Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4988 Artículos. - 80080 Comentarios.

¿Por qué tanta resistencia a los cambios?

Aunque entramos en la semana intensa de la JMJ y tenemos infinidad de artículos y documentos que nos han llegado, queremes conservar la costumbre de hacer los martes una reflexión más profunda. La que nos trasmite Asun esta semana nos invita a ir muy al fondo de nuestra búsqueda de humanidad, con repercusiones muy manifiestas para todos los campos: el social, el político, el religioso. Después ya habrá tiempo de presentar documentos y noticias de actualidad.

El espiritualismo, que se cierra sobre sí, le da la espalda al mundo, no se siente seguro en él, no le gusta y sólo se siente bien rodeado de las normas preestablecidas de lo más sacro y aparente. Es una realidad de reminiscencia mítica, heterónoma, en la que se inició toda religión y en la que de niños, en otra época, nos iniciaron.

Con esta realidad del pasado ha de contar la religión en el proceso de evolución continua de nivel de conciencia de la persona hacia su adultez y también de la humanidad hacia su autonomía. Pero favorecerla hasta estancarse en su proyección e identificarse solo con ella, reduciéndose a ella como el soporte fundamental, es lo que creo equivocado de la Iglesia de hoy.

Una Iglesia institución que se quiere perpetuar inmutable olvidando la otra realidad, la polaridad del cambio constante, se pierde su esencia, aunque pretenda conservarla: la liberación del ser humano de lo que no le deje ser quien es. La transformación que experimenta el mismo Jesús, “espejo” de lo que somos todos, se va haciendo realidad en su diálogo cada vez más abierto con el mundo, hasta con las personas desechadas por el judaísmo, no pretendiendo en ningún caso que sean otra cosa más que lo que ya son y les ha sido dado con la vida, la dignidad, confianza en ellas mismas, la experiencia del amor gratuito y su sentido integrador allá donde estén y con quien estén.

Pero a Jesús no le gusta de la aclamación como líder de masas, muestra gran psicología al ser conocedor de la condición y naturaleza humana, huye de todo eso, porque se convierte en un juego de egos que se sobrecargan de exaltación y no despiertan a la persona en lo que es, ni a él, Jesús, ni a nadie, a su verdadera identidad. La adhesión auténtica a él, un Jesús de carne y hueso, no espiritualizado, y a todo lo que implica su mensaje, se convierte en libertad y justicia en el compartir sencillo y silencioso por sobrio, en una mirada cercana, en un despliegue de conciencia siempre incluyente y transformante, en la desapropiación del yo, siempre en proceso, que va quitando protagonismo al ego, al que le delatan sus voluntarismos disfrazados de búsqueda de reconocimiento y que, por lo mismo, en su ausencia, es susceptible de llenarse de victimismo.

Los cambios se inician, cuando se está preparado para ver la diferencia de quien creía ser uno y de lo en realidad se es, y se dan, de alguna forma, con gestos que provocan y llaman a la reflexión en la que seguramente ya están dándose los ingredientes para trascender lo anterior.

Estos cambios, esta apertura constante y continua a la novedad, se trasluce como modelo de la metanoia de todo ser humano en su realización como tal, ante las dificultades de convivencia, tolerancia y respeto en igualdad de lo diferente en todas las diversas etapas de crecimiento humano integrador. Estos cambios, que responden a una sólida coherencia en Jesús, también se inician de modo consciente no dejando de seguirse produciendo en él, en más bien un no largo período de tiempo, hasta salir por entero de sí mismo abriendo su abrazo a todo y todos, a pesar de la resistencia que intuye en los otros y el miedo subyacente a confrontarse con lo ya establecido, hasta dejarse perder la vida en ello.

Pero en la vida diaria, allá donde se está y con quien se está, cuando domina el miedo y recelo a la pérdida de lo que se ha establecido como seguridades, inercias, rutinas, uno se sigue rodeando todavía de lo que le sitúa y le retiene con garantía y seguridad en donde, consciente o inconscientemente, se quiere estar, en lo conocido por temor velado a lo desconocido, aunque sea bueno conocer. Se imposibilita una más amplia visión determinante para trascenderse, al no dejar emerger obstaculizando, porque se escombra con justificaciones varias, lo que se es de fondo: confianza silenciosa, paz e interrelación, Conciencia en Unidad con todo y todos que fluye por sí sola. Una espiritualidad humana que no excluye, que se hace humanidad, una humanidad que se hace una con lo más noble del ser humano, que no se detiene en separaciones, sino que va abriéndose a lo más humano y profundo que somos las personas, creyentes o no.

