Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4987 Artículos. - 80061 Comentarios.

XVII Encuentro de Comunidades Cristianas de Andalucía

Manifiesto Final: “Espiritualidad cristiana en el mundo actual. Seguir a Jesús hoy


Las comunidades cristianas populares (CCP) de Andalucía, junto a otras venidas de diversos lugares del país, hemos celebrado nuestro encuentro bianual en El Morche (Málaga). Hemos compartido la cordial amistad de los muchos años que nos une, la fe común en Jesús de Nazaret y la fraternidad que nos mantiene en el compromiso fiel por una sociedad con mayor igualdad y justicia social.

Los cambios actuales, en todos los ámbitos de la vida, están configurando un mundo cada vez más global donde se deshacen las certezas inamovibles, de sociedades pasadas. Las verdades fijas y los rigurosos dogmas religiosos o ideológicos, son pocos aptos y hasta a veces impedimento, para abordar las nuevas realidades sociales y para que las personas se encuentren consigo mismas, con las demás y con el Misterio de la Divinidad que nos habita y nutre al Universo.

La espiritualidad cristiana hoy invita a seguir a Jesús fuera de los marcos religiosos que desfiguran, ocultan y dificultan el acceso a su Vida y Mensaje, a quienes son del mundo actual y buscan la “cualidad humana profunda” mas allá de las formas instituidas.

Se dice que vivimos no solo en una época de cambios sino más bien en un “cambio de época” donde las transformaciones de todo tipo no afectan por igual a todo el mundo. La brecha entre enriquecidos y empobrecidos se ahonda sin medida y los avances científicos, tecnológicos y culturales están en manos de un sistema capitalista, injusto y depredador que devalúa la democracia, los derechos humanos y el acceso a una igualdad global, a la vez que destruye la vida de nuestra madre Tierra.

Ante todo este cúmulo de injusticias despiertan hoy un conjunto de voces de resistencia y de propuestas alternativas, como los recientes movimientos de indignación y otros anteriores.  Ellos muestran la luz y esperanza de que “Otro mundo mas justo es posible” con nuevos valores emergentes y alternativos capaces de configurar un Nuevo Orden Mundial sin exclusión social y en armonía con la Naturaleza. Como creyentes estamos unidos a todo ello y deseamos que la institución eclesiástica también se deje rejuvenecer por estos nuevos valores de los que ella debería sentirse necesitada.

Finalmente nos sentimos invitados, una vez más, a reconocer que el seguimiento de Jesús y el acceso a la Divinidad pasan siempre por la defensa de los heridos al margen de la historia y por la solidaridad con los pueblos crucificados por la injusticia mundial. Y al oír en nuestras conciencias  aquello de “tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui extranjero y me acogisteis…”, sentimos que ese mensaje es hoy, como siempre, la manera más evangélica de seguir a Jesús en el mundo actual.

El Morche (Málaga) 27 de noviembre de 2011

18 comentarios

  • M.Luisa

    Iba a salir, pero me he quedado con la rodilla inmovilizada, por eso sin poder ahora de momento hacer otra cosa, me detendré  un poco más en el aspecto que expresamente  he abierto del tema en cuestión. No creo que Antonio Duato tenga ningún inconveniente ya que  no se trata de desviarme del mismo,  sino todo lo contrario,  de  profundizar en  el significado de aquella   frase  que recoge  y de la cual  me serví para  mi primer comentario, del pasado 30 de noviembre.

     
    “La espiritualidad cristiana hoy invita a seguir a Jesús fuera de los marcos religiosos que desfiguran, ocultan y dificultan el acceso a su Vida y Mensaje, a quienes son del mundo actual y buscan la “cualidad humana profunda” mas allá de las formas instituidas.”   Frase que expresa la idea que desarrolló Mariá Corbí como ponente del Encuentro  al que hace referencia el artículo. Yo no estuve allí pero  el significado  del contenido de la frase me es sobradamente familiar. Lo alcanzo, no sé si os habréis dado cuenta  a través de  la analogía sobre  las cualidades a la que me he referido antes.
     
    Las cualidades  de los alimentos no necesitan aderezo  para saborearlos,  podemos no saber estas cualidades lo que son  en realidad fuera de  este sabor que nos dan,  pero  sólo con eso sin añadirles nada sólo dejándonos llevar por su esencia  es lo que ha posibilitado,  como he dicho, en el ámbito de la cocina tanta creatividad.
     
