Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5427 Artículos. - 86332 Comentarios.

Francisco y la Teología de la Liberación

logo

Original enviado para ATRIO por Sergio Zalba

Según Leonardo Boff el papa Francisco es teólogo de la liberación.
Algunas aclaraciones elaboradas por varios miembros del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres (Argentina)

“Podemos decir que Francisco es un teólogo de la liberación elaborada por Scannone, que fue la que de alguna forma sostuvo algunas actitudes del peronismo”, afirmó Boff, al recordar que quien enseñó la Teología de la Liberación en Argentina fue Carlos Scannone, profesor de Bergoglio. “Scannone elaboró una Teología de la Liberación que estaba ligada a la ‘teología popular’, de alguna forma diferente de la que después desarrolló la corriente que se inspiró en la tesis del marxismo que pretende el rescate de los pobres y excluidos a través de los cambios de estructuras políticas”, agregó.

(Leonardo Boff, en Página 12: Guiño al Papa de un teólogo de la liberación).

Desde el principio del actual papado, Leonardo Boff –quizás fascinado por la elección del nombre– se mostró encantado por el nuevo papa. No conocemos sus “fuentes” cuando Leonardo habla de Argentina, aunque alguna de ellas resulta muy probable: Clelia Luro, viuda de Jerónimo Podestá. El centro de producción audiovisual de Quilmes ha difundido una charla de Boff en casa de Clelia luego de la presentación de su libro sobre Jerónimo, que Boff acompañó en la Feria del Libro (Ver Conversación con Boff en casa de Clelia Vídeo 24 m.). Por otro lado, a ella parece referirse Boff en el mismo artículo cuando habló de “Una amiga del Papa de cuando era arzobispo de Buenos Aires, con la que Francisco habla por teléfono todas las semanas, me dijo que le preguntó al Papa si tenía la intención de recibirme y su respuesta fue: ‘Quiero hacerlo, pero sólo después de haber concluido la reforma de la Curia’”.

Para empezar, señalemos algo de la relación entre Juan Carlos Scannone sj (1932-) y la Teología de la Liberación en su corriente conocida como “teología del pueblo”.

Los grupos que empezaron cerca de la TL en Argentina estaban a su vez cercanos a Pironio (entonces Secretario General del CELAM, quien ¡en 1970! escribió un artículo titulado “teología de la liberación”), y –en ámbitos más académicos– a Lucio Gera (1924-2012, sacerdote secular, que escribió también sobre TL en 1972). Scannone se incorporó un poco más tarde a los grupos con Gera [de hecho Scannone reconoce que el “padre” de la teología del pueblo es Gera, y no lo dice de él mismo; probablemente Boff mencione a Scannone a causa de ser jesuita y haber sido profesor de Bergoglio], pero si bien Scannone entró en terrenos teológicos, sus mayores aportes son en el terreno de la filosofía (algo semejante a Ignacio Ellacuría, si sirve una comparación). Es verdad que algunos sectores de la TL de otras partes de América Latina fueron muy críticos con Gera y su grupo (con mucha virulencia en el pre-Puebla) lo que motivó por un lado cierta ruptura, y por otro que algunos grupos “derechosos” (mons. Quarraccino, por ejemplo) intentaran acercarse a Gera. Sin embargo, podemos hacer mención a que en una visita de Leonardo a Buenos Aires en 2003 preguntó por la salud de Gera, a quien definió como “sabio” y dijo que lo pasado “ya quedó atrás” (porque –se ha de reconocer– Boff fue uno de los más agrios adversarios de la teología de Gera en ese entonces).

Para ilustrar esto, en un encuentro con Gera allá por 1987 unos curas le hicimos estas preguntas:

a. ¿por qué habla más bien de “teología de la cultura” que de TL? Su respuesta fue que a partir de 1976 (con la dictadura militar) no se podía hablar de TL en la Facultad de Teología (Gera fue decano de la facultad en ese tiempo) y entonces usaron “cultura”, pero queriendo decir lo mismo,

b. ¿por qué cree que algunos contraponen TL a Teología de la cultura, como opuestas o contrapuestas? Contrapreguntó ¿qué teólogo/s dice/n eso? Cuando se le dijo que –por ejemplo– Quarraccino, ironizó: “Pero ¿qué teólogo lo dice?”.