Haciendo paralelismo en donde no hay disociación real, sino constructos humanos, es curioso que en donde se ejerce autoridad y poder, como así lo estamos viviendo también en la vida pública y política, es donde encontramos mayor cerrazón, resistencia y miedo a dar abiertamente confianza a los ciudadanos, en concreto, cambiando a un sistema electoral directo, libre, de mayor madurez democrática, en el que los políticos, uno a uno, se dejen controlar y ver reducido su poder y riesgo de corrupción, así como el de los partidos que representan, a los que se deben, por lo mismo, infinitamente más que a sus votantes. Es tal la polarización de toda la sociedad en los partidos mayoritarios, que éstos vienen ejerciendo hace tiempo un poder e influencia excesivos, extendiéndose a todos los campos: económicos, sociales, religiosos, judiciales, etc …Y al mismo tiempo, ante tales hechos, los ciudadanos, hoy por hoy, no podemos hacer nada, tenemos tras las votaciones “las manos atadas”. Ni nada nos garantiza tampoco que un partido minoritario que llega al poder actúe de diferente manera.

Se habla por activa y pasiva desde el ámbito político de cambio, de celo por el cambio, pero desafortunadamente no consiste en la transformación del sistema y de las personas, de lo que he hablado más arriba, sino que permanece en una capa más superflua de aparente metamorfosis: el del signo en la detentación del poder. Es decir, tal y como están las cosas, cambian las personas políticas, pero con un objetivo muy claro, el de salvar, por encima de la dignidad y de las necesidades ciudadanas, al sistema establecido de poderes e influencias, de seguimiento inconsciente de masas, del protagonismo egoico de los dirigentes que se erigen en conocedores y poseedores de verdad a todos los efectos, cerrándose a todo diálogo y transparencia.

No existe, por así decirlo, convicción transformadora del sistema económico financiero, acaparador y codicioso, que desintegra y nos separa más y más unos de otros, impregnándolo todo de narcisismo egoísta, de indignidad e incluso necesidad y miseria. Si además, como parece, por parte de la clase política, apelando a grandes dificultades, se abstiene de proceder a impulsar, ya mismo, a un cambio en el modo de ejercer el voto, clave y fundamental para que los votantes puedan controlar mejor a sus representantes, no hay, pues, decididamente ninguna intención, ni convicción de ir transformando el sistema heredado, a todos los niveles, en austeridad, transparencia y sobriedad. Se hacen y se quedan en arreglos que siguen desgarrando lo que, de hecho ya no vale.

Y puesto que todo está interrelacionado, no hay de fondo ningún interés por lo que supone el verdadero cambio, que por indirecto que pueda parecer y que no lo es en su sentido práctico, empieza por un ejercicio más democrático y competente de gobierno, que respeta y cuenta con la participación y colaboración de toda la ciudadanía, y que se apoya lúcidamente en no dejar de ver la apremiante necesidad de transformarse los políticos, ellos mismos, su modo de vida y de actuar, como modelos de ciudadano/a que son, y de manera radical sus partidos, con un mayor control y pérdida de privilegios de poder y de dispendio.

Si no se dan conjuntamente estos cambios en profundidad, tendremos los ciudadanos que seguir manifestando democráticamente, y en la medida que podamos, toda nuestra indignación ante este sistema en el que estamos atrapados, este mal que supura por todas partes, que se resiste y pone obstáculos para ir dejando paso libre a la confianza mutua y a la mesura entre todos.

18 comentarios

  • Asun

    Gracias, Ana. Siempre bienvenida. Es normal que con tantos artículos no hayamos dado abasto, si además hemos estado  fuera o entretenidos con otras cosas.
     
