Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 26-7-19, 22:56

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4913 Artículos. - 79049 Comentarios.

Premios a la natalidad en lógica capitalista

logoEl presidente Piñera de Chile es claramente de derecha, uno de los hombres más ricos del país y muy vinculado al Opus Dei. Ahora está preocupado porque puede bajar la natalidad y dejarles sin mano de obra barata. Y se le ha ocurrido  —lo han hecho todos los dictadores de derecha— premiar a las familias numerosas. Con un bono de menos de 160 € (¿bono único o mensual?) por el nacimiento del tercer hijo de una pareja legítimamente casada. Lo ha anunciado como un gran triunfo político (vídeo de CNN) ¡Ridículo! Pero una famosa feminista, Vanessa Rivera de la Fuente, le contesta con esta carta abierta que nos  envía Olga Larrazábal. Una ocasión más para reflexionar sobre eonomía e ideología conservadora..

Para Su Excelencia el Presidente de la República de Chile, Señor Sebastián Piñera Echeñique:

Usted ha hecho un anuncio apocalíptico: Hay que aumentar la tasa de natalidad en Chile, si no queremos enfrentarnos al desastre económico de un “Crecimiento Negativo” a futuro. Por lo tanto, a su equipo de creativos publicitarios se les ocurrió diseñar la siguiente política pública para evitar la debacle del Establishment : Van a pagar un bono de $100 mil pesos al nacimiento del tercer hijo, que llegará a $ 200 mil con el nacimiento del quinto hijo.

Me pongo a reflexionar a partir de su anuncio. Lo primero que se me viene a la mente es la época de la dictadura, usted debe recordarse muy bien, cuando existía el CEMA Chile, que eran grupos de señoras que, patrocinadas por la Primera Dama de la Nación Señora Lucía Hiriart de Pinochet, se dedicaban a tejer ajuares de bebé y a bordar manteles y baberos, que regalaban a familias de escasos recursos, cuyos retoños tenían la suerte de ser apadrinados por el Dictador con uniforme color rata, AKA Pinochet.

En ese tiempo, me preguntaba que ganaban esos recién nacidos colorados y llorones, que reventaban en chillidos frente a las cámaras del noticiero, cuando Pinochet los tomaba en sus brazos, anunciando a los cuatro vientos su regocijo por la llegada de un nuevo ciudadano.

Se lo menciono, porque su anuncio sigue la linea de toda tendencia conservadora y fascistoide, que concibe a los niñ@s como una inversión a futuro para el Estado: Ya sea para engrosar las filas de la legión romana, debatir en la Polis griega, militantes nuevos para el Partido nazi, soldaditos para Pinochet o trabajadores de bajo costo para los Mall de Horst Paulmann, las políticas de natalidad de todo gobierno facha se diseñan en base al concepto de la persona como un instrumento útil a fines superiores.

Parece que, después de todo, las mujeres no hemos hecho lo suficiente por Chile, ya que nuestro único deber es parir hasta la muerte; si no lo hacemos, el futuro del país se pone en riesgo. No quiero suponer que piensa de mi, ya que yo tengo una sola hija. Si a mi flojera reproductiva, le suma que soy de izquierda y totalmente anti-imperialista, anti-fascista, anti-capitalista, anti-patriarcal, tal vez califique para uno de los delirios paranoicos de Hinzpeter sobre seguridad nacional.

De nuevo, somos las mujeres las culpables de que este país enfrente un potencial desastre de proporciones, en el mediano y largo plazo. Las mujeres, siempre las mujeres, que retardamos la maternidad por estudiar y trabajar; las mujeres, que trabajamos más por menos dinero; las mujeres, que tenemos doble jornada… en fin.

Usted, señor presidente, sugiere que las mujeres y nuestra resistencia a tener hijos impactarán el “Crecimiento negativo” del país a futuro ¿ESTÁ SEGURO?

