían verse triplicados respecto los que en la presentación se exhiben. E incluso ampliados inconmensurablemente con la explotación de la formación Los Molles, que yace por debajo de la formación de Vaca Muerta, y que supera varias veces la riqueza hidrocarburífera de esta.
    También es notable en el mismo, el sustancial aumento al precio interno de los combustibles que en él se anuncia. Y la ausencia total de menciones a la delicada cuestión ambiental, que resultaba exigible por dos razones. Una por haber sido ya el área de Loma de La Lata – Añelo una “zona de sacrifico”, que ocasionó gravísimos daños a sus habitantes tradicionales. Y la otra por la cuestionada técnica del fracking que se piensa aplicar, en forma aún más intensiva que la tolerada en otros países.
    Un rutilante negocio con autogeneración de fondos para la inversión
    El anexo “Modelo Económico” de la mencionada presentación de YPF,  detalla el futuro Flujo de Caja Libre que tendrá el negocio de Chevron-YPF en Loma  La Lata Norte / Loma Campana. De manera absolutamente errónea técnicamente   en él se han  restado  las amortizaciones, que es un concepto contable y no financiero,  a los efectos de disimular los verdaderos flujos con que contará el negocio.
    Hay diversas técnicas para evaluar los proyectos de inversión. Una de ellas es calcular la TASA INTERNA DE RETORNO DEL PROYECTO, que significa la tasa de interés anual equivalente que genera el negocio. Sin considerar el pago del impuesto a las ganancias el negocio de Vaca Muerta tendría una formidable tasa de retorno (TIR) del 24 % anual en dólares. Con una enorme capacidad de autogeneración de fondos, o autofinanciamiento, típico de los descomunales márgenes con que opera la industria petrolera. De manera tal que de la inversión de u$s 16.504 millones que demandara el desarrollo del área según YPF, solo será necesario invertir genuinamente u$s 3.966, un 25 % del total, dado que el resto provendrá del mismo giro del negocio. Por su parte Chevron solo necesitará concretar una inversión genuina de u$s 2.283, o sea solo el 27 % de la inversión que le corresponde de u$s 8.552 millones, porque el resto provendrá también del giro del negocio.
    Esta significativa situación no parece ser ignorada por las autoridades de la Nación, y tampoco por las de Neuquén. Ya que en el decreto 929/13 que lleva la firma de Fernández de Kirchner, Abal Medina, Lorenzino, y De Vido, se prevé que solo será necesaria una inversión externa en moneda extranjera de solo u$s 1.000 millones, para acordar los beneficios que en él se estipulan a favor de Chevron.
    Por su parte en el Convenio entre YPF y la provincia de Neuquén, que fue aprobado con el decreto 1208/13 con la firma de Sapag, Coco, Gastaminza, Reina, Rodríguez, y Butigué, y está actualmente a consideración de la Legislatura de esa provincia, se prevé en su art 3, inciso 5, que YPF realizará una inversión mínima de u$s 1.000 millones. Y que además, según el art 7 y el art 3 “Compromisos de la Provincia”, inc 3, el impuesto a los sellos solo alcanzará al importe de u$s 1.246 millones, que es el monto original que promete aportar Chevron. Las ganancias del proyecto, sin considerar el impuesto a las ganancias y computando el costo de la  amortización total de la inversión, es el siguiente:
     

    Loma la Lata Norte / Cerro Campana – INDICADORES

     

    Total Proyecto

    Chevron

    TIR – Tasa interna retorno

    24%

    21%

    Inversión neta

    3.966

    2.283

    Resultados netos

    35.263

    17.332

    Margen neto antes del II.GG.

    889%

    759%

    Recupero inversión años

    7

    8

     
    En consecuencia, sobre resultados netos de u$s 35.263 en total, el negoció deparará un margen neto antes del impuesto a las ganancias, del 889 %, o sea casi diez veces más de lo invertido. Con un recupero total de los realmente invertido al séptimo año de la explotación.
    Y en relación a Chevron, con resultados netos de u$s 17.332 a su favor, ello le deparará un margen neto antes del impuesto a las ganancias sobre lo genuinamente invertido, del 759 %, o sea casi nueve veces más de lo invertido realmente. Con un recupero total de lo realmente invertido a los 8 años de la explotación. En el cuadro de Ingresos y Egresos adjunto, se puede observar la estructura del negocio en cuestión.
     

    Loma la Lata Norte / Cerro Campana
    Ingresos y Egresos

     

    Importes u$s

    %

    Ventas

    74.362

    100,0

    Costos Operativos

    9.798

    13,2

    Margen Operativo Bruto

    64.564

    86,8

    Amortizaciones

    16.504

    22,2

    Margen operativo

    48.060

    64,6

    Regalías

    8.861

    11,9

    Impuestos directos

    3.936

    5,3

    Beneficios Neto antes IIGG

    35.263

    47,4

     
    Lo cual indica los enormes márgenes con que opera la actividad petrolera, incluso la no convencional. Estos márgenes se encuentran visualizados en el gráfico adjunto, que muestran los extraordinarios resultados del negocio de Chevron. Quién solo tendrá que aportar fondos durante los cuatro primeros años del mismo hasta el 2016, por un neto de u$s 2.283 millones, para recuperarlos íntegramente en el 2020. Teniendo a partir de allí ingresos positivos hasta el año 2047, que le reportarán en promedio una extraordinaria tasa de retorno en dólares del 21 % anual.
     

     
    Una mezquina proyección de negocios, que permitiría notables mejoras futuras
    No obstante la prosperidad de los negocios de Chevron está muy lejos de acabar allí. En la página 27 de la presentación efectuada por YPF se consigna que en el área de 395 Km2 de Loma La Lata Norte / Cerro Campana existirían entre 33 y 41 millones de barriles de petróleo por km2 “como un promedio de todo el modelo, y solo para Vaca Muerta Superior”. Agregando en página 29 que “la estimación del Hidrocarburo in situ confirma a la formación Vaca Muerta, como uno de los Shale plays más atractivos del mundo.
    Esos recursos en los 395 Km2 del area, a valores de mercado (u$s 100 el barril) equivalen a entre u$s 1,3 y 1,6 billones (millones de millones). O sea hasta casi cuatro veces el actual PBI argentino. El Volumen de Producción que se estima en el Cash Flow es de  794 millones de barriles equivalentes de petróleo (MBoe), a razón de 2 MBoe por Km2. Lo que supone una tasa de recuperación de entre el 4,9 % y el 6,1 % de la riqueza hidrocarburífera  que se encontraría allí.
    No obstante hay trascendidos por parte de YPF, publicados por Ambito Financiero, que dicen que esperan obtener una tasa de recuperación del 10 %. La que incluso técnicamente puede llegar a ser hasta el 15 % según los manuales. De tal manera se puede estimar que la producción y ventas del negocio de YPF Chevron solamente con la formación Vaca Muerta, podría llegar hasta duplicarse, mediante obtener una tasa de recuperación del 10 %. E incluso a triplicarse, si se obtuviera una tasa de recuperación óptima del 15 %.
    Lo cual sería perfectamente posible, dada la bajísima producción promedio prevista por pozo, que pasarán a lo largo de 30 años, de 32,5 m3 por día en los primeros días, a solo 3,2 m3 por día en los últimos días en el caso de los pozos horizontales, y a 1,3 m3 por día en los verticales (página 49 de la presentación de YPF)
    A tal fin en el “ANEXO II –Posibles escenarios del acuerdo con Chevron”, se han proyectado los distintos resultados que se obtendrían a título ejemplificativo, con escenarios de aumento de producción y ventas, en módulos de un 50 %.
    Esos resultados se encuentran resumidos en los gráficos adjuntos, que nos dicen que si la producción y ventas aumentarán un 100 %, las correspondientes a Chevron treparían a u$s 74.362 millones. Lo que a su vez depararía por efecto de la autogeneración de fondos, que la inversión genuina de Chevron bajara a u$s 1.242 millones, o sea el 1,7 % de sus ventas. Que es casualmente el monto anunciado públicamente con la firma del acuerdo, y al que la provincia de Neuquén prevé como tope para el sellado.
     

     
    De esa manera, Chevron recuperaría el capital realmente invertido en cuatro años. Y su tasa de retorno (TIR) treparía a la descomunal tasa anual del 79 % en dólares, mientras que su margen neto treparía a 3.943 %, o sea casi 41 veces lo invertido. Con una rentabilidad sobre las ventas del 66 %, y un beneficio bruto antes del impuesto a las ganancias de u$s 48.974 millones.
    Ante el supuesto que la producción se triplicara, que técnicamente resulta factible, las ventas correspondientes a Chevron treparían a u$s 111.543 millones, reduciéndose su inversión genuina a solo u$s 676 millones, o sea el 0,6 % de las ventas, por efecto del autofinanciamiento. De tal manera la TIR para Chevron pasaría a ser la astronómica cifra del 173 % anual, con un margen de 11.925 % sobre lo invertido, o sea más de 120 veces más. Con una rentabilidad sobre ventas del 72 % anual, y un beneficio bruto antes del impuesto a las ganancias de u$s 80.616 millones.
    Esta posible evolución de la estructura del negocio, que esta altura merece el nombre de negoción escandaloso, se encuentra visualizada en el gráfico adjunto. En el cual se observa el enorme crecimiento de las ganancias de Chevron, conforme se registra un aumento de producción y ventas, perfectamente posibles dentro de los cánones del negocio del shale oil. (Cabe apuntar al respecto que la liquidación de impuestos y regalías se efectúa en base al volumen de producción de gas y petróleo que informan las empresas petroleras, mediante una simple declaración jurada, pese a los inmensos montos que se hallan en juego).
     

