INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6550 Artículos. - 101935 Comentarios.

¿Por qué NO o por qué SÍ hablar con ETA?

ETIKARTE, el nombre con que se presentan ahora los antiguos Secretariados Sociales de las díócesis vascas, nos envía en su ùltimo boletín esta inquietante pregunta. Creemos que es interesante, más allá de Eskal Herria y España. Las siglas ETA (Euskadi y Libertad) se pueden intercambiar por el nombre de cualquier otro movimiento recolucionario o terrorista (de estado o de resistencia)  como FRAP, IRA, Hamas, al-Saddad, Al Qaeda, etcétera. ¿Qué hacer cuando eclosiona en la sociedad implicada una seria voluntad de paz?


1. El tema del diálogo del Gobierno español con ETA sigue siendo de plena actualidad. Lo es porque está unido con el logro de la tan deseada paz que a todos nos afecta. Pero no todos piensan lo mismo sobre el papel que el diálogo habrá de jugar para el logro de este objetivo. Recientemente, el pasado mes de abril, ETA dirigía un comunicado a la Comunidad Europea, manifestando su deseo de que urgiera a los Gobiernos español y francés, a fin de que éstos respondieran positivamente al llamamiento hecho en la Declaración de Aiete, para dialogar y superar por esa vía “las consecuencias del conflicto”. Por otra parte, es conocida la postura firmemente mantenida por el Gobierno español y, con él, también por el francés, de no negociar con ETA, en tanto ésta no realice su desarme y, con él, anuncie su propia disolución. De ahí la razón de ser de la pregunta: “¿Por qué no o por qué sí dialogar con ETA? He aquí algunas de las razones alegadas.

2. El Gobierno, se dice, no debe “negociar” con “terroristas” porque sería “indigno” situarse en el nivel paritario que la negociación supone; más aún, habiendo sido ETA derrotada en su enfrentamiento con las Fuerzas de Seguridad del Estado. Sentándose en la misma mesa con ETA, el Estado manifestaría una “debilidad” que, en realidad, no existe. No se pueden hacer concesiones “políticas” a los terroristas, cuya “recompensa” no puede ser otra que el cumplimiento de las sanciones penales previstas en las leyes. La remisión de las penas solamente puede realizarse tras un arrepentimiento personal e individualizado, para cuya manifestación no es necesario el diálogo, bastando la expresión unilateral del delincuente, a tenor de las leyes. El diálogo con ETA implicaría el menosprecio y la lesión de la dignidad debida a las víctimas. Cualquier diálogo que fuera más allá de la desaparición de ETA y la eliminación de las consecuencias del conflicto, podría ser interpretado como una concesión al Nacionalismo Vasco separatista. En todo caso, la renuncia definitiva a la lucha armada debe quedar asegurada como decisión unilateral e incondicionada por parte de ETA.

En contraposición con este modo de pensar y de las razones alegadas para mantenerlo, no faltan quienes, al margen de cualquier aproximación o posicionamiento favorable a la política de ETA, creen que se debe recurrir al diálogo para acabar definitivamente con la violencia de ETA y con las consecuencias de ella derivadas. La primera y más poderosa razón habría de ser la constatación de su voluntad de renunciar al uso de la violencia para el logro de objetivos políticos, cuya veracidad estaría sostenida y confirmada por sus declaraciones en el ámbito del Estado español y en instancias internacionales. En particular, el valor y la importancia de las declaraciones hechas a esas instancias internacionales y a diversos cuerpos cualificados de mediación, no deberían ser ignorados o minimizados. El logro de la paz para el Pueblo Vasco y para los Estados francés y español es un objetivo en cuya realización han de utilizarse todos los recursos conducentes a ese fin, superando cuantas dificultades de menor importancia, puedan oponerse y resistirse. La insistencia de ETA en que el diálogo con el Gobierno español ha de ser sobre problemas “técnicos” y no “políticos”, es una manifestación significativa de la voluntad de ETA, de dejar en las instancias “civiles” el logro de los objetivos estrictamente políticos. La opción de la Izquierda Abertzale por las vías “políticas”, con exclusión de cualquier colaboración “militar” por parte de ETA, la implica y compromete de tal forma que cualquier renuncia de ETA a su opción por las vías puramente políticas, sería interpretada como una “traición” a la causa vasca por ella defendida, difícilmente asumible en el futuro.

