Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5497 Artículos. - 87253 Comentarios.

Sobre ciencia y mística

Los pasados días 19 y 20 de Mayo tuvieron lugar en el Palacio Miramar de Donostia (San Sebastián), unas Jornadas sobre Ciencia y Mística, organizadas por la Asociación GUNE de la que me honro en formar parte. Afuera, el cielo se reflejaba en el mar, el mar se reflejaba en el cielo, la luz de la tarde revelaba el infinito. Dentro, ante un salón repleto y seducido, las palabras expresaban el prodigio de lo conocido y evocaban el misterio de la Realidad indecible.

Allí participaron, entre otros, nuestro ilustre Pedro Migel Etxenike, el físico catalán David Jou y la monja catalana Berta Meneses, profesora de matemáticas y Maestra Zen. Pedro Migel Etxenike (Premio Príncipe de Asturias de Física) encarna el rigor de la ciencia, la elegancia del saber y la modestia del científico (“el mayor producto del conocimiento es el aumento de la ignorancia”, declaraba como si tal unos días antes en una entrevista). David Jou conjuga de manera singular la ciencia y la poesía (una fórmula matemática es un poema para él). Berta Meneses (Chosui-An, “agua que purifica”) combina clases de matemáticas con cursos de Zen, como si ambas cosas no fueran sino dos maneras de iniciar al mismo misterio que somos y que nunca alcanzamos a ser ni a decir.

Durante miles de años, y hasta hace bien poco, la ciencia y la mística estuvieron unidos como la luz y la belleza del arcoíris, como la cuerda y la melodía del piano, como la gramática y el misterio del poema. No son lo mismo, pero no se pueden separar. ¿Pero cómo es que, no siendo lo mismo, no se pueden separar? Pues no lo sé, pero todo es así: hay un misterioso “todo”, una forma misteriosa, una “vida” inasible que no existe sin las partes, que es inseparable de ellas, pero que no se reduce a ninguna de las partes, ni siquiera a la suma de todas ellas. Nuestra ciencia –de otras posibles no sabemos nada– empezó cuando el ojo alcanzó a analizar y distinguir las partes en el todo, y ello nos ha permitido fabricar herramientas, curar enfermedades, comprendernos mejor, ser más libres, sobrevivir. Pero el ojo que analizaba y miraba las partes nunca dejaba de percibir y de admirar el todo, la forma, la vida, y ambos ejercicios nacían del asombro y llevaban a la oración, fuera ésta religiosa o no, se dirigiera a un dios personal con forma o al misterio mismo del Todo sin nombre y sin forma.

Luego vino el divorcio que aún persiste en muchos, aunque no precisamente en los grandes científicos ni en los auténticos místicos. El divorcio se dio porque la ciencia olvidó el misterio y porque la religión se apoderó de la mística. Ambas cosas se dieron a la vez, y no se podría decir cuál de las dos se dio primero. En realidad, la raíz de ambas es la misma, y se llama “voluntad de dominio”. Voluntad de prender y de aprehender, de capturar y poseer.

La ruptura entre la ciencia y la mística llegó tarde, pero el conflicto estaba en ciernes ya desde muy antiguo, en el corazón mismo del ser humano. Ya el libro bíblico del Génesis nos lo cuenta a su manera. Había dos árboles en el paraíso, nos dice: el árbol de la Vida y el árbol del conocimiento del Bien y del Mal. A Adán y a Eva, al hombre y a la mujer, se les abrieron los ojos y el apetito de tomar y de comer, de ser dueños y señores de todo, incluso el uno del otro, incluso de Dios. Imaginaron a Dios como dueño y señor y no lo pudieron soportar. El mal no consistía en no soportar a un tal Dios supremo, sino en imaginarlo de ese modo. “Seréis como dioses”. El mal no consistía en querer ser como Dios o incluso ser Dios, pues a eso estamos llamados y eso somos; el mal consistía en perder el sentido del don, la actitud de respeto, el sentido de la gratitud y la admiración, en querer conquistar lo que es regalo. El mal no consistía en querer comer del árbol de la ciencia y acceder al conocimiento, pues para eso estaba allí y ofrecía sus frutos en medio del paraíso; el mal consistía en querer forzar al árbol, para arrebatarle el fruto gratuito y devorarlo. Entonces se les abrieron los ojos y vieron que estaban desnudos, y sintieron vergüenza el uno del otro y tuvieron miedo a Dios, como si Dios fuera como ellos.