     
    Los resultados expuestos refrendan el dicho de Scalabrini Ortiz, de que en Argentina la única inversión extranjera que se efectúa, es la necesaria para los sobornos. Que además de los que son de práctica y se desconocen, en este caso consisten también en la avidez de dólares frescos que tiene el actual gobierno, por la situación de estrangulamiento externo que padece. Como consecuencia de haber dejado que se fugaran a lo largo de su gestión u$s 90 mil millones, y del pésimo arreglo que hizo de la deuda externa en el 2005, que ha hecho que Argentina aún permanezca en default.
    La descomunal estafa adicional que se escondería por debajo
    Pero las expectativas de las formidables ganancias de Chevron tampoco acabarían allí, si uno estudia someramente el área de Loma de la Lata Norte / Cerro Campana, denominada ahora pomposamente General Mosconi, a la luz de los mapas geológicos existentes en la subsecretaría de Minería, Hidrocarburos, y Energía de Neuquén.
    De ellos surge que por debajo de la formación geológica de Vaca Muerta, se encuentra la formación geológica de Los Molles, en la que se estima que existirían recursos notablemente superiores a los de Vaca Muerta. Sobre los que no se dice una palabra en la presentación de YPF, como si esta formación no existiera. O como si se tratara de una valija de doble fondo, con la que los estafadores suelen concretar sus estafas, poniendo arriba las bisuterías, para llevarse por debajo las alhajas.
    El techo de la formación Vaca Muerta en esa área esta a una profundidad de entre 2.500 y 3.000 mts, con un espesor de 200 mts. Y por debajo a 3.500 mts de profundidad, está el techo de la formación Los Molles, que tiene allí un espesor de nada menos que 1.000 mts. Y cuyo contenido de TOC (Carbono Orgánico Total) indicador de la existencia de hidrocarburos, es de entre el 5% y el 6%. Mientras que el de la formación Vaca Muerta en la misma área, es de solo el 3,4 %.
    Razón por la que es factible que las riquezas hidrocarburíferas en la formación de Los Molles en el área Loma de la Lata Norte / Cerro Campana, podrían llegar a ser sustancialmente mayores que las de la formación Vaca Muerta en la misma área. Al tener allí Los Molles cinco veces mayor espesor que Vaca Muerta, y casi duplicar su contenido de TOC.
    Al respecto llama la atención que en la presentación de YPF se prevea perforar 1.188 pozo verticales y 585 horizontales, pese que el rendimiento de los primeros es solo la mitad de los segundos, según se consigna en el mismo informe. Razón por la cual si se hicieran todos los pozos horizontales, la producción en base a la explotación de la formación de Vaca Muerta podría aumentar un 55 %, como se apuntó previamente.
    Además es típico en este tipo de explotaciones no convencionales, emplear pozos horizontales, más costosos de perforar, en mantos o formaciones de menor espesor, como sería el de Vaca Muerta. Y emplear pozos verticales en los mantos de gran espesor, como el de Los Molles, siendo esta una de las ventajas de estos mantos, por la economía que arrojan estas perforaciones menos costosas. 
    Por lo tanto queda flotando en el aire la pregunta, si esos pozos verticales a perforar en Vaca Muerta, en realidad no están apuntando a la formación Los Molles, que se encuentra debajo, y no aparece para nada en la presentación de YPF.
    Esta posibilidad que sean dos y no una la formación a explotar por parte de Chevron e YPF, no se trata de una conjetura o una cavilación ociosa. Dado que la presidenta Fernández de Kirchner, y sus ministros Abal Medina, Lorenzino, y De Vido, mediante el reciente decreto 929/13 de supuestamente Soberanía Hidrocarburífera, se encargaron de dejar muy claro esa cuestión en el art 12 del mismo. Donde se expresa:
    “De conformidad a lo estipulado en la Ley Nº 17.319, toda concesión de explotación confiere el derecho exclusivo de explotar los yacimientos de hidrocarburos convencionales y no convencionales que existan en las áreas comprendidas en el respectivo título de concesión durante los plazos que correspondan”.
    La burla a la ley de Hidrocarburos para impulsar los negocios de Chevron
    La conclusión de los hechos y el derecho apuntados, resulta entonces más que clara. A YPF y Chevron le damos la Vaca Muerta, pero si quieren, de paso cañazo también se pueden llevar el bosque de Los Molles, que valdría mucho más que la Vaca Muerta.  Cometiendo así un feroz acto de desadministración, parecido al de vender un terreno, olvidando de valuar  la casa que tiene adentro.
    Y para que este derecho a favor de Chevron – YPF quedara petrificado en la letra de la ley, sin posibilidad alguna de discutir la cuestión, la Presidenta y sus ministros tuvieron el tupé de modificar mediante el decreto ley 929/13, la ley de hidrocarburos 17.319. Una ley que desde que fue sancionada en la época de Onganía registra el record de haber sido complementada o modificada por 209 normas.
    Por ello varias de sus premisas han sido violadas a mansalva, mediante los decretos de desregulación petrolera de Menem, la ley corta de Hidrocarburos de Kirchner, y las legislaciones provinciales dictadas ad hoc. Pese que la Constitución dice  que el dictado del código de Minería corresponde a la Nación, no a las provincias.
    Concretamente la presidenta legisladora Fernández de Kirchner, y sus ministros legisladores, con el decreto 929/13 modificaron el art 27 de la ley 17.319, que dice: “La concesión de explotación confiera el derecho exclusivo de explotar los yacimientos de hidrocarburos que existan en las áreas comprendidas en el respectivo título de concesión, durante el plazo que fija el artículo 35”. O sea que en él no se refiere para nada a los yacimientos de hidrocarburos no convencionales. Que por otro lado no estarían comprendidos en dicha ley, al no tratarse de hidrocarburos líquidos ni gaseosos, conforme el art. 1 de ella.
    Y además de paso, para darle tiempo a YPF – Chevron  para que se lleven tranquilamente y sin hesitaciones tanto Vaca Muerta como Los Molles, la legisladora Presidenta y sus ministros legisladores, modificaron de hecho otros artículos de dicha ley. Al crear en el mencionado decreto 929/13, la figura de “Concesión de Explotación No convencional de Hidrocarburos” (art 11 del mismo). Y permitir subdividir las áreas de las actuales concesiones e incluso anexarlas con otras, que es lo que se efectuó con las áreas de  Loma de la Lata y Cerro Campana (art 13 ídem).
    Para así acordarles un nuevo plazo de concesión, por 25 años más 10 años, o sea 35 años en total, acordados desde el inicio (art 14). Pese que la ley 17.319 (art 35) autoriza la concesión de esa prórroga por diez años, “siempre que el concesionario haya dado buen cumplimiento a las obligaciones emergentes de la concesión”. Razón por la sería ilegal su otorgamiento como premio anticipado, sin haber verificado su merecimiento.
    Por su parte el gobierno de Neuquén, se encargó de que ello también quedara petrificado en el decreto 1208/13, que aprobó el convenio con YPF. Pero al no poder introducirlo en su parte dispositiva, lo que sería ilegal para la legislación de Neuquén, se encargó de meterlo en los considerandos del mismo. Donde se va haciendo una curiosa glosa comparada, mostrando las similitudes entre la legislación de hidrocarburos neuquina y la nacional.
    En cual finalmente en la página 6 aparece transcripto el mencionado art. 12 del decreto 929/13. Destacando para que no quedaran dudas, su semejanza con el art 26 de la ley 2.543 de hidrocarburos neuquina, que se glosa y dice: “La concesión de explotación confiere el derecho exclusivo de explotar los yacimientos de hidrocarburos que existan en las áreas comprendidas en el respectivo título de concesión durante el plazo que fija el art 34.”
    De tal manera en el futuro nadie se podrá oponer cuando YPF y Chevron extiendan sus sorbetes o tentáculos metálicos hacia la formación Los Molles. Dado que ello habrá quedado refrendado totalmente, tanto por la parte dispositiva del decreto nacional 929/13, como en los considerandos del decreto provincial 1.208/13, avalado a su vez por una ley de la legislatura provincial. Esto es lo que se llama seguridad jurídica, aunque ella sea obtenida arteramente, a los efectos de perpetrar una descomunal estafa ante la vista de todos.
    Y como si eso no fuera suficiente, en el último artículo del convenio firmado entre YPF y la provincia de Neuquén, se estipula que los derechos y obligaciones establecidos en él, podrán ser cedidos por YPF “y en consecuencia resultarán aplicables a cualquier cesionario (y sus sucesores) en tanto exista una cesión de la concesión efectuada en los términos del art. 72 de la ley 17.319”.
    O sea que en un futuro cercano o lejano, YPF le podrá ceder sin contratiempo alguno el área de Loma de la Lata Norte / Cerro Campana o General Mosconi a Chevron.  Quién se habría hecho así de una bicoca petrolera, al pasar a detentar como  concesionario un área, que cuenta con un descomunal potencial de riquezas petroleras con las formaciones superpuestas de Vaca Muerta y Los Molles. A cambio de  la inversión de algunos montos en la primera de ellas, que no tienen proporción alguna con la enorme riqueza de ambas.
    Seguramente los huesos del General Mosconi chirriaran en su tumba, al ver a su YPF y su nombre usados de forros para transferir una enorme riqueza petrolera, a nada menos que una integrante de la Standar Oil. Haciendo de esa manera exactamente lo inverso respecto lo que el denodadamente luchó a lo largo de su vida. De esta manera el tartufismo que parece haber corroído hasta el tuétano la política argentina, habrá llegado a su más alta expresión.  
    El notable aumento en el precio de los combustibles internos
    La presentación efectuada por YPF, nos informa además que el negocio de YPF Chevron está sustentado en un fortísimo aumento en el precio de los combustibles internos. Los cuales, elevados al nivel internacional, vendrán a quedarse para siempre, y los deberemos pagar como si fueran importados, pese que los recursos son argentinos. En abierto demérito del bienestar general, y la competitividad de nuestra economía, ante un mundo cada vez más hostil industrialmente.
    El “Modelo Económico” que se encuentra al final del informe (página 53) consigna que en los próximos cinco años se registrará un notable aumento en dólares del precio del barril del crudo interno, que pasara de u$s 70 actuales, a u$s 102,6 en el 2018, con un aumento del 47 %. Para seguir luego a ese precio indefinidamente. Como se puede ver en el ANEXO I – Proyección precios internos de los combustibles su precio habría aumentando así en dólares desde 1998, un 792 %. O sea casi nueve veces, con un índice de incremento superior al que tuvieron los índices de precios internos tras la salida de la convertibilidad ¡pero en dólares!
    A su vez el precio del gas natural en boca de pozo pasará a u$s 7,5 el millón de BTU (MBTU) de aquí en adelante. Registrando así un aumento del 400 % en dólares respecto a los u$s 1,5 el MBTU que valía en 1998. Y del 200 % respecto los u$s 2,5 ídem que se pagan actualmente. Multiplicándose así su precio por cinco y tres veces respectivamente ¡en dólares! Pese que en Estados Unidos la aparición del gas no convencional, redujo su precio promedio a solo u$s 2,5 el MBTU, habiendo deparado esto un notable afianzamiento de la competitividad de la economía norteamericana.
    Al registrarse a la par hasta la fecha una devaluación de nuestra moneda del 450 %, y al continuar su ritmo devaluatorio actual a una tasa del 27 % anual, conforme las actuales pautas del Banco Central, el resultado conjugado del aumento de precios en dólares, y devaluación en pesos, es tremendo. Tal como se puede ver en el referido Anexo y en el gráfico adjunto. En el que se ha realizado una proyección de los precios futuros del litro de Nafta Súper, y el M3 de Gas natural conforme las pautas referidas.
    En base a ellas se puede pronosticar que el litro de Nafta Súper, que en 1998 estaba a $1 y hoy está alrededor de $ 8, en el 2014 estará a $ 12, en el 2015 a $ 16, en el 2016 a $ 22, en el 2017 a $ 29, y en el 2018 a $ 39. Ello siempre y cuando no se produzca una macrodevaluación, o un aumento del ritmo devaluatorio, o de tributos, como sucede actualmente en algunas provincias. Esto en el 2018 reportará un aumento de precios de 3.822 % respecto el nivel de 1998, o sea casi 40 veces más. Y del 384 % respecto el actual, o sea casi 5 veces más.