3. ¿Qué decir ante la realidad de estos dos posicionamientos contrapuestos que, tal como se plantean, pueden parecer, en la práctica, incompatibles? ¿Es verdad que la radicalidad de la contraposición entre el NO y el SÍ, con que ellos se enfrentan, es absolutamente insuperable o, por el contrario, ¿es pensable hallar la salida propia de una “sabiduría política”, inspirada por los valores creadores de la convivencia pacífica en la verdad, la justicia y la libertad? Así queremos creerlo y a esa convicción se deben estas reflexiones.

En primer lugar, hemos de decir que las razones que tratan de sostener el NO dado al diálogo del Gobierno con ETA, llevan consigo una importante dosis de relatividad. No son razones absolutas, sino mensurables y, por ello, relativizables en función de algo que es “necesario” para la convivencia social, como es la paz. Dialogar con delincuentes no tiene por qué implicar, en sí mismo, ni “indignidad” ni “debilidad” en la autoridad, con tal que quien lo hace sepa estar en “su sitio” y, a la vez, exigiendo que esté en el “suyo” a quien con ella dialoga. Dialogar no significa necesariamente “negociar”. Puede ser, por el contrario, una manifestación de la firmeza de quien actúa desde el poder, incluso desde la magnanimidad y, junto con ello, la manifestación del reconocimiento de la dignidad inherente a toda persona humana, existente incluso en la persona del delincuente. Puede, incluso, ser la expresión de la voluntad común de abrir caminos válidos para la reconciliación, en una convivencia pacificadora, respetuosa de los sentimientos y derechos de las víctimas. No tiene por qué significar lesión alguna a la ley penal estrictamente cumplida y abierta a la amplitud de sus justas interpretaciones, compatibles con el cumplimiento de sus fines sociales.  El diálogo con ETA puede servir también para situar en sus verdaderas dimensiones jurídicas, sociales y personales, la “política” a seguir con sus presos, eliminándose así toda forma de enfrentamiento contrario a la deseada pacificación. Tampoco debe ser interpretado el diálogo como expresión de una condescendencia con posiciones nacionalistas-separatistas que, por su misma naturaleza, han de ser separadas de toda forma de violencia armada. Por el contrario, puede servir para desmontar el fantasma de cualquier “concesión política” vista como fruto logrado por esa violencia. Mediante el diálogo, ETA ha de descubrir y aceptar en la práctica, que la violencia no es políticamente eficaz y que los objetivos políticos deben buscarse por otros caminos, incluso en lo que se refiere a la existencia, naturaleza y solución del llamado “conflicto vasco”.

En definitiva, el planteamiento del diálogo entre el Gobierno y ETA no sería el correcto, a nuestro juicio, si no se hiciera desde la exigencia radical del derecho que, tanto el Pueblo Vasco como los Estados español y francés, tienen a VIVIR EN PAZ. Desde el reconocimiento práctico y eficaz de ese derecho, habrán de ser analizados y superados los obstáculos y, en su caso, las renuncias que el recurso al diálogo pudiera implicar para cada una de las partes del diálogo.

ETIKARTE


19 comentarios

  • ana rodrigo

    A ver si sé poner el enlace siguiente: El arrepentimiento, antídoto de la banalización del mal . Es de Javier Vitoria y lo considero muy sensato, aparte de que Javier Vitoria tiene mucho crédito para mí. Este artículo está en Redes Cristianas.