    La espiritualidad es creatividad. ¿La religión ha facilitado la creatividad? o bien ésta   se le ha ahorrado al creyente con tanto aderezo?
     
    Ahora no me voy a extender sobre lo dicho en mi anterior comentario, concretamente  en el último párrafo,   pero si se ha comprendido,  se verá ahí  que de lo que se trata es de profundizar en lo propio  para  cualificarlo y ello es posible  dado el carácter alternativo de la realidad humana.    Por eso dije al principio, dirigiéndome a Oscar  aquello de que,  me enfadaba  el hecho de que no se viera con anterioridad, cuando se habla de la sociedad alternativa ofrecida  en el Evangelio  y recordada   aquí por S. Santos que, con todo,  no se vea, repito,   que  primero  tal  alternativa, Jesús,  la  haría  recaer en el interior mismo  de los discípulos, es decir,  lo que se ha venido en llamar más poéticamente la conversión de los corazones.
     
    Finalmente y dejando sólo apuntado lo que de sí daría este tema a cuyo fondo   reposan, en mi opinión,  la mayoría  de los artículos aquí expuestos,  sólo diré que   para  hacer posible la sociedad alternativa, desde mi punto de vista,  primero hay que prestar atención  al carácter alternativo de lo  propiamente humano en tanto realidad individual. Llevados así a la profundización  quedaría abierto el ámbito de la espiritualidad.

  • M.Luisa

    Por la importancia que creo que tiene  y a la vez, también,  porque podría servir para despejar  la  duda  que con respecto a la realidad  alguien por aquí,  suspicazmente,  me ha preguntado a veces,  haré una   reflexión anexa a  mi comentario de ayer, pero sin  pretender por tu parte,  Antonio, si no quieres,  respuesta alguna.  Si tomo este espacio para hacerla,   es debido a que  yo,  sin  tu pregunta retórica ¿A qué sabe la miel, el vino, etc.,? tal vez nunca me hubiera puesto a ello.
     
    Se trata, pues, de ampliar un poco más lo que ayer adelanté  sobre mi   experiencia personal, pero no para hablar de mí,  sino del  influjo de consecuencias  que para mi tubo dicha experiencia.
     
    En cualquier caso algo de ello dejé ya apuntado ayer  al final de mi comentario, cuando dije   “De ahí se podría seguir toda una reflexión respecto  de todo aquello que nos dejamos perder estando plenamente capacitados”.
     
    Pues bien, enfocada así la cuestión  ¿Qué es todo aquello que nos dejamos perder estando plenamente capacitados? La realidad, ni más ni menos.
     
    Preguntamos ¿A que sabe la miel, o el vino? Pues bien, los que están facultados de olfato y gusto saborean su realidad  y por tanto pueden distinguir  un vino  verdadero de un vino falso. Un ejemplo de ello un poco banal, si se quiere, sería,  que  la  realidad llevada al campo  de los alimentos  constituiría  la creatividad culinaria que actualmente  no tiene límites.
     
    Aplíquese esto en otros campos como por ejemplo en el religioso. Decir lo que pienso al respecto me haría llenar demasiadas páginas.

  • M.Luisa

    No sé, estimado Antonio,  pero al leer ayer tu comentario tuve la sensación de que con él dabas por resuelto el atasco que con mi mejor intención, detecté,  nos metiera  el párrafo de referencia. En ese sentido veo que a nivel general se percibe como si fueran los comentarios  los que,  de su mano,  nos llevaran a poner  el punto final.   De ahí pienso,  es por lo que  repetitivamente  bajo distintas formas  coyunturales los diferentes temas quedan deshilachados desembocando  en un mismo atolladero.
     
    Por ejemplo,  esta vez se podría decir que el que aquí se ha producido comparte la misma problemática que el que se dio ayer en el hilo de J.M. Castillo, en el cual  pareció que   con lo vivencial como horizonte humano  se  daba por  desencallado el atasco.
     
    Ahora a lo nuestro. Siempre elijo  como sabes la reflexión,  sin embargo esta vez,  respetando, si fuese tu deseo el dejar cerrada la cuestión, en aras a más claridad pero sin ánimo de aseveración,    lo haré a modo de puntualizaciones.
     
