Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4953 Artículos. - 79556 Comentarios.

Y vosotros, ¿quiénes decís que sois?

teresa sanchez

En el el cap. 9 de Lucas, que hoy se lee en la liturgia católica, Jesús pregnta: ¿Y vosotros, quién decís que soy yo? Me he acordado de este texto que hace ya varios meses me había enviado María Teresa en que daba uno vuelta a la pregunta dirigiéndola a ese nosotros que somos humanidad convocada. Al contactar con ella para preguntarle si mantenía el texto, me ha explicado lo ajetreada que ha estado este tiempo, que culmina la próxima semana con el viaje que emprende a la India para trabajar durante un año en una universidad que la becado para enseñar español y…

“…y dejarme enseñar todo eso que no cabe en ninguna palabra: la risa y el llanto, la muerte y la vida, el cromatismo de mil rostros y cien mil saris de vivísimos colores, el olor y la música, el sabor de una cultura y una manera nueva de contemplar el mundo y a mí misma. Y a los otros. Y la vida. Me voy a la India, a vivir y ser vivida… a todo lo que  la India quiera ofrecerme y esté y dispuesta a acoger; a todo cuanto pueda yo dar de lo que soy. Voy a convivir, a vivir con… estos hermanos nuestros a los que aguardo y ya amo, aun sin conocerles.

Si puedo, intentaré escribiros algunas palabras de cuando en cuando. Pero sé que los próximos meses estaré ocupada en sumergirme de lleno en el día a día y lo que éste depare. Y que a menudo faltarán palabras y será más un tiempo de silencio, de escucha y contemplación callada, de acogida y aprendizaje sereno. Difícil expresar cuando apenas tendré tiempo de asimilar lo mucho que iré percibiendo alrededor mío.

Por este motivo, me temo que debo pedirte un favor: que no me cuentes entre los colaboradores habituales de Atrio. Es obvio que no voy a poder tener la mente y el corazón aquí y allá en este tiempo… Por eso, con la libertad de quien mantiene lazos y cariño, pero se permite esa distancia sin compromiso…

Ten por seguro, eso sí, que si en algún momento escribo algo te lo enviaré encantada, como tantas otras veces…  Lo del artículo al que te refieres dejo en tus manos, y quedo agradecida y encantada por el reencuentro, por saber que esté donde esté, pase lo que pase, he de encontrar siempre abiertas las puertas de este Atrio tan tuyo, tan nuestro, tan de tantos… tan para todos.

GRACIAS. Te mando un cariñosísimo abrazo, y te pido se lo hagas llegar también a los amigos. Hasta pronto, espero. Teresa”.

  • Y este es el artículo que envió Teresa en enero y aún no  había sido publicado:

Y vosotros, ¿quiénes decís que sois?

«Iglesia» [del griego ὲκκλησία; del latín ecclesia] significa “convocación”. Dios convoca a su Pueblo desde todos los confines de la tierra.

Místicos, ascetas y ermitaños, sacerdotes con sotana, religiosas de vida activa, curas obreros de barriadas que luchan por la solidaridad y la justicia. Misioneros de los cinco continentes, monjas y monjes que en su clausura escuchan el clamor del mundo y sin cesar oran por ello. Pobres y ricos que en todos los países hallan el mismo consuelo al escuchar las Bienaventuranzas; trabajadores del Reino ya sea en su casa y su barrio o en lugares que jamás pensaron visitar un día. Voluntarios en Haití, el Congo y la India, médicos que en África ofrecen unos brazos donde se acurrucan para morir tantos niños y niñas desnutridos, hijos del hambre y la miseria.

Están los que en el primer mundo conciencian para erradicar la pobreza. Los que hacen brotar sonrisas en basureros, guetos y favelas; los defensores de derechos humanos que anhelan abrir caminos para la paz ya sea en campos de refugiados o en mitad del desierto, en las grandes ciudades, los más altos cerros o en lo profundo de la selva. Quienes abogan en favor de la causa indígena, los que condenan la esclavitud y la explotación tercermundista; creyentes también los presos hacinados en cárceles de condiciones insalubres (ésos que esperan la libertad, ésos que no han de alcanzarla, ésos que aguardan su final en el corredor de la muerte). Hay gente que participa en cursillos prematrimoniales y gente que atiende a mujeres víctimas de violación y maltrato. Los que se dedican a la enseñanza y dan clase en universidades, escuelitas, centros privados.

