Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5705 Artículos. - 91369 Comentarios.

Bergoglio, revolucionario a su modo

Vencidas las primeras reservas sobre su postura en la dictadura, verdaderamente es extraordianaria la buena acogida que ha tenido Bergoglio entre los teólogos progresistas y de la liberación. Ayer, tras la emotiva presentación del libro-homenaje que le hicimos en Valencia, Ximo García Roca, que lleva mucho tiempo apartado de ambientes eclesiásticos, citó tres veces palabras y gestos del papa Francisco. Yo mismo, que en ATRIO no silencio ni una de las opiniones que se inclinan a la desconfianza, no he dejado de proclamar mi esperanza de que cambie en la Iglesia católica su alianza con el capitalismo neoliberal y se animen o autoricen posiciones claramente  anticapitalistas en el mundo entero. Por eso es importante ver cómo juzga estas reacciones nuestras la derecha que aclamó a los dos últimos papas. Es muy significtivo este texto de Sandro Magister, un claro representante de ese sector de laicos arrodillados. Que abra entre nosotros el diálogo sobre cuál es la teología política del papa actual y si va a imponer su teología o va a permitir que se desarrollen también otras teologías. Los amigo argentinos, que deben conocer bien a Scannone y al Rector de la Universidad Católica Argentina, Víctor Manuel Fernández, que acaba de ser nombrado arzobispo (¿para darle algún importante cargo en Roma?), tienen la palabra. AD.


Bergoglio, revolucionario a su modo

Los teólogos de la liberación lo elogian, pero entre él y ellos hay un abismo. Los progresistas lo cuentan entre sus filas, pero él se mantiene alejado. El verdadero Francisco es muy distinto de lo que algunos imaginan

por Sandro Magister

ROMA, 16 de mayo de 2013 – En perdurable luna de miel con la opinión pública, el papa Francisco se ha ganado también el elogio del más combativo de los teólogos franciscanos, el brasileño Leonardo Boff: “Francisco dará una lección a la Iglesia. Salimos de un invierno rígido y tenebroso. Con él viene la primavera”.

En realidad, Boff abandonó desde hace tiempo el hábito franciscano, se casó y ha sustituido el amor por Marx por el amor ecologista por la madre tierra y el hermano sol. Pero es todavía el más famoso y el más citado de los teólogos de la liberación.

Cuando apenas tres días después de su elevación al papado Jorge Mario Bergoglio invocó “una Iglesia pobre y para los pobres”, parecía una cosa hecha su anexión a las filas de los revolucionarios.

*

En realidad, hay un abismo entre la visión de los teólogos latinoamericanos de la liberación y la visión de este Papa argentino.

Bergoglio no es un prolífico autor de libros, pero lo que ha dejado por escrito es suficiente y permite entender qué tiene en mente con su insistente mezclarse con el “pueblo”.

Conoce bien la teología de la liberación, la vio nacer y crecer también entre sus hermanos jesuitas, pero siempre marcó su desacuerdo con ella, inclusive al precio de encontrarse aislado.

Sus teólogos de referencia no eran Boff, ni Gutiérrez ni Sobrino, sino el argentino Juan Carlos Scannone, también jesuita y detestado, quien había sido su profesor de griego y que había elaborado una teología, no de la liberación sino “del pueblo”, fundamentada sobre la cultura y la religiosidad de la gente común, en primer lugar de los pobres, con su espiritualidad tradicional y su sensibilidad por la justicia.

Hoy, con 81 años de edad, Scannone es considerado el máximo teólogo argentino vivo, mientras que sobre lo que queda de la teología de la liberación ya en el 2005 Bergoglio concluyó su discurso de este modo: “Con el derrumbe del imperio totalitario del ‘socialismo real’, esas corrientes quedaron sumidas en el desconcierto, incapaces de un replanteamiento radical y de una nueva creatividad. Sobrevivientes por inercias, aunque haya todavía hoy quienes las propongan anacrónicamente”.

Bergoglio deslizó esta sentencia condenatoria contra la teología de la liberación en uno de sus escritos más reveladores: el prólogo a un libro sobre el futuro de América latina, el cual tiene como autor a su amigo más íntimo en la curia vaticana, el uruguayo Guzmán Carriquiry Lecour, secretario general de la Pontificia Comisión para América Latina, casado, con hijos y nietos, el laico de más alto rango en la curia.

A juicio de Bergoglio, el continente latinoamericano ya ha conquistado un puesto de “clase media” en el orden mundial y está destinado a imponerse todavía más en futuros escenarios, pero está socavado en lo que tiene de más propio, la fe y la “sabiduría católica” de su pueblo.

*

La trampa más temible la ve en lo que él llama “progresismo adolescente”, un entusiasmo por el progreso que en realidad se vuelve – dice – contra los pueblos y las naciones, contra su identidad católica, ya que “tiene relación con una concepción de la laicidad del Estado que más bien es laicismo militante”.

El domingo pasado rompió lanzas a favor de la protección jurídica del embrión, en Europa. En Buenos Aires no se olvida su tenaz oposición contra las leyes a favor del aborto libre y los matrimonios “gays”. En la promoción de leyes similares en todo el mundo él ve la ofensiva de “una concepción imperial de la globalización”, la cual “constituye el totalitarismo más peligroso de la posmodernidad”.

Es una ofensiva que para Bergoglio lleva el signo del Anticristo, como en una novela a la que le gusta citar: “Señor del mundo”, de Robert H. Benson, anglicano convertido al catolicismo hace un siglo.