  • pepe sala

    Me llevaría horas desmentir las barbaridades que se trasmiten  por aquí . Ludovico no tiene ni la más pajolera idea de lo que se cuece por Euzkal Heria ni en tiempos pasados, presentes ni futuros. Semejantes discursos ( opiniones personales) hacen mucho daño a la posible solución de un conflicto que sólo beneficia a la parte ESPAÑOLA  ( za) y sigue perjudicando gravemente al pueblo vasco… ( y a quienes andamos por estos lares)
     
    Afortunadamente ETA ya se ha dado cuenta y POR FIN ha tomado la decisión que debió tomar hace décadas. ( y no hablo de la década de los 50-60.)
     
    Pero, al menos, cuando se opina de algo tan grave como la acusación de pegar un tiro en ” la barriga y en la pierna” ( que no en la espalda, puesto que en la espalda hace ” menos daño”… ¡coño!) lo menos que se debería hacer es informarse mínimamente de la realidad al respecto.
     
    Que yo sepa, y si estoy equivocado le agradecería a Ludovico que me demuestre lo contrario, el SEÑOR Otegui no tiene ningún delito de sangre y está en la cárcel por un supuesto delito de OPINION y por motivos POLITICOS.
     
    Veamos el principio de el desaguisado judicial contra el SEÑOR Otegui:
     
    http://www.publico.es/espana/298929/dos-anos-de-carcel-para-otegi-por-enaltecer-a-eta
     
    ( Recomiendo la lectura de algunos de los comentarios del artículo. Seguro que se aclara un poco mejor el asuntillo de ” la paja en el ojo ajeno y la VIGA del ojo propio”.)
     
    Pues éso… que no tengo tantas horas libres para poner los puntos sobre ciertas ies.
     
     

  • Iñaki S:S,

    Amigo Ludovico, gracias por tu cordial oferta. El problema es que no estoy para grandes trotes y mi radio de acción se limita a unos 200Km, a la redonda, desde Bilbao. Estoy totalmente de acuerdo en lo de la radicalidad frente la injusticia y la falta de ética  pero, cuidado, sin hacer uso ni abuso de la ley del embudo. Es demasiado fácil obsesionarse con la pajita en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio.
    En definitiva, todos debemos hacer un gran esfuerzo de comprensión hacia los comportamientos de los demás, antes de juzgar y colgar etiquetas. Juzgando precipitadamente se comete la injusticia de interpretarlo todo de acuerdo con los propios “prejuicios”. Intento liberarme de este pecado, aunque quizá no siempre lo consigo.

  • Carmen (Almendralejo)

    El periódico FASCISTA “LA RAZÓN” publica en su portada que ETA quieres meterse dentro de 15M.
    Ya sabemos por donde va a ir Rajoy y su golpe de Estado a la americana…
    Sus guerra preventivas, nos llevarán a la cárcel por escribir esto y por salir a la calle después de las diez de la noche, como ya hizo en Madrid este mayo pasado, cachearon a personas que salía de sus lugares de occio, las indujeron con al polinazi hasta Sol para meterla en el centro y poder intervenir diciendo que se resistian…
    No nos damos cuenta de verdad de que estamos en un golpe de estado, pero es la realidad, y no nos creamos que volveremos a los años 80.90.
    El socialismo ramplón, es tan culpable como estos ¿Por qué no salen en todos los medios denunciando lo que están haciendo con la población?
    ¡¡¡FACHAS!!! SON LA MISMA MIERDA

  • No sé si debo entrar en lo de Otegui después de mis palabras anteriores. De todas formas, no dije que le diera un tiro en la nuca, sino en la espalda. Parece ser que le dio en el estómago y en la pierna.