Seamos serios, usted dice que hay que aumentar la tasa de natalidad en Chile, si no queremos enfrentarnos al desastre económico… que afectaría a los que siempre se han beneficiado de las ventajas del capitalismo, entre ellos usted mismo: Se están quedando sin trabajadores para explotar, por eso les interesa fomentar la natalidad. Para asegurar las ganancias de sus empresas. A usted no le interesa el desarrollo de las mujeres como madres, sino asegurarse que los grandes capitales tengan suficiente mano de obra barata, que alimente el sistema que los enriquece y mantenga en el punto justo la brecha de desigualdad, en la cual todo abuso se vuelve relativo.

Nos está pidiendo que pongamos nuestros úteros al servicio de su cuenta bancaria, para evitar el “Crecimiento Negativo”.

“Crecimiento negativo” dice usted. Usted hasta la maternidad la piensa en términos económicos. Lo único negativo, señor Piñera, es la dificultad que encontramos las mujeres para crecer en este país, por ejemplo:

Crecimiento negativo, es carecer de derechos reproductivos y pagar con la cárcel o la muerte un aborto mal hecho.

Crecimiento negativo, es que miles de mujeres en Chile, tengan que peregrinar entre abogados de la Corporación de Asistencia Judicial y los tribunales, porque los padres de sus hijos nunca han pagado una pensión de alimentos. Sin embargo, para los bancos y las Multitiendas, todos esos padres son personas dignas de confianza y responsables.

Crecimiento negativo es lo que sienten las miles de mujeres inteligentes y capacitadas, que no pueden encontrar un trabajo en condiciones dignas en su propio país, porque son mayores de 35 años.

Crecimiento negativo es que se anuncie un bono, como el de $40.000 pesos y yo tenga que pelearme con la funcionaria del INP, porque ella considera que no debe dármelo, a pesar de que la ley lo ordena.

Crecimiento negativo es que a iguales capacidades – e incluso a mayor capacidad- la paga de las mujeres sea menor, a lo que se suma la doble jornada y los contratos tercerizados, que nos convierten en herramientas desechables sin derechos.

Crecimiento negativo es la dificultad que tenemos las mujeres solas, de conseguir un crédito para comenzar un negocio.

Crecimiento negativo es que el apellido, el barrio donde se vive, la apariencia y la clase social sean más importantes en la evaluación de una profesional que su experiencia y preparación.

Crecimiento negativo es la suma entre mujer, madre, contratos basura y horario de Mall.

Crecimiento negativo es que las mujeres en edad fértil somos rechazadas de los planes de cobertura de la medicina privada, por que generamos gastos.

Crecimiento negativo es que podamos enviar a nuestros hijos e hijas gratis al Jardín Infantil y luego no poderles pagar la universidad.

¿Y usted quiere que, así y todo, tengamos más hijos? ¿Sin solucionar nada de lo anterior quiere que aportemos con una maternidad más productiva? ¿Me puede decir como hacemos eso? ¿ No será un poco caradura?

Para usted y su gente, me refiero a Lavín, Golborne, Longueira y demás privilegiados, es fácil decir que la sustentabilidad de la economía depende del útero de las mujeres. Ni ustedes, ni sus mujeres crían a sus hijos e hijas. Para eso tienen nanas.

Es fácil para una mujer como las suyas, “prestar el cuerpo” para tener tres hij@s o más, cuando se tiene un esposo millonario que puede ahorrarles las molestias de tener que trabajar y hacerse cargo de varios hijos al mismo tiempo, de los desvelos y el sarampión, sin tener que pensar en pagar dividendos ni hipotecas, ni vivir con el miedo a enfermarse o a quedar embarazada y que, a la larga, perdamos el trabajo y el sustento por ello.

Es fácil planificar familia, cuando no se es parte de ese grupo de ciudadanas y ciudadanos sobre cuyas espaldas y a costa de sus pulmones ustedes y sus esposas construyen la seguridad económica y familiar que les permite tener familias numerosas.

Por más bonito que parezca este anuncio, lo que esconde es el horror de la ideología fascista barnizada con brillos de progreso, que usted representa :

El BonOpusDei que usted ha anunciado, es para mujeres casadas como “Dios manda”. Concubinas y madres solteras, quedan fuera de este beneficio. A pesar de que somos, al menos, un tercio de las madres chilenas. Tampoco beneficia a las mujeres trabajadoras que ya tienen uno o dos hijos, sino a las que tengan más de tres.

