Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5430 Artículos. - 86371 Comentarios.

El colapso de su teología: ¿razón principal de la renuncia de Benedicto XVI?

BoffSiempre es arriesgado nombrar a un teólogo para la función de papa. Él puede hacer de su teología particular la teología universal de la Iglesia e imponerla a todo el mundo. Sospecho que este ha sido el caso de Benedicto XVI, primero como cardenal, nombrado Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex-Inquisición) y después como Papa. Tal hecho no goza de legitimidad y se transforma en fuente de condenaciones injustas. Efectivamente condenó a más de cien teólogos y teólogas por no encuadrarse en su lectura teológica de la Iglesia y del mundo.

Razones de salud y sentimiento de impotencia frente a la gravedad de la crisis en la Iglesia lo llevaron a renunciar. Pero no solo eso. El texto de su renuncia  habla de la “disminución de vigor del cuerpo y del espíritu” y de “su incapacidad” para enfrentar las cuestiones que dificultaban el ejercicio de su misión. Detrás de estas palabras, estimo que se oculta la razón más profunda de su renuncia: la percepción del colapso de su teología y del fracaso del modelo de Iglesia que quiso implementar. Una monarquía absolutista no es tan absoluta hasta el punto de vencer la inercia de envejecidas  estructuras curiales.

Las tesis centrales de su teología siempre fueron problemáticas para la comunidad teológica. Tres de ellas acabaron siendo refutadas por los hechos: el concepto de Iglesia como un «pequeño mundo reconciliado»; que la Ciudad de los Hombres sólo adquiere valor delante de Dios pasando por la mediación de la Ciudad de Dios, y el famoso «subsistit» que significa: sólo en la Iglesia católica subsiste la verdadera Iglesia de Cristo, todas las otras Iglesias no se pueden llamar Iglesias. Esta concepción estrecha de una inteligencia aguda pero rehén de sí misma, no tenía la suficiente fuerza intrínseca ni la adhesión necesaria para ser implementada. ¿Benedicto habría reconocido el colapso y coherentemente renunciado? Hay razones para esta hipótesis.

El Papa emérito tuvo en san Agustín a su maestro e inspirador, de hecho fue objeto de algunas conversaciones personales con él. De Agustín asumió la perspectiva de base, comenzando por su esdrújula teoría del pecado original (se transmite por el acto sexual de la procreación). Esto hace que toda la humanidad sea una «masa condenada». Pero dentro de ella, Dios por Cristo instauró una célula salvadora, representada por la Iglesia. Ella es «un pequeño mundo reconciliado» que tiene la representación (Vertretung) del resto de la humanidad perdida. No es necesario que tenga muchos miembros. Bastan pocos, siempre que sean puros y santos. Ratzinger incorporó esta visión. La completó con la siguiente reflexión: la Iglesia está constituida por Cristo y los doce apóstoles. Por eso es apostólica. Es solo este pequeño grupo. Excluye a los discípulos, a las mujeres y las masas que seguían a Jesús. Para él no cuentan. Son alcanzadas por la representación (Vertretung) que «el pequeño mundo reconciliado» asume. Este modelo eclesiológico no tiene en cuenta el vasto mundo globalizado. Quiso entonces hacer de Europa «el mundo reconciliado» para reconquistar la humanidad. Fracasó porque el proyecto no fue asumido por nadie y hasta fue puesto en ridículo.

La segunda tesis está tomada también de san Agustín y de su lectura de la historia: la confrontación entre la Ciudad de Dios y la Ciudad de los Hombres. En la Ciudad de Dios está la gracia y la salvación: ella es el único camino que conduce a la salvación. La Ciudad de los Hombres se construye por el esfuerzo humano. Pero, como ya está contaminado todo su humanismo y sus otros valores, no consiguen salvarse porque no han pasado por la mediación de la Ciudad de Dios (Iglesia). Por eso ella está plagada de relativismos. Consecuentemente el cardenal Ratzinger condena duramente la teología de la liberación, porque ésta buscaba la liberación por los mismos pobres, hechos sujetos autónomos de su historia. Pero como no se articula con la Ciudad de Dios y su célula, la Iglesia, es insuficiente y vana.