Nietzsche y Heidegger mostraron que la ruptura entre la ciencia y la mística se dio en Grecia en los albores mismos de lo que se llama “cultura occidental”. En cualquier caso, se manifestó en toda su crudeza en la Modernidad en forma de positivismo. El positivismo cientificista pretendió que todo lo que es se puede conocer con métodos empíricos y que solo es verdad aquello que conocemos empíricamente y formulamos matemáticamente. Mucho antes, por otro lado, se había ido desarrollando en el seno de la Iglesia católica un auténtico positivismo teológico que afirmaba la revelación cristiana como la única revelación plena de Dios en el mundo, consideraba los dogmas cristianos como expresiones inmutables de verdades ocultas reveladas por Dios, y sostenía que la jerarquía católica ha sido instituida por Dios mismo como depositaria y garante única de la verdad y del misterio divino en la Tierra y el cosmos entero. La religión, vacía de mística, se creía autorizada así para dictar verdades a la ciencia. No es descabellado pensar que el positivismo cientificista moderno ha sido una reacción contra el positivismo y absolutismo cristiano que se había apoderado del misterio en exclusiva, lo que equivale a negarlo.

El olvido del misterio arruina la religión y reseca la ciencia. Es necesario que el misterio vuelva a animar la religión y que la ciencia vuelva a recuperar aquella admiración originaria de la que nació como pregunta, como búsqueda, como una exploración casi religiosa de la realidad particular y universal. La ciencia y la mística no se oponen, ni se yuxtaponen, ni siquiera se complementan. Se entrelazan y animan, como la observación y el asombro, como el cálculo y la admiración, como la medida y el infinito. No se identifican, pero son inseparables como la parte y el todo, como el organismo y la vida.

La ciencia es el arte de medir las partes del todo. La mística es el arte de mirar el todo en cada parte. Mira un arcoíris maravilloso una tarde soleada y lluviosa. Se puede medir el espectro de frecuencias de la luz y explicar la aparición de los siete colores, del rojo al violeta, cuando los rayos del sol atraviesan las gotitas de agua de la atmósfera, y por qué el arco entre el cielo y la tierra, naciendo del agua, pero tus ojos ven la belleza del arcoíris como un todo y exclamas: “¡Oh, qué bonito!”.

Y el científico puede admirar más que nadie, porque sabe más que nadie el milagro que es cada gota de agua o de aire, cada organismo, cada célula, cada átomo y cada partícula. Y no solamente ve que todo es parte de un Todo, sino que también mira cada parte como un todo, pues cada átomo es un universo sin medida de quarks, gluones y electrones, semejante al universo inmenso y sin fin de las galaxias, y porque sabe que todo, desde lo infinitamente pequeño a lo infinitamente grande, está en relación y en movimiento, que en el tiempo está la eternidad y que el futuro es absolutamente indeterminado e impredecible, que del orden se deriva el desorden y del desorden se deriva un nuevo orden maravilloso imprevisible. Y sabe mejor que nadie que toda la realidad es abierta y siempre capaz de novedad y de más, gracias a la relación y al azar. Y que todo, desde la roca al pensamiento y la ternura, todo es materia, salvo la propia materia que nadie sabemos qué es, sino que es. Y la admiración, eso es la mística. La admiración convertida en amor, eso es la verdadera religión.

Para orar.

MÁS QUE LA POSESIÓN; LA BÚSQUEDA

La materia conocida
sólo es el cinco por ciento del universo;
el ADN codificante
sólo es un tres por ciento de nuestro genoma;
las neuronas
sólo son un diez por ciento de nuestro cerebro.

Concentramos con avidez nuestra atención
en aquello que sabemos interpretar,
nombrar, medir, manipular, gozar.

Pero de repente, a veces,
los bárbaros irrumpen con antorchas oscuras
en nuestro imperio de claridades,
y abaten los templos y palacios de nuestras certezas:
la materia oscura, la energía oscura,
los mecanismos ocultos de la regulación de los genes,
los astrocitos y sus ondas de calcio.

Pese a ello, los científicos nos alegramos de esas invasiones:
los horizontes se nos hacen más inquietantes;
las preguntas, más sutiles;
las respuestas, más sorprendentes;
nos lanzamos con perplejidad y audacia
a reedificar nuestra imagen del mundo
con mayor amplitud que la de antes.

Quizás tengamos vocación de vagabundos más que de reyes:
amamos más el camino y  la búsqueda que la seguridad y la posesión.