En sus homilías como Papa, la más que frecuente referencia al diablo no es un artificio retórico. Para el papa Francisco el diablo es más real que nunca, es “el príncipe de este mundo” que Jesús ha derrotado para siempre, pero que todavía tiene libertad para hacer el mal.

En una homilía de hace algunos días ha formulado una advertencia: “El diálogo es necesario entre nosotros, para forjar la paz. Pero con el príncipe de este mundo no se puede dialogar. Jamás”.

__________

Esta nota se publica en “L’Espresso” n. 20 del 2013, y está disponible en los kioscos a partir del 17 de mayo, en la página de opinión titulada “Settimo cielo” confiada a Sandro Magister.

He aquí el índice de todas las notas precedentes:

> “L’Espresso” al séptimo cielo

__________

El libro:

Guzmán Carriquiry, “Una apuesta por América Latina. Memoria y destino históricos de un continente”, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2005.

__________

Dos recientes entrevistas al teólogo argentino Juan Carlos Scannone, la primera en inglés para “Zenit” y la segunda en italiano para “Il Regno”:

> Retired Teacher Remembers Young Jorge Bergoglio

> La teologia di Francesco

La continuidad entre el papa Francisco y la teología de Scannone ha sido puesta de relieve también por el cardenal Camillo Ruini, en una entrevista a “Il Foglio” del 26 de abril:

“En los años ’70 he dictado cursos monográficos, en Reggio Emilia y en Boloña, sobre la teología de la liberación, que en ese entonces estaba de moda en Italia. Por eso he estudiado un poco también la teología argentina, por ejemplo la elaborada por el jesuita Juan Carlos Scannone, quien fue profesor de Bergoglio. Ya entonces esta teología era reconocida como esencialmente diferente, porque no se basaba en el análisis marxista de la sociedad, sino sobre la religiosidad popular. Asimilar hoy la insistencia del papa Francisco sobre la pobreza y sobre la cercanía a los pobres con la teología de la liberación está totalmente fuera de lugar. Se trata, por el contrario, simplemente, de fidelidad a Jesús y al Evangelio”.

__________

Traducción en español de José Arturo Quarracino, Buenos Aires, Argentina.

27 comentarios

  • h.cadarso

      Cada cual  valoree el discurso de Francisco que llemos aquí a su manera. Yo estoy convencido de que el ex Benedicto XVI nunca, por nada de este mundo, habría dicho lo que ha dicho Francisco sobre los mercados, la regulación de las finanzas. etc. etc. etc. Es un lenguaje completamente nuevo, un salto de gigante en la cátedra de Roma. !Oole tus H. Francisco!
      Vale, siempre cabe más y mucho más. Siempre hay que mirar hacia el futuro, pero para ser justos y objetivos, conviene también echar una mirada atrás. ¿Acaso no habéis leído documentos y documentos de Benedicto XVI, y por eso no valoráis el avance que supone lo que ha dicho Panchito?

  • oscar varela

    Hola!
     
    Un amigo de Bs. As. me comenta:
     
    Según Página 12, el papa, en una reunión con embajadores, pronunció un discurso “anticapitalista”.
     
    ¿Se aventura el papa en un terreno novedoso y escabroso?
     
    Luego de un casi silencio de años acerca de la situación económica y social de la humanidad, las palabras del papa pueden parecer muy “progresistas”.
     
    A decir verdad, no hizo más que repetir la muy clásica “doctrina social de la Iglesia”, que fue enunciada a fines del siglo XIX por el papa León XIII.
     
    Aparentemente, habló de manera muy general, abstracta, “light”, sin denunciar hechos ni personas, ni proponer soluciones.
     
    Es una denuncia de la falta de virtud de parte de los humanos, sin analizar los mecanismos de la economía.
     
    En tal sentido, no es un discurso profético.
     
    Con todo, es mucho mejor que hacerse el distraído frente a los problemas de la humanidad.
     
    Y pienso que, a algunos los habitantes de Barrio Norte, las palabras del papa les debe producir una ligera inquietud.
     
    Si el papa volviera a hablar de la misma manera, o a ser más concreto acerca de estos temas, bien podría ser que algunos habitantes de Barrio Norte retiraran las banderas papales que colgaron de sus balcones.
    …………….

  • oscar varela

    Hola!
     
    Esta noche íbamos a ver con Olga un Film – Estreno en Stgo de Chile.
    http://www.tardesdecine.cl/?p=1454
     
    La pasión de Michelangelo”, un nuevo estreno chileno
     
    Una muy buena película chilena llega a las pantallas de cine. Se trata de una correcta recreación del cine de los años 80 y con uno de los milagros de esa década como protagonista:
     
     los supuestos avistamientos de la Virgen en Villa Alemana por parte del joven Miguel Ángel Poblete.
     
    El director chileno Esteban Larraín, quien antes hizo el documental “Alicia en el país”, maneja y dispone recursos para que nos adentremos en el mundo de esa pequeña localidad chilena, en medio de la dictadura de Pinochet y con un pueblo consciente de que el supuesto milagro es un bien de mercado, porque los pone en el mapa y las ventas de santos y estampitas crecen y el dinero ingresa.
     
    La pasión de Michenangelo” es eso y además se trata de un thriller con la investigación como columna vertebral, porque Patricio Contreras, qué gran actor, hace de un sacerdote que indaga con método científico aspectos de la fe en medio de una crisis propia y su deber es concluir si lo que hay al frente es un timo o un milagro.
     
    Sebastián Ayala, otro talento, es la joven sorpresa de esta película chilena pues su interpretación de Miguel Ángel es real y convincente y, claro, no exenta de un talento superior.
     