    1)    Huyo siempre de lo demostrable,   mi método es el descriptivo. De él, sin ir más lejos, hay una pequeña muestra que dejé ayer en el hilo ya mencionado.
     
    2)    Sobre el párrafo que nos ocupa  tal como está formulado me pareció  como si nos retrotrajera a la idea aristotélica de hombre en la  que lo racional de él es algo que se da por añadidura. Qué es el hombre? Animal racional, se nos dice.  Con lo cual al romper la línea biológica de la animalidad  es entonces cuando obliga  a una explicación, demostración.  Contrariamente,  si no se rompe la línea biológica son las acciones diferencialmente humanas las que con su habitud propia de enfrentamiento con las cosas como realidad,  sitúan el problema en el orden de los hechos y por tanto en el descriptivo. Recuerdo que hace tiempo en un Post. rezaba  el titulo “El hombre como animal de realidades” entonces sí que, para mí estaba el problema bien enfocado.
     
    3)    Sobre  tu pregunta ¿A que sabe la miel, o el vino, etc.? no te lo puedo decir porque soy anósmica, mejor dicho, de la miel por ser dulce  detecto su dulzura, lo dulce y lo salado  como lo amargo y lo picante no se pierde en dicha afección, pero por ser   añadidos.  Sólo por eso son aprehensivos al gusto  del sujeto no al sabor de los alimentos de las “cosas” que se pierde definitivamente. De ahí se podría seguir toda una reflexión respecto  de todo aquello que nos dejamos perder estando plenamente capacitados.
     
    Por hoy  es bastante,  me lo piden las neuronas, pero  te  agradezco  a pesar de nuestras discrepancias tu  tono  amigo y dialogante.
     
    Un abrazo

  • Antonio Vicedo

    Puede , María Luisa, que eso “no demostrable” a lo que refería en sentido negativo respecto a la demostrabilidad, sea algo de lo que llamamos “vivencia”. De ello tenemos evidencia, pero imposibilidad de concretarlo en demostración. Algo así como responder ¿A qué sabe la miel, o el vino etc?
    Puestos a querer demostrarlo nos quedamos bloqueados o resbalamos por la superficie de lo circunstancial. Pero basta gustarlo una sola vez, para ya estar en condiciones de saber lo que es y poderlo distinguir de lo demás.
    Cuando abordamos nuestra racionalidad libre y responsable dentro de su relatividad, nos sucede algo parecido ¿Qué es? Y sin embargo tenemos evidencia de que nuestra materialidad es racional, libre y responsable hasta poder llegar a lo abstracto y experimentar el acto libre de una opción.
    Pero en fín, es preferible preocuparse más de lo que se llama práxis humana par sentirnos bien y contribuir a que los demás también lo consigan. Un agradecido abrazo.

  • M.Luisa

    Estimado Antonio, no a modo de puntualización sino a modo de reflexión es como suelo aportar mis opiniones.  No pienses, además,  que haya sido una cuestión de peso como producto de una curiosidad  lo que me motivara al estudio antropológico, todo lo contrario,     me vi  casi forzada a ello por un intento de esclarecer lo humano y comprender sus relaciones más allá de una mera  psicología.
     
    Dices “…El barro vivo como sujeto de evolución queda sustituido por especie viva de mamíferos  que se encuentran dotados de algo no demostrable como material y que se manifiesta y comprueba como racionalidad, libertad y responsabilidad (igual) a dimensión espiritual, característica de los seres humanos”
     
    Esta tesis que planteas, ya me perdonarás pero  a mi modo de ver,  no deja de ser una ingente teoría.  ¿Cómo de una negación    (…se encuentran dotados de algo no demostrable como material) se puede extraer una comprobación?  Habrá, para ello,  que presentar antes  el problema  de forma positiva. Además,  cómo queda sustituido  por  especie viva el barro vivo? Habrá que explicarlo. La dimensión espiritual  del ser humano  es  algo indiscutible pero precisamente  al tratarse de  un hecho no debe montarse  sobre   teoría alguna.
     