Uno de los temas conflictivos entre Gera y algunos TL fue el tema “pueblo” (por eso más que “Teología de la cultura” muchos prefieren hablar de “teología del pueblo”). Lo que plantearon algunos (Diego Irarrazabal, por ejemplo) es que “pueblo” no supone conflicto, que es “irénico”, etc… (algo con lo que no coinciden los de la “teología del pueblo”… ya que afirman que hay “pueblo” y también “anti-pueblo”).

A partir de lo de Gera, se generó –caricaturizando– una suerte de izquierda geriana y derecha geriana. Por lo tanto, remitir a Scannone (= Gera) no necesariamente quiere decir TL… (Quarraccino, Zecca y otros decían “abrevar” de la teología de Gera, como se vio en los dichos en la multitudinaria misa por los 50 años de ministerio de Lucio Gera).

Yendo en concreto a Jorge Mario Bergoglio, sí es evidente que hizo “gestos” (es “hombre de gestos” pero de pocas “palabras”) para mostrarse cerca de los grupos “gerianos”: Gera fue sepultado en la Catedral de Bs As, estuvo en la presentación de un libro (recopilación de escritos) de Rafael Tello, apoyó a los “curas villeros” (pero no a los históricos, como Ricciardelli, lo cual ya es un indicio)…

Pero a su vez hizo lo posible para frenar que le dieran reconocimiento en Roma al Centro Salesiano de Estudios Teológicos (y una de las razones fue su cercanía a la TL), los jesuitas querían trasladar a Córdoba su centro teológico para tener más libertad teológica (obviamente eso quedó frenado)… El “amigo” de Joseph Ratzinger, Vittorio Messori dice que fue el entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe quien promovió el episcopado de Bergoglio ante Juan Pablo II ya que era de los pocos jesuitas críticos a la TL (aunque también es posible que esté en esto defendiendo a su “amigo” ante la oleada positiva del nuevo papa, lo cual repercute en contra del predecesor).

Teniendo en cuenta todo esto, parece sensato decir que nadie en Argentina que conozcamos ubica o ubicaría a Jorge M. Bergoglio como cercano a la teología de la liberación surgida en Argentina y conocida como “teología del pueblo”. Que tanto esta corriente teológica, como Bergoglio, tengan cercanías con el peronismo –y por tanto una recurrencia frecuente a categorías como “pueblo”, “pobres”, “liberación”, etc.– no significa una comunión ideológica.

Con esto no pretendemos negar nada. Si el actual papa quiere acercarse o tender puentes hacia la TL, ¡bienvenido sea! (aunque muchos no consideramos a Leonardo Boff el principal teólogo con el que nos referenciamos), pero no nos parece que dejando o disimulando su pasado se empiece por el buen camino en este deseado encuentro.

17 comentarios

  • olga larrazabal

    ¿Francisco, Teólogo de la Liberación?  Debe ser una “liberación” bastante acotada. 
    El hombre parece afable y sencillo, como muchos en este mundo, y no le gusta hacer el payaso con zapatitos y capas medievales;  ni vivir en un Museo, ni sentirse infalible ni dueño del Espíritu Santo  etc.
     En otras palabras  parece un hombre normal, cercano al pueblo, dentro de lo posible dentro de lo que la estructura permite. 
    Pero no creo que piense a Cristo como liberador, no solo de la pobreza sino de las opresiones históricas de la cultura como los T. de la Liberación, que son más bien intelectuales y llaman a una praxis comprometida para contribuir a la construcción del Reino;  sino más bien emocionalmente, como el  Salvador y el Consolador, al que se llega a través de los rituales piadosos de una fe del carbonero, por parte de los pobres y de la caridad por parte de los ricos.

  • oscar varela

    Hola!

    Pienso que el “Jesús-cristo”
    que tiene la Iglesia para “salir a la calle” (“Misión” o “Enviados“)
    ha dejado de tener alguna relevancia para el futuro,
    siendo el futuro el en-care de los Problemas de Hoy.
    Desde siglos viene quedada en el A.T excelsisado por Juan Bautista.
    ……………
    Se necesita del Jesús (Galileo)
    que no ha “enviado” a nadie,
    a no ser a “Los Doce”,
    para que aprendan de las “cagadas” que hacen
    cuando se sienten “enviados“.
    …………….
     