    La pasión de Michelangelo”, entonces, es una película chilena que quiere e intenta ser una radiografía social del Chile de los años 80, con apuntes políticos sobre el control de la dictadura, pero antes que nada, es una mirada a la fe y el camino del director Esteban Larraín es coherente con ese sentido.
     
    Asistimos a algo que parece un milagro, las nubes forman la imagen de la Virgen, hay ostias levitando y lo que queda, al final, es la posibilidad de lo increíble y sobrenatural, por ejemplo, en una tarde con lluvia y fría cuando la fe parece haberse ido por completo.
    ………………
     
    ¿¿¿??? – Oscar.

  • Rodrigo Olvera

    De acuerdo con Oscar… vale la pena que el artículo de Sergio aparezca en la columna central como una entrada propia. Hay muchos puntos valiosos a apropiarse y profundizar

  • oscar varela

    Hola!

    Aliento a leer el Artículo del Compa Sergio Zalba ¡¡¡IMPERDIBLE!!!

    ¿Y si la redacción Atrio lo hace Post?

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Sergio Zalba

    Hola Oscar Varela!
    No creo que este Fernández sea el que vos decís.
    Quien fue designado como arzobispo es Víctor Manuel Fernández, conocido como “Tucho” de sobrenombre. Es cordobés, no recuerdo de que diócesis, pero hace bastante que está en Bs. As. dando clase en la facultad de teología. Tiene unos cincuenta años. Fue presidente de la SAT (Sociedad Argentina de Teología) y recuerdo bien que ocupaba ese cargo cuando al ex cura Ariel Valdez, también de la SAT lo cuestionaron desde Roma junto con su obispo que era (es) del Opus, por decir que Adán y Eva no eran personajes históricos. ¿Y sabés que dijo en ese momento y ante esa situación?  NADA!!! Que el problema era solamente con su obispo y que ya iba a solucionarse.  Acá decimos “arrugó”,  “se fue al mazo”,  “lo dejó garpando”. Ese es el rector de la UCA nuevo arzobispo. Buen tipo, dicen, pero bien episcopable.

  • oscar varela

    Las Clases de Gera (y tal vez de Tello) terminaban con aplausos cerrados e interminables en el Seminario Mayor de Bs. As.

    También de otro llamado Trusso.

    Hablo de la década del ’60.

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola Sergio Zalba!

    ¿Este Víctor Manuel Fernández tiene algo que ver con un Fernández que era Profe de la UCA y tenía su Dpto. en Florida -Pcia. Bs, As- junto a la Iglesia que regenteaba el muy conocido y veterano Poli?

    La misma pregunta le voy a hacer al Cura de mi Pueblito de Tigre, pues solía acomañarlo a unas tertulias mensuales y “pastorales” que los curitas más rebeldones e ilustrados hacían en su Dpto.

    Este Fernández era muy cuestionado por sus Artículos. Pero entre Pizzas y empanadas charlabamos de estas cositas de la Pastoral en los Barios y ciudades. Yo ya estaba jubilado y requetejubilado de cura.

    Abrazo y ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • mª pilar

    ¡¡¡Gracias amigo Luis Gonzalez Moran!!!
     
    Es una gran alegría sentirle así, compartiendo sus deseos más profundos desde el corazón.
     
    Con serena paz y armonía ¡¡¡Gracias!!!
     
    Acompaño ese “sueño-deseo”…
     
    Un abrazo.
    mª pilar

  • Sergio Zalba

    1) Para quienes creemos que lo mejor para las iglesias y para el cristinismo serían los cambios de fondo y no de los de mera forma, Bergoglio, no es una buena noticia, todo lo contrario. (Bueno, de esto ya hablé en otras ocasiones…)
     
    2) ¿Que las formas a veces sirven y son preferibles unas a otras? Eso también lo creo, y en ese sentido podría ser mejor Bergoglio que sus predecesores. Pero también, claro, podría ser mucho peor si eso encandilase de tal modo que se creyese allí su actitud revolucionaria.
     
    3) Cierto que Bergoglio está mucho más creca de la llamada “teología del pueblo/cultura” que de la teología de la liberación.  Aquella ha conocido -entre otros- tres grandes y rfeconocidos mentores: Lucio Gera, Rafael Tello y Juan C. Scannone. Los dos primeros, curas diocesanos de BS. As. y el tercero, jesuita. Es desde este valiosísimo contexto teológico (llamado también  “teología argentina” y a la que adhiero en sus intuiciones fundamentales) que Bergoglio habla del “pueblo” o de los “pobres”. Pero la cuestión, al menos para mí, es la profundísima degradación que ha padecido esa reflexión teológica en los últimos diez años, más o menos. Se ha utilizado, según mi interpretación, para revalidar antiguos clericalismos y para cambiarle el pelo, pero no las mañas, al más clásico y acendrado conservadurismo teológico. Por si hay interesados, les ofrezco este artículo que escribí sobre esta misma cuestión días antes de la elección de Bergoglio-Francisco y que se publicó en la revista Vida Pastoral: http://www.san-pablo.com.ar/vidapastoral/?seccion=articulos&id=706

    4) Quien se atreva a leer el artículo citado, verá que además de referirme a Jorge Bergoglio, también menciono a Victor Manuel Fernández, quien trabajó en Aparecida codo a codo con Bergoglio como redactor. También él ha sido, desde hace años, reconocido en nuestro medio como un “teólogo abierto”. Sumamente prolífico como escritor de notas, libros y libritos había sido cuestionado por los ultraconservadores argentinos para su designación como rector de la UCA. Hoy Bergoglio reafirma su amistad designándolo arzobispo y como haciéndoles pito catalán a sus detractores. La verdad es que Víctor Fernández parece haber tenido mucha suerte, no somos pocos los que desde hace muuucho, estábamos convencidos de que uno de sus mayores intereses era el de ser obispo, y lo logró.