    Las teorías, desde luego,   se aprenden  pero son inaprehensibles humanamente. Pueden en un momento ser y lo han sido asumidas intelectualmente,  sin embargo, con el tiempo  y en virtud  de la realidad que albergan, reclaman  su  otro momento propio de superación intelectiva.  Con esta libertad conquistada  es como pienso, y así te lo dije, se puede ir honradamente con el Evangelio en las manos  pero no es fácil   de descubrir esa libertad en todos los que a Él recurren y lo proclaman.
     
    Ahí,    en ese   inextricable nudo  comienza el desencuentro  que venimos arrastrando  hasta  el punto de habernos dejado a unos pocos en la convicción  de que la religión no ha sido sino un  gran obstáculo para  la naturaleza humana.
     
    Desde mi modesto entender pienso que  la consecuencia de todo ello ha sido   el hecho   de una religión que se ha movido en los parámetros  de la llamada “falacia naturalista”. Respecto a ella, el domingo pasado, sobrecogida  en mi sillón y con una taza de tila entre  las manos,  oía en un programa televisivo  cómo aún  la defendían  con uñas y dientes  unos representantes de la autoridad religiosa.
     
    Bueno, lo dejaré …
     
    Un cordial saludo

  • Antonio Vicedo

    Maria Luisa, agradecido por tu aportación y puntualizaciones. Haces referencia a lo antropológico aspecto que, por basarse en la ciencia tiene mayor peso de consideración en el coloquio humano general, sin implicaciones libes de fe.
    Este párrafo mio, creo puede pertenecer de lleno a ese campo antropológico científico, si la referencia al BARRO VIVO como sujeto de evolución queda sustituido por ESPECIE VIVA DE MAMÍFEROS que se encuentran dotados de ALGO NO DEMOSTRABLE COMO  MATERIAL y que se manifiesta y comprueba  como racionalidad, libertad y responsabilidad= DIMENSION ESPIRITUAL característica de los seres humanos.
    “Quise referirme a la DIGNIDAD en sentido radical y por eso recurrí al concepto de SUJETO, para diferenciarlo de las ACCIONES CIRCUNSTANCIALES  que dependen de la opción libre del sujeto y pueden ser ordenadas o abusivas, con lo que la DIGNIDAD  de lo ACTUADO ya dependerá de su coherencia con la adecuada y justa finalidad que se busca o rechaza mediante la acción libre y responsable.
    Tenía presente al referirme al SUJETO PERSONAL o SER HUMANO INDIVIDUAL identificado con esa
    cualidad intrínseca,—- ya NO ” SOLO ( ESPECIE DE MAMÍFEROS EVOLUCIONADA)  BARRO VIVO EVOLUCIONADO”.
    Es verdad que recurro, no se si con demasiada reiteración a referencias evangélicas, pero, como intento que sean muestra de plena convergencia con las que se pueden aportar desde un estricto humanismo, Jesús cuido mucho de presentarse HUMANO y ofrecer testimonio y mensajes humanos, considero esta postura, más que de confrontación proselitista, de convergencia dialogante. Puede que la trayectoria de vida relacionada con gentes no creyentes de buena voluntad y de alto valor de compromiso humano, y lo positivo de la puesta en común con respeto respaldado de un tanto de coherencia práctica, hayan contribuido a esta especie de dependencia o enganche, que ni me estorba, ni me hace levantar los pies del suelo.
    Te reitero el agradecimiento de tus reflexiones por lo que tienen de valor de encarnación y estímulo a facilitarnos el diluirnos como la levadura en la masa , o como la luz, que se hace visible solo en lo que la refleja; o la sal que preserva y condimenta en la medida en que deja de aparecer sal, para hacer salado el condimento

  • M.Luisa

    Es evidente, Antonio, que ambos planteamos el problema de la dignidad humana o si se quiere de la realidad humana, desde distintas perspectivas, tú desde la evangélica y yo desde la antropológica. Esto, sin embargo no quiere decir en absoluto que no tenga presente el Evangelio,  yo  lo tomo no de partida sino como fundamento, es decir,  como fundamento de verdad,  ya que con el Evangelio en la mano  ¿no  es cierto que la puede defender cualquier persona?
     
    Esta vía,   respecto a mi propósito último ya hace tiempo que la abandoné. Sólo me encandilo de nuevo a ella ahora a través de la exégesis realizada magistralmente por nuestro amigo Salvador Santos, porque, como digo, cualquiera defendiendo la verdad evangélica puede estar muy bien defendiendo interesadamente la suya..
     