(David Jou)

110 comentarios

  • Luís Troyano

    “Ken Wilber es un especulador cientificista que hace METAFÍSICA y NO CIENCIA. La “Ciencia Amplia” no es Ciencia de ningún modo, pues carece totalmente de RIGOR científico, es pura especulación filosófica que toma conceptos (nombres) y procesos que la Ciencia explica, dándoles una INTERPRETACIÓN particular ceñida a sus intereses de unificación metafísica y que nada tienen que ver con ellos. La Ciencia es muy específica en sus conceptos con unos límites muy precisos en los objetos y procesos que describe, ampliarlos significa ni más ni menos que salirse de la Ciencia.”
    Amigo Juanel: cuando alguien dice como dices tu de Wilber, siento vergüenza ajena. ¿Has leido a Wilber?.
    En el hipotetico caso de que lo huvieses leido, demostrarias que no has entendido nada.

  • Luís Troyano

    Gracias a quienes han seguido el dialogo conmigo en este hilo. He estado unos días fuera de casa, y sin ordenador. Y mañana vuelvo a marchar, no os puedo contestar.Por otra parte, estos diálogos se hacen interminables, y alguna vez se les debe poner fin.
     
    Un cordial saludo a todos.

  • Santiago

    Nota: en la linea 14 ( empezando por abajo) de mi ultimo comentario, hacia el final de esa linea, debe decir “el ser humano nunca “ha renunciado”…me “comi” la h….ofrezco mis disculpas….Por otro lado, Juanel, aun cuando pudieramos asignar inteligencia y voluntad a la energia serian tambien RECIBIDAS puesto que la energia tambien fue creada y por tanto pudo RECIBIR junto con su existencia otros atributos…lo que no puede es darse la existencia a si misma porque carece de ese poder….vale   Santiago Hernandez 

  • Santiago

    QUE bueno Juanel que me das la oportunidad de estar otra vez por aqui..Sin embargo, yo no separo la metafisica de la ciencia…ya que las dos proceden del mismo origen..y se complementan para llegar al objeto y fin verdadero, que no otra que la verdad..
    NO ES necesario ser cientificos para darse cuenta de que estamos rodeados de procesos inteligentes..hasta un escolar puede darse cuenta de ello..y estos procesos dan lugar a una organizacion universal..PERO por nuestra humana limitacion solo vemos las causas y efectos PROXIMOS…pero no las causas y efectos ULTIMOS..Pero el hecho de que no nos demos cuenta o no las veamos, no quiere decir que estas  NO existan..Y asi, ese poder que observamos por el que la materia-energia se organiza, es simplemente RECIBIDO extrinsecamente a ella, o sea, desde fuera,  YA que si no es asi, tendriamos que asignar inteligencia y voluntad a esta energia-materia…Y COMO la certeza humana es solamente de probabilidad, es solamente “mas probable” que un ser eterno e increado que posee la existencia en si mismo y una sabiduria infinita comunique estos atributos y estas propiedades a sus criaturas, ya que el mundo es producto de un ser trascendente y NO como lo conciben los existencialistas como una casualidad, un accidente, debido al azar, sin objeto, ni proposito alguno, un absurdo
    POE OTRO lado, podemos pensar y pensar a Dios..ya que somos los unicos seres racionales de la Creacion hasta ahora…contra la irracionalidad de la otra parte del Universo, que no posee esta unica capacidad…y usando de esta capacidad-desde la pre-historia- hemos venido “especulando” sobre todo el acontecer universal…PERO el conocimiento humano es limitado y lento para adquirirse…entonces QUIEN puede prohibirnos hablar de Dios?  Los problemas que confronta la existencia estan presentes cada dia…las huellas de la Creacion son objetivas, son realidades, son visibles..no es extrano que las primeras disciplinas  universitarias fueran la Teologia y la Filosofia y de ahi surgieran todas las otras…El ser humano nunca a renunciado a pensar profundamente en el origen y en el final de su destino, como ser y como persona…Por lo tanto, si aun sabiendo muy poco, la ciencia se aventura a formular variadisimas opiniones e hipotesis que aparecen y desaparecen, con mayor razon todas las otras disciplinas, incluyendo la metafisica y la teologia, tambien tienen el mismo DERECHO..ya que el pensamiento humano posee las mismas caracteristicas comunes a toda la humanidad..PERO por supuesto, la razon tiene sus limites, y llega un momento en que se queda “corta”.ENTONCES es con una iluminacion MAS potente que podemos creer…CREER, pues, a los que recibieron la Palabra de Dios a traves de testigos como Abraham y Moises y creer al mismo Verbo de Dios, Cristo y a sus seguidores, misticos experimentales…y a nuestra propia experiencia..QUIEN no ha sentido algo supremo en la sonrisa de un parvulo, en la manecita de un bebe, durante la Sonata de un Beethoven, el la pintura de Murillo, quien no se ha extasiado durante la puesta del sol?etc. etc.  Y asi cuando nosotros buscamos, Dios se acerca; cuando preguntamos, Dios responde; cuando escuchamos, Dios habla; cuando obedecemos, Dios gobierna; cuando nos entregamos, entonces, Dios obra…Juanel, querido amigo, no temas…la ciencia es tambien obra de Dios…..colocate en Sus manos…..un abrazo     para un buen fin de semana….de Santiago Hernandez