  • pepe sala

    AMEN!!!, Pepe Blanco…
     
    Buena copla aquella que se cantaba hace muchos años:
     
    ” Siéntate y espera “…

  • pepe blanco

    ¿Veis? Incluso el discurso de Luis González Morán es más revolucionario que el de Francisco… 😉
     
    Yo no espero que el papa les pida a los consejeros de las grandes compañías financieras e industriales que tienen que ser buenos y crear un orden más justo. Ni me parece demasiado relevante que lo pida (¿Cómo no iba a pedirlo, por otra parte?) Y no me parece relevante porque es altamente probable que los señores y las señoras que se reunen en Davos todos los años y los miembros del Club Bilderbeg, no le hagan ni puñetero caso.
     
    Yo lo que espero del papa es que les enseñe a todos esos pobres de los que tanto habla -y costa de los cuales tanto presume- cuáles son sus derechos y qué tienen que hacer para luchar por ellos.
     
    Yo, lo que yo espero del papa es que les diga a los católicos creyentes por qué el obispo de Roma no ha firmado la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y si él piensa hacerlo.
     
    Yo lo que espero del papa es que matice la probabilidad de que, en unos años, haya una obispa de Roma, y qué va a hacer él para que eso suceda.
     
    Yo, lo que espero del papa, es que inste a sus fieles católicos a que abandonen ls caminos de la magia y los caminos de las palabras huecas que les dirige todos los días desde la capilla de Santa Marta y se lancen, por fin, por los caminos elevados e íntimos de la espiritualidad mística.
     
    Yo, en fin, lo que espero del papa, es que deje de tratar a los pobres y la los menos pobres, como débiles mentales y como simples ignorantes que miran hacia él boquiabiertos en este repentino ataque de hipnosis colectiva en el que muchos parecéis haber entrado desde el momento en que Francisco salió al balcón de San Pedro con unos zapatos usados.

  • roman diaz ayala

    Quiero dar al comentario de francisco asensi toda la relevancia que me merece.
    el guión es muy sencillo y así le da mayor valor a su reflexión.
    Jesús patrimonio de la humanidad.
    fuera de la Iglesia Jesús no es posible ( lo rebate – no lo acepta)
    Quienes afirman esto se fundamentan en que Jesús fundó la Iglesia y ello no es cierto.
    El Concilio de Nice divinizo a Jesús.
    Antes, es posible que ya lo hiciera San Pablo (Sa le otra vez la persona de Saulo como el refundidordel Cristianismo)
    Pero Jesús, era sólo humano.
    ………….
    Existe una religión organizada ( que tiene diferentes ramas) que atribuyen a Jesús de Nazaret su  fundación. No que se basen en su doctrina y enseñanzas, sino que él mismo la fundó.
    Jesús es así el fundador, o el maestro que inició con su persona o su influencia  una de las grandes religiones históricas, y por tanto es Patrimonio de la Humanidad. ¿Quién lo pone en duda?
    ¿Qué es la Iglesia? ¿Cuál es su naturaleza? Cristo no la fundo .
    Lo digo en el sentido de que no se dedicó a organizar,  cosa que hicieron quienes se convirtieron luego  en sus discípulos/as y seguidores. Cristo no fundó, erigió, edificó sociedades de hombres, ni la católica romana, ni la ortodoxa, ni a los Santos del los ültimos días.
    Jesús engendró a su Iglesia, que nació de su costado abierto en la cruz, y es por tanto de naturaleza espiritual y tiene un carácter sobrenatural.
    entonces, ¿Era Jesus, por supuesto enteramente un hombre, de un origen o naturaleza trascendente?, ¿Que venía de arriba?
    Responder a esta custión, y no despacharla sin una consideración más profunda, y con unos rasgos-incidios- históricos, es fundamental.
    ¿Nos atrevemos a hacerlo, o damos por supuesto que ya está descartado, todo o que no sea enteramente y solo humano?
    roman