    UN PASO, UN MUNDOSalvador Santos
    Fascículo 22DE A DOS, CON LO PUESTO Y SIN LUJOS 
     
    Entonces fue dando una vuelta por las aldeas de alrededor, enseñando. Convocó a los Doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos.

    Ellos se marcharon y se pusieron a predicar que se enmendaran; expulsaban muchos demonios y, además, aplicaban unturas de aceite a muchos enfermos y los curaban” (.Mc 6, 6-13).
    ……………….
     
    – “proclamaron que se enmendaran; expulsaban muchos demonios y, además, aplicaban unturas de aceite a muchos desfallecidos y los curaban“.
     
    La actitud de los discípulos, descubierta por la primera frase, “proclamaron que se enmendaran“, se presenta como una clave de lectura para entender todo lo que hicieron. Se alejaron de la propuesta del Galileo y se limitaron a actuar desde sus propias convicciones, despertando en la gente sus dormidas ilusiones por derrocar al imperio dominante y conquistar la hegemonía política.
     
    Choca a primera vista el éxito alcanzado por los enviados frente al revés sufrido por el Galileo en su pueblo y el tímido resultado obtenido en sus alrededores. La razón la encontramos en que
     
    nuestro protagonista presentó su propuesta,
    pero los discípulos no expusieron el mensaje,
    lo mutilaron, sin rescatar a la gente de sus categorías violentas.
     
    Se quedaron, pues, en el nivel de acción de Juan el Bautista y en el sueño imperialista alimentado por la tradición.
     
    Presentada como inminente la liberación del yugo impuesto por la dominación romana, la idea estimulaba fuertemente al optimismo en los más aplastados, por su hartura de sumisión y su empacho de esperanza.
     
    Con ese mensaje, fue relativamente fácil ganar para su causa a los elementos más fanáticamente violentos, siempre necesitados de un líder consolidado y un mínimo de organización con la que encauzar su arrebatada agresividad. Los sobreexcedidos en ferocidad pudieron encontrar en el anuncio de los emisarios una vía de escape a ese superávit de belicosidad que les caracterizaba (“expulsaban muchos demonios“).
     
    Para los desfallecidos, la noticia del inminente cambio en la situación significó un impulso tan necesario como inesperado; un bálsamo (“unturas de aceite“) que les proporcionó nuevas fuerzas y revitalizó sus perdidas ilusiones.
     
    Marcos quiso dejarlo claro. El mensaje nacionalista transmitido por los discípulos daba ánimos, pero ese no era el camino marcado por el Galileo.
    ………………..
     
    ¿Ok? – Oscar.

  • Rodrigo Olvera

    Ay mi estimado Antonio, que me tiras de la lengua jajaja.
     
    Cada vez que escucho a Bergoglio con el lema de que deben salir a la calle, a mí me da miedo. Porque Rouco ha hecho justo éso durante años. Y ya Ratzinger impulsó la disputa por el espacio virtual y la nueva evangelización en medios de comunicación. Y porque cada día circulan más cadenas spam en las redes sociales y correos electrónicos con mensajes cursis devocionalistas del tipo “la virgen maría pasó hoy por mi casa y se llevó todos mis problemas” y otros aún peores de chantaje emocional del tipo “[imagen de jesús sangrante en la cruz] yo sufrí tanto por tí y de seguro tu no te atreverás a reenviar este correo”.
     
    Ya sé, ya sé… interpretamos que Bergoglio no se refiere a estos casos; interpretamos que se refiere a los postulados de participación social en la lucha contra la injusticia de la teología de la liberación.
     
    Pero a fin de cuentas, lo que está haciendo Bergoglio es llamar a una cruzada para recuperar el lugar social del catolicismo. Es el mismo proyecto de Wojtila y Ratzinger pero con mejor cara de relaciones públicas. Y dependiendo del contenido de quienes “salgan a la calle”, esto de que la iglesia salga a la calle puede ser positivo o negativo.   Al menos en mi bandeja de entrada, lo que se ha incrementado son los mensajes no solicitados de “misioneros” que tratan de convertirme; y no los mensajes de crítica al sistema opresor desde la fe católica.
     