    Con respecto el gas natural el efecto será aun más pavoroso, por el nivel de subsidios que actualmente tiene, que disimularon los aumentos de precios en dólares y la devaluación habida hasta la fecha. De un precio de 5 ctvs el M3 en 1998 pasó a 24 ctvs actualmente, conforme figura en las boletas de las distribuidoras de gas, sin contar los cargos por el Gas Importado.
    El blanqueo de su precio, ante el agotamiento del Estado para proseguir con los subsidios, y la generalización del precio de u$s 7,5 el MBTU a todos los yacimientos, llevará a que pase a $ 1,90 en el 2014, a $ 2,41 en el 2015, a $ 3,06 en el 2016, a $ 3,9 en el 2017, y a $ 4,94 en el 2018. Se habrá registrado así un aumento de precios al año 2018 del 8.788 %. O sea de casi 89 veces más al vigente en 1998. Y de 1957 %, o casi 21 veces más respecto el vigente actualmente.
    Lo cual autorizaría a decir, conforme la histórica expresión que utilizo el ex presidente Nicolás Avellaneda en relación al pago de la deuda externa, que las ganancias de Chevrón serán soportadas con “la sangre, sudor, y lágrimas de los argentinos”.
    En término macro, el hecho de que el precio del petróleo pase de u$s 70 el barril, a u$s 102,6, y el gas natural de u$s 2,5 a u$s 7,5 el MBTU, representará para YPF – Chevron mayores ingresos por u$s 27.376 millones. Al pasar estos de u$s 43.393 millones, a u$s 74.362 millones, con una mejora global del 58 %. Monto de ingresos que como se dijo pueden llegar a duplicarse o triplicarse conforme se apuntó, y aumentar exponencialmente si aparece en el escenario la formación Los Molles.
    De ese aumento, un 17 %, u$s 4.654, correspondientes a regalías, ingresos brutos, y otros tributos, irían a parar la provincia de Neuquén a lo largo de los 35 años de la concesión. Quedando un saldo de u$s 22.722 millones que irían a los bolsillos de YPF – Chevron antes de tributar el impuesto a las ganancias. Siendo proverbial la habilidad de estas megas compañías para eludir casi totalmente este tributo, mediante el cuento de la no doble imposición, y el incremento de supuestos gastos mediante tercerizaciones con compañías vinculadas, etc.
    Ante el utópico supuesto que ellas pagaran la tasa máxima de ganancias del 35 % sobre ese monto (pese que la ley 17.319 prevé una tasa específica para las ganancias en la explotaciones de petróleo del 50 %) ello reportaría al estado una suma de u$s 7.953 millones. Por lo tanto el reparto de esos incrementos de precios, obtenidos a costa de los bolsillos de las familias y las empresas, y del bienestar general de los habitantes del país, sería de un 54 %, u$s 14.769, para las compañías petroleras. Y de un 46 %, u$s 12.607, para el estado nacional y provincial.
    Estos aumentos a escalonarse en el  curso de cinco años, provienen por un lado del aumento del precio del crudo, y por el otro de una quita de las retenciones al petróleo. Dándose así la paradoja que estarán exentos de retenciones esos recursos de propiedad pública, provenientes del subsuelo estatal, que tienen una enorme “renta extraordinaria” estipulada en divisas.
    Y por otro lado estarían fuertemente gravados los recursos privados provenientes de los suelos de propiedad privada, como es la producción de granos, cuya renta en pesos se ha visto angostada por la apreciación de esta moneda. La regalía, que es el derecho del rey a quedarse con una parte de lo que es suyo, se habría visto así absurdamente tergiversada. Al quedarse el “rey” con parte de lo que no es suyo, para compensar el no quedarse con parte de lo que es suyo.
    La inexistencia de toda consideración ambiental
    Resulta notable en la presentación efectuada por YPF ante el Ministerio de Energía, Medio Ambiente y Servicios Públicos de Neuquén, la ausencia de toda consideración ambiental. Las veces que se repite la palabra ambiente, es en relación a las formaciones geológicas del cretácico y jurásico, donde están alojados los hidrocarburos de Vaca Muerta.
    Pero nada dice en relación a las superficies donde está alojada la vida humana, animal, y vegetal. Lo cual resulta altamente objetable, al provenir de empresas altamente cuestionadas ambientalmente. Tanto YPF, que ha generado graves daños ambientales en Loma de la Lata, la misma área en la que ahora pretende aplicar intensivamente una técnica aun más cuestionada que la anterior, y por los que ha recibido sentencias judiciales ordenándole su remediación. Como Chevron, que carga con la responsabilidad de un enorme pasivo ambiental en Ecuador, que le ha originado un enorme pasivo judicial de 19 mil millones de dólares.
    A ellas se suma la contratista Schlumberger, de la que fue alto ejecutivo Miguel Gallucccio hasta antes de hacerse cargo el año pasado de YPF. Que es la compañía pionera en las técnicas de fracking , junto con Baker Hughes, y la supercontratista del Pentagono, Halliburton. Que han sido demandadas laboralmente en Estados Unidos, por la toxicidad de los aditivos empleados desaprensivamente en los procesos de fracking.
    Las cuales además ha visto caer sustancialmente sus ganancias, por la severa competencia que enfrentan en las tareas de fracking por parte de empresas menores. Recientemente Mario Ruscev, director de Baker Hughes expresó sin pelos en la lengua: “Lo que realmente detestamos como empresa es entrar a una licitación y tener a otras 20 haciendo ofertas en contra nuestra. No es un buen modelo de negocios”.
    Por eso Schlumberger parece haberse decidido a expandir en Argentina sus negocios de fracking como contratista de YPF y Chevron. En donde conforme su “modelo de negocios”, ni la competencia genuina, ni las licitaciones genuinas existen, y todo se arregla en la trastienda.
    Fracking “potenciado” en el convenio YPF Chevron
    Lo cierto es que en Loma de la Lata Norte / Cerro Campana o General Mosconi, YPF, Chevron, y Schlumberger desarrollaran un frackking intensivo o potenciado. Conclusión a la que se llega con solo analizar la densidad de pozos por km2 que tendrá la explotación. Consignándose en la página 47 de la presentación, que los pozos verticales estarán espaciados 33 acres, y los horizontales 66 acres.
    Como un Km2 comprende 247 acres, esto significa que el promedio simple de espaciamiento en los 20 Km2 del Plan Piloto será de 5,75 pozos por Km2. Y en toda el área de 395 Km2, será de 4,25 pozos por Km2, con un mínimo de 3,7 pozos por Km2, y un máximo de 7,5 pozos por Km2.
    La Dirección General de Políticas Interiores del Parlamento Europeo, en donde la explotación del fracking ha sido altamente cuestionada, en su informe “Repercusiones de la extracción de gas y petróleo de esquisto en el medio ambiente y la salud humana” consigna en su página 22:
    “La explotación de las formaciones de gas de esquisto o de gas estático (Shale gas o shale oil) requiere una gran densidad de estas plataformas. En los Estados Unidos, el espacio entre pozos depende de la normativa estatal. La densidad típica en los yacimientos convencionales de los Estados Unidos es de un pozo en 640 acres (un pozo en 2,6 km²). En Barnett Shale, la densidad típica inicial se ha reducido a un pozo en 160 acres (1,5 pozos en un km²). Más adelante se autorizaron los denominados «pozos de relleno», que se perforaron a razón de uno en 40 acres (~ 6 pozos en 1 km²), cifra que parece una práctica común en los esquistos que son objeto de una explotación intensiva. A finales de 2010 se habían perforado casi 15.000 pozos en Barnett Shale, mientras que la superficie total de esquisto se extiende por 13 000 km², lo que arroja una densidad media de 1,15 pozos por km2. En el caso de la producción de gas estático, los pozos son plataformas de superficies que contienen hasta seis pozos por plataforma. La densidad es mayor que en el caso de Barnett Shale porque la mayoría de los pozos de gas estático se perforan verticalmente.”
     