    Dices bien Pepe B., quizás ignorancia, miedo y especialmente miedo a la libertad. Felices vacaciones, tennos presente y olvídate del curro.
     
    Si en el cambio llevamos lo que somos, lo que se nos es dado, lo que no nace ni muere, lo verdaderamente real y va siempre en nosotros, por qué y a qué tener miedo,  me pregunto. Es a lo adquirido y heredado incrustado  por inoculación de constructos humanos,  que, paradójicamente, y  aunque lleguen a manifestarse de manera sacra siguen siendo egos,  vacuidad de vacuidades,  es  lo más superfluo y exterior de nuestra identidad particular. Es lo que mueve los hilos de la inseguridad, la ignorancia y del miedo, del quedarse bien parapetado en lo conocido y aparente, en lo político, social y religioso, dando la espalda con recelos a la verdadera identidad, la que todos sin excepción compartimos y  en la que únicamente somos: al Yo universal (Mónica Cavallé).
     
    Permanecemos en el castillo de las “seguridades”,  puede ser desgraciadamente toda una vida, en tanto en cuanto nos dé conformidad no cesar de mirar al exterior  sin  ver más allá de las altas colinas. No deseamos develar lo que permanece oculto y ya está en nosotros, aunque, en el fondo, en lo más profundo de nuestro yo seguimos insatisfechos, y  lo ahoguemos proyectando sin parar la “ansiedad” fuera de nosotros. Porque seguimos resistiéndonos a desplegar  la consciencia que somos, que nos libera interiormente en un fluir constante de bondad, de apertura consciente que deja fluir lo auténtico real en nosotros y a través nuestro, sin ser ni estar nosotros, lo que anteriormente creíamos que éramos y con lo que nos identificábamos.
     
    Dejar que vaya muriendo  el yo en un seguir yendo cambiante y transformante soltando vacuidades  para reencontrar en la desnudez  plenitud y en unidad con lo más noble y humano de la vida que es y que todos somos.
     
    Un fuerte abrazo a los dos.

  • pepe blanco

    Un abrazo fuerte, querida Ana Rodrigo.

  • ana rodrigo

    Asun, dices: El espiritualismo, que se cierra sobre sí, le da la espalda al mundo, no se siente seguro en él, no le gusta y sólo se siente bien rodeado de las normas preestablecidas de lo más sacro y aparente.” Qué verdad más grande. Hace poco que escribí que si no fuese por la muerte no necesitaríamos de ningún dios, y lo completo con tu frase, sólo se siente seguro con normas preestablecidas, si, además, son normas de procedencia divina, la seguridad es total.
     
    El miedo nos atenaza, nos paraliza y hace seres esclerotizados, por eso las religiones suelen evadirse de la realidad (espiritualismo) para desde “otros mundos” prometernos seguridad. Claro que esto es incompatible con el crecimiento personal y la adultez, de ahí las escenas tan infantiloides que hemos visto estos días de esos grupos “angelicales”  como las monjas haciendo la ola o la sonrisa de Rouco ante su éxito.
     
    Una religión espiritualista es evasiva, alineante, engañosa, pero, quien caiga en sus redes, se siente seguro/a, y se convierte en un ser vegetativo, a expensas de lo que le digan ordenen y manden, se sienten seguros y se resistirán a cualquier cambio que les mueva esas seguridades.
     
    Exactamente lo mismo podíamos decir de otros aspectos estructurales de la sociedad como pueda ser la política. Tanto a nivel religioso como político, cada cual se adhiere a aquello que le proporcione seguridad, que no le complique la vida, que evite cualquier riesgo de equivocación personal. Quizá sea por eso por lo que la ideología auténtica de izquierda tenga poco éxito o se deforme en aras de dar seguridades a los y las votantes. El progresismo es mirar hacia delante, y el futuro siempre es incierto, así que, es mejor quedarnos con lo conocido.

  • ana rodrigo

    Querido Pepe Blanco, que tengáis unas estupendas vacaciones. Un abrazote

  • pepe blanco

    ¿Por qué tanta resistencia a los cambios? Quizás por ignorancia, quizás por miedo, por miedo a la libertad.
     