  • Antonio Vicedo

    -Habría que centrar nuestras reflexiones sobre lo que el Hermano Francisco llama: LA IGLESIA DEBE SALIR A LA CALLE.
     
    Porque, si de IGLESIA real se trata, estamos hablando de PERSONAS que se consideran seguidores o fieles de Jesús y, excepto las recluidas en estricta CLAUSURA, hombres o mujeres, todos los demás están ya en y por las calles  donde realizan y concretan su cotidiano  vivir.
     
    Según esta realidad de IGLESIA, lo otro son “lugares” ¿es salir o es estar de modo coherente a la fe en Jesús en y por las calles como auténtica LEVADURA capaz de fermentar la masa, previa una perfecta disolución o mezcla en lo humanamente humano?
     
    Jesús nombró la calle como lugar de destino de la sal que ni condimenta ni preserva para ser pisada por las gentes.
     
    En el principio esto de” salir o estar en la calle” se entendió con aquellaa admiración testimonial resumida en ¡MIRÁDLOS CÓMO SE AMAN!
     
    Y se iban multiplicando las COMUNIDADES DE ISCÍPUL*S conforme a aquella señal del Ev. de Ju. XIII,35:- “En esto conocerán que sois discípu*s ,mi*s; en que OS AMAIS L*S UN*S A L*S  OTR*S.
     
    Porque no se trata de apoyar o reforzar ningún PODER, sino de una real humanización VITAL de la HUMANIDAD.

  • mª pilar

    Si la iglesia de Francisco, trabajara como alguna  ONG que conozco:

    ¡¡¡Otro gallo cantaría!!!
     

    Pero ni siquiera llegan a eso.
     

    Mientras el Vaticano sea un país, con todo lo que eso conlleva:

    ¡¡¡No hay nada que hacer… como iglesia!!!
     

    Lo primero es:
     

    ¡¡¡Salir del vaticano!!! Después, ha comenzar de nuevo desde abajo, como lo hizo Jesús:
     

    Anden y hagan Vds. lo mismo ¡¡¡Sirvan!!!
     

    Nada que hacer… qué le vamos hacer… así es la vida.

    mª pilar

  • Sergio Zalba

    Iglesia y ONGs. (Respondo a Ocar)
    Escuché, en estos días, varios comentarios/interpretaciones sobre este asunto de que la Iglesia no es/no debe ser una ONG.  Casi todos apuntaban a criticar a las ONG, pero estoy bien seguro que la crítica de Bergoglio no es a las Organizaciones, sino a la misma Iglesia.
     
    El tema, a mi entender, es bien sencillito y “espiritual”.  Lo que quiere decir es que  “la iglesia es de origen divino y las ONGs de origen humano” Así, a la iglesia se le exige una actitud vital y de compromiso distinto que a las ONGs. Y sobre todo, que a diferencia de las ONGs, su objetivo es trascendente, es la salvación … Por ahí va el asunto, me parece.

  • Rodrigo Olvera

    Creo que esta entrevista con Fortunato merecería aparecer como entrada propia en la columna central.

  • oscar varela

    2013.Jornadas mundiales de la juventud.

    “Hay más continuidades que rupturas entre los últimos Papas”
    Fuente : entrevista de Diego M. Vidal a Fortunato Malimacci
    Publicada en “Miradas al Sur”, 28/7/2013
    .………..
    “Las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) están hechas para fortalecer la imagen del Papa”, agrega y continúa, “así que de entrada se dijo que Francisco tenía que salir a movilizar a la militancia”
    ………………..

    Este viaje estaba previsto”, se adelanta el sociólogo Fortunato Mallimaci antes de que este cronista formule completa la primera pregunta, ni bien escucha Francisco y Brasil.

    “Las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) están hechas para fortalecer la imagen del Papa”, agrega y continúa, “así que de entrada se dijo que Francisco tenía que salir a movilizar a la militancia y para eso había que hacer los viajes pero antes dedicarse a los jóvenes.