¿Por qué esperar a que se llenen de hijos y no apoyar la maternidad sin importar el número de hijos? ¿Por qué no apoyar a las mujeres, tengan hijos o no?

Por que no les interesa que las mujeres trabajen ni hagan carrera, no les interesa que las mujeres puedan decidir sobre la maternidad de manera libre y voluntaria, no les interesa apoyar a las madres trabajadoras, a las jefas de hogar ni a las profesionales.

Y, déjeme decirle, el bono en la práctica no sirve para nada: ¿Va a pagar 200 mil pesos, una vez en la vida, para la crianza de un niño o niña que cuesta, en promedio, 10 millones de pesos? ¿Cuál es el beneficio?

Yo creo saber cual es el beneficio. El bono de maternidad que usted ha anunciado, asegura la disponibilidad de esclavos por generaciones.

A usted le interesa que las mujeres volvamos al espacio privado y les dejemos a los hombres el dominio del espacio público, para que sigan decidiendo por nosotras como hasta ahora, pero sin marchas para el día de la mujer. Una mujer con 5 hijos no tiene tiempo de ir a protestar.

El bono de maternidad propuesto en su discurso, atenta contra las posibilidades de desarrollo de las mujeres: Usted nos quiere como madres y esposas, encerradas en casa y sin tiempo para pensar en otra cosa más que en criar y “prestar el cuerpo” a los maridos, para producir vida en el nombre de la Patria.

Siguiendo su lógica, el impacto económico de esta medida en las cuentas corrientes del quintil más rico de Chile, serían importantes, en términos de ahorro:

Si las mujeres vuelven a sus casas, hay que pagar menos leyes sociales y menos subsidios a trabajadoras por maternidad o licencias por enfermedad de los hij@s; no hay necesidad de tener salas cunas ni jardines infantiles en las empresas y los sindicatos se pueden desentender de incluir los temas relativos a la maternidad en la negociación colectiva.

Si las mujeres se llenan de hijos, no tienen tiempo para ir a la universidad, ni para trabajar. Si tienen que hacerlo, aceptarán cualquier cosa, porque no estarán debidamente calificadas, con tal de tener dinero a fin de mes para alimentar a su prole. No preguntarán por contratos ni pagos de horas extras; tampoco se arriesgarán a pedir licencia; trabajarán hasta un día antes de parir y volverán el día después. Se aguantarán el dolor de los pechos que les anuncia que es hora de amamantar, por miedo a que les descuenten del tiempo usado en ello, el equivalente del pago diario.

Una mujer con muchos hijos y poca educación formal, es más vulnerable a todo tipo de opresión y está más disponible para convertirse en una herramienta desechable del sistema que enriquece a sus amigos, señor Piñera.

Si las familias tienen muchos hijos, no podrán pagarle la universidad a todos ellos: La matrícula universitaria más barata es igual o superior al sueldo que gana un trabajador promedio. Con lo cual se enfrentarán a los siguientes escenarios: No enviar a ninguno a la universidad, endeudarse para enviarlos a todos o enviar a algunos.

En todos los casos, serán esclavos del capitalismo que usted y muchos que gobiernan con usted, contribuyeron a levantar en este país desde sus bases. Serán esclavos mal pagados o profesionales endeudados o familias cargando con la frustración de haber tenido que elegir a quien de sus hijos e hijas dar oportunidades.

Las mujeres que usted menciona en sus discursos, no somos nosotras. No soy yo, ni mi hermana, ni mi madre, ni mi hija….no son mis amigas, ni mis colegas de trabajo… usted habla de mujeres y no conoce a las mujeres que gobierna.

Como dice un amigo, “esta medida es populista y contradictoria. Bono a maternidad, mientras las Isapres expulsan a las mujeres fértiles porque son caras. Los mismos que proponen bonos para que las mujeres tengan más hijos, son dueños o socios de las empresas que contratan mujeres en condiciones de precariedad laboral o no las contratan si tienen hijos. ¿Cómo explican eso los Opus Dei? Es fácil decir que tener hijos es lo más maravilloso del mundo, pero los obstáculos que enfrentan las mujeres reales en la vida diaria, están lejos del mundo de algodones que viven algunas señoras privilegiadas.” (sic)

Ustedes, desde el gobierno, hacen Gatopardismo: Cambian todo, para que todo siga igual.