    Mañana me voy unos días, por fin, de vacaciones. Nada más regresar, otra vez el curso y, con él, las clases, los exámenes…, y un poco de curro. En fin, que ya nos veremos cuando nos veamos.

  • ana rodrigo

    Querida Asun, cuando se publicó tu escrito y todos los días posteriores, me encontraba fuera de mi casa y de mi tranquilidad habitual para poder reflexionar y poder participar en este post. Como ha habido un avalancha de post en estos días, ya no me he atrevido a entrar en el tema.

    Tampoco te felicité  por tu santo, lo que hago ahora aunque ya haya pasado hasta la octava que dicen tener todos los santos.
    Un abrazo

  • Asun

     
    He estado muy atareada desde antes del cumpleaños-santo y apenas me he asomado a Atrio con tranquilidad, porque tenía poco tiempo y  estaba dispersa con tanto que había retrasado y  por leer.

    Os agradezco infinito a todos: Margarita, Pilar, Carmen, Joxema S.,  Mª Luisa, Antonio V., Hector R., Jesús O., Josefina…,    vuestro eco cariñoso y abierto al artículo. Ecos llenos de profundidad, de riqueza y percepciones sabias: La realidad que vivimos y nos inocularon como lo real,  la Realidad que es y nos hace ser queda oculta, emborronada, la influencia de la formación y de la educación de la persona desde la más tierna infancia,  el cambio personal es imposible sin la interrelación en el nosotros y ellos, y al contrario nada es susceptible de cambio, si antes nosotros no cambiamos, el posible pesimismo ante tanta resistencia a lo que significa la liberación de lo que impide ser quienes somos y lo que somos.
     
    Los mercados no deben ser la venda que nos paralice sin dejarnos ver lo mucho que aún podemos hacer, si ejercemos auténtico control en los políticos y su política,  porque la fuerza de la inercia económico-financiera  se irá ralentizando, cuando seamos todos un mismo contrapeso a la codicia y a la corrupción. La indiferencia es la impotencia sumisa y cómoda del que no cree en el potencial y la riqueza del ser humano, y que el cambio continuo es lo único constante y real, que nos atrae sin descanso, sin dejarnos en paz, pero dándonos mucha paz.
     
    Gracias a Atrio por poder estar en interrelación constante. Un fuerte abrazo a todos.

  • Josefina G.C.

    GRACIAS Asun, precioso, da para mucha reflexión, gracias.

    ¿Por qué tanta resistencia a los cambios?,  por MIEDOS, miedo a las inseguridades, al que dirán, a tantas cosas que nos paralizan y no nos permiten ser, Ser.
    -“Hay que ir muy al fondo en nuestra búsqueda de humanidad. …Conciencia en Unidad con todo y todos que fluye por sí sola. Una espiritualidad humana que no excluye, que se hace humanidad, una humanidad que se hace una con lo más noble del ser humano, que no se detiene en separaciones, sino que va abriéndose a lo más humano y profundo que somos las personas, creyentes o no.” Sin embargo, por qué nos lo ponemos tan dificil, tan imposible?. A lo que se ve, no existe convicción tranformadora del sistema, mas bien un entorpecer, impedir, conservar…”
    -“Una Iglesia institución que se quiere perpetuar inmutable olvidando la otra realidad, la polaridad del cambio constante, se pierde su esencia, aunque pretenda conservarla:
     la liberación del ser humano de lo que no le deje ser quien es.”
    Hay que perder los miedos, como dice en su último L.Boff: 
    “Urge tener valor, osadía para cambios radicales,  si es que todavía nos tenemos un poco de amor a nosotros mismos.”