Quienes trabajan con emigrantes y esperan a pie de playa la llegada de pateras (unas alcanzan su destino, otras jamás llegan a la costa y dejan tras de sí un rastro de sueños ahogados, una familia que aguarda noticias, papeles mojados). Los que trabajan con menores (niños soldado en Sierra Leona, niños de la calle que esnifan cola, obligados a trabajar y explotados, víctimas de vejaciones, alcohol, drogas); los que asisten a refugiados políticos, presos de guerra, enfermos de sida, moribundos, mujeres prostituidas. Están los que se involucran en ONG’s y hacen proyectos para construir escuelas, pozos y hospitales; recogen ropa, alimentos y medicinas, juguetes y libros, gestionan becas de estudio y operaciones médicas. Están los que adoptan, los que apadrinan, los que no tienen dinero pero dan amor a manos llenas, los que acogen el dolor de viudas y madres que pierden a maridos e hijos en absurdas guerras.

Hay creyentes de procesión e incienso, los que leen vidas de santos y los que el mes de mayo llevan flores a María. Unos escriben encíclicas, otros no saben qué es eso; están los supersticiosos que piden a San Antonio un novio o encontrar algún objeto; y los que en las bodas siempre leen 1Corintios13. Estudiosos de la ley, teólogos de la liberación y teólogas que reivindican la igualdad de la mujer dentro y fuera de la Iglesia. Laicos y laicas, comprometidos y alejados cuyas obras –sin pretenderlo– son rito y testimonio de un Dios que ama y acoge, perdona y sana. Gente de misa diaria, gente de fin de semana, de “comunión-boda-y-bautizo”. Los de “en la orilla he dejado mi barca”, del “J.C.” de Mecano, de música sacra, misa góspel, canto gregoriano.

Gente de ermita y de romería, nazarenos y costaleros, hermanos de cofradías. Los fervorosos, los del “quiero y no puedo” creer, los Manuel Bueno Mártir que pierden la fe y viven con el alma en eterna noche oscura. De rosario y letanías, Liturgia de las horas y oración establecida; los que toman “de acá y allá” y rezan según el espíritu inspira. Los habituales de Ejercicios y quienes no han hecho en su vida. Los que dan consuelo en hospitales y tanatorios. Quienes velan por los ancianos y les dan amor en sus últimos días; los de comedores sociales, quienes enfrentan la violencia y asesinatos de lugares como Ciudad Juárez. Los que ofrecen su trabajo para que la sociedad progrese. Familias numerosas, pequeñas familias; solteros y casados; creyentes “free-lance” y miembros de comunidades: los que se reúnen abiertamente, quienes lo hacen a escondidas porque son perseguidos a causa de su fe (en países que no la aceptan) o por su orientación sexual, su identidad y su opción de vida incluso dentro de la Iglesia: divorciados, travestis, homosexuales que no dejan que ciertas críticas les separen de un Dios que –saben– les ama infinitamente.

Madres y padres que dan catequesis y enseñan a rezar a sus hijos. Gente que cree pese a la oposición de su familia. Abuelas que llevan en su parroquia toda la vida. Amanuenses, copistas, dibujantes de miniaturas, escritores y artistas portavoces de la causa de Jesús. Gente de Cáritas y personas que han perdido cuanto tenían. “Sin techo” que en el bolsillo llevan una estampita, y espontáneos que van a su encuentro y lo hacen “no por Dios sino porque me sale de dentro”. Los que participan en macro-reuniones con el Papa y quienes no pueden ni verlo… pero encuentran en Jesús un modelo de vida coherente. Acompañantes espirituales. Curas que hacen soñar y curas que dan sueño.