Señor Presidente, si quiere que tengamos más hij@s, cambie las condiciones en que las mujeres vivimos, somos madres y trabajamos en nuestro país. Actualmente, los hij@s son una bendición para quien puede pagarlos.

Si quiere fomentar la maternidad, dígale a sus amigos dueños de los Mega Mall que respeten los horarios de trabajo y paguen las horas extras. Bloquee el acceso al crédito a los padres que no pagan a tiempo las pensiones de alimentos; exija que se respete el prenatal, independiente de las condiciones del contrato de trabajo. Apoye a las mujeres y nuestras capacidades, sin importar el estado civil ni el número de hijos.

Porque, como en los tiempos de Pinochet, la canasta con el ajuar envuelta en papel celofán, no significaba ninguna diferencia en la vida de esos niñ@s; tampoco el bono hará ninguna diferencia en las condiciones en que miles de mujeres chilenas vivimos nuestra maternidad.

El desarrollo del país no se logra regalando plata. Se alcanza creando capacidades y dignidad. Ya no nos dé bonos. Reconozca nuestros derechos. Porque en Chile las mujeres no somos mendigas. Somos ciudadanas.

Atentamente,

Vanessa Rivera de la Fuente

Comunicadora Social y Feminista. Ciudadana Insumisa

7 comentarios

  • h.cadarso

    Hernán Opazo:  Lo de “centroderecha” es como un tanto ambiguo. Depende de dónde situemos a la extrema derecha y a la extrema izquierda.
    Pero lo del premio a las performances de las mujeres sí creo que es fascistoide y todo lo demás que dice la carta a Piñera. Con perdón de la supuesta proximidad de Piñera a los jesuítas, que en este caso me parecen como muy lejanos del venerado Padre Arrupe y del Padre Ellacuría, aquel de El Salvador. Por cierto que este domingo pasado El País recoge un artículo de Mario Vargas Llosa, ferviente admirador de su Piñera, en el que comenta la destitución de Arturo Fontaine como director del Centro de Estudios Públicos como un gesto más propio de extrema derecha, ya que el peruano Premio Nobel era muy amigo del mismo…el cual califica este gesto como señal de que aún alienta en la derecha liberal de América Latina esa visión mezquina…Me parece grave que Vargas Llosa,un ferviente hombre de de rechas,  vea signos de excesivo derechismo en las altas esferas del poder de Chile.
    De todos modos, mis respetos a todos. Y mis mejores deseos.

  • hernán opazo

    Algunas precisiones desde Chile de un católico CVX:

    Piñera es de centro derecha.
    Sí, es uno de las personas más ricas de Chile.
    Es demócrata y por cierto no es dictador ni fascistoide.
    No tiene ligazón con el Opus Dei. No pertenece a movimientos laicales. Quizás es más cercano a los jesuitas.
    El bono es por una vez. Claro, sirve de bien poco.

  • Carmen (Almendralejo)

    ¡INDIGNANTE! Que se siga premiando la natalidad bajo el paradigma de una moral, o de una política de crecimiento.
    Estamos cuando los gobernante españoles metieron en nuestras cuencas hidrográficas al cangrejo americano porque iba a ser bueno, para… sí para matar a los cangrejos autóctonos.
    Después vino, el aceite de oliva malo malísimo para la salud.
    Y cómo no, las sardinas.
    El pollo, el conejo…
    En fin que la mujer, y sus derechos a ser madre o dejar de serlo se premia como se premia a las granjas, o las cosechas…
    Realmente somos  poco más para los estados de poca moral, y muchas creencias en algo creado para someternos cada día a unos dictados de gobiernos.
    La mujer que pare porque es hembra, poca libertad le queda, primero a ser mujer, luego a ser madre cuando quiere, con quien quieres y cuando ella quiera.
    Indecentes que se premie y no se tenga Derechos en una Sociedad a la cual se paga unos impuestos por el solo hecho de nacer… Por lo tanto los Derechos también son por el solo hecho de Nacer.