La tercera es una interpretación muy personal suya que da del Concilio Vaticano II cuando habla de la Iglesia de Cristo. La primera redacción conciliar decía que la Iglesia católica es la Iglesia de Cristo. Las discusiones buscando el ecumenismo, substituyeron es por subsiste para dar lugar a que otras Iglesias cristianas, a su modo, realizasen también la Iglesia de Cristo. Esta interpretación sustentada en mi tesis doctoral mereció una explícita condena del cardenal Ratzinger en su famoso documento Dominus Jesus (2000), donde afirma que subsiste viene de «subsistencia» que sólo puede ser una y se da en la Iglesia católica. Las demás «iglesias» poseen «solamente» elementos eclesiales. Este «solamente» es un añadido arbitrario que hace al texto oficial del Concilio. Tanto algunos notables teólogos como yo mismo mostramos que este sentido esencialista no existe en latín. El sentido es siempre concreto: «conseguir cuerpo», «realizarse objetivamente». Este era el «sensus Patrum» el sentido de los Padres conciliares.

Estas tres tesis centrales han sido refutadas por los hechos: dentro del «pequeño mundo reconciliado» hay demasiados pedófilos hasta entre los cardenales, y ladrones de dineros del Banco Vaticano. La segunda, que la Ciudad de los Hombres no tiene densidad salvadora delante de Dios, se construye sobre un error al restringir la acción de la Ciudad de Dios solamente al campo de la Iglesia. Dentro de la Ciudad de los Hombres se encuentra también la Ciudad de Dios, no bajo forma de conciencia religiosa sino bajo forma de ética y de valores humanitarios. El Concilio Vaticano II garantizó la autonomía de las realidades terrestres (otro nombre para secularización) que tiene valor independientemente de la Iglesia. Cuentan para Dios. La Ciudad de Dios (Iglesia) se realiza por la fe explícita, por la celebración y por los sacramentos. La Ciudad de los Hombres, por la ética y por la política.

La tercera, que solamente la Iglesia Católica es la única y exclusiva Iglesia de Cristo y, todavía más, que fuera de ella no hay salvación, tesis medieval resucitada por el cardenal Ratzinger, fue simplemente ignorada como ofensiva a las demás Iglesias. En vez de «fuera de la Iglesia no hay salvación», se introdujo en el discurso de los papas y de los teólogos «la oferta universal de salvación a todos los seres humanos y al mundo».

Alimento la seria sospecha de que tal fracaso y colapso de su edificio teológico, le quitó “el necesario vigor del cuerpo y del espíritu” hasta el punto de, como confiesa, de “sentirse incapaz de ejercer su ministerio”. Cautivo de su propia teología, no le quedó otra alternativa sino honestamente renunciar.

Traducción de Mª José Gavito Milano

12 comentarios

  • M.Luisa

    Hola Javier! En primer lugar me urge decirte ya de entrada que  sólo soy una simple  aficionada por  la filosofía  y lo he  tenido que ser  al verme    forzada por  las circunstancias  pues antes con mi  sencilla filosofía  de vida    me bastaba para  vivir felizmente.
     
    Dicho esto voy a los deberes que me has puesto.  Me he leído los enlaces,  pero  para no alargarme  demasiado, veré  si  la cuestión  sobre  qué quiere decir Boff con lo de comunidad teológica sin especificarla,   puedo  esclarecerla un poco    a partir de lo que tu mismo me dices entender por ello.
     
    Al hablar Boff de comunidad teológica,  no le da en cuanto  comunidad el sentido  que de la misma  le das tú en tu comentario  cuando la defines  como : “Conjunto de personas que viven juntas bajo ciertas reglas o que tienen los mismos intereses o características” Y luego haciendo una extrapolación  dices:
     
    Las personas son los teólogos y los intereses o características comunes son la teología(…) Pero esto no es correcto.
     