    De tal manera, la densidad de pozos previstas en Loma de la Lata Norte / Cerro Campana, con un promedio de 4,25 pozos por Km2, supera largamente la densidad típica promedio de EEUU, de 2,6 pozos por Km2. Y la densidad máxima prevista en el área de 7,5 pozos por Km2, supera también largamente la densidad máxima permitida allí en “pozos de relleno”, de 6 pozos por Km2. Sin existir ninguna normativa estatal ni provincial al respecto, como existen en el liberal país de Estados Unidos.
    Las vergonzosas falacias ambientales de Chevron e YPF
    Los mapas geológicos existentes en la subsecretaría de Minería, Hidrocarburos, y Energía de Neuquén, dicen el techo de la formación Vaca Muerta oscila entre los 500 y 3.000 mts de profundidad, y el techo de la formación los Molles entre 500 y 4.500 mts de profundidad. Registrándose además en ambas formaciones afloraciones en la superficie.
    Por lo tanto resulta una falacia las afirmaciones que realizan YPF y Chevron en sus spots divulgativos, de que no hay posibilidad alguna de contaminación de los acuíferos subterráneos, que se encuentran en profundidades de hasta 500 mts. Esa afirmación solo es verdad según donde, que parece ser restrictivamente el área Loma de la Lata Norte / Cerro Campana. Y en tanto y en cuanto resultara cierto que el manto que existe entre la formación Vaca Muerta y los acuíferos de arriba, son absolutamente impermeables a las filtraciones que podrían provenir de abajo.
    La posibilidad cierta de contaminación de los acuíferos lo da la vecindad de dicha área con el Rio Neuquén, con quien limita al sur. Al que evidentemente se lo ha querido aprovechar a todo lo largo del área, para obtener toda el agua necesaria para su explotación. A este respecto YPF se encargó de decir que solo usara un 0,11 del caudal de ese río para la explotación de Vaca Muerta, y que ella se va a reciclar.
    Pero no dice nada que pasará con el consumo necesario para la formación inferior de Los Molles, a la que ni menciona. Y tampoco dice nada respecto que, además de contener aditivos elaborados con sustancias peligrosas, el agua de reflujo de las operaciones de fracking contiene metales pesados y materiales radiactivos procedentes del subsuelo, que podrían ir a parar al Río Neuquén. Al respecto el referido informe del Parlamento Europeo expresa:
    “El agua podría contaminarse con sustancias químicas procedentes del proceso de fracturación, pero también con aguas residuales procedentes del depósito que contienen metales pesados (por ejemplo, arsénico o mercurio) o partículas radiactivas. Los accidentes de los camiones de transporte, las fugas de las tuberías de recolección, balsas de aguas residuales, compresores, etc., los vertidos provocados por accidentes (por ejemplo, la explosión de una fuente de fluido de fracturación o aguas residuales), los daños en la cementación y la tubería de revestimiento o simplemente los flujos no controlados en el subsuelo debido a grietas artificiales o naturales en la formaciones podrían constituir posibles vías de migración hacia aguas subterráneas y de superficie”. (pag. 20)…
    La correcta eliminación de las aguas residuales parece ser un gran problema en
    Norteamérica. El problema básico es la enorme cantidad de aguas residuales y la incorrecta configuración de las plantas depuradoras. Si bien es posible reciclarlas, ello incrementaría los costes del proyecto. Se han registrado numerosos problemas relacionados con una eliminación incorrecta. (pag. 30)
    Los aditivos inocuos que matan a la gente
    En cuanto al uso de aditivos químicos con el agua, YPF se encarga de decir que son tan inocuos, que se usan para tocador y la alimentación, publicando al respecto en su portal web el idílico cuadro siguiente.
     