  • Iñaki amigo. Cuarenta y un año hace que me casé yo. El primero de abril de 1971 en una ermita preciosa de la Garrotxa, provincia de Gerona, dedicada a la Mare de Deu de la Font de la Salut. (La Virgen de la Salud). Me casé con una periodista que luego estuvo decenios de profesora en el Colegio Alemán. Debemos ser coetáneos. No creo ser radical salvo en la injusticia. Me debe venir de familia, pues soy hijo de anarquista andaluz. Pasado luego por el evangelio, o al menos eso creo. Conoces muy bien mi opinión. No tiene sentido que me defienda o replique. Si vienes por Barcelona, me gustaría ofrecerte mi casa.

  • Iñaki S:S,

    Amigo Ludivico, veo que hasta ahora solo estamos demostrando lo diferentes que se ven las cosas según se miren desde España o desde el corazón del Pueblo Vasco. Fijate hasta que punto es esto realidad que,  leyendote las cuatro líneas que estamos intercambiándo, te me cuelas en la casilla de los nacionalistas radicales españoles. Esto me hace redoblar los esfuerzos para intentar que las fronteras que nos separan, se conviertan en auténticas vías de comunicación entre los que transitamos por un lado y otro. Difícil, pero no totalmente imposible.
    Cada uno estamos marcados por las propias experiencia. Yo me casé hace cuarenta y dos años con una señorita nacida en Guiria de la Costa(Venezuela). Su padre tuvo que salir por piernas de casa, por el terrible delíto de ser Alcalde de Otxandio, en 1936. Era un bendito y, sin embargo, la justicia revolucionaria del momento, aquella si que fascista por muy bendecida que estuviera por la jerarquia católica que apoyaba la cruzada, le condenó a muerte. Los de aquellos tiempos si que eran auténticos exilios. Otros muchos no tuvieron su suerte y no lo pudieron contar. Hablas de situaciones injustas y anómalas y nada dices de la Audiencia Nacional, un tribunal franquista totalmente anacrónico en la Europa siglo XXI. Repites constantemente lo de criminales y complices, metiendo a todos en el mismo puchero.   Ten en cuenta que toda esos abertzales son considerados, aquí,  como defensores  de la Patria Vasca(Aberri). Debe de ser por ignorancia, pero no entiendo que tiene que ver lo del tiro en la nuca con Otegi, el Mandela Vasco que está fabricando la ceguera del Gobierno español. Con esta cerrazón, que huele demasiado a  algo tan antievangélico como la venganza, se pone dificil el pacificar a los pueblos, a las comunidades culturales y políticas. Aquí no tiene credibilidad el acusar a la Iglesia Vasca de connivencia con ETA.  No puede calificarse así la compasiva identificación con un Pueblo maltratado por cuarenta años de dictadura fascista. Recuerda lo de las “provincias traidoras”. Es verdad que una minoria del Pueblo Vasco cometió la gran equivocación de  hacer frente, a la violencia opresora del Estado, con una violencia de respuesta que ha hecho sufrir a mucha gente. Pero también es verdad que nunca recibió la aprobación de la Iglesia Vasca, ni del sano abertzalismo independentista.  ETA es ya historia y carece de lógica que se trate de utilizarla como tapadera de los verdaderos problemas de España. Que son demasiados, por cierto.
    Suscribo integramente los comentarios de X. Gundin. Creo que  buscan, con sinceridad, puntos de encuentro. Dar la matraca con solo una parte de las víctimas, con exigencias de peticiones de perdón a una sola de las partes, con peticiones de disolución de una ETA que, una vez abandonada la lucha armada, ha pasado a ser una parte mas del democrático Pueblo Vasco, etc.  es no querer construir puentes que nos lleven hasta una conivencia pacífica, en Euskal Herria y en España. Creo que el nacionalismo español necesita una buena dosis de aggiornamento.
     