    Ya lo expresé anteriormente,  lo que confiere unidad  a la   comunidad de teólogos   es una unidad  que  va progresivamente  conformándose, consensuándose,     en el proceso de investigación  teológica. Es el carácter dinámico de la realidad  la cual se investiga por lo que es ese mismo dinamismo  el que va abriéndose paso,  dejando   atrás  toda opción  estática y conceptual  que se tenga de la teología.   Y ahí me viene bien repetir  lo que ya dije   de  Ratzinger  que,   como teólogo,   él  es quien junto con otros  se encontraría fuera  de esta comunidad que avanza en búsqueda  y que ahora por  todo lo sucedido  bien pudiera ser que lo esté considerando. ¡Me voy a ver el partido!
     
    Un saludo

  • Javier Renobales Scheifler

    Xacto Virginia,

    Un buen porrón de teólogos, que incluyen a los que enseñan teología en universidades católicas, pues cobran su retribución de la ICR o de sus órdenes religiosas, son acordes 100 % con la teología del papa de turno, pase lo que pase. es la comunión obligatoria, de la que no ha dado buen ejemplo nuestros buenos amigos Luis García Morán y Santiago. Por poner un ejemplo, Salguero.

    Otro porrón de teólogos, más humanistas que teólogos, grupo menos numeroso supongo, pues es muy duro ir contracorriente, son acordes con la teología de los Boff, Hans Küng, Faus, Díez Alegría, Enrique de Castro, Jon Sobrino, Casaldáliga, Loys, Pieris, Vigil, Herrero del Pozo, y un largo etc. que mi incipiente alzheimer acorta cada vez más (las chicas pondréis nombres femeninos en uno y otro bando, que para eso tenéis el verbo presto y la humanidad exhuberante).

    Boff, parcial como hombre que es, dice comunidad teológica y piensa más en los teólogos de su forma de ver la teología.

    Bueno, el asunto no está pues en la teología, en dios, sino en nosotros, en las personas, en la humanidad, en la humanología, o como se llame.

    La teología al carajo, la humanología al poder. Cuanto más humano más  … humano, que lo divino no lo necesitamos para nada, pues.

    ¿Como se dice humanología en castellano, amigas Virginia y Mª Luisa?

    Uy, perd ón, desvarío, con dos chicas a la vez … Bueno, pido humildemente clemencia y considerado trato especial de favor. Sólo intento avanzar un poquito, y para eso me expongo demasiado … bueno, mi piel es dura, pero mi corazón es  … yo y mis amigos/as del foro.

  • Virginia Fernández

    Me explicaré: es bastante frecuente que cuando se quiere defender alguna idea el defensor acuda a la expresión “la comunidad científica está de acuerdo en…” sin que cite el nombre, el organismo, la academia o la publicación en donde hay nombres y apellidos de los científicos que componen su comunidad. Y  a ese recurso baratillo me ha sonado lo de Boff. Y si aportara una serie de nombres reconocidos por su quehacer en ese campo, tampoco me resultaría de recibo lo de “comunidad teológica” entre otras razones porque seguramente hay diferencias bien sustanciales entre los teólogos digamos de “una misma corriente de pensamiento”. Además se podría poner un listado de la misma longitud al menos con teólogos que están muy de acuerdo con Benedicto XVI. En fin, que eso no cuela, ni por supuesto el “colapso” de la teología de Ratzinger.