    Las primeras se realizaron en Roma y las segundas aquí en Argentina, que casi nadie recuerda, que fueron en 1987 y la figura central es el Sumo Pontífice. Fortalecer el papado frente a la crisis, el desprestigio, el desconocimiento que mucha gente tiene. Estas JMJ tenían que hacerse el año que viene, pero está el Mundial de Fútbol y entonces decidieron hacerlas ahora”, señala el investigador del Conicet.

    –En Brasil, la Iglesia Católica ha visto disminuir su grey frente a las religiones pentecostales, que además conforman un poder político también.

    –En América latina, desde hace unos 30 o 40 años hay una recomposición del “mercado religioso” o del “mercado de los bienes de salvación”, como más te guste, que hizo que una parte significativa de católicos no practicantes hayan decidido, en un momento de angustia, de soledad, de perder sentido a la vida, encontrar en grupos religiosos cercanos, respuestas a los problemas.

    Primero de todo, a la salud; segundo, de familia; tercero, el tema de la droga, es decir, hay sectores sociales empobrecidos que encontraron en estos grupos de cercanía, cristianos, respuestas que no les dio la Iglesia Católica. ¿Por qué aclaro esto?

    Porque no hay templos que se hayan vaciado. No, es otro conjunto de gente. Lo interesante, en este momento histórico de Latinoamérica, es que hay más personas que se dicen sin religión que las que se manifiestan evangélicos. Y si lo hacemos por franja de edad, ni te cuento.

    Hay muchísimos jóvenes que se asumen sin religión que todos los conjuntos religiosos no católicos juntos. El caso típico es Río de Janeiro donde los católicos son ya primera minoría con un 40% y el 60% que se dice evangélico sin religión.

    Creo que es un error suponer que el Papa vino recuperar eso. ¿Por qué? Porque no se lo puede recuperar. Es un problema estructural, de creencias, para el tipo de institución católica.

    Hoy, en Argentina se dice que hay gente que ha vuelto a los templos, que se han confesado más, incluso algunos periodistas me llamaron porque veían mucha gente en las parroquias durante las Pascuas. Cuando la única vez, o una de las pocas veces, en que los católicos van a misa es precisamente en esa festividad. Sin embargo, la efervescencia mediática tenía que decir que hay miles y miles de fieles gracias a este nuevo Santo Padre, lo que es mentira porque no hay ninguna estructura que pueda acoger más personas. Supón que en Buenos Aires se intentaran acercase unas 100 mil, no podrían. No hay curas ni espacio ni lugar.

    –¿Cuál el objetivo, entonces, de la presencia del Papa en América latina?


    –Viene a fortalecer la militancia, los núcleos duros, a esos jóvenes que intentan tener una cierta identidad católica. Así supone el Vaticano que fortaleciendo esos núcleos duros, pasa la tormenta, que presiente pasajera, y después va a volver a tener credibilidad.

    Así y todo, los postulados que les bajan son los mismos que los de la ortodoxia católica: no al aborto, no a la homosexualidad. ¿Cómo pega eso en la juventud del siglo veintiuno?

    –Es innegable que hay muchísimas más continuidades que rupturas entre Wojtyla, Ratzinger y Bergoglio. Persistencia en la manera de pensar la teología, el dogma, la Inquisición, la autoridad. Lo que sí hay es cambio de estilos. Un obispo latinoamericano tiene un proceder distinto que uno alemán, italiano o polaco.

    El de América latina, sobre todo en Argentina, es un catolicismo plebeyo. Es Bergoglio, es Quarracino, es Primatesta, hijos de emigrantes no de familias patricias o grandes hacendados. A la mayoría de los prelados argentinos los podés ir a ver, hablar, andan por la calle, porque si se la creen no les van a dar atención. Es importante decirlo, porque sino pareciera que Francisco es una excepcionalidad.

    –Bueno, el sociólogo brasileño Emir Sader lo tilda directamente de demagogo porque cree que exagera en sus gestos. Ud. mismo alguna vez dijo que no todo puede pasar por la gestualidad en un papado.