  • JESÚS OLLORA OLARTE

    Gracias Asun por el artículo tan pleno.
    Me ha costado leerlo y ello me encanta, me has hecho pensar, pensar e investigar palabras que no acababa de entender,” reminiscencia mítica”, “heterónoma”, “polaridad”, “sobrio”, y sobre todo “metánoia”.
    He estado buscando las palabras, solas, aplicadas a oraciones, y así las he entendido y te he entendido a ti en tu escrito, lo he releído con deleite.
    De niños nos enseñaron a leer el catecismo casi del padre Astete (en mi caso del Obispo de Calahorra D. Abilio del Campo y de la Bárcena) teníamos respuestas para todo, no podíamos dudar, dudar era peligroso y sacrílego. La iglesia oficial se ha mantenido inerte y no acepta los cambios.
    Yo en cambio pasé de fe “es creer lo que no vimos” a “ser capaz de soportar la duda”
    La” polaridad del cambio constante”, que tú indicas, me ha desconcertado, no la entendía, para mí era como la corriente eléctrica que pasa del positivo al negativo un montón de veces por segundo y no te seguía. Más tarde me he acordado de oriente, del Yin y del yang y entonces he comprendido tu mensaje.
    Pero la que se ha llevado la palma es” la metanoia de todo ser humano en su realización como tal, ante las dificultades de convivencia, tolerancia y respeto en igualdad de lo diferente en todas las diversas etapas de crecimiento humano integrador.”
    He buscado en Mateo, 3-8 y 3-11 en la Biblia de Nácar-Colunga  y me daba “arrepentimiento“ (pero ¿Cómo se va a arrepentir uno que se bautiza si antes no conocía a Juan?). Por fin he visto “cambio interior…conversión..” Lo siento pero el único griego que sé es el alfabeto y eso porque se utilizaba en los ángulos.
    No puedes imaginar lo en deuda que estoy contigo por tener que pensar hasta que lo entiendo.
    Y como colofón la frase casi lapidaria:” Conciencia en Unidad con todo y todos que fluye por sí sola. Una espiritualidad humana que no excluye, que se hace humanidad, una humanidad que se hace una con lo más noble del ser humano, que no se detiene en separaciones, sino que va abriéndose a lo más humano y profundo que somos las personas, creyentes o no.”
    Cuando pasas a los partidos políticos, no puedo estar más de acuerdo contigo pero no tengo la solución, sólo se me antoja que no mandan los partidos sino los mercados, hemos pasado del mundo de las patrias al mundo de los mercados. Y resulta que a los partidos hay que votarlos cada cuatro años y en teoría buscan el bien para el ciudadano y en cambio los mercados están dirigidos por muy pocas personas y sólo buscan enriquecerse.
    A pesar de no tener ninguna partícula de la solución, acepto estudiar las diferentes ofertas y no quiero quedarme en el limbo del pesimismo, así que, te pido por favor que sigas desgranando las ideas.
    Un fuerte abrazo

  • Josemi

    Y Mira si ese personaje, que mencionas,  hiciera lo contrario que tu dices y, en vez de correr a estos chicos, os corriera a vosotros……….

  • Héctor Rodríguez Fariña

    Asun relaciona certeramente el cambio de la persona al crecimiento: la vida consiste en irse desprendiendo de lo que ya no vale para cada momento o lo que no sirve en un determinado medio. Ella reconoce que lo mismo sucede en la sociedad: la sociedad crece y necesita cambiar para adaptarse a la nueva realidad. Nadie echa un remiendo a un vestido viejo, decía Jesús. Lo remiendos valen para poco hace falta una renovación total.
    Antonio Vicedo nos recuerda también que el yo sólo se realiza plenamente en el nosotros. Por eso nos encontramos que el esfuerzo individual de cada uno aisladamente no conduce al cambio mientras la sociedad en si misma no esté preparada para ello. El crecimiento y la orientación en la vida depende de la capacidad de soltar y desprenderse, renunciando a la dominación sobre los demás.
     
    Lo que ha pasado a nuestra realidad, a nuestro modelo social, ya lo vio claro Jesús:
    “ cayó en manos de ladrones y le quitaron la ropa” – es el despojo de los mercados, de los bancos, de las grandes empresas, de los gobiernos, de la corrupción y de las leyes. No han dejado nada.
    La sociedad en que vive hoy la gente de Somalia y los miles de millones pobres de todo el mundo no tienen absolutamente nada.
    “le golpearon dejándolo medio muerto y se fueron”. Eran ladrones y le robaron la ropa, es que era tan pobre que no llevaba encima nada de valor más que su ropa.