     
    Pero al respecto el referido informe del Parlamento Europeo en su página 32 dice que “los aditivos químicos incluyen sustancias tóxicas, alergénicas, mutágenas y carcinógenas”:
    “Debido a los secretos comerciales, no toda la composición de los aditivos se da a conocer al público. Un análisis de una lista de 260 sustancias presentada por el Estado de Nueva York arroja los siguientes resultados: De estas 260 sustancias, 58 tienen una o varias propiedades que pueden ser motivo de preocupación. Seis de ellas figuran en la lista 1 de las listas 1 a 4 de sustancias prioritarias, que la Comisión Europea ha publicado para las sustancias que requieren atención inmediata debido a sus posibles efectos en los seres humanos o en el medio ambiente: acrilamida, benceno, etil benceno, isopropilbenceno (cumeno), naftaleno, etilendiaminotetraacetato de tetrasodio. Una sustancia (el naftaleno bis (1-metiletil) está siendo investigada en la actualidad por ser persistente, biacumulativa y tóxica (PBT). Dos sustancias (el naftaleno y el benceno) figuran en la primera lista de 33 sustancias prioritarias del anexo X de la Directiva marco sobre el agua 2000/60/CE. Diecisiete se clasifican como tóxicas para los organismos acuáticos (toxicidad aguda y crónica). Treinta y ocho se clasifican como toxinas agudas (para la salud humana), como el 2-butoxietanol.Ocho sustancias han sido clasificadas como carcinógenos conocidos, como el benceno (clasificación del SGA: Carc. 1A) y la acrilamida, el óxido de etileno y varios disolventes a base de petróleo que contienen sustancias aromáticas (clasificación de la SGA5: Carc. 1B). Seis han sido clasificadas como sospechosas de provocar cáncer (Carc. 2), como el hidrocloruro de hidroxilamina. Siete han sido clasificadas como mutágenas (Muta. 1B), como el benceno y el óxido de etileno. Cinco han sido clasificadas como generadoras de efectos reproductivos (Repr. 1B, Repr. 2)
    Una explotación con ambiguos márgenes impuestos por la ley
    Ante estas autorizadas objeciones, las falacias antes enumeradas viniendo de una empresa mixta estatal como YPF, son inaceptables. Por su parte en la legislación ambiental de Neuquen, y como formando parte de la movida de Vaca Muerta, apareció recientemente el decreto 1483/12, que lleva por título “Normas y procedimientos para exploración y explotación de reservorios no convencionales”.
    La cual en realidad está referida exclusivamente al uso del agua en ellos, prohibiendo el uso de aguas subterráneas, y el vertido de reflujos en aguas superficiales. Pero arreglando algunas de esas cuestiones con simples declaraciones juradas, que parecen haberse vuelto un clásico en la desaprensiva actividad petrolera.
    En esa norma no figura restricción alguna referida el espaciamiento de los pozos en explotaciones de hidrocarburos, ni en cuanto su emplazamiento cercano a poblaciones, pese tener enormes pasivos ambientales por ello. Como el que se produjo recientemente en Plottier, por el incendio de un flamante pozo de gas perforado en una zona urbanizada. Que podría haber derivado en una tragedia mucho peor que la acaecida en estos días en Rosario.
    O como el soportado por la población de Loma La Lata y Añelo, azotada por el cáncer, y que no tiene agua para beber, por estar contaminada con hidrocarburos. Y no obstante no recibió un mínimo beneficio en compensación de los pasivos ambientales y sanitarios que soportaron. A la que el CEO de YPF Gallucio hace un año les prometió agua  mineral para beber, que aun no les llegó.
    O como el flamante desastre protagonizado por la misma YPF en Chihuido de la Sierra, con el derrame de 70 mil litros de crudo, que motivó la clausura del área. Y que YPF achacó a una cañería “en avanzado estado de corrosión”. Como si el detectar ello no fuera su responsabilidad y de quienes deberían inspeccionar asiduamente esas explotaciones. Que no obstante con el cuento de la seguridad, se han convertido en cotos cerrados a los que casi nadie tiene acceso, igual que sucede con la megaminería.
    Además curiosamente, en dicha provincia el ministro de Energía, también lo es de Medio Ambiente, pese la tensión existente entre ambos asuntos. Como si lo segundo estuviera supeditado a lo primero, y no a la inversa. Siendo además el secretario de Medio Ambiente Ricardo Esquivel, director de YPF. Perteneciendo así a la banda depredadora ambiental, el policía que debería velar por la preservación del medio ambiente.
    Esta promiscuidad entre regulador y regulado, se ha visto refrendada en el convenio con YPF, y en el decreto 1.208/13 que lo aprobó. Al preverse en ellos que se conformará una comisión conjunta integrada por YPF (en primer lugar) y la secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible, para “revisar la existencia o no de otros posibles impactos ambientales relativos a la actividad hidrocarburífera”. 
    Debería existir una ley nacional, parecida a la protección mínima de glaciares, respecto las actividades y perforaciones hidrocarburíferas, convencionales y no convencionales, antes de lanzar la irresponsable explotación de estas últimas. Es lo que mínimamente se debería haber hecho, en vez de modificar una vieja ley de hidrocarburos convencionales, proveniente de una época en la que no había conciencia ambiental, mediante un mero decreto presidencial. Tal como hizo el gobierno, con la única finalidad de impulsar de cualquier manera y solo con fines crematísticos, los negocios de YPF y Chevron.
    A esta altura resulta evidente que la puesta de explotación de Vaca Muerta, responde a una planificación meticulosamente urdida propia del Big Business, o sea de los grandes negocios norteamericanos. Que abarca los planos, técnico, político, mediático, y académico. Lo mismo que hizo Monsanto con la soja transgénica, ya que los mega capitales accionistas de Chevron y Schlumberger, también lo son de Monsanto.
    Quien hace una década nos decía que con la soja transgénica se podía acabar con el hambre y la desnutrición infantil, porque la leche de soja podía sustituir la materna. Y que cualquiera podía beberse un vaso de glifosato, sin que pasara nada. Y hoy el resultado de ello es la despoblación del campo, y la marginalidad y desnutrición alrededor de las grandes urbes. Y los gravísimos problemas de salud y mutaciones genéticas que se observan en poblaciones rurales aledañas a donde se practica la mega-agricultura-minera que impera en Argentina.
    La que tiene en común con la del petróleo y megaminería, el ser actividades extractivistas del suelo y el subsuelo, llevadas a cabo con el aporte de onerosísimos paquetes tecnológicos que vienen de afuera, que tienen por único objetivo el lucro de cualquier manera.
    Mosconí diría, como se verá más adelante, que hay fabulosos montos en juego, como para comprarse con creces expertos, políticos, universidades, jueces, y medios. Igual que se hizo con la mega agricultura y la megaminería. Y en consecuencia reputados expertos han salido hoy a defender el contrato de YPF con Chevron, asegurando que “todo el control de la operación queda en manos de YPF”.
    En realidad deberían haber dicho que todo el pasivo ambiental queda en Argentina, y a cargo exclusivamente de YPF como operadora de los yacimientos. Exonerando enteramente a Chevron de ellos. Por ello como Atahualpa Yupanqui se podría decir, “los pasivos ambientales son de nosotros, los beneficios son ajenos”.

     