    –Forman parte de una manera de ser obispo, como me referí recién, pero ese simbolismo debe demostrar si sirve para cambiar las estructuras como demandan los católicos. Esto me parece no sólo que no ha comenzado, sino que hasta el día de hoy no vemos qué es lo que se va a hacer y hacia dónde se quiere ir.

    Un editorialista de un importante diario habla de la “iglesia popular”, concepto si lo hay transformador, no obstante aquellos que durante 3 o 4 décadas quisieron construir comunidades populares en Latinoamérica, acompañar procesos políticos y sociales de sectores pobres, fueron expulsados de la Iglesia Católica. La persecución, prohibición y control hizo que todo aquello que aparecía como crítico a lo que era la institución católica fuera dejado de lado.

    –El Papa llamó a que la Iglesia salga a la calle, ¿qué lectura se hace de esa convocatoria?

    –Se convoca a esa militancia, pero con el tiempo esa misma militancia comenzará a reclamar participación. En algún momento se les dijo que participen en los llamados movimientos como Comunión y Liberación, Opus Dei, Legionarios de Cristo o Instituto del Verbo Encarnado y de repente estos movimientos aparecían haciendo negocios económicos o religiosos o sexuales, para su propio beneficio y no para el conjunto. Es decir, se les dio dinero, un espacio fenomenal en la Iglesia Católica, resultan que hoy aparecen como los responsables de los escándalos financieros y del tipo de iglesia actual.

    Continuar con el Estado Vaticano, con los bancos, la presencia internacional que se tiene, ¿para qué? Para darle poder al Papa y al papado y a los amigos del Papa en sus negocios.

    O dejar ese banco, ese Estado, dejar esa manera de ser y dedicarse a seguir, haciendo lo que dice Francisco, una iglesia de los pobres, con los pobres, donde están los pobres, porque sino es poco creíble que les digas a los jóvenes que hay que meterse en las favelas, en las villas, en los barrios…

    En la Ciudad de Buenos Aires hay aproximadamente cerca de 800 sacerdotes activos y sólo 24 están en las villas miserias. ¿Por qué no va el resto?

    Ah, no, porque tienen que ocuparse de otras actividades, otros sectores sociales, estar con grandes empresarios, con los dueños de las empresas mediáticas, en las escuelas, hacer encuentros para la actividad política, etc.

    Todo esto me parece está en tela de juicio y ahí sí vuelvo a eso de que con los gestos no alcanzan, si no se transforman esas estructuras que han llevado a una crisis tal que el propio Ratzinger tenga que renunciar.

    Esto no se entiende si uno no ve la profundidad que significó en la Iglesia Católica, que su máxima autoridad, que era infalible, considerado hasta como sucesor de Jesucristo no de los apóstoles, el Rey de reyes, hasta incluso calificado como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas del mundo entero, diga renuncio, me voy.

    Con lo cual mundaniza el cargo, lo desacraliza. ¿Por eso no pudieron firmar a cuatro manos la última Encíclica? Por el dogma fue… (ironiza). Todos saben que los escribió Benedicto XVI pero “el dogma dice que sólo uno puede firmar”. Esto mismo, ¿no crea cierta duda? Es decir, que mientras está sentado en el trono de San Pedro es infalible, ¿después de renunciar ya no lo es?

    El diario de mayor tirada de Argentina, en un artículo de un corresponsal que conoce mucho el tema, por primera vez menciona que en un tiempo no muy lejano pueda llegar la renuncia de Francisco. Se publicó en la edición del miércoles pasado. Ya está la posibilidad de que este Papa renuncie y estamos a cuatro meses nada más de que asumió.
    ………………

  • oscar varela

    Hola!

    Al finalizar el Audiovisual Conversación con Boff en casa de Cleliamientras se levantan de la Mesa dialogal- escucho:

    Boff: -“En la Iglesia del siglo XXI, tú, Clelia, estás nominada a santa …”-
    Clelia (huyendo): -“No!, dejate de embromar …”-

    Aprovecharía la coyuntura para reiterar lo que no callaré cuando la ocasión lo requiera acerca del protagonismo de Clelia Luro en estas cuestiones “eclesiásticas” que hoy tanto se menean.