    Ahora bien, ni por asomo  esto tiene que ver  contigo, querido Antonio,  pues  no sólo leo  con mucho interés   tus escritos  sino que también, tras ellos,  he  descubierto    una  gran persona. Lo que ocurre es que con los años,  aquí   en Atrio,  se tiene ya la experiencia de que por esta vía no se llega a ninguna parte y esto precisamente es debido, pienso,  a que si bien,   unos/as, al poner sobre la mesa los evangelios,  se les percibe una liberación  y lo que les rige es su propia autonomía,  para otros, sin embargo  sigue mediando la vigilancia institucional, el inmenso muro que obstaculiza el encuentro.
     
    De ahí que mi propósito último sea averiguar el porqué de ese apego y es lo que me ha llevado,  por tanto,  a tomar  el asunto desde una perspectiva antropológica en  cuyo análisis  podamos  entrar en el fondo de  nuestro comportamiento. Es algo así como meterse en una exégesis de los actos humanos que, integran por supuesto los del sujeto pero los trasciende.
     
    Un cordial saludo

  • Antonio Vicedo

    María Luisa, veo que expones esto: “-en esta ocasión mi reflexión recae  sobre el  tema de la dignidad humana  que   Antonio Vicedo  en otro hilo la definió como  “cualidad intrínseca  del ser humano en tanto sujeto”, definición que por su insuficiencia, a mi modo de ver    nos deja frente al problema primero   de todos los problemas subsiguientes.”
    Quise referirme a la DIGNIDAD en sentido radical y por eso recurrí al concepto de SUJETO, para diferenciarlo de las ACCIONES CIRCUNSTANCIALES  que dependen de la opción libre del sujeto y pueden ser ordenadas o abusivas, con lo que la DIGNIDAD  de lo ACTUADO ya dependerá de su coherencia con la adecuada y justa finalidad que se busca o rechaza mediante la acción libre y responsable.
    Tenía presente al referirme al SUJETO PERSONAL o SER HUMANO INDIVIDUAL identificado con esa cualidad intrínseca, aquel objeto de fe en el HECHO CREADOR , en LO NATURAL ESENCIALMENTE DIFERENCIADOR de ” A NUESTRA IMAGEN Y SEMEJANZA”; ya NO ” SOLO BARRO VIVO EVOLUCIONADO”.
    Y en cuanto esta cualidad intrínseca ES CONCEDIDA como fundamento característico de ESPECIE PARTICULAR, creo no es alterable  en la realidad, NI POR EL MISMO SUJETO, NI POR OTR*S  (si puede serlo en aceptación o consideración), como no lo es la misma CONDICIÓN DE SUJETO PERSONAL.
    Dos referencias pueden acercarnos a la comprensión de esto: En la presentación del arquetipo Caín hay clara distinción entre el Crimen condenable y la intocabilidad del SUJETO criminal.
    En la parábola del hijo que se aleja del padre  y derrocha, él, a la vuelta, se considera indigno e intenta manifestárselo al padre, pero este, solo considera la calidad(dignidad) de hijo.
    Algo parecido en lo de la oveja PERDIDA; la Samaritana, María la pecadora, la mujer adúltera, el mismo Pedro negador . los discípulos recibiendo de Jesús el saludo de PAZ; el requerimiento a AMAR a los ENEMIGOS, si uno cree toparse con alguno.
    En fin, gracias por tus aportaciones, pues siempre se va completando la verdad si la realidad se contempla desde distintos ángulos.

  • M.Luisa

    Tienes razón, Ana,  lo he confundido con José Comblin que murió el pasado Marzo. Fue ayer cuando me leí este artículo  identificándome con el  pensamiento  de Corbí  y dándome que pensar para componer mi comentario, pero hoy con las prisas he trastocado los nombres, ¡¡en que estaría yo pensando!!
     
    También aquí en Barcelona  a mediados de este mes que finaliza  asistí  al séptimo Congreso de Cristianismo Siglo XXI sin embargo me supo a poco,  me quedo pues  con el gustillo de ese encuentro   celebrado en Andalucía y que nos comentas.
     
    Gracias de nuevo.