  • Luis Gonzalez Moran

    Me ha interesado mucho este hilo.
    La pregunta es sencilla: el papa Francisco ¿es un revolucionario o no lo es?
     Claro, que antes de seguir adelante, habría que preguntarse: ¿son armonizables las palabras, conceptos y contenidos “Papa” y “revolucionario”?
    Vaya por descontado que mi respuesta será positiva: yo creo que sí que debe serlo. Únicamente que el bueno de Francisco debería ser consciente de que de él se espera (yo, al menos, así lo espero) que haga la revolución “al estilo” de Jesús, que parece también tenía hechuras de revolucionario frente al fariseísmo, los sacerdotes de su tiempo y un culto “vacío”. Y así le fué al amigo.
    Hay un viejo grito, muy ambicioso,  del Apocalipsis (21,5): ecce nova facio omnia. Hacer nuevas, o de nuevo, todas las cosas. Hace falta mucho coraje para acometer la tarea, pero sobre todo hace falta mucha claridad de ideas y saber qué se quiere. Ha cambiado mucho el mundo desde San Pedro, Lino, Clemente, Evaristo, Alejandro, Sixto, Clemente y Telesforo, los primeros papas.
    Yo he hecho un juego de sustitución: para recrear mejor la situación he pensado como en una ráfaga de percepción (pensar es gratis y estimulante) que yo estaba por un momento meditativo en la piel del Papa Francisco y al hacer por la noche mi examen de conciencia me preguntaba: “compañero, ¿para qué me han elegido Papa, qué debe esperar legítimamente de mí la comunidad de creyentes?”
    Y yo me (y le) contestaría: en buena ley, es decir leyendo a derechas el evangelio, te han elegido para que las gentes sean más felices, “broten la justicia y la paz en la tierra”, “la justicia y la paz se besen”, se evite el sufrimiento evitable, haya más igualdad, solidaridad y amor en el mundo y las personas puedan ir descubriendo la presencia/ausencia de Dios en sus vidas y cese la violencia y dominio de unos hombres/mujeres sobre otros/as y el mundo sea casa más habitable para todos.
    Y ya sabes: la bendición urbi et orbi, el nombramiento de obispos, la redacción de las Encíclicas y Cartas Apostólicas, las audiencias de los miércoles, la solución del conflicto con las Hermanas religiosas norteamericanas, el disgustillo con el Arzobispo de San Juan de Puerto Rico, la purificación de la curia, la purificación de la pederastia, el desnudamiento de boatos y antiguallas medievales, la renovación de la liturgia, los zapatos viejos, la cruz  pectoral de hierro, el vivir en Santa Marta, la gestión de los bienes de la Iglesia, la necesaria colegialidad, la auténtica santificación de la Iglesia, la apertura al mundo en un plano de igualdad, la lucha por la justicia, el desnudamiento de las diversas formas de poder, un verdadero ejercicio de servicio a la comunidad humana, sobre todo a los más desfavorecidos y humillados… eso todo debe contribuir al desarrollo del proyecto de Jesús, que es lo único que realmente nos debe interesar. Y ese proyecto pasa necesariamente por el abrazo con la humanidad, de la que formamos parte en igualdad con todos los hombres y mujeres. No somos mejores que los demás, ni tenemos un pedigree adicional
    No sé para te hago, Francisco, tan largo el recordatorio… con tener delante lo que realmente es la Constitución de la Iglesia que son las Bienaventuranzas… es suficiente.
    Ánimo, no estás solo. Te escribo esta carta en la víspera de la fiesta de Pentecostés: el Espíritu Santo no bajará hacia ti en forma de paloma, sino que está ya dentro de ti, instalado en tu cabeza y en tu corazón, que es desde donde debe hablar.
    Muchos estamos contigo, con muchos silabarios, abecedarios, lenguajes y tics distintos, a veces esperanzados, a veces soñolientos, a veces entusiasmados, a veces decepcionados, con heridas y cicatrices de muy diversas batallas, pero siempre sabiendo que mañana… será de día.
    BUEN DIA DE PENTECOSTES… INCLUSO PARA QUIENES NO CREEN EN “LA PALOMA”.

  • ana rodrigo

    De acuerdo con Asensi, si se volviese a leer el NT en su sustancia, ni el Papa ni el resto de la Jerarquía, que son los que toman las decisiones, tendrían problema ni dudas de qué hacer y qué dejar de hacer.
     
    Desde el primer concilio de Nicea no ha habido quién pare el deterioro de la conformación del movimiento de el Galileo. Este concilio lo convocó un Emperador, se pasó el título de hijo de Dios del emperador a Jesús, se estructuró la institución al estilo civil del poder constituido (hasta hoy las vestimentas “sagradas” son romanas), hasta se hizo un Dios Uno y trino, incluso con cierta jerarquía entre las personas de la Trinidad, etc. etc.
     
    ¿Cómo vamos a pensar que un solo hombre, el Papa, sea el que sea, va a sacar la varita mágica y va a hacer borrón y cuenta nueva? Con que este Papa abriera las puertas de la libertad de investigación y expresión de teólogos y de teólogas, las cosas podrían empezar a caminar…, con un larguísimo y difícil camino por delante. Siempre saldrá el Lefevre de turno para poner palos a las ruedas.

  • francisco asensi

    JESUS, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD
    “Encontrar a Jesús fuera de la Iglesia no es posible. Es absurdo amar a Jesús sin la Iglesia”
    Me han chocado estas palabras del papa Francisco. Me han recordado a las de Benedicto XVI en su desafortunado Dominus Jesus y aquel aforismo teológico, no menos inoportuno, de “Extra Ecclesiam, nulla salus”.
     
    Antes de exponer mi reflexión sobre dichas palabras, confieso que estoy con aquellos que, llenos de ilusión y esperanza, piensan que el papa Francisco está abriendo las ventanas del Vaticano (cerradas en tiempos de Juan Pablo II y Benedicto XVI) y que de nuevo comienzan a correr vientos frescos en la Iglesia Católica.
    Dicho esto, ahí van las preguntas que me hago.
     
    ¿Quién y en nombre de qué derecho puede monopolizar la figura de Jesús y su mensaje, excluyendo a los demás? No dijo Jesús a sus discípulos celosos y excluyentes: “quien no está contra mí, conmigo está”?  Jesús es patrimonio de la Humanidad.
     
    Leyendo los Evangelios, nadie puede afirmar categóricamente que Jesús fundase una iglesia. Estamos tan acostumbrados a la Iglesia Católica que ni cuenta nos damos de la aberración que suponen sus lujos, ceremonias principescas, las soberbias catedrales (levantadas más por la arrogancia de los obispos que por la fe de los fieles).
     