  • Juanel

     
    Santiago, si hablas de Ciencia, es decir, del más acá no del más allá de la Física, entonces tu hipótesis de que la energía- materia no puede organizarse por sí misma es FALSA. Desde que Ilya Prigogine demostró que en sistemas alejados del equilibrio los procesos se desplazan hacia un lado de la igualdad haciéndose irreversibles, lo cual posibilita la aparición de nuevos sistemas y condiciones que no estaban presentes en la situación de partida, se ha visto que la auto-organización de la materia-energía es posible con alta probabilidad. El hecho se comprueba en infinidad de casos. Por ejemplo, cuando ciertas bacterias (pre-mitocondrias) con potentes sistemas oxidativos que expulsan al medio gran cantidad de energía química acumulada en una sustancia (ATP), se unieron a otras bacterias que tenían sus núcleos rodeados de membranas, es decir, se produjo al azar una asociación simbiótica, el proceso se alejó del equilibrio, es decir, no volvieron a disolver la asociación como sería lo esperable para mantener el equilibrio, sino que aprovecharon el proceso simbiótico para crecer y desarrollarse en células eucariotas mucho más complejas. Para poner un ejemplo de la Física cuántica: en un sistema de altísima temperatura los cuantos de energía están libres, pero si la temperatura desciende (cosa que ocurrió en los primeros 10 elevado a la menos 35, un cero,coma, seguido de 35 ceros y un uno al final, de segundo de la explosión del Big-Bang) los cuantos de energía no pueden hacer otra cosa que confinarse de tres en tres en partículas tales como protones o neutrones al perder movilidad. La situación a la que se llega es irreversible, completamente distinta a la original si la temperatura sigue decreciendo, y este descenso no se detendrá por la expansión acelerada del Universo, desde entonces (14 mil millones de años) hasta nuestros días y sigue enfriándose.
     
     
    En ninguno de los dos ejemplos e infinidad de ellos que podría traer aquí, no sucede nada INTELIGENTE. Nada. No se requiere ninguna fuerza EXTERNA al sistema para que ocurran los hechos que suceden, simplemente las condiciones del sistema en el que están situados y los procesos que ocurren a su alrededor les “obligan” a comportarse como lo hacen y punto. No existe información previa organizadora sino justo al revés, la información se genera por los objetos y procesos que se dan según las condiciones en las que se encuentran y éstas son el resultado de los sucesos precedentes. Para un neurobiólogo como yo decir que la inteligencia y voluntad estaban presentes en la evolución cósmica carece de sentido, pues son cualidades que aparecen miles de millones de años después de la formación del sistema solar y nuestra Tierra, manifiestamente con la especie humana. Se puede rastrear inteligencia y voluntad en otras especies distintas al Homo sapiens, como monos antropoides, delfines, cuervos…. pero es imposible de encontrar rastro de ellas en las lechugas de ensaladas, las lombrices intestinales, o los basaltos volcánicos, ni tampoco en las magníficas galaxias o en los agujeros negros. No existe intencionalidad ni finalidad alguna en la evolución y esto no es sólo porque no sea posible demostrar su presencia, sino que es un PRESUPUESTO previo de toda investigación científica rigurosa. Pues la Ciencia trata de explicar las cosas siempre desde dentro del sistema y NUNCA apela a causas externas. Cuando esto se hace se va más allá de la Ciencia, es decir, a la Metafísica. Y que conste que soy de la opinión que usar la Metafísica o hacer crítica filosófica a la Ciencia es un asunto no sólo válido sino que creo que es completamente necesario, por razones de razonabilidad y del sentido común tan necesario para intentar comprender las cosas.
     