  • ana rodrigo

    María Luisa, creo que te refieres a otra persona, puesto que Mariá Corbí está muy vivo y fue él el ponente que tuvimos en el encuentro de CCP de Andalucía.
    Un abrazo

  • Gabriel Sánchez

    En realidad…también deberìa agregar…que a traves del oceano, siento un entrañable cariño, por las queridas comunidades cristianas de Andalucia, porque conozco algunos y se que son Luz en medio de la oscuridad, por lo que aprovecho ATRIO, para mandarles un apretado abrazo…y un animarles a continuar, refundando la Iglesia…Gabriel

  • M.Luisa

    Querida Ana, ahora he de irme pero te doy las gracias por tu  pronta lectura, desde las tres de la madrugada venía  dándole  forma apropiada al asunto para que se entendiera, pienso que ahí radican muchas, muchísimas confusiones.
     
    Cómo no voy a conocer a Mariá Corbí!   Mi sorpresa fue a raíz de su muerte  que  al  extenderme en su lectura, descubrí   sobre todo  en la tesis  que mencionas,  las mismas conclusiones, salvando  eso sí las distancias,   a las que yo  había llegado…  un abrazo

  • ana rodrigo

    Querida María Luisa, me alegra que hayas tomado el párrafo que citas para comentarlo. En realidad dicho párrafo procede de la idea que el ponente, Mariá Corbí, desarrolló en su ponencia y que los y las asistentes reflexionamos y debatimos reunidos en grupos.
     
    Si buscáis en internet encontraréis la tesis de este jesuita que le lleva a la conclusión de que las religiones, especialmente en estos momentos, son más un obstáculo que un camino para descubrir la espiritualidad que el ser humano siempre ha perseguido y que Corbí define como cualidad humana profunda.
     
    Desde el origen de los tiempos los seres humanas han tenido siempre esta inquietud espiritual que han ido depositándose en las distintas religiones, y que, a su vez, éstas han desviado hacia intereses que ya nada tienen que ver con el anhelo originario universal.
     
    En las sociedades, sigo traduciendo la idea de Corbí, las religiones estaban al servicio de unas sociedades estáticas, con la religión como elemento de cohesión social y política. Nada cambiaba, la religión tampoco, yo diría que se enrocó en sus dogmas para evitar cualquier escape de rebeldía, por otra parte, sancionada fuertemente por las autoridades competentes.
     
    Mientras que en las sociedades industriales, dinámicas y siempre en cambio, las religiones se han quedado sin el humus que las sostenía en otras épocas. Como diría Tamayo, hablan lenguajes de otros tiempos, a sociedades de otras épocas y dan respuestas a preguntas que esta sociedad no se formula.

  • M.Luisa

    Con el deseo de perfilar  cuestiones pendientes que considero  fundamentales y que van quedando atrás en la medida que van saliendo  enfrascadores  artículos,        siempre ando buscando  como un último intento,  una  oportunidad de meter en ellos una  última reflexión sobre aquellos temas de gran calado  y  que van quedando en el olvido.
     
    ¿En concreto cuál?  Pues  en esta ocasión mi reflexión recae  sobre el  tema de la dignidad humana  que   Antonio Vicedo  en otro hilo la definió como  “cualidad intrínseca  del ser humano en tanto sujeto”, definición que por su insuficiencia, a mi modo de ver    nos deja frente al problema primero   de todos los problemas subsiguientes.
     
    Para hacer ver  mi discrepancia   me valdré  de este párrafo del  presente articulo que dice “La espiritualidad cristiana hoy invita a seguir a Jesús fuera de los marcos religiosos que desfiguran, ocultan y dificultan el acceso a su Vida y Mensaje, a quienes son del mundo actual y buscan la “cualidad humana profunda” mas allá de las formas instituidas.
     
    Pienso que tal vez resaltando  de  este párrafo   la frase “cualidades profundas humanas” y de ella concretamente el concepto de profundidad pueda entenderse  el porqué de mi  objeción,   pues aunque nadie se crea indigno  esta cualidad humana en tanto sujetos  no nos está  dada en su plenitud,   necesita de una opción.  Esto explica la existencia de una   búsqueda posterior de su sentido profundo. No es un matiz caprichoso, ya que aquí en Atrio, por ejemplo, para expresar la dimensión de espiritualidad de la religión  son muchas las veces que hemos echado mano  de estos   conceptos de búsqueda y de profundidad.
     