    1.- En sus casi 90 años encontramos a Clelia históricamente entrecruzada por lo que yo entiendo personajes decisorios de n/tiempo “eclesial”, tales como: jerónimo josé podestá, helder cámara, leonardo boff, jorge mario bergoglio, angelelli etc., por el lado de “los buenos”; y por el “otro lado” tipos como plaza, primatesta, pironio, quarracino, y un más largo etc. que llega hasta papas y curiales vaticanos.

    2.- A mí no me cabe la menor duda de que esta mujer no estuvo “detrás” de pro-hombres como podestá, cámara, boff, bergoglio, etc. sino “delante”; y que aún sigue estándolo todavía.

    Desde hace ya aprox. dos años la he visto encontrar en Guillermo -de la Cultura del municipio de Quilmes- un magnífico colaborador que le ha permitido explayar su potencialidad de “no olvidar ni dejar caer la profecía”.

    Me complace reiterar en esta oportunidad lo que esta mujer protagonista creo que merece.

    ¡Vamos todavía1 – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!

    ¿Alguien puede decirme qué significa para Pancho el rintintín de que:
    “La Iglesia no es una ONG”?

    Tal vez Sergio Z., que estuvo en la “praxis” bonaerense me lo pueda explicar ¿te parece S.Z.?

    ¡Gracias! y ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!

    Vemos aparecer una “variedad” de Teologías:
    * de la liberación
    * de religiosidad popular
    * de la cultura.

    y tratamos de encontrar a sus creadores y referentes.
    …………….

    Pienso que n/tiempo nos está exxigiendo una postura superadora de las “teologías”, sean cuales fueren.

    En el video propuesto ( Conversación con Boff en casa de Clelia ) tanto la compañera Marcia como Leonardo vislumbran otro Modo de convivencia de la Sociedad humano-Cósmica.
    ……………

    Necesitamos una “Nueva Revelación”; pero no será “TEO-lógica”, ni contra-teológica; será la de la Vida huamana: del Ser humano y su Circunstancia vital.

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Sergio Zalba

    No termino de entender el por qué de la insistencia de Boff en poner a Bergoglio como uno de los “históricamente propios” como si se tratase de un Romero o un Angelelli, sólo por mencionar los más conocidos.
     
    Como queda claro en las líneas de los “Curas Opción por los Pobres”, tampoco es Bergoglio un referente de la teología de la cultura o del pueblo, tal como se llamó en Argentina a esta línea teológica asociada a la TL pero con matices propios.
     
    Por momentos me parece que tanto Boff como otros, insisten en un acercamiento que es más  ‘estratégico’ que ideológico. Hoy, mostrarse cercano y amigable con el Papa posiciona mejor que mostrarse crítico.  Ello podría ofrecer algún tipo de créditos.

  • Rodrigo Olvera

    Leonardo Boff presenta a Scannone y a Bergoglio como parte de una corriente de la teología de la liberación.
    Sandro Magister les presenta como integrantes de una teología popular separada de la teología de la liberación por un abismo insalvable
     
    A mí me convencen estas aclaraciones. Ni identificación, ni abismo insalvable.
     
    Gracias Sergio.

  • Antonio Duato

    Corregido el error material de haber añadido al texto unos párrafos que no correspondían, por ser borrador de otro comentario en otro sitio.

    Gracias, Sergio, por señalarlo. ¡Maiora videbis! Para error de “copiar y pegar” el de la secretaría de Mariano Rajoy en su nota sobre el accidente de Santiago que señala el otro día un comentario, donde habla a las víctimas de un terremoto en China.

  • oscar varela

    ¡¡¡Ja ja ja!!!
     
    Ok Sergio!
     
    ¡Pasa en las mejores familias, ¿no?!
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Sergio Zalba

    Todo mi afecto, en el día de su santa, para Ana Rodrigo.  Pero parece que a nuestro amigo Antonio se le “escaparon” del lugar propio los últimos dos párrafos que aparecen en el texto.

  • oscar varela

    Hola!
     
    ¿Cómo salir de estos “intríngulis” sin dañar, no?
     
    Veré de ¡Ir todavía! – Oscar.

Deja un comentario