     

  • Gundin a mí me interesa otro plano. El moral. Un criminal que no entrega el arma esperando una contrapartida es un chantajista, que quiere rentabilizar su crimen. No sé lo que harán los políticos, ni conozco los intereses que les muevan. Del anterior presidente se dijo que quería ganar el Nobel con el fin de ETA, sin especificar qué fin. Me malicio que en el relativismo moral imperante, es decir, la ausencia de ética, harán cosas que repugna a la dignidad de la persona. Le llaman pragmatismo. A mí me acucia otro orden. El de la justicia, el del respeto a los demás. El atenimiento a los derechos fundamentales. Yo no distingo entre ETA mátalos y el cumplimiento de ese deseo. Ese grito indecente se expresó durante larg. os años de muchas maneras.  Cuántas personas “no habían visto nada” ante la sangre de un asesinado, cuántas no decían “algo habrá hecho” refiriéndose a la víctima. A mí nadie me puede hablar de pueblo cuando han asesinado y expulsado a muchos hijos de ese supuesto pueblo. Sabido es que  el concepto de raza es un disparate genético, pese a lo que diga Arzallus y los suyos sobre el Rh. (No me acordaba de los títulos de memoria, los he bajado de la estantería: The nazi symbiosis. Human Genetics and Politics in the Third Reich, de SF Weiss, Anthropology at War. World War I and the Science of Race in Germany). A mí las lecturas de Sabino Arana, comprenderá, no me harán más mella que en su paisano Pío Baroja. Ese es el plano en que me gustaría moverme: elk de la verdad científica, histórica y moral. La política me parece harto miserable en muchos aspectos, aunque venga envuelta en mentiras de fraile.

  • X. Gundín

    Ludovico,
    A nadie en particular me referí con lo de valientes de última hora.
    La pacificación tambien incluye a las víctimas. ¿Qué son pacíficos?. Es de esperar que  sus sentimientos no lo sean en mayoría de casos (una minoría ya habrá perdonado) lo que se comprende. Tambien hay que pacificar esos sentimientos. La pacificación debería permitir que los huidos regresaran. Los muertos, todos, descansen en paz.
    Parece poco probable que ETA entregue tan rápido y sin contrapartidas las armas. Es la garantía que le queda frente al Estado español. Y el retorno de la violencia aunque hoy parezca difícil, no es imposible.
    Digo lo de cuidado los valientes de última hora pq no es seguro que esta hora sea la última. Sin referirme a nadie en particular, nadie tiene que darse por aludido personalmente.

  • Gundin no sé quiénes son los valientes de última hora. Por mi parte escribí públicamente con nombre y apellidos mi primera denuncia contra la banda criminal a raíz del asesinato de Portell, hace varios decenios. La banda no se ha rendido: no ha entregado las armas. Parece incluso que sigue rearmándose si son ciertas las noticias sobre los últimos apresamientos en Francia. Lo que hay es una atronadora demagogia, que va de obispos a etarras, sobre el ninguneo de las víctimas, en todas sus facetas. De hoy mismo es la negación a pedir perdón o a arrepentirse.

    A mí lo de pacificación me produce cierta sensación de desasosiego.  ¿Pacificar a los muertos? ¿Pacificar a los familiares de los asesinados, a los huidos? Por Dios, si son pacíficos. En otros países, en España mismo en otros tiempos, los hijos o familiares de las víctimas se hubieran tomado la justicia por la mano.  Si un borrón más hay que atribuir a la Iglesia Vasca (ciertos obispos y fieles) es esa connivencia con el mundo etarra y el aislamiento de las víctimas, de las pacíficas víctimas.  Por lo demás ya he dejado expuesta mi postura sobre la injusta situación sobre la que se quiere fundamentar no sé qué proyecto político. Muerto o alejado al oponente, recogidas las nueces, hagamos un futuro nuestro. 

     

  • X. Gundín

    No se oculta. Se dice, se dijo y veremos si se dirá, claramente que no habrá negociaciones políticas.
    Dicen que no habrá negociaciones políticas con terroristas. No era terrorista el PNV de Ibarreche, y tampoco le atendieron.  Hay algo de lo que no quieren hablar, con nadie.
    Si del Estado español depende no habrá en ningún caso ciertas negociaciones políticas. No depende de la legitimidad del interlocutor, sino del derecho a negociar: el de autodeterminación, correspondiente a la existencia de los pueblos y naciones.
    Esto es lo que está en el trasfondo. Y lo que hay que sacar a la luz.