    La profundización,  es el indicador que nos pone sobre aviso   de que,  las cualidades  humanas, como he dicho,  no nos están dadas en lo que son.   De ahí   cualquier intento de intermediación  puede  obstruir su dimensión propia   y lo que es peor  falsear   su realidad.
     
    Los indignados, por ejemplo,   han salido a la calle  no porque hayan creído que tuvieran dignidad, en su momento, en efecto,  debió ser sólo así, sino porque precisamente al posesionársela    la  pueden poner  en práctica ellos mismos.  Igual  sucede en el plano religioso,  unos por creer que  meramente  tienen  dignidad dejan que se la administren y otros poseyéndola  se la hacen suya  poniéndola  a prueba, o sea   experimentándola en el conjunto de  toda su vida. Por tanto,   más que una acción del sujeto lo que  hace posible que la dignidad aflore en el ser humano  es una  opción  personal. La persona no se descubre ni en los actos ni en el sujeto, es decir no la hallamos en la línea que lleva del sujeto a los actos. El problema      se halla  en otra línea distinta, una línea que no anula ciertamente por completo  esta relación,  pero que la absorbe en una unidad superior.

  • oscar varela

    Hola!

    Me es un deber decir en Atrio.org
    que le he robado!

    Le he copiado este Post
    y lo reproduje -con la cita de Atrio.org-
    en las sencillas INFOs (la número 27)
    que “oficiosamente” voy haciendo de caja de resonancia
    de las opiniones del curerío casado latino-caribeño-americano,
    como que -para su desgracia y con aviso- su Secretario soy.

    No sólo lo reproduje sino que solicité que fuera
    comprendido, apoyado y difundido;
    y también -si así lo disponen- adherir oficialmente.

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • ana rodrigo

    Realmente, durante 34 años seguimos viéndonos cada dos años muchos componentes de CCP de Andalucía. Durante los dos días  que dura el encuentro, además de un ponente que nos expone algún tema, tenemos la oportunidad de compartir proyectos, compromisos, amistad, ilusiones, luchas, inquietudes, etc., y mucha alegría. El carácter festivo del pueblo andaluz no es un tópico, es una suerte cuando tenemos la posibilidad de vivirla.
     
    Así que el orden del día suele ser una ponencia, reunión de grupos para reflexionar sobre el tema de la misma, formulación de alguna pregunta al ponente que durante una hora sus respuestas suelen convertirse en una nueva conferencia, además tenemos distintos talleres sobre un tema concreto.
     
    Momentos especiales son la presentación de los distintos grupos (suele ser en tono de humor), la fiesta al final de la segunda jornada, y, el colofón es una Eucaristía, que es difícil transmitir en palabras, puesto que, ante todo, es una vivencia muy profunda, amenizada con canciones estupendísimas animadas por la guitarra de nuestro amigo Domingo.
     
    Como veis son dos días muy intensos y muy interesantes, al que estáis invitad*s todos y todas las que queráis, puesto que está abierto a todo el mundo. Ah, y es muy económica la estancia y participación. Dentro de dos años, ya sabéis.
     
    Allí encontré a un antiguo conocido mío (que yo había dado por muerto hace años) y que nunca había participado en estos encuentros; su participación de este año le supuso una gran sorpresa al ver la vida, el compromiso y el entusiasmo que había en estos grupos comunitarios. Cuántas veces tendemos a decir que sólo existe el cristianismo de parroquia, y que los grupos marginales apenas existimos. Pues no es así, existe otra manera de vivir el cristianismo intentando seguir a Jesús de Nazaret desde parámetros de iglesia de base y desde la base. Somos mucha más gente de la que creemos, si bien y posiblemente no somos capaces de llenar la Cibeles y adyacentes en torno al Papa, !!. Aunque el Papa sí debería interesarse por esta otra iglesia, existente, viva y responsable, que nunca iría a reverenciarle como si de un dios se tratase.