     
    Hablar de la necesidad de la creación desde el pensamiento griego clásico usando la máxima de Parménides “lo que es, es y lo que no es, no es, y no hay paso posible de uno al otro” a lo que el pensamiento cristiano añade “pero es posible para Dios con la creación”, hoy las cosas se han complicado demasiado porque es muy difícil determinar de qué cosa estamos hablando. Y si “casi” no sabemos nada de ese objeto extraño primordial (como es un “campo cuántico con fluctuaciones” que rompen la supersimetría y la energía entonces se diferencia en las 4 fuerzas fundamentales) ¿cómo podemos decir algo con sentido sobre su causa u origen, si tiene o no lo tiene, si no sabemos qué es lo que tenemos delante? La Ciencia habla mucho más y mejor del origen cosmológico, Tierra, vida, hombre….. que cualquier fe religiosa o metafísica, no sólo mejor sino también con mayor rigor y comprensión. Ni Biblia ni la Teología hablan de cosmología ni de evolución de la Tierra y de la vida en ella. Tanto es así que, dado el auge de la Ciencia y la importancia de la Naturaleza en nuestro mundo, es ahora cuando se trata de cubrir ese silencio elaborando a toda prisa y mal una Teología de la Naturaleza aún hoy inexistente.
     
     
    Pensar a Dios-Absoluto lo encuentro imposible. No encuentro correcto que pueda pensarse con cualidades humanas elevadas al infinito o a la perfección suprema. ¿Qué significa una persona absoluta? ¿qué significa una justicia infinita o absoluta? ¿Me lo puedes explicar sin ver en Dios al hombre? Incluso el amor y la compasión son propias del hombre ¿también de Dios? Si es así pensamos a Dios como hombre excelso o en plenitud, pero no absoluto. ¿Qué es un hombre absoluto? Por otro lado, si pensamos a Dios como impersonal, es decir, como el Todo, el Uno, la Nada o Vacío, el Logos, la Tríada o la Eneáda, o como Principios Absolutos (mente, vibración, correspondencia, amor, etc.) o incluso identificado o igual a la Realidad Física, nos encontramos a cada paso con problemas irresolubles y en cada uno de ellos. Conozco la metafísica de Santo Tomás su distinción entre la esencia ontológica o el ser de la existencia con lo cual deduce que nosotros al ser compuestos de ambas cosas somos contingentes. Sin embargo, Tomás dice que Dios no es compuesto del ser y existir pues en él ambas cosas son lo mismo y por tanto es acto puro y no contingente. Todo esto se desbarata por la crítica feroz moderna hacia la ontología aristotélica-tomista. Si quieres hablamos.
     
     
    Saludos cordiales

  • M. Luisa

     

    Veamos, Juanel,  si  recuerdo bien, el debate, por lo que a mí concierne me acercó   a él,  el hecho de que  dijeras que  tras la ciencia  lo que te quedaba por hacer personalmente era racionalizar tu fe.   Más o menos creo que venía a ser así tu planteamiento, lo cual, ya me perdonarás,    me  sublevó en lo más profundo pues    inmediatamente  mi intervención fue para hacer  notar  la abismal diferencia paradigmática  que se establece  entre   una fe razonada  y  una fe racionalizada.
     
    La primera  se inscribe en el marco  del indeterminismo el cual supone,  para una filosofía crítica,   su actualización.
     
    La segunda,  todavía,  en el  marco antiguo del determinismo
     
    ¿Y si lo dejáramos estar?
     
    Un cordial saludo

  • Juanel

     
    María Luisa, hablas de la indeterminación cuántica como “realidad fundante”, término metafísico donde los haya. La indeterminación cuántica viene de la imposibilidad física de determinar con precisión el momento angular (movimiento) y la posición de las partículas cuánticas como los electrones (una familia de leptones, un tipo de quarks, junto con los muones y piones) en la nube que envuelve los núcleos atómicos, o bien en los tres quarks que están confinados en los núcleos de los hadrones o los dos quarks del interior de los núcleos de los fermiones según la Teoría Cuántica Standard. No sólo eso sino que el observador influye en el comportamiento de las partículas cuánticas que observa. Cuando tratas de observarlas en un campo las partículas se “van” al otro dejándonos asombrados y sin explicación de cómo es posible que las partículas “sepan” que las observamos, es decir, la razón por la que interferimos al observarlas en su trayectoria. Además su comportamiento no es como “debe” de ser, el de una partícula, sino que al mismo tiempo y a la vez se comporta como onda de comportamiento muy diferente, tanto que se habla de partícula-onda. Se pierde en la Física Cuántica el sentido común.
     