    ¿Cómo iba a fundar una Iglesia quien pasó su vida fustigando a los Sumos Sacerdotes y su Templo, del que dijo que no quedaría piedra sobre piedra? ¿Cómo iba a fundar una Iglesia quien le dijo a la samaritana: “viene la hora cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre… Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad”? Jesús predicó el amor y la compasión, pasó su vida haciendo el bien, tomó partido por los pobres y desheredados, invitó a quien quisiera seguirle a hacer lo mismo… Lo suyo fue un movimiento, no una religión burocratizada, una religión más.
     
    Fue en el 325, a raíz del concilio de Nicea que diviniza a Jesús, cuando el cristianismo se organiza como religión y los obispos se convierten en sus funcionarios. Fue en el concilio de Nicea, (si no fue ya desde los tiempos de san Pablo), cuando nace una Iglesia que poco tendrá que ver con el Evangelio.
     
    Finalizo mi comentario, citando una vez más la frase de A. Loisy, que, como slogan, ha sido repetida hasta la saciedad: “Jesús predicó el reino, y vino la Iglesia”.
     
    Francisco Asensi
    http://franciscoasensi.blogspot.com
     
     

  • pepe blanco

    “… Los conservadores apoyaban a Luigi Lambruschini, cardenal obispo de Sabina y secretario de Estado del papa Gregorio XVI. Los liberales, en cambio, apoyaban alternativamente a dos candidatos: a Tommaso Pasquale Gizzi, cardenal del título de Santa Pudenziana y antiguo nuncio apostólico el el reino de Cerdeña, y al cardenal Mastai Ferretti. […] Llegado el cónclave a un punto muerto a causa del desacuerdo, los liberales y moderados decidieron votar por Mastai Ferretti, una decisión que fue contraria al sentir de buena parte de los gobiernos de Europa. El segundo día del cónclave, el 16 de junio de 1846, Mastai Ferretti fue elegido papa con una mayoría de 36 votos, mientras que Lambruschini sólo obtuvo diez; […] A la mañana siguiente, se anunció la elección del cardenal Mastai Ferretti ante lo que debió ser una sorprendida multitud de católicos. Por supuesto, cuando el nuevo papa apareció en el balcón, el clima fue de júbilo. Mastai Ferretti escogió el nombre de Pío IX. […]

    Pío IX tenía fama de ser un hombre culto, al ser elegido proclamó una amnistía para los presos con delitos políticos e instituyó La Consulta, una cámara deliberante de representación popular (pero elegida no por sufragio universal, sino censitario) que propició una mayor participación ciudadana en el gobierno de los Estados pontificios. También abolió el antiguo gueto judío de Roma. Para sus propósitos liberalizadores tuvo que pugnar arduamente con la propia curia romana,[…]

    En 1864 Pío IX promulgó la encíclica Quanta cura que lleva como apéndice el celebérrimo Syllabus erroroum, compendio de ochenta proposiciones condenatorias de las doctrinas del momento. […]

    Otras acciones a destacar de este papa son la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción (encíclica Ineffabilis Deus de 8 de diciembre de 1854) y la convocatoria del Concilio Vaticano I (18691870), donde se definió la infalibilidad papal para sus pronunciamientos ex cathedra -circunstancia ésta que se produce en contadísimas ocasiones- y el fortalecimiento del primado romano (constitución apostólica Pastor aeternus de 18 de julio de 1870). El Concilio también recogió las tesis del Syllabus y mediante la constitución Dei Filius (De fide catholica) reconocía a los Romanos Pontifices el primado de jurisdicción sobre todos los obispos, tanto individual, como colectivamente considerados. […]” (http://es.wikipedia.org/wiki/P%C3%ADo_IX)
     
     
    Cuando no aprendemos de la historia, es probable que estemos condenados a repetirla.

  • X. Gundín

    De un Papa se espera que invoque, evoque y exhorte. Forma parte principal de su papel.
    Su invocaciones, evocaciones y exhortaciones acostumban a ser lucidas, de buenas intenciones y gusto refinado.
    Pero no son trigo. Que se repita lo de los panes y los peces…se verá. No anticipen.

  • Rodrigo Olvera

    Olga
     
    Me ha gustado mucho tu resumen calzador  (iba a decir resumen zapatero, pero podrían ofenderse algunas personas, pensé entonces en decir resumen zapatista, pero podrían ofenderse otras personas).
    Por lo menos estos zapatos nuevos no son Prada 😉
     
     
     
     

  • Rodrigo Olvera

    Siempre es interesante leer a Franz.
     
    Sobre el contenido del discurso de Bergoglio, como opinión global es que me ha gustado. Hay muchas expresiones que me gustan. Hay otras que me preocupan, como aquello de que la ética conduce a Dios, o el hablar de ética no ideologizada. Me parece que esas expresiones están en el contexto de retomar iniciativa en la disputa cultural: la lucha compartida con Ratzinger y Wojtila de que la (única) ética que puede servir de fundamento a un orden internacional (o europeo, en su momento de discusión por la pretensión de una constitución europea) es la ética de inspiración cristiana y no las éticas de inspiración laicas como la marxista y otras; o la expresión de que lo que está detrás de la crisis y el consumismo sea el rechazo a Dios. Aclaro: es cierto que para un creyente en Jesús, poner al dinero antes que las personas es una forma de rechazar a Dios; pero de ahí no se sigue que todo rechazo a Dios produzca consumismo o idolatría del dinero. Por el contrario, en el movimiento que busca cambiar el consumismo y la tiranía de los mercados hay muchas personas que son ateas.
     