  • X. Gundín

    En el primer párrafo del punto 2.- del post se leen las razones que, según Etikarte, tienen los  partidarios de NO hablar con ETA . No veo que una de esas razones sea que el dialogo con ETA sería inconveniente -por lo menos indiferente- para la pacificación del PV.
    Y como tengo por objetivo preferente tal pacificación, incluyendo la más dificil de los espíritus,  desacredito las razones dadas para el no diálogo.
    La rendición de ETA fue unilateral e incondicional, e.d: sin derechos acordados previamente. Según eso ETA y sus miembros habrán de conformarse con lo que quieran darles el vencedor. Petro a este   interesa -y debe- ser generoso y reconciliador.
    El moro está vencido, pero cuidense  de alancearlo, que no está muerto, valientes de útima hora.

  • Amigo Iñaki. por supuesto me gustaría visitar a menudo el Pais Vasco. Motrico, en particular. ¿Sabe por qué? Porque de alli son las raíces (Usobiaga) de mi ahijado. Me debe además una cena en Arzak alguien que fue todopoderoso en el gobierno de Garaicoechea.  Nunca he hipostasiado ningún texto político de derecho positivo, la Constitución o los Estatutos, por ejemplo. Son revisables. (A mí me gustaría cambiar la jefatura del Estado, entre muchas cosas más.) Yo no sé quiénes son los radicales españoles.  Ni si un Pais Vasco independiente respetaría los derechos. No creo nque ese sea el tema. La cuestión es que nos encontramos en una situación injusta, no sólo anómala. Los criminales imponiendo sus condiciones, a los que se unen los que fueron cómplices, por acción, omisión o excusa, de sus actos infames. ¿No son vascos los que hubieron de salir por piernas? ¿Dónde está su voz? ¿Se les devolverá cuanto hubieron de abandonar? ¿Por qué ha de triunfar una política perversa, antiiusnaturalista, de las nueces recogidas? Hay mucho mal de origen.
    Mucha usurpación del derecho ajeno.

    Eso, desgraciadamente, Iñaki no lo veo reflejado en ningún lado. Observo una política de tierra quemada. El que lo quiera, de acuerdo y el que no carretera y manta. A mí con toda franqueza me parece una postura tan injusta, tan contraria a derecho, tan antievangélica para los que nos declaramos cristianos, que me abochornan determinados textos seudopastorales.

    Iñaki decía usted antes que si yo no era partidario de excarcelar a Otegui. No soy partidario de condenar a nadie. Eso se lo dejo a la justicia. Pero ha puesto un ejemplo que, por razones personales, a mí escuece. Cisneros era un demócrata cristiano limpio y generoso. No se merecía el tiro por la espalda que ese ciudadano le descerrajó.  ¿Presidente de su comunidad? Uno de mis capítulos favoritos de la historia reciente es la República de Weimar. Terminó cuando eligieron a quien usted sabe.

    Por supuesto, para mí el País Vasco no empezó anteayer. He disfrutado estudiando durante años la Scoeidad Vascongada de Amigos del País, el Instituto Químico de Vergara, los oficiales vascos de la secretaría de Felipe II (como usted auténtica endogamia en el corazón del Imperio español) y, ciertamente, las aventuras pesqueras de Terranova. Tal vez porque una de las primeras lecturas de niño que recuerdo fuera una biografía de san Ignacio de Loyola.