  • Javier Renobales Scheifler

    Mª Luisa,
     
    http://tiempoaxial.org/textos/TA6Prologo.htm
     
    Dice Boff, en este link:
     
    “… Las condenaciones de Jacques Dupuis y de Roger Haight en sus intentos de afirmar la positividad del pluralismo religioso fueron hechas como advertencias severas a toda la comunidad teológica, para inhibir la creatividad indispensable al desarrollo del dogma. … ”
     
    http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=ES&cod=56080
     
    Por ejemplo en esta entrevista a Boff:
    Entrevistador: En la actualidad el Papa Benedicto XVI promulgó el decreto que le reconoce a Juan Pablo II un milagro: la curación inexplicable para la ciencia de la monja francesa Marie Simon Pierre, que padecía del mal de Parkinson, la misma enfermedad que sufría el Papa (Juan Pablo II). Quisiéramos conocer su opinión sobre esto ¿usted está de acuerdo?
    Boff: Yo creo que ese milagro ha provocado en la comunidad teológica una gran discusión porque cuando tenemos la visión cuántica de la realidad, es decir que continuamente emergen novedades y aparecen cosas diferentes de la realidad es difícil definir lo que es un milagro.”
     
    Cuando se quiere acotar a qué teólogos se refiere, entonces se concreta diciendo por ejemplo la Comunidad Teológica de Argentina, o la Comunidad Teológica de México, como hacen en estos links:
     
     
    http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0049-34492012000200005&script=sci_arttext
     
    Resumen: En el marco del II Coloquio de Teología Práctica la autora describe el enfoque teológico pastoral Inter loci emergente en la comunidad teológica argentina. La reflexión comienza con una descripción del objeto, sujeto y método de la teología pastoral en general.
     
    https://sites.google.com/site/dbrondos/noticias
     
    la Comunidad Teológica de México es a la que se refieren las concretas fotos de este link:
     
    “El pasado 26 de enero fue instalado como rector de la Comunidad Teológica de México el Rvdo. Dan González. Pedimos que Dios bendiga a Dan y su familia, y que también nos bendiga en esta nueva etapa de la vida de la Comunidad Teológica.”
     
    “Aquí hay algunas fotos del semestre pasado (Otoño 2010) de la Comunidad Teológica de México.”
     
    “Y aquí hay una foto de la visita de Leonardo Boff a la Comunidad Teológica el 14 de diciembre de 2010:
     
    CAPILLAS DE LA COMUNIDAD TEOLÓGICA
    A continuación hay algunas fotos de las capillas que hemos tenido en este semestre en la Comunidad Teológica de México:”
     
     
    Creo Mª Luisa, que cuando Boff se refiere a la comunidad teológica sin acotar ni concretar nada más, se refiere a todos los teólogos (al menos a todos los teólogos católicos, puesto que él lo es).

    Utiliza el término comunidad en su sentido claro y directo en el idioma castellano o español según el diccionario:

    “Conjunto de personas que viven juntas bajo ciertas reglas o que tienen los mismos intereses o características” 
    Las personas son los teólogos y los intereses o características comunes son la teología, o concretamente la teología católica.

    Cierto que en este post que comentamos  se refiere Boff sin más a ‘la  comunidad teológica’, sin decir a toda la comunidad teológica, como en el primer ejemplo que he puesto, pero tampoco dice que excluya de la comunidad teológica a ningún teólogo.
     
    Entiendo por tanto que se refiere a todos los teólogos, al menos a los católicos. Sería el
     
    (y te aseguro que entender a qué se refiere Boff en el post con sus términos ‘la comunidad teológica’)
     
    NO entiendo, aunque también quiero entenderlo, el distingo que haces en tu comentario. Pero ten en cuenta que yo no tengo estudios de filosofía, materia en la que creo tiene dilatada formación y experiencia, y yo soy totalmente lego en ella.

  • oscar varela

    Hola!

    La “disidencia” no solo es evidente, para los que no tienen anteojeras,

    sino que es mucho más que eso: es “cisma“.

    Son cosas que pasan dentro de las religiones-teológicas.

    estas cosas hoy nos aparecen y son muy dolorosas para la vida de la gente que somos,
    mientras están los que medran con ello.