    Ahora, nada de lo que ha dicho aquí Bergoglio es ajeno a lo que han dicho Ratzinger (Deus caritas est) y Wojtila (Sollicitudo rei socialis). ¿Diremos ahora que la teología de Ratzinger y Wojtila es teología de la liberación?

     
    Jon Sobrino ha venido advirtiendo de un proceso de “dulcificar” y “domesticar” a Romero, hasta hacerlo aceptable. Y lo mismo pasa con la teología de la liberación. [Ya Ratzinger pretendió distinguir entre una teología de la liberación aceptable y buena, de teologías de la liberación ideológicas y heréticas].  Afirmar como hace aquí Bergoglio que los ricos deben “promover” a los pobres está a años luz de afirmar que los pobres son sujetos y no objeto de su propia liberación.
     
    La teología de la liberación no es simplemente una teología de ayuda o caridad a los pobres. Es la reflexión teológica de un hecho sociopolítico: los movimientos populares de liberación.  En el discurso de Bergoglio no hay un sólo punto de contacto con los procesos populares de liberación. No he visto ya referencias a esta realidad en ninguno de sus discursos como obispo de Roma ni en sus discursos como arzobispo de Buenos Aires.
     

  • Invito a los lectores de tomar conocimiento de la intervención del papa Francisco a los embajadores, el dia 16 de mayo. Recomiendo leerlo directamente en su texto.
    http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2013/05/16/francisco-reclama-a-los-politicos-un-valiente-cambio-de-actitud-para-reformar-la-economia-mundial-religion-iglesia-pobres-lideres-.shtml
    Algo de valiente de parte del papa Francisco.

  • olga larrazabal

    En otras palabras, la alegría más grande viene cuando después de varias décadas de usar zapatos incómodos de varia tallas más pequeñas, te los sacas, y te muestran un par que no sabes si te calza, pero estás tan feliz de haberte liberado de los otros, y  estos se ven algo más grandes, y puede que me queden bien, ¡ Ay! qué feliz estoy! Y todo ésto sin ni si quiera haberlos usado por una temporada razonable.

  • Franz Wieser

    [Franz Wieser, desde Perú, nos envía por correo electrónico este comentario que viene como anillo al dedo en este post.
    Yo había leído antes ese texto y pensaba comentarlo. Quisiera que se pudiera leer con los resaltados que ha puesto Franz. Vamos a ver. AD]

    Francisco reclama a los políticos un “valiente” cambio de actitud para reformar la economía mundial

    Me alegra acogerlos con ocasión de la presentación de las Cartas que los acreditan como Embajadores extraordinarios y plenipotenciarios de sus respectivos países ante la Santa Sede: Kirguistán, Antigua y Barbuda, el Gran Ducado de Luxemburgo y Botswana. Las amables palabras que me han dirigido y que agradezco profundamente, testimonian que los Jefes de Estado de sus países tienen el anhelo de desarrollar las relaciones de estima y de cooperación con la Santa Sede. Les agradezco que ustedes quieran transmitirles mis sentimientos de gratitud y respeto, asegurando mis oraciones por ellos y por sus conciudadanos.

    Señores Embajadores, nuestra humanidad está viviendo en la actualidad como un momento álgido de su propia historia, teniendo en cuenta los avances registrados en diversos campos. Debemos alabar los logros positivos que contribuyen al auténtico bienestar de la humanidad, como por ejemplo en los ámbitos de la salud, de la educación y de la comunicación. Sin embargo, también hay que reconocer que la mayoría de los hombres y de las mujeres de nuestro tiempo siguen viviendo en precariedad cotidiana, con consecuencias funestas. Algunas patologías aumentan, con sus consecuencias psicológicas, el miedo y la desesperación se apoderan de los corazones de numerosas personas, incluso en los llamados países ricos; la alegría de vivir va disminuyendo; la indecencia y la violencia aumentan; la pobreza se vuelve cada vez más impactante. Se tiene que luchar para vivir, y, a menudo, para vivir sin dignidad. Una de las causas de esta situación, en mi opinión, se encuentra en nuestra relación con el dinero y en nuestra aceptación de su imperio y dominio en nuestro ser y en nuestras sociedades. De este modo, la crisis financiera que estamos viviendo, nos hace olvidar que su primer origen se encuentra en una profunda crisis antropológica ¡en la negación de la primacía del hombre! Hemos creado nuevos ídolos. La adoración del antiguo becerro de oro (cf. Ex 32, 15-34) ha encontrado una imagen nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin rostro y sin un objetivo verdaderamente humano.
    La crisis mundial que afecta las finanzas y la economía parece poner de relieve sus deformidades, y, sobre todo, la grave falta de su orientación antropológica, que reduce al hombre a una sola de sus necesidades: el consumo. Y peor aún, el ser humano es considerado hoy como un bien en sí que se puede utilizar y luego desechar. Esta deriva se verifica a nivel individual y social. Y además ¡es promovida! En este contexto, la solidaridad, que es el tesoro de los pobres, se considera a menudo contraproducente, contraria a la racionalidad financiera y económica. Al tiempo que los ingresos de una minoría van creciendo de manera exponencial, los de la mayoría van disminuyendo. Este desequilibrio proviene de ideologías que promueven la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera, negando de este modo el derecho de control de los Estados, aun estando encargados de velar por el bien común. Se instaura una nueva tiranía invisible, a veces virtual, que impone de forma unilateral y sin remedio posible, sus leyes y sus reglas. Además, la deuda y el crédito alejan a los Países de su economía real y a los ciudadanos de su poder adquisitivo real. A todo ello se añade, una corrupción tentacular y una evasión fiscal egoísta, que han asumido dimensiones mundiales. El afán de poder y de poseer se ha vuelto sin límites.