     
    Digo todo esto porque no es verdad que mis EXPLICACIONES de la realidad física estén basadas en la Física Clásica determinista (causa-efecto), sino más bien en el de la Física Relativista y Cuántica, en donde el término de verdad científica hay que sustituirlo por probabilidad, un tanto por ciento de acierto por encima del 50% del azar. No me conformo con la Teoría Standard, porque en lugar de tener una única partícula con masa y una de transporte de energía tenemos un maremagnum de 12 partículas tanto de una como de otra familia. Por ello voy más allá admitiendo las “especulaciones” de las 8 Teorías de Cuerdas distintas en la que diminutas cuerdas “vibran” en un campo cuántico de 11 dimensiones por el que tratan de explicar las diferencias entre las 12 familias de quarks y las 12 de leptones, según el modo de vibración de las cuerdas. Además para unificar la Fuerza gravitatoria que se resiste a la unificación de las 4 Fuerzas Fundamentales (electromagnética y nuclear débil unificadas en la elctrodébil, comprobada experimentalmente en el CERN, y la nuclear fuerte unida a la electrodébil por funciones de simetría en una superfuerza) admito la propuesta especulativa de las “branas” o membranas dimensionales. Todavía puede llevarse más allá hacia una Teoría M o “del Todo” que pretende la unificación de toda la realidad física. Pero estas teorías son sólo especulaciones matemáticas que no tienen base experimental alguna, por tanto muchos dudan de que a todo esto pueda llamarse Ciencia Física aunque se le llame teórica. Si quieres más “explicaciones” sobre mis conocimientos de Ciencia Física del s. XX y XXI no del XVII (Newton) pues con mucho gusto te las aclararé.
     
     
    Lo que no puede hacerse en Ciencia es sacar las cosas de su contexto. La incertidumbre cuántica tiene muy escaso efecto cuando pasamos de las dimensiones espacio- temporales subatómicas (inferiores al nanómetro en algunos cientos de magnitud), a las dimensiones de nuestra percepción (40 milisegundos-400 micrómetros). En nuestra vida común, al nivel de nuestra percepción no hay indeterminación ninguna (bueno, casi para no absolutizar). Los objetos que estudiamos a este nivel podemos determinar con una precisión exquisita la posición y el momento angular (movimiento) de cualquier objeto de nuestro entorno. La luz (fuerza electromagnética con longitud de onda en el intervalo visible al ojo humano) sí se sigue comportando como partícula-onda a nivel de nuestra percepción, pero esto no implica incertidumbre. Su comportamiento es al contrario “casi” totalmente previsible con un grado de error despreciable, pues no se comporta al azar o aleatoriamente con incertidumbre. Menos aún se comportan con incertidumbre los objetos con masa, la materia, que sigue leyes causales precisas. Si esto no fuese así no habría Tecnología posible, ni construiríamos casas o puentes, ni tendríamos teléfonos móviles ni internet, ni coches ni aviones,……., pues si hubiese incertidumbre la materia y la energía harían lo que les diese la gana completamente al azar y esto no sucede ¡gracias a Dios!
     
     
    Yo nunca doy ninguna explicación ni descripción sobre lo Absoluto, el Misterio Trascendente. Nunca, porque no sé nada de él. Nada. Sólo sé que está ahí y guardo un respetuoso silencio expectante y punto. Yo hablo, describo, explico,…. sobre la Realidad Física en la que vamos siendo, existiendo y viviendo. Pero esta Realidad Física no es el Todo, ni el Uno, ni lo Absoluto, ni el Misterio Trascendente, y por tanto tampoco es Dios. Es un Algo muy distinto y contrastado con Él pues sus características y propiedades son precisamente sus opuestos, un mundo finito, temporal, limitado, contingente,…… nada de esto tiene que ver con Dios-Absoluto. No hablo de lo Absoluto por desconocimiento, aunque tanto tú María Luisa como Luis Troyano parece ser que lo conocen y mucho, aunque yo tenga casi la certeza de que no es así. Creéis que podéis escapar con facilidad de nuestras condiciones y limitaciones físicas y humanas, desvelar el Misterio. Bien hay muchos que lo creen, lo respeto pero no lo comparto. Los métodos o técnicas o modos en que dicen que lo hacen no tienen para mí ningún sentido “más allá” de lo que el hombre ha adquirido por evolución y cultura como especie biológica. Hablo del futuro del hombre abierto a la Plenitud, porque confío y creo en que Dios se ha comprometido profundamente con toda la humanidad a lo largo de la historia y por ello nos llevará al triunfo final del bien junto a Él, eso espero.
    Saludos cordiales

  • Juanel

    no salen los superíndices y la fórmula será  E= m.c al cuadrado. Las temperaturas son 10 elevado a la 15 grados Kelvin o 10 elevado a la 32 grados Kelvin. es decir un 1 y 15 ceros o 32 ceros detrás. Temperaturas muy elevadas. La primera se consige en el interior del Sol, la segunda sólo se propone como la necesaria para la primera etapa del Big Bang, origen de nuestro Universo, por tanto única en él. Luego sólo hará enfriarse al expandirse.