  • Iñaki S:S,

    Amigo Ludovico, un placer cambiar impresiones contigo de una manera tan civilizada. Es un ejercicio gratificante hablar,  respetando y tratando de entender a quienes opinan de un modo diferente.
    Totalmente de acuerdo en que no hay derechos de ninguna tierra, solo de las personas. Por eso en nuestra tierra vasca consideramos tan anacrónico el derecho constitucional español. ¿Qué significado tiene un Art. 8º que coloca al Ejército como garante de la unidad indisoluble de España?. ¿Se trata de una fórmula intimidatoria o se está realmente dispuesto a matar por defender la unidad de un territorio?.  ¿Se trata mas bien de defender, a sangre y fuego, la integridad de la minoría radical española asentada en Euskal Herria?. ¿No será un temerario juicio de valor el pensar que una EUskal Herria independiente no iba a respetar los derechos humanos de todos los ciudadanos extranjeros, incluidos los españoles?.
    Te recomiendo que vengas mas a menudo a Euskal Herria.  No te quedes en las grandes ciudades, sino trata de recorrer los rincones y fiestas en las que se percibe el pálpito de  un Pueblo tan singular como el vasco. España y Euskal Herria están condenadas a entenderse y para eso hay que hablar y hablar, inasequiples  al desaliento. Si nos limitamos a repetir insistentemente, por una parte, crímenes como el de Hipercor, etc. y por la otra, masacres como la de Otxandio y Gernika, etc. ( los años transcurridos de los unos a los otros no son nada), yo que soy ya mayorcito me quedaré sin ver la salida del callejón.

  • Iñaki, amigo (te devuelvo gustoso el saludo). Bandrés dijo plásticamente aquello de que ETA, nacida en el seminario, era lucha entre seminaristas: los etarras, por un lado, y los polícías (procedentes de seminarios o instituciones religiosas) por otro.

    Hace más de un siglo que Pasteur le dio el golpe de gracia a la generación espontánea. Redi, un par de siglos antes, ya lo había demostrado con sus famosos experimentos de tarros estancos de las moscas.  No creo en ninguna generación espontánea.

    El franquismo, que yo sepa, afectó a todos los españoles (a mí me mataron un tío juez y mi familia, roja por los cuatro costados, lo sufrió hasta el exilio) .

    Lo del neofranquismo actual es una apreciación suya.

    Creo que conozco algo el asunto. De hecho en la universidad coincidé con muchos oriundos de allí que entonces se iban a estudiar a Valladolid o a Madrid o venían a Barcelona. Luego vinieron otros a Barcelona (el famoso asesino en serie de militares y otros, hoy dicen que arrepentido, y los que destrozaron la vida de “¿cuántos?” en Hipercor). Conocí, y sigo siendo amigo, de quien no quiso recibir el premio nacional de fin de carrera porque no quería darle la mano a Franco. Por aquellas casualidades de la vida, Sánchez Mazas quiso que perteneciera al comité de redacción de la revista de filosofía que iniciaba la recién fundada Universidad del País Vasco. Guardo un texto inédito que me envió  Koldo Mitxelena sobre el origen de la lengua vasca.
    Tengo  amigos muy caros en esa comunidad. Pero, por encima de todo, me mueve el derecho natural, que ha sido asumido por la doctrina evangélica. No hay derechos de ninguna tierra, sino de las personas. Y el pueblo que excluye a otros a sangre y fuego no es pueblo. Es quimera nazi. Qué cosas enseña el derecho natural y el evangelio, eh Iñaqui. Un saludo

  • Iñaki S:S,

    Amigo Ludovico, ya veo que para ti ETA es una especie de champiñón terrorista nacido por generación espontánea. Para ti nunca ha existido, ni existe, ni existirá un Pueblo Vasco que se ha sentido maltratado y se sigue sintiendo maltratado por el franquismo pasado y el neofranquismo actual.  Seguro que la liberación de Mandela, por poner un ejemplo, te pareció muy bien y que, sin embargo, hablar de una posible liberación de Arnaldo Otegi te pone de los nervios.  Me parece que te conviene repasar los movimientos de liberación de los pueblos del mundo mundial, para no seguir encerrado en un callejón sin salida.