    La impunidad del Estado bobo consagrada por la Justicia
    Recientemente la Sala I de la Cámara Federal porteña integrada por Eduardo Farah y Jorge Ballestero, sobreseyó al secretario de Energía Daniel Cameron, en la causa en que estaba procesado por la dilapidación de los cuantiosos subsidios otorgados al concesionario de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT) Sergio Taselli. Siendo ella la causa eficiente que produjo el desastroso accidente en esa mina en el 2004, en el que fallecieron 14 mineros.
    Cameron junto con otros cuatro, habían sido procesados por incumplimiento de los deberes de funcionario, por qué como integrante de la Comisión de Fiscalización Río Turbio (CFRT) en representación de Santa Cruz, no controló el desvío de subsidios por parte del concesionario. Pero los camaristas Farah y Ballestero entendieron que las normas de control eran demasiados amplias para delimitar responsabilidades.
    Las disposiciones resultan sumamente amplias y no permiten desde su literalidad efectuar una delimitación precisa de las obligaciones que recaían sobre el órgano de fiscalización que integraron los acusados”. Por su parte Cameron, que integró la comisión controlante durante toda su duración, en su indagatoria dijo que no contaba con los recursos necesarios para controlar la administración de YCRT, pese los millonarios subsidios estatales que ella recibía. Apareciendo así un curioso Estado, manirroto con los privados, y avaro con quienes debían controlar a estos. Lo cual ahora parece replicarse en Neuquén.
    Seguramente en un futuro el juez que deba intervenir ante un estrago ambiental en la explotación de Vaca Muerta y Los Molles, se remitirá a esa notable jurisprudencia de Farah y Ballestero en el “caso Camerón”, para sobreseer enteramente a los funcionarios responsables de ella. Dado que en la práctica, carecerán de disposición alguna a aplicar, al haberse convertido la explotación del petróleo no convencional de Vaca Muerta, en una zona de sacrificio experimental. Y no contar además con fondos proporcionales para ejercer su labor.
    Los sobornos del gobierno e YPF a la provincia de Neuquén
    Otro hecho revelador de la inconveniencia de este negociado para la provincia de Neuquén, es la “coima” que el gobierno nacional tuvo “pagarle” a esta provincia, para que apruebe el convenio. Consistente en el convenio que Neuquén suscribió con el Ministerio de Planificación para construir 64 obras por un importe de 1.000 millones de pesos en los departamentos con mayor impacto petrolero. Una semana después que YPF y Chevron anunciaran la firma del acuerdo definitivo respecto Vaca Muerta.
    El convenio entre Neuquén e YPF para habilitar el ingreso de Chevron a la explotación en la provincia y las obras públicas necesarias se negociaron en conjunto. El gobernador las pidió para poder facilitar el desarrollo de la inversión”, trató de explicar Luis Sapag, presidente de la comisión de Hidrocarburos de la Legislatura neuquina al diario LA NACION (“Para aprobar el acuerdo YPF-Chevron, Neuquén negoció $1.000 millones en obras”, La Nación, 29-7-13).
    El legislador dijo que “el esquema final de obras será definido con los intendentes” e incluyen “rutas, escuelas, centros de capacitación para la actividad petrolera, hospitales, viviendas y hasta un aeropuerto pequeño”. Así a tenor de la noticia, absurdamente el gobierno nacional habría puesto plata, para “sobornar” a las autoridades de Neuquén, y viabilizar directa e indirectamente los negocios de Chevron.
    Por su parte el convenio entre la provincia de Neuquén e YPF aprobado por decreto 1.208/13, prevé que quince días después de aprobado por la Legislatura, YPF le pagará u$s 20 millones a la provincia. Al que se suman otros pagos por u$s 45 millones en tres cuotas. Una de u$s 5 millones a pagar el 10/9/13. Y dos de u$s 20 millones, con vencimiento el 10 de Marzo de 2014 y 2015. Además después del año 2027, la Provincia recibirá una participación del 5 % en las ganancias netas que declare obtener YPF.
    El viejo dicho “cuando el milagro es grande, hasta el santo desconfía” parece venir al caso. Al ver tanta generosidad por parte de un gobierno nacional, que el arte de gobernar y someter a las provincias, lo practica amarreteando la caja. Y por parte de una empresa que desde que perdió su condición de estatal, sacó mucho mas de las provincias que lo que puso.
    El cierre de la estafa, la absoluta estabilidad impositiva para  YPF – Chevron
    La respuesta a estos interrogantes, no están en Vaca Muerta, sino en Los Molles. La formación que yace debajo, en el doble fondo de la valija tramposa de YPF Chevron,  como ya se reseño. Pero para completar el fraude era indispensable obtener una absoluta estabilidad tributaria, a lo largo de la concesión, igual que en la década de los ‘90 consintieron Menem, Cavallo, y gobernadores como Kirchner, y legisladores como los Gioja, respecto la megaminería.
    Para que en el futuro  a algún gobernante neuquino no se le ocurra decir a YPF – Chevron, a esta sola, o a quién las suceda: –Locos, se está llevando puesta la Vaca Muerta, y también Los Molles, y me siguen tributando lo mismo, mientras mi pueblo sigue en el atraso y la miseria ¡poniendo estaba la gansa!
    Para que ello no ocurra, a cambio de la generosidad manifestada por el gobierno nacional e YPF, en el convenio firmado por la Provincia con YPF, aprobado por el gobernador Sapag con el decreto 1208/13, y puesto por esta razón a consideración de la Legislatura, se prevé expresamente en su art 3, título Compromisos de la Provincia”:
    “No aplicabilidad de Renta Extraordinaria ni Canon Extraordinario”. Mantenimiento de las Regalías hidrocarburíferas al 12 %.  Durante el plazo de vigencia de la Concesión con su correspondiente prórroga, la PROVINCIA se compromete a no gravar con nuevos tributos ni incrementar los establecidos… ni gravar con nuevos tributos provinciales que sustituyan o complementen los vigentes a la fecha de la celebración del presente convenio.
    “Ingresos brutos: La provincia garantizará que para los ingresos generados en el área de la Concesión en ningún caso la alícuota del impuesto podrá ser superior del tres % (3 %)… durante el plazo de esta concesión y su eventual prorroga. No será de aplicación para los ingresos generados por la actividad lo dispuesto en el art 7 –cuarto párrafo- de la ley mencionada anteriormente, ni por otra norma, presente o futura, que bajo cualquier denominación implique incrementar la carga tributaria mencionada en el párrafo precedente.
    “Impuesto de Sellos”: (tras el pago del correspondiente a la inversión inicial de u$s 1.240 millones, YPF y Chevron quedarán exentos de pagarlos en) “cualquier otro documento público o privado, acuerdo y/o instrumento financiero y/o societario con terceras partes que se requiera para la estructuración del mencionado proyecto de inversión, incluyendo aquellos relacionados a la financiación del proyecto vía deuda o contribuciones de capital de YPF o terceros socios, como también la asignación de derechos que de aquellos se desprenda”.
    El gobierno de Neuquén, cortándole la mano a los legisladores neuquinos futuros, le está asegurando así una absoluta estabilidad impositiva a un proyecto engañoso, en el que se han escondido las enormes potencialidades que brinda el negocio, en perjuicio de los intereses del pueblo de Neuquén.
    Pero cuyos engaños son fáciles de advertir, por parte de un técnico o un espíritu crítico, con el que se debe abordar cualquier gestión administrativa. Por ello el gobernador de Neuquén, su ministro de Economía, y el ministro de Energía, Medio Ambiente y Servicios Públicos de Neuquén, son directamente responsables de ello. Lo mismo que el ministro De Vido, el secretario de Energía Cameron, y el CEO de YPF Miguel Galluccio.
    Lo mínimo que debería haber hecho un gobierno deshonesto para tratar de disimular esa descomunal entrega, era exigir una participación de la empresa mixta Gas y Petróleos de Neuquén, en la explotación del área en cuestión. Acorde con el “modelo Santa Cruz” de Fomicruz, o catamarqueño de Yacimientos Aguas de Dionisio – Bajo la Alumbrera. Pero obscenamente ni siquiera se atinó a hacer ese gesto simbólico.
    Como para asegurar definitivamente los negocios de YPF – Chevron, el art. 9 del convenio firmado entre YPF y la Provincia, sustrae al mismo de la jurisdicción argentina, tanto nacional como provincial. La sustituye mediante un arbitraje a llevar a cabo bajo el reglamento de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), con la intervención de tres árbitros expertos en la materia. Dos de ellos nombrados por cada una de las partes, y un tercero de mutuo acuerdo.
    En caso de no existir acuerdo en la designación de este último, este árbitro, qué en definitiva será el que dirimirá la cuestión, será nombrado por la  Corte Internacional de Arbitraje, dependiente de dicha cámara. Por lo que en la práctica, si fuera voluntad de cualquiera de las partes, en la decisión intervendrían extranjeros, incurriendo así en una tácita prorroga de jurisdicción a favor de la mencionada Corte Internacional de Arbitraje.
    Se estipula además que la decisión de los árbitros será “inapelable, definitiva y obligatoria para las partes, renunciando las mismas a efectuar recurso o acción alguna”. Así la provincia de Neuquén que dice ser soberana sobre los recursos  de su subsuelo, en definitiva habrá puesto esa soberanía bajo la férula de la CCI y su Corte Internacional. Y todo ello bajo el aura del nacionalismo petrolero del  general Enrique Mosconi.
    Shale oil y Shale gas, o ¡Sale oil! y ¡Sale gas!
    Resulta notable el afán puesto por parte del gobierno, para tratar de hacerse de algunas divisas en efectivo, mediante estos meganegocios petroleros. Como consecuencia del cuello de botella externo que enfrenta, después de haber dejado que se fugaran del país 90 mil millones de dólares. Que han dejado al Banco Central prácticamente sin reservas genuinas.
    De tal forma el “shale oil” y “shale gas” como se llama al petróleo no convencional, parece más bien ¡SALE OIL”! y ¡SALE GAS! O sea la liquidación a la barata y con grandes descuentos, del petróleo y gas natural no convencional por parte del gobierno. Con vistas a solucionar acuciantes problemas de caja, después de haber dejado que se fugaran las reservas, y de haber agotado las cajas de la ANSES, el BCRA, el BNA, y otras tantas cajas secundarias.
    De tal manera las formaciones de Vaca Muerta y Los Molles, enterradas a miles de  metros de profundidad, que cubren miles de Km2, y tienen una profundidad de miles de metros, parece ser la última caja a la que, junto con el blanqueo de los CEDIN, ha apelado el gobierno.
    Pero esta liquidación a la marchanta de recursos no es una novedad por parte del kirchnerismo. Dado que lo mismo hizo con YPF cuando asumió el gobierno de Santa Cruz, al contribuir activamente con Menem y Cavallo a su ruinosa privatización, a los efectos de solucionar los modestos pasivos provinciales con que se encontró al asumir el gobierno.
    En consecuencia estas urgencias y afanes por parte del gobierno, tiene evidentemente como prioridad no la de desarrollar autónomamente los hidrocarburos y la energía en función de la competitividad del país y el bienestar de sus habitantes. Sino enfrentar el cuello de botella externo que lo aqueja gravemente, mediante obtener divisas de cualquier manera, liquidando en forma ruin como comerciante quebrado, no el shale oil y el shale gas, sino el ¡Sale oil! Y ¡Sale gas!
    Y a la par tratar de solucionar de cualquier manera, la pérdida del autoabastecimiento petrolero, y la sangría de divisas que ello está provocando, agravando la indisponibilidad de divisas. Como consecuencia de la errática política, o mejor dicho la total ausencia de política petrolera en función de los genuinos intereses del país, que el actual gobierno mantuvo hasta ahora.
    Lo cual herirá de muerte a la competitividad de la economía argentina, por los altísimos precios que tendrá la energía, que es uno de los principales insumos de una economía moderna. Ya que según los términos del decreto 929/13 y la presentación efectuada por YPF en Neuquén, ellos serán acordes al nivel internacional.
    Como al mismo tiempo se garantiza la libre expatriación de las utilidades, que como se vio serán formidables, ello implicará en la práctica un doble vaciamiento para el país. Al quedarse este sin los recursos no renovables del subsuelo, y pagarlos en la práctica, si se computa la expatriación de utilidades, como si fueran importados. Equivaliendo ello al disparate de importar los propios recursos, quedándose así el país, sin el pan, y sin las tortas. Sin las divisas y sin los recursos.
    La Corte Suprema innovó su jurisprudencia para abrirle pasó a Chevron
    La supuestamente prestigiosa Corte Suprema de la Nación, conforme las exigencias de Chevron y el dictamen emitido por la kirchnerista Procuradora General de la Nación Gils Carbó,  allanó velozmente la firma del convenio de YPF con Chevron. Al anular el embargo por u$s 19 mil millones, que la justicia argentina había ordenado sobre Chevron Argentina, a pedido de la justicia de Ecuador.
    Para ello la Procuradora y la Corte innovaron en la jurisprudencia, al aceptar expedirse sobre una medida cautelar, que antes rechazaba por no tratarse de sentencias definitivas, a las que únicamente debería avocarse según la ley. Y como si ello no bastara, también echó abajo la avanzada doctrina SwiftDeltec enunciada por el juez Salvador Lozada, referida al “levantamiento del velo societario y desestimación de la personalidad jurídica”, cuando ella se la usa para escabullir responsabilidades societarias, como es patente en el caso de Chevron.
    En consecuencia ordenaron levantar el embargo por u$s 19 mil millones, diciendo que Chevron Argentina no es lo mismo que Chevron Corporation, pese a que esta es dueña de la primera. Y que en las comunicaciones que YPF hizo ante la Bolsa de Buenos Aires y la SEC norteamericana, expresa textualmente que Chevron Argentina es subsidiaria de Chevron Corporation.
    El único que se opuso a ese fallo, y por eso parece contar con la particular inquina del kirchnerismo, que lo rid

  • Rodrigo Olvera

    pd.
    Acá en México, varias personas y organizaciones estamos creando una plataforma de articulación contra el fracking (una trinchera más en las que estoy embarrado, ahora que nos acercamos a conmemor los 100 años de la Gran Guerra).
     