  • Gabriel Sánchez

    Finalmente nos sentimos invitados, una vez más, a reconocer que el seguimiento de Jesús y el acceso a la Divinidad pasan siempre por la defensa de los heridos al margen de la historia y por la solidaridad con los pueblos crucificados por la injusticia mundial. Y al oír en nuestras conciencias  aquello de “tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui extranjero y me acogisteis…”, sentimos que ese mensaje es hoy, como siempre, la manera más evangélica de seguir a Jesús en el mundo actual.
    Me parece que a esto no debe agregarsele nada más, excepto, servir al reino, que esta en la calle , clamando justicia…libertad, amor y Luz…Gabriel

  • Antonio Vicedo

     
    Como en la individualidad del ser humano se concreta su realidad concreta Personal, SUJETO básico de la relación: con Dios (aceptada por fe) ; y de modo cuantitatívamente progresivo con l*s otr*s semejantes, en agrupaciones socio-comunitarias, hasta la universalización o globalización, en tanto ESPECIE HUMANA o HUMANIDAD, en ambas dimensiones vitales de ser y hacer o recibir, debe concretarse lo que consideramos ESPIRITUALIDAD CRISTIAN, explícita o implícitamente considerada.
    Para quienes intentamos basar esta espiritualidad en el JESÚS, del que se nos da conocimiento por el testimonio de sus Discípulos en el NT (TRADICIÓN Y ESCRITURA), tanto en su condición concreta humana, como de su testimonio y mensaje, el origen o inicio del proceso vital de esa espiritualidad está en la considerada ENCARNACIÓN (realidad y modo como JESÚS = DIOS-HOMBRE, se presenta en este mundo y en su historia),en su proceso vital humano con sus actitudes y comportamientos testimoniales; sus criterios y mensaje y los modos estructurales adoptados por ÉL en orden a que su PRESENCIA, TESTIMONIO y MENSAJE, pudiera ser compartido y mantenido por tod*s las mujeres y hombres para quienes había sido enviado por EL PADRE.
    El enviar a los suyos como Él había sido enviado por el Padre; el que: Sus discípulos serían reconocidos como tales por la practica del AMOR FRATERNO MUTUO; el que: Dónde dos o más se reúnan en mi Nombre, allí en medio de ellos estaré YO; el: No consideréis, ni llaméis a nadie Padre sobre la tierra, pues el único es El Celestial; el: No es es la Humanidad para el Sábado, sino este para aquella; el: Cuantas veces hiciereis ESTO (en la Última Cena) hacedlo en MI MEMORIA, etc. etc. son hitos indicadores de como se puede y se debe vivir plenamente la espiritualidad o vivencia cristiana en la concreción de relaciones interpersonales plenamente reales, esto es en comunidades o grupos, cuya cantidad y circunstancias locales determinen su posibilidad relacional.
    ¿Debe seguir condicionada la VIDA COMUNITARIA, ASAMBLEARIA=ECLESIAL, concretada por tiempo y lugares, por la estructura clerical y jerárquica, tal y como ha venido funcionando y funciona, sin haber sido así desde el principio en las COMUNIDADES APOSTÓLICAS?
    ¿Por qué dar por supuesto, o descontado, que El Espíritu de Jesús no suscita en cada Comunidad los carismas necesarios para la plenitud de vida cristiana de todos sus miembros?
    ¿No tendríamos que admitir como normal que incluso la espiritualidad o vivencia cristiana, a la medida del proyecto de Jesús, esta siendo participada (dentro de las comunes limitaciones humanas para fieles y no fieles) por todos aquellos que (con fe implícita) actúan conforme a lo que Jesús valora como consideración a SI MISMO por haberlo practicado con SUS MÁS PEQUEÑ*S HERMAN*S?
    Y según esto ¿Dónde y cómo ha quedado en la IGLESIA el modo relacional de quienes nos consideramos cristianos respecto a lo de: La levadura diluida en la masa para que pueda fermentar; de la función de la sal para condimentar o preservar de corrupciones; de la luz para que las tinieblas de la ignorancia sobre la Verdad y los Valores humanos queden disipadas; de la aceptación gozosa de que nuestra vida se puede y debe realizar plenamente en LA POBREZA sin aspirar a RIQUEZA OPULENTA, ni estar amenazado por situaciones de MISERIA?
    ¡Que es por la SOLIDARIDAD de herman*s y no por la COMPETENCIA entre ell*s como se realiza y concreta en la tierra el Reino de Dios y su Justicia, cuyo fruto es la PAZ!

Responder a Antonio Vicedo Cancelar comentario