  • Juanel

     
    Luis, en Ciencia ¿todo es mental? Si Dios es todo ¿es materia también? ¿la distinción de materia y espíritu es falaz, errónea? ¿Vacío y forma todo es Uno? ¿ser justos significa haber trascendido la dualidad mal- bien alcanzando un estadio superior? Entonces percibimos lo de bueno que tiene lo malo y lo malo que tiene lo bueno? La materia que es una forma de energía, ¿es energía Kósmica con K? ¿nosotros estamos en el centro de esa energía Kósmica? ¿Física y Metafísica todo en uno? ¿la “chispa” divina es la Radiofrecuencia Cuántica Diferencial? ¿nos llega del Sol en paquetes de información en la radiación gamma? ¿por ello Jesús es un dios solar? ¿por ello tiene los doce apóstoles, el número del zodiaco? ¿cuando nos aproximamos al interior de lo humano nos aproximamos a Dios? ¿lo primero es desvelar el Misterio, amor y compasión, lo demás lo tenemos por añadidura? ¿plenitud es la persona íntegra que ha asumido su sombra? ¿hay estados superiores de conciencia que pone de manifiesto el electroencefalograma? ¿la energía Kósmica es igual a Dios? ¿la Energía Kósmica es inteligente y compasiva como lo es el Sol? ¿harto de explicar la “Ciencia Amplia” de Ken Wilber?
     
     
    Ken Wilber es un especulador cientificista que hace METAFÍSICA y NO CIENCIA. La “Ciencia Amplia” no es Ciencia de ningún modo, pues carece totalmente de RIGOR científico, es pura especulación filosófica que toma conceptos (nombres) y procesos que la Ciencia explica, dándoles una INTERPRETACIÓN particular ceñida a sus intereses de unificación metafísica y que nada tienen que ver con ellos. La Ciencia es muy específica en sus conceptos con unos límites muy precisos en los objetos y procesos que describe, ampliarlos significa ni más ni menos que salirse de la Ciencia.
     
     
    La Energía Kósmica que explicas basada en Ken Wilber, nada tiene que ver con la energía FISÍCA, nada en absoluto. La materia sabemos científicamente que es un “forma” de la energía física desde Einstein quien las relacionó en su célebre fórmula. E= m.c2 . La materia calentada a altas temperaturas se intercambia libremente con la energía y esta con materia; por encima de los 1015 ºK se producen la fusión y fisión nuclear en la cual la transmutación emite radiación gamma. La radiación gamma no lleva ninguna información, es simplemente energía electromagnética fotónica de longitud de onda extremadamente corta y alta energía. En lugar de tener algo que ver con el “espíritu” como dices, mejor es alejarte de ella todo lo que puedas, pues es altamente dañina para nosotros, deteriora procesos bioquímicos metabólicos, altera la traducción y transcripción del ADN, produce frecuentes delecciones cromosómicas, etc. No puede llevar información como tampoco la llevan los fotones con una frecuencia dentro de la luz visible, ya que si variara la frecuencia o amplitud sólo se traduce en el tipo de onda (diferente color, infrarrojo, microondas, radio, sonido, ultravioleta, …gamma) todo son ondas electromagnética o partículas fotónicas. Si elevamos la temperatura hasta un máximo de 1032 ºK, que aún no podemos conseguir ni en el acelerador de partículas del CERN en Suiza, se unirían partículas quarks con sus correspondientes antiquarks dando fotones (energía) y los fotones a su vez se unirían dando lugar a quarks o antiquarks dependiendo de la función de simetría que tenga lugar. Por eso dices bien la energía es lo mismo que la materia, sólo depende de la temperatura. Es parecido al vapor de agua y el hielo.
     
     
    Pero si bien podemos decir que nuestro Universo es en definitiva energía que ha roto su simetría, esta energía física que se da en unidades discretas o cuantos, ya sean de materia (quarks y leptones) o de transporte de energía (fotones, bosones, gluones, gravitones), nada tienen que ver con el “espiritu” y menos con Dios. La energía sólo se conserva a sí misma por el Principio de Conservación que establece la Termodinámica, pero nada de cuanto se forma forma a partir de ella al enfriarse se puede conservar o permanecer. Nada. Los sistemas tienden a su menor estado de energía que es su dispersión completa en un campo cuántico supersimétrico, en donde no hay ni Universos ni galaxias ni nosotros. La energía física a altas temperaturas no hay nada más que partículas cuánticas y fotones de energía; a bajas temperaturas no hay interacción posible por el alejamiento de los objetos cualquiera que sean entre sí.
     