  • pepe sala

    Efectivamente, ésta es una mujer con ” dos ovarios bien puestos”.
     
    Con el correspondiente AMEN a lo que se nos cuenta en el mensaje, paso a contar los antecedentes que ésta medida`( similar) tuvo en España. ( en la fascista-franquista) . Ilustraré, a mi manera, éste párrafo:
     
    “” El BonOpusDei que usted ha anunciado, es para mujeres casadas como “Dios manda”. Concubinas y madres solteras, quedan fuera de este beneficio. A pesar de que somos, al menos, un tercio de las madres chilenas. Tampoco beneficia a las mujeres trabajadoras que ya tienen uno o dos hijos, sino a las que tengan más de tres.””
     
    Lo que pasó en España al respecto lo experimenté en los años 60. Mi familia era supernumerosa ( 12 hijos) y estaba casada ” como dios manda” a partir del año 1957 ( hasta entonces no había cura en el casamiento de mis padres y no hubieramos contado si mi padre no hubiese cedido a una boda ” como dios manda”. Tampoco hubiera recibido los  famosos  puntos por hijos menores” de reciente aprobación.) y se nos presentaba una gran oportunidad para conseguir, por fin, una casa propia para vivir. El Gobierno franquista, para premiar a las familias numerosas, propuso regalar una casa a quien consiguiese el premio .
     
    Estábamos bien situados en el ” ranquin ” de salida y una gran ilusión enraizó entre nosotros. La familia de Ojedo ( pueblito cercano ) tenía 21 HIJOS, pero eran de varias mujeres ( varios casamientos) y no contaban para la competición.
     
    La ilusión pasó pronto. Resultó que la familia de Froilán ( de Campollo) nos ganó por tres hijos y el premio a la natalidad se nos escapó de las manos.  ¡¡ Menos mal!!, porque bastantes problemas teníamos nosotros como para llevarnos más desengaños. Me explico:
     
    Hace unos pocos años coincidí con un hijo de Froilán el de Capollo. ( habíamos ido juntos a la escuela) En tono jocoso y bromista le recordé que ” nos habían birlado ” el premio  de la casa que regalaba Franco.
     
    — Pues si la quieres te la traspaso- me dijo.
    — ¿ Qué pasó, que era una mierda de casa?
    — Ni mierda ni nada, Nos dieron UNOS PLANOS de una casa y hasta hoy. En casa los tengo y si los quieres te los puedes llevar.
     
    Resultó que el premio se pensó para dárselo a las familias del Opus ( o similares) que consideraban más numerosas que las de los ateos  ( “rojos” ). Las familias católicas quedaron en evidencia ante las familias mucho más numerosas de los ” rojos”, como la de Froilán, la de Pelayo o la nuestra.
     
    Así pues, el premio de la casa SE QUEDO EN LOS PLANOS, nosotros nos libramos del desengaño y la famila de Froilán todavía echa pestes contra quienes les engañaron de forma tan ruin.
     
    La familia de Froilán salió adelante sin premios de nadie, nosotros conseguimos dignificar nuestra vida fuera de aquellos entornos FASCISTAS y los mismos de siempre tratan de engañar a familias de otros paises, puesto que en España ya se les ha visto el plumero . ¿¡ Seguro que la sociedad española se ha enterado??
     
    Bueno pues ya va siendo hora de que se enteren, ¡ ¡coño !!

  • mª pilar

    ¡¡¡Gracias Olga!!!

    Por regalarnos esta fascinante respuesta, a la tontera que acompaña a los poderosos en política y a los religiosos politizados, solo…:

    “Para engordar ellos (unos y otros) a base de esclavizar especialmente a las mujeres, a sus hijos e hijas y atolondrar cada día más a sus hombres”
     
    Los hombres  en estos gobiernos dictatoriales, se vuelven totalmente “muñecos” en manos del poder.
     