    Pero ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Luis Gonzalez Moran

    Javier Renobales Scheifler.
    Querido Javier:
    En tu última entrada en este hilo (10-Marzo-2013 – 21:22 pm) utilizas la expresión “disidentes católicos” o simplemente “disidentes” unas doce veces
    La vieja escolástica, cuando se proponía tratar un tema, siempre lo iniciaba con una primera fase denominada “explicatio terminorum”, es decir, fijar el sentido de la controversia a través de la clarificación de expresiones utilizadas.
    En idéntica línea, te pregunto simplemente: ¿Qué entiendes tú por “católicos disidentes”? Comprenderás que sin una aclaración pertinente de las expresiones, es muy difícil seguir el desarrollo del discurso.
    Y una segunda pregunta: Según tu versada opinión, ¿hay “católicos disidentes” en Atrio? ¿Quiénes son?
    Simplemente, para saber cómo podemos tratarlos, por si acaso tenemos que vacunarnos…
     

  • M.Luisa

    ¿A que comunidad teológica se refiere?
     
    La comunidad teológica a la que se refiere Boff   no tiene nada que ver  con eso que tu dices Javier,   pues dos líneas en paralelo jamás llegarán  a unirse. Tu  razonamiento es  el propio de cuando uno, sin el freno puesto,    se opone a todo aquello que se le pone por delante.
     
    Yo creo que  ateniéndonos a las condenas efectuadas  por Ratzinger cuando era prefecto de La Congregación para la Doctrina de la fe (ex –  inquisición) lo que quiere decir  Boff ya se entiende  sólo falta querer entender.
     
    Pues bien, con esa predisposición  entiendo   que él  al hablar de comunidad teológica se refiere   a que  ésta unidad de com-unidad  va apareciendo progresivamente,   no está  en el  comienzo sino al final. En este proceso  de investigación  los miembros de la comunidad no trabajan necesariamente en conjunto  sino en campos diferentes  que luego en artículos, revistas libros y conferencias,  las nuevas ideas  resultantes  de estos estudios son presentadas y debatidas.  Es evidente    que Ratzinger  como teólogo  estaba fuera de esta unidad consensuada que busca actualizar la teología, sin embargo,  ahora por los hechos  recientes acaecidos,    tal vez, aunque tarde   haya podido   reconocerla.

  • Javier Renobales Scheifler

    Yo creo que con la ‘comunidad teológica’ que dice Boff pasa algo parecido a lo de las pretendidas dos ICR’s que existirían actualmente.
     
    Una ICR sería la oficial, la de la jerarquía católica, y la otra ICR sería la de los disidentes católicos.

    El problema se agudiza cuando comprobamos que la ICR oficial católica se compone de todos los católicos bautizados, entre los que se encuentran todos los disidentes católicos
     
    Y la ICR de los disidentes se compondría –si existiera, que no existe- de los disidentes católicos, que formarían parte a la vez de ambas ICR’s, lo cual es un contrasentido, una contradicción.
     
    En realidad los disidentes católicos deberían constituirse en la oposición, o en una oposición, en la ICR, en la única ICR existente.
    en toda comunidad humana los disidentes deben tener
     deerecho a formar una oposición.

    Si quieren que haya dos iglesias, entonces que se den de baja de la ICR y formen la suya propia, lo cual exige entre otras cosas mucho valor, organización …etc.
     
    Claro que, si trataran de constituir una oposición, conociendo lo brutos que son los jerarcas católicos con su papa a la cabeza, excomulgarían a los disidentes ipso facto, alegando cualquier cosa, lo que sea.

    Para eso es una dictadura absoluta la ICR: para que nadie se pueda oponer a nada, y quien discrepe sea condenado al silencio, como lo fue Boff.
     
    Con la ‘comunidad teológica’ pasa algo parecido.

    – Hay unos teólogos que formarían parte de la oposición en la ICR, puesto que siguen siendo teólogos católicos, aunque sean disidentes.

    – Y hay otros teólogos que son guardianes fieles de la ortodoxia que les manden sus papas en cada momento, los que defienden la teología oficial de la ICR.
     
    Meter a ambos tipos de teólogos, tan absolutamente dispares, en el mismo saco ‘comunidad teológica’ me parece que es forzar la situación y contradecir la realidad.
     
    Además en la ICR no hay reconocida la existencia de ninguna comunidad teológica.