     
    La Radiofrecuencia Cuántica Diferencial es un invento del propio Ken Wilber sin ningún apoyo en la Física Cuántica. El Sol, nuestro Sol ¿inteligente y compasivo? Será como metáfora porque lo que es nada tiene que ver con la inteligencia. Se trata de una enorme bola de gas hidrógeno a temperatura de fusión dando lugar a helio y radiando con ello energía electromagnética que contrarresta la fuerza gravitatoria por lo que lo mantiene estable unos 10 mil millones de años, al igual que cientos de millones de estrellas de nuestra galaxia de una masa semejante a nuestro sol.
     
     
     
    Yo no me meto contigo sino contra tipos como K.Wilber que tratan de CONFUNDIR y ENGAÑAR a la gente. Si quieren proponer una energía espiritual como esa Energía Kósmica que lo hagan, pero al mismo tiempo no pueden decir que se trata de la misma cosa que la energía física, porque no tienen nada que ver entre sí.
     
    Saludos cordiales

  • Santiago

    Luis,   pero no todo es energia fisica que se pueda medir, como ya dijimos…porque tambien existe el mundo invisible espiritual inmedible y no sujeto a la experimentacion…ya que NOSOTROS realizamos operaciones que son inmateriales, y nuestra verdadera conciencia no cambia, no envejece con el tiempo, permanece igual, nuestra persona espiritual es una, no se muere…y si recibimos el ser fisico, tambien hemos recibido “la chispa de Dios” que es espiritual…Y al referirnos  a la ciencia ella no ha podido todavia resolver el paso de la nada (no del vacio “activo”) al ser..Por lo tanto, lo espiritual precedio a lo material…La ciencia nos dice que este paso del no-ser al ser pudo realizarse en una fraccion infinitesimal de tiempo, lo que no puede explicar como fue que se realizo este paso…EN el universo, por tanto, existe 2 procesos irreversibles: el primero, es el CRECIMIENTO de la informacion y el otro, el crecimiento de la entropia…El primero, lleva la materia hacia estructuras cada vez mas complejas, improbables e insospechadas hasta llegar a organismos capaces de vida y de pensamiento..El segundo, lleva los sistemas fisicos y biologicos hacia sus estado de mayor probabilidad y verosimilitud: la degradacion, , la descomposicion, el polvo..El primero es organizacion y el segundo es tendencia a la muerte..QUIERE ESTO decir que si estas estructuras biologicas no reciben continua informacion tienden espontaneamente a degradarse,deshacerse y a descomponerse…No es posible la autonomia de la energia-materia, pues necesita primero de la creacion de la informacion que la informe y dirija, y despues necesita del crecimiento perpetuo de ella…Por lo tanto, la energia fisica por si misma tuvo un origen externo, extrinsico…de otra manera le estariamos atribuyendo atributos autonomos que no le corresponde a su naturaleza fisica..si partimos de la fisica…AHORA BIEN
    si somos cientificos, muchas veces formulamos aseveraciones que son meras hipotesis, algunas ciertas y probables, y otras menos ciertas y totalmente falsas…Por eso, la ciencia tampoco puede fundamentarse solidamente en teorias perfectas…porque parte primero de meras hipotesis…ENTONCES, la mismo podemos decir del conocimiento de Dios..aunque no sabemos demasiado de su esencia, tenemos la capacidad de “pensarle” y asi el hecho de que en algunos circulos intelectuales se niegue “a priori” la “posible” existencia de Dios, no quiere decir que esto suceda universalmente, ni que todo el mundo sea ateo..Podemos hablar de Dios, como podemos hablar de un millon de cosas de las que sabemos muy poco..pero nuestra curiosidad intelectual nos lleva a querer descubrir cada vez mas la verdad…y el hecho que el puro racionalismo y determinismo junto con el escepticismo etc. etc. haya surgido en los ultimos siglos, no quiere decir que sus negaciones sean ciertas…pues la evidencia de Dios como ser personal y espiritual, es mas probable que lo contrario…y es mas probable que el pensamiento de los filosofos griegos que precedieron a Cristo sobre la concepcion de Dios como ACTO PURO, que posee la existencia en si mismo, sea mas logica y probable que el asignarle autonomia e inteligencia a la materia-energia..esta no puede constituir la causa increada..no tiene las propiedades necesarias en su naturaleza misma..ni en su esencia..ni tiene o posee esta capacidad, ni siquiera en su definicion…un saludo cordial…..de Santiago Hernandez 

Deja un comentario