    ¿Alguna iniciativa semejante en los distintos países de las distintas personas que pasan por este Atrio? Valdría la pena enlazanos
     
    PD2.-
    Sí, a mí me gusta más la blitzkrieg; pero hay que saber analizar donde se está parado… a veces sólo nos da para cavarnos una trinchera.

  • Rodrigo Olvera

    Pues esta Vaca M uerta más parece Gato Encerrado
     
    No es ninguna coincidencia que al mismo tiempo que se modifica la legislación argentina para permitir una nueva ofensiva de las 7 hermanas allá, en México se propone una reforma constitucional para permitir una nueva ofensiva de las 7 hermanas acá.
     
    Esas siete hermanas son todas ellas unas hijas de ….CAPITAL

  • Sergio Dalbessio

    ¡El pueblo quiere saber de qué se trata!
    Los siderales montos en juego
    que se esconden en Vaca Muerta
     
    Javier Llorens y Mario Cafiero (Ingeniero Industrial – Diputado MC)
     
    Contenido
    Introducción. 1
    Análisis de la rentabilidad en base a los datos de YPF. 2
    Análisis de la rentabilidad en base a los datos de Reuters y AIE. 3
    Las lamentables sospechas que inspira el CEO de YPF Miguel Gallucio. 4
    Chevron “yo, la peor de todas”. 5
    Planilla I – Rentabilidad de Vaca Muerta en base datos portal YPF y convenio con Neuquén. 7
    Planilla II – Rentabilidad de Vaca Muerta en base datos de Reuters, AIE, y convenio con Neuquén. 8
    Planilla III – Accionistas comunes de Chevron y Schulemberger 9
     
     
    Introducción
    La Presidenta dijo que el yacimiento de petróleo no Convencional de Vaca Muerta debería llamarse Vaca Viva. Y tiene doblemente  razón. No solo porque la Vaca parece demasiado viva, sino porque además surgen notables evidencias que hay algunos vivos –los  mismos de siempre- que la quieren tener atada para llevársela puesta. Razón por la que ni YPF ni el gobierno brindan detalle alguno respecto la ecuación económica en la que se basa el convenio firmado recientemente con Chevron. Que solo unos pocos argentinos contados con los dedos de la mano conocen en detalle.
    Quienes apoyan el convenio, dicen que en él no hay pérdida alguna de soberanía. Y al mismo tiempo contradiciéndose flagrantemente, dicen que por razones de confidencialidad y en cumplimiento de las reglas de la SEC (Securities and Exchange Commission) norteamericana, el contrato no se puede dar a conocer a los argentinos. Vulnerando así el principio básico de la democracia de la publicidad de los actos de gobierno, establecido desde nuestros orígenes bajo la advocación ¡El pueblo quiere saber de qué se trata!
    Así no solo se ha prorrogado la jurisdicción a favor de tribunales franceses y estadounidenses, como ha trascendido, sino también a favor de una mera comisión dependiente del gobierno de Estados Unidos.
    ¿Pero es solo el cumplimiento de las supuestas normas de confidencialidad de un soberano extranjero, por la que el contrato no se da a conocer a los argentinos? ¿O es solo una excusa  para evitar dar a conocer la letra chica y pormenores de un convenio enormemente ruinoso para el país?
    Lamentablemente, si uno tira algunos números en base a la dispersa información disponible, el interrogante acertado parece ser este último. Tal como se desprende de las dos planillas anexas, cuyos áridos números nos brindan datos a cual más elocuentes para decirnos que se trataría de un descomunal negociado, que le reportará enormes ganancias a Chevron. Que además heriría de muerte a la competitividad de la economía argentina, por los altísimos precios que tendrá la energía, que es uno de los principales insumos de una economía moderna.
    Análisis de la rentabilidad en base a los datos de YPF
    De acuerdo a las cifras publicadas en el portal de YPF, en los 12.450 km2 de extensión de su concesión en Vaca Muerta, existen recursos técnicamente recuperables de 25.000 millones de barriles de petróleo, y 240 trillones de pies cúbicos de gas natural.
    http://www.ypf.com/EnergiaYPF/Paginas/vaca-muerta.html
    Valuados a precios de mercado, como se puede  ver en la Planilla I, estos recursos ascenderían a la suma de nada menos 4,38 billones de dólares en términos europeos. O sea  4,3 Millones de millones de dólares (u$s 4.381.042.006.856), equivalentes a 10 veces el PBI argentino actual.
    O sea que cada argentino tendría 109.526 dólares de patrimonio enterrado en el subsuelo neuquino que detenta YPF en Vaca Muerta. Y que de cada km2 del mismo  sería posible extraer 352 millones de dólares de gas y petróleo no convencional (u$s 351.890.924).
    Si se extrapolan estos datos a toda la superficie de Vaca Muerta, que según YPF se extiende a 30.000 Km2, existirían en ella recursos recuperables por 10,6 billones de  dólares. O sea 10,6 millones de millones de dólares (u$s 10.556.727.000.000) equivalente a 24 veces el actual PBI argentino. Y por ende cada argentino tendría un  patrimonio enterrado en el subsuelo de Vaca Muerta de u$s 263.000.
    YPF firmó un acuerdo inicial con Chevron para explotar solo 20 km2, lo que representaría un ingreso bruto de u$s 7.037 millones, a cambio de una inversión por parte de Chevron de u$s 1.146 millones, o sea un 16,3 % de dicho ingreso. Lo que arroja un margen bruto de u$s 5.891 millones de los cuales la mitad, u$s 2.495 millones irían a parar al bolsillo de Chevron, obteniendo así una rentabilidad bruta del 257 % sobre lo invertido.
    Si el análisis se entiende a los 593 km2 cuadrados finales que prevé el convenio, correspondiente al área situada en Añelo, a la vera del Rio Neuquén, que la Presidenta denominó “General Mosconi”, según el decreto 1208 del Gobierno de Neuquén, se van a invertir en ella u$ 16.506 millones de dólares en un concesión que se prorroga hasta el año 2048, de los cuales el 50 %, u$s 8.253 millones corresponderían a Chevron.
    La cual depararía ingresos brutos por u$s 139.996 millones, representando la inversión de Chevron un 5,9 % de este monto. Que a su vez arrojaría un margen bruto de u$s 122.490 millones, de los cuales el 50 % u$s 61.245 millones irían a parar al bolsillo de Chevron, obteniendo así una rentabilidad bruta del 742 % sobre lo invertido. Pero estos resultados más que preocupantes en relación al inusitado regalo de los recursos naturales que se habría hecho a favor de Chevron, están muy lejos de acabar allí.
    Análisis de la rentabilidad en base a los datos de Reuters y AIE
    De acuerdo a sendas notas publicadas por Ámbito Financiero (“YPF trabajará en Vaca Muerta un campo con 316.000 M de barriles de petróleo”, 24-7-13; “YPF II: las apuestas sobre Vaca Muerta”, 25-7-13) basadas en un cable de la agencia REUTERS fundamentado en información interna proveniente de YPF, en Vaca Muerta existirían recursos de hidrocarburos no convencionales, por 661.000 millones de barriles de petróleo, y 1.181 trillones de pies cúbicos de gas natural, concentrados en un área de 740 mil hectáreas, o sea 7.400 km2, de los cuales 3.000 km2 corresponderían a YPF.
    http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=698961 http://www.ambito.com/noticia.asp?id=698892 )
    Esas notas también informan que la tasa de recuperación del petróleo que estima YPF es del 10 %. O sea que los recursos recuperables allí existentes treparían a u$s 66.100 millones de barriles. Respecto la recuperación del gas natural dice que YPF no brinda datos, pero por su parte la AIE (Agencia Internacional de Energía) estima que en Vaca Muerta habría recursos recuperables de gas natural equivalentes a 700 trillones de pies cúbicos, que representaría 300 años del actual consumo argentino.
    Valuados a precios de mercado, como se puede ver en la Planilla II;  esos recursos ascenderían a la sideral suma de  12,1 billones de dólares. O sea 12,1 millones de millones de dólares (u$s 12.115.202.500.000). Equivalente a 28 veces el actual PBI argentino.
    Según esa información publicada por Ambito, cada argentino tendría u$s 302.880 dólares de patrimonio enterrado en el subsuelo neuquino. Y conforme la extensión de la formación Vaca Muerta consignada por Reuters y Ambito, de cada km2 sería posible extraer 1.637 millones de dólares de gas y petróleo no convencional (u$s 1.637.189.527).
    Como se ve, los resultados totales de Vaca Muerta que surgen de la extrapolación de los datos de YPF, solo difieren en un 15 % respecto a los datos que informa Ambito y Reuters. Siendo la diferencia sustancial entre ambos la superficie donde se encontrarían esos recursos, que YPF la extiende a 30 mil Km2, y Ambito – Reuters la acotan a 7.400 Km2.
    En base a los datos de Ambito – Reuters consignados, el acuerdo inicial con Chevron, que contempla la explotación de 20 Km2, arrojaría los siguientes resultados. Su ingreso bruto treparía a u$s 32.743 millones, por lo cual la inversión de Chevron de u$s 1.146 millones solo representaría el 3,5 % de ese monto. Su  margen bruto treparía a su vez a u$s 31.597 millones, del cual correspondería un 50 % a Chevron, o sea u$s 15.798 millones. Que obtendría así una rentabilidad bruta del 1.379 % sobre lo invertido.
    Con respecto al objetivo final de explotar 395 Km2, el ingreso bruto treparía a los u$s 646.689 millones, con lo cual la inversión neta de Chevron de u$s 8.253 millones solo representaría un 1,28 % de dicho monto. El margen bruto treparía a  u$s 630.183 millones, del cual el 50 %, u$s 315.091 millones correspondería a Chevron, obteniendo así una rentabilidad bruta de 3.868 % de lo invertido.
    Las lamentables sospechas que inspira el CEO de YPF Miguel Gallucio
    Al analizar estos fabulosos números, ante los cuales el rey Creso famoso por su riqueza  parece un pordiosero, surge la vehemente sospecha si el CEO de YPF Miguel Gallucio, ex ejecutivo de la multinacional prestadora de servicios petroleros Schulemberger, que fue importado por el actual gobierno desde Inglaterra tras la reestatización parcial de YPF a principios del años pasado, está al servicio de los  intereses de YPF y el país. O de Chevron y las grandes petroleras extranjeras.
    La sospecha se agiganta si uno coteja quienes son los accionistas principales de ambas compañías. Encontrándose, conforme se puede ver en la Planilla III adjunta, que son casi los mismos para ambas compañías. Revelando así una comunidad de intereses que pone en tela de juicio la compatibilidad de Gallucio, ex alto ejecutivo de Schulemberger, para intervenir en este descomunal negocio.
    De la tabla surge que  los accionistas comunes de ambas compañías detentan un valor accionario de u$s 91.048 millones. Que equivale al 82 % del valor accionario de los principales accionistas de ambas compañías, que trepa a u$s 111.134 millones. En el caso de Chevron, con accionistas comunes con Schulemberger por un valor accionario de u$s 63.248 millones, ello representa el 83 % de los principales accionistas de Chevron, cuyo valor accionario trepa a u$s 75.834.
    A su vez en el caso de Schulemberger, con accionistas comunes con Chevron por un valor accionario de u$s 27.800 millones, ello representa el 79 % de los principales accionistas de Schulemberger, cuyo valor accionario trepa a u$s 35.299 millones. Como si ello no resultara suficiente, estos accionistas son los mismos de otras compañías que están dedicadas intensamente a la actividad extractiva en Argentina, y en la zona en disputa de Malvinas. Desde Mosanto hasta la megamineras, pasando por las petroleras. Como si dijeran, todo, todo, queda en casa.
    Perón decía que las empresas mixtas consistían en que el Estado pone la vaca, y el privado un pollo, y al final el privado se queda con la vaca, y el estado con el pollo. Cualquiera diría que Perón estaba pensando en Vaca Muerta. Pese a que este caso gracias a los afanes de Galluccio, el intercambio parece ser de vacas por gallos.
    Estos escandalosos interrogantes que surgen respecto el convenio firmado con Chevron, que se anuncia que solo es un convenio piloto de otros muchos que vendrán después relacionados con Vaca Muerta, tienen como única salida que el gobierno haga público dicho convenio, y las bases en la que se fundamentó YPF para concretarlo.
    Este descomunal negocio que se está facilitando a las megacompañías petroleras norteamericanas e inglesas, plantea además el interrogante si la súbita desaparición del gas natural convencional de Loma de la Lata, y la fortísima caída que se registró en la producción y las reservas tanto de gas como petróleo, que hoy se refleja en ruinosas importaciones que desbalancean la balanza de pagos, no tuvieron en realidad por objetivo el forzar a la explotación de los hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta.
    A la que se reputa como la segunda reserva más grande del mundo, cuya tecnología hasta ahora solo dominan esas megacompañías, pero que cuenta en el mundo con serios reparos ambientales. De esa manera, con la inusitada caída de la producción convencional, dichas megacompañías que también detentan las concesiones de estos yacimientos, habrían logrado abrir  el descomunal nicho de negocios de Vaca Muerta, que ponen en evidencia los números antes consignados. En cuya apertura Gallucio parece haber puesto todos sus afanes, conforme los planes de esas compañías.
    Chevron “yo, la peor de todas”
    Esta situación se ve refrendada por la actuación de la misma Chevron Argentina, que podría emular la frase de Sor Juana Inés de la Cruz, “Yo, la peor de todas”. Conforme se puede visualizar en el gráfico adjunto, que evidencia como la producción de Chevron en Argentina se hundió en un abismo desde el 2003 en adelante, en coincidencia con el arribo al poder del kirchnerismo.
    En él se observa que Chevron fue una gran contribuyente al actual déficit energético, al pasar su producción de petróleo de 4,64 millones de m3 en el año 2001, a solo 736 mil m3 en el año 2012, con una caída del 84 %. Y en cuanto al gas natural los registros son aun peores, ya que pasó de 1.370 millones de m3 en el año 2003, a solo 131 millones de m3 en el 2012, con una caída del 87 %. Esta descomunal caída en la producción en sus concesiones, no solo descalifica a Chevron para cualquier clase de convenio, sino que también descalifica la errática política energética del actual gobierno. O mejor dicho la total ausencia de ella en función de las necesidades del país.
     