    Los teólogos católicos, dado que en una dictadura sólo cabe lo que acepta el dictador, en este caso el papa, no han constituido en la ICR ninguna comunidad de ninguna clase (que yo sepa, si la han constituido la desconozco.

    Por supuesto la Juan XXIII no está reconocida por los dueños de la ICR; así, cuando JJTamayo quiere dar una conferencia o similar en un local de la ICR, ésta se lo impide, no le deja usar los locales católicos a pesar de ser Tamayo católico y teólogo católico, y lo trata como a un enemigo).
     
    Al ser la ICR una dictadura feroz e inhumana, no permiten la existencia de comunidades en la ICR, ni oposiciones de ninguna clase: lo cual es una gruesa y grave agresión y una falta de respeto inmensa a los disidentes católicos, que no se sienten agredidos, o al menos en este foro no lo dicen.

    En la ICR todos los católicos, sobre todo los curas y monjas, tienen que estar en comunión con los jerarcas católicos con sus papas a la cabeza. Los católicos que no lo estén, no pasa nada: quedan ninguneados e ignorados como si no existieran en la ICR.
     
    Lo cual es una grave agresión y una enorme falta de respeto a la dignidad de sus personas. Pero como si tal cosa, aquí la única agresividad que perciben los disidentes y los agresores es la que ya conocemos.
     
    Lo tienen muy difícil los disidentes católicos.

    Tan difícil como fácil lo tienen los guardianes de la ortodoxia fiel, de los que hay algunos en este foro, en el que todo va armonioso y suave como la seda, como si las discusiones y diferencias y el ninguneo que padecen los disidentes en la ICR no fueran a ninguna parte.

    Como si eso no constituyeran ninguna agresión grave y grave falta de respeto a la dignidad de sus personas, y todos fueran como buenos hermanos, los que defiendes ese maltrato a los disidentes católicos también.

    Los agresores no son vistos como tales, entre otras cosas porque los agredidos pasan por alto las agresiones y falta de respeto que sufre su dignidad de personas en la ICR.

    Así el pueblo no podrá rebelarse nunca; pero … ¿a quién le importa? 

  • Virginia Fernández

    Dice Boff: “Las tesis centrales de su teología siempre fueron problemáticas para la comunidad teológica”. ¿A que comunidad teológica se refiere?
    Encuentro el argumentario de Leonardo Boff muy poco consistente en algún punto. Decir que los casos de pedofilia constituyen la refutación de los hechos a una de las tesis de Benedicto XVI es poco más que un juego de palabras. Como el resto. Y considerarse a sí mismo como intérprete más autorizado que el Papa del Vaticano II… pelín pretencioso, ¿no?
    Saludos.

  • M.Luisa

    Ahora,  con la de veces que  llevo intentando  comprender a Boff creándome  por ello  opositores,  sólo me falta decir esta vez  que  la   hipótesis  que él hace  sobre el diagnóstico  de la renuncia  del papa,  El colapso de su teología, fue la misma que me sugirió  a mí al oír la noticia.
     
    No podía ser de otra manera,  Ratzinger   venía  silenciando y condenando  a los mejores  teólogos del presente,   aquellos que han hecho, al repensarla,   inteligible  la teología   y  en este sentido Ratzinger   no ha hecho  caso ni  a su  amigo   Hans Küng  cuando  al poco  de su elección como papa   le aconsejara  un cambio.
     
    Javier, en cuanto a Boff,  al decir     “Cautivo de su propia teología, no le quedó otra alternativa sino honestamente renunciar”.
     
    Este  actuar honestamente, en mi opinión   se refiere  nada más al hecho puntual de renunciar. Es el modo honesto de actuar al sentirse fracasado. Vaya! es lo que yo pienso.

  • Javier Renobales Scheifler

    Ya nos dijo Boff que le pareció honesta u honrada la decisión de Ratzinger de dimitir.

    Ahora nos dice que el motivo de dicha dimisión estriba posiblemente en que “Cautivo de su propia teología, no le quedó otra alternativa sino honestamente renunciar”.