    Resulta que viajaba por el mismo camino un sacerdote quien, al verlo, se desvió y siguió de largo.
    Todo lo que hace la igleaia ante la sociedad acual es pasar de largo.
    La Iglesia lleva mucho años pasando de largo. Las famosas encíclicas desde la “ Rerum novarum (Acerca de las nuevas cosas) de Leon XIII hasta la “Deus charitas est” Dios es amor,  no son más que pasar de largo para no llegar tarde altemplo.
    En ellas puede darse a lo sumo un intento a entender la realidad. Pero un intento efímero.
    La visita del Papa a los jóvenes de la JMJ es también pasar de largo. Es un intento a poner un remiendo en la vida lánguida de la Iglesia: Lo que hace falta es un cambo radical que como ha dicho Asun es posible a pesar de la resistencia.
    Saludos a todos Héctor
     

  • Antonio Vicedo

    Afirmar y valorar la identidad individual es el fundamento básico de la persona que se concreta en ese ser SUJETO capaz de RAZOCINIO, de LIBERTAD y de RESPONSABILIDAD.
    Pero ese SUJETO no puede concretar realmente su condición, ni la realización concreta de sus esenciales o menos CAPACIDADES, si no es en LA RELACIÓN con  los otros seres, especialmente con los de SU MISMA CONDICIÓN:las otras PERSONAS.
    El YO no se realiza en su progresiva plenitud, sino en la realidad del NOSOTROS,
    Pero resulta que en la etapa inicial del desarrollo de su vida la dinámica de su realización y supervivencia está condicionada por la dinámica vital centrípeta: La afirmación y ciega valoración de sí mismo es condición de éxito del proceso realizador y de la misma supervivencia. Los otros, empezando por la propia madre, son solo objetos aprovechables y útiles de los que alcanzar lo que no se tiene y se necesita tener,El Coger, retener y acumular son aspectos fundamentales de la LEY DE VIDA en la etapa de infancia de TODOS LOS SERES VIVOS, sin que de ello quedemos exceptuados los SERES HUMANOS.
    Por instinto o presión natural todos los demás seres hacen el cambio de esa Ley de vida (COGER,TENER Y RETENER) a la propia de la vida adulta que es LA DONACIÓN DESDE la relativa PLENITUD ESENCIAL.
    Pero esto, que también tienen efecto en nuestra condición animal, no sucede instintiva, ni naturalmente en nuestra condición espiritual o racional. En este cometido la tarea del cambio de LEY DE VIDA queda como tarea de la RAZÓN, LA LIBERTAD y LA RESPONSABILIDAD, condicionadas ya inconscientemente y, sobre todo, por la influencia testimonial y normativa de los mayores y sus estructuras relacionales basadas en la clasificación personal en base al poder del Yo y no a la finalidad de SOLIDARIDAD y DONACIÓN.
    El POR QUÉ  que nos plantea el tema tendríamos que empezar a desentrañarlo desde un análisis realista de nuestro proceso vital, de nuestra relación con esa estructura familiar tan valorada por los beneficiados del Sistema de  Poderes y  sobre todo en como se desenvuelve el proceso EDUCACIONAL en la niñez y la adolescencia. De ese análisis sacaríamos datos valiosos que nos explican ese POR QUE  CUESTA TANTO lo que COSTARIA NADA, o MUCHO MENOS, si encontráramos la realidad de NUESTRO VERDADERO BIEN que no está en TENER ni POSEER, sino en SER y  EXPRESAR ESE SER QUE SOMOS COMO SUJETOS  en el UNICO VERBO que no admite adverbios calificativos: AMAR.
    Porque estamos metidos en la trampa del convencimiento de que lo que cuesta es AMAR, cuando la realidad nos confirma que lo que realmente nos cuesta, nos da miedo y nos frena es EL NO AMAR.
    ¿No es por eso por lo que Jesús, Salvador de lo HUMANO, lo único que nos valoró y pidió como VOLUNTAD DIVINA (Mandamiento Nuevo y Suyo) es que AMEMOS sin excluir a NADIE?

  • M. Luisa

    El cambio viene  dado  y ha de producirse en la línea de la realidad porque es en ella y no en el ser  de cada cual donde reside la alternativa. Sin ella, sin esa previa alternativa  inscrita en lo real  no habría posibilidad ninguna de cambio.  Esto explica  o responde  de alguna manera   a la pregunta ¿Por qué  tanta resistencia a los cambios?
     