Santos en altares, gente de pueblo que no piensa en santidad pero le da un vuelco el corazón si ven a alguien que sufre. Los que twittean mensajes de Dios-2.0. y quienes dan buenas noticias sin notar que también eso es Evangelio. Los que están tristes y aguardan, los que están enfermos y confían, los que tienen más amor que esperanza y más esperanza que fe, los del “algo debe haber” y los que creen a pies juntillas. Quienes se visten “de domingo” y van a imponentes iglesias, y los que celebran a campo abierto bajo un techo de caña o un cielo estrellado. Están los que al rezar el Credo callan algunas partes porque no lo ven claro, y los que viven convencidos de que ese trozo de pan es Jesús-Eucaristía. Hay censores y hay censurados que al plantear su lectura de la Biblia dejan a un lado lo divino… y se centran en lo humano.

Están los que viven relajadamente su fe y los que se agobian con los “mandatos” de un Dios-Juez; quienes se sienten “hijos”, “peregrinos”, “legionarios”. Los que se mortifican, los que (se) abandonan, los anawim, bufones de Dios, gusanitos de Jacob. Viejitas que se reúnen para rezar juntas el breviario y jóvenes que les da sueño sólo de pensarlo. Hay monjas con velo y religiosas en vaqueros; niños que son niños y niños-marineros. Hay cristianos del pesebre y cristianos del madero, los “más papistas que el Papa” y los devotos de la Guadalupana. Hay creyentes pasotas, “sui generis”, de ayuno y voto de silencio, y otros que están tan hartos ya de algunos planteamientos que no dejan de alzar la voz para renovar la Iglesia desde dentro.

TODOS son Iglesia: los de infinitas dudas, los que lo tienen claro, los que han encontrado su sitio, los que siguen buscando, quienes aprenden de la vida y quienes van a seminarios, los que creen a su manera y los sin fe… que siguen esperando. Gente muy normalita con sus circunstancias, su idioma, su cultura, su vida… Iglesia que todo comprende (o debería), en la que todos tienen cabida. Piensen lo que piensen algunos, digan lo que digan, TODOS somos Iglesia: la de errores garrafales, la que nos duele y anima con un mismo Espíritu. Pueblo de Dios y pan de cada día, esta Iglesia nuestra: reunión de hermanos y familia tan extensa que…¡ah sí!…también al Vaticano da cabida.

8 comentarios

  • h.cadarso

      Perdón, Esther Vivas! Me doy cuenta de que te he inventado un nombre que no es el tuyo. No volverá a ocurrir, te lo prometo…

  • h.cadarso

      Oye, María Teresa: por supuesto que todo el mundo es bueno mientras no se demuestre lo contrario, y que no debemos juzgar. Pero el amor que nos debemos unos a otros nos exige tener la suficiente libertad de echarnos en cara las cosas que hacemos mal Eso de los franceses de “tout le monde es bon, tout le monde est gentil” pues es como demasiado…
      Creo que podría aguantar a Mariano Rajoy y a la Ana Mato y a Bush padre e hijo en una reunión entre cristianos. Pero te aseguro que me costaría un poquito…Y a lo mejor les cantaría las cuarenta.
      Ana Rodrigo ha sido muy cariñosa contigo, y te ha dicho algo digno de ser tenido en cuenta. Sobre todo si consideramos que las mujeres le fueron más fieles a Jesús que los hombres; y hoy en día también.
      No sé si desearte que lo pases bien en la India, porque mucho me temo que vas a ver tantas cosas que te harán sufrir…Ten cuidado con los edificios de Bangla Desh donde trabajan Mango y Beneton; y con los violadores que andan sueltos… 

  • ana rodrigo

    Querido Pepe Sala, en primer darte la bienvuelta a atrio.

    Respecto a lo que dices. te comento: Creo que la gente “seria” nunca ha interpretado el evangelio como la crónica de la vida de la persona de Jesús. Otra cuestión es el personaje, cuyo rastro se puede seguir para deducir datos históricos de la persona. Al igual que a través de restos óseos de Atapuerca se deducen hechos totalmente intangibles como puede ser el habla, y otro tipo de costumbres.
     
    El pasado 8 de Mayo falleció Geza Vermes, una persona que nació de una familia judía convertida al catolicismo para ver si se libraba del holocausto, sin conseguirlo desgraciadamente; pero su hijo Geza que fue bautizado, sí se libró de la muerte. Incluso se hizo sacerdote católico, aunque unos años después volvió al judaísmo. Diríamos, por tanto, que es poco sospechoso de defender “a capa y espada” al Jesús cristiano, y, sin embargo, se le considera el mayor experto en el estudio de los manuscritos del Mar Muerto.
     