  • ¿Por qué ese empeño en la pornografía? ¿Por qué ese empeño en deturpar el significado de la cosa con palabras mendaces?

    ETA no es una organización violenta. Son asesinos, tout court.

    Nadie tiene derecho a disponer de la vida de los demás. Aunque los “demás” sean niños (Hipercor, Vic, Zaragoza, etc.), mujeres o varones; sean tenderos, empresarios, políticos, policías, guardia civiles o militares. El asesinato es un asesinato.

    Quien sufre el asesinato no altera el bien común y la paz de una comunidad. Sólo el asesino.  No hay lugar, pues, a reconciliación ni a pacificación porque nunca una parte rompió la estabilidad.

    Existe una cooperación necesaria en los crímenes de ETA. Son las coartadas doctrinales y el silencio amparador.

    Existen unos efectos secundarios derivados de los crímenes de ETA, la coartada doctrinal y el silencio amparador: el dolor de las familias y la huida de muchos de la comunidad vasca a otras comunidades del resto de España. (Eso de Estado Español, como diría Julián Marías,es propia del franquismo, y como diría mi Rector Fabían Estapé, una gilipollez económica, política e histórica, amén de lingüística).

    Pretender hacer borrón y cuenta nueva persistiendo los efectos secundarios es lisa y llanamente una clamorosa injusticia que ningún cristiano debería admitir.

  • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

    Una buena aportación en clave ética; conoce la política, pero no compite por una descripción particular del problema vasco; ofrece las claves éticas en juego bajo el supuesto del derecho del pueblo vasco, y de todos los pueblos a la paz; me gusta porque hace pensar y tiene carga utópica (no quimérica).

  • Iñaki S:S,

    Retengo del último párrafo la idea siguiente: “…el planteamiento correcto del DIÁLOGO entre los gobiernos español y francés con ETA, debe de hacerse desde la exigencia radical del derecho que tienen, a VIVIR EN PAZ, el PUEBLO VASCO, el PUEBLO ESPAÑOL y el PUEBLO FRANCÉS”.
    En estas líneas veo un reconocimiento expreso de la existencia del PUEBLO VASCO y esta es la clave que inclina la balanza en favor del …”SI hablar con ETA”.
    ¿Quienes formamos, con todos los matices que se quieran, el PUEBLO VASCO que SI existe?.
    -Vasquistas unionistas que se consideran a si mismos españoles. Por ejemplo, el PP de Basagoiti y el PSOE de Eguiguren.
    -Nacionalistas vasco regionalistas. PNV de Urkulu.
    -Nacionalistas vascos  soberanistas. PNV que mantiene la vigencia de un Plan Ibarretxe con encaje en la Constitución española.
    -Izquierda Abertzale independentista que apuesta única y exclusivamente por la vía política. I. A. que incluye a las diversas marcas y coaliciones.(Ex-Batasuna, Sortu, Bildu. Amaiur, etc.).
    – Abertzalismo independentista radical. ETA militar.
    Con todos los respetos hacia los dos extremismos minoritarios, el núcleo central mayoritario del PUEBLO VASCO lo componen los regionalistas, soberanistas e independentistas que solo hacen política. Lamentablemente, desde el Estado español se ve a este núcleo contaminado por la deriva militar de ETA, por el mero hecho de no poder negar que ETA “ES” una parte del PUEBLO VASCO.
    Pues bien, como el SER de un  PUEBLO no puede disolverse y siempre llevará en su seno el cáncer de ETA, (Gobierno español dixit), pedir la disolución de esta organización armada equivale a encerrarse en un callejón sin salida. Por cierto, mágnífica cortina de humo para tapar el corporativismo escandaloso, e incluso criminal, de políticos, jueces, banqueros, obispos, etc., que se ensaña sin piedad con la pobre gente. ¿Hasta que abismo habrá de caer la marca España, para que el pueblo español levante la cabeza y ponga las cosas en su sitio?.
     

Responder a Ludovico Cancelar comentario