    Disculpas pues  me he dado cuenta   en mi anterior comentario de  un  improcedente acento en un  artículo  gramatical.

  • M. Luisa

    El espiritualismo es lo formalmente estimulante de la realidad espiritual, es decir un modo de quedar lo espiritual  en el ser humano.  Esto supone  reducir la espiritualidad a  mera emoción  donde lo emotivo a este nivel necesita  de constante alimento religioso-mítico  como muy bien  señala Asun.
     
    Lo triste de  esta situación es que  al no dejar  que sea lo  propiamente espiritual  aquello  que se realiza  en nosotros, así mismo   tampoco,   aflorará  de nuestro fondo la realidad que somos.
     
    Lo que ha de contar, sin embargo, para la religión, ya no  para sus  efectos, sino para ejercer su plena función,   no es el espiritualismo  sino la realidad espiritual  dada al  mundo y plasmada dimensionalmente  en los seres humanos. Es una función encarada a la plenitud de la vida y no a su indigencia. Para ésta nos basta con ser actores y agentes sujetos  entre otras cosas al espiritualismo. Contrariamente,  para  el logro de su  plenitud,  el ser humano    en la libertad que le confiere su realidad  habrá  de superar  ambos niveles y llegar así a ser  autor de su propia vida.
     
    En definitiva  la función de la religión  con respecto a la espiritualidad   no ha de ser primeramente una ayuda  para actuar sino un fundamento para ser.  Es un proceso de realización   de la persona y mal  puede  serlo cuando en él mismo proceso  se constriñe  la dimensión espiritual  la  cual  no es sino   la profundización  misma de   la  propia realidad  humana.
     
    Gracias Asun, un abrazo

  • Carmen (Almendralejo)