    Honesto sería Ratzinger si reconociera públicamente que dimite por lo que dice Boff, si es que es cierta la hipótesis de Boff, que el motivo de dicha dimisión estaría en lo que dice Boff.

    1.- Curioso el concepto de honestidad de Boff: le parece honesto un Ratzinger que se calla, antes los fieles católicos y ante el mundo, el verdadero motivo de su renuncia, y lo oculta en palabras como falta de fuerza, edad avanzada.

    2.- Habrían cambiado la estúpida condena medieval ‘fuera de la ICR no hay salvación’ por «la oferta universal de salvación a todos los seres humanos y al mundo», aunque estemos por decisión propia fuera de la ICR (requisito que ha habría desaparecido aunque lo mantenga el catecismo de 1992.

    Parece que esta oferta:
                – no fue idea de Jesús, quien al parecer habría pretendido la salvación sólo para los judíos de Israel,
                – sino de Pablo, que fue quien trató de ofrecer también a los gentiles, la mercancía o producto ‘camino de salvación’, en el mercado de la salvación de su época.

    Mercado que aún y siempre mantiene la ICR, pues es lo que vende: la salvación que según la ICR se gana a través del camino que ella marca en esta vida terrena para ganarse la salvación en la otra vida.

    Vamos, que todo sigue más de lo mismo: la doctrina católica es que vivimos en esta vida porque hay un imaginario plan de dios que nos ‘da la vida’ para que nos ganemos, viviendo en la Tierra, la salvación en la vida eterna, en la del más allá.

    Y al final dios nos salva a todos, pase lo que pase, porque dios es buenísísimo.

    Sigue siendo imaginarse al pretendido dios a imagen y semejanza antropomórfica del imaginador, del ser humano que se imagina/inventa todo eso.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Las 3 Tesis de Ratzinguer/teólogo ( según Boff) yo las entiendo así:
     
    Hay una Estructura “arque-típica” de los Tiempos sucesivos.
     
    El Esquema tiene 5 pasos:
    1.- Creación pautada
    2.- Ruptura de las Pautas (Pecado)
    3.- Pena y Castigo
    4.- Elección/Sustitución
    5.- Nueva creación.
    …………………………….
    Este Esquema se repite en los 3 Tiempos sucesivos
     
    UNO: Estrictamente “Arque-típico” o “Natural” (Génesis 1-11)
    Sus Pasos:
    1.- Creación total de lo que hay.
    2.- Pecado Original y originante (masa condenada)
    3.- Expulsión del Paraíso y Diluvio
    4.- Noé y flia., con un cachito de cada cosa creada
    5.- Abraham y Pueblo
     
    DOS: Histórico – Social (Génesis 12 – A.T)
    Sus Pasos:
    1.- (Abraham) – Moisés – Pueblo de Yavé.
    2.- Pueblo des-creído y a los tumbos con los otros pueblos “corruptores”.
    3.- Deportaciones – Diáspora
    4.- Un “Resto”; Los “Pobres de Yavé”; “Siervo sufriente”.
    5.- Mesías.
     
    TRES: “Tiempo entre-dos (ya pero todavía no) (N.T. – historia de la ICAR)
    Sus Pasos:
    1.- Mesías – Jesús de Nazaret (Dios en-carnado).
    2.- Los suyos “humanos” no lo reciben
    3.- Crucifixión redentora
    4.- Resurrección y envío del Espíritu-Iglesia católica
    5.- Apocalipsis – Reino de Dios – Cielo.
    …………………..
     
    Las “teologías cristianas” (la de Boff lo es) son salvíficas de este “encerrado Esquema”. No se pueden permitir otros puntos de vista, e.d. “salidas” a nuevos aires.
     
    ¿Lograremos los seres humanos esos “nuevos aires”?
     
    Siento a un Boff intentándolo tenazmente. Y no veo que haya muchos Boff.
     
    Pero ¡Vamos todavía! – Oscar.

Deja un comentario