     
    Si a ello se le suma los antecedentes que arrastra Chevron por los desastres ambientales de los que es responsable en Ecuador, resulta evidente que no existen razones ni de merito ni conveniencia para que parte de la enorme riqueza pública  vaya a parar a los bolsillos sin fondos de Chevron.
    Por último, el hecho de que la Presidenta haya denominado al área otorgada a Chevron “General Mosconi”, para encubrir con un barniz nacionalista este descomunal negociado en contra del país, constituye una tremenda injuria  a dicha notable y honesta personalidad. Que lejos de firmar convenios con la Standar Oil, hoy Chevron y Exxon, llevó adelante una durísima y audaz guerra comercial contra esas compañías norteamericanas, y la SHELL inglesa. Las mismas que hoy se preparan junto con otras compañías vinculadas, para hacerse un festín en Vaca Muerta.-
    Javier Llorens
    Mario Cafiero (Ingeniero Industrial – Diputado MC)
    Julio del 2013
     

    Planilla I – Rentabilidad de Vaca Muerta en base datos portal YPF y convenio con Neuquén

    Espécimen

    Unidad

    Cantidad

    Cuantía

    Conversión

    Cuantía comercial

    Cantidad comercial

    Precio Unitario

    Monto u$S

    Petróleo

    Barril

    millones

    25.000

    1.000.000

    25.000.000.000

    Barriles

    100

    2.500.000.000.000

    Gas natural

    Pie cúbico

    trillones

    240

    1.045.023.337

    250.805.600.914

    Millón BTU

    7,5

    1.881.042.006.856

    Monto total

     

     

     

     

     

     

     

    4.381.042.006.856

    Patrimonio Vaca Muerta – YPF por argentino

     

     

    40.000.000

     

     

     

     

    109.526

    Monto por Km2 explotado

    Km2

    12.450

     

     

    Por Km2

     

     

    351.890.924

    Acuerdo Chevron inicial

     

     

     

     

     

     

     

     

    Superficie

    Km2

    20

     

     

     

     

     

    7.037.818.485

    Inversión Chevron

     

     

     

     

     

     

     

    1.146.000.000

    % inversión

     

     

     

     

     

     

     

    16,3%

    Margen bruto

     

     

     

     

     

     

     

    5.891.818.485

    Chevron

     

     

    50%

     

     

     

     

    2.945.909.242

    Ganancia bruta

     

     

     

     

     

     

     

    257%

    Acuerdo Chevron Final

     

     

     

     

     

     

     

     

    Superficie

    Km2

    395

     

     

     

     

     

    138.996.915.077

    Inversión Chevron

     

     

    50%

     

      16.506.000.000

     

     

    8.253.000.000

    % inversión

     

     

     

     

  • Xosé Gundín

    Para mi muy interesantes las objeciones que Pérez Esquivel pone al acuerdo YPF-Chevrón, pq esbozan respuestas a preguntas que yo aquí hacía.
    También interesantes las explicaciones técnicas de Ochandio sobre esa cosa nueva que es el fracking.
    Menos interesante la respuesta de Kozulj. ¿No será una respuesta defensiva del lado del oficialismo?. No es que sea mala, no, pero a veces, con datos y razones ciertas monta uno un discurso para dispersar…
    Gracias por la información.

  • oscar varela

    Perdón, me equivoqué de Link (está justo debajo del anterior:

    Roberto Ochandio: “La nacionalización de YPF fue una payasada”
    Por: Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)
    http://www.argenpress.info/2013/08/roberto-ochandio-la-nacionalizacion-de.html

  • oscar varela

    Hola!

    En línea con Perez Esquivel:

    Controversias sobre Chevron
    Por: Adolfo Pérez Esquivel (especial para ARGENPRESS.info)
    http://www.argenpress.info/2013/08/controversias-sobre-chevron.html

Responder a Rodrigo Olvera Cancelar comentario