    Mirando a la mujer, como material de usar y tirar… Cosa que ellos mismos (los poderosos) llevan a cabo a pesar de sus relucientes esposas.

    Espero de todo corazón, que esta valiente mujer, no sea amenazada, castigada, perseguida, humillada…

    Y deseo también de todo corazón, que las mujeres chilenas y cuantas tengan la ocasión de leer este valioso manifiesto de rebeldía frente al poder atolondrado por la misma fuerza que el poder les otorga.
     
    Lo tomen como un asunto propio y personal y luchen con todas sus fuerzas por no caer en la trampa de “cambiar” un hijo por menos de un plato de lentejas.

    Porque lo cierto es, que no les llegara para nada más.
     
    Hay que seguir luchando…
     
    Sé, que cada vez nos lo ponen más difícil estos mequetrefes de las derechas fascistas de tantos países, donde ahora vuelven a “reinar” en nuestro mundo.

    En España estamos casi a la misma puerta…

    ¡Gracias Olga!

    mª pilar-pili

  • ana rodrigo

    Valiente manifestación la de esta mujer.
    Asquerosa política demográfica asociar economía (crecimiento negativo) con más nacimientos.
    Urgencia en favorecer la compatibilidad de la vida laboral con la maternidad para aquellas mujeres que desean ser madres, no que tengan que serlo.
     Derecho a que la mujer que no desee se madre, pueda abortar en condiciones higiénico-sanitarias adecuadas y sin ir a la cárcel. Indignante que las mujeres sean discriminadas a la hora de encontrar un trabajo en igualdad de condiciones que un hombre.
    Vomitivo querer utilizar a la mujer como productora de hijos o hijas. Repugnante el que sólo se ofrezca la ayuda a madres de parejas constituidas legalmente.
    Machista hasta reventar por poner a las mujeres a parir como animales para la producción económica.
     INJUSTICIA, con mayúsculas, hablar de tener hijos con fines económicos sin mencionar ni un solo apunte de justicia social y laboral para las mujeres.
     
    Las mujeres, en Chile, y en cualquier otro sitio somos ciudadanas con derechos, no paridoras de proles para alimentar un proletariado productivo para engordar los bolsillos de los amos y dueños de la economía explotadora de los débiles.
     
    Objetivo: “A usted le interesa que las mujeres volvamos al espacio privado y les dejemos a los hombres el dominio del espacio público, para que sigan decidiendo por nosotras como hasta ahora, pero sin marchas para el día de la mujer. Una mujer con 5 hijos no tiene tiempo de ir a protestar”.
     
    PD. Iñaki, o yo me explico muy requetamal o no te enteras de nada de mis ideas feministas. Porque atribuirme a mí semejante barbaridad cuando dices “Aunque no le gusta a Ana Rodrigo, no puedo evitar el hablar de felicidad “. No es cuestión de felicidad, es cuestión de derechos, la felicidad es otra cosa que nada tiene que ver con la lucha por la igualdad.

  • Iñaki S:S,

    Saludos Olga. Me gusta de ATRIO que llega a tocar temas como este, candentes y profundamente humanos, aunque no susciten comentarios. Referirse a problemas  concretos  y tratar de aportar un granito de arena, resulta complicado. Parece que elucubrar, pasear por los cerros de Ubeda y marear la perdiz resulta mas sencillo y entretenido.
    Aún a riesgo de meterme en camisa de once varas, voy a decir un par de cosillas.
    La batalla de la emancipación de la mujer, hasta conseguir que el genero no sea origen de desigualdades en el trato como personas, se irá ganando a medida que la solidaridad entre ellas vaya cogiendo mas y mas fuerza.
     
    Aunque no le gusta a Ana Rodrigo, no puedo evitar el hablar de felicidad.  A pesar de las duras condiciones en el día a día, para muchísimas de ellas víctimas de la prepotencia varonil, las mujeres no parecen ser  mas desgraciadas que los hombres en ningún rincón de la aldea global, hablando en general. No sé si es que soy un envidioso, pero diría que ocurre mas bien lo contrario. Así que, importante llegar a la igualdad como personas; pero sin perder ni una pizca de felicidad.

Deja un comentario