    Gracias Asun, y gracias Antonio y equipo de Atrio por poner temas como este… En realidad cada vez más son los que nos atrae y hace pernotar en esa tienda de campaña que nos permite cuestionar hasta lo creído o manifestado momentos antes.
    Dices bien, “El espiritualismo, que se cierra sobre sí, le da la espalda al mundo…”  aunque creo que en sí mismo algo que nace siendo espiritual no es propiedad de nadie, y por lo tanto no tenemos acceso ni potestad de encerrarle en ningún espacio, dogma o creencia.
    Cuando hay un movimiento que emerge desde la “cueva” las entrañas de la tierra para fluir como el agua fresca y salvaje de los manantiales, no nace con Normas o Preceptos, es incontaminado en sí mismo a pesar de que durante siglos se haya controlado mediante los cauces aquel flujo de Agua Viva… al final el manantial rompe los odres viejos, porque como dice el profeta la tela vieja se hace añicos y rompe aquella vasija por donde se parcheó…
    Yo he nacido en tiempos de dictadura, mi escuela era un plagio de la cabeza dictador, en boca de dictadorcillo de turno, Pueblos que quedaron bajo el yugo del miedo y diezmado por la violencia, silenciada estaba su boca, tan solo había un tinte rancio de rezos de ángelus y rosarios, de misas impuesta y de niñ*s con miedos ante aquel inquisidor cura y catequista, que nos mandaban al infierno hasta por no comer los manjares que nuestras pobres familias y mesas no tenían para darnos.
    Claro está ellos no se privaban de que la marquesa de turno opulentamente llenase sus mesas. ¡Nadie1 se cuestionaba l*s hij*s que morían por la fecha de Santiago, ni tampoco que fueran estos de la clase y barrios más pobre de mi pueblo.
    Hoy tampoco duelen l*s hij*s de otros barrios y ciudades, duelen más aquellas incipientes células que una mujer en su libertad elije desestimar no por un motivo baladí, sino porque hay motivos de peso en un 80-90%
    Ese es el espejo que hemos vivido las personas de más de 50 años, en mi Tierra como otras muchas sin embargo hemos sido capaz de romper ese mismo espejo porque ni nos veíamos en él, ni tampoco aquel reflejo de fe o espiritualidad era la que en verdad estaba ahí, esperándonos para hacernos libre de tanta falsa hipocresía clerical que es definitiva lo que se nos vendió.
     Cuando algo se fundamenta contaminado desde la Base, todo su armazón se contamina pasito a pasito, por muy erguida que parezca en sí esta “Torre de Babel” y la propaganda con la cual se hacen acto como los que vemos desde el papa Juan Pablo II. Tomaron hacer camino, y por donde pasan son como los Atilas, no crecen la hierba de la fraternidad, la misericordia y el dejarse empapar y contaminarse con la población, porque son un pueblo aparte, tipo sionistas del tiempo de Jesús, y de los de EEUU de las de finanzas de estos últimos siglos… ¡cosa que Jesús denunció, detestó y por lo que murió como una amenaza para el grupo!
    Quisieron imitar a Jesús y solo hacen separatismo de clase y de moral cuando no son capaces de limpiar la lepra propia, tan solo son capaces de tirarla encima de quienes inocentemente se arriman buscando una identidad de la cual carecen.
    Sus plazas son plazas huecas y llenas de la verdad que ellos pregonan, las PLAZAS que otras personas llenan hasta la bola, ¡son indignas y llenas de vicios! los mismo que ellos practican pero que niegan, vicios que han catalogado porque conocen muy bien, nadie que no ha probado un limón sabe si es ácido o dulce.
    Y como bien dices, no piden el cambio de la burguesa sociedad de los Ricos epulones, sino que vienen a consolidar que se permanezca en este estatus para poder meter sus garras aún más de lo que la tienen metida.
    Sus confesionarios serán un estudio para después decir como es la juventud, las mujeres y los abortos obligado… ese perdón abortista de estos día solo trata hacer un estudio para ser utilizado después en la política dualista de estos corruptos políticos que se pueden permitir hacer lo que les da la gana pero sin que el Pueblo lo sepa o obtengan el mismo derecho, pese a que es este mismo quienes les paga sus devaneos amorosos y de vida amoral.
    “S. IX dC. DE AIX-LA-CHAPELLE 836 ADMITE  QUE EN LOS  MONASTERIOS SE HAN REALIZADO ABORTOS, PARA ENCUBRIR LAS ACTIVIDADES DE CLÉRIGOS, QUE NO ACEPTA EL CELIBATO”
    Esta es la JUSTICIA DIVINA que nos viene a traer esta invasión extraterrestre, nada de hacer o nacer de aquella gruta de Belén, para hacer carne con nuestra carne, pan para nuestra hambre, y manantial para nuestra sed…
    Lo demás gaitas, como diría…
    P.D: FELIZ CUMPLEAÑOS

  • Sarrionandia

    Sistema y Evolución. Permanencia y Cambio. Tan contrariante es alterar el sistema como paralizar el cambio. Y tan desorientador resulta distinguir realidad y apariencia como aparentar realidades. Bien está observar la resistencia al cambio en la sociedad si ello nos esclarece que el cambio social es resultado del cambio individual. La sociedad no cambiará antes de que cambiemos nosotros como individuos.

  • mªpilar garcía

    ¡Gracias Asunción, por este “redondo” y completo art.!
     
    Hay tantos datos que repetiría… especialmente me quedo con este, porque también creo, que es en ese devenir, donde comienza la verdadera liberación de la persona, con un futuro lleno de posibilidades en todo lo que abarca ¡La Vida!
     
    …”Los cambios se inician, cuando se está preparado para ver la diferencia de quien creía ser uno y de lo en realidad se es, y se dan, de alguna forma, con gestos que provocan y llaman a la reflexión en la que seguramente ya están dándose los ingredientes para trascender lo anterior”…
     
    Gracias de nuevo, un abrazo entrañable.
    mª pilar

  • Margarita Aguirre

    Gracias “Asun”-permíteme llamarte así para expresarte mejor mi cariño-,por tu magistral artículo.
    Hay algo que me ha gustado especialmente:
    ” la dignidad, confianza en ellas mismas, la experiencia del amor gratuito y su sentido integrador allá donde estén y con quien estén.”
    Un abrazo.

Deja un comentario