    Detrás de esta actitud se encuentra el rechazo de la ética, el rechazo de Dios. ¡Igual como la solidaridad, la ética molesta! Se considera contraproducente; demasiado humana, porque relativiza el dinero y el poder; se ve como una amenaza, porque rechaza la manipulación y el sometimiento de la persona. Porque la ética lleva hacia Dios, que está fuera de las categorías del mercado. Dios es considerado por estos financieros, economistas y políticos, como no manejable, incluso peligroso, ya que llama al hombre a su plena realización y a la independencia de cualquier tipo de esclavitud. La ética -una ética no ideológica, naturalmente – permite, en mi opinión, crear un equilibrio y un orden social más humano. En este sentido, animo a los expertos financieros y a los líderes gubernamentales de sus países a considerar las palabras de San Juan Crisóstomo: “No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles sus vidas. No son nuestros los bienes que poseemos, sino suyos” (Homélie sur Lazare, 1, 6: PG 48, 992D).

    Queridos Embajadores, sería conveniente realizar una reforma financiera que fuera ética y, a su vez que comportara una reforma económica saludable para todos. Sin embargo, esto requeriría un cambio audaz de actitud de los dirigentes políticos. Les exhorto a que afronten este reto, con determinación y visión de futuro, por supuesto, teniendo en cuenta la naturaleza específica de sus contextos. ¡El dinero debe servir y no gobernar! El Papa ama a todos, ricos y pobres; pero el Papa tiene la obligación, en nombre de Cristo, de recordar que los ricos deben ayudar a los pobres, respetarlos, promoverlos. El Papa insta a la solidaridad desinteresada y a un retorno de la ética en favor del hombre en la realidad económica y financiera.
    La Iglesia, por su parte, siempre trabaja para el desarrollo integral de cada persona. En este sentido, ella recuerda que el bien común no debe ser una simple suma, un simple esquema conceptual, de calidad inferior, añadido a la agenda política. La Iglesia anima a los gobernantes a estar verdaderamente al servicio del bien común de sus pueblos. Exhorta a los dirigentes de las realidades financieras a tomar en consideración la ética y la solidaridad. ¿Y por qué no acudir a Dios para inspirar los propios diseños? Se formará una nueva mentalidad política y económica que ayudará a transformar la dicotomía absoluta entre lo económico y lo social en una sana convivencia.

    Por último, saludo con afecto, a través de ustedes, a los Pastores y los fieles de las comunidades católicas en sus países. Les insto a continuar su testimonio valiente y gozoso de la fe y del amor fraternal enseñados por Cristo. ¡No tengan miedo de ofrecer su contribución al desarrollo de sus países a través de iniciativas y actitudes inspiradas en las Sagradas Escrituras!
    Y en el momento en que comienzan su misión, les ofrezco, señores Embajadores, mis mejores deseos, asegurando la cooperación de la Curia Romana para el cumplimiento de su función. Con este fin, de buen grado, invoco sobre ustedes y sus familias y sus colaboradores, la abundancia de las bendiciones divinas.

    Mi comentario:
    Este mensaje vale una Encíclica social puesta al día.
    Que los miembros de la Iglesia, pastores y pueblo, no tengan miedo de cumplir su rol de buenos ciudadanos con creatividad y espíritu crítico, impulsados por y conforme con su fe.
    Es teología de liberación de los marginados
    .

  • Rodrigo Olvera

    ¿Soy sólo yo o alguien más percibe un deslinde de ciertas expresiones de los movimientos y  teologías de la liberación cuando Bergoglio ha advertido en contra de la “ideología de la pobreza”?
     
    Hay muchas expresiones de Sandro Magister en esta entrada que no comparto. Entre otras, no es homogénea la aceptación de Bergoglio entre teólogos progresistas; ni es homogéneo que progresistas le cuenten entre sus filas. Hay muchos  grados en las reacciones.  ¿No se acusaba hace poco en un comentario acá en Atrio de lloriqueos a Jon Sobrino por decir que Bergoglio no es Romero ni Angelleli? ¿No escribía Tamayo que en principio motivos de esperanza ninguno, sino de escepticismo?  En medio, hay una amplia gama de reacciones de dar el beneficio de la duda, de ir analizando los signos preocupantes pero manteniendo la esperanza por los signos favorables; como hace González Faus y Antonio Duato.
     
    Sin embargo, me parece que Sandro acierta en señalar que quienes consideran a Bergoglio como perteneciente a la Teología de la Liberación y al progresismo, se equivocan de cabo a rabo.
     
    Yo comparto con Antonio -lo he dicho antes- que lo que parece una esperanza razonable es más bien que sin ser progresista, deje margen de actuación sin reprimir en la forma que hicieron los dos anteriores. Y aún así, creo que sí habrá algunos castigos selectivos, aquí y allá.

  • Sabido es que Bergoglio no es un teólogo de la liberación. Es sólo una puerta de esperanza a una eclesiología nueva que pueda caminar por senderos de comprensión y apertura. Una puerta que se abre, siempre es importante. Hasta hace dos meses, las puertas estaban cerradas “a canto” y con guardias suizos defendiéndolas.
    La esperanza renació en muchos y mientras haya esperanza habrá vida.

  • pepe blanco

    Si os contentáis con un papa que no sea neoliberal, pues vale, a lo mejor veis vuestros deseos satisfechos. ¿Ha dicho algo Francisco al respecto? En cualquier caso, para mí, eso no sería en absoluto suficiente.

Deja un comentario