    Pues bien, en su libro El Auténtico Evangelio de Jesús publicado en español en 2009, dice: “El objetivo de los evangelios no era transmitir el informe de un cronista, sino el mensaje doctrinal de la iglesia primitiva. Su propósito era básicamente didáctico, no doctrinal”.
     
    El estudio que hace de los evangelios nos pone en alerta entre lo que se dice de Jesús y lo que se dice sobre Jesús, y aquí está el embrollo que se ha montado sobre la persona y el personaje, sobre lo histórico y lo doctrinal…, y así sucesivamente.
     
    La iglesia desde un principio, tenía tan clara la historicidad de Jesús, que se preocupó especialmente de lo doctrinal, y aquí ya entra el factor humano, por mucho que se diga que el Espíritu Santo guiaba casi físicamente la pluma del escribiente. Y es aquí donde los estudiosos con rigor, hurgan en los infinitos matices del personaje. Y, asimismo, también es aquí donde la ignorancia campa a sus anchas, entre creyentes y no creyentes, puesto que el punto de partida es un guion único, como si de una película se tratase, sin ver el porqué un evangelista dice una cosa en un lugar determinado y otro no lo dice o dice otra, como lo que señalé ayer en mi comentario.
     
    Lógicamente el rigor científico no resta nada a una fe con consistencia, mientras que la ignorancia sí puede malformar la fe convirtiéndola en credulidad.

    PD. Tienes razón, cero que la traducción más conocida es “tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”

  • Pepe sala

    Dos cosucas, Ana.
     
    Primera: El hecho de no asumir el cristianismo no significa el rechazo a la figura historica de Jesucristo. Yo, por ejemplo, no soy pitegorico , pero no rechazo a Pitagoras como personaje historico ni rechazo el famoso valor deI: 3 1416.
    El desconocimiento HISTORICO de jesucristo viene dado como consecuencia de la falta de rigor historico del propio personaje. Los historiadores de su epoca no tuvieron a bien hacerse eco de un personaje que resucitaba a los mertos y se resucito a si mismo. Ciceron, suetonio, etc no se dejaron impresionar por los famosos milagros de ños cristianos y nos dejaron a dos velas. Mala suerte, ana….
     
    Segunda: la traducion que nos presentas como la mas conocida ( en asuntso papales) nunca la habia leido en esa formula. Las biblias que tengo no lo traducen asi.
     
    Saludos, pues.

  • ana rodrigo

    Nos recuerda Antonio en la presentación de este post la pregunta que hoy nos relata el evangelio que se lee en la liturgia católica. Pregunta clave para quienes creemos que Jesús sigue siendo un referente de persona cabal y realizada, que, además hemos tenido la suerte de saber algo de él y que sigue siendo un personaje muy importante en el imaginario colectivo de amplísimas regiones a nivel mundial.
     
    No voy a hacer aquí una homilía dominical, pero, no vendría mal que nos contestásemos cada cual quién decimos, después de veinte siglos que es Jesús. Pienso que hay mucho desconocimiento de la persona y de tan relevante personaje tanto para quienes lo aceptan como para quienes lo rechazan.
     
    Pero mi comentario va por otros derroteros en relación con mi intervención anterior. También se lee hoy un párrafo de la carta de Pablo a los gálatas en la que se dice que, a partir de Jesús, quienes quisieran ser sus seguidores o sus seguidoras, ya no harán diferencia de trato y consideración, entre otras cosas, entre hombres y mujeres.
     
    Pues bien, en el mismo relato del evangelio de hoy, escrito éste por Lucas, en su correlato de Mateo, en el capítulo 16, dice que Jesús, tras haberle identificado Pedro como el Mesías (obvio, era judío), Jesús le dice “Tú eres la piedra sobre la que edificaré la comunidad (la iglesia)”, según la traducción más conocida
     
    Termino, la Iglesia se ha agarrado a las palabras sobre la jerarquía petrina como si del deseo directo de Dios se tratase (el que sea un gran jerarca él y sus sucesores). Mientras que la carta a los gálatas (también considerada palabra de Dios, que habla de la igualdad entre personas, sean mujeres u hombres, la iglesia lo ha ignorado de facto, y así andan las cosas: unos párrafos son palabra de dios, mientras que otros molestan demasiado como para tomarlos a cuenta. Y sigue y sigue y sigue….
     
    Así que Dios es masculino, Jesús es hombre y todo lo referente a él es masculino, los evangelistas son hombres, el Papa, es hombre,  los que dictaminan leyes, normas morales, dirigen el mundo religioso, los que hoy hacen la homilía en todas las iglesias católicas del mundo son hombre y hablan desde su atalaya masculina, etc. etc.
     
    No es extraño que, cuando bajamos la guardia, incluidas las mujeres, todo nos salga en masculino. Lo siento por Teresa que, por otra parte me cae muy bien. Pero nos sugiere una buena y profunda reflexión a todos y a todas. ¡¡¡No bajemos la guardia….!!!!, que las mujeres existimos, somos y estamos.

  • mª pilar

    ¡Gracias  María Teresa por haber compartido tu tiempo con esta casa de amig@s sinceros!

    Te deseo que esa hermosa experiencia que vas a comenzar, la vivas desde lo más profundo de tu ser, veo que vas bien pertrechada y sobre todo a:

    ¡Escuchar y recibir la Vida que allá bulle por doquier!
     

    Si tienes ocasión, acércate al proyecto de Vicente Ferrer, te llenará de esperanza y gozo; te sentirás acompañada y querida y verás vida en un lugar, donde para el resto, nada bueno puede nacer en aquel entorno.
     

    Vicente Ferrer lo ha llenado de vida y justicia y cada día aumentan sus proyectos.
     

    Te deseo todo lo mejor,  que puedas vivir en plenitud esa experiencia formidable.
     

    Un abrazo ¡Buen viaje y buenísima estancia!

    mª pilar

  • ana rodrigo

    Qué increíble!! Hacía tiempo que no leía un texto totalmente escrito en masculino. Solamente la expresión “los que” aparece cerca de 40 veces, el resto de sustantivos, todos son masculinos.
     
    Mi querida María Teresa, te deseo todo lo mejor en tu nueva experiencia en la India, pero, por favor, ponle nombre cuando los sujetos (sujeta no nos lo podemos permitir en castellano), agentes o pacientes, son mujeres.
    Un abrazo, y aquí te esperaremos hasta que vuelvas a atrio.

  • MARIA LUISA MACHADO B.

    BRAVO!!!, MARÍA TERESA, BRAVÍSIMO!!!:

       Creo que no se te olvidó ningún/a HERMANO/A… y si así fuese, es evidente, por tu amplia descripción de personas, oficios y tareas, que también lo incluiste en tu intención de quererlos/as nombrar todos/as.
      
      Justamente, antes de leer este Artículo, estaba yo pensando darle un BRAVO!!!  a toda la gente del Equipo de ATRIO, y a sus foristas… porque, aunque el debate, según los intereses particulares por los temas, sobre todo cuando involucran  experiencias personales controversiales, a veces  nos apasiona y pareciera que el disenso nos hiciera salir de “nuestras casillas”,.. a pesar de eso,  estamos muy claros en que no importan las diferencias  de ningún tipo entre los que muy a gusto trajinamos cotidianamente los contenidos de ATRIO,  y  lo que Sí VALE y es mucho más IMPORTANTE, es la EXPRESIÓN  y COMUNICACIÓN de cada quien;  el que TODOS  y CADA UNO, con la más auténtica libertad y respeto humanos, con confianza, con el deseo de compartir, de dar y obtener pistas o respuestas ante un hecho noticioso, tema o asunto dignos de análisis, una inquietud, alegría o angustia…, sintamos la “necesidad” de manifestarnos abiertamente, con toda amplitud, con nuestras ideas y comentarios, ante la seguridad de que vamos a aportarnos recíprocamente. Creo que todos estamos de acuerdo en que  ESO es lo que realmente VALE; y es así,  de “poquito en poquito”, como vamos diciendo QUIÉNES SOMOS… 

    BRAVO,  PARA TODOS!!!´
    María Luisa
            

Deja un comentario